Infortelecom

Noticias de ministerios

07-06-2018 | Fuente: abc.es
Merkel gana el «Pasapalabra» parlamentario
Vivimos en un tiempo en que no parece haber concepto político o decisión judicial que no pueda ser comunicada en 280 caracteres, por lo que los discursos escritos y leídos durante veinte minutos ante el pleno del parlamento se alejan a gran velocidad de los hábitos comunicativos del electorado. Merkel estrenó el jueves un nuevo formato se sesión de control en el Bundestag que placa ese alejamiento. El resultado es incluso más atractivo que el de las tertulias políticas televisivas y guarda cierta semejanza con los concursos del estilo de Pasapalabra, aunque en lugar de tener en frente a Christian Gálvez, la canciller alemana ha de vérselas con las preguntas de todos los diputados alemanes que pidan intervención, por estricto orden de registro. Arranca el cronómetro. Merkel dispone de cinco minutos para resumir las posiciones que Alemania mantendrá en la cumbre del G7 que comienza el viernes en Canadá, tras lo cual se abre el turno de preguntas. Los diputados comienzan el bombardeo. Son cuestiones que no han sido comunicadas previamente y no siguen un orden temático, de manera que se van alternando los más diversos asuntos, que deben ser planteados en no más de treinta segundos por los inquisidores y respondidos en no más de un minuto por la examinada. ¿Estuvo usted el 7 de marzo de 2016 en la representación turca en Bruselas y firmó allí un pacto oculto sobre refugiados como ha publicado la prensa turca? ¿Qué está haciendo su gobierno para reducir la cantidad de plástico en los océanos que amenaza con llegar a nuestro sistema digestivo? ¿Puede precisar hasta qué punto pondrá en riesgo los intereses comerciales alemanes en sus desencuentros con el presidente de EE.UU.? La canciller alemana, uniendo las yemas de sus dedos en la posición ya mundialmente conocida como «el rombo de Merkel», va respondiendo al pim pam pum con soltura, dispuesta a completar el rosco. El presidente del Bundestag, Wolfgang Schäuble, repite la escueta expresión «siguiente pregunta» hasta 52 veces. En la tribuna de prensa, los periodistas piden tiempo muerto, no hay forma de buscar un titular a todo esto, aunque en medio del juego van apareciendo entrecomillados muy significativos, como cuando Merkel garantiza que no accederá a consensuar una declaración final en Canadá si ello significa «diluir los resultados alcanzados el año pasado en lo que respecta, por ejemplo, al compromiso fundamental por un comercio justo y multilateral y a distanciarse de las políticas de proteccionismo», o cuando reconoce las «enormes diferencias» con el gobierno de Donald Trump. Algunas de las respuestas las trae aprendidas de memoria, como cuando responde a cuestiones sobre gestión e refugiados recordando que lo ocurrido en 2015, cuando llegaron al país aproximadamente 900.000 refugiados, se trató de una «situación excepcional humanitaria» y que su Gobierno actuó de manera «totalmente responsable» y respaldada posteriormente por el Tribunal Europeo. «Las decisiones políticas fueron correctas». Otras le salen del corazón, como cuando jura y perjura que no cederá ante Macron y que cualquier préstamo a Estados europeos en apuros seguirá sujeto a una estricta condicionalidad. Si bien desde fuera la presión de las preguntas cronometradas sugiere cierto agobio, a ella se la ve tan fresca. En el fondo sigue siendo la alumna empollona que se lo ha estudiado todo e incluso disfruta pudiendo lucirse en el examen. Este formato inédito, consensuado por conservadores y socialdemócratas durante las largas y complicadas negociaciones de su acuerdo de gran coalición, tendrá lugar a partir de ahora tres veces al año. Hasta ahora las preguntas debían ser entregadas de antemano y a menudo eran los secretarios de Estado de los respectivos ministerios los encargados de responderlas. Pero el nuevo modelo, impuesto por los socialdemócratas para tratar de ejercer de oposición al mismo tiempo que participan en el gobierno, parece haber pinchado en hueso. Con la M, política alemana a la que le gusta el reto intelectual, que se lee los papeles y que se sabe los temas aunque solo sea porque lleva trabajando en ellos desde 2005.
01-06-2018 | Fuente: abc.es
El primer ministro de los populistas jurará hoy el cargo en Italia
El Ejecutivo del profesor de Derecho Giuseppe Conte, para un Gobierno apoyado por el antisistema Movimiento 5 Estrellas (M5S) y el ultraderechista Liga, jura este viernes y pone fin tras 89 días a la crisis más larga y difícil de la historia de Italia. A las 16.00 hora italiana (14.00 GMT) se celebrará el tradicional juramento en el palacio del Quirinal, sede de la jefatura del Estado, donde los miembros del nuevo Gobierno pronunciarán el tradicional: «Juro ser fiel a la República, respetar la Constitución y las leyes y ejercitar mis funciones a favor del interés exclusivo de la nación». El Gobierno de la Liga y el M5S volvió a nacer ayer jueves cuando el país parecía abocado a elecciones, después que la Jefatura de Estado vetara al euroescéptico Paolo Savona, de 81 años, como candidato a ministro de Economía y propusiera a un Gobierno tecnócrata. La crisis más larga de la historia italiana y una de las más difíciles, que ha provocado importantes perdidas en la Bolsa y la subida de la prima de riesgo, se resolvió finalmente en pocas horas. En la noche de ayer, Conte presentó su ejecutivo ante el Jefe de Estado. En este gabinete se encuentra Paolo Savona, que ahora estará al frente del Ministerio de Asuntos para la Unión Europea (UE), mientras que la cartera de Economía va para Giovanni Tria. El Ejecutivo está compuesto por 18 ministros, dos vicepresidente del Gobierno, los líderes de M5S y Liga, Luigi Di Maio y Matteo Salvini, respectivamente y un Secretario para la presidencia del Consejo de Ministros, Giancarlo Giorgetti. Solo cinco mujeres entre los 18 ministerios y solo una de ellas con cartera, la ministra de Defensa, Elisabetta Trenta. Tras el juramento del nuevo Ejecutivo ante el Jefe de Estado, se celebrará en la sede de Gobierno la ceremonia del traspaso de poderes entre Paolo Gentiloni y Conte. La semana que viene el Ejecutivo tendrá que superar la investidura en las dos cámaras del Parlamento, la Cámara de los Diputados y el Senado, donde M5S y Liga cuentan con la mayoría absoluta.
01-06-2018 | Fuente: abc.es
Los ultras austriacos cuestionan la libre circulación de ciudadanos en Europa
Desde que ganó las elecciones en octubre y formó gobierno con el partido ultraderechista y euroescéptico FPÖ, el conservador Sebastian Kurz se ha esforzado por convencer a Bruselas de que Austria no jugará contra Europa. Apenas un día después de asumir el cargo, en diciembre, Kurz visitó a Donald Tusk, a Jean-Claude Juncker y a Antonio Tajani para garantizar que la agenda austriaca de los Asuntos Europeos sería trasladada desde el Ministerio de Exteriores, que había dirigido en el anterior gabinete, a la Cancillería federal, su nueva oficina, por lo que continuaría bajo su control. Pero pasados los primeros meses de asentamiento del gobierno y apenas la UE muestra los primeros síntomas de la nueva ola de dificultades, el líder del FPÖ, Christian Strache, se ha hecho con las riendas del discurso austriaco sobre Europa y ha comenzado a lanzar serias iniciativas de retroceso. Personalmente, y sin que Kurz haya desautorizado la iniciativa, Strache ha tildado de «anacrónica» y «desactualizada» la libertad de movimiento de las personas dentro de la UE. A punto de asumir la presidencia por turno de la Unión, el líder de los populistas austriacos y vicecanciller del actual gobierno cuestiona la libertad de los europeos de fijar su trabajo y residencia en cualquier otro país de la UE. Kurz, en lugar de reprochar a Strache su intervención, ha justificado que «está fundado en la posición proeuropea de Austria», pidiendo que «no se tergiversen o se interpreten en exceso» las palabras del vicecanciller. El coordinador entre ministerios, Norbert Hofer, del FPÖ, ha dicho por su parte que, a pesar de que la libre circulación de ciudadanos europeos es uno de los pilares de la UE, «no debe haber una prohibición de pensar o de debatir». «Los problemas con el desplazamiento de trabajadores no se pueden resolver con la destrucción de la UE», ha reaccionado el líder socialdemócrata, Christian Kern. Desde NEOS, Matthias Strolz ha advertido que Strache no solo está sacudiendo los cimientos de la UE, «también está sacudiendo los cimientos de nuestra calidad de vida, porque es una innegable calidad el poder moverse libremente por Europa». A escala nacional Strolz ha señalado ciertas dificultades irresolubles en Austria si no fuera por la libre circulación de trabajadores, como las aproximadamente 50.000 plazas de enfermeras llegadas de los países del este de la UE y que actualmente atienden a los enfermos en este país, por no hablar de los 250.000 austriacos afincados en otros países de la UE y el hecho de que la riqueza de Austria depende del 60% de la participación en el mercado interno de la UE.
29-05-2018 | Fuente: abc.es
Mattarella se planta ante los eurófobos y aboca a Italia a comicios anticipados
El presidente de la República, Sergio Mattarella, desafiado con gravísimos ataques y amenazas por parte de los populistas, se ha convertido en la figura central en la que confía buena parte de los italianos para que se evite la deriva del país hacia el caos. Mattarella encargó ayer al prestigioso economista Carlo Cottarelli, exfuncionario de alto rango en el Fondo Monetario Internacional (FMI) y muy conocido en Europa y en Washington, la formación de un Gobierno neutral, que debería conducir al país a elecciones generales después del verano. El jefe del Estado pidió a Cottarelli que formara en el más breve plazo posible un gabinete con tecnócratas, para hacer frente a la creciente incertidumbre política. Carlo Cottarelli, en la actualidad director del Observatorio sobre las cuentas públicas de la Universidad Católica de Milán, aceptó el encargo y sus primeras palabras fueron tranquilizadoras para los mercados: «La economía italiana sigue creciendo y las cuentas públicas están bajo control». Además subrayó que realizará una gestión prudente, prometiendo «diálogo constructivo con Europa para defender nuestros intereses», al tiempo que destacó que es esencial para Italia formar parte del euro. Cottarelli podría presentar hoy mismo la lista de ministros al presidente. Carlo Cottarelli aseguró que llevará muy pronto al presidente Matarella una lista con los ministros del Gobierno y se presentará al Parlamento para obtener la confianza. Si la consiguiera, el Gobierno aprobaría los presupuestos del Estado para el año próximo y se convocarían elecciones para enero del 2019, según precisó el propio Cottarelli. Pero si no obtiene la confianza del Parlamento, cosa muy probable porque votarán en contra la mayoría de los partidos, incluído Forza Italia de Berlusconi, Cottarelli anunció que se convocarían elecciones para después del mes de agosto. Veto de Mattarella El nombramiento de Carlo Cottarelli se produce después de que el presidente Mattarella respondiera con firmeza al desafío del antisistema Movimiento 5 Estrellas (M5E) y de la Liga Norte, de extrema derecha, los ganadores de las elecciones del 4 de marzo (el M5E con el 32,5% de votos y la Liga, el 17,5%). Mattarella, haciendo uso de sus prerrogativas constitucionales, rechazó la pretensión de los populistas de imponer como ministro de Economía, un puesto clave del gobierno, al euroescéptico Paolo Savona, 82 años, quien en 2015 llegó a escribir un documento titulado «Guía práctica para la salida del euro». Luigi Di Maio, líder del M5E y Matteo Salvini, secretario de la Liga, no se esperaban la firmeza del presidente, al que con tono amenazante y sin ningún respeto habían dicho: «O Paolo Savona o elecciones generales inmediatas». Seguramente Salvini y Di Maio no conocen a Mattarella, forjado como político en la democracia cristiana y con altos cargos de responsabilidad como titular de varios ministerios, entre ellos el de Defensa, y en el Tribunal Constitucional. De Mattarella se destaca su extraordinario «currículum» como hombre de Estado, pero también su gran entereza personal, demostrada desde que su hermano mayor, Piersanti Mattarella, presidente de la región de Sicilia, fue asesinado por la mafia en Palermo en 1980. Al desafío de los populistas, Matarella les respondió desenmascarando su juego demagógico ante las cámaras de televisión, contando los pasos que él había dado para que fuera posible la formación de un Gobierno, y cómo ellos llegaron a una irresponsable ruptura al mantener la candidatura de Savona. Salvini y Di Maio utilizaron el nombre de Savona como justificación para intentar doblegar al jefe del Estado y seguir en el futuro imponiéndole sus medidas, señalaron los analistas. «He hecho las cosas según mi conciencia, para tutelar los ahorros de los ciudadanos», destacó el presidente Mattarella. Su decisión ha recibido los elogios del presidente francés, Emmanuel Macron, por su «coraje y gran espíritu de responsabilidad al proteger la estabilidad institucional y democrática de su país». Feroz ataque No había sucedido nunca, hasta la noche del domingo, que un cambio de un ministro propuesto por el presidente de la República contara con un rechazo duro y agresivo, hasta el punto de hacer saltar el Gobierno que estaba a punto de nacer. «A juzgar por el tono electoral emprendido de inmediato por Di Maio y Salvini, el destino de Giuseppe Conte -el nombre del técnico que propusieron como primer ministro- estaba ya sentenciado y ellos estaban listos para provocar el final de la legislatura», ha escrito el diario La Stampa. Los líderes populistas han desatado una feroz campaña de ataques contra Mattarella, acusándolo de traicionar la voluntad del pueblo italiano. Luigi Di Maio ha pedido el «impeachment» del presidente y ha convocado para el 2 de junio una gran manifestación en Roma para protestar por la decisión de Mattarella.
24-05-2018 | Fuente: abc.es
Juncker advierte a Salvini y a Di Maio sobre la expulsión de masiva de inmigrantes
Los dos partidos populistas se están repartiendo las carteras del futuro gobierno en dos grandes sectores: Los ministerios económicos serán competencia del Movimiento 5 Estrellas, mientras la Liga Norte se reserva los que tienen que ver con la seguridad, la justicia y la inmigración. De todas formas, Matteo Salvini, autocandidato a ministro del Interior, quiere imponer como ministro de Economía a Paolo Savona, 82 años, un economista prestigioso, pero euroescéptico. Savona considera que el euro es una moneda que favorece a Alemania y constituye una jaula para Italia. El otro líder de la alianza de gobierno, Luigi Di Maio, que nunca trabajó fuera de la política ?lo mismo que Salvini- pretende un superministerio que englobe Trabajo y Desarrollo Económico. Di Maio y Salvini recibieron dos serias advertencias sobre sus competencias. El presidente de Confindustria, Vincenzo Boccia, llamó la atención al futuro gobierno para que que no se abandonen los grandes proyectos de infraestructuras, citando el tren de alta velocidad Turín-Lyon, un acuerdo firmado con Francia que Luigi Di Maio ha prometido romper por considerarlo «inútil», suscitando profundo malestar en Francia. Mientras, el presidente de la Comisión europea, Jean Claude Juncker, ha advertido que la UE vigilará la forma en que se realiza la expulsión masiva de 500.000 inmigrantes. Hasta ahora, Di Maio y Salvini se han burlado de las declaraciones procedentes de Europa, por considerarlas injerencias en el debate político italiano.
13-03-2018 | Fuente: abc.es
Rocío San Miguel: «Los militares chavistas no quieren inmolarse por Maduro»
La venezolana Rocío San Miguel vive bajo permanente acoso y amenazas por parte del régimen de Nicolás Maduro por su labor como presidenta de Control Ciudadano, una ONG dedicada a asuntos de seguridad nacional y defensa. En esta entrevista aborda el supuesto ruido de sables en los cuarteles venezolanos. Aunque esta vez el «ruido» no venga de la oposición, sino de ciertos sectores del chavismo que no quieren inmolarse con Maduro. -¿Cuántos militares han sido encarcelados por motivos políticos? -Por los últimos hechos nueve militares fueron enviados a la cárcel de Ramo Verde y a las secciones militares de la Pica y Santa Ana. Hay unos 80 militares en las cárceles que han sido detenidos por la Dirección de Contrainteligencia Militar (Dgcim). -¿Por qué los han detenido? -Los acusaron de conspirar presuntamente contra el gobierno de Maduro. -¿Cuáles son las causas del descontento en los cuarteles -La principal es el fracaso de Maduro en la gestión socioeconómica del país. Venezuela está pasando hambre y en los cuarteles también se pasa hambre. La familia militar, los eslabones de base de esa estructura piramidal, se encuentran afectados por los mismos problemas que el resto de los venezolanos, en especial por la profunda crisis económica. -¿También hay descontento en la casta militar? -La casta militar tiene otros motivos de descontento: el principal, los efectos que las sanciones internacionales están generando y la amenaza de la Corte Penal Internacional por los delitos cometidos en el control de las protestas entre mayo y agosto de 2017. El generalato y el almirantazgo saben que el ojo de la comunidad internacional está sobre ellos y que los incentivos de Maduro están dejando de ser atractivos. -¿No es suficiente el control que ha dado Maduro a los militares sobre la economía y petróleo? -Apenas un pequeño grupo de la casta militar participa de ese festín. Venezuela no posee los ingresos petroleros de la era de Chávez. Y a pesar que el 47% de los ministerios son de los militares, muchos de ellos dirigen despachos sin recursos. Solo los elegidos ?cada vez menos? se disputan los pocos recursos que van quedando en el país. -¿Qué efecto tiene el método cubano de encarcelar a algunos oficiales de manera aleatoria? -Las detenciones ilegales periódicas y aleatorias son una fórmula sugerida por Cuba para mantener a la institución militar sumisa y leal. Esto es muy grave, pues median casos de tortura y graves violaciones de los derechos humanos. -¿Hay ruido de sables entre los militares chavistas? -No creo que la palabra que mejor describa la situación sea la de «ruido de sables». Lo que sucede es muy interesante y no encaja en el patrón golpista clásico de América Latina. Estamos asistiendo en Venezuela al escenario de un presidente deslegitimado en el interior y en el exterior ante la que importantes sectores de la Fuerza Armada parecen no querer inmolarse con el destino de Maduro. -¿El malestar está dentro del propio chavismo? -El mayor peligro que afronta Maduro es la Fuerza Armada Nacional chavista. -¿A qué se debe entonces que haya tanta pasividad en los cuarteles? -A la ausencia de una alternativa real de poder. La historia nos dice que los militares en Venezuela desde 1958 con la caída de Pérez Jiménez solo se han movido cuando hay una alternativa real de poder. -¿Tampoco hay explosión social, habiendo más condiciones objetivas con la crisis para rebelarse? -Las consecuencias de la represión han sido devastadoras para los venezolanos. Lo que ocurrió entre mayo y agosto de 2017 en Venezuela no dudo en catalogarlo como delito de lesa humanidad. Muchas personas fueron asesinadas a quemarropa por agentes y por colectivos armados auspiciados por el Estado. Cómo puede una población rebelarse si sabe que será aplastada, como lo ha sido en tantas ocasiones desde 2002, en 2014 y en 2017. -¿La represión y el hambre han sido las mejores armas de Maduro para mantenerse en el poder? -Sin duda. Pero añadiría la deshumanización del gobierno y su aparato de inteligencia contra líderes políticos y sociales de la oposición. El trabajo de desinformación permanente, de control social a través del carné de la patria. La conceptualización del enemigo interno, la criminalización y el acoso selectivo a quien aspire a movilizar personas e ideas, el sicariato político, el control de los poderes públicos, las operaciones psicológicas y, en general, la utilización de todos los medios y recursos del Estado para la permanencia en el poder. -¿Está cerca o todavía lejos una salida o un cambio de gobierno? -Venezuela ha iniciado una transición económica muy severa hace tres años. Esto inexorablemente impulsará una transición política y militar que vendrá articulada desde el interior del chavismo con toda seguridad. El desafío que se plantea es saber si esa transición profundizará el autoritarismo o permitirá iniciar un camino de retorno a la democracia. -¿Maduro ya no representa a la revolución bolivariana? -El problema de la revolución bolivariana y de Maduro es que él no representa al líder carismático que requiere el modelo y cada día cuenta con menores recursos para subsistir, por lo cual la única relación que va quedándonos en definitiva es la del Ejército sobre el pueblo, quienes tendremos que elegir nuestro destino para Venezuela.
08-03-2018 | Fuente: abc.es
Un socialdemócrata católico será el nuevo ministro de Exteriores alemán
Aunque será hoy cuando el Partido Socialdemócrata alemán anuncie oficialmente el reparto de sus Ministerios en el gobierno de gran coalición, los nombres de varios de ellos se filtraron irremediablemente ayer a la prensa y el que más destaca sin duda es el de Exteriores, que queda en manos de Heiko Maas, hasta ahora ministro de Justicia y que ha elaborado varias leyes de alto nivel durante la última legislatura, que incluyen normas pioneras en protección y retención de datos, así como la nueva normativa para permitir una lucha más efectiva contra el terrorismo cortando fuentes de financiación y dando más margen a las fuerzas de seguridad, además de cuotas femeninas y frenos a la subida de los precios de los alquileres. Durante meses sufrió el acoso de extremistas de derecha, insultos y amenazas a través de internet e incluso en su propia casa, por lo que el nombramiento es una especie de premio a su serena resistencia. De carácter reservado, de familia católica e incuso monaguillo en su niñez, este abogado de 51 años tiene fama de brillar en las negociaciones a puerta cerrada más que en sus comparecencias públicas, donde suele adoptar un papel discreto, y sustituye al inicialmente pensado para el cargo, Sigmar Gabriel, hasta ahora un hombre con enorme control sobre la estructura del SPD pero que queda relegado de los puestos de primera fila en esta nueva gran coalición. Su ausencia es sin duda mucho más destacable que la asignación del Ministerio de Familia a Franziska Giffey, alcaldesa del berlinés distrito de Neukölln, donde se las ha visto con complicados guetos musulmanes, o de Svenja Schulze para la cartera de Medio Ambiente, que ha tenido que lidiar en la región de Renania del Norte- Westfalia con comisiones de investigación sobre el escándalo del fraude de los motores diésel y ha conseguido salir ilesa. Las disputas internas de las últimas semanas y la despiadada competencia por algunos de estos cargos, en todo caso, han resultado venenosas para el SPD. Según un sondeo publicado por la cadena pública de televisión ARD, sólo el 40% de los alemanes considera a los socialdemócratas actualmente con capacidad para gobernar. Por eso la directiva ha optado por dejar fuera a figuras desgastadas, como Gabriel o Hendircks, en beneficio de caras nuevas. Entre los ministros de Merkel, los dos puntales socialdemócratas serán Scholz en Finanzas y Maas en Exteriores, cuyo común denominador es un europeísmo convencido, pero menos exaltado que el de Martin Schulz.
08-03-2018 | Fuente: abc.es
Uno de los detalles más coloristas del acuerdo de gran coalición que Merkel ha firmado con los socialdemócratas es el nuevo bautismo del Ministerio de Interior, que muy posiblemente ocupará el socialcristiano bávaro Horst Seehofer y que a partir de ahora se llamará Ministerio de Interior, Construcción y «Heimat». Heimat no significa exactamente patria, como ha traducido alarmado The New York Times, por lo que no responde a la realidad que Alemania vaya ahora a tener un nuevo «Ministerio de la Patria». El Ministerio ya estaba ahí y patria en alemán se dice más bien «Vaterland». Y aunque lo significase, no justificaría una alarma por un supuesto giro del gobierno alemán hacia la extrema derecha o hacia el nacionalismo, un terreno ajeno incluso a los más conservadores de la CDU de Merkel y en las antípodas de los ideales de sus socios socialdemócratas (SPD). «Heimat» significa más bien hogar. Forma parte de expresiones como «sentirse en casa», «dirección habitual«, «poeta de la zona» o «terruño». En el corazón de los alemanes evocaba pastel de manzana de la abuela y velas de Adviento hasta que adquirió su connotación negativa cuando Hitler vinculó el término a la idea de nación, pasando a formar parte también de expresiones como «certificado de nacionalidad», «apátrida» o «devoción por la tierra natal«. Por eso, desde la II Guerra Mundial, la palabra era esquivada por todos menos por quienes deseaban mostrar sus coqueteos con el nazismo. Sin embargo la palabra «Heimat» ha renacido recientemente en boca del partido antieuropeo y anti extranjeros Alternativa para Alemania (AfD), que la enarbola como clavo ardiente al que agarrarse en un país a su juicio invadido por extranjeros contraculturales. Y ese es el motivo por el que la gran coalición se ha servido ahora del término: no para girar a la derecha, como preocupa al New York Times, sino para dejar claro a AfD que no puede apropiarse de palabras que pertenecen legítimamente a todos y que despiertan sentimientos muy arraigados. El resto de los partidos ha decidido luchar contra AfD con sus propias armas lingüísticas. Merkel saludó recientemente la llegada de su sucesora al frente de la CDU, Annegrett Kramp-Karrenbauen, diciendo que «va a dar un gran impulso y a crear más Heimat en el partido». El diputado de Turingia Mike Mohring fue el primero en proponer un Ministerio del Heimat federal, para «responder a las preocupaciones de la gente en el Este y Oeste que sienten que se han quedado atrás». «Existe una gran necesidad de Heimat, de sentir que se pertenece a algo», diagnosticaba el cristianodemócrata Jens Spahn en su análisis de la situación política alemana el pasado Miércoles de Ceniza, «pero no por sentir esa necesidad de hogar hay que dirigir necesariamente el voto a AfD porque esos conceptos están muy presentes en el programa de otros partidos, como el nuestro». Los Verdes reivindican ahora reiteradamente el «Heimat» para defender la unión de los alemanes en contra de las políticas propuestas por el AfD y el parlamentario socialdemócrata Karamba Diaby, nacido en Senegal y de raza negra, defiende abiertamente el nuevo nombre del Ministerio ante los medios de comunicación, asegurando que el término promueve la «inclusión y la integración» y que para él, «Heimat» también conlleva las ideas de «sentirte bien donde estás, porque hay respeto, tolerancia y participación». El portavoz del actual Ministerio del Interior, Johannes Dimroth, no ha podido todavía especificar si el cambio de nombre conllevará cambios de competencias para esa cartera, aunque del texto del acuerdo de gran coalición no se desprende ninguna. Y lo cierto es que ya existen en Alemania dos Bundesländer con ministerios que contienen la palabra «Heimat» en su denominación. Uno es el Consejo Local de Construcción, Igualdad y del Heimat de Renania del Norte Westfalia y el otro es el Ministerio de Finanzas, Desarrollo Regional y del Heimat, de Baviera, cuyo cometido es incrementar con fondos públicos las oportunidades laborales y el desarrollo de infraestructuras en la región, la conexión de toda la región al internet, y la descentralización. También promueve la identidad regional, premiando a aquellas localidades que «preserven el arte, la cultura, las tradiciones y costumbre regionales». En Baviera, de donde proviene el futuro ministro Horst Seehofer, se publica anualmente un «Reporte del Heimat», una especie de informe sobre el estado de la región, y es en este territorio donde más urgente resulta cortar el vínculo que AfD ha establecido con las referencias al propio hogar como si se tratasen de una peculiaridad de su programa político, puesto que las próximas elecciones regionales serán decisivas para la consolidación de ese partido como segunda fuerza política alemana. En las redes sociales, el nuevo nombre del Ministerio ha sido motivo de chanza. «Nos obligarán a llevar Lederhose?». Se preguntaba uno de los twitts más repetidos, en referencia a los típicos pantalones cortos de peto de la Oktoberfest. Pero ni una sola crítica se ha escuchado desde las bancadas de la izquierda, al margen de estas breves expresiones virtuales. «¿Y por qué iban a criticarlo?«, se pregunta el escritor y editor de Cultura de Mitteldeutsche Zeitung Andreas Montag, «no logro entender qué tiene de malo o de sospechoso que la gente ame de todo corazón el país en el que vive, el paisaje con el que se sienten conectados. Por supuesto nada, siempre y cuando ese archivo adjunto no excluya al otro, como parece suceder entre los indignados ciudadanos de Pegida», dice en alusión al grupo «Patriotas alemanes contra la islamización de Occidente».
05-03-2018 | Fuente: abc.es
Merkel se volcará para que Alemania tenga «una voz fuerte en Europa»
No solo ha logrado ser la más votada por los alemanes, sino que además ha sido votada por el 66% de las bases socialdemócratas para ocupar la Cancillería de Berlín por cuarta vez consecutiva. Incluso una encuesta publicada este lunes por la Universidad de Colonia señala que Angela Merkel goza de mayor popularidad entre la comunidad turca de Alemania que el propio presidente del país del Bósforo, Recep Tayyip Erdogan, pero no es triunfalismo lo que respira hoy el equipo de la canciller alemana, sino prisa de la jefa por empezar a trabajar y dando prioridad a los asuntos internacionales. «Me esforzaré al máximo para que el próximo gobierno trabaje por los ciudadanos de Alemania y para que el país tenga una voz fuerte en Europa, junto a Francia, ante retos globales como el comercio internacional», ha dicho en sus primeras declaraciones tras la definitiva arrancada de la gran coalición. «Es importante que el Gobierno comience a trabajar rápido y yo como posible canciller, que espero ser elegida, pondré todo mi empeño para que este gobierno trabaje bien para los ciudadanos de Alemania, pero también para Europa», ha señalado. Respondía así a los mensajes de felicitación que han llegado desde diversos gobiernos y a la abierta satisfacción que ha expresado el francés Emmanuel Macron. «Oímos que se necesita Europa, que se necesita una voz fuerte de Alemania, junto a Francia y otros socios europeos ante, por ejemplo, en la guerra siria, en la competencia de China o las nuevas reglas en el comercio internacional», apuntaba, adoptando un papel de árbitro global dispuesto a pitar los goles de Donald Trump en el partido frente a Putin, pero también a sacar tarjeta al presidente estadounidense a la menor falta arancelaria. Todos los líderes políticos tienden a internacionalizar más su trabajo en cada legislatura en el poder, y Merkel va ya por la cuarta. Con diez años más en el poder que la mayoría de sus rivales, su fluidez en inglés y ruso y cinco portadas en la revista «Time» como mujer más poderosa del mundo, no hay duda sobre el liderazgo global de Angela Merkel. La crisis de los refugiados, que a escala nacional le ha proporcionado más de un dolor de cabeza, ha llevado a Alemania a trabajar estrechamente con los países de origen en programas de desarrollo económico y creación de empleo, lo que sin duda añade una relación extraordinaria con zonas del globo que no están presentes en el G8 y en el G20, donde por otra parte Merkel se ha consolidado como inspiradora y como mediadora entre los países miembros. Mano a mano con Macron En Europa desplegará todo su repertorio de recursos durante la presidencia alemana, en 2020, aunque desde el minuto cero está ya trabajando, mano a mano con Macron, en una estructura legal que puedan recortarse fondos europeos a los países incumplidores. Merkel ha comenzado a trabajar volviendo a los mismos papeles que dejó sobre la mesa para irse a hacer campaña electoral y repite las mismas frases que en la anterior legislatura: «Solidaridad y responsabilidad son las dos caras de una misma moneda». La condicionalidad para la recepción de fondos europeos es una iniciativa alemana que Francia apoya por conveniencia. Berlín planteó que a los países que se nieguen acoger a refugiados se les corten las ayudas comunitarias y París no sólo asiente sino que además sugiere ampliar la condicionalidad a otras áreas como el respeto al Estado de derecho y la divergencia fiscal. «El presupuesto de la Unión Europea no debe servir para financiar estados que incumplen nuestros valores o hacen dumping fiscal», ha dicho sobre una condicionalidad que se podría introducir en el próximo paquete presupuestario, a aplicar después del 2020, un paso más en la Europa a imagen y semejanza de Merkel que seguirá desarrollándose durante esta legislatura. Los recortes en cohesión y sobre todo en política agrícola parecen inevitables, tal y como Merkel defendió en sus pasados cuatro años de gobierno. En casa, la canciller ha dejado el partido en manos de su sucesora, Anegrett Kramp-Karrenbauen, a la que ha designado personalmente para evitar indeseados desacuerdos. Varios de los grandes Ministerios han quedado en manos de sus socios y sin embargo amigos socialdemócratas, con los que mantiene una relación de confianza y familiaridad después de haber gobernado ocho años juntos. Y Martin Schulz, el político que llegó de Bruselas, conocedor a fondo de los pasillos comunitarios y que se creía destinado a llevar las riendas de la política europea de Alemania, se ha quemado por el camino, por lo que quien estará personalmente al frente de la política europea, sin mucho más que hacer, por cierto, será Angela Merkel.
03-03-2018 | Fuente: abc.es
Alemania contiene la respiración durante el recuento tras el voto de las bases del SPD
El Partido Socialdemócrata alemán (SPD) cruzó a media noche de ayer el Rubicón de la gran coalición. A esa hora terminaba la recepción de votos por correo en la consulta entre sus 463.723 militantes sobre si el partido debe o no volver a gobernar con Merkel. ?Si los militantes rechazan el pacto de coalición no habrá ni un gobierno de minoría ni una nueva negociación de la coalición Jamaica, sino nuevas elecciones?, advertía anoche el vicepresidente del SPD, Thorsten Schäfer-Gümbel. Lo que está en juego es si se da o no una salida a esta situación de bloqueo político y el SPD debe adoptar una posición de responsabilidad nacional?, dijo por su parte el ministro de Exteriores y ex presidente de la formación política Sigmar Gabriel. En el otro extremo de la arena socialdemócrata, el jefe de las juventudes del partido (Jusos), Kevin Kühnert, promotor de una feroz campaña en contra de la gran coalición, declaraba que ?la oposición a la gran coalición dentro del partido es enorme y, aunque no todos los que están en contra votarán finalmente en contra, estoy convencido de que podemos sacar más del 50% de los votos?. A lo largo de todo el día de hoy, mientras Berlín contiene la respiración, tendrá lugar el escrutinio en la Casa Willy Brandt de Berlín, una tarea que llevarán a cabo 120 voluntarios que cuentan con seguir trabajando ininterrumpidamente durante la noche del sábado al domingo y en condiciones de estricto hermetismo: los voluntarios habrán debido entregar sus teléfonos móviles para evitar filtraciones y no podrán comunicarse con el exterior hasta pasadas las nueve de la mañana del domingo, hora en que se darán a conocer los resultados en una rueda de prensa. El desenlace es imprevisible, teniendo en cuenta, además, que desde enero el SPD ha inscrito unas 40.000 nuevas afiliaciones, incluidos ciudadanos no necesariamente afines al partido, sino atraídos por la llamada de los Jusos a afiliarse para poder votar en contra de la gran coalición. Otra de las características más polémicas de esta votación es que en ella participan personas a partir de 14 años y extranjeros, que no han podido votar en las elecciones alemanas porque la Constitución no lo permite pero que participarán ahora en la elección de gobierno directamente a través del partido. ?La Constitución deja completa libertad a los partidos sobre el proceso interno de toma de decisiones así que no creo que haya nada que aclarar?, zanja Kevin Kühnert ante esta pregunta, ?un afiliado un voto, y eso mostrará cuál es el verdadero sentir de este partido, al margen de lo que, por propio interés, esté tratando de imponer la directiva?. Tal y como afirma Kühnert, se trata de un colectivo de comportamiento mucho más difícil de calibrar que el de los 600 delegados del partido, que en el congreso federal del pasado enero dieron luz verde a negociar otra gran coalición con el bloque conservador por un ajustado 56 %. La cúpula apoya en pleno la reedición de la alianza de Gobierno y defiende el pacto alcanzado con el bloque conservador de Merkel, según el cual corresponderá al SPD seis ministerios, entre ellos tres de gran peso como Exteriores, Finanzas y Trabajo. Los Jusos defienden que el SPD debe regenerarse en la oposición tras dos legislaturas gobernando bajo Merkel y después de haber caído en las generales a su mínimo histórico, un 20,5 %. Pero desde el 24 de septiembre, fecha de las elecciones en la que obtuvo ese resultado, las encuestas han ido en picado y, si hoy se repitiesen las elecciones, el SPD obtendría solamente el 15,5% de los votos, por detrás incluso del partido antieuropeo y antiextranjeros Alternativa para Alemania (AfD), convertido ya en la segunda fuerza política del país. En la trastienda de esta consulta a las bases, la directiva del partido está sufriendo una remodelación casi completa, tras la renuncia como jefe del partido y futuro ministro de Exteriores de Martin Schulz. La doble retirada se produjo unos días después de presentarse el pacto de gobierno y en medio de fuertes presiones sobre quien había sido el candidato del SPD en las generales. La diectiva socialdemócrata ha tratado de dar imagen de cohesión ante una consulta para la cual, sin embargo, de imponerse el no, no hay ?plan B?, según ha reconocido la jefa del grupo parlamentario, Andrea Nahles, quien aspira, con el respaldo de la dirección, a ser elegida líder del partido en el siguiente congreso del SPD, el 22 de abril. Los 45 miembros de la cúpula del SPD permanecerán reunidos todo el domingo, desde antes de darse a conocer los resultados de la consulta hasta después de ese anuncio, ya que sea cual sea el desenlace deberán abordar los pasos a seguir, incluida la designación de sus ministros, en caso de ganar el sí. En caso de que la militancia socialdemócrata dé luz verde a una gran coalición, se estima que Merkel se someterá al voto del Parlamento (Bundestag) para un cuarto mandato el próximo 14 de marzo, casi seis meses después de las elecciones generales. Pero nadie lo da todavía por hecho. En la sede de la Unión Cristianodemócrata, el partido de la canciller, también se monta guardia este fin de semana, con varios equipos de contingencia preparados para elaborar reacciones a lo que quiera que surja de la consulta a las bases socialdemócratas.