Infortelecom

Noticias de misioneros

05-05-2019 | Fuente: abc.es
«Rezo cada día para que no se detengan los esfuerzos de diálogo para la paz en Corea»
Con 51 millones de habitantes, Corea del Sur se enfrenta, como su vecina Japón, al gran desafío demográfico de sociedades cada vez más envejecidas gracias al desarrollo con una de las tasas de natalidad más bajas del mundo (la séptima): 1,323 niños por mujer (en España es de 1,391). Hace menos de un mes en pleno debate, que ya está presente en Europa, de o bien abrir las puertas a la inmigración o impulsar políticas de natalidad, el Tribunal Constitucional coreano ordenó al Parlamento que, para finales de 2020, debe reformar la ley de más de 66 años en vigor que prohíbe el aborto. Bajo las leyes actuales, las mujeres que interrumpen su embarazo se enfrentan a penas de 1.500 euros de multa y hasta un año en la cárcel. Los vientos de cambio en Corea del Sur, como sucedió el pasado año en la católica Irlanda, han empujado socialmente para terminar con la prohibición. Así, legalizar el aborto cuenta con un amplio apoyo entre las mujeres surcoreanas menores de 45 años: de 10.000 consultadas por el Gobierno el pasado año de liberalizar la regulación. Según recoge el diario norteamericano «The New York Times», solo en 2017, se realizaron 49.700 abortos, casi el 94 por ciento de ellos ilegalmente, según estimaciones publicadas en febrero por el Instituto de Salud y Asuntos Sociales de Corea, administrado por el Gobierno. Uno de los principales actores en ontra de la derogación es la Iglesia, que pide proteger a las mujeres y los fetos del aborto. «Una nación tiene la responsabilidad de garantizar la vida y la seguridad de su gente en cualquier circunstancia. Cada vida, desde el momento de la concepción, debe ser protegida como un ser humano y asegurada con su dignidad», escribió el cardenal y arzobispo de Seúl Andrew Yeom Soo-jung (Ansung, 1943) en su mensaje de Pascua, reafirmando la postura antiaborista de la Iglesia Católica En una de las zonas del mundo con menor porcentaje de católicos, Corea del Sur es la excepción a la norma. Dinámica y joven, la Iglesia se granjeó multitud de apoyos al formar parte, activamente, de la lucha a favor de la democracia. Poco antes del fallo del Tribunal, ABC entrevistó al cardenal para abordar los grandes desafíos del país desde la óptica de la Iglesia: diálogo con Corea del Norte, crisis demográfica y su posición sobre el aborto. [La entrevista se realizó unos días antes del fallo del Tribunal] La Iglesia católica coreana ha experimentado intensos conflictos internos entre los sacerdotes conservadores (principalmente sacerdotes y obispos) y jóvenes progresistas. ¿Estas luchas reflejan lo que realmente es la sociedad coreana? Después de la lucha por la democracia y los derechos humanos, ¿la próxima frontera para la Iglesia coreana son los derechos de las minorías, las mujeres y los homosexuales en el país? La derogación de la ley de aborto es un tema candente en todo el mundo, incluida Irlanda, un país tradicionalmente católico, donde ha sido recientemente revocada. Corea no es una excepción. Muchas organizaciones sociales y de mujeres insisten en la legalización del aborto, apoyándose en los derechos de autodeterminación y reproducción de las mujeres. La legalización no es una solución para el problema del aborto. Lo que tortura a las mujeres no es ese artículo del derecho penal, sino varias situaciones que obligan a las mujeres a optar por el aborto. Por encima de todo, desde la primera vez que es concebido, todos son honorables y dignos. Por lo tanto, lo que deberíamos hacer es aceptar cada vida tal como es desde el momento de la concepción bajo la responsabilidad común del padre y la madre al mismo tiempo. Además, dado que cada vida es una responsabilidad común de nuestra sociedad, debemos tratar de mejorar los sistemas generales de bienestar social para ayudarlass a dar a luz y criar a sus hijos. Los jóvenes coreanos se enfrentan a muchas situaciones difíciles en su vida como la subida de la tasa de desempleo juvenil y a una cultura marcada por la competitividad excesiva ¿Cómo explica la Iglesia coreana que su país presente una de las tasas de natalidad más bajas del mundo? Los jóvenes coreanos se enfrentan a muchas situaciones difíciles en su vida como la subida de la tasa de desempleo juvenil (en torno al 10%) y a una cultura marcada por la competitividad excesiva que, debido a la extensión de estudios y la búsqueda posterior de empleo lleva a muchas parejas a retrasar el matrimonio así como tener hijos. En esta situación, creo que la Iglesia debería ser la primera en transmitir el mensaje de que «Dios siempre te acompaña», y guiar a los jóvenes a la Iglesia para que puedan poner las enseñanzas del Evangelio en el centro de sus vidas. Cuando estuve en la catedral de Myeongdong pude ver a muchos jóvenes coreanos saliendo de misa, mientras en las iglesias españolas solo quedan las personas mayores. ¿Por qué está creciendo la Iglesia católica en Corea mientras que en otras regiones está disminuyendo? El envejecimiento no es exclusivo de la Iglesia española, sino que es un fenómeno que afecta a las Iglesias de todo el mundo, incluida la coreana. Esto se debe principalmente a la atmósfera social marcada cada vez más por el individualismo y el secularismo. Sin embargo, sea cual sea la razón, es el momento de que realicemos una «Nueva Evangelización», que San Juan Pablo II habría defendido. Así y todo, la tendencia al envejecimiento también se está acelerando en Corea. Estamos haciendo todo lo posible para fortalecer las actividades pastorales para los jóvenes. Dicho esto, la Iglesia coreana goza de una atmósfera más joven y dinámica que la europea en parte porque solo han pasado 235 años desde que se proclamó el Evangelio por primera vez (1784) en este país. ¿Por qué se ha desarrollado tanto la Iglesia Católica en Corea del Sur en comparación con los países vecinos? En 2017, se informó que había un total de 1.734 parroquias en 16 diócesis en Corea del Sur. El número total de fieles católicos es ahora más de 5,800,000 con 5,360 sacerdotes y 11,736 religiosos. La Iglesia coreana ha estado mostrando un aumento más radical en su tamaño que cualquier otra iglesia en el mundo durante las últimas 3 décadas. Esto se debe principalmente a la identidad de la Iglesia coreana para perseguir la protección de la democracia y los derechos humanos básicos y para representar las voces de los pobres y marginados bajo la dictadura y el régimen militar en los años 70 y 80. Pero sobre todo, se basa en la fuerte fe de los coreanos, que aun sin misioneros en el país difundieron el evangelio pese a la persecución por más de 100 años. ¿En qué manera está conectada la Iglesia coreana a España? Tenemos a dos sacerdotes de la Arcuidiócesis de Seúl haciendo obras misioneras en España, sin olvidar que tenemos comunidades de coreanos católicos en Madrid, Barcelona y Las Palmas. En una misa reciente, el Padre Go, que ha pasado tres años en España, destacó las diferencias entre ambas iglesias, que pueden intercambiar fortalezas: la coreana, joven y dinámica, y la española, con tanta historia y tradición. No debemos esperar que todos los asuntos complejos de este conflicto se puedan resolver de un día para otro: Corea del Norte y Corea del Sur están enfrentadas desde hace 70 años El catolicismo es una de las religiones favoritas de las élites coreanas. El presidente Moon Jae-In es el tercer presidente católico de la historia del país. En Europa, los líderes políticos se han alejado un poco de la religión, al menos en público. ¿Cómo influye la religión en la hoja de ruta política y diplomática del residente Moon? ¿Hay paralelismos con la diplomacia del Papa Francisco? En el mensaje para la 52a Jornada Mundial de la Paz el 1 de enero, bajo el lema «La buena política está al servicio de la paz», el Papa Francisco dijo: «Si se ejerce con el respeto básico a la libertad y la dignidad de las personas, la vida puede convertirse en una forma excepcional de caridad». No solo el presidente Moon Jae-in, sino todos los políticos que siguen a Jesús deben tener en mente las palabras del Papa. En la misa de la primavera para congresistas católicos, les pedí que hicieran «todo lo posible por lograr la justicia con la misericordia de Dios». Para los problemas intercoreanos y las políticas diplomáticas, la justicia basada en el Evangelio debe ser el primer objetivo en cualquier hora. La última cumbre de Trump-Kim fracasó. ¿Qué papel ha tenido la iglesia católica en el proceso de paz de Corea hasta ahora? El Papa Francisco siempre ha subrayado que «el diálogo es el camino hacia la paz». Rezo para que no se detengan los esfuerzos por mantener el diálogo entre Corea del Sur, Corea del Norte y Estados Unidos. Sin embargo, no debemos esperar que todos los asuntos complejos de este conflicto se puedan resolver de un día para otro: Corea del Norte y Corea del Sur están enfrentadas desde hace 70 años. La Iglesia coreana ha estado orando continuamente por la paz y una verdadera reconciliación, y no una simple «unificación» de la península de Corea. Desde 1995, hemos estado celebrando una misa por la paz y la reconciliación del pueblo coreano todos los martes por la noche en la catedral de Myeongdong. Y el Comité para la Reconciliación del Pueblo Coreano en la Archidiócesis de Seúl está organizando actividades como la Campaña 'La Iglesia de Corea del Norte en mi Corazón' para recordar y orar por una iglesia en Corea del Norte todos los días, 'Viento de la Paz - Peregrinación Juvenil Mundial a DMZ (Zona desmilitarizada), para orar por la paz caminando por la Zona Desmilitarizada. La Iglesia coreana también ampliará las ayudas humanitarias para los norcoreanos. ¿Podría describir el estado de la Iglesia Católica en Corea del Norte? ¿Están especialmente perseguidos los católicos norcoreanos? En el año de la independencia en 1945, se estimó que había 57 parroquias y 52,000 fieles en Corea del Norte. La Iglesia de Corea del Norte, con esos sinceros creyentes y sacerdotes apasionados, se ha convertido en una «iglesia silenciosa» después de que el obispo diocesano Francis Borgia Hong Yong-ho (1906 ~ 1950) y otros sacerdotes en la Diócesis de Pyongyang fueran secuestrados y desaparecidos después de la Guerra de Corea. Hay que tener en cuenta que los norcoreanos no tienen libertad de credo. Así y todo, como Administrador Apostólico en la Diócesis de Pyongyang, creo que las llamas del Espíritu Santo nunca morirán en Corea del Norte. Todavía debe haber creyentes que oren a Dios. Muchos desertores de Corea del Norte abrazan el cristianismo tras su huida de Corea del Norte por la frontera con China. ¿Podría explicarme más sobre el papel de la Iglesia coreana en esos casos? La Iglesia coreana está apoyando a los desertores norcoreanos para que se establezcan de manera segura en Corea del Sur. Muchas diócesis y congregaciones están organizando refugios o donando fondos para ellos. El Comité para la Reconciliación del Pueblo Coreano, dependiente de la Arquidiócesis de Seúl, organizó el Coro de Unitas y el Coro de Unitas Angels integrado por desertores norcoreanos y sus hijos. El objetivo de los Coros es apoyarlos para que se comuniquen, se sientan solidarios y se establezcan de manera segura no solo en la Iglesia sino también en la sociedad coreana.
10-07-2018 | Fuente: abc.es
Paralizado el diálogo en Nicaragua tras la agresión de paramilitares sandinistas a un grupo de obispos
La agresión física sufrida este lunes por los obispos en una basílica en la ciudad nicaragüense de Diriamba ha consternado al país y enturbiado el diálogo nacional con el que se espera superar la crisis, en la que murieron al menos 320 personas. Además de la agresión contra el cardenal nicaragüense Leopoldo Brenes y el nuncio apostólico, Stanislaw Waldemar Sommertag, entre otros, perpetrada por un grupo parapolicial afín al Gobierno de Daniel Ortega, un templo católico en la ciudad de Jinotepe (Pacífico) ha sido profanado por otro grupo de «paramilitares». La Conferencia Episcopal de Nicaragua, mediadora y testigo del diálogo nacional, suspendió este lunes las mesas de trabajo creadas para superar la crisis en el país debido a la agresión que sufrieron los religiosos. El Episcopado había citado este lunes a la mesa de Verificación y Seguridad, así como a la mesa Electoral, no así a la de Justicia, para reanudar el diálogo, sin embargo optó por aplazar las dos mesas de trabajo tras los sucesos en Diriamba. Este lunes un grupo parapolicial irrumpió violentamente en la basílica de San Sebastián y agredieron a varios obispos y periodistas, entre ellos el nuncio apostólico, el cardenal Brenes y el obispo Silvio Báez. Los obispos habían viajado a Diriamba, 42 kilómetros al sur de Managua, para lograr la liberación de un grupo de enfermeros y misioneros franciscanos sitiados por los parapolicías en el templo. La agresión se perpetró después de que una delegación de la Iglesia católica, acompañada por la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPHD), entrara en la plaza central de Diriamba, cuya basílica estaba rodeada por unos 200 encapuchados paramilitares y parapolicías, así como decenas de policías fuertemente armados y algunos de ellos también con los rostros tapados. Según ha constatado Efe, cuando la delegación eclesíastica llegó al lugar, los agentes unifromados desaparecieron para dar paso a centenares de encapuchados civiles y simpatizantes del presidente Ortega «Hemos sentido esa acción, dura, fuerte y brutal contra nuestros sacerdotes. Nunca habíamos visto algo así en Nicaragua y verdaderamente es triste», ha comentado Brenes, también arzobispo de Managua, tras oficiar una oración en la Catedral Metropolitana. «Hemos ido a las parroquias no para hacer violencia, sino para consolar a nuestros sacerdotes, para acompañarlos en el sufrimiento, sin embargo hemos recibido esa agresión y todos hemos sufrido por Cristo», ha resaltado Brenes. El Episcopado también ha denunciado que un templo católico en la ciudad de Jinotepe (Pacífico) fue profanado por un grupo de paramilitares. «La tarde de hoy, fuerzas paramilitares profanaron el templo y agredieron a los sacerdotes Jalder Hernández y Eliseo Hernández, en la parroquia Santiago en Jinotepe. !El Señor tenga piedad de los necios e insensatos!», ha denunciado la Conferencia Episcopal. Ambos sucesos fueron enmarcados en la ola de violencia desatada por la represión de las protestas contra el presidente Ortega, que han cobrado al menos 320 vidas, según la ANPDH.
14-06-2018 | Fuente: abc.es
«En Estados Unidos hay un nuevo interés por la herencia española»
«En Estados Unidos en general, y en Texas en particular, se está notando un nuevo interés en lo relativo a la herencia hispana, causado por el considerable aumento del número de hispanos/latinos registrado en los últimos años», destaca Gilberto Hinojosa, profesor emérito del Departamento de Historia de la Universidad del Verbo Encarnado, en San Antonio, la ciudad texana que tiene su origen en la fundación de una misión española en 1718. Aunque «esa presencia centra la atención en la cultura latinoamericana», también hay «un interés por la cultura y la sociedad de la época colonial en la Nueva España y en la España del aquel entonces y de hoy», señala a ABC Hinojosa, que asegura que «los académicos están respondiendo a ese interés popular con numerosas obras de investigación sobre dicha época». Los Reyes de España visitan Estados Unidos precisamente esta semana, con motivo del 300 aniversario de San Antonio y de Nueva Orleáns, otra ciudad con pasado español que cumple tres siglos y por donde empezaron este jueves su viaje. El Álamo, la antigua misión española de San Antonio de Valero en Texas - Corina Arranz «Lamentablemente -advierte en declaraciones a través de correo electrónico-, perduran al mismo tiempo rasgos de la famosa Leyenda Negra, que se manifiestan de una u otra forma». En este sentido, cita como ejemplo que «en muchos libros de texto escolares los españoles son calificados como ?conquistadores?, y sin embargo se designa a los ingleses como ?pobladores?, a pesar de que conquistaron las tierras de los nativos de este continente con guerras y aplicando el régimen de esclavitud». El profesor texano, descendiente de mexicanos, explica que «muchos de los españoles que llegaron a estas tierras en la época colonial anhelaban, como todo emigrante, regresar a su patria natal», pero «a través de los años se fueron adaptando a este nuevo mundo, originando una nueva mezcla de razas y de culturas». Así, pese a «una imposición cultural (como fue el predominio del castellano), se incorporaron a la lengua palabras y expresiones e incluso comidas de este continente». Los primeros pobladores de Texas «San Antonio se fue formando, a lo largo del siglo XVIII, con el establecimiento de siete pueblos: cinco pueblos de nativos que se congregaron bajo la dirección de los misioneros franciscanos; un pueblo de los soldados que originalmente poblaron esta región, al norte de la colonia; y por último, el pueblo formado por los colonos que llegaron de las islas Canarias -explica Gilberto Hinojosa-. Estos colonos vinieron blandiendo los derechos legales de ser primeros pobladores y esta ventaja favoreció la difusión de una identidad patentemente española, a pesar de que existía ya un número mayor de nativos y mestizos, resultado de la mezcla de razas y culturas». En aquella época, señala, San Antonio era «una comunidad pequeña con relativamente pocos recursos, expuesta a las amenazas de los apaches y los comanches». Precisamente, continúa, «el objetivo de la Corona era proteger los límites del imperio en esta zona». A pesar de todo, «sobrevivió la ciudad, dando la impresión de que ?España fue la que estuvo aquí primero?», comenta.
05-03-2018 | Fuente: abc.es
Salar Kajo: «El regreso de los cristianos a Irak es una carrera contrarreloj»
El padre Salar Kajo (Alqosh, 1982) es el principal representante de la Iglesia católico caldea en el Comité de Reconstrucción de Nínive, una organización internacional que recauda fondos para la reedificación de nueve ciudades cristianas en la Llanura de Nínive, la región donde se concentra la mayor comunidad cristiana de Irak. Desde la invasión británica y estadounidense en 2003 para derrocar el régimen de Saddam Hussein, los cristianos han pasado del 10% de la población a menos del 2% (aproximadamente unos 200.000). La limpieza étnica impulsada por Daesh ha dado el golpe de gracia a esta minoría religiosa, cuya única vía de supervivencia ha sido refugiarse fuera de Irak ?en Líbano y Jordania? o en la región del Kurdistán. Cerca de 95.000 permanecen todavía en los campos de refugiados a la espera de poder volver a sus casas. El padre Kajo se encuentra estos días en Madrid para apoyar la campaña de Ayuda a la Iglesia Necesitada, cuyo objetivo es recaudar fondos para poder llevar a buen puerto la reconstrucción de estos pueblos cristianos. ?¿Cómo marcha el proceso de reconstrucción? ?Desde su puesta en marcha hace ya un año hemos venido trabajando bastante bien. Ahora lo que la gente necesita es poder volver a su rutina y conseguir un trabajo porque la situación todavía no es estable, ni tranquila. Las tensiones militares entre el ejército iraquí y los kurdos por la disputa de la región del Kurdistán sigue vivo y no se ve a corto plazo ninguna solución. ?¿Cuentan con el apoyo del Gobierno para que los cristianos puedan volver? ?El Gobierno iraquí y las autoridades kurdas han abandonado a los cristianos. El Gobierno ha dicho que los cristianos deberán esperar cinco años para iniciar la reconstrucción. Si esperamos ese tiempo,ya no volverán. Estamos en una carrera contrarreloj para reconstruir los pueblos y poder conservar las tierras cristianas. Si no lo hacemos pronto, muchas familias musulmanas que están ahora en Mosul podrían ocupar estas tierras. ?Esto quiere decir que si los cristianos no se apresuran a volver, ¿podrían perder sus propias tierras? ?Sí, por eso estamos en lucha contra el tiempo, para garantizar que las familias puedan volver cuanto antes a sus casas. El único problema grave es la falta de financiación. Cuando las minorías son cada vez más pequeñas más derechos se pierden frente al Gobierno. ?Si el Gobierno no tiene interés en que estas familias regresen a sus casas, todo se hace más complejo.. ?El Gobierno se está olvidando de las minorías. Por eso es importante que estas familias cristianas regresen cuanto antes. En el último año no hemos recibido ni una sola visita de un parlamentario o representante del Gobierno iraquí. Sí han visitado aquellos pueblos de mayoría musulmana. ?¿Por qué es importante conservar a estas comunidades cristianas en un país de mayoría musulmana? ?El origen de Irak es cristiano. Estas tierras tienen historia cristiana. La presencia de loscristianos en Oriente Medio además es muy importante por su papel en la construcción de la paz. Son un ejemplo de perdón, de paz y caridad. Nosotros ahora no nos sentimos minoría sino misioneros en nuestro país. ?Imagino que la ocupación del Daesh ha dejado muchas heridas entre musulmanes y cristianos, ¿cómo se esta reconstruyendo todo el tejido social? ?Estamos tomando medidas que ayuden a la reconciliación. Estamos construyendo colegios interreligiosos para que cristianos y árabes puedan estudiar juntos. Queremos dejar atrás todo lo que sucedió en el pasado y queremos empezar de nuevo. No podemos decir: «esos pueblos nos han echado fuera, nos han robado o nos han matado» sino que queremos perdonar y dar un ejemplo a estas personas porque quizás estén dispuestas a convertirse. ?¿Y se producen conversiones? ?Sí, muchos jóvenes musulmanes están pidiendo bautizarse. Yo he bautizado a muchos. Otros sacerdotes también han bautizado a muchos musulmanes. Es una señal de que Dios se ha manifestado en medio de este drama para que muchas personas conozcan a Jesús.
30-12-2017 | Fuente: elpais.com
Los misioneros del ?afrobeat? en España
La asociación AfrobeatProject dedica su nueva entrega discográfica a las intérpretes femeninas
29-12-2017 | Fuente: elpais.com
Los misioneros del ?afrobeat? en España
La asociación AfrobeatProject dedica su nueva entrega discográfica a las intérpretes femeninas
19-11-2017 | Fuente: abc.es
Los venezolanos huyen del autoritarismo
Durante muchos meses miles de manifestantes se enfrentaron a la Policía y a los grupos paramilitares chavistas pidiendo democracia y mejores condiciones de vida. Los enfrentamientos se saldaron con 124 muertos, 1.958 heridos y más de 5.000 detenidos, según ha reconocido la propia ONU. Esta última etapa de protesta violenta en la ya larga crisis venezolana se originó cuando el chavismo intentó deslegitimar a la Asamblea Nacional, legalmente elegida por los venezolanos y controlada por la oposición, que preparaba el proceso revocatorio del presidente Maduro. El chavismo arremetió usando el Supremo contra la Asamblea y, posteriormente, organizó unas eleciones fraudulentas que dieron origen a la Asamblea Nacional Constituyente, no reconocida por ningún país. Los opositores calificaron este hecho de fraudulento, se lanzaron a las calles a protestar y fueron duramente reprimidos. Muchos, cegados por el poder y ante la carencia de un liderazgo capaz de conseguir justicia a través de las urnas en las elecciones regionales, aceptaron ir a otra contienda electoral (las regionales) que terminó aniquilando y dividiendo casi por completo a los partidos de oposición. En las calles se quedó la gente con una sensación de traición y tristeza después de tantos muertos. Las protestas que tomaron las calles de Venezuela no solo pusieron en evidencia la violación sistemática de derechos humanos, sino la precariedad de la coalición política opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), que demostró no tener ningún plan objetivo ni haber aprendido de los errores de las manifestaciones de 2014. Incluso las caras más visibles como María Corina Machado y el excandidato presidencial Henrique Capriles han desertado de sus filas. Entonces muchos venezolanos optaron por el exilio. Hablar de asilo o refugio ya es algo cotidiano. A los venezolanos les sobran motivos para huir al exilio, están psicológicamente exhaustos. El pueblo se siente huérfano de líderes que puedan generar un cambio. El país está aplastado por una inflación sostenida (pronosticada para llegar al 1.600% a finales de año), cada día con menos alimentos y medicinas y más asesinatos, desnutrición y enfermedades tropicales erradicadas hacía más de medio siglo. «Estoy decepcionado: tanto luchar para que nos abandonaran», se lamenta Martín Pinto. «No pienso volver hasta que las cosas cambien. Prefiero huir, pero no quiero seguir sintiendo miedo». La región se prepara para la mayor diáspora en la historia de los venezolanos. Según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), en 2015 habían salido de Venezuela 606.281 personas, mientras que el Banco Mundial sitúa esta cifra en 655.400. La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) aseguran que ha habido un aumento del 8,8% en el número de solicitudes de asilo por venezolanos. Steffany Hurtado, 28 años, ama de casa. «El hambre me hizo huir de Venezuela». Tras años de hacer colas para llevar comida a casa, cuando aprobaron la Constituyente «me di cuenta de que era mejor largarse»Los misioneros Scalabrinianos tienen en Colombia desde hace cuarenta años una casa para migrantes, que otrora solo era usada para los colombianos expulsados de Venezuela. «Es preocupante lo que viven los venezolanos en este momento, cada día son más los que llegan y esto finalmente puede desencadenar en un éxodo masivo con grandes consecuencias sociales», asegura el sacerdote Francesco Bortignon, que dirige la misión Scalabrini en Cúcuta. Pinto vendió lo poco que tenía, tomó su mochila e hizo el viaje por tierra hasta el estrecho puente fronterizo Simón Bolívar en agosto. Ahora, mientras sobrevive en las calles de Cúcuta capital del Norte de Santander, en Colombia, solo espera encontrar un trabajo para poder seguir su camino hacia Perú y ayudar a su familia. Las refugiados venezolanos ocupan plazas, parques y rotondas de Cúcuta Son tantos que parecería que huyen de un país devastado por un terremoto, un huracán o algún otro desastre natural. Y no, huyen de la catástrofe generada por el autoritarismo militar del socialismo del siglo XXI.
26-06-2017 | Fuente: abc.es
Atrapados en Pyongyang
La muerte de Otto Warmbier, el joven estadounidense que estuvo preso en Corea del Norte por robar un cartel de la propaganda y pasó más de un año en coma, ha disparado las alarmas sobre los otros extranjeros detenidos en este país. Que se sepa oficialmente, son seis surcoreanos, tres estadounidenses y un canadiense condenados o acusados de espionaje. Retenidos por el régimen más opaco del mundo, han sido juzgados sin las más mínimas garantías legales. De tres de ellos se desconoce la identidad. El primero es Kim Dong-chul, misionero surcoreano de 62 años nacionalizado estadounidense que enviaba ayuda humanitaria desde la zona económica especial de Rason, en la frontera con China. Detenido en octubre de 2015, fue condenado en abril de 2016 a diez años de trabajos forzados por espionaje. Obligado a confesar en televisión, reconoció entre lágrimas que espiaba para «elementos conservadores de Corea del Sur". Otro de los estadounidenses detenidos es Kim Sang-duk, un profesor también de origen surcoreano que daba clase en la Universidad de Ciencia y Tecnología de Pyongyang, un centro privado fundado con capital extranjero en 2010 y de inspiración cristiana. Además, colaboraba con un orfanato. Conocido como Tony Kim, fue arrestado en abril, cuando iba a dejar el país, y está acusado de «actos hostiles». El tercero es Kim Hak-song, otro misionero surcoreano con pasaporte estadounidense que trabajaba en la misma universidad que el anterior, donde dirigía su granja experimental. En mayo, mientras viajaba en tren a China, fue detenido por «actos hostiles». Junto a ellos, el régimen retiene a Hyeon Soo-lim, un misionero canadiense nacido en Corea del Sur. Detenido desde febrero de 2014, cuando tenía 60 años, cumple cadena perpetua de trabajos forzados por «intentar derrocar al régimen». Además, seis surcoreanos se hallan en manos de Pyongyang. Tres de ellos son misioneros condenados a trabajos forzados de por vida por espionaje. Mientras el primero, Kim Jung-wook, de 52 años, fue arrestado en octubre de 2013, los otros fueron detenidos en septiembre de 2014. Uno de ellos, Kim Kuk-gi, de 61 años y natural de Daejeon, dirigía una iglesia clandestina en Dandong, en la frontera con China, y fue apresado en Pyongyang. El otro, Choe Chun-gil, de unos 56 años, era de Chuncheon y llevaba desde 2003 viviendo en China, en cuya frontera fue capturado. Como Corea del Norte no reconoce al Sur, no han podido ser visitados por los diplomáticos extranjeros que se encargan de los asuntos consulares de otros países en Pyongyang, por lo que no se sabe nada de ellos. «La comunidad internacional debe reconocer que Corea del Norte es un agujero negro para los derechos humanos de sus ciudadanos y de los extranjeros», ha denunciado en un comunicado el subdirector para Asia de Human Rights Watch, Phil Robertson, tras la muerte de Otto Warmbier. Para impedir que los demás extranjeros detenidos acaben como él, sus países intentan conseguir su liberación. Pero el régimen estalinista de Pyongyang suele utilizarlos como moneda de cambio. Buena prueba de ello es el viaje que protagonizó en 2009 el expresidente estadounidense Bill Clinton, quien se entrevistó con el «Querido Líder» Kim Jong-il, padre del actual dictador, para liberar a dos periodistas americanas condenadas a trabajos forzados por cruzar ilegalmente la frontera con China.