Infortelecom

Noticias de nicaragua

16-07-2018 | Fuente: abc.es
Al menos 10 muertos en enfrentamientos civiles en Nicaragua tras una nueva jornada de protestas
La Asociación Nicaragüense Por Derechos Humanos (ANPDH) ha asegurado este domingo que al menos 10 personas han perdido la vida a manos de agentes de Policía y paramilitares a favor del Gobierno del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, en una nueva jornada de protestas contra su gestión enmarcadas por la violencia. Álvaro Leiva, secretario de la ANPDH, ha declarado ante una televisión local que los fallecidos perdieron la vida en una serie de ataques por parte fuerzas gubernamentales a la comunidad de Monimbó y la cercana ciudad de Masaya, que estaban bajo asedio desde primera hora del domingo. «Estamos hablando de más de 10 fallecidos en este momento», ha afirmado Leiva. «Es muy importante que el derramamiento de sangre que hoy se está dando en el barrio Monimbó y en la ciudad de Masaya está siendo reforzado todavía por 22 camionetas de fuerzas combinadas que están ingresando», ha añadido, advirtiendo que esa medida podría aumentar la tensión en la zona. Más tres meses de enfrentamientos entre partidarios de Ortega y manifestantes que piden su dimisión han dejado tras de sí más de 300 muertos, de acuerdo con grupos de derechos humanos, sumiendo al país centroamericano en su mayor crisis política desde el triunfo de la revolución sandinista hace cuatro décadas. Este mismo sábado, obispos católicos negociaron la liberación de docenas de estudiantes nicaragüenses que tuvieron que pasar una angustiosa noche dentro de una iglesia en Managua bajo asedio de grupos armados progubernamentales, en el que perdió la vida al menos un joven, de acuerdo a un grupo de derechos civiles. Tras conocerse lo sucedido en Monimbó y Masaya, a unos 27 kilómetros de la capital Managua, miembros del movimiento de estudiantes que pide la salida de Ortega del poder convocaron una nueva manifestación en apoyo de los jóvenes atrapados.
15-07-2018 | Fuente: abc.es
España y la Unión Europea condenan la violencia política en Nicaragua contra los estudiantes
El Gobierno de España ha expresado este domingo su condena a todos los hechos de violencia acaecidos recientemente en Nicaragua y reiterado «la necesidad de que se respeten los derechos de reunión, manifestación y libertad de expresión así como que se investiguen y juzguen todas las muertes acaecidas en esta crisis desde el 18 de abril». Casi tres meses de protestas antigubernamentales han dejado más de 350 muertos, según organizaciones de derechos humanos nicaragüenses. La CIDH ha confirmado ya 264 fallecidos. El ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación ha apuntado en un comunicado que «el Gobierno de España considera que la crisis que vive Nicaragua requiere de soluciones políticas y hace un llamamiento al cese de toda violencia y a que se retome la vía del diálogo nacional». España también ha expresado su apoyo a los organismos supranacionales que colaboran para solucionar la crisis, entre ellos la Secretaría General de la Organización de Estados Americanos y la Comisión Interamericana, así como el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos: «Reconocemos muy especialmente la labor de mediación que realiza la Conferencia Episcopal de Nicaragua y reiteramos nuestra voluntad deseguir apoyando el desarrollo de este Diálogo», ha añadido el Gobierno. Condena de la Unión Europa Por su parte, la Unión Europea (UE) ha tachado de «deplorables» los ataques a estudiantes y civiles durante las últimas horas en Nicaragua e instado a las autoridades a «garantizar la seguridad de la población», además de pedir el cese de la violencia. «Los actos de violencia contra estudiantes y civiles en Nicaragua, así como el retraso en la asistencia médica urgente para los heridos son deplorables», ha afirmado en un comunicado la portavoz de la alta representante de la Unión para Asuntos Exteriores, Federica Mogherini. En ese sentido, ha asegurado que los Veintiocho esperan que las autoridades del país americano «garanticen la seguridad de la población y el respeto por los derechos fundamentales». La portavoz ha exigido «toda violencia debe parar ahora. Reiteramos nuestro llamamiento a una solución pacífica y democrática para la situación en el país en el marco del diálogo nacional».
15-07-2018 | Fuente: abc.es
Al menos 60 estudiantes liberados tras el ataque a una universidad en Nicaragua que deja dos muertos
Al menos 60 estudiantes opositores han sido liberados este sábado en Managua tras pasar más de doce horas atrincherados en la iglesia Divina Misericordia, al sur de la capital nicaragüense. Los jóvenes ocupaban la capitalina Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua desde hace semanas. Allí habían levantado barricadas con adoquines y se defendían con morteros en protesta contra el Gobierno del presidente Daniel Ortega. En la tarde del viernes, un grupo de civiles progubernamentales armados ?que la oposición considera paramilitares? se presentó disparando en uno de los accesos a la universidad. Un grupo de jóvenes se refugió en la cercana iglesia de la Divina Misericordia junto a un grupo de sacerdotes y periodistas. Según su versión de los hechos, los grupos de civiles armados no dejaron de disparar durante horas. Al menos dos estudiantes perdieron la vida en la operación y 16 resultaron heridos. Los jóvenes fueron liberados tras diez horas de negociación entre el Gobierno del presidente Daniel Ortega, la Conferencia Episcopal Nicaragüense, y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), con apoyo de Naciones Unidas y el Nuncio del Vaticano en el país centroamericano. Dos autobuses les trasladaron hacia la catedral de Managua, donde esperaban sus familiares visiblemente emocionados. Madres, padres y abuelos se agolpaban en la verja del templo para ver a sus seres queridos, que muchos habían dado por muertos. «Nos atacaban desde los edificios que hay detrás del polideportivo. Queremos que el pueblo de Nicaragua se una a esta batalla. Nosotros no contábamos con armamento. Ellos nos dispararon durante más de 15 horas y nos mataron a nuestros hermanos», ha declarado uno de los jóvenes enmascarados liberados. «No hubiéramos aguantado una noche más. Nos despedimos de nuestros familiares. Sentíamos que habíamos muerto. Estaban entrando. Sabíamos que íbamos a morir por la patria. Les pedí perdón», ha apuntado otro de los estudiantes, recalcando que luchaba por una Nicaragua libre. «Nosotros mirábamos a los paramilitares. Los tuvimos a unos 20 pasos y no eran nicaragüenses. Ellos eran cubanos. Nosotros los vimos y los escuchamos hablar. Los tuvimos muy de cerca», ha señalado por su parte otra estudiante liberada, que había sido la protagonista horas antes de un vídeo publicado en Facebook donde un grupo de jóvenes tras una barricada se despedía de sus familiares ante una muerte que creían inevitable mientras sonaban los disparos. «No vamos a dejar que nos sigan cazando como animales. Nosotros no somos animales. Tampoco somos delincuentes. Ni los terroristas que ellos dicen que somos», ha dicho la joven. «Ellos nos disparaban con dragunov, nos tiraron con mini uzis, con AK47 y no sabemos qué otro tipo de armamento. El padre tuvo que salir con una bandera blanca pidiendo que cesara el fuego», ha añadido. Poco a poco se ha ido permitiendo el acceso a las dependencias del obispado a los familiares de los jóvenes. Los padres, llorando, se abrazaban a sus hijos, tras una noche pasada en vela. Horas antes decenas de ciudadanos habían intentado marchar hacia la iglesia de la Divina Misericordia para pedir la liberación de los estudiantes. Una comitiva policial les cerró el paso en los semáforos de Villa Fontana, a unos 300 metros del templo. Allí pasaron varias horas, mientras se iban uniendo más personas, entre ellas representantes de los organismos de Derechos Humanos. «Estamos con el alma destrozada. Pero además con una sensación de impotencia. El uso de los mecanismos de defensa formal de Derechos Humanos e incluso los mecanismos de defensa internacional se están agotando. No hay una respuesta oportuna», ha lamentado Vilma Núñez de Escorcia, presidenta del Consejo Nicaragüense de los Derechos Humanos. «No podemos dar un paso atrás. Pero nos preguntamos qué podemos hacer para que ese heroísmo que los muchachos han demostrado anoche que nos llamaban por teléfono diciéndonos que los había mandado a matar Daniel Ortega, no sea en vano», ha añadido. Aquellos concentrados en las inmediaciones de la iglesia de la Divina Misericordia para pedir la liberación de los estudiantes portaron decenas de banderas nicaragüenses. En el lugar se presentaron varios sacerdotes, que no dejaron de orar mediante un sistema de sonido instalado en el lugar, que también reprodujo el himno de Nicaragua en varias ocasiones. No se produjo incidente violento alguno en el lugar. «Lo que estamos viviendo en Nicaragua es una violencia desproporcionada del régimen que busca perpetuarse en el poder a través de la masacre del pueblo nicaragüense. Hay que decir que el pueblo ha estado resistiendo de manera cívica, pacífica. Vamos a seguir resistiendo de esta manera pero necesitamos de todo el apoyo internacional que podamos recibir porque Ortega está masacrando al pueblo de Nicaragua», ha señalado, por su parte, la activista Mónica López. Casi tres meses de protestas antigubernamentales han dejado más de 350 muertos, según organizaciones de derechos humanos nicaragüenses. La CIDH ha confirmado 264 fallecidos. El oficialismo considera «terroristas» de derecha financiados por otros países a quienes protestan en las calles. Han denunciado violaciones de derechos humanos por parte de los manifestantes ante la Organización de Estados Americanos. Las autoridades difundieron este viernes fotografías con las armas supuestamente encontradas en la Unan. En las imágenes aparecían varios morteros, como se conoce en Nicaragua a unas armas de fabricación casera a base de petardos, que sólo son mortales si se disparan a corta distancia y a bocajarro. En las fotografías se pueden apreciar también al menos dos escopetas, una metralleta y un revólver. Los estudiantes han negado en todo momento haber tenido esas armas escondidas en la universidad.
14-07-2018 | Fuente: elpais.com
Videla, Ortega y la CIDH
El terrorismo de Estado en Nicaragua
14-07-2018 | Fuente: abc.es
La represión de Ortega no se detiene ni ante los muros de las iglesias
«Disparo certero en la cabeza. Sus companeros lloran de impotencia. Los doctores tratan de salvarle la vida». Así relataba este sábado por la mañana (tarde en España) el corresponsal de la BBC en Nicaragua, Ismael López, a través de su cuenta de Twitter, la muerte de uno de los dos jóvenes que cayeron por las balas de paramilitares afines al Gobierno del presidente Ortega. «Gerald era de Masaya, tenia 20 años y estudiaba para ser técnico en construcción en la UNAN», añadía más tarde el periodista. Disparo certezo en la cabeza. Sus companeros lloran de impotencia. Los doctores tratan de salvarle la vida. pic.twitter.com/ikWqQ9GScB? Ismael López (@lopezismael) 14 de julio de 2018«Lamentamos el fallecimiento del joven Gerald Vázquez esta mañana en nuestra parroquia víctima del ataque despiadado sufrido en la iglesia por más de 16 horas continúas», confirmaba después la Arquidiócesis de Managua a través de un comunicado. Pero Gerald no sería el único en morir por los disparos de los paramilitares. El cardenal Leopoldo Brenes, presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), mediadora en la crisis abierta entre la oposición y el gobierno de Orteg a, era el encargado de confirmar la muerte no de uno, sino de dos jóvenes, así como la existencia de numerosos heridos. El segundo joven fallecido, confirmado por la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH) pero no identificado, habría muerto en las barricadas levantadas en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN), según informó la prensa local, donde llevan semanas encerrados docenas de estudiantes pidiendo la salida del presidente Daniel Ortega. Los paramilitares iniciaron el ataque al mediodía del viernes y duró unas 18 horas, según los medios locales. Algunos jóvenes lograron salir del recinto y se refugiaron en la parroquia Divina Misericordia, donde varios médicos atendieron a los heridos. Jóvenes, curas y periodistas Ismael López ha sido uno de los altavoces de esta tragedia. Él, junto a otros tres periodistas, permaneció encerrado durante horas junto a decenas de jóvenes que protestaban contra el régimen de Ortega, primero en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN) y después en la iglesia. «Docenas de estudiantes nicaragüenses, junto con sacerdotes y periodistas están atrapados ahora mismo en el interior de la UNAN mientras paramilitares disparan fuera. A las ambulancias no les permiten entrar y hay heridos», relataba también el corresponsal del «Washington Post», Joshua Partlow, a las ocho y media de la tarde del viernes (cuatro y media de la mañana, hora española). Acosados por las balas, los jóvenes y los periodistas corrieron a refugiarse en una iglesia cercana, la parroquía de la Divina Misericordia de Managua, pensando que allí estarían seguros. Pero no fue así. Dozens of Nicaraguan students, along with priests, doctors, and journalists, are trapped right now inside the National Auntonomous Univiersity of Nicaragua with paramilitaries shooting outside. Ambulances not allowed in and there are injuries.? Joshua Partlow (@partlowj) 14 de julio de 2018«Estoy con los estudiantes y sacerdotes dentro de una iglesia nicaragüense y la gente está disparando cerca. El cura está hablando por la radio y pidiendo ayuda», escribió en su cuenta de Twitter Partlow, antes de que el Gobierno le permitiera salir. Pero no así a sus colegas nicaragüenses, que continuaron siendo víctimas del hostigamiento progubernamental y eran testigos de imágenes de gran dureza, con jóvenes heridos que recibían los primeros auxilios pero no podían ser evacuados. Estudiantes heridos no pueden ser trasladado al hospital porque no se permite ingreso de ambulancias @PauloAbrao @silviojbaez @CIDH pic.twitter.com/c29QyELih2? Ismael López (@lopezismael) 14 de julio de 2018«Los jóvenes aquí mandan audios a su familia despidiéndose. Temen lo peor. Al fondo una que ya fue torturada dice muy segura: primero me suicido y no me dejo agarrar viva, mostrando un pedazo de vidrio que ya tiene preparado», escribió López, que minuto a minuto, hora a hora, fue describiendo todo lo que sucedía al resto del mundo y también a organismos internacionales como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). «Nos dan de desayuno una lluvia de balas. Ráfagas interminables de bala desde el parque contiguo a la iglesia», comentó en un mensaje en el que etiquetó a Paulo Abrao, secretario general de la CIDH, para alertarle de lo que estaba sucediendo. Liberación Horas más tarde llegaron a la iglesia miembros de la CIDH y de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH), y gracias a la mediación del presidente de la Conferencia Episcopal, el cardenal Leopoldo José Brenes, y el nuncio apostólico Stanislaw Waldemar Sommertag , los jóvenes fueron liberados ?entre cánticos religiosos y el himno nacional? y trasladados a Catedral de Managua, según informó Silvio José Baez, obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua. #MESENI de la @CIDH y @OACNUDH seguirán ahora a la Iglesia Divina Misericordia donde están refugiadxs estudiantes, periodistas y heridos de los ataques que empezaron ayer en la #UNAN. Acompañamos la Com. de Verificación y Seguridad de la @de_mediacion y Cardenal de @CENicaragua. pic.twitter.com/t4xKc7xAio? Paulo Abr?o (@PauloAbrao) 14 de julio de 2018Baez criticó muy duramente al Ejevutivo nicaragüense ante este incremento «injustificable» de violencia, que ya acumula más de 350 muertos: «El Gobierno de Nicaragua atraviesa el límite de lo inhumano y de lo inmoral. Represión criminal desde la noche del viernes contra civiles, la mayoría estudiantes, es condenable bajo todo punto de vista», colgó en su cuenta de Twitter, al mismo tiempo que hacia un llamamiento: «¡La comunidad internacional no puede ser indiferente!». Gobierno de Nicaragua atraviesa el límite de lo inhumano y de lo inmoral. Represión criminal desde la noche del viernes contra civiles, la mayoría estudiantes, es condenable bajo todo punto de vista. ¡La comunidad internacional no puede ser indiferente! @OAS_official @ONU_es? Silvio José Báez (@silviojbaez) 14 de julio de 2018Mientras la parroquia era asediada durante horas por los paramilitares, a un kilómetro de distancia, en la misma ciudad de Managua, tenía lugar una vigilia improvisada a la espera de que los jóvenes pudieran ser evacuados. Esta última demostración de extrema violencia por parte del gobierno de Ortega coincide con un paro de 72 horas que comenzó el pasado viernes y está previsto que concluya hoy, con el que la oposición quiere presionar para que se adelanten las elecciones prevista para 2021 a el próximo año. En paralelo a la huelga han seguido celebrándose manifestaciones y protestas en todo el país, que los seguidores del presidente nicaragüense han querido neutralizar con una contramarcha organizada, el pasado viernes, por el oficialista Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).
14-07-2018 | Fuente: abc.es
Dos muertos durante los enfrentamientos en Nicaragua tras el discurso de Daniel Ortega
Dos personas murieron hoy en la ciudad nicaragüense de Masaya, símbolo del levantamiento popular contra el Gobierno, según una asociación de derechos humanos, al enfrentarse opositores y fuerzas de seguridad tras el discurso del presidente Daniel Ortega con el que acabó la fiesta del «repliegue». El enfrentamiento tuvo como epicentro el Parque Principal de Masaya, donde desemboca el barrio indígena de Monimbó, todavía lleno de barricadas y el último gran bastión de los manifestantes que se han levantado contra Ortega para exigir su renuncia. Horas antes de la llegada de Ortega a Masaya hubo un conato de combates entre los opositores y los policías antimotines desplegados, si bien en ese caso no intervinieron los centenares de paramilitares y parapolicías que rodeaban la ciudad. De acuerdo con la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH), al menos dos personas murieron en el enfrentamiento, en el que, según pudo constatar Efe, se utilizó armamento pesado. Desde que comenzaron las protestas contra Ortega el pasado 18 de abril, al menos 351 personas han muerto en la represión contra los opositores, según ONG. Todo comenzó cuando Ortega concluía su discurso en una oficina policial, rodeado de un fuerte plan de seguridad compuesto por las denominadas «fuerzas combinadas», que integran a policías, parapolicías, antimotines y paramilitares. En esta ocasión, el presidente también contaba con un círculo de seguridad compuesto por miembros de la Juventud Sandinista, vestidos de negro, identificados con sus logos y armados con pistolas. Cuando Ortega pronunciaba sus últimas palabras, sonó un disparo que desató la tensión en la caravana oficialista, compuesta por miles de simpatizantes. La imagen contrastó con la que registraron las cámaras de los medios oficialistas a su llegada, cuando conducía sonriente acompañado por su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo. Inmediatamente los policías buscaron cobijo de las balas para escoltar a Ortega, mientras otro grupo se dirigía al Parque Principal. Al otro lado, los opositores se habían atrincherado tras las barricadas. Allí uno de sus líderes, que prefirió ocultar su identidad de las revueltas populares, explicó a Efe que «la rendición no se contempla» en su vocabulario. «Ser sandinista es estar con el pueblo, contra la tiranía, por eso Ortega es somocista aunque se envuelva en la bandera del sandinismo», agregó otro manifestante en referencia a Anastasio Somoza, al que derrotó el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) en 1979. Precisamente, el asalto final a Somoza comenzó tras el «repliegue» de combatientes y simpatizantes sandinistas de Managua a Masaya en junio de 1979, localidad donde tomaron impulso para el contraataque final. Desde entonces, el FSLN ha celebrado cada año aquella acción táctica con un elogio a su líder. En esta ocasión, no fue muy diferente y una gran caravana de vehículos con las banderas rojas y negras del FSLN ocupó los cerca de 30 kilómetros que separan Masaya de Managua. A los lados de la carretera, en la llegada a Masaya, estaban atrincherados centenares de paramilitares y parapolicías fuertemente armados, todos con el rostro cubierto y algunos muy jóvenes, que daban seguridad a los simpatizantes de Ortega.
14-07-2018 | Fuente: elpais.com
Ortega ataca el último bastión de la resistencia estudiantil en Nicaragua
Seguidores del Frente Sandinista lanzaron un fuerte ataque contra la Universidad Nacional en Managua, mientras el mandatario hacía un llamamiento a la paz en la asediada Masaya
13-07-2018 | Fuente: elpais.com
La patronal paraliza Nicaragua mientras Ortega hace una demostración de fuerza
El 90% de los comercios cerraron en Managua, aunque el Estado mantuvo abiertas las instituciones y el transporte público
13-07-2018 | Fuente: abc.es
Al menos cuatro policías y un civil muerto durante una protesta en Nicaragua
Al menos cuatro policías y un civil fallecieron en un enfrentamiento durante una protesta contra el presidente Daniel Ortega en Nicaragua, informaron hoy la Policía Nacional y manifestantes «autoconvocados». El enfrentamiento ocurrió la tarde de ayer jueves en la ciudad de Morrito, en el sureste de Nicaragua, en circunstancias que no están claras. La Policía Nacional informó de que «un grupo de terroristas (_) simulando realizar una denominada marcha pacífica, de manera vil y cobarde atacaron con armas de fuego, la delegación policial del municipio de Morrito». Los «autoconvocados», que reconocieron haberse «defendido» con balas, afirmaron en redes sociales que la marcha se desarrollaba de manera pacífica, cuando fueron atacados por los policías, y que los muertos fueron «ejecutados» por sus compañeros en un supuesto intento de deserción. En el tiroteo también falleció un maestro de educación primaria. La Policía Nacional también reportó el secuestro de 9 de sus agentes, además de varios trabajadores de la Alcaldía Municipal de Morrito heridos. «La CIDH condena los actos de violencia en Morrito, que provocaron el asesinato de cuatro policías y un profesor, rechaza enérgicamente estos hechos inaceptables, y espera investigaciones efectivas que aclaren las muertes. Reiteramos nuestro llamado al cese de la violencia», dijo en sus redes sociales el secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Paulo Abrao. Nicaragua atraviesa una crisis sociopolítica, que antes del suceso de Morrito había cobrado al menos 351 vidas, la más sangrienta de su historia en tiempos de paz, y la más cruda desde la década de los años 1980, también con Ortega siendo presidente. Las protestas contra Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, iniciaron el 18 de abril pasado por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en un reclamo que pide la renuncia del mandatario, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción en su contra.
13-07-2018 | Fuente: elpais.com
La oleada de violencia en Nicaragua
Entre el 19 de abril y el 10 de julio se han registrado más de 350 muertos y 2.100 heridos
...
7
...