Infortelecom

Noticias de ministerios

24-05-2017 | Fuente: elpais.com
El Gobierno usará todos sus medios para evitar otra imagen como el 9-N
Fiscalía y Abogacía del Estado, Delegación del Gobierno, los Ministerios y hasta Interior está preparado para asumir el control de los Mossos
24-05-2017 | Fuente: abc.es
Violentos choques en Brasil entre la Policía y los manifestantes que pedían la dimisión de Temer
Cerca de cien mil personas protestaron hoy en la capital, Brasilia, pidiendo la renuncia del presidente brasileño, Michel Temer, y la convocatoria de nuevas elecciones directas para elegir un nuevo mandatario. La capital amaneció con un fuerte dispositivo de seguridad, especialmente frente al Palacio del Planalto, para evitar que los manifestantes llegasen cerca al edificio en el que Temer sigue negociando salidas por su permanencia, cada día más difícil. El operativo no pudo, no obstante, evitar que se produjeran incidentes. La Policía reprimió finalmente con dureza la protesta contra el presidente Michel Temer, que se desarrollaba en los alrededores del Congreso y varios ministerios en una de las principales avenidas de Brasilia. Los agentes usaron gases lacrimógenos y caballos para cargar contra miles de manifestantes, que a su vez arrojaron cócteles molotov contra la sede del ministerio de Agricultura. Según cálculos de la Policía Militar, a la manifestación se sumaron unas 25.000 personas, muchas de las cuales llegaron a la capital desde otros puntos del país, movilizadas por los sindicatos. Convocadas por centrales sindicales, movimientos sociales y grupos de izquierda, las protestas eran inicialmente contra las reformas laborales y el sistema de pensiones que se tramitan en el Congreso, pero una grabación que ha implicado a Temer en un nuevo gran escándalo nacional, reforzó el clamor por su renuncia y por «Directas, ya», pidiendo una nueva elección. Muñecos inflables gigantes de Temer, vestido de presidiario, eran la novedad en la marcha. El audio y vídeos de confesiones que están en manos de la fiscalía, han implicado al presidente en acusaciones graves como corrupción pasiva, obstrucción de justicia y organización criminal. Investigado ahora por orden de la Corte Suprema, Temer trata de defenderse de sus relaciones con Joesley Batista, dueño de JBS, principal industria cárnica mundial, que confesó haber pagado más de 1.800 sobornos a políticos de todos los partidos, entre ellos, al mandatario. Aferrado al cargo y diciendo que no renunciará, Temer sigue frágil frente a un Congreso tenso y que ha trabajado poco desde la crisis abierta hace una semana. Un diputado de su confianza fue filmado corriendo con una maleta de dinero negociada con Batista. Dos de sus principales asesores en el palacio, Tadeu Filippelli y Sandro Mabel, cayeron en las últimas 24 horas. Filipelli fue preso por otro escándalo, y Mabel, importante hombre del presidente en el Congreso, también investigado, presentó su renuncia.
17-05-2017 | Fuente: abc.es
El nuevo presidente francés, el centrista Emmanuel Macron, ha dado a conocer su primer gobierno, un gobierno paritario marcado por una combinación de personalidades políticas que integran la izquierda, derecha, el centro y la sociedad civil. Macron había prometido una profunda renovación política más allá del tradicional partidismo de la V República, que aglutinara a altos cargos de la izquierda y la derecha francesa. El gobierno encabezado por el primer ministro de la derecha moderada, Edouard Philippe, de 46 años, respeta la paridad de género y una mezcla de pesos pesados y nuevas caras. Así y todo, Macron «se ha olvidado» del tan cacareado ministerio de los Derechos de la Mujer, prometido en campaña electoral. En el Ministerio de Deportes, la doble campeona olímpica de esgrima Laura Flessel, de 45 años- AFP En este equipo hay cinco ministros del centro y de la derecha: tres europeístas: François Bayrou (Justicia), Sylvie Goulard (Ejércitos) y Marielle de Sarnez (Asuntos Europeos) - y dos del partido de derecha Los Republicanos (LR): Bruno Le Maire (Economía) y Gérald Darmanin (Ccuentas públicas). El nuevo ministro de Justicia francés, François Bayrou, durante la ceremonia del traspaso de carteras en la sede de dicho ministerio en París (Francia)- EFE «Bayrou ha aportado sus simpatizantes a la causa de Macron, de manera contundente y clara porque él mismo no tenía ninguna posibilidad de éxito. Su partido, el MoDem, es solo un fantasma de lo que pudo ser. Bayrou es una persona muy respetada, un poco ridícula pero respetada en Francia», afirma a ABC el comentarista de la cadena CNews Harold Hyman. Esta foto de archivo tomada el 2 de mayo de 2017 muestra al diputado socialista Christophe Castaner posando durante una sesión de fotos en París. El recién elegido presidente francés Emmanuel Macron ha designado a Christophe Castaner como Secretario de Estado para Relaciones Parlamentarias y Portavoz del Gobierno- AFP Tanto el primer ministro como sus otros dos colegas republicanos han sido expulsados de sus respectivos partidos por «coherencia», ha anunciado este miércoles su secretario general Bernard Accoyer. La derecha conservadora trata de superar el varapalo de la derrota en la primera vuelta de François Fillon y trata de conseguir una revancha en las legislativas que tendrán lugar el 11 y el 18 de junio. Foto de archivo del ex ministro de Defensa con Hollande Jean-Yves Le Drian, ministro de Europa y AAEE con Macron- AFP El equipo ministerial tiene cinco personalidades de la izquierda, el primero de los cuales es el ex ministro socialista de Defensa de François Hollande, Jean-Yves Le Drian, de 69 años, que ha heredado el Ministerio de Europa y Asuntos Exteriores. Su «vasta experiencia política» ha sido aplaudida por su homólogo alemán, Sigmar Gabriel. Emmanuel Macron sonríe junto al hasta ahora Alcalde de Lyon Gerard Collomb asistiendo a la Cumbre de los Reformistas Europeos. Collomb ha sido nombrado ministro del Interior- AFP Gérard Collomb, de 69 años, otro socialista atípico, ha apoyado desde el principio Emmanuel Macron. Collomb se convierte en ministro del Interior, mientras que Richard Ferrand, con 18 años de experiencia socialista y pilar de la campaña Emmanuel Macron, se ha hecho cargo de un nuevo departamento dedicado a la «cohesión territorial», con el que el nuevo gobierno tratará de acercar las dos Francias -la que votó al flamante presidente y la que optó por la ultraderechista Marine Le Pen-. Decidido a recurrir a caras nuevas, Macron, de 39 años y sin experiencia política, ha logrado reclutar perfiles conocidos o respetados en sus campos de actividad pública. El nuevo ministro francés de Estado, ministro de la Transición Ecológica y Solidaria, Nicolas Hulot, durante su discurso junto a su predecesora, Segolene Royal (no en la imagen) en la ceremonia del traspaso de carteras en la sede de dicho ministerio en París (Francia) hoy 17 de mayo de 2017.- EFE El ex presentador de televisión y ecologista Nicolas Hulot, de 62 años, hasta ahora reacio a integrar un gobierno ha dado el paso y se convirtió en ministro de «solidaridad y la ecología de transición». Una elección elogiada por las oenegés, que lo ven como una «señal positiva» y una «apuesta digna». La editora de la prestigiosa Actes Sud, Françoise Nyssen, 65 años, ha sido designada para dirigir el Ministerio de Cultura. Podría participar esta noche en Cannes (sureste) para la apertura de la 70ª edición del festival de cine. Otros representantes de la sociedad civil incluyen un profesor de medicina, Agnès Buzyn, a cargo de la solidaridad y de la Salud, un investigador y universitario, Frédérique Vidal, de Educación Superior e Investigación, o la ex directora del transporte público de París, Elizabeth Borne para esta cartera. La presentación del gobierno fue retrasada ayer 24 horas para comprobar la situación tributaria de cada uno y la ausencia de conflictos de intereses, en la línea de la estrategia de Emmanuel Macron de «moralizar» la política. Reparto de ministerios ABC Edad media: 54,5 años Procedente de la derecha Édouard Philippe, jefe de Gobierno. Procedente de Los Republicanos, se define «de derechas». Hasta ahora alcalde de Le Havre, cuenta con 46 años Bruno Le Maire, ministro Economía. Cayó en primera ronda de las primarias conservadoras. De 48 años, le toca reactivar la maltrecha economía francesa. Gérald Darmanin, ministro de Cuentas Públicas. El más joven, con 34 años. Es una de las figuras emergentes en la derecha. Su cartera incluye gestionar la función pública. Del centro o MoDem François Bayrou, ministro de Justicia. Renunció en febrero su propio movimiento centrista para unirse a la «auténtica alternativa» para Francia. Tiene 65 años Sylvie Goulard (ministra de Ejércitos). A sus 52 años, entra por primera vez en un gobierno, pero lleva como eurodiputada desde 2009. Se subió a ¡En Marcha! en 2016. Marielle de Sarnez, ministra de Asuntos Europeos. Considerada el brazo derecho de Bayrou, tiene 66 años de edad y ocupa escaño en la Eurocámara desde el año 1999. Del socialismo Gérard Collomb, ministro del Interior. El alcalde socialista de Lyon (69 años) fue el primer político relevante en sumarse a Macron. Afronta la amenaza yihadista. Jean-Yves Le Drian. De 69 años, el que fue titular de Defensa con François Hollande ocupa un puesto clave en la «refundación» de la UE. Richard Ferrand, ministro de Cohesión de territorios. Primer parlamentario en dejar el Partido Socialista. De 54 años, no es profesional de la política, a la que llegó de rebote. Ecologista Nicolas Hulot, ministro de la transición ecológica. Chirac, Sarkozy y Hollande trataron de incorporar a esta figura del ecologismo, de 62 años. Con Macron ha dado el «sí». De la sociedad civil Agnès Buzyn, ministra de Sanidad. Esta doctora de 54 años es uno de los miembros de la sociedad civil que se suma al proyecto centrista de Macron. Françoise Nyssen, ministra de Cultura. Belga de nacimiento, esta editora de 66 años tiene formación científica y un diploma como urbanista. Muriel Penicaud, ministra de Trabajo. Ex socialista. De 62 años, fue directora de recursos humanos en Danone y ha estado al frente de la sociedad mixta Business France. Jean-Michel Blanquer, ministro de educación. Hasta ahora director de la Escuela Superior de Ciencias Económicas y Comerciales, de 52 años, su cartera es clave en este gobierno. Jacques Mézard, ministro de Agricultura. Miembro del Senado desde 2008, es uno de los dos ministros del Partido Radical de la Izquierda (PRG). Tiene 69 años. Frédérique Vidal, 53 años, enseñanza superior. Universitaria independiente. Annick Girardin, 52 años, ministra de Ultramar. Reformista. Laura Flessel, ministra de Deportes. Campeona olímpica de esgrima dos veces y del mundo en seis ocasiones. Nació en la Isla de Guadalupe hace 46 años. Elisabeth Borne, 56 años, ministra de Transportes. Directora transportes públicos región parisina. Sociedad civil.
12-05-2017 | Fuente: abc.es
«Seguimos teniendo una economía heredera del apartheid»
Las siglas de la ANC (African National Congress) son en Sudáfrica sinónimo de lucha contra el apartheid. El partido con el que Nelson Mandela ganó en 1994 las primeras elecciones democráticas del país se enfrenta ahora a una crisis de credibilidad sin precedentes. Los cargos de corrupción contra el presidente Jacob Zuma, ya condenado por emplear varios millones del erario público en remodelar su vivienda, han llevado al ANC a ver peligrar su mayoría absoluta en el Parlamento. Además, la estrechísima relación de Zuma con los Gupta, una familia de millonarios indios, levanta sospechas sobre algunas de las decisiones del presidente, como la destitución express de ministros molestos para los intereses del clan indio. No es el político el único de los frentes que han de vigilar en el partido de Mandela. Las protestas sociales han aumentado significativamente en los últimos años, muy en especial las relacionadas con el alto coste de las matrículas universitarias y con la falta de viviendas protegidas para la mayoría negra. A todo esto se le añaden las violentas tensiones raciales que sacuden periódicamente a un país que no parece que haya acabado de dejar atrás los vestigios del apartheid. El crecimiento de la industria turística está generando algunos problemas para los sudafricanos, por ejemplo en Ciudad del Cabo, donde su suceden las protestas por la expulsión de la población más pobre, por lo general negra, a los suburbios, fruto del encarecimiento del suelo que supone su popularidad turística. ¿Hasta qué punto la industria turística puede llegar a suponer más desventajas que oportunidades para la población en un contexto social como el africano? Eso es cierto. Si vas a Ciudad del Cabo, verás la Ciudad del Cabo de la que todo el mundo habla, una ciudad rica, con clase. Pero en esa misma ciudad hay bolsas de pobreza, de gente que no puede disfrutar de esa belleza porque todo lo que ves ha sido diseñado para el turista extranjero. Para contrarrestar esto, estamos desarrollando lo que llamamos «turismo doméstico». La mayoría de nuestro turismo se centra en atraer turistas extranjeros. Antes de 1994, Sudáfrica recibía tres millones de visitas, prácticamente todos extranjeros. El año pasado recibimos diez millones de visitas. Estamos intentando abrir nuestro negocio, porque cada vez está viajando más gente, surgen nuevos mercados? Pero lo importante es: ¿Cómo hacer que nuestro pueblo participe de esto? Creemos que lo que hay que hacer es promover los pequeños negocios de servicios y que cualquiera pueda atender a los visitantes que llegan a su pueblo o ciudad. Queremos movilizar a las comunidades para que estén preparadas. No sólo nos centramos en el negocio del turismo y de la hostelería, sino en todos los negocios que puedan aportar algo. Estamos formando a gente joven en trabajos que puedan ser útiles. En cinco o diez años te podemos invitar a estas zonas de Ciudad del Cabo y verás lo que hemos conseguido con esta transformación económica radical. Si nos atenemos a los datos, vemos que la población blanca, apenas el 8% de la población, es propietaria de casi toda la riqueza mientras la mayoría negra vive en la pobreza y la marginación, ¿subsisten en Sudáfrica rémoras de la época del apartheid? De hecho, seguimos teniendo una economía heredera del apartheid. Ayer, nuestro ministro de Trabajo hizo públicos unos datos sobre nuestra economía. Son unas cifras muy impactantes. Nuestro sistema económico sigue beneficiando mucho a los blancos. Es un sistema injusto: la gente con dinero decide lo que pasa. Ahora mismo el gobierno tiene poder político para cambiar este sistema. Por ejemplo, en la energía, todo el mundo debe tener acceso a la energía. Estoy muy contenta porque desde 1994 hemos conseguido que cerca de un 80% de la población que nunca había tenido acceso a electricidad ahora lo tenga. Esa energía forma parte de lo que llamamos servicios básicos gratuitos para la gente que no se lo puede permitir. El programa que el gobierno está implementando en agricultura está enfrentado a estos grandes propietarios, los que se han estado beneficiando de los recursos, recursos que exportaban forzando al país a comprarlos fuera. No había equilibrio. Las políticas que está llevando a cabo el gobierno están generando una transformación económica radical. Por ejemplo, parte de nuestros programas están centrados en lo que llamamos industrias negras, centrados en esos negros que tienen ideas de negocios que pueden crecer, y el gobierno da apoyo financiero para esa gente. Por otra parte, en su país son constantes los brotes de violencia racial, bien sea de blancos contra negros, de negros contra blancos o de sudafricanos contra inmigrantes. Esta misma semana, en la ciudad de Coligny, ha habido disturbios raciales con quema de casas incluidas, ¿por qué existe un Sudáfrica un clima social tan marcado por las tensiones raciales? Eso no pasa solamente en Sudáfrica. Es una cosa horrible que está pasando en todas partes, la intolerancia entre razas. En Sudáfrica no hemos superado los remanentes del apartheid, pero ahora esto está creciendo en todo el mundo. El odio crece en todo el mundo; la pérdida del valor de la vida humana; cómo se mata a la gente y otros pasan al lado y como si nada? Es algo a lo que nos enfrentamos y estamos tratando de superarlo. Si miras lo que pasa en Sudáfrica, junto a esos restos del apartheid, lo cierto es que estamos muy abiertos al mundo. Somos el segundo país del mundo, tras EE.UU, con más embajadas. Sudáfrica es un punto de encuentro de todas las culturas del mundo pero, desafortunadamente, el color todavía importa: pobreza, desigualdad, paro?eso afecta principalmente a nuestra gente. Tenemos que mirar las cosas positivas que hemos hecho. En Sudáfrica hay muchos negros e indios y gente de muchos grupos raciales que han conseguido graduarse y que han echado raíces en nuestras ciudades. Sudáfrica tiene una ventaja muy grande: es una economía estable y eso ha atraído a gente de muchísimos países africanos buscando oportunidades. Pero muchos, al llegar, se encuentran que no tienen trabajo, no tienen casa?y eso crea muchas tensiones en los barrios de las ciudades, pero es algo que surge en todos los países que reciben mucha inmigración. Además de estos problemas raciales, los últimos meses se ha vivido un repunte de las protestas sociales en su país, como las huelgas estudiantiles por los costes de la matrícula universitaria, prohibitivos para la mayoría de los negros, ¿hay en su país un clima de descontento social?, ¿qué cree que ha propiciado este malestar? No diría que hay descontento social. Sudáfrica es un país democrático, tenemos la mejor constitución del mundo. Cuando la gente convoca manifestaciones pacíficas, las aceptamos, pero cuando se vuelven violentas el gobierno tiene que intervenir. Eso no es negociable. Ahora tenemos una situación de jóvenes cuyos padres no pueden permitirse pagar la universidad, y asistimos a esa gente. Pero se protesta exigiendo que todos los estudiantes reciban dinero del gobierno. Seguimos incrementando cada año el dinero dedicado a educación, a salud, a políticas de vivienda para sacar adelante a la gente de ambientes desfavorecidos. Ha habido protestas porque nos hemos centrado sólo en los que no pueden permitírselo, solo en los pobres, y eso ha generado malestar. Educación gratuita para los pobres, no para todos. Usted lleva poco más de un mes en su cargo, después de que el presidente Zuma hiciese un remodelación express de su gobierno que ha generado mucha polémica en Sudáfrica, ¿por qué varios ministros, entre ellos el de Finanzas, fueron destituidos de la noche a la mañana? Nunca ha sido asunto del pueblo ni de nadie de fuera dictar las prerrogativas del presidente. En la Constitución pone que el presidente tiene la prerrogativa de cambiar ministros cuando crea que necesita hacerlo. Y eso hizo. Ahora nuestro partido tiene su congreso, a final de año, y eso ha llevado a los líderes a hacer campaña. Cada cinco años tenemos el congreso y al mismo tiempo el gobierno tiene elecciones cada cinco años. De acuerdo con la Constitución, el presidente sólo puede estar dos legislaturas, así que tenemos nuestras tensiones internas, unos descalifican a otros? Todo ha sido una maniobra de contaminación pagada por los que han estado controlando nuestra economía. El presidente va a explicar esta semana por qué ha hecho estos cambios, algo muy raro, nunca en ningún país un presidente ha dado explicaciones de por qué ha cambiado a su equipo. Además, nadie habla de muchos de los ministerios que se han cambiado, como el mío, sólo le interesa el ministro de Finanzas, así que te puedes imaginar por dónde van las cosas. No es que el Gobierna sea más de izquierdas ahora, es que la derecha está más molesta con el gobierno de izquierdas.
11-05-2017 | Fuente: abc.es
Macron basa en la sociedad civil sus candidaturas para las legislativas
Emmanuel Macron, presidente de la República, espera conquistar una mayoría parlamentaria absoluta en la futura Asamblea Nacional (AN), tras las elecciones legislativas del 11 y el 18 de junio próximo, mediante un procedimiento «revolucionario»: eligiendo a través de internet a la gran mayoría de sus candidatos -más de la mitad procedentes de la sociedad civil-, y utilizando a los «amigos» de Manuel Valls, en la izquierda, y de Alain Juppé, en la derecha, para intentar dinamitar al socialismo y a la derecha tradicional. Richard Ferrand, el hombre orquesta de la victoriosa campaña presidencial, exdiputado socialista rosa pálido, posible futuro primer ministro o director general del Elíseo, presentó ayer a 428 candidatos de la lista de 576 que presentará ¡En Marcha!. Durante tres meses cortos, una comisión presidida por Jean-Paul Delevoye, exministro de Jacques Chirac, conservador histórico, estudió más de 19.000 candidaturas presentadas a través de internet. Tras una primera selección, la comisión Delevoye realizó más de 1.500 entrevistas personales, siguiendo las normas que siguen muchas empresas multinacionales para seleccionar a sus directivos. Hasta elegir a unos primeros 700 candidatos potenciales sobre los que luego haría una nueva criba. Según Richard Ferrand, todos ellos responden a los principios capitales avanzados por el presidente Macron en su proyecto de renovación del modelo político francés: probidad, ningún antecedente judicial, pluralidad de las sensibilidades políticas, firma de un contrato de compromiso personal con el proyecto presidencial. El proceso culmina con una suerte de examen oral, para terminar confirmando que el candidato conoce el proyecto presidencial de Macron, y es capaces de defenderlo cara a cara con cualquier interlocutor. Se trata de un modelo de selección que no tiene el más mínimo precedente en la historia política de Francia. Quizá tampoco existan muchos ejemplos en otros mercados políticos europeos. Tras ese «trabajo de titanes» (Richard Ferrand dixit), ¡En Marcha! presentó ayer los primeros 428 candidatos a diputados del partido presidencial, creado hace apenas un año. Con una paridad perfecta: 214 mujeres y 214 hombres. Un 93% de ellos ejercen alguna actividad profesional. El 95% no son diputados salientes. Tienen una edad media de 46 años. El más joven tiene 24. La candidata menos joven, 72. El 52% pertenece a la sociedad civil y no ha ejercido jamás ningún mandato político. Advertencia, «no haber ejercido nunca ningún mandato político» no significa «ausencia de compromiso». Todo lo contrario. Richard Ferrand precisa: «En esta primera selección estuvieron representadas todas las sensibilidades políticas nacionales, del centro, la izquierda y la derecha». Presentados los primeros 428 candidatos a diputados, ¡En Marcha! se reserva la presentación de los 148 diputados restantes en los próximos días. El presidente electo ha dicho y dirá la última palabra en muchos casos. Ajedrez político Los primeros 428 diputados serán el núcleo central con el que Macron aspira a conseguir como mínimo los 289 escaños imprescindibles para tener la mayoría en una Asamblea Nacional con 577 escaños. El presidente Macron y su guardia pretoriana se reservan el nombramiento de otros 148 candidatos con el fin de tentar a diputados o personalidades de izquierda y derecha, con dos objetivos estratégicos: robar peones al PS y a Los Republicanos (LR, el partido de Nicolas Sarkozy y François Fillon); y acelerar la recomposición y el nuevo orden político nacional, intentando hundir o debilitar al máximo a los partidos políticos tradicionales. El caso de Manuel Valls es sintomático: el partido de Macron descarta aceptarle en sus filas, pero le dejará presentarse como independiente sin presentarle rival en su circunscripción. Valls es una pieza clave en la estrategia de voladura controlada de los despojos de un PS caído en la crisis más grave y profunda de su historia. El caso de los amigos de Alain Juppé, ex primer ministro, candidato derrotado por François Fillon en las primarias del centro y la derecha, reclama un tratamiento de la más alta orfebrería, a varios niveles. De entrada ¡En Marcha! ha dejado provisionalmente libres una veintena larga de circunscripciones que ya tienen candidatos conservadores. Bruno Le Maire, exministro de Sarkozy, candidato eliminado en la primaria conservadora, candidato de Los Republicanos (LR, derecha) a las elecciones legislativas de junio, no tiene rival de En Marcha. Thierry Solère, diputado conservador, tentado por el macronismo, como Le Maire, tampoco tendrá rival presidencial. Le Maire y Solère podrán seguir militando con LR, o integrarse más adelante en el equipo presidencial. Se presta a Macron la guinda de una penúltima tentativa de seducción del electorado conservador: nombrar primer ministro a Édouard Philippe, que fue portavoz de Juppé en las primarias de la derecha. Se trata de una especulación, entre otras muchas. Nombrando jefe de gobierno a una personalidad conservadora, joven y brillante, Macron ofrecería garantías de centrismo moderado al electorado de centro derecha. Ofreciendo algunos ministerios a personalidades próximas a Juppé o Bruno Le Maire, Macron confirmaría su doble ambición: robar peones a la derecha.
07-05-2017 | Fuente: abc.es
Maduro utiliza a los millones de funcionarios para promover la Asamblea Constituyente ilegal
El régimen de Nicolás Maduro ha puesto a la burocracia chavista al servicio de la fantasmal Asamblea Constituyente, un proyecto de reforma de la carta magna que la oposición ve «inconstitucional» y que, no obstante, el presidente venezolano trata de imponer a la fuerza. El pasado viernes, dos días después de presentar la iniciativa ante el Consejo Nacional Electoral (CNE), varios alumnos de la «Misión Ribas» (bachillerato libre) trataban de formar una pancarta humana con las letras de la «Constituyente», pero el que llevaba la ene no estaba en la fila en ese momento y sus compañeros sonreían a los transeúntes sin darse por enterados de la letra que faltaba. Más arriba, en la sede de la Asamblea Nacional, los diputados opositores colgaron un cartel gigante en las ventanas que decía «Maduro dictador». La diferencia entre un bando y otro es que en el chavismo los activistas suelen ser empleados o personal subvencionado de la Administración, que se movilizan obligados o agradecidos por alguna prebenda del Gobierno, mientras que en la oposición predomina la depauperada clase media. El personal de la Administración se ha triplicado La burocracia chavista se ha disparado en los últimos 18 años, pasando de 1,2 a 4 millones de funcionarios, según la Superintendencia de Seguros de Hospitalización. Se distribuyen en un aparato formado por 32 ministerios e institutos autónomos, así como 24 gobernaciones y 335 municipios. A ello se añaden cinco millones de beneficiarios de las 35 misiones, como se conoce a una serie de programas sociales, escuelas y universidades bolivarianas. Estas misiones incluyen los Comités Locales de Producción y Administración (Clap), los «soviets» para la distribución de alimentos, y forman parte de las «comunas» socialistas a cuyos representantes Maduro quiere convertir en «constituyentes». Para tener acceso a una bolsa de comida de los Clap que el Gobierno reparte cada dos y tres meses, el presidente ha obligado a los sectores populares a sacarse el «carné de la patria», con el cual tendrán derecho a votar para la formación de la Constituyente. Esta sectorialización de la votación es la que rechaza la oposición, que la considera inconstitucional. Sumando los cuatro millones de funcionarios de la Administración central y regional y los cinco millones de personas de las misiones, Maduro cuenta con nueve millones de venezolanos en el padrón electoral a los que puede de forzar a votar por los candidatos chavistas o por su proyecto de la Constituyente comunal si no quieren perder su puesto de trabajo o su beca. El salario de los funcionarios oscila entre un mínimo de 65.000 y 200.000 bolívares (entre 18 y 56 euros). Hugo Chávez despidió a más 400.000 funcionarios por firmar a favor del revocatorio de 2004La política de utilizar la lealtad de amigos, colaboradores, funcionarios y pobres que reciben becas y beneficios fue iniciada por el difunto Hugo Chávez en el referéndum revocatorio presidencial de 2004. Millones de venezolanos que firmaron solicitándolo fueron incluidos en la famosa «Lista Tascón» y, como represalia, Chávez despidió a más de 400.000 funcionarios que habían estampado su rúbrica en la petición. El caso se llevó a la Corte Internacional de la Haya como violación de los derechos humanos, que no habría prescrito. El año pasado ocurrió algo similar. El régimen chavista suspendió el referéndum revocatorio del mandato de Maduro en octubre, cuando las firmas habían superado con creces el 1% inicial y el 20% requerido del padrón electoral. El CNE no ha guardado el secreto de los funcionarios que firmaron para destituir a Maduro y fueron perseguidos y amenazados con perder su trabajo. Se calcula que al menos 10.000 empleados públicos fueron despedidos y muchos otros tuvieron que firmar cartas para retractarse. La lealtad al régimen tiene un precio y Maduro se queda escaso de fondos. Sin embargo, aún vende la ilusión a los que carecen de techo: «Tendrán tres millones de viviendas», prometió esta semana, pese a que la construcción en 18 años no llega a 700.000 unidades. «No me importa ponerme la camisa roja si con eso tengo mi vivienda», dice a ABC un venezolano que se aferra al «carné de la patria» como única esperanza para salir de la miseria.
05-05-2017 | Fuente: abc.es
Mariela Castro Espín, hija del presidente cubano, diputada y sexóloga, ha asegurado que «por supuesto» que el próximo mandatario no tendrá su mismo apellido y que en su país «no hay una dinastía, no hay una sucesión, no hay nada de eso». De este modo, la directora del Centro Nacional de Educación Sexual de Cuba (Cenesex) descarta su candidatura y la de su hermano, Alejandro Castro, coordinador de inteligencia y contrainteligencia entreo los ministerios de Interior y Defensa. Sobre todo el coronel del Ministerio del Interior figura en las quinielas para suceder a su padre, Raúl Castro, cuando en 2018 está previsto que abandone la presidencia. Así se comprometió hace dos décadas, cuando sucedió a Fidel Castro por sus graves problemas de salud. La clave es si Castro Ruz, de 85 años, dejará también el cargo de primer secretario del Partido Comunista de Cuba (PCC). El partido único es, según la Contitución, la «fuerza dirigente superior de la sociedad y del Estado». EE.UU. y Venezuela A falta de meses para la sucesión en Cuba, con la mirada puesta en el anunciado giro de la política de la Administración Trump hacia la isla y la convulsa situación en la aliada Venezuela, Mariela Castro declaró a la BBC que los «dos hermanos Castro (Fidel y Raúl) estuvieron muy unidos en la lucha y hubo una gran confianza y un gran respeto entre ellos. Pero no va a seguir así, eso fue esa coyuntura histórica. Ahora no la tenemos». Sobre su posible candidatura, la sexóloga cubana afirmó que el poder «no me interesa. A mí me gusta más ser ciudadana. Ciudadana sin otras responsabilidades». Defensora de los derechos de los homesexuales y transexuales en un país en el que hace tan solo unas décadas eran perseguidos, Mariela Castro dice además que le «encantaría» que Cuba se convirtiese en líder regional de bodas entre personas del mismo sexo.
05-05-2017 | Fuente: elpais.com
Cómo hacer un mundo mejor
El profesor Tirole aconseja desarrollar el Estado con reguladores independientes, ministerios menos nutridos y emprender reformas para salvar lo público
06-04-2017 | Fuente: elpais.com
Montoro aplica a Guindos el mayor recorte de los Ministerios
Economía alega que no se tiene en cuenta todo el presupuesto financiero del que dispone para conceder créditos
28-03-2017 | Fuente: abc.es
Macron promete un «gobierno de concentración» para Francia
Emmanuel Macron, candidato favorito de los sondeos, ha prometido formar un gobierno de «concentración nacional» si es elegido presidente, recortar el número de ministerios, y ofrecer una igualdad estricta al 50 % de hombres y mujeres. También descarta a los ex ministros socialistas, conservadores y centristas que apoyan su candidatura: «Francia quiere caras nuevas, para un proyecto que rompa con la tradición del último quinquenio y los últimos veinte años». Caracoleando en el primer puesto en las intenciones de voto de la primera vuelta, el próximo 23 de abril, y como posible vencedor contra Marine Le Pen, en la segunda vuelta, el 7 de mayo, Macron ofreció ayer una rueda de prensa para presentar su proyecto político y poder formar gobierno, con mayoría parlamentaria propia, sin olvidar que su minúsculo partido, «¡En Marcha!», era inexistente hace apenas un semestre. Con una fe ciega en las instituciones de la V República y en su destino personal, Macron declara: «Si los franceses me eligen presidente, a primeros de mayo, me darán la mayoría parlamentaria necesaria para poder gobernar, en las elecciones legislativas del mes de junio». «¿Y si su partido no consigue la mayoría parlamentaria?». «Es una hipótesis que me parece poco realista. Históricamente, los franceses siempre han dado al presidente elegido una mayoría sólida para poder gobernar. Al mismo tiempo que defiendo mi proyecto presidencial, estoy preparando un proyecto de gobierno». «¿En qué consiste ese proyecto?» «De momento, trabajamos en las candidaturas de nuestros futuros diputados. Tenemos más de 10.000 candidatos. Un comité de selección trabaja en la selección. Habrá candidatos que vienen de la izquierda, candidatos que vienen de la derecha, candidatos independientes, muchos candidatos de la sociedad civil». «¿Tendrán cabida en su hipotético gobierno los ex ministros de Hollande y los ex ministros de Jacques Chirac que apoyan su candidatura?» «Los franceses quieren una renovación profunda de nuestro paisaje político. Quieren caras nuevas. Esa será mi norma. Todos los apoyos son bien recibidos, pero nadie recibirá nada a cambio. Los candidatos de mi partido, ¡En Marcha!, se presentarán como candidatos de una nueva mayoría presidencial. Habrá paridad hombres y mujeres, al 50 %, en la presentación de candidaturas. Y en el futuro gobierno se respetará esa misma paridad». Pasar página El último gobierno de François Hollande tiene diecisiete ministros y una veintena de secretarios de Estado y ministros delegados. Macron promete un gobierno de solo quince. «Todos los candidatos, vengan de donde vengan, se comprometerán a respetar mi programa presidencial»?, insiste Macron, que recuerda la matriz fundacional de su proyecto de reforma: «Francia necesita pasar la página del último quinquenio y de los últimos veinte años, respetando nuestros compromisos europeos e inventando un nuevo modelo económico, basado en la libertad: liberar el trabajo y el espíritu de empresa e iniciativa personal». Proyecto que recuerda el «¡Enriqueceos!» de François Guizot, uno de los patriarcas del liberalismo a la francesa, con matices intervencionistas que vienen de Pierre Mendes-France (patriarca del social reformismo francés) y Valery Giscard d?Estaing, presidente liberal-conservador. Según los estudios sociológicos del Centro de Investigaciones Políticas de Sciences Po. (la escuela de las élites francesas), el proyecto presidencial de Macron, entre el centro izquierda y el centro derecha, está apoyado electoralmente por una mayoría de agricultores (23,2 %), profesiones independientes (25,3 %), cuadros superiores (35,8 %) y profesiones intermedias (28,4 %).Por el contrario, Marine Le Pen, candidata del Frente Nacional (FN, extrema derecha) es mayoritaria entre los obreros (42 %), los empleados (34,4 %) y los funcionarios (entre 27 % y 42 %). Ese enfrentamiento entre los candidatos favoritos de la primera y la segunda vuelta sugiere un enfrentamiento de inmenso calado entre las clases medias acomodadas (favorables a la mundialización), votantes de Macron, mayoritariamente, según los sondeos, y las clases sociales menos favorecidas, partidarias de la extrema derecha y el «búnker» Francia.
...
6
...