Infortelecom

Noticias de minneapolis

16-06-2020 | Fuente: abc.es
La dolorosa desigualdad americana
Antes de la asfixiante agonía de George Floyd, una de las imágenes más sobrecogedoras de la pandemia en EE.UU. se registró el pasado abril en la ciudad de Nueva York. Se trataba de una fosa común excavada en la isla de Hart, un enclave del castigado Bronx, para dar sepultura a los cuerpos que nadie reclama en las desbordadas morgues de la Gran Manzana. Estas tareas suelen ser realizadas por presos de la cercana cárcel de Rikers, que trabajan como sepultureros para redimir pena. Las estadísticas oficiales, tan repasadas estos días de furia, demuestran que los afroamericanos tienen muchas más probabilidades de terminar como los enterradores o enterrados de la isla Hart. Es decir, cárcel o pobreza. De hecho, el peor estallido racial sufrido por el gigante americano en medio siglo (desde el asesinato el 4 de abril de 1968 de Martin Luther King) debe entenderse también como la consecuencia de una profunda y dolorosa crisis de desigualdad. Estas esperanzas divergentes se han visto agravadas por la pandemia de coronavirus. De forma desproporcionada, los afroamericanos (y también los hispanos) sufren la peor parte del Covid-19. Ya sea por tasas de infección y mortalidad superiores a la media o como damnificados por la subsecuente crisis económica. El propio George Floyd sería un ejemplo perfecto de estas disparidades, no solo en cuanto a brutalidad policial, sino también por haber pasado el coronavirus y encontrarse sin trabajo cuando fue letalmente detenido el pasado 25 de mayo en Minneapolis. De acuerdo a The Economist, aunque los miserables guetos contra los que luchaba Martin Luther King ya no existen como tales, EE.UU. se mantiene profundamente segregada tanto por clase como por raza muy a pesar de haber sido fundado con las mejores intenciones igualitarias: «La convergencia de oportunidades entre la América blanca y negra ha sido lenta y difícil, y en algunos lugares, puede haberse detenido por completo. La brecha en la riqueza de los hogares, diez veces mayor para blancos que para negros, no ha cambiado».
13-06-2020 | Fuente: abc.es
Londres y París viven una tensa jornada de protestas con cargas policiales y manifestantes exaltados
Activistas del Black Lives Matter, veteranos de guerra, «hooligans» del fútbol y seguidores de la extrema derecha se han congregado hoy en Londres en una tensa jornada de protestas y contra protestas que han sido condenadas por las autoridades, y en las que se han producido choques entre la policía y los participantes. El primer ministro, Boris Johnson, y otros miembros del Gobierno hicieron a lo largo de la semana un llamamiento para que la gente no participara en las protestas, pese a reconocer que su mensaje contra el racismo está justificado, debido al riesgo de propagación del Covid-19 y del enfrentamiento entre grupos ideológicamente opuestos. La facción londinense de Black Lives Matter canceló una manifestación oficial que había sido convocada para hoy después de que la Alianza democrático del fútbol, el grupo de ultraderecha Britain First, y el polémico supremacista blanco Tommy Robinson, convocaran un acto de «unidad patriótica» junto a la estatua de Winston Churchill en la plaza del Parlamento y llamaran a sus simpatizantes a desplazarse a Londres para «proteger sus monumentos históricos». Muchos fueron tapados con tablones y láminas protectoras el jueves por el temor de las autoridades a que fueran blanco de ataques. «Queremos que las protestas sean un espacio seguro para que la gente asista, sin embargo, no creemos que sea posible con gente como ellos presentes», dijo la facción de Black Lives Matter en su cuenta de Instagram. Pese a la cancelación, miles de personas salieron a la calle a manifestarse. El fin de semana pasado, la estatua de Churchill fue uno de los monumentos vandalizados por algunos activistas contra el racismo, así como el Cenotafio y la figura de bronce del comerciante de esclavos Edward Colston, que fue arrancada de su pedestal y lanzada al agua en Bristol. La respuesta por parte de un grupo de extremistas, en la misma ciudad, fue dañar con «una sustancia corrosiva», según dijo la policía, la efigie del dramaturgo y poeta negro Alfred Fagon. Las protestas contra el racismo y la brutalidad policial comenzaron tras el asesinato del ciudadano afroamericano George Floyd en Minneapolis, Estados Unidos, el 25 de mayo. Batalla campan En París, la manifestación contra el racismo y las violencias policiales se convirtió en una batalla campal antes de comenzar. La manifestación había sido convocada por el Comité Adama Traoré a las 14.30 del sábado, en la Plaza de la República, desde donde los manifestantes pensaban dirigirse a la Plaza de la Ópera, recorriendo los Grandes Bulevares? Sin embargo, el Comité Adama Traoré no consideró necesario pedir permiso a las autoridades competentes. Poco antes de las 14.30, las unidades antidisturbios acordonaron la Plaza de la República, donde se habían reunido unas 6.000 personas, según fuentes policiales. La Prefectura de París hizo saber que las fuerzas del orden podían aceptar una «manifestación estática», en la plaza, pero, cumpliendo con las consignas sanitarias en vigor, no podría tolerarse una manifestación callejera. El Comité Adama Traoré hizo caso omiso de la advertencia policial y decidió continuar con el proyecto de manifestación. Los anti disturbios dejaron que los manifestantes iniciaran la marcha, hasta la calle Tourbigo, donde las fuerzas del orden decidieron dispersar el proyecto de manifestación, con cargas de gases lacrimógenos. Ante las cargas muy expeditivas de los anti disturbios, los manifestantes comenzaron a dispersarse por el barrio, a la espera de consignas. La Prefectura hizo saber que era posible entrar y salir de la Plaza de la República, pero subrayando que estaba prohibida toda manifestación. Comenzaba una larga tarde de crisis y tensión con una sucesión de enfrentamientos callejeros pronto sofocados por los anti disturbios. A la misma hora que estallaban los enfrentamientos en la Plaza de la República, varios grupúsculos de extrema derecha radical se manifestaron en las inmediaciones desplegando banderas que decían «White Lives Matter», en respuesta al eslogan norteamericano de «Black Lives Matter». Se trata de un nuevo frente de crisis. Ante la proclama «Las vidas de los negros cuentas», los manifestantes radicales franceses afirman «Las vidas de los blancos cuentan».
08-06-2020 | Fuente: abc.es
Renuncia el jefe de Opinión de The New York Times tras publicar el artículo de un senador republicano
El diario The New York Times anunció este domingo que su jefe de Opinión, James Bennet, renunció a su cargo después de una controversia por la publicación a principios de semana de un artículo del senador republicano Tom Cooton a favor de movilizar el Ejército para controlar las protestas contra el racismo en Estados Unidos. Así lo comunicó el editor del Times AG Sulzberger, quien aseguró: «James y yo acordamos que se necesitaría un nuevo equipo para dirigir el departamento con una serie de cambios considerables». Katie Kingsbury, quien se unió al Times en 2017, fue nombrada editora interina de la página de opinión, dijo Sulzberger. También anunció que Jim Dao, el jefe adjunto de la página editorial, renunciaba a su puesto y tomaba un nuevo trabajo en la redacción. Críticas Los cambios se produjeron después de días de controversia sobre el artículo del senador republicano Tom Cooton, publicado el pasado miércoles con el título «Enviar las tropas», que fue criticado por lectores e incluso periodistas del NYT. En su artículo de opinión, Cotton argumentó que el presidente Donald Trump debería invocar la Ley de Insurrección de 1807 para desplegar a los militares en todo el país para ayudar a la policía local con los disturbios provocados por la muerte con tintes racistas de George Floyd mientras estaba bajo custodia policial en Minneapolis. La columna, que Bennet dijo más tarde que no leyó antes de la publicación, provocó una revuelta por parte de empleados del Times, con docenas de mensajes críticos en Twitter. Bennet inicialmente defendió la publicación del artículo, y afirmó en Twitter: «La sección de Opinión del Times le debe a nuestros lectores mostrarles contra-argumentos, particularmente aquellos que aportan por personas en condiciones de establecer políticas». Pero en una reunión interna del Times el viernes pasado Bennet se disculpó, diciendo que el artículo de opinión no debería haber sido publicado y que fue el resultado de un error en el proceso destinado a examinar esas piezas, según medios locales. «Nación polarizada» En su nota al personal, Sulzberger dijo que «ninguno de estos cambios marca un retroceso de la responsabilidad del Times de ayudar a las personas a comprender una variedad de voces en toda la amplitud del debate público». «Ese papel es tan importante como siempre lo ha sido. Somos una nación polarizada cuya comprensión compartida del mundo se ha fracturado. El Times, y el periodismo en general, desempeña un papel esencial para dar sentido a este momento, luchando con la historia que nos ha traído aquí y ayudando al público a trazar un camino a seguir», agregó. En un comunicado anunciando la renuncia de Bennet, dijo que el exeditor era «un periodista de enorme talento e integridad que cree profundamente en la misión del Times».
08-06-2020 | Fuente: elpais.com
Las manifestaciones por la muerte de George Floyd alrededor del mundo, en imágenes
Miles de personas salieron a la calle este domingo en España para denunciar el racismo, sumándose a las concentraciones celebradas en todo el mundo tras la ola de protestas desatadas en Estados Unidos por la muerte de un afroamericano asfixiado por un policía blanco en Minneapolis
08-06-2020 | Fuente: abc.es
La alcaldía de Mineápolis desmantelará el Departamento de Policía
El concejo municipal de Mineápolis (EE.UU.) anunció este domingo que desmantelará el Departamento de Policía a raíz de las protestas por la muerte del afroamericano George Floyd a manos de agentes de ese cuerpo. En una manifestación en un céntrico parque de la ciudad, nueve de los doce concejales de la corporación, cuya mayoría es a prueba de veto, se comprometieron a suspender la financiación del Departamento de Policía y establecer un modelo de seguridad pública basado en la comunidad, según informaron los medios locales. La emisora local de la cadena de televisión Fox informó de que os concejales han decido dar este paso tras darse cuenta del fracaso de la reforma estructuran de la policía que habían acometido. «Está claro que nuestro sistema de vigilancia no está manteniendo a nuestras comunidades seguras», dijo la presidenta del concejo municipal, Lisa Bender, según informó Fox9. El concejo dijo en un comunicado que tomará «medidas intermedias para acabar con el Departamento de Policía de Mineápolis a través del proceso presupuestario y otras decisiones presupuestarias y políticas en las próximas semanas y meses». En declaraciones al Minneapolis Star Tribune, Bender dijo que tienen intención de reemplazar a un departamento de policía tradicional con uno de seguridad pública más amplio e integral orientado a la prevención de la violencia y servir a la comunidad. En ese nuevo concepto de departamento de seguridad pública estarían también integrados trabajadores sociales o médicos, para responder con un enfoque diferente a situaciones que hasta ahora quedaban en manos de policía, dijo Bender. El alcalde de Mineápolis, el demócrata Jacob Frey, se ha mostrado contrario con desmantelar el Departamento de Policía y se ha opuesto a que se suspenda la financiación de ese cuerpo. Desde que el 25 de mayo Floyd murió después de que un agente de policía estuvo sobre él con la rodilla sobre su cuello durante casi nueve minutos, Estados Unidos ha registrado una ola de protestas contra la violencia policial que han alcanzado a 650 ciudades en los 50 estados del país.
08-06-2020 | Fuente: abc.es
Mineápolis desmantelará su polémico Departamento de Policía por las protestas ciudadanas
La ola de protestas en Mineápolis contra la brutalidad policial tras la muerte de George Floyd a manos de un agente llevó este domingo al Concejo municipal de la ciudad a anunciar que desmantelará el controvertido Departamento de Policía. Apoyan esa medida nueve de los trece concejales de Mineápolis, una mayoría que consideran suficiente para sortear un posible veto del alcalde, Jacob Frey, que el pasado sábado se pronunció en contra de «abolir» el Departamento, como le exigían los miles de participantes en una nueva manifestación. Su negativa, expresada con un micrófono ante la multitud, hizo que tuviera que abandonar la concentración entre los abucheos generalizados, con gritos de «Vete a casa» y «¡Vergüenza!». La citada mayoría de concejales, según expresaron en otra concentración callejera, pretende suspender la financiación del actual Departamento de Policía y poner en marcha en su lugar un nuevo modelo de seguridad pública más integrador, aunque no aún no se ha detallado a fondo. No obstante, apuntaron que trabajarían con la comunidad para desarrollar los planes y que recurrirían a estudios ya realizados y reformas aplicadas en otros lugares de Estados Unidos. La emisora local de la cadena de televisión Fox informó de que os concejales han decidido dar este paso tras darse cuenta del fracaso de la reforma estructuran de la Policía que habían acometido. «Está claro que nuestro sistema de vigilancia no está manteniendo a nuestras comunidades seguras», dijo la presidenta del concejo municipal, Lisa Bender, según recoge Efe. El concejo dijo en un comunicado que tomará «medidas intermedias para acabar con el Departamento de Policía de Mineápolis a través del proceso presupuestario y otras decisiones presupuestarias y políticas en las próximas semanas y meses». En declaraciones al «Minneapolis Star Tribune», Bender dijo que tienen intención de reemplazar a un departamento de policía tradicional con uno de seguridad pública más amplio e integral orientado a la prevención de la violencia y servir a la comunidad. En ese nuevo concepto de departamento de seguridad pública estarían también integrados trabajadores sociales o médicos, para responder con un enfoque diferente a situaciones que hasta ahora quedaban en manos de la Policía, dijo Bender. Turbio historial El Departamento de Policía de Mineápolis arrastraba ya desde antes de la muerte de George Floyd un controvertido historial, con dos polémicas muertes en los últimos años a manos de agentes. En 2015 murió un hombre negro acusado de agredir a su novia y al que, según la versión oficial, un agente mató después de que arrebatara el arma a su compañero. Otros testigos, en cambio, aseguraban que estaba esposado cuando murió. Dos años después, una mujer blanca con doble nacionalidad estadounidense y australiana murió de un disparo en el pecho de un agente tras llamar a la Policía para alertar de que había oído gritos de una mujer que pedía auxilio. La muerte de Floyd y su agonía difundida por internet en una grabación de vídeo han terminado por desatar la indignación ciudadana contra los abusos de la Policía, que se ha extendido por numerosas ciudades del país y ha saltado fuera de sus fronteras, multiplicándose las marchas multitudinarias desde Londres a Sídney.
07-06-2020 | Fuente: abc.es
El alcalde de Mineapólis sale abucheado de una manifestación por negarse a desmantelar la Policía
La protesta ciudadana contra los abusos policiales, que exige medidas cada vez más radicales, amenaza con devorar al alcalde de Mineápolis, pese a su intención de erigirse en el adalid de la lucha contra los excesos de los agentes. Jacob Frey, un demócrata de aspecto juvenil con aires de Mark Zuckerberg, se convirtió hace dos años en el regidor de la ciudad de Mineápolis con la promesa de restablecer los puentes maltrechos entre los vecinos de la ciudad y la Policía. Abogado defensor de la causa de los derechos civiles, de 38 años y aficionado a correr, Frey es oriundo del estado de Virginia y se trasladó a Mineápolis en 2009 tras correr un maratón por sus calles.<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="en" dir="ltr">Demonstrators booed Minneapolis Mayor Jacob Frey out of a rally on Saturday after he declined to commit to defunding the police. Read more about the protests in the U.S. here. <a href="https://t.co/zHv8ocIPXj">https://t.co/zHv8ocIPXj</a> <a href="https://t.co/8WPMnyFXjP">pic.twitter.com/8WPMnyFXjP</a></p>&mdash; The New York Times (@nytimes) <a href="https://twitter.com/nytimes/status/1269460338329739264?ref_src=twsrc%5Etfw">June 7, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> Su predecesora en la alcaldía, Betsy Hodges, se había tenido que enfrentar a duras críticas por dos polémicos casos de personas muertas por disparos de la Policía, en 2015 y 2017. Uno era Jamar Clark, un hombre negro acusado de agredir a su novia y al que, según la versión oficial, un agente mató durante su detención después de que arrebatara el arma a su compañero. Algunos testigos, en cambio, aseguraban que estaba esposado cuando murió, lo que desató encendidas protestas y llevó a ocupar durante semanas una zona en el exterior de una comisaría. La otra era Justine Ruszczyk, una mujer blanca con doble nacionalidad estadounidense y australiana que había alertado al teléfono de emergencias 911 de que había oído gritos de una mujer que parecía pedir auxilio detrás de su casa. Ruszczyk, que estaba desarmada, acabó muerta por una bala en el pecho de un agente de origen somalí que había acudido con un compañero al lugar. Los hechos volvieron a desencadenar la indignación ciudadana y el jefe de la Policía fue despedido. El alcalde Frey se proponía restañar las heridas que alejaban cada vez más a los ciudadanos y los encargados de velar por su seguridad. Y quiso empezar por que los vecinos conocieran personalmente a sus policías. «Quiero que la gente conozca que su agente los lunes, martes y viernes de cuatro a diez es Jenny, quiero que conozcáis a Jenny, quiero que la conozcáis por su nombre», decía a los votantes tras su elección como alcalde, según recoge el diario «The New York Times». En esa tarea estaba cuando el pasado 25 de mayo el agente Derek Chauvin detuvo a un hombre por tratar de pagar con un billete falso de 20 dólares. Durante casi nueve minutos lo mantuvo inmovilizado apoyando su rodilla izquierda sobre el cuello del arrestado, esposado y tumbado en el suelo boca abajo. Se trataba de George Floyd, de 46 años y de raza negra. En un vídeo grabado que se hizo rápidamente viral en internet, se le oye quejarse de que no puede respirar y luego se aprecia cómo se desvanece y es trasladado del lugar inconsciente. Finalmente perdió la vida. Frey escucha a la mujer que le exige retirar los fondos a la Policía - AFP Su muerte reactivó la ira popular contra la Policía en Mineápolis, pero esta vez se ha expandido a otras ciudades de Estados Unidos e incluso ha saltado las fronteras del país, llevando a miles de personas a las calles en lugares tan distantes como Londres, Tokio o Sídney. Aunque el agente Chauvin fue detenido y está acusado de asesinato en segundo grado, y se han presentado cargos contra los otros tres policías presentes durante el arresto, la protesta no ha amainado. El alcalde de Mineápolis se ha querido poner estos días al lado de los manifestantes, rechazando la actuación policial en el caso de Floyd. «Ser negro en EE.UU. no debería ser una sentencia de muerte», ha afirmado. Además, se enfrentó a las críticas del presidente Donald Trump por no atajar la ola de saqueos e incendios que sacudieron la ciudad durante días. «No apoyo abolir la Policía» Este sábado se acercó a hablar con los participantes en una nueva protesta multitudinaria en las calles de la ciudad, que esta vez se trasladó hasta las puertas de su propia casa para forzarle a pronunciarse sobre el futuro del Departamento de Policía. Sin embargo, lejos de encontrar una cálida acogida entre los manifestantes, tuvo que salir de allí entre airados abucheos de los presentes, que le reprochaban que no retirara los fondos para el cuerpo. En los vídeos que se han difundido del episodio, un Frey en camiseta y con una mascarilla en la que se puede leer «No puedo respirar» aparece interpelado desde una tarima por una mujer micrófono en mano, que le exige aclarar de manera tajante si piensa retirar el dinero a la Policía. «Es un sí o no», le advierte, antes de recordar que el año que viene afronta su reelección: «Si dice no, advine qué vamos a hacer el próximo año». El alcalde de Mineápolis abandona la manifestación entre abucheos - AFP La mujer le pasa el micrófono a Frey, que responde, rodeado de manifestantes con el puño en alto: «No apoyo la abolición total de la Policía». La contestación no satisface a los manifestates, que empiezan abroncarle con gritos como «¡vete a casa, Jacob!» o «¡vergüenza, vergüenza!». A continuación, el alcalde abandona el lugar en un triste paseíllo, caminando entre el mar de ciudadanos que no dejan de expresarle a coro su rechazo por no desmantelar el controvertido departamento policial.
07-06-2020 | Fuente: abc.es
El falso racismo de la policía norteamericana
Los policías de Mineápolis que causaron la muerte de George Floyd merecen la más dura pena que la legislación local contemple para casos como el suyo. Pero es simplemente falso decir que la Policía en Estados Unidos tenga conductas racistas. Una afirmación así hay que sostenerla con datos, y las estadísticas dicen exactamente lo contrario. Y cuando hablamos de Policía recordemos que los uniformados que vemos en las televisiones no dependen del Gobierno norteamericano, sino de cada ayuntamiento o de cada Estado en el caso de la Guardia Nacional. El Gobierno de Trump no tiene competencia sobre ellos. En casi todas las ciudades más sacudidas por la violencia en los últimos días -Nueva York, Philadelphia, Mineápolis- los alcaldes demócratas y algunos gobernadores de su mismo partido han dejado a las turbas arrasar con todo. Aplican el principio de «dejad que los alborotadores quemen suficientes coches y rompan y saqueen escaparates para saciar su justa indignación». Hay muchos ejemplos, el más relevante puede ser el de esta semana en Nueva York, donde se permitió el asalto de casi todos los comercios de la parte baja de la Quinta Avenida, Times Square y Soho. El gobernador Cuomo decretó toque de queda a las 23,00 y después no lo aplicó. La Policía de Nueva York tiene 36.000 agentes. No se desplegó más que un pequeño número. Con una fuerza mayor, se podría haber sufrido muchos menos daños. Pero Cuomo y el alcalde Blasio no tenían la voluntad política de hacer frente a la anarquía que ha supuesto la ruina para muchos pequeños comerciantes. Como tampoco la tenía Jacob Frey, el alcalde demócrata de Mineápolis. El «Minneapolis Star Tribune» contaba el pasado martes la historia de Luis Tamay, emigrante ecuatoriano que abrió en la ciudad un restaurante ecuatoriano, «El Sabor Chuchi» en el que invirtió los ahorros de 17 años de trabajo. Cuando empezaron los disturbios Tamay hacía guardia por la noche en su local. Pero el 29 de mayo obedeció el toque de queda asumiendo que la Guardia Nacional mantendría el orden. Tamay vio en Facebook como ardía su restaurante. No tenía un seguro porque no se lo podía permitir. Estas víctimas son las que no salen en la televisión. Seguro que ciertos «intelectuales» no piensan en ellas cuando hablan de que los disturbios son el lenguaje persuasivo de aquellos a los que nadie escucha. Y buena parte de esa violencia se ha montado sobre la mentira del supuesto racismo de la policía norteamericana denunciado por el gobernador de Minnesota, Tim Walzl, (¿Lo adivinan? ¡Demócrata!) que habló del «racismo institucional» de la policía. Veamos los datos. Como explica Heather Mac Donald, profesora del Manhattan Institute («The Myth of Systemic Police Racism» WSJ. 03-06-2020) en 2019 agentes de policía mataron en todo el país a 1.004 personas de las que 235 eran negros. Menos de la cuarta parte. Esa proporción se mantiene desde 2015. Pero el 53 por ciento de los autores de homicidios identificados en el país eran negros, como lo eran el 60 por ciento de los autores de robos, pese a que sólo representan el 13 por ciento de la población, luego la proporción de los que murieron en enfrentamientos con la Policía es muy inferior a la de blancos, hispanos o asiáticos. Las estadísticas prueban que un agente de policía tiene dieciocho veces más posibilidades de morir asesinado por un ciudadano negro de las que tiene un negro desarmado de morir a manos de la Policía. La realidad es bastante simple y por eso no se quiere reconocer: la Policía norteamericana, que suele ser durísima en su actuación con sospechosos de cualquier raza, no es responsable de que los negros mueran por homicidio ocho veces más que la suma de blancos e hispanos. La única razón es la violencia criminal que la Policía combate.
06-06-2020 | Fuente: abc.es
El Pentágono prohíbe a los soldados usar armas de fuego en Washington
El Pentágono ha prohibido a los soldados desplegados en torno a la Casa Blanca, rodeada esta de un fuerte perímetro de seguridad, el uso de armas de fuego o munición si intervienen o cargan contra los disturbios que se han declarado en la capital desde el domingo pasado, con incendios y saqueos. Lo hace a un día de una multitudinaria manifestación contra el racismo que partirá el sábado del Capitolio. El Departamento de Defensa, dirigido por el secretario (ministro) Mark Esper, ha tomado la decisión sin consultar previamente a la Casa Blanca, que fue la que inicialmente ordenó el despliegue militar con hasta 2.000 soldados, 1.200 de la Guardia Nacional del distrito federal de la capital, y el resto de otros puntos del país. En todo el país hay listos para ser desplegados 5.000 reservistas. Donald Trump específicamente había alentado a la Guardia Nacional a armarse, y en Twitter llegó a amenazar con que «cuando empiezan los saqueos, comienzan los disparos». La red social etiquetó ese mensaje porque «alienta a la violencia». En una carga el lunes, los antidisturbios emplearon gas pimienta, granadas aturdidas y balas de goma para desalojar la plaza frente a la Casa Blanca. El jueves, el secretario Esper dijo en una rueda de prensa que no cree que sea necesaria una mayor movilización de las fuerzas armadas para ahogar disturbios, algo que pareció contradecir al presidente. Aun así, el lunes el jefe del Estado Mayor Conjunto, general Mark Milley, patrulló Washington junto a Esper para supervisar el dispositivo de seguridad en el que participaron los uniformados. La ciudad de Washington es en realidad el único lugar donde Trump puede movilizar las tropas de la Guardia Nacional a discreción, pues es un distrito federal autónomo. En el resto de estados, los 50, es el gobernador quien debe desplegar a los uniformados si lo cree necesario, a no ser que se declare una insurrección. Además, el viernes la ciudad de Minneapolis, donde murió el hombre de raza negra George Floyd asfixiado bajo custodia policial, prohibió este viernes las inmovilizaciones por el cuello. Esta es una práctica muy extendida entre las fuerzas policiales y según la autopsia encargada por su familia, fue el motivo directo de la muerte de Floyd. «El Departamento de Policía de Minneapolis deberá renunciar a las inmovilizaciones por el cuello, sea cual sea el motivo, en un plazo de diez días desde que sea efectiva esta orden», dijo el consistorio en un comunicado. Cualquier policía que presencie su práctica deberá informar a sus superiores de ello.
05-06-2020 | Fuente: as.com
Una docena de Vikings en el funeral de George Floyd
Activisitas por los derechos civiles, atletas y otras celebridades se unieron a la familia de Floyd en el primer funeral en su honor este jueves en Minneapolis.
1
...