Infortelecom

Noticias de norteamerica

03-04-2020 | Fuente: abc.es
El experto de la Casa Blanca para el Covid-19 pide el confinamiento total en EE.UU.
El principal responsable científico en la lucha contra el coronavirus en Estados Unidos, Anthony Fauci, ha indicado este jueves que cree que debería ordenarse un confinamiento a nivel nacional en el país norteamericano, en contra de lo que el presidente, Donald Trump, ha sostenido desde que estalló la pandemia. «No entiendo por qué no está pasando», ha especificado Fauci en una entrevista con la CNN, en la que ha precisado que «no quiere entrar» en la tensión existente entre los mandatos estatales y los derechos de los diferentes estados. «Pero si ves lo que está pasando en este país, no entiendo por qué no lo estamos haciendo (el confinamiento). Realmente deberíamos», ha insistido. Trump se resiste Trump volvió a insistir el miércoles en que no ordenará un confinamiento en Estados Unidos por el coronavirus porque los estados tienen «diferentes» niveles de afectación, pero aseveró que entendía a los que sí habían ejecutado órdenes de confinamiento en sus estados, como el de Florida, Ron DeSantis. El mandatario agregó que debe haber «flexibilidad» entre los estados, lo que tiene que depender de cómo de malas sean las situaciones que se viven en cada uno de ellos, de manera individual. No se siguen las recomendaciones En este sentido, la coordinadora del grupo de trabajo del coronavirus de la Casa Blanca, Deborah Birx, ha afirmado que, si se presta atención a la curva de contagios en Estados Unidos, se puede concluir que «no todos los estadounidenses están siguiendo las recomendaciones de la Administración de distanciamiento social y lavarse las manos». «Puedo decir por la curva que no todos los estadounidenses las siguen», ha especificado la experta, que ha insistido en que hay que cambiar la «pendiente». «Para todo el mundo de todo el país, cuando decimos que no se pueden hacer reuniones de más de 10 personas, queremos ser claros, si tienes una familia de 10 personas, no queremos que te separes», ha indicado Birx en la rueda de prensa del grupo de trabajo del coronavirus, aludiendo a que lo que las personas tienen que hacer es no salir «a cenas ni cócteles». Estados Unidos es el país con más casos positivos de coronavirus del mundo, una cifra que sobrepasa los 240.000. Además, ha registrado casi 6.000 víctimas mortales a causa del Covid-19.
02-04-2020 | Fuente: abc.es
Trump dice que enviará poco material sanitario a España hasta que cubra las necesidades de EE.UU.
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha señalado este miércoles que ayudará a España en la lucha contra el coronavirus y facilitará la llegada de material sanitario a nuestro país pero ha advertido que será cuando haya un «exceso» en el país norteamericano. «No vamos a empezar a enviar demasiado [material sanitario] hasta que no tengamos un exceso de ciertas cosas», ha señalado Trump en la rueda de prensa del grupo de trabajo del coronavirus en la Casa Blanca. El presidente norteamericano ha indicado que Estados Unidos distribuirá el «material extra» a otros países del mundo como España, que, según ha dicho, «ha sido golpeada duramente» por el coronavirus, con 9.053 fallecidos y más de 102.000 contagiados. «También necesitamos mucho para nosotros, estamos centrados en eso», ha aclarado Trump sobre el esfuerzo de la industria de Estados Unidos para la fabricación de equipos clave como ventiladores. El presidente norteamericano ya anunció esta semana que donaría equipos a España, Italia y Francia, tras recibir Estados Unidos suministros de varios países, incluidos China y Rusia. «Lo que nos hemos comprometido a hacer, lo haremos», ha reafirmado el presidente norteamericano, que se ha mostrado convencido de que Estados Unidos «dentro de poco» tendrá «muchos más» ventiladores de los que pueda usar, «incluso después de que almacenemos para futuras catástrofes». «Pronto tendremos más respiradores de los que necesitaremos. Estamos fabricando miles de ellos, pero se tarda un tiempo», ha zanjado Trump, que ha recalcado que comparte la necesidad «de que todos ayudemos a todos». Trump extendió el domingo las medidas de distanciamiento social en Estados Unidos para intentar reducir el número de contagios por coronavirus hasta el 30 de abril. En este sentido, el presidente estadounidense ha insistido en que los próximos 30 días son «vitales» para aplanar la curva de contagios. Estados Unidos es el país en el que más rápidamente se está expandiendo la enfermedad Covid-19, con una nueva cifra récord de 26.400 casos diarios. La cifra de muertes supera las 4.400, mientras que los afectados sobrepasan los 200.000.
02-04-2020 | Fuente: as.com
Keith Lee reafirma su trono
Keith Lee retuvo el Campeonato Norteamericano de NXT al derrotar a Dominik Dijakovic y Damian Priest. Mientras, Dakota Kai se jugará ser retadora oficial.
01-04-2020 | Fuente: abc.es
La Armada de EE.UU. se moviliza frente a Venezuela para cortar los envíos de droga
El presidente de Estados Unidos anunció este miércoles la movilización de las fuerzas armadas a aguas internacionales frente a las costas de Venezuela para operaciones en la lucha contra el narcotráfico. «No podemos permitir que los carteles de la droga exploten la pandemia para poner en riesgo vidas estadounidenses», dijo Donald Trump en la Casa Blanca rodeado de la plana mayor de su gobierno. Esta movilización obedece a una operación antidroga en el resto de América, y en ella participan la Armada, la Fuerza Aérea y la Guarda Costera, que colaborarán con los ejércitos de otros 22 países aliados en el continente. El anuncio de esta movilización fue extraordinario, porque a Trump le acompañaron en la Casa Blanca el jefe del Estado Mayor, general Mark Milley; el jefe de Operaciones Navales, almirante Michael Gilday; el comandante de la Guarda Costera, almirante Karl Schultz, y varios ministros. Más cuando el país está en estado de emergencia por la pandemia del coronavirus, que ya cuenta 200.000 contagiados y 4.600 fallecidos. Esta operación comenzó el mismo miércoles, ya hay buques frente a las costas de Venezuela, además de otros puntos del Atlántico y el Pacífico, y no tiene fecha de fin. Según dijo ayer el propio presidente, en ella participan destructores, buques de combate litoral, cazas, helicópteros y aviones de vigilancia. Nuevas rutas Con las nuevas movilizaciones anunciadas ayer, se ha doblado la presencia de la Armada en el Caribe para operaciones de lucha antidroga. Según dijo el general Milley, «hace tiempo que recibimos información de inteligencia de que los cárteles de la droga iban a aprovechar la crisis del Covid-19 para intentar introducir más droga en nuestro país». El jefe del Pentágono, Mark Esper, dijo que esta operación está diseñada para contener las actividades ilegítimas de Maduro. «El régimen de Maduro depende de los ingresos de la venta de drogas para mantener su represión desde el poder», dijo el secretario de Defensa. «La ciudadanía de Venezuela sufre terriblemente por las prácticas represivas de Maduro», añadió. La semana pasada el ministerio fiscal norteamericano presentó cargos por narcotráfico contra Maduro, 11 colaboradores suyos y dos dirigentes de la guerrilla colombiana de las Farc. El gobierno norteamericano ofrece además hasta 50 millones de dólares (45 millones de euros) por información que permita la captura de cualquiera de los imputados, 15 millones por Maduro y 10 por algunos de los demás, como el ?número dos? Diosdado Cabello. Según la fiscalía, esa trama permite operar a lo que el gobierno estadounidense denomina Cártel de los Soles, un grupo conformado primero por miembros corruptos de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana y en las últimas décadas por elementos del gobierno bolivariano para el tráfico de drogas. Se le llama así por las insignias en forma de sol que llevan en la solapa los altos mandos militares de Venezuela. Desde 1999 ese cártel ha inyectado en el mercado de la droga estadounidense hasta 250 toneladas métricas de cocaína al año, según los fiscales. Relación con México El fiscal general (ministro de Justicia) William Barr relacionó la actividad del régimen de Maduro con los cárteles mexicanos. Según las estimaciones del gobierno de EE.UU. la cocaína y otras sustancias introducidas ilegalmente en el país provocan unas 70.000 muertes anuales por sobredosis. Según Barr, el régimen de Maduro busca rutas alternativas a la del Caribe para llevar la droga a EE.UU. Una de ellas es a través de Centroamérica, por lo que el Pentágono ha movilizado también a la fuerza aérea. El cálculo del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca es que estas medidas «le privarán al régimen de Maduro los fondos ilícitos con los que financia su represión», según dijo ayer su director, el embajador Robert O?Brien. Su predecesor en el cargo, el despedido John Bolton, fue un gran defensor de la movilización de las fuerzas armadas para destituir a Maduro. Fue él quien advirtió en repetidas ocasiones que «todas las opciones están sobre la mesa» contra el régimen. Ayer añadió O?Brien que «Maduro, los narcos y los terroristas deben tener claro que a pesar de que estamos luchando contra la pandemia del coronavirus, cumpliremos las directrices del presidente en la lucha contra el narcotráfico». El anuncio llega un día después de que la diplomacia norteamericana propusiera un plan de transición a la democracia en el que podría participar el grueso del régimen venezolano pero sin Maduro. Según ese plan, Juan Guaidó renunciaría a ser presidente de transición hasta que haya elecciones libres en un plazo de seis a 12 meses. El régimen rechazó inmediatamente el plan por medio de su canciller, Jorge Arreaza, quien dijo en una entrevista radiofónica que en todo caso «las decisiones sobre Venezuela se toman en Venezuela».
01-04-2020 | Fuente: as.com
Cerco a los escaladores nómadas en Estados Unidos
El país norteamericano señala como factor de riesgo a los montañeros itinerantes que viven en furgonetas.
29-03-2020 | Fuente: abc.es
Una campaña global de bulos falsos busca provocar el caos en la pandemia
El mensaje se distribuyó e WhatsApp esta semana, alertando de un desembarco militar de Estados Unidos en Europa. «Mientras nos distraemos con el coronavirus, 20.000 soldados estadounidenses están desembarcando en Europa sin que nos enteremos, y no queda nada claro lo que se está tramando», decía. «El fenómeno coronavirus es una herramienta útil para distraer y preparar a una gran parte de los ciudadanos del mundo para algo más importante que debe suceder o que alguien está preparando para hacer que suceda, y que tiene más que ver con una ruptura del sistema geopolítico global, que con encontrar una solución a un virus de la gripe», añadía. Ese mensaje es un ejemplo más, entre millones, de la ola de desinformación que se ha superpuesto a la pandemia del coronavirus, que a día de ayer contaba a nivel global a 678.720 infectados y 31.734 muertos. Las autoridades a ambos lados del Atlántico, incluidas la Casa Blanca y la Comisión Europea, han alertado en los pasados días de un preocupante aumento de las noticias falsas. Algunos ejemplos son simples engaños que pueden resultar dañinos para la salud, como que beber agua hirivendo protege del contagio. Otros ejemplos son parte de una gran campaña mundial de propaganda que esconde intereses geopolíticos y que sobre todo procede de estados autoritarios que invierten fuertemente en medios estatales como China, Rusia o Irán. La vicepresidenta de la Comisión Europea, Vera Jourova, ha denunciado abiertamente que «hay actores externos específicos, a saber, Rusia y cada vez más China, que utilizan activamente la desinformación y otras tácticas de injerencia para socavar la democracia europea». Por su parte, la OTAN y EE.UU. ya se enfrentan a la crisis de la desinformación como un desafío de corte militar, creando gabinetes de crisis y desimientiendo ac tivamente las mentiras más peligrosas. Respecto al ejemplo de WhatsApp, visto antes, como muchos casos de desinformación, contiene algún elemento de verdad. En realidad sí iban a participar 20.000 soldados estadounidenses en un gran ejercicio conocido como Defender Europe 2020, pactado desde hace años por los aliados de la OTAN, incluida España. Su objetivo no era ninguna invasión sino preparar al continente ante una posible agresión externa. Pero desde que se declaró la pandemia de coronavirus esos ejercicios fueron suspendidos y los 6.000 soldados norteamericanos que se habían desplazado a Europa han regresado ya a EE.UU. Mucho antes, los medios de propaganda rusa Sputnik o RT ya denunciaban que el ejercicio Defender Europe era poco más que una provocación. Otros medios en apariencia privados radicados en territorio ruso, como News Front, han difundido información falsa, como que el virus en realidad fue plantado en China por medio de un consulado estadounidense en la ciudad de Wuhan en el que se hacían pruebas en laboratorios escondidos. De hecho, varios de esos medios publicaron que quienes llevaron el virus fueron 300 soldados norteamericanos que el 19 de octubre visitaron esa ciudad china o para participar en unas Olimpiadas Militares. Dos semanas después se registró allí el primer caso. Estrategia coordinada Según un informe interno del Departamento de Estado al que ha tenido acceso ABC, el 20 de enero cuentas rusas en redes sociales comenzaron a compartir de forma coordinada informaciones falsas sobre el coronavirus en varios idiomas, en especial inglés y español. Según Philip Reeker, subsecretario de Estado norteamericano para Europa y Eurasia, «la intención de Rusia es sembrar discordia y socavar las instituciones y alianzas de EE.UU. desde dentro, incluso a través de campañas encubiertas y coercitivas». Si 2016 fue el año en que Rusia interfirió en el referéndum del Brexit y en las elecciones de EE.UU. con noticias falsas, en 2020 China ha tenido un papel mucho más predominante en la esfera de la desinformación. La diferencia es que el Kremlin dejó la distribución digital de las noticias falsas en manos de empresarios cercanos al Kremlin, como Sergei Prighozin, y en el caso chino, el estado al completo se ha puesto al servicio de una campaña para lavar la imagen del propio país y culpar a EE.UU. de ser el verdadero instigador de esta crisis. Por ejemplo: el 12 de marzo, el portavoz del ministerio de Exteriores chino, Zhao Lijian, dijo, abiertamente que el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades del Gobierno de EE.UU. «ha sido sorprendido». «¿Quién es el paciente cero en EE.UU.? ¿Cuántos infectados hay? ¿Cuáles son los nombres de los hospitales? Puede que el ejército de EE.UU. trajera esta epidemia a Wuhan. ¡Sean transparentes! ¡Hagan pública su información! ¡Nos deben una explicación!», dijo. El gran entramado de medios estatales chino, por medio de sus muchas cabeceras en varios idiomas, incluido el español, se hizo eco de esas afirmaciones y de una teoría avanzada por el investigador Zhong Nanshang de que en realidad el coronavirus no había comenzado en China. En las principales redes sociales chinas, como Weibo, comenzaron a proliferar los lemas #VirusJapones #VirusIraní o #VirusItaliano. Curiosamente, un diario del Partido Comunista, The Global Times, recuperó la teoría de que los soldados estadounidenses que participaron en las Olimpiadas Militares trajeron consigo el virus. Citando a una serie de teóricos de la conspiración y desconocidos profesores de relaciones internacionales, afirmaba que de hecho era un uniformado de EE.UU. que participó en la competición de ciclismo el que había traído la muestra. Sin embargo, lo que más preocupa a las agencias de inteligencia de EE.UU. ahora es la desinformación dedicada a desestabilizar internamente el país, como sucedió en las elecciones de 2016. Varias cuentas falsas en redes sociales han intentado hacer que cunda el pánico alertando de la movilización de tropas en suelo norteamericano, algo que la ley reserva para casos extremadamente graves como una insurrección. Cuando el domingo pasado Trump ordenó la movilización de la Guardia Nacional (fuerza de reserva estadounidense), numerosos perfiles en Twitter compartieron fotos de tanquetas y tanques afirmando falsamente que correspondían a calles de grandes ciudades norteamericanas como San Diego o Nueva York, junto al lema #MartialLaw, o #LeyMarcial. Falsos mensajes de WhatsApp, supuestamente escritos por agentes de policía afirmaban tener «información fiable de un jefe de policía de dos condados de Florida de que la Guardia Nacional se va a desplegar en todo el país a las 3.00 de la madrugada del próximo lunes (23 de marzo)». Otros decían provenir del hijo de «alguien que trabaja en seguridad nacional» y alertaban del «despliegue del ejército durante al menos un mes». Reacción del Pentágono A diferencia de la gran campaña de desinformación de las elecciones de 2016, en esta ocasión las agencias de inteligencia detectaron el aumento de bulos. El departamento de Seguridad Nacional creó un gabinete de crisis, que ha llamado «Control de Rumores del Coronavirus», cuya misión es detectar todas esas falsedades y desmentirlas. El Pentágono ha hecho lo propio, y ha mantenido una serie de reuniones en las que se ha tomado el problema de la desinformación como una amenaza de corte bélico para el país. Tan en serio se tomó el departamento de Defensa el rumor de la ley marcial que el lunes el jefe del Pentágono, Mark Esper, compareció en una teleconferencia para decir, claramente, «esto no es un movimiento para decretar la ley marcial, como han dicho algunos falsamente». El general Joseph Lengyel, al mando de la Guardia Nacional, participó el domingo en una conversación telefónica con un reducido grupo de periodistas para asegurar que «no hay nada de cierto en esos rumores».
29-03-2020 | Fuente: abc.es
Una campaña global de bulos busca provocar el caos en la pandemia
El mensaje se distribuyó e WhatsApp esta semana, alertando de un desembarco militar de Estados Unidos en Europa. «Mientras nos distraemos con el coronavirus, 20.000 soldados estadounidenses están desembarcando en Europa sin que nos enteremos, y no queda nada claro lo que se está tramando», decía. «El fenómeno coronavirus es una herramienta útil para distraer y preparar a una gran parte de los ciudadanos del mundo para algo más importante que debe suceder o que alguien está preparando para hacer que suceda, y que tiene más que ver con una ruptura del sistema geopolítico global, que con encontrar una solución a un virus de la gripe», añadía. Ese mensaje es un ejemplo más, entre millones, de la ola de desinformación que se ha superpuesto a la pandemia del coronavirus, que a día de ayer contaba a nivel global a 678.720 infectados y 31.734 muertos. Las autoridades a ambos lados del Atlántico, incluidas la Casa Blanca y la Comisión Europea, han alertado en los pasados días de un preocupante aumento de las noticias falsas. Algunos ejemplos son simples engaños que pueden resultar dañinos para la salud, como que beber agua hirivendo protege del contagio. Otros ejemplos son parte de una gran campaña mundial de propaganda que esconde intereses geopolíticos y que sobre todo procede de estados autoritarios que invierten fuertemente en medios estatales como China, Rusia o Irán. La vicepresidenta de la Comisión Europea, Vera Jourova, ha denunciado abiertamente que «hay actores externos específicos, a saber, Rusia y cada vez más China, que utilizan activamente la desinformación y otras tácticas de injerencia para socavar la democracia europea». Por su parte, la OTAN y EE.UU. ya se enfrentan a la crisis de la desinformación como un desafío de corte militar, creando gabinetes de crisis y desimientiendo ac tivamente las mentiras más peligrosas. Respecto al ejemplo de WhatsApp, visto antes, como muchos casos de desinformación, contiene algún elemento de verdad. En realidad sí iban a participar 20.000 soldados estadounidenses en un gran ejercicio conocido como Defender Europe 2020, pactado desde hace años por los aliados de la OTAN, incluida España. Su objetivo no era ninguna invasión sino preparar al continente ante una posible agresión externa. Pero desde que se declaró la pandemia de coronavirus esos ejercicios fueron suspendidos y los 6.000 soldados norteamericanos que se habían desplazado a Europa han regresado ya a EE.UU. Mucho antes, los medios de propaganda rusa Sputnik o RT ya denunciaban que el ejercicio Defender Europe era poco más que una provocación. Otros medios en apariencia privados radicados en territorio ruso, como News Front, han difundido información falsa, como que el virus en realidad fue plantado en China por medio de un consulado estadounidense en la ciudad de Wuhan en el que se hacían pruebas en laboratorios escondidos. De hecho, varios de esos medios publicaron que quienes llevaron el virus fueron 300 soldados norteamericanos que el 19 de octubre visitaron esa ciudad china o para participar en unas Olimpiadas Militares. Dos semanas después se registró allí el primer caso. Estrategia coordinada Según un informe interno del Departamento de Estado al que ha tenido acceso ABC, el 20 de enero cuentas rusas en redes sociales comenzaron a compartir de forma coordinada informaciones falsas sobre el coronavirus en varios idiomas, en especial inglés y español. Según Philip Reeker, subsecretario de Estado norteamericano para Europa y Eurasia, «la intención de Rusia es sembrar discordia y socavar las instituciones y alianzas de EE.UU. desde dentro, incluso a través de campañas encubiertas y coercitivas». Si 2016 fue el año en que Rusia interfirió en el referéndum del Brexit y en las elecciones de EE.UU. con noticias falsas, en 2020 China ha tenido un papel mucho más predominante en la esfera de la desinformación. La diferencia es que el Kremlin dejó la distribución digital de las noticias falsas en manos de empresarios cercanos al Kremlin, como Sergei Prighozin, y en el caso chino, el estado al completo se ha puesto al servicio de una campaña para lavar la imagen del propio país y culpar a EE.UU. de ser el verdadero instigador de esta crisis. Por ejemplo: el 12 de marzo, el portavoz del ministerio de Exteriores chino, Zhao Lijian, dijo, abiertamente que el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades del Gobierno de EE.UU. «ha sido sorprendido». «¿Quién es el paciente cero en EE.UU.? ¿Cuántos infectados hay? ¿Cuáles son los nombres de los hospitales? Puede que el ejército de EE.UU. trajera esta epidemia a Wuhan. ¡Sean transparentes! ¡Hagan pública su información! ¡Nos deben una explicación!», dijo. El gran entramado de medios estatales chino, por medio de sus muchas cabeceras en varios idiomas, incluido el español, se hizo eco de esas afirmaciones y de una teoría avanzada por el investigador Zhong Nanshang de que en realidad el coronavirus no había comenzado en China. En las principales redes sociales chinas, como Weibo, comenzaron a proliferar los lemas #VirusJapones #VirusIraní o #VirusItaliano. Curiosamente, un diario del Partido Comunista, The Global Times, recuperó la teoría de que los soldados estadounidenses que participaron en las Olimpiadas Militares trajeron consigo el virus. Citando a una serie de teóricos de la conspiración y desconocidos profesores de relaciones internacionales, afirmaba que de hecho era un uniformado de EE.UU. que participó en la competición de ciclismo el que había traído la muestra. Sin embargo, lo que más preocupa a las agencias de inteligencia de EE.UU. ahora es la desinformación dedicada a desestabilizar internamente el país, como sucedió en las elecciones de 2016. Varias cuentas falsas en redes sociales han intentado hacer que cunda el pánico alertando de la movilización de tropas en suelo norteamericano, algo que la ley reserva para casos extremadamente graves como una insurrección. Cuando el domingo pasado Trump ordenó la movilización de la Guardia Nacional (fuerza de reserva estadounidense), numerosos perfiles en Twitter compartieron fotos de tanquetas y tanques afirmando falsamente que correspondían a calles de grandes ciudades norteamericanas como San Diego o Nueva York, junto al lema #MartialLaw, o #LeyMarcial. Falsos mensajes de WhatsApp, supuestamente escritos por agentes de policía afirmaban tener «información fiable de un jefe de policía de dos condados de Florida de que la Guardia Nacional se va a desplegar en todo el país a las 3.00 de la madrugada del próximo lunes (23 de marzo)». Otros decían provenir del hijo de «alguien que trabaja en seguridad nacional» y alertaban del «despliegue del ejército durante al menos un mes». Reacción del Pentágono A diferencia de la gran campaña de desinformación de las elecciones de 2016, en esta ocasión las agencias de inteligencia detectaron el aumento de bulos. El departamento de Seguridad Nacional creó un gabinete de crisis, que ha llamado «Control de Rumores del Coronavirus», cuya misión es detectar todas esas falsedades y desmentirlas. El Pentágono ha hecho lo propio, y ha mantenido una serie de reuniones en las que se ha tomado el problema de la desinformación como una amenaza de corte bélico para el país. Tan en serio se tomó el departamento de Defensa el rumor de la ley marcial que el lunes el jefe del Pentágono, Mark Esper, compareció en una teleconferencia para decir, claramente, «esto no es un movimiento para decretar la ley marcial, como han dicho algunos falsamente». El general Joseph Lengyel, al mando de la Guardia Nacional, participó el domingo en una conversación telefónica con un reducido grupo de periodistas para asegurar que «no hay nada de cierto en esos rumores».
29-03-2020 | Fuente: abc.es
EE.UU. podría alcanzar los 200.000 muertos por coronavirus, según el experto de la Casa Blanca
Estados Undos podría alcanzar hasta los 200.000 muertos y millones de contagiados por coronavirus , según aseguró este domingo el director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas y principal experto de la Casa Blanca, Anthony Fauci, a la cadena de televisión CNN. El país norteamericano supera ya las 2.000 muertes y tiene el mayor número de infectados del mundo, más de 120.000, mientras que el total de fallecidos en todo el mundo supera los 31.000 y el de contagios los 670.000. Fauci alerta ahora de que Nueva York, Nueva Orleáns y otras grandes ciudades podrían quedarse en breve sin suministros médicos. En concreto, el experto estimó que la pandemia podría causar entre 100.000 y 200.000 muertos, según recoge Reuters. Desde 2010, la gripe ha acabado con la vida de entre 12.000 y 61.000 estadounidenses al año, según datos del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés). Fauci se ha convertido en uno de los rostros más reconocibles de la lucha de la Casa Blanca contra el coronavirus, al estilo de lo que sucede con Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, en España. En este sentido, fue él quien ha convencido al presidente Donald Trump para que finalmente no impusiera una cuarentena en el área metropolitana de Nueva York, posibilidad que había apuntado este sábado.
29-03-2020 | Fuente: abc.es
Hablábamos el pasado domingo aquí del valor de la Prensa libre («El comunismo chino tiene miedo» ABC, 22-03-2020), lo que generó las protestas de aquel Gobierno al corresponsal de ABC en Pekín, Pablo M. Díez. Esta semana hemos tenido otra muestra muy relevante del valor de la información libre y veraz frente a las tiranías. El pasado jueves, la Fiscalía de los Estados Unidos -o lo que es lo mismo, el Gobierno, porque el fiscal general es miembro del Gobierno- acusó al presidente de Venezuela de narcotráfico. Es verdaderamente excepcional que se haga una acusación así a un jefe de Estado en ejercicio. La última vez que lo hizo Washington fue en diciembre de 1989 contra Manuel Antonio Noriega, dictador de Panamá, y aquello acabó con la invasión del país y el narcotirano pasando dos décadas en la cárcel en Miami antes pasar por la parisina cárcel de La Santé. Lo que ahora ha confirmado el Gobierno norteamericano es algo que ya se anticipó en las páginas del ABC hace más de cinco años y que desató la furia del Gobierno venezolano. Furia que degeneró en ira cuando unos meses después «The Wall Street Journal» publicó también que Diosdado Cabello estaba siendo investigado por narcotráfico y lavado de dinero. Cabello presentó en 2016 una querella por difamación contra el «Journal» y el caso fue archivado en 2017. La verdad acabará sabiéndose con todo detalle. Pero hay otra parte de la denuncia de la Fiscalía General de los Estados Unidos a la que se ha prestado menor atención. Entre los 14 acusados contra los que se han presentado cargos hay dos colombianos. Y de esos no quieren hablar la mayoría de los medios porque son unos dirigentes del las FARC que hace unos años eran jaleados en casi todos los medios de comunicación occidentales. Uno de ellos es Luciano Marín, alias «Iván Márquez» y el otro Seuxis Paucís Hernández Solarte, alias «Jesús Santrich». Iván Márquez fue el jefe de las FARC que negoció el llamado Acuerdo de Paz que se firmó en Cartagena de Indias el 26 de septiembre de 2016. Santrich fue uno de los delegados de las FARC en las negociaciones de La Habana. Y uno de los beneficiados con un escaño en el Congreso colombiano sin necesidad de competir por él en las urnas. Ambos decidieron volver a la selva después del cambio de Gobierno en Colombia con la victoria de Iván Duque. Estos dos padres de un «acuerdo» que el pueblo colombiano rechazó y Juan Manuel Santos impuso siguen activos en las FARC y colaboran con el narcotráfico del Cartel de los Soles, del que hablamos en ABC por primera vez en enero de 2015. Ya sabemos que rápidamente se atribuyó a Márquez y Santrich la condición de «disidentes» de las FARC. Lo que no dice nada bueno de con quién negoció el Gobierno de Santos. Pero ahora vemos que una buena parte de la querella de la Fiscalía norteamericana se funda sobre la colaboración en la actualidad del Gobierno de Nicolás Maduro y las FARC. Las FARC que ya no existían, las FARC cuya desaparición le valió el Nobel de la Paz a Santos. Pues como en el corrido mexicano, no estaban tan muertas. Fueron muchos los que quisieron creerse la gran mentira del acuerdo de paz de Santos y las FARC. La realidad es otra. Era una forma de dar una salida sin penas efectivas de prisión a muchos criminales sanguinarios, y era una forma de procesar a muchos militares colombianos que sólo intentaron mantener la legalidad. Santos le dio la victoria a las FARC. Y por cierto, el principal asesor jurídico de las FARC en La Habana, Enrique Santiago, secretario general del Partido Comunista de España, se sube estos días a la tribuna del semivacío Congreso de los Diputados de España a dar lecciones de cómo afrontar una crisis. Forma parte de la coalición que hoy gobierna España.
29-03-2020 | Fuente: abc.es
Maduro amenaza con lanzar la «furia bolivariana» si tocan algún líder chavista solicitado
En una transmisión televisada Nicolás Maduro lanzó toda su batería de amenazas, bautizada con el nombre de «la furia bolivariana», en caso de lo que él califica la oligarquía colombiana y el imperialismo norteamericano llegaran a «tocar algún pelo de un líder chavista». Así respondió el jefe del régimen chavista, cuya cabeza vale 15 millones de dólares como recompensa por su captura, que le asignó el Departamento de Justicia de los Estados Unidos junto a otros 13 altos funcionarios bajo cargos de estar supuestamente vinculados al narcoterrorismo con el «cártel de los soles» de los generales venezolanos. Las acusaciones de la justicia de EE.UU. han enfurecido al mandatario chavista, tanto que bautizó su nueva consigna como la «furia bolivariana» en el programa de La Hojilla que transmite Mario Silva por la estatal Venezolana de Televisión. Esas acusaciones hechas al estilo de los vaqueros del lejano oeste americano con la imagen de los 14 altos cargos de venezolanos más buscados son una «vulgaridad, una agresión que lanzaron contra mí, no es contra mi sino contra el pueblo venezolano», dijo. Maduro subrayó desafiante que «estamos de pie, firmes y listos para seguir la lucha y combatir el imperialismo en todos los terrenos. Donald Trump tiene arrechera [enfado] contra Venezuela». Amenazó con lanzar la furia bolivariana «dentro y fuera de nuestras fronteras, si la oligarquía colombiana y el imperialismo llegaran a tocarle un pelo a alguno de nuestros líderes se arrepentirán toda la vida». «Podemos llegar lejos, no se lo imaginan, hasta donde podemos llegar. Queremos paz, dejen quieto a quien quieto está», recalcó Maduro. Dijo que su régimen es una unión cívico militar, «ahora tenemos un plan», añadió al elogiar al ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López, por su lealtad, »lo pueden acusar de todo pero menos de narcotraficante«. Atribuyó los ataques de narcoterrorismo a que Donald Trump estaría «perdiendo las elecciones, las encuestas lo dan de perdedor, cree que atacando a Venezuela va a ganar las elecciones». También instó a los miembros de los consejos comunales, los «UBCH» comando chavistas y otros del partido socialista Psuv a delatar a cualquier personas sospechosa de atentar contra Maduro. Por otro lado reportó que el coronavirus se había cobrado la vida de dos venezolanos. Se registraron seis nuevos casos los que suman 119 personas contagiadas hasta este sábado.