Infortelecom

Noticias de norteamerica

11-09-2018 | Fuente: as.com
La prelista de EE UU para el Mundial asusta: Taurasi, Bird...
La selección norteamericana ha anunciado las 16 jugadoras que se disputarán las doce plazas finales para la cita de España (del 22 al 30 de septiembre).
09-09-2018 | Fuente: abc.es
Un topo del Departamento de Estado torpedea la política de mano dura de Trump con Venezuela
Un «topo» en el Departamento de Estado podría ser el responsable de la filtración de las reuniones mantenidas por la Administración de Donald Trump con algunos militares venezolanos dispuestos a actuar contra el Gobierno de Nicolás Maduro. El objetivo de la divulgación de esa información habría sido torpedear la línea dura mantenida por Trump hacia el régimen chavista y forzar al presidente estadounidense a volver a la línea de diálogo mantenida durante la era Obama. Cuando Washington sigue sacudido al conocer la existencia de una conspiración secreta contra la autoridad de Trump dentro de su propia Administración, revelada por un artículo anónimo publicado por el «New York Times», este mismo periódico incluyó el sábado una información sobre los contactos mantenidos con militares venezolanos que preparaban dar un golpe contra Maduro. Fuentes que participaron en la preparación de esas reuniones, celebradas la mayor parte de ellas en Colombia, apuntan a Mike Fitzpatrick, número dos de la oficina para el Hemisferio Occidental del Departamento de Estado, como posible responsable de la filtración. De hecho, Fitzpatrick habría programado una reunión con Maduro en el Palacio de Miraflores para el mismo sábado, en un intento de reabrir una senda de diálogo con Caracas. Las denuncias internas de esa operación habrían finalmente llevado a suspender el encuentro. El senador republicano Marco Rubio, especialmente crítico con el régimen venezolano, se ha comprometido a impulsar una investigación sobre la filtración, por considerar que el contenido procedía de documentos clasificados. Rubio ha alentado desde el comienzo las duras medidas aplicadas por Trump contra el chavismo. Poco después de llegar a la presidencia, Trump aplicó sanciones a destacados dirigentes venezolanos, así como importantes restricciones a los bonos de la petrolera PDVSA; también ha llegado a advertir que no descarta ninguna acción, incluida la militar, si bien no ha habido ningún preparativo en esa dirección. Las fuentes consultadas recuerdan que Fitzpatrick es alguien próximo a Thomas Shannon, quien como alto cargo del Departamento de Estado hasta febrero de 2017 (lo dirigió de modo interino durante dos meses hasta la llegada de Tillerson) fue el máximo promotor del diálogo con Venezuela que protagonizó Rodríguez Zapatero, expresidente del Gobierno de España. La reciente llamada a un nuevo diálogo por parte del actual presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, se enmarca en esos renovados intentos de Fitzpatrick de volver a establecer contactos entre el Gobierno y la oposición de Venezuela, a pesar de que esa vía no ha servido más que para que Maduro intensifique la dictadura y la represión y se acentúe la crisis humanitaria que padece el país. Sin compromisos Las citadas fuentes precisan, por otra parte, que a pesar de lo que pueda sugerir la información filtrada, el Gobierno estadounidense no buscó el contacto con los militares, sino que en última instancia fueron los militares los que quisieron hacer saber sus planes. El Gobierno de Trump accedió a reunirse para tener información, pero en ningún momento se comprometió a prestar ayuda, ni siquiera la de aportar material para la transmisión de mensajes cifrados. «No hubo ninguna conspiración secreta, ni la Administración Trump consideró ningún tipo de acción», aseguran. Aunque la información de «The New York Times» indica que esos contactos gubernamentales comenzaron en otoño de 2017, lo cierto es que ya desde primavera de ese año algún emisario de militares venezolanos rebeldes acudió a Washington para tener contacto con la inteligencia de Estados Unidos. En concreto, hubo un grupo de militares que preveía derrocar a Maduro a finales de abril de 2017. En esas reuniones, de acuerdo con uno de los facilitadores de los encuentros, la parte estadounidense se limitó a escuchar, sin contemplar ninguna acción. «Sería absurdo que se estuvieran moviendo cosas y tú no supieras nada; los servicios de inteligencia están obligados a saber qué está pasando. Fue una mera actitud de escucha», asegura esa persona. La impresión estadounidense es que el grupo conspirador estaba poco preparado y difícilmente podría llevar a cabo lo que planeaba. Esa impresión se repetiría en las siguientes ocasiones, incluso a pesar de que varias iniciativas separadas fueron convergiendo. La infiltración entre sus filas de confidentes chavistas habría permitido cada vez desmantelar la conspiración: desde entonces el Gobierno de Maduro ha detenido a más de 150 uniformados. Todos esos pasos han sido seguidos de cerca por el actual secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, que antes ocupó la dirección de la CIA.
09-09-2018 | Fuente: abc.es
El despilfarro de la ONU en Palestina
El ministro Borrell quiere contrarrestar la maldad norteamericana de la hora presente. Como Estados Unidos y su nefasto presidente Trump van a finiquitar sus aportaciones a la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos (Unrwa, por sus siglas en inglés), España y su presidente del Gobierno dan un paso al frente y duplicarán lo que tenían presupuestado. Trump recorta cientos de millones, Sánchez pasa de uno a dos. Bien. ¿Y en qué va a invertir Borrell nuestro dinero? La ONU tiene dos agencias para los refugiados: la citada Unrwa y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur). Uno gestiona sólo Palestina y el otro el resto del planeta. No parece muy equilibrado. Según esta agencia de la ONU, hoy hay 5,15 millones de refugiados palestinos con derecho a volver a Israel, país que la mayoría no conoce. Considerando que en 1950, dos años después de la creación del Estado de Israel, la ONU calculaba en 700.000 los refugiados palestinos, el total se ha multiplicado por siete. Y eso ocurre porque la Unrwa no cumple la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de la ONU, según el cual la condición de refugiado puede aplicarse al cónyuge y los hijos del refugiado, pero nunca a los nietos. Esta Unrwa con la que Borrell es tan generoso otorga la condición de refugiado hasta a cinco generaciones. Total, el dinero público no es de nadie. Y con más de cinco millones de beneficiarios, hace falta mucho dinero y se generan más empleos para amigos de la causa. Las cifras económicas son especialmente relevantes. Según los datos oficiales de la ONU, Acnur atiende a 68,5 millones de personas en todo el planeta con 11.500 empleados. 6.000 refugiados por cada trabajador de la agencia. La Unrwa atiende a 5,15 millones con 30.000 empleados. Es decir, por cada trabajador de la agencia hay 171 refugiados verdaderamente privilegiados. La proporción es de 35 veces la de Acnur. La Unrwa tiene un presupuesto de 1.400 millones de dólares, que equivale al 28 por ciento del presupuesto total de la Autoridad Nacional Palestina. Y después de haber sido creada en 1948 con un mandato por tres años, la agencia lleva gastados más de 40.000 millones de dólares en 70 años sin haber conseguido que uno sólo de sus refugiados pierda esa condición. Son refugiados hasta los palestinos que viven en territorios administrados por la Autoridad Nacional Palestina. O dos millones de palestinos con nacionalidad jordana -la mayoría de los jordanos son palestinos- que viven en su país, Jordania. Inverosímil, pero cierto. Como ha explicado Acción y Comunicación para Oriente Medio en un documentado informe, a la Unrwa no le interesa que regrese un solo refugiado, porque son muy útiles en las falsas negociaciones de paz y en su propaganda. Esos «refugiados» palestinos tienen unos privilegios que no tiene nadie más en el mundo de los refugiados. Empezando -sin ir más lejos- por los millones de judíos -con sus descendientes- expulsados de países árabes tras la declaración de la independencia de Israel. A esos, nada. Y, por último, y esto es grave, la Unrwa en España es una organización privada, con un presupuesto de 6,1 millones de euros, del que 5,6 millones vienen de las administraciones públicas. Es decir, una organización privada sostenida con mis impuestos a la que el ministro Borrell ha duplicado la asignación. Alegría.
08-09-2018 | Fuente: abc.es
Putin y Rohani lanzan la ofensiva pese a la oposición turca
El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, lleva días alertando sobre la catástrofe que puede llegar a suponer para los civiles entrar a saco en la región de Idlib, el último bastión yihadista que queda en Siria, pero el viernes en Teherán firmó la declaración final de la cumbre tripartita con sus homólogos ruso e iraní, Vladímir Putin y Hassan Rohaní. Estos dos últimos son partidarios de actuar sin contemplaciones e intensificar la ofensiva ya en curso contra esa provincia del noroeste de Siria que tiene frontera con Turquía. Aviones rusos y sirios bombardearon este viernes de nuevo el sur de la Idlib mientras Putin decía en la rueda de prensa conjunta que la única salida «inteligente y de sentido común» que les queda a los «terroristas» es deponer las armas. El presidente ruso denunció el uso de civiles como «escudos humanos» para impedir ser expulsados de la zona. Putin también reiteró la supuesta intención de los yihadistas de emplear armas químicas para que la culpa recaiga sobre el régimen de Bashar al Assad. Cumbre tripartita Rohaní, el anfitrión de la reunión, dijo por su parte que la ofensiva en Idlib «es parte inevitable de la misión para restaurar la paz y estabilidad en Siria». Tanto Irán como Rusia defienden que el régimen sirio tiene derecho a recuperar el control sobre todo su territorio y para ello hay que acabar con el último foco de resistencia que es Idlib. El presidente iraní también abogó por que EE. UU. abandone Siria. «No debemos aspirar a que el Gobierno de Estados Unidos juegue un papel positivo y constructivo en este sentido con su presencia ilegal en Siria y sus acciones de agresión y ocupación, así como su apoyo al régimen de apartheid sionista», afirmó Rohaní refiriéndose a Israel. Según el documento final del encuentro, los tres presidentes se han comprometido a «seguir cooperando hasta la completa erradicación de los grupos terroristas de Siria», entendiendo por tales el Daesh y el Frente al Nusra, la antigua filial local de Al Qaida. También acordaron una vez más impulsar un proceso político en Siria, crear condiciones para que los refugiados puedan regresar a sus hogares, evitar la partición del país y celebrar la próxima cumbre tripartita en Moscú. Será la cuarta tras la del viernes en Teherán y las dos anteriores en Sochi y Ankara. Pero no se alcanzó un acuerdo sobre un alto el fuego en Idlib. Erdogan fue el único que defendió tal posibilidad apelando a «evitar una tragedia humanitaria», que provocaría un incesante flujo de refugiados hacia Turquía. A juicio del líder turco, de haberse incluido en la declaración un alto el fuego en Idlib «se habría dado el paso más importante en esta cumbre que es dar una sensación de paz». Temor a una nueva crisis de refugiados Erdogan advirtió que los bombardeos en Idlib «atemorizan a los civiles y no queremos una nueva ola de refugiados». Según sus palabras, «cualquier paso erróneo que demos puede tener consecuencias negativas para la población civil (..) llamamos a evitar un baño de sangre». Según los cálculos del Gobierno turco, a su país podrían llegar unos dos millones de refugiados desde Idlib. La idea de Turquía consiste en evacuar a los yihadistas de la zona mediante un salvoconducto a cambio de que entreguen las armas. La portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, María Zajárova, dijo el viernes que Moscú y Ankara tratan de encontrar una fórmula que minimice al máximo el número de víctimas entre los civiles durante la operación para limpiar Idlib de terroristas. «Militares rusos y turcos discuten en detalle el procedimiento para conseguir el menor perjuicio posible para la población civil durante la aniquilación de la presencia terrorista», aseguró Zajárova. Ella misma dijo el jueves durante un seminario organizado por la ONU sobre Oriente Próximo que «hemos matado, matamos y mataremos a los terroristas. No lo olviden. No importa si es Alepo, Idlib u otro lugar de Siria. Debemos restaurar la paz en el país árabe». A su juicio, «si hace dos años Rusia no hubiera tomado la decisión que al final tomó, ahora allí no habría nadie a quien defender (..) porque solo estaría el Daesh» con la perspectiva de extenderse también a los países vecinos. «No puede haber paz habiendo terroristas de por medio. A los seguidores de Al Qaida atrincherados en Idlib no se les puede dar la posibilidad de sentirse seguros y exportar el terrorismo a la región y al resto del mundo", recalcó Zajárova. A Idlib fueron enviados decenas de miles de insurgentes y civiles evacuados de otras zonas de Siria reconquistadas por el Ejército de Assad. Actualmente hay allí cerca de tres millones de personas entre civiles, rebeldes moderados y extremistas islámicos. Idlib es ahora la única «zona de desescalada» que queda de las cuatro establecidas en las reuniones celebradas en Astaná (Kazajstán). Ante la inminencia de la operación para liberar el enclave, cientos de civiles empezaron a huir ya esta semana hacia el norte, hacia Turquía. Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, mientras tenía lugar la cumbre de Teherán, fuerzas del régimen bombardearon el viernes varias localidades en Idlib causando muertos y heridos. Además, según la ONG, se produjeron once incursiones aéreas de aviones rusos y sirios contra la poblaciones de Al Habit, Jan Shijún y Tel Aas, todas ellas en la parte sur de Idlib. Preocupación en Europa Ocho países europeos, Alemania, Bélgica, Francia, Holanda, Italia Polonia, Reino Unido y Polonia, hicieron pública una declaración a través de la ONU el jueves pidiendo a Moscú y Teherán un cese el fuego en Idlib ante la «profunda preocupación» general por la escalada militar en la región. Una ofensiva «podría conducir a un nuevo desplazamiento masivo de la población, incluidas las personas ya desplazadas a causa de las operaciones militares y de los brutales asedios del régimen», reza el documento. Estados Unidos también ha exigido el cese de los ataques y lo hizo este viernes. «El régimen de Assad tiene que parar su ofensiva. Rusia e Irán, como países con influencia sobre el régimen, tienen que detener esta catástrofe. Está en su mano hacerlo», instó en el Consejo de Seguridad de la ONU la embajadora ante este órgano mundial, Nikki Haley. A su juicio, «cuando Rusia y el régimen sirio dicen que quieren luchar contra el terrorismo, realmente quieren decir que quieren bombardear escuelas, hospitales y casas. Quieren castigar a los civiles que tuvieron el valor de levantarse contra Assad». Reacción de Estados Unidos El pasado lunes, el presidente norteamericano, Donald Trump, llamó en su cuenta de Twitter a «no atacar temerariamente la provincia de Idlib», ya que, según su opinión «podría cometerse una error humanitario grave (..) miles de personas podrían morir». «¡No permitáis que eso suceda!», insistió. Este mensaje causó malestar en el Kremlin, su portavoz, Dmitri Peskov, declaró que Trump «lanza propuestas sin tener en cuenta el negativo y peligroso potencial que encierra ese nido de terroristas» que es Idlib. Según Peskov, mientras no se resuelva la situación en Idlib acabando con los extremistas «todos los intentos de revertir la situación hacia una salida diplomática quedarán minados».
05-09-2018 | Fuente: abc.es
Rusia deplora la advertencia de Trump sobre un ataque «temerario» contra la provincia siria de Idlib
El Kremlin deplora que el presidente estadounidense, Donald Trump, advierta a Rusia, Siria e Irán sobre lo que tienen que hacer en la provincia siria de Idlib, el último bastión rebelde contra el que parece inminente una potente ofensiva del régimen de Damasco con la ayuda de sus aliados (Moscú y Teherán). El portavoz de la Presidencia rusa, Dmitri Peskov, sostiene «que Trump «lanza propuestas sin tener en cuenta el negativo y peligroso potencial que encierra» el «nido de terrorista» que es Idlib para Siria en su conjunto. En un mensaje en su cuenta de Twitter, el presidente norteamericano llamó el lunes a Rusia, Siria e Irán a «no atacar temerariamente la provincia de Idlib», ya que, según su opinión «podría cometerse una error humanitario grave (..) miles de personas podrían morir». «¡No permitáis que eso suceda!», insiste. En este último foco de resistencia yihadista, que tiene frontera con Turquía, viven cerca de tres millones de personas. Pero Peskov dejó claro ayer que la situación en Idlib «es un problema que hay que solucionar y nos consta que la tropas sirias se están preparando para ello». Según sus palabras, «el problema nos preocupa especialmente, no sólo a nosotros y Damasco, sino también a Ankara y Teherán». En su habitual comparecencia ante la prensa, el portavoz de Vladímir Putin subrayó que mientras no se resuelva la situación en Idlib «todos los intentos de revertir la situación hacia una salida diplomática quedarán minados». Además, Peskov afirmó que los aparatos voladores no tripulados que operan los yihadistas desde Idlib «constituyen una seria amenaza para nuestras bases» militares en Siria. El ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, ha insistido repetidamente en la necesidad de «eliminar a los terroristas» en Idlib y cree que el régimen de Bashar al Assad tiene todo el derecho a hacerlo. Esta cuestión será el punto central de la reunión que mantendrán el viernes en Teherán los presidentes de Rusia, Irán y Turquía. Peskov evitó ayer responder a la pregunta sobre si la aviación rusa está llevando ya a cabo incursiones en Idlib, como asegura el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, cuya información habla de bombardeos en los alrededores de Yisr al Shughur. Aunque oficialmente Rusia detuvo sus ataques aéreos contra Idlib a mediados de agosto, distintas fuentes, incluso dentro de Rusia, aseguran que esporádicamente se han repetido en los últimos días. Estos ataques coinciden con el momento de mayor concentración de navíos de guerra rusos en el este del Mediterráneo desde que Moscú entró en la guerra en apoyo de Assad hace ahora tres años prácticamente.
04-09-2018 | Fuente: abc.es
Trump rompe la idea de Norteamérica al tratar por separado con México y Canadá
El sueño de una progresiva integración de Norteamérica, en la que Canadá, Estados Unidos y México fueran convergiendo en algo más que puros lazos comerciales, a imagen de la Unión Europea, nunca ha tenido realmente grandes defensores en esa parte del continente americano. Pero es que Donald Trump también ha roto las negociaciones comerciales a tres bandas, para reducir todo a tratos meramente bilaterales. Este año le correspondía a Trump organizar la cumbre bianual entre los tres presidentes ?conocida informalmente como la Summit of the Three Amigos?, pero eso no ha entrado en su agenda. No es solo la estrategia del divide y vencerás, que desde luego forma parte de los hábitos de Trump en el mundo de los negocios. Es que al presidente estadounidense parece molestarle incluso el nombre de Norteamérica. Cuando la semana pasada Estados Unidos y México llegaron a un acuerdo en la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN, también conocido por sus siglas en inglés, NAFTA), Trump pidió un cambio de denominación, porque dijo que la actual ha adquirido connotaciones negativas para la opinión pública. Sugirió que se llamara Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos y México, a la espera de que también pueda añadirse Canadá. Regresión Aunque finalmente Canadá se sume al acuerdo ?por tanto constituyendo formalmente una renovación del TLCAN a tres?, y al margen del nombre que se le dé, está claro que la idea de una Comunidad de América del Norte ha quedado enterrada. Llevaba muerta mucho tiempo (de hecho la idea solo pareció ilusionar a unos pocos hace veinte años), pero ahora ha quedado sepultada. Incluso ha habido una regresión en la convivencia tripartita, como se anticipaba en un artículo publicado por el Instituto Español de Estudios Estratégicos (IEEE). Ahí se constataba que a pesar del poco interés manifestado históricamente por los tres países norteamericanos en desarrollar un concepto de comunidad regional, la firma del TLCAN en 1992 y su entrada en vigor en 1994 «vino a crear un ambicioso marco común», que si bien prácticamente restringido a la interacción comercial, abría la puerta a una mayor integración. «Comunidad económica» Así, hacia el año 2000, cuando los mecanismos del TCLAN ya estaban implementados y se habían eliminado progresivamente los aranceles, se dio el momento más alto en el proceso de convergencia, según Robert A. Pastor, autor de The North American Idea . Miembro del Consejo de Seguridad Nacional con Jimmy Carter, Pastor ha sido un destacado ?y casi solitario? defensor en Estados Unidos de una sustancial confluencia entre los tres países. Pastor cuenta que a comienzos de 2001 los recién elegidos presidentes Vicente Fox y George W. Bush llegaron a comprometerse a avanzar hacia una «comunidad económica» de Norteamérica, aunque por parte de la Casa Blanca probablemente se usó esa expresión de modo impropio. Pero al poco los vientos cambiaron bruscamente: tras el 11-S Estados Unidos comenzó a aplicar mayores restricciones en el tránsito a través de sus fronteras, y además los demócratas pasaron a ser especialmente críticos con el TLCAN una vez fuera de la presidencia. Llegado a la Casa Blanca, Barack Obama no procedió a la revisión del TLCAN que había prometido en la campaña electoral para ganarse a los sindicatos, pero sí lo ha hecho Trump. En sus casi 25 años de vida, el tratado ha facilitado un notable incremento de los intercambios comerciales, pero no ha dado paso a la formalización de instancias para la resolución conjunta de problemas compartidos. Además, la falta de consolidación de los avances logrados está permitiendo una regresión, a raíz de la apelación directa al interés estrictamente nacional, auspiciada por Trump.
02-09-2018 | Fuente: as.com
Benjamin King: "¿Yo el mejor escalador? Para nada"
El norteamericano llegó exhausto a la meta en La Covatilla, final de su segunda victoria en la Vuelta. "Lo de hoy demuestra que lo del otro día no fue casualidad".
02-09-2018 | Fuente: elpais.com
Valverde se queda a 1s del maillot rojo en La Covatilla
El norteamericano Ben King logra su segundo triunfo de etapa un día en el que los favoritos apenas se atacan y Simon Yates se pone de líder a su pesar
02-09-2018 | Fuente: as.com
El partido de Liga en EE UU divide a Infantino y Trump
La FIFA está en contra porque le hace competencia al fútbol de selecciones, que hasta ahora es la única vía para ver en Norteamérica a las grandes estrellas que juegan en Europa.
01-09-2018 | Fuente: abc.es
San Donaldo
Otra vez están los políticos y el periodismo de los nervios con Donald Trump. Esta vez porque ha dicho que la Organización Mundial del Comercio (OMC) es tal desastre, que si no mejora va a sacar a Estados Unidos de la misma. Todos a mirar al dedo y a hacer histéricos llamamientos a cortarlo. Trump pone en peligro el comercio internacional, dicen hasta los izquierdistas occidentales, convertidos por Trump en poco menos que adalides de un TTiP contra el que convocaban manifestaciones no hace mucho. Es otro milagro más de Trump al que se vitupera como si fuera Caligula y acabará demostrando ser para el comercio internacional algo así como un San Donaldo. Con sus desplantes pone en movimiento procesos paralizados, rompe estructuras abusivas y acaba con muchos hábitos y hechos injustos que nadie se atrevía a cuestionar. Nadie le va a dar la razón a Trump, más que sus votantes, pero lo cierto es que se va saliendo con la suya. Y no es matonismo. En gran parte es el triunfo frente a la hipocresía. Unos llevan la fama y otros cardan la lana. Se salió de un Acuerdo Climático secuestrado por la ideología. Pero las emisiones de CO2 no se han disparado en los Estados Unidos Donald de Trump sino en la Alemania, donde la broma antinuclear de Merkel obliga quemar carbón a todo trapo. Lo cierto es que toda la comunidad internacional, desde el chino abusador al europeo arrogante como los grandes del Tercer Mundo ya asumen grandes cambios de práctica y escenarios. Los cambios trastornan y asustan. Pero nada indica que vayan a mal. Recuerden si no aquel griterío que auguraba poco menos que un apocalipsis si se anulaba el NAFTA entre Estados Unidos, México y Canadá. No solo se está en ciernes de un acuerdo con México a satisfacción de ambos. Sino que el progresista de salón que es el Justin Trudeau ahora ya está sufriendo un ataque de ansiedad por entrar en el acuerdo y dejar de maltratar a los productores norteamericanos. Lentamente, vamos para dos años de Trump en la Casa Blanca, algunos observadores deberían dejar de hacer el ridículo.