Infortelecom

Noticias de norteamerica

23-09-2018 | Fuente: abc.es
El elegido de Trump protagoniza la última batalla por el Tribunal Supremo
Si sucedió, fue en 1982. Brett Kavanaugh tenía 17 años y era alumno de secundaria en Washington. Un fin de semana, en una fiesta en una casa de Maryland, en la que corrió el alcohol, él y un amigo, Mark Judge, llevaron a una habitación a una compañera dos años menor que ellos, Christine Blasey Ford. Tras poner la música a todo volumen, cerraron el pestillo, Kavanaugh la sujetó sobre la cama, se montó sobre ella, le tapó la boca y trató de quitarle la ropa. Ella se resistió, logró zafarse y se encerró en un baño. Esta es la versión de Ford, que denuncia ahora aquellos hechos ante el Senado de Estados Unidos para impedir que este confirme a Kavanaugh como miembro del Tribunal Supremo, un puesto vitalicio de una importancia trascendental para la vida judicial y política de la primera potencia mundial. No es un incidente menor. De aquella supuesta agresión no hay más pruebas que los recuerdos, difusos, de quien acusa. El candidato niega los hechos categóricamente. No hay pruebas de que en los 36 años que han pasado desde entonces Kavanaugh haya tenido un comportamiento similar al que denuncia Ford, que hoy es profesora de universidad en California. Es más, 65 mujeres que han estudiado y trabajado con él han firmado y difundido una carta en la que proclaman que «siempre se ha comportado con honorabilidad y ha tratado a las mujeres con respeto». El Senado, que debe confirmar a Kavanaugh, ha invitado el lunes a testificar a la profesora Ford. Esta ha exigido que antes el FBI investigue al juez. Movimiento #MeToo Este caso, que tiene en vilo a todo un país, es mucho más que una acusación de agresión por parte de un adolescente a una compañera de instituto hace casi cuatro décadas. La ofensiva contra la confirmación de Kavanaugh es la prueba definitiva de fuerza del movimiento feminista #MeToo en la era Trump. Por un lado, es una factura que le pasa la izquierda norteamericana al Partido Republicano por su apoyo al actual presidente a pesar de sus groseros comentarios sobre las mujeres. Por otro, y más relevante, supone el último intento a la desesperada para evitar una verdadera mayoría conservadora en el Supremo que anule, de una vez por todas, la legalización del aborto en EE.UU., una cuenta que la revolución conservadora tiene pendiente desde tiempos de Ronald Reagan. De los casos más relevantes en los que el Supremo de EE.UU. ha fallado para transformar los cimientos mismos de la sociedad norteamericana -el fin de la segregación racial, la tenencia de armas o el matrimonio gay- el del aborto es el de mayor trascendencia: estar a favor o en contra de él puede arruinar una carrera judicial y de hecho ha frustrado el intento de numerosos aspirantes a ingresar en la más alta instancia judicial norteamericana. Desde que el Supremo aprobara el aborto en 1973, los presidentes republicanos han nombrado a 14 jueces y los demócratas, sólo a cuatro. A pesar de ello, en las instancias en que se ha revisado esa decisión, la corte ha fallado siempre contra revocarla, interpretando la interrupción del embarazo como un derecho fundamental de las mujeres. El aborto, el tema central «El aborto ha sido y sigue siendo el asunto central en el tribunal», asegura Jeffrey Toobin, autor del libro más relevante sobre el Supremo en las pasadas décadas, titulado «Los nueve». «No hay una decisión suya sobre el aborto que no sea importante». En los fallos más recientes al respecto, los jueces han fijado -nunca de forma unánime- que el aborto es legal durante el primer trimestre de gestación; que las menores deben recibir permiso paterno, y que una mujer no tiene por qué obtener consentimiento previo de su marido. Hay sin embargo jueces conservadores en la bancada, como Clarence Thomas o Samuel Alito, que han hecho de la prohibición del aborto una causa prioritaria y su posible legado. Ahora están a punto de alcanzar la mayoría conservadora necesaria para poder tener éxito. La profesora Ford detalló sus acusaciones contra Kavanaugh en una carta que hizo llegar a la senadora demócrata Dianne Feinstein hace dos meses. Esta no hizo nada con ella hasta que el caso se filtró a los medios norteamericanos a principios de este mes. Entonces, la remitió al FBI para que investigue las alegaciones. En virtud de la Constitución, es el Senado quien debe confirmar a cualquier candidato a ingresar en el Supremo. Los republicanos, que apoyan a Kavanaugh y defienden su rectitud de carácter y buen juicio, tienen mayoría en esa cámara, que desde 1989 no ha rechazado a un solo nominado. Entonces, una mayoría demócrata vetó a Robert Bork porque había expresado su voluntad de ilegalizar aborto. Detector de mentiras La agitación que vive el país estos días recuerda a otra cuenta pendiente del movimiento feminista con el Supremo: la confirmación de Thomas, el único afroamericano y probablemente el más firmemente conservador de cuantos jueces han pasado por el tribunal. Cuando George Bush padre le eligió en 1991, una abogada que había trabajado con él años antes denunció que la había acosado sexualmente en el trabajo en repetidas ocasiones. El duro interrogatorio de Anita Hill en el Senado, con detector de mentiras incluido, se ha incrustado en la memoria colectiva de la nación porque, a pesar de que las pruebas eran más abundantes y las sospechas más plausibles que en el caso de Kavanaugh, el Senado, con una sólida mayoría demócrata, acabó confirmando a Thomas. Una investigación del FBI, que duró tres días, había concluido previamente que no había pruebas de las denuncias de Hill. Restringir el aborto «El caso de Thomas generalizó la creencia de que las confirmaciones para el Tribunal Supremo no son evaluaciones sobre las convicciones jurídicas y los méritos de los candidatos, sino campañas electorales para el control político de la Corte», opina el abogado Edward Lazarus, que trabajó como asistente judicial en el Supremo y es autor de otro libro fundamental sobre este, «A puerta cerrada». Esa afirmación es válida para el caso de Kavanaugh, licenciado y doctorado por la prestigiosa Universidad de Yale y juez desde 2006. En sus fallos sobre el aborto ha respetado, como requiere la ley, la jurisprudencia del Supremo, pero en repetidas ocasiones se ha manifestado favorable a restringirlo, algo que, si es confirmado, estará a su alcance.
22-09-2018 | Fuente: as.com
Miriam Casillas y Antonio Serrat se suben al podio en Weihai
Casillas finalizó tercera a 1:05 de la norteamericana Taylor Spivey que se llevó la victoria. Por su parte, Serrat logró un meritorio segundo puesto, solo por detrás del noruego Gustav Iden.
22-09-2018 | Fuente: abc.es
Sobreactuaciones
Desde que llegó vemos el mismo patrón de comportamiento en todos los actores internacionales cuando el constructor de Queens, sentado en el Despacho Oval, toma una de esas decisiones que sus antecesores procuraban no tomar. Las sobreactuaciones, ahora de Pekín y Moscú, ayer de Bruselas, NAFTA o Teherán parecen orquestadas por el propio Donald Trump al que tanto gusta dramatizar. Washington ha impuesto una considerable batería de sanciones a China por su compra de armamento a Rusia. Porque Moscú está sometido a embargo occidental por su anexión de Crimea y otro norteamericano por sus injerencias en las elecciones presidenciales de 2016. Pekín y Moscú pretenden estar horrorizados por esta espantosa noticia que quieren hacer creer es poco menos que una declaración de guerra. Y conminan al presidente Donald Trump a rectificar. Si no, dicen, habrá graves represalias. Ni tanto ni tan calvo. China y Rusia sabían bien que las grandes compras de armamento ruso que acaba de hacer Pekín violan el embargo impuesto. Trump es previsible. Quien rompe los embargos de EE.UU. comete un acto hostil a EE.UU. que enfada a EE.UU. y sentirá el enfado de EE.UU. En Washington ya no está aquel presidente que siempre cobardeaba y que no cumplía ni sus promesas ni sus amenazas. Lo sabe Volkswagen, que no es china ni rusa, y ha abandonado Irán para cumplir con el embargo de Trump. La izquierdista y filoiraní Federica Mogherini se ha tragado su baladronada de que los europeos ignorarían el embargo de EE.UU. a Irán. Los chinos y los rusos podrán buscar formas represalias. Quizás las tomen. Probablemente no muchas. Lo que no podrán es decir que le han doblado el pulso al presidente norteamericano. Ni con la guerra comercial que alarma más a los periodistas y académicos que a comerciantes e inversores a la vista de cómo va Wall Street. Ni con maniobras militares conjuntas chino-rusas que tampoco impresionan demasiado. China y Rusia tienen que escenificar la ofensa. Pero ellos sí entienden, parece que mejor que los europeos, que Trump ejerce como el negociador de Queens que siempre tiene al final consideración para los intereses ajenos. Cuando los suyos están amarrados.
22-09-2018 | Fuente: abc.es
Moscú advierte a Washington de que «juega con fuego»
Las autoridades rusas han reaccionado con indignación a la nueva tanda de sanciones decretadas por Estados Unidos. El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, hablaba ayer de «histeria», el ministro de Exteriores, Serguéi Lavrov, de «competencia desleal» y su viceministro, Serguéi Riabkov, más duro todavía, advertía que los estadounidenses «juegan con fuego» y «amenazan la estabilidad mundial». Riabkov aseguró que se trata del paquete «número 60» de sanciones que Washington impone a Rusia desde 2011. Fue anunciado el jueves y afectará a 33 empresas y particulares vinculados al Kremlin, entre ellos Evgueni Prigozhin, conocido como el «chef» del presidente Vladímir Putin y a quien se le atribuye la creación de la «fábrica de trolls» de San Petersburgo y el grupo de mercenarios que actúa en Siria y la República Centroafricana llamado «Wagner». «Continúa la histeria sancionadora en Washington que es muy variada en todas sus manifestaciones», aseguró Peskov en su habitual comparecencia ante los medios. Según sus palabras, la actitud de EE.UU. «impide hacer una valoración sobria de a dónde puede conducir todo esto». El portavoz de la Presidencia rusa anunció sin precisar que habrá represalias. «Competencia desleal» Desde Sarajevo, Lavrov acusaba una vez más a la cúpula norteamericana de «competencia desleal» con el objetivo de perjudicar el negocio ruso de exportación de armas. China también ha sido sancionada por Estados Unidos por comprar aviones de combate Su-35 y misiles S-400 a Rusia. El jefe de la Diplomacia rusa anunció que su país y otros de Asia y América están «preparando medidas para depender lo menos posible del dólar», la moneda estadounidense. El viceministro de Exteriores, Riabkov, dijo que Washington «está haciendo tambalear de forma irreflexiva la estabilidad mundial». A su juicio, los americanos «juegan con fuego» y sostiene que por esa vía «EE.UU. no logrará ningún resultado» en su política con Rusia. Esa misma opinión expresó hace justo un mes Putin en Sochi, tras entrevistarse con su homólogo finlandés, Sauli Niinistö, y a la vista de la serie de sanciones contra Rusia aprobadas entonces por Washington. Calificó aquellas medidas de «contraproducentes» y «carentes de sentido». Pero el horizonte se presenta mucho más sombrío, ya que EE.UU. ha amenazado con sanciones mucho más severas, que podrían afectar al sistema bancario ruso, si Moscú no acepta una inspección para comprobar el estado de sus arsenales de armas químicas. El Ministerio de Exteriores ruso ya ha adelantado que no permitirá ninguna verificación.
22-09-2018 | Fuente: abc.es
El ministerio de Justicia de EE.UU. se planteó la inhabilitación de Trump
El ?número dos? del ministerio de Justicia norteamericano, Rod Rosenstein, se propuso el año pasado grabar las conversaciones que mantuviera con Donald Trump con la finalidad última de recusar al presidente a través de la enmienda 25 de la Constitución. Esta establece que el vicepresidente y una mayoría de ministros pueden declarar al presidente «imposibilitado de ejercer los derechos y deberes de su cargo». Rosenstein, que fue nombrado por Trump en febrero de 2017, planteó esa posibilidad a altos funcionarios del Gobierno y a empleados del FBI después de que el presidente despidiera de forma fulminante al jefe de ese cuerpo de policía judicial, James Comey. Previamente, el presidente le había pedido a Comey lealtad en su gestión de la investigación de las conexiones con Rusia de varios miembros de su Gobierno, entre ellos el Asesor de Seguridad Nacional, Michael Flynn. El diario ?The New York Times? reveló este viernes las propuestas de Rosenstein después de haber leído unos memorandos del entonces director en funciones del FBI tras de la salida de Comey, Andrew McGabe. Trump ha denunciado en numerosas ocasiones que se siente víctima de una caza de brujas y de una conspiración para inhabilitarle, en la que supuestamente participan miembros de su propio Gobierno. Hace dos semanas uno de ellos publicó una tribuna anónima en el ?Times? admitiendo la existencia de ese movimiento de resistencia interna para boicotear las propuestas más radicales del presidente. La revelación de las intenciones de Rosenstein es de gran importancia para la investigación de la trama rusa. En marzo de 2017 el fiscal general (ministro de Justicia) Jeff Sessions decidió apartarse de esa investigación por haber mantenido contactos con el embajador ruso en EE UU. Al cargo de las pesquisas quedó el propio Rosenstein, que decidió abrir una causa separada cuya investigación le encargó al ex director del FBI Robert Mueller, que ha imputado ya a 33 personas, 26 de ellas ciudadanos rusos y el resto empleados de la campaña presidencial de Trump. Previamente, en marzo, Trump le había encargado a Rosenstein un informe sobre si debía mantener a Comey, nombrado por Barack Obama, al frente del FBI. Rosenstein le recomendó despedirlo por su deficiente gestión de la investigación del uso de un servidor de correo privado por parte de Hillary Clinton cuando era secretaria de Estado (ministra de Exteriores), un escándalo que estalló durante la campaña electoral. Al día siguiente Trump despidió a Comey citando el memorando de Rosenstein, pero después se contradijo en varias entrevistas al admitir que ya tenía la decisión tomada de antes. Según ha revelado el periodista Bob Woodward en ?Miedo?, su reciente libro sobre el Gobierno de Trump, Rosenstein sintió que Trump le utilizó para legitimar el despido Comey, que en realidad obedecía a la investigación de la trama rusa. Aquella decisión produjo además una profunda animadversión en el FBI hacia el actual presidente de EE UU. Según la información publicada por el ?Times?, Rosenstein llegó a planificar la forma de inhabilitar a Trump, convenciendo a Sessions y al ministro de Interior y ahora jefe de gabinete, John Kelly. El ?número dos? de Justicia tenía además acceso directo a Trump y departía habitualmente con él sobre asuntos relativos al FBI, lo que le da aún mayor importancia a su intención de grabar al presidente. Según dijo Rosenstein a varios colaboradores, quería emplear micrófonos ocultos en la ropa. Después de que se hayan conocido sus intenciones, reflejadas en varios memorandos, Rosenstein ha emitido un comunicado en el que asegura que la información es «falsa y factualmente incorrecta». «Tras haber tratado personalmente con el presidente, puedo decir que no hay base alguna para invocar la enmienda 25», añade. McCabe, el autor de esos informes, fue despedido del FBI en marzo de 2017. Que varios miembros del Gobierno de Trump habían planteado la posibilidad de inhabilitar a Trump lo reveló el periodista Michael Wolff en su libro sobre los primeros meses del actual Gobierno, titulado ?Fuego y furia?. «Era algo de lo que se hablaba habitualmente en la Casa Blanca», escribió. En el caso de que el presidente fuera inhabilitado, el vicepresidente, Mike Pence, ocuparía su lugar. La enmienda que regula esa sustitución, aprobada en 1967, sólo se ha empleado tres veces en la historia de EE UU y siempre de forma provisional por casos de enfermedad.
22-09-2018 | Fuente: abc.es
El departamento de Justicia de EE.UU. se planteó la inhabilitación de Trump
El ?número dos? del departamento de Justicia norteamericano, Rod Rosenstein, se propuso el año pasado grabar las conversaciones que mantuviera con Donald Trump con la finalidad última de recusar al presidente a través de la enmienda 25 de la Constitución. Esta establece que el vicepresidente y una mayoría de ministros pueden declarar al presidente «imposibilitado de ejercer los derechos y deberes de su cargo». Rosenstein, que fue nombrado por Trump en febrero de 2017, planteó esa posibilidad a altos funcionarios del Gobierno y a empleados del FBI después de que el presidente despidiera de forma fulminante al jefe de ese cuerpo de policía judicial, James Comey. Previamente, el presidente le había pedido a Comey lealtad en su gestión de la investigación de las conexiones con Rusia de varios miembros de su Gobierno, entre ellos el Asesor de Seguridad Nacional, Michael Flynn. El diario ?The New York Times? reveló este viernes las propuestas de Rosenstein después de haber leído unos memorandos del entonces director en funciones del FBI tras de la salida de Comey, Andrew McGabe. Trump ha denunciado en numerosas ocasiones que se siente víctima de una caza de brujas y de una conspiración para inhabilitarle, en la que supuestamente participan miembros de su propio Gobierno. Hace dos semanas uno de ellos publicó una tribuna anónima en el ?Times? admitiendo la existencia de ese movimiento de resistencia interna para boicotear las propuestas más radicales del presidente. La revelación de las intenciones de Rosenstein es de gran importancia para la investigación de la trama rusa. En marzo de 2017 el fiscal general (ministro de Justicia) Jeff Sessions decidió apartarse de esa investigación por haber mantenido contactos con el embajador ruso en EE UU. Al cargo de las pesquisas quedó el propio Rosenstein, que decidió abrir una causa separada cuya investigación le encargó al ex director del FBI Robert Mueller, que ha imputado ya a 33 personas, 26 de ellas ciudadanos rusos y el resto empleados de la campaña presidencial de Trump. Previamente, en marzo, Trump le había encargado a Rosenstein un informe sobre si debía mantener a Comey, nombrado por Barack Obama, al frente del FBI. Rosenstein le recomendó despedirlo por su deficiente gestión de la investigación del uso de un servidor de correo privado por parte de Hillary Clinton cuando era secretaria de Estado (ministra de Exteriores), un escándalo que estalló durante la campaña electoral. Al día siguiente Trump despidió a Comey citando el memorando de Rosenstein, pero después se contradijo en varias entrevistas al admitir que ya tenía la decisión tomada de antes. Según ha revelado el periodista Bob Woodward en ?Miedo?, su reciente libro sobre el Gobierno de Trump, Rosenstein sintió que Trump le utilizó para legitimar el despido Comey, que en realidad obedecía a la investigación de la trama rusa. Aquella decisión produjo además una profunda animadversión en el FBI hacia el actual presidente de EE UU. Según la información publicada por el ?Times?, Rosenstein llegó a planificar la forma de inhabilitar a Trump, convenciendo a Sessions y al ministro de Interior y ahora jefe de gabinete, John Kelly. El ?número dos? de Justicia tenía además acceso directo a Trump y departía habitualmente con él sobre asuntos relativos al FBI, lo que le da aún mayor importancia a su intención de grabar al presidente. Según dijo Rosenstein a varios colaboradores, quería emplear micrófonos ocultos en la ropa. Después de que se hayan conocido sus intenciones, reflejadas en varios memorandos, Rosenstein ha emitido un comunicado en el que asegura que la información es «falsa y factualmente incorrecta». «Tras haber tratado personalmente con el presidente, puedo decir que no hay base alguna para invocar la enmienda 25», añade. McCabe, el autor de esos informes, fue despedido del FBI en marzo de 2017. Que varios miembros del Gobierno de Trump habían planteado la posibilidad de inhabilitar a Trump lo reveló el periodista Michael Wolff en su libro sobre los primeros meses del actual Gobierno, titulado ?Fuego y furia?. «Era algo de lo que se hablaba habitualmente en la Casa Blanca», escribió. En el caso de que el presidente fuera inhabilitado, el vicepresidente, Mike Pence, ocuparía su lugar. La enmienda que regula esa sustitución, aprobada en 1967, sólo se ha empleado tres veces en la historia de EE UU y siempre de forma provisional por casos de enfermedad.
21-09-2018 | Fuente: as.com
Doncic: "Quiero los playoffs y ganar el rookie de la temporada"
El base esloveno participó en el 'media day' de los Dallas Mavericks y reveló sus deseos para su primera temporada en la Liga norteamericana.
21-09-2018 | Fuente: abc.es
Al menos cinco heridos por un tiroteo en Siracusa, en el Estado de Nueva York
Al menos cinco personas, entre ellas una niña de ocho años, han resultado heridas de balas este jueves por un tiroteo en Siracusa, en el estado norteamericano de Nueva York, según ha informado la Policía de la ciudad. La Policía recibió una llamada de emergencia informado sobre un tiroteo después de las 21.00 (hora local). Las autoridades han encontrado a varias personas heridas de bala al llegar al lugar de los hechos, según ha informado el Departamento de Policía a través de un comunicado publicado en la red social Twitter. «Este es un evento muy trágico», ha afirmado el jefe de Policía de Siracusa, Frank Fowler, durante una rueda de prensa. «Esto es algo que no puede ocurrir en nuestra comunidad», ha aseverado. Fowler no ha detallado sobre la gravedad de las heridas de las víctimas. El sindicato de Bomberos, por su parte, ha informado de que al menos siete personas han resultado heridas en el tiroteo, que se ha producido en la avenida Midland de la ciudad, según una publicación en la red social Facebook. Según la página web Syracuse.com, el tiroteo se ha producido en una reunión familiar para conmemorar la muerte de una persona que murió este jueves de cáncer.
20-09-2018 | Fuente: abc.es
Al menos tres muertos en un tiroteo en una zona de negocios en Maryland
Un tiroteo se ha saldado con al menos tres víctimas y varios heridos en un centro de distribución comercial en la localidad de Aberdeen, 40 kilómetros al norte de Baltimore, una de las principales ciudades de la costa este norteamericana. Según ha dicho a ABC un portavoz del sheriff del condado de Harford, donde se han producido el ataque, varios empleados han alertado a la policía pasadas las 09.00 de la mañana (las 15.00 en la España peninsular) al ver a varias personas en el suelo y escuchar varios disparos. Los agentes han acordonado la zona y evacuado a los alumnos de un colegio cercano, según ha dicho ese portavoz en conversación telefónica. We can confirm there was a shooting in the area of Spesutia Road and Perryman Road. Multiple victims. The situation is still fluid. Please avoid the area. Media staging area still TBD.? Harford Sheriff (@Harford_Sheriff) September 20, 2018Aunque en un principio el portavoz de la policía local ha informado de al menos tres bajas, posteriormente el sheriff, Jeffrey Gahler, ha hablado de «múltiples bajas y múltiples heridos», dado que algunas de las víctimas están en estado crítico. Además, ha revelado que la autora de los disparos, que ha empleado una sola arma, ha sido detenida y se encuentra en un hospital también en estado crítico después de haber intentado suicidarse. «Los agentes de policía no han efectuado ni un solo disparo», ha dicho el sheriff. Los disparos se han producido en unos almacenes de la empresa de distribución farmacéutica Rite Aid. Los agentes de policía de Harford han acudido a la zona pasadas las 09.15 y han coordinado la evacuación de los trabajadores en autobuses escolares mientras buscaban a la autora del tiroteo, a la que han localizado inconsciente dentro de uno de los almacenes. En la zona se encuentran varios centros logísticos de diversas empresas que distribuyen mercancía a la zona metropolitana de Baltimore, donde opera uno de los principales puertos de mercancías de la costa este de EE UU. El gobernador de Maryland, el republicano Larry Hogan, ha dicho que está «siguiendo de cerca la situación». «Nuestras oraciones están con todos aquellos que han sido afectados por el tiroteo, incluidos nuestros equipos de emergencia», ha dicho en un mensaje publicado en Twitter. Baltimore es una de las zonas metropolitanas con mayor criminalidad de EE.UU. Sólo en 2017 hubo 343 homicidios en la ciudad, el mayor número desde 2001. En octubre de 2017 hubo otro tiroteo en el mismo condado del de este jueves, en el que también murieron tres personas y otras dos fueron heridas. El autor de aquel ataque fue detenido y está a la espera de juicio. El miércoles, en Pensilvania, un hombre fue detenido por herir a cuatro personas en un juzgado de la localidad de Pensilvania, 300 kilómetros al oeste de Baltimore. En 2017 aumentaron las muertes por arma, excluyendo los suicidios, en todo el país, alcanzando las 15.549 víctimas.
19-09-2018 | Fuente: as.com
Suspendidos de por vida exdirigentes de EEUU y CONCACAF
Comité de Ética independiente de la FIFA ha dictado hoy sentencia por varios casos de corrupción en los que están implicados ex altos cargos del fútbol norteamericano.
1
...