Infortelecom

Noticias de morena

02-07-2018 | Fuente: elpais.com
López Obrador llama a la reconciliación tras su abrumadora victoria
El líder de Morena dibuja las líneas maestras de su futuro Gobierno en su primer discurso
02-07-2018 | Fuente: elpais.com
La victoria de López Obrador lleva al poder a la izquierda en México
El líder de Morena obtiene un 53% de los votos, según el conteo rápido, 30 puntos más que Ricardo Anaya y José Antonio Meade, que reconocen su derrota antes de conocer los datos oficiales
02-07-2018 | Fuente: elpais.com
Morena arrebata al PRI el poder en los gobiernos locales
El partido de Andrés Manuel López Obrador ha aprovechado el hartazgo ciudadano ante los casos de corrupción y la inseguridad para ganar fuerza en los estados
02-07-2018 | Fuente: elpais.com
Trump felicita a López Obrador y expresa su deseo de ?trabajar con él?
Maduro y Evo Morales aplauden la victoria del líder de Morena, mientras Santos confía en que las relaciones con Colombia no se vean afectadas
02-07-2018 | Fuente: abc.es
López Obrador gana las elecciones presidenciales de México
El líder izquierdista Andrés Manuel López Obrador, del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), declaró este domingo su victoria como presidente de México y agradeció a sus oponentes que hayan reconocido su triunfo electoral. «Expreso mi respeto a quienes votaron por otros candidatos y a partidos, y lo mismo manifiesto para los tres candidatos a la Presidencia de la República de las distintas organizaciones que el día de hoy han reconocido nuestro triunfo y victoria», dijo López Obrador en un mensaje. Desde el Hotel Hilton, en el centro histórico de la capital, afirmó que este es un «día histórico», después de que el Instituto Nacional Electoral (INE) le atribuyera más del 50% de los sufragios en el llamado «conteo rápido», efectuado sobre una muestra de 7.700 actas de votación. «Llamo a todos los mexicanos a la reconciliación y a poner por encima de los intereses personales, por legítimos que sean, el interés superior», apuntó López Obrador, que asumirá la Presidencia el próximo 1 de diciembre. Aseguró que su proyecto de nación buscará establecer una «auténtica democracia» y los cambios «serán profundos». Asimismo, indicó que habrá libertad intelectual y empresarial, y aseveró que habrá disciplina fiscal y financiera. Todo ello con el fin de «erradicar» la corrupción, uno de los principales problemas que corroe al país. Finalmente, aseguró que su gobierno representará a «ricos y pobres», a mexicanos de todas las corrientes intelectuales y de todas las preferencias sexuales. De acuerdo con la muestra de 7.700 actas de votación elaborada por el órgano electoral, López Obrador obtuvo entre el 53% y el 53,8% de los votos, según anunció en un mensaje el presidente del INE, Lorenzo Córdova. En segundo lugar quedó Ricardo Anaya, del conservador Partido Acción Nacional con alrededor del 22% de los sufragios, seguido de José Antonio Meade, del oficialista Partido Revolucionario Institucional (PRI) con cerca del 16%, y el independiente Jaime Rodríguez, el Bronco, con el 5,5%. Los sondeos a pie de urna ya daban una holgada victoria de López Obrador, lo que motivó que sus oponentes reconocieran la derrota en estos comicios poco después del cierre de urnas. Trump felicita a López Obrador por su triunfo El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha felicitado este domingo al candidato izquierdista a la Presidencia de México, Andrés Manuel López Obrador, que se habría hecho con la victoria, según los resultados preliminares, y ha asegurado que aún hay mucho que hacer por ambos países. «Felicidades a Andrés Manuel López Obrador por convertirse en el próximo presidente de México. Estoy deseando trabajar con él. ¡Aún hay mucho que hacer en beneficio de ambos, Estados Unidos y México!», ha manifestado el magnate neoyorquino en su cuenta de Twitter. La tensión entre el actual dirigente mexicano, Enrique Peña Nieto, y Trump había aumentado en los últimos meses debido la política migratoria de la Administración estadounidense, que tiene intención de construir un muro en la frontera sur para frenar el narcotráfico y el flujo migratorio desde México y Centroamérica.
01-07-2018 | Fuente: abc.es
El enigma Andrés Manuel López Obrador: ¿un chavista o un socialista moderado?
¿Un chavista o un socialista moderado? Este es el gran enigma que rodea a Andrés Manuel López Obrador (AMLO), el que era gran favorito para ganar las elecciones que tuvieron lugar ayer, como finalmente sucedió este domingo 1 de julio en México. El veterano político tabasqueño, de 64 años, concurre por tercera vez a unos comicios tras perder en 2006 contra Felipe Calderón, por apenas 250.000 votos de diferencia, y en 2012 contra Enrique Peña Nieto. «La tercera es la vencida», ha repetido constantemente durante la campaña un político que, de acuerdo con varias encuestas, obtendrá más de un 50% de los votos, un pronóstico que si se cumple convertirá a Obrador en el presidente de México hasta el 2024. Con esta amplia ventaja, López Obrador acude a los comicios liderando la extraña coalición «Juntos Haremos Historia», formada por los partidos de izquierda Morena y el Partido del Trabajo (PT), junto con el conservador Encuentro Social. Mientras que Morena y el PT son partidos progresistas y socialistas, centrados sobre todo en reclamar una mayor repartición de la riqueza en un país donde la mitad de la población es pobre, Encuentro Social es una agrupación evangélica conservadora cuya prioridad es combatir el aborto o el matrimonio entre personas del mismo sexo, una curiosa mezcla de ideologías que generan una gran incógnita alrededor del rumbo que tomará la probable presidencia de AMLO. Y es que el ambiguo discurso que ha mantenido a lo largo de toda la campaña electoral provoca un sentimiento encontrado a la hora de analizar la profundidad de los cambios que «El Peje», como le apodan, implementará en México. De hecho, el candidato ha hablado durante la campaña de que su objetivo es materializar la cuarta transformación de México, después de la independencia de España en 1821, la aprobación de las Leyes de Reforma entre 1855-1863 y la Revolución Mexicana de 1910. Su gran objetivo, con esta cuarta transformación, es poner fin a la corrupción y acabar con los gobiernos de centro derecha del PRI y del PAN que han gobernado México durante más de 80 años. «Quiero ser como Benito Juárez, como Francisco Madero y como el general Lázaro Cárdenas», ha dicho una y otra vez López Obrador, una retórica con la que emana unos aires de grandilocuencia al compararse con tres figuras históricas de México. Juárez aprobó las Leyes de Reforma para separar Iglesia y estado, Madero fue uno de los líderes de la Revolución Mexicana y Lázaro Cárdenas el presidente que en los años 30 nacionalizó la industria del petróleo, por lo que expropió los activos de las compañías extranjeras para crear Pemex, la compañía estatal que monopolizó el sector hasta 2013. Precisamente las claves para descifrar el enigma López Obrador es ver qué hará, primero, con la reforma energética de 2013, legislación que permitió de nuevo la inversión extranjera en el sector petróleo pero que AMLO amenaza con echar abajo. Y, segundo, aclarar si el desarrollo del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México se llevará acabo, una megaobra de 117.000 millones de pesos (unos 5.000 millones de euros) que AMLO ha calificado de innecesaria, costosa y plagada de corrupción. El futuro de estos dos proyectos será esencial para decantar la balanza entre aquellos que lo definen como un socialista moderado y los otros que lo ven como la versión mexicana de Hugo Chávez.
01-07-2018 | Fuente: abc.es
Abren las urnas en una jornada histórica para México, que podría dar el poder a la izquierda populista
Los colegios electorales de México han abierto a partir de las 8.00 hora local de hoy (13.00 GMT) en el inicio de una jornada histórica para el país por el gran número de cargos que se disputan y en la que están llamados a votar más de 89 millones de ciudadanos. Los mexicanos van a elegir 3.400 cargos públicos, entre ellos el de presidente del país, 128 senadores, 500 diputados, ocho gobernadores y el jefe de Gobierno de la Ciudad de México. Los centros de votación han comenzado a operar ya en la capital y en la parte central de México, y la apertura de las urnas se hará progresivamente una y dos horas después en las regiones occidentales del país, ya que México tiene tres husos horarios. Las urnas estarán abiertas durante diez horas, hasta las 18.00 hora local (23.00 GMT). El censo electoral de México es de 89,1 millones de personas, que votarán en las 157.000 mesas electorales instaladas. López Obrador: ¿A la tercera va la vencida? El favorito en todas las encuestas es Andrés Manuel López Obrador, quien encabeza una coalición de izquierdas formada por el Movimiento Regeneración Nacional (Morena), el Partido del Trabajo (PT) y Encuentro Social. En segunda posición se encuentra el conservador Ricardo Anaya, abanderado de la alianza entre el Partido Acción Nacional (PAN), el de la Revolución Democrática (PRD) y Movimiento Ciudadano. Le sigue el oficialista José Antonio Meade, candidato de la coalición entre el ahora gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI), el Verde Ecologista de México y Nueva Alianza. El lugar más rezagado en las encuestas lo ocupa Jaime Rodríguez Calderón, conocido como «el Bronco», y el primer candidato independiente en participar en unas elecciones presidenciales, gracias a la reforma político-electoral de 2014. López Obrador llegó media hora antes de la apertura del colegio electoral a las oficinas de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), ubicadas en el sur de la Ciudad de México, para emitir su voto. Anaya emitirá el sufragio en la tierra en que creció, el estado de Querétaro. Alrededor de las 9.30 hora local (14.30 GMT) acudirá a una mesa electoral de la capital homónima para hacerlo. Por otra parte, Meade votará en Coyoacán, en el sur de la capital, entre las 9.00 y 10.00 hora local (14.00-15.00 GMT). Rodríguez será el último en acudir a las urnas, dado que planea hacerlo al mediodía (17.00 GMT) en una escuela del municipio de García, en Nuevo León, estado del que es gobernador con licencia. Para vigilar el desarrollo de los comicios, en la jornada de hoy participan 907 observadores extranjeros de 60 países. Entre ellos destaca la misión de observación por parte de la Organización de los Estados Americanos (OEA), encabezada por el expresidente de República Dominicana Leonel Fernández.
01-07-2018 | Fuente: abc.es
México se inclina por el populismo para cortar de modo radical con el PRI
Más de 89 millones de mexicanos están llamados a las urnas hoy para elegir a su nuevo presidente para el periodo 2018-2024, unos comicios en los que los electores deberán decantarse por uno de los cuatro candidatos: el izquierdista Andrés Manuel López Obrador (AMLO), que participa por tercera vez consecutiva a las elecciones; Ricardo Anaya, del derechista PAN; José Antonio Meade por el institucional PRI; y Jaime Rodríguez Calderón, alias «El Bronco», gobernador del estado de Nuevo León y que acude como candidato independiente a estos comicios. Desde las 8 de la mañana en México (las tres de la tarde en España) hasta las 6 de la tarde, los casi 90 millones de votantes podrán aproximarse a las diversas casillas para depositar su voto en estas importantes elecciones en las que AMLO llega como gran favorito, de acuerdo con los últimos sondeos publicados. Si se materializa la más que probable victoria de López Obrador, sería la primera vez que en casi 90 años que un presidente de México no pertenece ni al PRI ni al PAN, los dos principales partidos políticos en el país. Y es que las diversas encuestas que se han publicado vaticinan una enorme ventaja para AMLO, un candidato tildado de chavista por sus detractores y socialista por sus seguidores más fieles. Según el último sondeo publicado por la empresa Parametría, López Obrador será el ganador con un 53% de los votos. Anaya se llevará un 22% de los apoyos y Meade un 18%, mientras que «El Bronco» se quedará solo con un 7%. Todas las encuestas, en general, dan una ventaja a Obrador de hasta 20 puntos sobre el segundo favorito, una distancia tan abismal que hacen poco probable que se produzca un error en los sondeos similar al del referéndum del Bréxit o la elección de Donald Trump. Campaña de insultos En ambas ocasiones, las encuestas erraron el resultado. Sin embargo, la diferencia entre el resultado y los sondeos fue de apenas tres o cuatro puntos porcentuales. En el caso de México, las encuestas deberían cometer un fallo de más de 20 puntos, algo inusual. Con la votación del hoy domingo, México pone fin a una ardua campaña electoral plagada de insultos y acusaciones de corrupción entre los tres principales candidatos (AMLO, Anaya y Meade). Ha sido una campaña plagada de populismo y carente de propuestas detalladas para solucionar los problemas que afrontan los mexicanos, principalmente tres: corrupción, impunidad y violencia. Los tres candidatos, en cambio, se han dedicado a dividir a la población entre los buenos (cada uno de ellos) y los malos (los demás), pidiendo a sus electores el voto y apelando a la profunda honestidad que habita en cada uno de sus corazones. López Obrador, por ejemplo, ha dedicado su campaña a atacar al duopolio PRI-PAN como los representantes de «La Mafia del Poder», un término similar al que utilizaba Podemos para definir a PP y PSOE como «la casta». Cómo acabará con dicha «Mafia del Poder» es algo que el candidato afirma que logrará mediante ingenuas propuestas. Por ejemplo, su método para acabar con la corrupción se basa en que él será un presidente honesto, motivo por el cuál el resto de los funcionarios mágicamente dejarán de cometer actos de corrupción. «Si el presidente es honesto, todos los demás serán honestos», ha repetido hasta la saciedad en mítines y debates. Pero Anaya y Meade tampoco se han quedado atrás y han repartido también sus buenas dosis de populismo. Ambos han entrado en el juego de López Obrador y se han dedicado a dividir al electorado jugando la carta del chavismo. En vez de ofrecer originales y novedosas propuestas, han preferido centrar su campaña en repetir al unísono que López Obrador es un peligro para la propiedad privada y que provocará un retroceso económico para el país. «Amenaza a todos, amenaza nuestros empleos, a nuestros hijos y amenaza con sacar a tigres y diablos», dijo Meade durante su cierre de campaña. «Sí, López Obrador es el espanta inversiones», ha dicho una y otra vez Anaya. Cantos de sirena Pero a pesar de las advertencias lanzadas por Anaya y Meade, el hartazgo de los mexicanos con los partidos tradicionales es tan elevado que se ha convertido en la gasolina que alimenta la candidatura de AMLO, un político que fue segundo en las elecciones de 2006 y 2012. Tras un sexenio de Enrique Peña Nieto (PRI) plagado de casos de corrupción y de un aumento considerable de la violencia (casi 30.000 asesinatos en 2017), miles de mexicanos otorgarán su voto a López Obrador no por que les guste el candidato, sino porque aglutina el voto de castigo contra al PRI y el PAN. Al igual que ha ocurrido en varias elecciones alrededor del mundo, México es el nuevo escenario en el que los electores se debatirán entre si seguir votando a los partidos tradicionales o si, por el contrario, se dejarán seducir por los cantos de sirena del candidato anti-establishment. «Las grandes empresas gozan de privilegios fiscales y casi no pagan impuestos», dice uno de los principales puntos del programa económico de Morena, el partido de AMLO, quien favorece fortalecer el campo y defender la titularidad pública de empresas como Pemex, la petrolera estatal, antes que seguir fomentando la industrialización de México.
30-06-2018 | Fuente: elpais.com
El gran desafío de Morena
El partido de López Obrador se prepara para librar la batalla de la votación que lleva preparando cuatro años
29-06-2018 | Fuente: abc.es
México se prepara para una masiva compra de votos en las elecciones del domingo
La compra de votos es una práctica ilegítima, aunque habitual en cada elección en México. Por una tarjeta con fondos para despensa o por tan solo 500 pesos (algo más de 20 euros), los partidos tratan de seducir a miles de votantes para que les entreguen su apoyo en las urnas. Y en las próximas elecciones del domingo 1 de julio, en las que el izquierdista Andrés Manuel López Obrador acude con una amplia ventaja, se espera una masiva compra de votos por parte de los tres partidos con posibilidades de ganar (PRI, PAN y Morena) para intentar conseguir que su candidato se convierta en el nuevo presidente de México para el periodo 2018-2024. Hasta el momento, los partidos han tratado de comprar el voto de 30 millones de los casi 90 millones de electores. Según la Encuesta Nacional Democracia sin Pobreza, que realizan tres organizaciones ciudadanas, uno de cada tres mexicanos ha recibido ofertas para comprar su voto durante el proceso electoral. El estudio fue publicado el pasado jueves 28 de junio, cuatro días antes de las elecciones, y contó con una muestra de 1.253 ciudadanos. Asimismo, la encuesta incluye un gráfico en el que se ve como el precio de cada voto por estado varía desde los 500 pesos que se pagan en Tamaulipas hasta los 10.000 pesos (500 euros) en Ciudad de México o Jalisco. Sospechosamente durante el periodo electoral la masa monetaria que circula en el país aumenta de forma significativa. De acuerdo con cifras del Banco de México, en época de elecciones la cantidad de dinero en efectivo que circula en México aumenta un 600%. El martes pasado, a modo de ejemplo, la Fiscalía detuvo un camión que transportaba 20 millones de pesos (874.000 euros) en efectivo a la sede del PRI, según diferentes documentos publicados por el portal independiente Animal Político. El PRI, sin embargo, emitió un comunicado en el que niega tener relación alguna con ese dinero. Y es que, con cerca de 53 millones de pobres, un 43,6% de la población, muchos mexicanos están dispuestos a entregar su voto a aquél que le haga una mejor oferta. Así, la policía del país ha reportado casos en los que los partidos regalaban por los municipios desde tinacos para almacenamiento de agua, hasta cajas con frutas que son entregadas sin símbolos electorales para evitar ser ligadas a algún partido político.