Infortelecom

Noticias de ministerios

09-01-2018 | Fuente: elpais.com
El ajuste en el empleo público toca a su fin y la plantilla vuelve a aumentar
Los efectivos de la Administración dejan de caer cinco años después El 67% del personal de los ministerios tiene más de 50 años
15-12-2017 | Fuente: elpais.com
El Gobierno blinda el 21-D frente a bulos y ciberataques
Varios ministerios supervisan el sistema de recuento provisional de votos
14-12-2017 | Fuente: elpais.com
El Gobierno blinda el 21-D frente a bulos y ciberataques
Varios ministerios supervisan el sistema de recuento provisional de votos
09-12-2017 | Fuente: elpais.com
España reclama tres años para que los 500.000 afectados directos digieran el Brexit
Informe de todos los ministerios sobre las repercusiones bilaterales de la salida del Reino Unido de la UE
26-11-2017 | Fuente: abc.es
Maduro sustituye a cuatro ministros de Venezuela
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, modificó hoy a parte de su gabinete al cambiar a los titulares de los ministerios de Comercio Exterior e Inversiones Internacionales, Vivienda, de Transporte y de Petróleo y Energía. En su programa dominical, el jefe de Estado venezolano designó al exgobernador del estado de Táchira (oeste), José Vielma Mora, como ministro de Comercio Exterior e Inversiones Internacionales y agradeció a Miguel Pérez Abad por su desempeño en el cargo, aunque le dejó la responsabilidad de dirigir el Banco Bicentenario. Asimismo, nombró como nuevo ministro de Vivienda al general Ildemaro Villarroel. Este cargo lo venía desempeñando el también militar Manuel Quevedo, quien ahora pasó a ser ministro de Petróleo y Energía y presidente de la compañía estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA). Maduro también designó al jefe de la Misión Transporte, Carlos Osorio, sancionado por EE.UU., como ministro de Transporte, debido a que el general Juan García Toussaintt, que se desempeñaba en ese cargo, presenta una situación de salud que le impide seguir como titular de la institución. El presidente venezolano hizo estos anuncios minutos después de anunciar su decisión de nombrar a Quevedo como presidente de PDVSA para la reestructuración de la compañía, pues en los últimos meses varios de sus gerentes han sido detenidos por hechos de corrupción.
12-11-2017 | Fuente: abc.es
Hallan en Irak fosas comunes de Daesh con al menos 400 cadáveres
El nuevo gobernador de la provincia septentrional iraquí de Kirkuk, Rakan Said, anunció hoy el hallazgo de varias fosas comunes con más de 400 cadáveres en la comarca de Al Hauiya, liberada de los terroristas del grupo terrorista Daesh el pasado octubre. Las fosas fueron encontradas en la antigua base militar estadounidense de Al Bakara, que fue empleada por los yihadistas para sus ejecuciones extrajudiciales, según unas declaraciones de Said recogidas por varios medios iraquíes. Entre los ejecutados, hay personas vestidas con monos de color rojos, con lo que los terroristas solían vestir a quienes condenaban a muerte y otras que van vestidas de civil. Said informó que estas fosas muestran la «barbarie» del Daesh y llamó al Gobierno iraquí y a la Comisión de Derechos Humanos a que se dirijan al sitio donde se encuentran las fosas para realizar análisis y identificar a las víctimas. Fusilados, decapitados o quemados Hasta el momento no han cavado las fosas, ni han sacado los restos mortales de los fallecidos, según el gobernador, que precisó que estaban esperando la llegada de un comité formado por los ministerios de Sanidad e Interior. Los cadáveres están repartidos en cinco fosas grandes, según el responsable local, que precisó que el hallazgo se realizó gracias a un pastor de la zona que condujo a las autoridades hasta el lugar. Según el relato del pastor los terroristas asesinaban a los detenidos disparándoles, decapitándoles o quemándoles. En Al Hauiya, reconquistada a principios de octubre tras tres semanas de campaña militar, se han encontrado varias fosas comunes abiertas por los extremistas. El pasado 28 octubre, las fuerzas iraquíes hallaron otra fosa común con al menos cincuenta cadáveres en la comarca de Al Hauiya. Durante la ofensiva contra el Daesh, las autoridades iraquíes han encontrado varias fosas comunes, entre ellas una con unos 500 cadáveres en la cárcel de Badush, comarca situada a unos 25 kilómetros al oeste de la ciudad de Mosul (norte), el pasado 11 de marzo.
31-10-2017 | Fuente: abc.es
China y Corea del Sur llegan a un acuerdo para reforzar las medidas contra la nuclearización de Pyongyang
Las autoridades de Corea del Sur y China han llegado a un acuerdo para reanudar la puesta en marcha de medidas contra la nuclearización de Corea del Norte, según ha informado la agencia de noticias Yonhap. «Teniendo en cuenta que compartimos el enfoque de que garantizar la cooperación entre ambos países beneficia los intereses de ambos, las dos partes han llegado a un acuerdo para normalizar rápidamente los intercambios en todas las áreas», ha indicado el Ministerio de Asuntos Exteriores de Corea del Sur en un comunicado. Los dos países, que no han logrado ponerse de acuerdo sobre el despliegue del sistema antimisiles THAAD por parte de Estados Unidos en Corea del Sur, han acordado que continuarán con las conversaciones para hallar una solución al problema mediante el diálogo. «Las dos partes han llegado a un acuerdo para seguir hablado del asunto del THAAD, el cual preocupa a China, a través de un canal de diálogo entre sus Ministerios de Defensa», ha señalado el ministro surcoreano. En relación con la desnuclearización de Corea del Norte, que ha realizado numerosos ensayos balísticos y nucleares durante el último año, Pekín y Seúl han reafirmado la idea de lograr dicho propósito mediante medidas pacíficas.
30-10-2017 | Fuente: elpais.com
Los ministros llamarán a los ?números dos? de las consejerías para conocer su disposición a colaborar
Los titulares de los ministerios confían en que no haya una cadena de dimisiones al tratarse de una intervención de la autonomía de solo 50 días
28-10-2017 | Fuente: abc.es
Un bailaor en la corte de Lenin
Cuando Juan Martínez, bailaor flamenco natural de Burgos, se apeó del tren expreso en el andén de la estación de Petrogrado (hoy San Petersburgo) creyó que aquella gente estaba de fiesta pues se escuchaba un rumor de cohetes y fuegos artificiales. Juan Martínez procedía de París, en cuyos cabarets regentaba un cuadro flamenco, pero al comienzo de la Gran Guerra, con las tropas alemanas amenazando la ciudad, juzgó prudente alejarse del conflicto y buscar mejor acomodo para su arte en Rusia. Juan Martínez no sabía nada de Rusia. Tan solo que era un país enorme y rico. Una impresión basada en el hecho de que buena parte de la clientela de los cabarets parisinos fueran opulentos aristócratas rusos, gente alegre jovial y muy generosa con las propinas. Ignoraba nuestro bailarín que las riquezas que ostentaba aquella minoría procedían de la explotación laboral de un campesinado famélico y de obreros industriales sobreexplotados. Juan Martínez se llevó el susto de su vida cuando, al atravesar la sala de espera, se topó con el cadáver de un policía clavado con una bayoneta en la puerta de la estación. En la amplia avenida que conducía al ferrocarril, sospechosamente desierta silbaban las balas. No eran cohetes ni tracas de carnaval: eran disparos de fusil y ráfagas de ametralladora. Los rusos no estaban de romería sino de revolución. -¿Dónde he venido a caer? ?se preguntó Juan Fernández, medroso. Había ido a caer en medio de una revolución que cambiaría el curso de la historia. Ahora se cumplen cien años de aquello y todavía advertimos sus consecuencias. Rusia era entonces el país más atrasado de occidente. Hacía solo medio siglo (1861) que había abolido la casi medieval servidumbre que vinculaba al campesino (90% de la población) a la finca en la que nacía, pero esa medida no había redundado en una mejora de vida del campesinado analfabeto que proseguía su semi esclavitud en las enormes fincas de los grandes señores de la Corte o, peor aún, explotado por propietarios menores (los kulaks). El germen revolucionario había crecido en los últimos decenios entre obreros industriales y estudiantes. La omnipresente y temible policía secreta Ojrana y las masivas deportaciones a penitenciarías de Siberia apenas bastaban para mitigar el problema. Rusia también había entrado en la Gran Guerra al lado de Inglaterra y Francia contra Alemania y Austria. El ejército ruso, dirigido por aristócratas incompetentes, encajaba una derrota tras otra. Al propio tiempo, el desabastecimiento provocado por una deficiente administración condenaba a extensas regiones a la hambruna. A estas calamidades vinieron a sumarse los rigores de un invierno especialmente frío. El movimiento revolucionario, antes limitado a los obreros industriales ganaba muchedumbres de incondicionales entre los campesinos y aldeanos que el Ejército alistaba como carne de cañón. Las cifras de muertos eran pavorosas. Surgen los soviets Los proletarios de los polígonos industriales de Petrogrado, muy politizados por agitadores anarquistas y socialistas, se organizaron en soviets (consejos de trabajadores) y trasladaron sus multitudinarias protestas a los palacios y ministerios del centro de la ciudad. El desorden, agravado por la guerra y los motines de las tropas en el frente, creció hasta el punto de que la represión policial no pudo ya contener a las masas. «Sois pobres como nosotros, sois nuestros hermanos» podía leerse en las pancartas con las que los trabajadores se enfrentaban al Ejército. Algunos regimientos de la guarnición de Moscú se unieron directamente a los revolucionarios y les suministraron armas. Con la capital en manos de los amotinados, los propios generales aconsejaron al zar y autócrata Nicolás II que abdicara. Eso ocurrió en febrero, lo que puede considerarse el primer acto de la revolución. El segundo acto se aplazó hasta octubre. Durante esos ocho meses se fue gestando en el vientre de Rusia a revolución definitiva. El poder había quedado en manos del parlamento o Duma que nombró un gobierno provisional integrado por políticos liberales y burgueses del Partido Democrático Constitucional (KD o Kadete). Al principio, la población se sintió liberada y cundió la euforia y la camaradería. Los soviets de trabajadores, de estudiantes y de profesionales (con predominio de socialistas y marxistas) dictaban sus propias normas en un ambiente de libertad, confianza y amor al pueblo. Los marxistas propiamente dichos estaban divididos en dos facciones: mencheviques, la mayoría, más democratizadores y reformistas, y bolcheviques, una minoría de revolucionarios radicales. Consciente de sus obligaciones internacionales, el Gobierno provisional, adoptó la impopular decisión de continuar la guerra con Alemania. A ello se sumó que aplazaba las esperadas reformas, los repartos de tierras y las mejoras laborales exigidas. Tampoco reunía a la Asamblea Constituyente prometida (la guerra lo dificultaba todo). Los decepcionados obreros dejaron de apoyarlo y se adhirieron a las soluciones revolucionarias que pregonaban los bolcheviques liderados por Vladimir Lenin. Los bolcheviques se habían fortalecido después de convencer a docenas de soviets en toda Rusia de que solo ellos acabarían con la guerra y emprenderían la reforma agraria. Aparte de persuadir con promesas se apoyaban en la fuerza de sus fanatizadas milicias o Guardia Roja, germen del futuro Ejército Rojo. En verano de 1917, el hambre y la decepción por el fracaso de una ofensiva que prometía terminar con la guerra, animó a los bolcheviques a emprender acciones revolucionarias que venían preparando desde tiempo atrás. El gobierno provisional reaccionó restituyendo la pena de muerte y deteniendo a los agitadores. Lenin, siempre celoso cuidador de su integridad física, abandonó Petrogrado y se puso a salvo en la vecina Finlandia. Menudeaban las huelgas. El cinturón industrial de Petrogrado, ganado por los bolcheviques, amenazaba con adueñarse de la ciudad. Ante tal estado de cosas, a finales de agosto de 1917, el general Kornilov, comandante en jefe del ejército, intentó un golpe de estado apoyado por aristócratas y burgueses. De farol Los obreros de Petrogrado se levantaron en armas apoyados por regimientos de soldados y policías. Asediado por los revolucionarios, el Gobierno huyó. Los soviets obreros tomaron el control de las fábricas y los campesinos ocuparon las fincas y palacios campestres a menudo después de asesinar a los propietarios. En el frente se produjo una oleada de deserciones: los soldados querían regresar a sus aldeas para participar en el reparto. En este ambiente revolucionario, Lenin que había regresado a San Petersburgo en la clandestinidad, disfrazado de obrero, y Trotsky su inteligente colaborador, decidieron que era el momento de hacerse con el poder. La Guardia Roja ocupó los bancos, estaciones, cuarteles, central de teléfonos y ministerios de Petrogrado. Les salió bien el farol a los bolqueviques. La verdad es que no contaban con muchos apoyos fuera de los obreros fabriles de Petrogrado y de Moscú, pero Lenin maniobró hábilmente para hacerse con partidarios que le permitieran consolidar el golpe de estado: sustituyó al Gobierno huido por otro formado por comisarios del pueblo (el Sovnarkom) y ofreció a las masas lo que esperaban, la terminación de la guerra y la reforma agraria. Traicionando los tratados suscritos con los aliados, Lenin firmó con Alemania una paz justa y democrática, inmediata, sin anexiones y sin indemnizaciones. Lo que no contó fue que cedía a Alemania una buena porción de Rusia, casi tanto como lo que ambicionaría Hitler unas décadas después. Rojos contra blancos Los bolcheviques abrigaban la esperanza de que su victoria provocara el levantamiento de la clase obrera en los países industrializados de Europa. Este cálculo falló pero, a pesar de ello, pudieron consolidar su poder por medio de medidas más represivas que las de la tiranía zarista. Las potencias aliadas no admitieron la deserción de Rusia de la guerra y apoyaron con tropas y armamento a la facción antibolchevique (los blancos) que intentaba defender el viejo orden. Durante cinco años rojos y blancos se enfrentaron en una guerra civil extremadamente cruel. Finalmente ganaron los rojos y Lenin, con su autoridad reforzada, declaró a Rusia la primera nación socialista, la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS). Esto ocurría en 1922. ¿Qué fue del maestro Juan Martínez nuestro bailarín flamenco? Vivió la revolución rusa a pie de calle, vagando de un lado a otro para escapar de la guerra pero siempre alcanzado por ella. Cuando, por fin, pudo zafarse del peligro regresó a París y reanudó su carrera artística. Allí contó sus andanzas entre los soviets al periodista español Chaves Nogales que las plasmó en un libro: «El maestro Juan Martínez estaba allí».
24-10-2017 | Fuente: abc.es
Más de 882 casos de abuso sexual a niños conmocionan a Ecuador
La sociedad ecuatoriana ha sido sacudida con escalofriantes denuncias de abuso sexual en instituciones educativas del país. Las propias autoridades hablan de 882 casos, en los últimos tres años, aunque podría haber más. Madres de familia del colegio réplica Aguirre Abad, de Guayaquil, sacaron a la luz historias de espanto que les habían confiado sus hijos. Luego, hablaron los propios chicos y revelaron el horror que vivían en el centro educativo, donde eran agredidos sexualmente por cuatro profesores, sin que autoridad alguna del plantel los protegiera. Los familiares señalan encubrimiento de la rectora, que habría intimidado a algunas denunciantes, y facilitado la fuga de uno de los agresores, cuando la Policía allanó el establecimiento. Tres de los cuatro agresores guardan prisión, mientras la rectora está siendo procesada. Este caso destapó otro espeluznante en la Unidad Educativa Mushuk Pakari, en la parroquia Calderón de Quito, dónde se ha denunciado hay 84 niños, de entre 12 y 14 años, agredidos por un depredador sexual. Sus historias son conmovedoras, vidas rotas que claman justicia. De acuerdo a las investigaciones de la fiscal de la causa, Mariana Huilcapi, las agresiones se habrían producido en el año lectivo 2016 y 2017. El presunto autor fue detenido cuando intentaba huir. La valentía de los niños motivó a exalumnas de la Academia de Ballet, Guadalupe Chávez, de Quito, acudir a la Comisión especial del Parlamento (Asamblea Nacional) para narrar lo que les ocurrió años atrás y pedir justicia. Reuniones urgentes de las autoridades de los Ministerios de Educación y Justicia para cooperar y evitar la impunidad, han sido la respuesta a la condena social colectiva. Han reconocido ?omisión negligente por parte de las autoridades educativas?. Esta semana irán al Congreso el fiscal general de la Nación y el presidente del Consejo de la Judicatura para informar sus acciones frente a estos execrables hechos. Poder, impunidad y potenciales mafias La abogada y activista guayaquileña Silvia Buendía ha investigado el caso de los niños agredidos y ha descubierto que la mayoría menciona que los agresores los filmaban. Por eso, cree se trataría de probables mafias. «Eso explicaría también el silencio de la rectora y de autoridades porque es un negocio rentable; hay dinero de por medio», señala a ABC, y se indigna al recordar que el anterior gobierno disolvió a la UNE (Unión Nacional de Educadores) y formó su propia Red de Maestros, donde no todos son docentes. La misma rectora del Colegio Réplica ha admitido que no pasó las pruebas psicológicas. Verónica Zambrano, experta en derechos de niños y gerente estratégica de Plan Internacional, dice que el maltrato es un tema de ejercicio del poder absolutamente brutal de los grandes hacia los pequeños, porque a los niños no se los considera sujetos de derechos. Menciona que 36% de los niños son maltratados en las escuelas y 46% en sus familias. Con ella coincide Buendía, aunque la abogada habla, directamente, del ejercicio del poder político y el autoritarismo que durante 10 años controló todo e impuso el miedo a hablar. En un Acuerdo Ministerial de 2012, en el capítulo denominado «Relaciones con los medios de comunicación», se establece que las declaraciones o entrevistas a la prensa escrita, radial o televisiva serán otorgadas solo por las autoridades de esa cartera de Estado. Hay casos de violación que han causado estupor como el ocurrido en un reconocido colegio de Quito y conocido como el «Principito». El maestro agresor fue defendido por sus colegas. Le otorgaron medidas sustitutivas, pero ya habría fugado. Otro es el de+ Jorge Glas Viejó, padre del vicepresidente de la República (hoy en cárcel), que fue condenado por la violación a una niña, cuando fue su alumna, y que tuvo un hijo. Fue condenado, pero nadie sabe dónde cumple la pena. «Son doblemente agredidos, por quien los violentó y por el Estado que no aplica la ley», dice la penalista Paulina Araujo, quien recuerda que la Asamblea Constituyente de Montecristi (2008) amnistió al violador de una niña de 12 años, que ya tenía tres sentencias condenatorias ejecutoriadas, y que el caso fue archivado por la Fiscalía, creando un precedente nefasto.
...
6
...