Infortelecom

Noticias de minnesota

01-03-2020 | Fuente: abc.es
Biden resucita su campaña con una victoria arrolladora en Carolina del Sur
Cualquier cosa que no fuera un victoria clara para Joe Biden en Carolina del Sur hubiera significado un golpe definitivo a su campaña por la presidencia de EE.UU. Pero el exvicepresidente con Barack Obama se ha impuesto con contundencia en las primarias del estado sureño, donde ha obtenido un 48,5% de los votos con el 85% del escrutinio. Biden estaba contra las cuerdas antes de llegar a Carolina del Sur: sus resultados en las tres primeras primarias habían sido decepcionantes (cuarto en Iowa, quinto en New Hampshire y segundo en Nevada) para alguien que fue favorito durante buena parte de la campaña; además, llegaba con muy poco dinero en sus arcas para seguir siendo competitivo en el ruedo electoral, sobrepasado en financiación por casi todos los candidatos. Su estrategia se basó en concentrar todos los esfuerzos en Carolina del Sur y confiar en que una victoria apabullante le diera impulso hacia la cita determinante de las primarias, el «Supermartes» de este 3 de marzo. Mientras el resto de candidatos hacía campaña por todo el país, Biden pasó casi todo el tiempo en Carolina del Sur, con un electorado con mucho peso de la minoría racial negra -el 60% de los votantes demócratas- que le conviene y después de haber conseguido la adhesión de políticos influyentes del estado, como el congresista James Clyburn, el afroamericano de mayor rango en la Cámra de Representantes. El objetivo este sábado era salir de Carolina del Sur percibido como la alternativa moderada a Sanders, como el candidato que pueda aglutinar el voto centrista. Sanders se quedó con el 19,8% de los apoyos, su peor resultado en lo que va de primarias con diferencia, después de quedar primero en Iowa -empatado con Pete Buttigieg-, New Hampshire y Nevada. Pero más importante para Biden es el golpe que Carolina del Sur ha asestado a las aspiraciones a candidatos como Buttigieg (8%), Amy Klobuchar (3,1%) o Tom Steyer (11,4%), cuyos resultados le aclaran el camino para convertirse en esa alternativa. El joven exalcalde de South Bend (Indiana) se ha desinflado en estados con diversidad racial como Nevada y Carolina del Sur y remontar en el "Supermartes" se le pone muy cuesta arriba. Es posible que Klobuchar solo se quede en la carrera para anotarse una victoria el martes en su estado, Minnesota. Y Steyer, que había apostado mucho de su campaña en un buen resultado en Carolina del Sur, anunció su retirada de la campaña tras quedar tercero. «¡Hemos vuelto!», celebró Biden eufórico en su celebración de los resultados en Carolina del Sur. «Hace pocos días, la prensa y los tertulianos daban a esta candidatura por muerta. Ahora, gracias a vosotros, el corazón del partido demócrata, hemos ganado y hemos ganado con claridad gracias a vosotros. ¡Y estamos muy vivos!». Era el momento de Biden para reivindicarse y para retratarse como candidato ganador (pese a su experiencia y sus tres campañas presidenciales, esta es la primera vez en la que gana unas primarias). Pero trasladar la euforia del sábado a este martes será una historia diferente. El "Supermartes" significará la entrada en las primarias de Michael Bloomberg, el multimillonario neoyorquino que ha dedicado cientos de millones de dólares a propaganda en los estados que van a las urnas y pelea por el mismo electorado que Biden. Mientras tanto, el ex vicepresidente no ha podido apenas hacer campaña en esos estados. Y mientras el voto moderado sigue fragmentado, Sanders, que lleva mucha ventaja en las encuestas en estados determinantes como California, podría aumentar todavía más su liderato y hacer casi imposible la remontada para los moderados después del "Supermartes". Todo eso se determinará el martes. De momento, Biden puede celebrar una victoria que mantiene con vida su aspiración presidencial.
16-02-2020 | Fuente: abc.es
El partido se gana en el centro
En el mundo hay muchos sistemas democráticos diferentes. La mayoría son igualmente legítimos aunque tengan sistemas electorales radicalmente distintos. La elección de las cámaras o del máximo mandatario en España, Reino Unido, Suiza o Estados Unidos no tiene nada en común. Pero no se puede descalificar a un sistema en beneficio de otro. En estos días vivimos uno de los procesos electorales más fascinantes del planeta, el de las primarias para elegir los candidatos a la Presidencia de los Estados Unidos. Como es habitual, la carrera sólo tiene interés en el partido que está fuera de la Casa Blanca porque el inquilino de ésta en primer mandato casi siempre se presenta a la reelección. En este caso, el foco está en el Partido Demócrata: el de John F. Kennedy y Franklin Delano Roosevelt. A estas alturas de la carrera sabemos que el candidato que partía como favorito, Joe Biden, que fue vicepresidente con Barack Obama, está en cuidados intensivos, intentando mantenerle con vida política. El que parece más favorecido en las votaciones celebradas es Bernie Sanders, el amigo de la Unión Soviética a la que se enfrentó Kennedy y con la que Roosevelt aceptó aliarse como un mal menor frente al nazismo. Aunque las cosas tampoco le van viento en popa. Fue el más votado en New Hampshire con el 25,7 por ciento de los sufragios, apenas un punto porcentual por encima del segundo, Pete Buttigieg. Pero hace cuatro años, en esas primarias, Sanders sacó el 60 por ciento de los votos. Ahora ha logrado doce puntos menos de la que entonces quedó segunda: Hillary Clinton. Sanders descalifica a Buttigieg diciendo que es el candidato respaldado por 40 multimillonarios del sector farmacéutico y de Wall Street, pero la realidad es que los 124.850 dólares con los que han contribuido a su campaña diversos multimillonarios y sus consortes representan el 0,2 por ciento de los 76 millones que había ingresado a principios de esta semana. Más bien parece que Sanders intenta protegerse de otro multimillonario: Michael Bloomberg. Bloomberg intenta dar una imagen suprapartidista ?fue alcalde de Nueva York con el Partido Republicano- y odia a Trump que le llama Mini Mickey por su escasa estatura. Bloomberg se lo juega todo en el supermartes del 3 de marzo, cuando se disputan 12 primarias. Pero la verdadera figura emergente de esta semana no ha sido ninguno de los aquí mencionados hasta ahora, sino la senadora demócrata por Minnesota Amy Klobuchar. En el debate del 7 de marzo tuvo una actuación brillante que le dio un 19,8 por ciento de los votos en New Hampshire, lo que le puede dar mucho resuello económico en esta campaña. Su aparición pone en situación desesperada a la senadora por Massachusetts Elizabeth Warren: el senador Sanders le estaba disputando el voto de la extrema izquierda con éxito, pero ella podía apelar al voto femenino. Ahora descubre que ese voto se lo roba Klobuchar. En el citado debate de New Hampshire, Klobuchar levantó la mano y preguntó «¿Hay alguien más aquí al que le preocupe tener como candidato demócrata a un socialista?». El silencio que se produjo demuestra por qué es tan probable que Klobuchar esté en algún lugar del ticket demócrata el próximo 3 de noviembre. En su tercer mandato en el Senado, ha demostrado ser una mujer capaz e inteligente. Y que quiere disputar la Casa Blanca desde el único lugar desde el que puede ganarse a Trump: desde el centro. Las primarias norteamericanas son un fascinante proceso electoral. Es fácil equivocarse en las predicciones. Pero, para los que estamos infectados por ese veneno, es imposible vivirlas con frialdad o distanciamiento.
15-02-2020 | Fuente: abc.es
México se enfrenta a una sanción de Estados Unidos si concreta la compra de helicópteros a Rusia
La reciente visita a México de Sergei Lavrov, el ministro de Exteriores de Rusia, podría salirle cara al país mesoamericano. Y es que Estados Unidos podría imponer sanciones a México si finalmente se concreta la posible compra de 50 helicópteros del exportador de armas ruso Rosoboronexport, un acuerdo que Lavrov abordó con Marcelo Ebrard, el canciller mexicano, durante una reunión celebrada a inicios de febrero en Ciudad de México. Pero el negocio podría suponer que México empeore sus buenas relaciones con Estados Unidos, su primer socio comercial, ya que un alto funcionario de la administración de Donald Trump avisó el jueves que la operación podría implicar sanciones económicas. El funcionario es Hugo Rodríguez, subsecretario adjunto de Asuntos del Hemisferio Occidental en el Departamento de Estado. «Según nuestra investigación inicial, parece que tal venta provocaría sanciones potenciales bajo la ley CAATSA», dijo Rodríguez. CAATSA sirve para contrarrestar a adversarios a través de sanciones, una ley firmada por Trump en agosto de 2017 y dirigida específicamente para imponer sanciones a Corea del Norte, Irán y Rusia. Así, el funcionario respondió al demócrata Dean Phillips, representante de Minnesota, quien había preguntado a Rodríguez si la venta de helicópteros podría suponer la aplicación de sanciones bajo la sección 231 de CAATSA. La venta anunciada por Lavrov tuvo lugar dentro de una gira que realizó por América Latina que incluyó paradas en Cuba y Venezuela. Durante su reunión con Ebrard, el ministro ruso también expresó su interés para que México impulse la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), un organismo regional creado en 2011 y cuyo promotor fue el expresidente venezolano Hugo Chávez. La crisis política que atraviesa Venezuela fue otro de los temas que Lavrov y Ebrard tocaron. México es uno de los pocos países en toda América que aún reconoce a Nicolás Maduro como presidente, mientras que Rusia es uno de los principales socios del chavismo. En ese aspecto, Lavrov dijo en una rueda de prensa tras el encuentro que Rusia y México apoyan una resolución pacífica del conflicto venezolano que esté basada en el diálogo. Gran parte de las relaciones económicas entre ambos países se ha basado en la venta de equipamiento y armas rusas para enfrentar al crimen organizado. Del otro lado, México ve a Rusia como uno de los principales mercados donde vender tequila de alta calidad para clientes de lujo. El comercio bilateral fue de 2.800 millones de dólares en 2019, una cantidad pequeña comparada con los 550.000 millones de dólares que cada año cruzan la frontera entre Estados Unidos y México.
13-02-2020 | Fuente: marca.com
Willy amarga el primer doble-doble de Juancho en Minnesota
  Leer
13-02-2020 | Fuente: abc.es
Sanders coge impulso en New Hampshire ante la fractura del centro demócrata
Las primarias de New Hampshire, el segundo estado en votar a los candidatos a la presidencia de EE.UU. tras los «caucus» de Iowa, suelen ser una oportunidad para aclarar la carrera por la nominación en cada partido. En el partido demócrata, sin embargo, el recuento en la noche del lunes -madrugada de ayer en España- dejaba más preguntas que respuestas. Bernie Sanders se imponía por la mínima (25,7% de los apoyos) frente a Pete Buttigieg (24,4%), mientras que una sorprendente Amy Klo buchar firmaba una gran noche (19,8%) y Elizabeth Warren (9,2%) y Joe Biden (8,4%) se hundían. ¿Se puede considerar a Sanders favorito cuando Buttigieg le aventaja en delegados -apunta a ganar dos más en Iowa y en New Hampshire consiguieron los mismos, nueve)? ¿Tiene realmente alguna posibilidad Amy Klobuchar? ¿Ha perdido todas Biden? ¿Qué pasará cuando entre en carrera Bloomberg? Queda mucho por delante en las primarias demócratas y la carrera está muy fluida, pero si algo afianza New Hampshire es que Sanders es, pese a todas las dudas, el mejor colocado para la nominación. En Iowa -donde también ha clamado victoria, aunque pertenece más a Buttigieg- y en New Hampshire se ha impuesto en el voto popular. Su buen comienzo permitirá más entrada de donaciones y animará a sus bases. El declive de Warren, que llegó a liderar las encuestas en octubre, le convierte como la opción ganadora para los votantes de izquierda. Cuenta con una maquinaria electoral bien engrasada, heredada y mejorada de las primarias de 2016, cuando estuvo cerca de batir a Hillary Clinton. Ha pasado a liderar las encuestas a nivel nacional, donde ha adelantado a Biden y cuenta ahora con un 23,6% de los apoyos, según el acumulado de RealClearPolitics. Y, al contrario que otros aspirantes, tiene tirón entre las minorías, un elemento clave para conseguir la nominación (en New Hampshire, por ejemplo, le apoyaron el 40% de los hispanos) y que se notará sobre todo a partir de las primarias de Carolina del Sur, a finales de mes, y el ?Supermartes? del 3 de marzo, donde se pondrán en juego una quincena de estados. Entre ellos, los dos que más delegados reparten y con mucho peso hispano, California y Texas, y varios estados sureños con muchos votantes negros. Puntos oscuros New Hampshire, sin embargo, también tiene puntos oscuros para Sanders. Apenas le han votado los mayores de 65 años (14%) y, aunque ha ganado, lo ha hecho con menos margen del que se esperaba. Sanders arrasó aquí en 2016, cuando las primarias demócratas eran cosa de dos, mientras que ahora están pobladas de candidatos. Con todo, las encuestas le daban mayor distancia frente a Buttigieg. Pero hay un problema más estructural y que divide a los candidatos. Los moderados como Buttigieg y Biden consideran que para derrotar a Trump hay que convencer a independientes y republicanos moderados, y presentar un mensaje acorde. Sanders opta por una programa ambicioso que lleve en masa a los votantes de izquierdas a las urnas, sobre todo a los jóvenes. Pero en Iowa, la participación en los ?caucus? fue mucho menor de lo esperada, e incluso más baja que en 2016. Y en New Hampshire fueron menos jóvenes a las urnas que en las anteriores primarias (el porcentaje cayó del 19% al 14%). Son señales de que el electorado, al menos de momento, no se ha contagiado del entusiasmo del veterano senador de Vermont. Pero quizá no sea necesario para conseguir la nominación, mientras el bando centrista siga tan abierto. El voto moderado -Buttigieg, Klobuchar, Biden- ha superado con creces al izquierdista -Sanders y Warren-, pero apunta a estar dividido todavía un buen tiempo, lo que beneficia a Sanders. En un sistema de reparto de delegados proporcional, como ocurre en las primarias, es difícil adelantar al líder, si este sale bien parado del ?Supermartes?. Sobre todo si varios candidatos rivales siguen en juego, que es lo previsible que ocurra con, al menos, Buttigieg, Biden y Bloomberg. Hay una lección al respecto de 2016: una de las razones por las que Donald Trump ganó la nominación es porque durante buena parte de las primarias el voto se repartió entre muchos candidatos. La batalla por el centro ya es cosa de cuatro «Esto no ha acabado, hombre», dijo Joe Biden el lunes por la noche, tras otro tortazo electoral en New Hampshire.«Solo estamos empezando». El ex vicepresidente con Barack Obama quería justificar su desastroso quinto puesto -en sus tres campañas presidenciales, nunca había quedado peor que cuarto-, pero no le faltaba razón: las primarias siguen muy abiertas. Sobre todo, en la lucha por el voto moderado, donde hasta cuatro pretendientes creen tener posibilidades. El que goza de mayor impulso es Pete Buttigieg, el exalcalde de la pequeña localidad de South Bend (Indiana), que aspira a convertirse, a sus 38 años, en el presidente más joven de la historia de EE.UU. Buttigieg sigue siendo el candidato de moda después de haber ganado en Iowa y de un segundo puesto en New Hampshire, muy cerca de Bernie Sanders. Tiene razones objetivas para presentarse como líder -acumula de momento más delegados que nadie- y eso le ayudará a ganar apoyos y financiación para su campaña. Pero, a largo plazo, sigue siendo una opción dudosa: le cuesta encontrar apoyo en las minorías y, en las encuestas nacionales, sigue con desventaja (apenas un 10%, según el acumulado de RealClearPolitics). Biden, por su parte, está resignado a jugárselo todo a su tirón entre esas minorías. Si consigue un buen resultado a finales de mes en Carolina del Sur, donde el 60% de los demócratas son negros, podrá tratar de salvar una campaña que se hunde. La principal novedad de los resultados de New Hampshire ha sido dar una oportunidad por sorpresa a Amy Klobuchar. La senadora por Minnesota apuntaba a la irrelevancia en estas primarias, pero su buen desempeño en el debate de candidatos del pasado viernes y un empujón final en New Hampshire le colocaron tercera, con casi el 20% de los apoyos y seis delegados para la convención. El ascenso de Klobuchar es una muestra de lo fluida que está la carrera demócrata, donde un par de buenas apariciones y un resultado mejor del esperado pueden hacer despuntar a cualquier candidato. Mientras Buttigieg, Biden y Klobuchar pelean cuerpo a cuerpo en los primeros estados que van a las primarias, Michael Bloomberg está a la vuelta de la esquina. El multimillonario neoyorquino ha apostado todo a un buen desempeño en el ?Supermartes?, el 3 de marzo, con una quincena de primarias que repartirán cientos de delegados. Está por ver qué impacto real tendrán Bloomberg y su cuenta corriente, que ha desembolsado más dinero que todos los candidatos juntos -incluido Trump- en el último trimestre de 2019 y que ha formado una campaña faraónica con más de dos mil empleados. De momento, le ha servido para colocarse tercero en las encuestas a nivel nacional, con un 14,2% de los apoyos.
12-02-2020 | Fuente: abc.es
Sanders se impone por la mínima a Buttigieg en New Hampshire
New Hampshire, el segundo estado en votar en las primarias para la presidencia de EE.UU., cumplió los pronósticos el martes por la noche y dio la victoria a Bernie Sanders. El líder izquierdista era el gran favorito de la noche -ganó aquí con holgura en 2016, es senador del estado vecino de Vermont- y cantó victoria al final de la noche, con el escrutinio bien avanzado. «¡Muchas gracias, New Hampshire!», gritó con euforia el líder izquierdista en un mitin de celebración de resultados en Manchester, la principal ciudad del estado. «Esta victoria es el principio del fin para Donald Trump».  El triunfo de Sanders, sin embargo, es menos contundente de lo que se podría esperar y no aclara demasiado la marcha de las primarias para los demócratas. Pete Buttigieg, el joven exalcalde de South Bend (Indiana), volvió a conseguir un resultado formidable. Impulsado por su victoria en Iowa -donde apunta a arañar más delegados que Sanders-, el martes se quedó a muy poca distancia del veterano senador. Con un 86% de los votos escrutados, Sanders obtenía un 25,7% de los apoyos, f rente al 24,4% de Buttigieg. Con estos resultados, ambos obtendrían nueve delegados para la convención de julio. «Hemos venido para quedarnos», dijo Buttigieg a sus seguidores, que le saludaron al grito de "Pete presidente". El candidato reconoció el triunfo de Sanders, pero también le atacó: «Una política en las que se hacen las cosas a mi manera o no hacen es el camino para que Donald Trump salga reelegido», dijo sobre las posiciones políticas de su rival. New Hampshire solo confirma el buen momento de Buttigieg, que hace solo dos semanas se veía como un candidato improbable, y ahora apunta a salir de la segunda cita con las urnas como líder en número de delegados y con la posibilidad de aglutinar más apoyos y donaciones de los votantes de centro. Un obstáculo que podría haber salido en su camino es el de Amy Klobuchar. La senadora por Minnesota apenas cuenta en las quinielas y salió de Iowa en quinta posición, sin opciones. Pero su buen desempeño en el debate entre candidatos del pasado viernes la aupó en el último minuto, y en New Hampshire ha conseguido un gran tercer puesto, con casi un 20% de los apoyos. Klobuchar defiende posiciones moderadas , podría ser la única mujer con viabilidad en las primarias -Elizabeth Warren tuvo un resultado desastroso en New Hampshire, con un 9,3%- y, al contrario que Buttigieg, tiene amplia experiencia política. Las peores noticias de la noche volvieron a ser, otra vez, para Joe Biden. El exvicepresidente con Barack Obama, líder de las encuestas durante meses, volvió a darse un golpe como el de Iowa en la semana pasada. Casi al final del escrutinio estaba en quinta posición, con poco más del 8% de los votos. Biden no ha sido capaz de obtener ningún delegado en las dos primeras primarias y, pese a su condición de favorito, se enfrenta al peso de la historia: ningún candidato del partido demócrata ha conseguido la nominación sin ser al menos segundo en Iowa o New Hampshire. La estrategia de Biden es sacar un buen resultado en Carolina del Sur, el cuarto estado en votar, que celebra sus primarias a final de mes. Allí el peso del electorado de minorías -el que más el apoya- es mucho mayor y espera un resultado que le propulse en el "Supermartes", el 3 de marzo, el día en que se pondrán en juego una quincena de estados. De hecho, Biden ni siquiera se quedó en New Hampshire a pasar la noche electoral y voló a Carolina del Sur a hacer campaña. «Esto acaba de empezar» , dijo con optimismo a sus seguidores.
06-02-2020 | Fuente: as.com
¡Bombazo! Russell llega a los Wolves a cambio de Wiggins
Golden State manda a D'Angelo Russell a Minnesota a cambio de Andrew Wiggins una selección una primera ronda protegida y una segunda.
06-02-2020 | Fuente: as.com
Resúmenes y resultados de la NBA: sigue la caída de los Wolves
13ª derrota consecutiva para el equipo de Minnesota, esta vez en casa y ante el peor del Este, los Hawks. Los Suns también caen en Detroit.
05-02-2020 | Fuente: as.com
Juancho Hernangómez, nuevo jugador de los Wolves
El español deja Denver tras tres años y medio y se marcha a Minnesota en un traspaso multitudinario con cuatro equipos y doce jugadores implicados.
05-02-2020 | Fuente: marca.com
Traspasazo a cuatro bandas en la NBA: Juancho, a Minnesota
  Leer
...
6
...