Infortelecom

Noticias de nicolas maduro

23-05-2019 | Fuente: abc.es
Diosdado Cabello lanza nuevas amenazas para retirar la inmunidad a parlamentarios opositores
Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela, lanzó anoche nuevas amenazas contra los diputados del Parlamento venezolano para que sean procesados judicialmente por estar involucrados en el fallido levantamiento cívico-militar liderado por el presidente interino, Juan Guaidó, contra Nicolás Maduro en la madrugada del 30 de abril. En su programa semanal, el segundo hombre más fuerte dentro de las filas chavistas, reveló que una fuente le ha dicho que «ya entraron otros diputados más a la lista de los que hay que allanarles la inmunidad parlamentaria. Acá no puede haber impunidad». Para Cabello «la oposición se acabará» en Venezuela. Y es que el objetivo del régimen ha sido en las últimas semanas desmantelar completamente la Asamblea Nacional, controlada desde 2015 por los rivales de Maduro, hasta diciembre de 2020, año en el que se renovarán todos los escaños. «Las mafias más nunca van a gobernar este país [..] Hasta que toda la investigación del 30 de abril quede aclarada, quien esté preso permanecerá así», sentenció. Luego del intento de golpe de Estado, la dirigencia opositora se ha visto acorralada por la justicia del régimen venezolano, y en especial por la Asamblea Constituyente, considerada por los parlamentarios opositores como un ente inconstitucional e ilegítimo, ya que fue creada en 2017 por Maduro para despojar al Poder Legislativo de sus funciones. Desde el 7 de mayo, el Tribunal Supremo de Justicia ha solicitado a la Constituyente retirarles la inmunidad a 14 parlamentarios por «traicionar la patria» y «usurpar poderes». De momento, cuatro se encuentran en legaciones ubicadas en Caracas, uno se encuentra asilado en Colombia y otro en clandestinidad. Esta semana, Maduro anunció la convocatoria para adelantar las elecciones de la Asamblea Nacional con el pretexto de «legitimar la única institución que no se ha legitimado en los últimos cinco años», y por esa razón ha decidido medirse electoralmente con la oposición para «ver quién tiene al pueblo, para ver quién tiene los votos, para ver quién gana». A esto, Guaidó, quien es además el líder del Parlamento, condenó el anuncio del líder chavista: «¿De verdad el usurpador se atreve a ponerse en la boca la palabra ?elecciones? después de que su dictadura y el CNE (ente comicial) decidieran quitarle al pueblo de Amazonas el derecho a ser representado hasta el sol de hoy?»
23-05-2019 | Fuente: abc.es
Maduro planea sustituir al ministro de Defensa por un primo de Diosdado Cabello
El actual ministro de la Defensa, general Vladimir Padrino López, podría ser reemplazado por el general del Ejército, Alexis Rodríguez Cabello. Solo falta que lo anuncie Nicolás Maduro antes del 5 de julio, fecha patria de Venezuela, cuando todos los años cambian los integrantes del alto mando militar. Pero el general Padrino López, que ha estado al frente del Ministerio de la Defensa más de seis años, es un caso especial porque Maduro ha perdido su confianza para continuar en el cargo después del levantamiento militar ocurrido el 30 de abril. Según la periodista Sebastiana Barraez, especialista de asuntos militares, afirmó en su artículo de Infobae que Padrino López ya no le garantiza absoluta lealtad a Maduro en su condición de comandante en jefe, por lo que piensa sustituirlo por el general Alexis Rodríguez Cabello, primo de Diosdado Cabello. En opinión de Barraez, el general Rodríguez Cabello tiene cierta simpatía dentro de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana y es «hombre incondicional del presidente de la Asamblea Constituyente», Diosdado Cabello, con lo que el número dos del régimen aumentaría de poder ante Maduro. El general Padrino estuvo involucrado en el plan fallido de sacar a Maduro el 30 de abril, según el ex director de la policía secreta, Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin), general Manuel Cristopher Figuera, quien a su vez se escapó a un lugar desconocido. EE.UU. levantó las sanciones en su contra. Ayer mismo, el general Cristopher, desde la clandestinidad, le dirigió a Padrino una carta en la que el exhorta a actuar «le llegó la hora mi general en jefe» para sacar a Maduro. En la carta que publica en exclusiva el portal digital AlNavío el ex director del Sebin le escribió: «No tema a que lo condenen como me están condenando a mí (..) Mi General llegó la hora de actuar, le sugiero muy respetuosamente que usted junto al mando militar elabore la carta de navegación para la ruta de la reconstrucción del país y el reordenamiento del Estado». El general Cristopher también conmina a Padrino a que no tenga miedo de ser llamado «traidor» porque «como él bien sabe la patria está secuestrada por cuatro bandidos». Estos grupos de poder que manipulan a Nicolás Maduro son su círculo político más cerrado: Vladimir Padrino López, ministro de la Defensa, Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Constituyente, Maikel Moreno, presidente del Tribunal Supremo de Justicia, Tarek El Aissami, actual ministro de Industria y los hermanos Delcy y Jorge Rodríguez, vicepresidenta y ministro de Comunicación respectivamente. El dilema del ministro Padrino es «actuar ahora» como le pide Cristopher o pasar a la historia como el comandante en jefe que permitió la destrucción de Venezuela sin haber movido un dedo para salvar a la patria de los «cuatro bandidos» antes de ser sustituido por otro general. Entretanto el presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, ha vuelto hacer otro exhorto fuerte a los militares: «Hasta cuándo, ya es hora de que actúen».
23-05-2019 | Fuente: abc.es
Colombia desbanca a Venezuela en producción de petróleo y le gana terreno en exportación de crudo
Hace diez años, Venezuela producía 3,01 millones de barriles diarios de petróleo, según las cifras entregadas entonces por PDVSA, la inmensa empresa estatal productora de petróleo que por cuenta propia producía 2,5 millones de esos barriles, además de sostener buena parte de las finanzas venezolanas. Ese mismo año, con esfuerzo, Colombia logró producir 671.000 barriles y, en lo que fue un hito, al año siguiente aumentó en casi 17% su producción para lograr 785.000 barriles diarios en promedio. Que entonces alguien hubiese dicho que algún día Colombia superaría en producción a Venezuela, el país con las reservas comprobadas de petróleo más grandes del mundo, haría sido tildado de loco. Pues bien, lo más disparatado ha sucedido: entre los meses de marzo y abril pasados Venezuela produjo 740.000 barriles diarios, según cifras de la OPEP, porque el régimen de Maduro no las presenta hace años ya ?como en ningún renglón estratégico de la supervivencia del país-, lo que marca el punto más bajo en décadas y en la historia de la producción petrolera de ese país. Colombia, con una producción de 884.815 barriles promedio diarios en el mismo periodo marzo-abril de este año, desbanca a su vecina, en lo que representa, más allá de un trabajo juicioso de la industria de hidrocarburos colombiana, el fracaso de las políticas petroleras del gobierno de Nicolás Maduro. Razones y consecuencias Detrás de esa diferencia de poco menos de 145 mil barriles se esconden gota a gota las razones y consecuencias de esta cruda realidad. Para empezar, el progresivo desmantelamiento de la industria de hidrocarburos que entre 2002 y 2003 inició el gobierno de Hugo Chávez, tras la famosa huelga petrolera que sacó a miles de empleados de la estatal. Le siguió, en 2009, la toma del control de todas las actividades de exploración y producción con empresas extranjeras asociadas, a lo que se fue sumando la salida de personal experto en temas de la industria petrolera, para ser reemplazado con militares o cuadros políticos, dejando este renglón estratégico en manos de personas fieles al régimen, pero ajenas al conocimiento técnico de esta industria. Así, a mayor politización de la producción y exportación de petróleo, menor atención y mantenimiento de la infraestructura, las refinerías y demás piezas sustanciales en la exploración, producción, transporte y refinación de hidrocarburos que, al ser crudos pesados, exigen un procesamiento más complejo y costoso. En 2016, finalmente y ante la caída en barrena de la producción petrolera, Nicolás Maduro trató de darle un timonazo a la producción, reactivar una industria rezagada en tecnología, a la que han ordeñado más de lo que han reinvertido en ella, más alá de las fluctuaciones del precio del barril. Producir casi 885 mil barriles diarios no hacen de Colombia una gran potencia en materia de hidrocarburos, pero con el crecimiento sostenido en la producción y reglas de juego más claras y estables sí ha logrado que empresas extranjeras que antes veían en Venezuela el centro de todo su interés, consideren a Colombia dado su potencial en materia de exploración y producción. Es imposible desconocer que el desmantelamiento de la industria petrolera a manos del chavismo trajo a Colombia a expertos que buscaban nuevos horizontes y al llegar, como esa primera diáspora, aportaron conocimiento técnico en materia de crudos pesados, que hasta hace relativamente pocos años parecían tan menos viables en el país y hoy aportan a una canasta más robusta. El otro aspecto es que precisamente por la caída en la producción y exportación de crudo venezolano, Colombia ha podido aumentar sus ventas en el exterior, como lo anunció ayer la estatal colombiana Ecopetrol respecto a las ventas a Estados Unidos: las exportaciones de crudo aumentaron en 24,5% y de productos en 25,8% en el primer trimestre de 2019 en comparación con el mismo periodo del año pasado. «Específicamente, las ventas de crudo pasaron de 157.100 barriles de petróleo equivalentes por día (bped) a 195.600 bped, mientras que las ventas de productos subieron de 39.500 bped a 49.700 bped». La crisis venezolana también ha favorecido el precio de los crudos pesados, generando un incentivo para que Colombia incremente su producción y realice mayores inversiones, sea más agresiva en proyectos de recobro y reactivación de las operaciones.
22-05-2019 | Fuente: abc.es
Un censo reagrupa a militares venezolanos en el exilio que podrían forzar la salida de Maduro del poder
Este miércoles comenzó a funcionar un censo para agrupar a los militares venezolanos que actualmente viven fuera de Venezuela, «entre 4.000 y 5.000», según explica a ABC el teniente José Antonio Colina, presidente de la Organizacion de Venezolanos Perseguidos Políticos en el Exilio (Veppex), creada hace una década, y que tiene su sede actualmente en la ciudad de Miami. «Es una plataforma realizada con todas las medidas de seguridad para no ser hackeada. La data se maneja de manera encriptada», asegura al otro lado del teléfono. La intención de este censo es saber exactamente, de acuerdo a los datos que arrojen, «cuántos militares venezolanos están en el exilio, en qué países se encuentran, cuáles son los grados o qué jerarquía tenían antes de irse del país, establecer métodos de comunicación (correo electrónico, teléfono) entre ellos para ponerlos en contacto. Y, sobre todo, saber cuántos son», indica Colina, que estima que hay entre 4.000 y 5.000 militares fuera de Venezuela. La intención es «agruparlos para organizalos», pues para el teniente venezolano de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), ya retirado, pueden tener un papel importante «en un futuro inmediato respecto a la salida a la crisis que está viviendo Venezuela. Desde mi punto de vista -indica-, la situación que atraviesa el país va a tener una solución de fuerza, porque es la única manera de hacerlo, y las Fuerzas Armadas (FF.AA.) son fundamentales para ello». Un papel que en su opinión no pueden asumir muchos de los militares que actualmente están a las órdenes del régimen chavista. «Los que están dentro del país se han comportado como mercenarios y corruptos, no se puede contar con ellos para lo que va a ser la transición. Por eso, creo que el caldo de cultivo para reestructurar las FF.AA. está en los militares que se fueron al exilio, bien porque desertaron por no querer seguir participando en todas las atrocidades que se han cometido en los últimos años, bien porque han sido expulsados por motivaciones políticas», añade. Si la solución para Venezuela viene por la vía de la fuerza, Colina tiene claro que es necesario «tener una estructura militar para controlar el país. Creo que el caldo de cultivo hay que tenerlo organizado desde fuera, y de ahí el censo». Y vuelve a subrayar la ausencia de datos que confirmen el número total de militares que actualmente viven en el exterior y que estarían dispuestos a contribuir a la salida de Maduro del país y al restablecimiento democrático en Venezuela. «Creo que eso es necesario para lo que el país pudiera necesitar a corto, a medio y a largo plazo». Tres escenarios Una vez organizadas en el exterior, la función de estas Fuerzas Armadas Venezolanas en el exilio podría responder a tres escenarios diferentes: «Puede pasar que un pequeño grupo de militares de los que están ahora en Venezuela saque a Nicolás Maduro del poder e impulse un gobierno de transición. Pero los militares que hay no son suficientes para controlar el país, por lo que se va a requerir el apoyo de más militares, que son los que están fuera». En el caso de que esto no ocurra, se plantearía una segunda posibilidad, que Colina no cree que suceda a corto plazo: «Que una coalición internacional ingrese en Venezuela». Si eso llegara a pasar, «esa coalición no se va a quedar toda la vida en el país, hace falta tener allí un grupo armado que controle la situación de gobernabilidad, esos serían los militares que estamos censando, que tienen la intención de regresar y están en edad para hacerlo», puntualiza. En caso de que no suceda ninguna de las dos anteriores, «que no se produzca un quiebre y no se produzca la intervención de una coalición extranjera», se baraja un tercer escenario: «Que los militares organizados en el exterior determinen, en un momento u otro, ingresar en territorio venezolano. Pero -subraya Colina- esa es la tercer opción. No es la más importante. Lo que realmente se quiere es tener organizados a los militares que se encuentran en los diferentes países para cumplir cualquiera de las tres tareas». El peor escenario de todos es, en su opinión, que «no tengamos ningún tipo de organización que pueda actuar de manera inmediata». Veppex fue fundada por Colina hace diez años, cuando llegó a EE.UU. huyendo del régimen chavista. La intención original era reagrupar a los venezolanos que se habían exiliado por ser víctimas de la persecución política. «Tenemos direcciones en diez países», indica. La iniciativa del censo, que procede de Colina, militar retirado que si no hubiera marchado de Venezuela «sería coronel y el año que viene me correspondería ascender a general», es el que está detrás de la idea. «No hay ninguna institución», insiste horas después de haber estado en la IV Conferencia de Seguridad Hemisférica celebrada en la Universidad Internacional de la Florida (FIU), en la que participaba el Almirante Craig Faller, Jefe del Comando Sur. Tuve la oportunidad de saludar al Almirante Craig Faller, Jefe del Comando Sur durante la IV Conferencia de Seguridad Hemisférica celebrada en la Universidad Internacional de la Florida (FIU). pic.twitter.com/P3yr2C7LeV? Jose Antonio Colina (@JoseColinaP) 22 de mayo de 2019Paso al frente «La idea de la plataforma surgió porque la semana pasada le recomendamos al presidente interino, Juan Guaidó, a través de un comunicado, que nombrara agregados de Defensa en los países que lo han reconocido. Y que esos agregados censaran a los militares que se encontraban en esos países. Como no hemos recibido respuesta del presidente Guaidó, hemos decidido adelantar este censo». En el primer día de funcionamiento del censo, y en el momento de la conversación telefónica con ABC, el número de respuestas se situaba alrededor de las 200 personas. Colina es consciente de que muchos militares sienten miedo de desvelar sus datos personales, pero les tranquiliza afirmando que la plataforma «es segura»: «Hay que vencer ese miedo». Y se muestra optimista, pues considera que el censo va a tener buena acogida «porque todo el mundo ha planteado que los militares que están fuera de Venezuela tenían que organizarse, y creo que esta es la mejor manera de hacerlo». Los que se han apuntado ya transmiten de momento «una buena señal». Dieciséis años luchando contra el chavismo José Antonio Colina salió de Venezuela hace 16 años. Forma parte de los 30 militares que en el año 2002 «exigieron la denuncia de Hugo Chávez a la presidencia de la República» en la plaza de Altamira. «Lamentablemente no logramos el quiebre militar en ese momento». El régimen chavista le acusó despues de colocar una bomba en la Embajada de España y en el Consulado de Colombia, y por eso pasó a la clandestinidad. Después huyó a Colombia y desde allí viajó a EE.UU., donde llegó en diciembre de 2003. Venezuela pidió su extradición, y no se la concedieron. En 2004 le concendieron la protección de la Convención Internacional contra la Tortura, y en 2006 se instaló en Miami donde fundó Veppex. «Desde entonces hago distintos trabajos en favor de los venezolanos que viven en el exilio y luchando contra la tiranía. Y siempre buscando el derrocamiento, primero de Hugo Chávez y ahora de Nicolas Maduro», concluye.
22-05-2019 | Fuente: abc.es
Destapan la carta que escribió el exjefe del Sebin a Padrino López: «Llegó la hora de actuar»
El general y exdirector del Servicio de Inteligencia venezolana (Sebin), Christopher Figuera, se encuentra en paradero desconocido desde el pasado 30 de abril cuando el presidente encargado Juan Guaidó y el líder opositor Leopoldo López encabezaron un fallido plan para sacar a Nicolás Maduro del poder. A contagotas ha dejado saber detalles de la operación cívico-militar que fracasó aquél día, sin embargo, no ha revelado si contó con su venia para la liberación de los presos políticos Leopoldo López e Iván Simonovis y si participó de las negociaciones previas para un posible gobierno de transición. «Mi General en Jefe, me imagino las múltiples presiones por las que debe estar atravesando. En las últimas horas el mundo ha estado expectante de su actuación», así comienza la carta que publicó el portal digital Al Navió este miércoles tras casi dos semanas sin noticias del exjefe del Sebin. El exjefe del Sebin dijo a Padrino López que no tenga miedo de ser llamado «traidor» porque «como él bien sabe la patria está secuestrada por cuatro bandidos». Estos grupos de poder que manipulan a Nicolás Maduro son su círculo político más cerrado: Vladimir Padrino López, ministro de la Defensa, Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Constituyente, Maikel Moreno, presidente del Tribunal Supremo de Justicia, Tarek El Aissami, actual ministro de Industria y los hermanos Delcy y Jorge Rodríguez, vicepresidenta y ministro de Comunicación respectivamente. «No tema a que lo condenen como me están condenando a mí (..) Mi General llegó la hora de actuar, le sugiero muy respetuosamente que usted junto al mando militar elabore la carta de navegación para la ruta de la reconstrucción del país y el reordenamiento del Estado», contínua. La última vez que Figuera apareció fue por medio de un vídeo que difundió en las redes sociales en el que le solicitó al presidente Donald Trump que levantara las sanciones a Venezuela. #9Mayo | Mensaje de Manuel Christopher Figuera, ex director del #SEBIN. "Basta de culpar al mundo de las desgracias de nuestro país" #CimaNewsDigital #EstamosUnidosVE pic.twitter.com/Di5kfosUuO? Cima News Digital (@digital_cima) May 9, 2019El gobierno de Venezuela ha dicho que Christopher Figuera se entregó «corriendo» y con los brazos abiertos a Estados Unidos para que le quitaran las sanciones, como en efecto el Departamento del Tesoro hizo.
21-05-2019 | Fuente: abc.es
Dimite el embajador de Maduro en Roma al no tener dinero para subsistir
«Mi mujer ha vendido las joyas y yo trato de vender el coche para sobrevivir». Así describe su penuria económica el embajador de Venezuela en Roma, Isaías Rodríguez, en la carta de dimisión que ha enviado a Nicolás Maduro. En una larga misiva, que no tiene desperdicio, el embajador, de 77 años, aduce para su adiós definitivo razones de salud, pero sobre todo económicas: «Estoy sin dinero» en la embajada, manifiesta el diplomático, representante de su país en Italia desde el año 2011. Isaías Rodríguez confirma su apoyo al presidente Maduro y explica que mantiene intacta «la fe absoluta en el chavismo», pero lamenta haber visto «demasiado marketing» en el séquito que rodeó a Chavez y ahora a Maduro. El dimitido embajador describe una dramática situación económica tanto personal como de la delegación diplomática. En los últimos días explicó que no podía pagar el salario del personal de la embajada ni siquiera el alquiler, a causa del embargo de Estados Unidos a Venezuela, al que se adhirió el Gobierno italiano. Las deudas de la embajada con las autoridades italianas son, según Isaías Rodríguez, de «casi nueve millones de euros». Para reflejar su penuria económica, aporta un par de datos: «Mi mujer acaba de vender las joyas que le había regalado su anterior marido para poder sobrevivir ante el embargo norteamericano y yo estoy tratando de vender el coche que compré cuando llegué a esta embajada». Dirigiéndose directamente a Maduro, el ya exembajador le espeta: «Como usted sabe no tengo una cuenta bancaria porque los ?gringos? me han sancionado y la banca italiana me ha cerrado las puertas». Concluye Isaías Rodríguez destacando que se marcha sin odios: «Dejo el cargo sin rencores y sin dinero». «Mi esposa acaba de vender las prendas que le regaló su exesposo para poder mantenernos frente al bloqueo norteamericano. Estoy intentando traspasar el vehículo que compré al llegar a la Embajada», dice el embajador en su carta a Maduro. En su etapa de embajador, Rodríguez defendió con ahínco el régimen chavista, negando que el país sufriera una crisis humanitaria. En un convenio organizado por el Congreso de los diputados en Roma, un asistente le gritó a Isaías Rodríguez tras negar en su intervención la crisis venezolana: «¡Vergüenza!». El entonces embajador le respondió alzando la voz: «En Venezuela no hay una crisis humanitaria; estamos teniendo una agresión para tomar nuestro petróleo como ocurrió en Irak. Venezuela es víctima de una guerra petrolera. Tenemos la culpa de poseer el mayor yacimiento petrolero del mundo». La carta de renuncia del embajador de Maduro Ciudadano, Nicolás Maduro Moros, Presidente Constitucional de la República Bolivariana de Venezuela Estimado Presidente: Desprovisto de alardes y con un inmenso respeto por esta batalla digna y valiente que ha librado contra el imperio declinante, me dirijo a usted en la oportunidad de presentar mi renuncia al cargo de Embajador Plenipotenciario de la República Bolivariana de Venezuela ante la República de Italia. Debo reconocer que nací para martillo y del cielo me caen los clavos. No he aprendido a regatear indulgencias y ello es terrible y agotador en la política del día a día. Afortunadamente, el dolor proporciona confianza y seguridad; el dolor es necesario y opcional, cuando los pasajes duros se atraviesan frente a nuestra dignidad. Sepa usted, Presidente, que sigo senderos rectos como los de una lanza. Su causa, que es la mía, me ha retenido como un campo de fuerza, como un imán. Con fe absoluta me he aferrado al chavismo, cual una tabla en este océano de contradicciones que rodea su Gobierno. He llegado, sin embargo, a comprender definitivamente que no puedo convertir el agua en vino, ni resucitar a los muertos. Muchos de sus discípulos tienen muy poco de apóstoles, y es cuando todos nos preguntamos ¿si es la iglesia o dios quien está fallando? Como San Pablo, el gran faquir, renuncio a mi trabajo de recaudador y me largo al infierno. Puede usted estar seguro que cantando enfrentaré cualesquiera de las muertes que me esperan ¡Ya no aguanto más! Se ha irrespetado la Embajada donde lo represento, y tengo 77 años. Mi frente está y estará en alto, no soy de los que se quedan mirando los zapatos. Toda la vida he rechazado las injerencias que pretendan humillar o alterar mi consciencia y mi espíritu. Quiero que sepa usted, que estoy y estaré a su lado. Pero espiritualmente. Es mi turno de ser abuelo. Lo he diferido mucho tiempo y no quiero morir sin ejercer este oficio que lo ha retardado la política. Me alisto en la Fuerza Espiritual de Operaciones Especiales para los Nietos. Necesito mucho de ellos para poder contar y escribir las historias de este tiempo, vivido desde 1.998 hasta la fecha en la cual suscribo esta carta. La fe, Presidente, es una lección, pero también una elección. No tengo nada de que arrepentirme; he sido feliz entregándome a una de las causas más bellas de la vida: la libertad de mi país. He querido ser un compañero leal y no un diletante adulador y temeroso. No me metí en esto para sacar una espada de una piedra y convertirme en el rey Arturo. Creo en su causa y puedo bailar mazurcas con Ana Karénina. La cruz que he cargado durante estos años la acepto con benevolencia y afabilidad, como un gesto de gracia. No soy de quienes se rajan la camisa para luego decir: ?mira lo que hice por ti?. He visto mucho marketing al lado suyo y también al lado de Chávez. La gente constantemente se bautiza, pero jamás se libera de sus pecados; sepa usted, Presidente, que su pueblo no solo es insobornable sino, también, difícil de engatusar. Mucho más allá de los partidos, ese pueblo, es una gran familia que debe superar el odio. Con el tiempo sabremos quienes somos, y a quienes nos hemos parecido, a Bolívar o a Santander. Me voy (del cargo) sin rencores y sin dinero. Mi esposa acaba de vender las prendas que le regaló su ex esposo, para poder mantenernos frente al bloqueo norteamericano. Estoy intentando traspasar el vehículo que compré al llegar a la Embajada y, como usted sabe, no tengo cuenta bancaria, porque los gringos me sancionaron y la banca italiana me echó de su lonja. Clavaron mi honestidad en una pica, pero cuando muera sabrán exactamente cual patrimonio dejo a mis hijos. Guardaré los recuerdos que de usted tengo en una caja con pelotas de naftalina. No tiene usted que aceptar o reprobar esta carta. La haré pública porque es definitiva. No es irrevocable porque nada es irrevocable en la vida. Es simplemente definitiva, señor Presidente. No me vea ni me sienta vulnerable. Esa expresión es ?neonazi? y no suena bien. Créame que me siento orgulloso de haber sido su Embajador y su compañero, y que, en este momento, siento como si me quitara una de las tantas contracturas que tengo (son tres) en la columna. Renuncio, Presidente, a mis dosis de insomnio, estrés, aflicción y a las víboras con cabeza triangular que desde hace mucho tiempo lo acompañan. Me voy ?pelado?, como el ala de un murciélago, como si una ola turbulenta me empujara; sin ningún tormento, con la verdad de lo íntimo, de lo justo y de las convicciones intactas. Le juro que continuaré perfeccionando mi dignidad para reconocerla en mis silencios y poseerla hasta mis últimos días, y para emplearla como escudo y hacha frente a los adversarios (no tengo enemigos Presidente). Su amigo Julián Isaías Rodríguez Díaz
21-05-2019 | Fuente: abc.es
Maduro reta a la oposición y adelanta las elecciones a la Asamblea Nacional opositora
Un nuevo pulso de Nicolás Maduro a la Asamblea Nacional. El líder chavista anunció anoche la convocatoria de elecciones a esta institución que ahora está bajo control de la oposición. «Vamos a hacer elecciones, vamos a elecciones adelantadas de la Asamblea Nacional», ha afirmado Maduro durante un acto en el Palacio de Miraflores de Caracas en el que conmemoraba el primer aniversario de su victoria en las elecciones presidenciales del 20 de mayo de 2018. Con esta decisión, Maduro reta a la oposición a medirse en las urnas con el oficialismo antes de diciembre de 2020, cuando expira el actual mandato de la Asamblea Nacional. «Vamos a medirnos electoralmente. Vamos a legitimar la única institución que no se ha legitimado en los últimos cinco años. Vamos a elecciones anticipadas de la Asamblea Nacional para ver quien tiene al pueblo, para ver quién tiene los votos, para ver quién gana», ha retado Maduro, que considera que esta sería la «solución pacífica y democrática» a la actual situación en Venezuela. Poco después de la alocución de Maduro, Juan Guaidó reprochó su actitud al dictador: «¿De verdad el usurpador se atreve a ponerse en la boca la palabra ?elecciones?, después de que su dictadura y el CNE decidieran quitarle al pueblo de Amazonas el derecho a ser representado hasta el sol de hoy?», se preguntó Guaidó. «¡Cese de la usurpación en Miraflores y en el CNE!», ha apostillado el lídder opositor en referencia al Palacio Presidencial de Miraflores y al Consejo Nacional Electoral, encargado de la organización de las elecciones según la Constitución venezolana. Por el momento, Guaidó no ha rechazado concurrir explícitamente a los comicios. La Asamblea Nacional se renovó en las elecciones legislativas de 2015, que fueron reconocidas como válidas por Gobierno y oposición y dieron la mayoría parlamentaria a esta última. Desde 2016 su poder legislativo ha sido jurídicamente cuestionado por el Gobierno de Maduro, debido a que al momento de la juramentación el Parlamento se encontraba en desacato al Tribunal Supremo de Justicia por presuntas irregularidades en su elección, esto último a pesar de que la Constitución de manera explícita señala que el año legislativo inicia el 5 de enero de cada año y se escoge una nueva directiva. La actual Asamblea se instaló el 5 de enero de 2016 y debería ejercer sus funciones hasta el 5 de enero de 2021. Control de la gasolina Mientras, la falta de gasolina es caótica en toda Venezuela a excepción de su capital, lo que ha llevado a los militares a controlar el racionamiento del combustible en las estaciones de servicio del interior para mantener el orden público y evitar las protestas. En el pueblo de San Cristóbal, estado de Táchira, los venezolanos han hecho cola durante cuatro días para llenar el depósito de sus coches, en Mérida decidieron bloquear la ciudad en protesta por la falta de gasolina y la reabrirán cuando las autoridades envíen el combustible. El racionamiento de 20 litros por vehículo ha impulsado el control militar en las gasolineras para mantener el orden público porque muchos quieren colearse y pagar sobornos a los empleados de las estaciones para ser los primeros o evadir el límite del suministro. En Caracas la escasez no es total como en el interior, que afecta a la mayoría del 75% de los venezolanos. La demanda nacional de 370.000 litros diarios de combustible ha caído por debajo del 50% por las restricciones. La estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa) ha negado la escasez. Afirma en su comunicado que las reservas de combustibles alcanzan para cubrir la demanda nacional. La producción nacional ha caído de tres millones de barriles hace 20 años a poco más de 500.000 barriles diarios ahora.
20-05-2019 | Fuente: abc.es
Agentes de Inteligencia allanan y saquean la casa de un capitán de la GNB que liberó a Leopoldo López
La persecución contra la familia del capitán de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), Antonio Sequea, continúa. Si hace unos días, su esposa Verónica Noya denunciaba el allanamiento de la casa de sus padres, donde se encontraba refugiada junto a sus tres hijos, tras el levantamiento cívico militar del pasado 30 de abril, en el que su marido participó y ayudó a liberar al opositor Leopoldo López, la presión del régimen sobre ella y sus tres hijos menores de edad no ha cesado. «Este jueves allanaron la vivienda en la que yo vivía con mis hijos, en Caracas, y fueron incluso más agresivos -relata Verónica a ABC por teléfono-. Se llevaron videojuegos, libros de los niños, televisores.. Fue un saqueo. Iban como amenazando a mis hijos porque es la única manera de que mi esposo se entregue», subraya. «Me parece muy grave que estén buscando a mis hijos para secuestrarlo, para que él se entregue». Verónica asegura que tiene «identificadas» a las personas que están «a cargo del procedimiento». Todos ellos serían funcionarios de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim), organismo conocido por las torturas que aplica a los disidentes y en especial a los militares que han querido desertar del régimen chavista. La esposa del capitán Sequea señala a cuatro personas en concreto como las que estarían implicadas en el allanamiento de su casa: «el Mayor Barrios y el Mayor Granko Arteaga, el Coronel Franco Quintero . director de Investigaciones de la Dgcim; y el Coronel Guerrero Hannover», menciona. El viernes por la mañana los agentes del Dgcim habrían proseguido con el saqueo, «llevándose los carros del aparcamiento, y aterrorizando a todo el edificio. Amenazando a los vecinos. Son ellos los que se están ensañando. Lo que hacen ya es delicuencia», denuncia Verónica Noya. La esposa del capitán de la GNB Antonio Sequea afirma que sigue «sin tener contacto» con su marido, al que vio por última vez el sábado anterior al levantamiento cívico militar, liderado por el presidente interino Juan Guaidó, cuando salió para trabajar en el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), donde está adscrito desde hace un año. El capitán Antonio Sequea fue uno de los agentes del Sebin que partciparon en la liberación del opositior Leopoldo López , que se encontraba en arresto domiciliario desde 2017, después de haber pasado tres años en la cárcel de Ramo Verde acusado de instigar las protestas de febrero de 2014, lo que le valió una condena de casi 14 años de prisión. Ningún contacto con Guaidó Sobre si Guidó se ha puesto en contacto con ella, después de denunciar la persecución a la que está siendo sometida su familia tras la colaboración de su esposo en el levantamiento del 30 de abril, afirma que «para nada. Yo sigo sobreviviendo con mis propios medios. Tratando de resguardarme y de cuidar la vida de los niños, que es lo que más me preocupa». Confirma que ella «está bien» y «segura donde me encuentro», sin desvelar el lugar, por seguridad. «Frente a este tipo de gente no sé cuanto timpo lo voy a estar. Me siento asfixiada, y por eso quiero que lo sepan los medios. Si algo me pasa, hago responsable a estas personas. Si han vuelto por segunda vez al edificio, es que están buscando a mis hijos. Me parece terrorífico». En ningún momento Verónica reprocha que nadie del Parlamento legítimo de Venezuela o de la oposición se haya puesto en contacto con ella para preocuparse por su situación. «Estamos pasando por un momento tan complicado que cada quien está enfocado en salir del problema. Quizá no se han dado cuenta del sacrificio que me ha tocado hacer. Sin embargo, si tengo que hacerlo por la libertad del país, lo seguiré aguantando. Seguiré en pie de guerra por mis hijos, por el país. Pero quiero que sepan que hago responsable al gobierno de Nicolás Maduro de lo que me pueda pasar a mí y a mis hijos».
19-05-2019 | Fuente: abc.es
La censura de Maduro se recrudece contra los medios y los periodistas
Giovanni Durán, periodista de la televisora pública ViveTV, nunca pensó que un simple comentario suyo en un chat privado sobre el racionamiento eléctrico fuese motivo de despido bajo la acusación de presunta «deslealtad política» con el régimen de Nicolás Maduro. Su caso es uno más de decenas de periodistas que han perdido su empleo por expresar su opinión en las redes sociales, según ha reportado el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP), cuya lista de afectados, no solo de cesantes sino de arrestados, ha aumentado por la represión y los ataques del oficialismo contra los medios en lo que va de año. En conversación con ABC, el periodista Luis Carlos Díaz, uno de los ciberactivistas más influyentes del país, dijo que la censura chavista es «monstruosa» en Venezuela. Trabaja en el circuito Unión Radio. El 11 de marzo fue detenido durante 30 horas, acusado por el régimen de estar presuntamente involucrado en el sabotaje del sistema eléctrico nacional. Gracias a la movilización internacional, incluida la ONU, Luis Carlos Díaz pudo salir en libertad condicionada a presentarse cada 8 días a un tribunal de Caracas, no poder salir del país y tampoco hablar a la prensa sobre su caso por el presunto delito de «instigación al orden público», que conlleva penas de hasta 6 años de prisión. Hasta la primera semana de marzo el Instituto de Prensa y Sociedad en Venezuela (IPYS) ha reportado unas 155 violaciones y ataques contra la prensa, de las cuales unos 37 periodistas, nacionales y extranjeros fueron detenidos arbitrariamente por parte de funcionarios de seguridad del Estado y simpatizantes oficialistas. No hay prensa libre Ya no hay prensa libre en Venezuela. La última censura lanzada por Conatel (Consejo Nacional de Telecomunicaciones) es prohibir llamar a Nicolás Maduro de «usurpador» o a Juan Guaidó como presidente interino en las radios y televisoras tanto públicas como privadas so pena de cierre al que transgreda las normas oficiales. El veto se extiende a los que participan en los foros, tertulias o entrevistas. Los invitados a los programas no pueden hablar de juicios, apoyo extranjero, levantamiento militar, golpe, referendo, elecciones y una larga lista de términos prohibidos como dictadura, denuncia el periodista Nelson Bocaranda, que lleva su programa radial diario, donde hace malabarismo lingüístico para evadir al censura. Conatel no ha publicado el oficio sobre la nueva modalidad de censura a las emisoras de radios y las pocas televisoras que todavía quedan abiertas, tomando en cuenta que el 90% de sus licencias han caducado y la renovación está condicionada a portarse bien con el régimen. Las restricciones a la libertad de expresión y de prensa empeoraron en enero pasado cuando tomó posesión Juan Guaidó como presidente de la Asamblea Nacional y luego el 23 de enero fue juramentado como presidente encargado de Venezuela. Desde ese entonces las protestas masivas en la calle han sido reprimidas de manera violenta. Y los reporteros, que están al frente de la batalla equipados con máscaras anti gas y chalecos antibalas, son los primeros en caer en las garras de los cuerpos represivos que roban sus teléfonos y cámaras. Para el periodista Edgar López, ?las categorías de violencia contra la prensa incluyen agresión física, violencia contra la mujer periodista, robo de equipos y hostigamiento, detención arbitraria, desaparición forzada, muerte, intimidación y precarización del trabajo?. Edgar López junto a 385 periodistas más elaboraron un manual para prevenir y saber cómo enfrentar a los represores en la calle. Según el SNTP hasta el 2018 se han registrado 2.020 ataques contra la prensa. Falta de acceso a fuentes oficiales El ciberactivista Luis Carlos Díaz la mayor censura es la falta de acceso a las fuentes oficiales. Dijo a ABC «no tenemos cifras económicas ni sobre salud. Lo peor es el ocultamiento y la oscuridad informativa del régimen». Otra forma de censura es negar las divisas para importar papel a los periódicos. El último en cerrar fue el diario Panorama, que pese a su lealtad con el régimen, no tuvo otra opción que emitir su última edición impresa esta semana. Con este diario regional del Zulia, mueren los periódicos en el país. Unos 60 periódicos con más de 100 años de tradición yacen bajo tierra. La crisis ha obligado a todos los diarios venezolanos a mudarse al formato digital donde compiten con los nuevos medios electrónicos, que tampoco pueden escapar a la censura porque el régimen los bloquea tan pronto se vuelven críticos. Esta semana ocurrió un milagro: Maduro desbloqueó los medios digitales para que pudieran verse por internet porque se encontraban de visita en Caracas los delegados europeos del Grupo de Contacto Internacional de la UE. Así no se llevarían tan mala impresión de la censura chavista. El aparato de propaganda, censura y represión contra los medios lo integran Conatel, el Ministerio de Comunicación e Información, y el sistema judicial que controla Diosdado Cabello, el número dos del régimen que a su vez es el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, el vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela. El programa televisivo de Cabello «Con el mazo dando» marca a los que van a ser detenidos y perseguidos tanto a los periodistas como políticos opositores. Los órganos represivos que ejecutan sus órdenes son la policía secreta del Sebin, el contraespionaje militar (Dgcim), la Guardia Nacional, la policial Fuerza de Acciones Especiales (Faes) y los «colectivos» paramilitares
19-05-2019 | Fuente: abc.es
Médicos, los otros «soldados» del régimen cubano en Venezuela
La intervención de Cuba en la política y desarrollo de Venezuela desde hace años es algo que nadie cuestiona ya. A la presencia de militares en puestos clave del Ejército venezolano, se suman los agentes infiltrados que llegan al país para sofocar cualquier posible rebelión de los militares contra el régimen chavista, así como para castigar ?y torturar? a los que se planteen desertar, como ha sucedido durante los últimos meses. Pero esa presencia va más allá y se extiende a otros ámbitos, como es el de los médicos enviados por el régimen cubano a través de sus conocidas como misiones internacionalistas. Comenzaron a operar en Venezuela hace casi dos décadas bajo la supervisión y las órdenes del régimen cubano, que acaba de ser denunciado, por Cuban Prisoners Defenders y la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), ante la Corte Penal Internacional (CPI) por la comisión de «crímenes de lesa humanidad». Esta denuncia, presentada el pasado martes en la sede de la Organización de Estados Americanos (OEA), además de describir el estado de esclavitud en el que durante años han vivido miles de médicos ?que perciben solo entre el 10% y el 25% de su salario, embolsándose el régimen cubano el resto?; a lo que se suma la persecución y las represalias, detalla de las funciones ?extrasanitarias? a las que eran obligados. Adoctrinamiento político Una de ellas es el «adoctrinamiento» político de la población que deben atender, especialmente en Venezuela. Entre el centenar de testimonios recopilados en la denuncia, destaca el del doctor C.R.D., que participó en las misiones en Venezuela. C. R. D. asegura que en época de elecciones se les daba una lista de las casas que tenían que visitar cada día, en la que se incluía una serie de claves para identificar a los pacientes: los «enfermos» eran anti-chavistas declarados; los «sanos», chavistas reconocidos; y «en riesgo», aquellos que no se sabía cuál iba a ser su voto. Las órdenes eran claras:a los «enfermos» no se les visitaría por no ser «útil» hacerlo; a los «sanos» se les regalarían vitaminas; y a los «en riesgo», además de vitaminas se les daría una charla sobre lo que pasaría si la oposición ganaba las elecciones. C. R. D. subraya que con la llegada de Maduro al poder, en 2013, la situación empeoró. El chantaje que debían ejercer sobre los pacientes consistía en decirles que si este perdía las elecciones, se rompería la relación con Cuba. «No vas a tener más medicamentos, no vas a tener más salud gratuita», les intimidaban. Otro médico, el doctor Arias, en declaraciones al New York Times, corrobora esta versión y explica cómo los superiores cubanos y venezolanos les indicaban que los recursos sanitarios debían usarse como arma política para obligar a los pacientes a votar por el gobierno chavista en las elecciones de 2018, cuyos resultados finales no reconoció gran parte de la comunidad internacional por considerarlos fraudulentos. Arias recuerda cómo un paciente de 65 años, con insuficiencia cardiaca y que necesitaba oxígeno con urgencia, llegó a la clínica en la que él trabajaba. «Sí había oxígeno, pero no me permitían usarlo. Había que dejarlo para las elecciones», señala. Hasta 16 médicos narran la presión que debían ejercer sobre la población venezolana a la que visitaban, casa por casa, advirtiéndola de que si no votaban por Maduro les cortarían el acceso a los servicios médicos. Las irregularidades van aún más lejos. Desvelan incluso que algunos de ellos, así como otros médicos extranjeros, recibieron carnets de votación falsos para participar en la elección. 225 médicos en 16 años Las misiones médicas de Cuba, que trabajan en más de un centenar de países, comenzaron a colaborar en Venezuela en 2003, cuando Hugo Chávez ya era presidente, y durante estas casi dos décadas han desembarcado en el país más de 225.000 facultativos, según confirmó el pasado mes de abril el propio Julio García, responsable de las misiones en Venezuela. En la actualidad once de estas misiones, llamadas «Barrio adentro», siguen funcionando en el país. El presidente Maduro, en el centro, el pasado 17 de abril en la celebración del XVI aniversario de la creación de las Misiones Barrio Adentro. El primero, por la derecha, es el reponsable de las misiones en Venezuela, Julio García - Foto: Nicolás Maduro Hace unas semanas, el expresidente Raúl Castro ?una de las personas denunciadas ante la CPI, además del actual mandatario cubano Miguel Díaz-Canel?, destacaba su labor humanitaria, que el secretario general de la OEA, Luis Almagro , cuestionaba el martes:«Las misiones han servido como pretexto para una verdadera intervención como es en el caso venezolano». Una intervención en la que los médicos se han convertido en agentes activos del régimen cubano. «Somos soldados del Ejército de Maduro para defender a Venezuela de los gringos y de quien sea», corrobará hace unos días Julio García.
1
...