Infortelecom

Noticias de ministerios

16-09-2018 | Fuente: abc.es
Luisa Ortega Díaz: «Maduro aplica un plan de exterminio contra la población»
Luisa Ortega Díaz fue destituida como fiscal general de Venezuela por Nicolás Maduro en julio de 2017, tras denunciar la ruptura del hilo constitucional y los excesos del régimen durante las protestas ciudadanas. En el exilio ha llevado ante el Tribunal Supremo (TSJ) legítimo, en Bogotá, la acusación por corrupción del mandatario venezolano, que ha sido condenado a 18 años de prisión. Responde por teléfono a ABC. ¿Qué capacidad hay para materializar la condena del TSJ en el exilio? El reconocimiento de los Estados es al Tribunal legítimo. Las autoridades que están en Venezuela, excepto el parlamento, son ilegítimas. Por ello, es deber del TSJ en el exilio y los distintos gobiernos reconocer esa sentencia. Aplicando las decisiones del Tribunal, Maduro ya no es el presidente legítimo y está inhabilitado para el cargo. Igualmente, esta decisión debe de ser acogida por organismos multilaterales como Interpol, que tendrían que declarar una alerta roja contra Maduro. ¿Para qué ha servido hasta ahora? La sentencia sirve para que, una vez derrotado el tirano de Venezuela, no haya que buscar elementos para procesarlo, puesto que ya hay condena firme. Además, visibiliza ante el mundo la trama de corrupción que compromete a Maduro. Hay pruebas fehacientes de su compromiso con Odebrecht en hechos de corrupción probados en detrimento del patrimonio del Estado. ¿Cuáles son los siguientes pasos que debe de dar el Tribunal? Tiene que oficiar o personarse en los distintos espacios a nivel global para que la sentencia se cumpla. Ir, por ejemplo, a Interpol y enviar copia certificada de la sentencia a distintos países. «Me identifiqué con el discurso de Chávez cuando tenía una propuesta humanista, pero con Maduro es una tiranía y atropello a los derechos del pueblo» ¿Ha gozado Maduro de garantías? Se le garantizó el debido proceso, no actuamos como él, sobre todo con sus adversarios, a los que viola todos sus derechos. Se designó un defensor público, porque Maduro nunca atendió ni las llamadas ni los oficios que se le enviaron para que se personara. ¿Cuáles son sus próximas acciones? Con fundamento en la Convención de Palermo, vamos a acudir a organismos de distintos países, ya sean Ministerios Públicos o al Poder Judicial, porque es probable que tengan más fuerza. No por menoscabar la decisión del Supremo en el exilio, pero siempre existen opiniones que hay que evaluar sobre si se cumplieron todas las acciones de ley con estos asuntos. Esto no sucedería si, por ejemplo, la Fiscalía de Perú, la de Brasil o cualquier sitio investiga a Diosdado Cabello. ¿Qué pruebas tiene contra Cabello? Lo que tenemos le compromete en la trama de Odebrecht y lo voy a mostrar cuando sea oportuno. El resultado de cualquier proceso penal es mostrar las pruebas en el juicio y no que haya una elucubración en los medios. ¿Es el mismo caso de Odebrecht que salpica a Maduro? Hay evidencias que comprometen a Cabello en esa trama, pero también otros casos. Yo entregué al diputado Ismael García pruebas que le comprometen en una trama de corrupción distinta y este diputado presentó las evidencias a la Fiscalía en Florida y se inició una investigación. Estamos buscando un organismo que, como en ese caso, pueda tener también competencias para investigar este caso. Leopoldo López, bajo arresto domiciliario, fue condenado cuando usted era fiscal general. ¿Comparte la decisión de arresto domiciliario? Nuestra Constitución establece el principio de libertad. Es decir, una persona puede ser condenada y permanecer en libertad. En ocasiones, estando en el ejercicio de mi cargo, he defendido esta postura. Yo era fiscal general, pero no estuve presente en ese juicio, así que no puedo decir si lo que se debatió fue lo correcto. La fiscal general de Venezuela en el exilio, en el Congreso de Colombia el pasado abril - Efe ¿Qué vínculos mantiene con la oposición venezolana? Una relación de respeto e interacción, como mantengo con muchos actores del Gobierno. La diferencia es que con el Gobierno no es pública, tiene que ser privada, porque, si no, la vida de ellos estaría en riesgo. ¿Queda algo de chavismo en usted? Siempre he estado identificada con las causas justas, de respeto a los derechos humanos, la igualdad y la justicia. Me identifiqué con el discurso de Chávez cuando tenía una propuesta humanista, pero se fue desdibujando. Con Maduro, sin embargo, se ha convertido en una tiranía y de atropello a los derechos del pueblo. ¿Por qué tardó tanto en tener una posición crítica con el chavismo? Los funcionarios del Ministerio Fiscal no pueden tener militancia política. Desde que tomé el cargo el 2 de enero de 2008, siempre fui crítica con el Ejecutivo y en 2009 formé un escándalo por tema de abusos policiales. Luego, en 2014, fui bastante crítica porque detuvieron a casi mil personas en protestas y pedimos para más de 700 la libertad sin cargos, porque eran detenciones arbitrarias. Perseguí a una ministra de salud porque robó casi mil millones de dólares de tres hospitales, pero el Poder Ejecutivo y el Judicial la protegieron. Siempre fui crítica. ¿Cuál es la principal diferencia entre Chávez y Maduro? Quien está en el poder en Venezuela es un tirano, no un hombre de Estado. Ha sembrado el terror y atropellado los derechos de los venezolanos, que huyen del país porque saben que quedarse es morir. Maduro está implementando un plan de exterminio contra la población y, además, es una amenaza para la seguridad de toda la región. «La crisis de refugiados pone en peligro la región» Usted va a acudir a la ONU por la crisis migratoria. ¿Qué acciones debería adoptar? Debe declarar la crisis de refugiados, porque eso da una serie de derechos a los venezolanos que deambulan por varios países. Primero, la prohibición de devolución y la posibilidad de desarrollarse profesionalmente, ya que muchos han salido y no tienen apostillados sus títulos. Recientemente comentó que Maduro tiene los días contados. ¿Sigue pensando lo mismo? Sí, estoy convencida, porque es una bomba de tiempo. Ni la gente acomodada encuentra medicamentos ni comida. O los países entienden la implosión que hay y la atajamos pronto, o pondrá en peligro la estabilidad de la región.
05-09-2018 | Fuente: abc.es
Macri rinde cuentas al FMI para lograr anticipos del crédito
Después de la tempestad no vino la calma aunque sí algo parecido a una tregua. El día después de los anuncios de ajuste de Mauricio Macri, Argentina se mantiene atenta a la renegociación del acuerdo con el FMI. La previsión era que, la pareja peor avenida de la Administración, Nicolás Dujovne (Ministro de Economía) y Luis Caputo (Presidente del Banco Central) fueran de la mano a ver a Christine Lagarde pero Caputo dio marcha atrás a última hora y se quedó en Buenos Aires, oficialmente, «para monitorear el dólar» que ayer se mantenía por debajo de los 40 pesos. Lagarde está dispuesta a facilitar los anticipos solicitados del crédito de 50.000 millones de dólares concedido, a cambio de garantías de un plan riguroso de equilibrio fiscal. También entiende la necesidad de colocar un colchón, en forma de subvenciones como anunció Macri, que amortigüe el impacto de la devaluación y la inflación (en torno al 35%) en las clases más desfavorecidas. Lo que no parece entusiasmar a la directora del FMI es que esos fondos terminen destinados a frenar la escalada del dólar. En ausencia de Caputo en Washington, los encargados de convencer al FMI de la necesidad de poder recurrir a «esa plata», si los mercados vuelven a forzar la subida de la divisa estadounidense, serán el vicepresidente del BC Gustavo Cañonero y el director de la entidad, Pablo Quirno. Aunque, la batuta la llevará Nicolás Dujovne, el hombre que se ocupó de explicar el plan del Gobierno y de lograr el acuerdo con el FMI que hoy renegocia. Cambios sin concretar De excelente relación con Christine Lagarde, su figura quedó tocada, el pasado fin de semana, cuando se filtró que el presidente buscaba un reemplazo suyo. Para Lagarde no parecía buena idea cambiar de caballo a mitad de una carrera clave para Argentina. A Macri le reprochan desde diferentes flancos su debilidad y «desprolijidad» para gestionar algunos cambios de titularidad de ministerios importantes que, no pudo concretar. Fue el caso del de Asuntos Exteriores, ofrecido a Alfonso Prat Gay quien, al menos por ahora, le dijo no. Como Dujovne, el actual canciller, Jorge Faurie quedó más hundido que tocado. El anuncio de Macri, desarrollado posteriormente por Dujovne, de imponer un impuesto previo a las exportaciones a la totalidad de los sectores de la economía tuvo respuestas desiguales. Matías Velazco, presidente de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y de La Pampa, reflexionó: «se está gravando al sector exportador. Nos gustaría ver poner el hombro a otros que son muy poderosos y se manejan en el mercado interno como la obra pública». El Gobierno espera recaudar con las retenciones más de siete mil millones de dólares en lo que queda de año y el 2019. Según el decreto publicado este martes en el BOE, esos impuestos tendrán fecha límite en diciembre del 2020 y no podrán exceder «de 4 pesos por cada dólar estadounidense» y de 3 entre los países miembros del Mercosur.
04-09-2018 | Fuente: abc.es
Miles de trabajadores estatales protestan contra Macri
Miles de personas, en su mayoría trabajadores estatales, se han manifestado este martes en Buenos Aires contra el rumbo económico de Argentina y las mayores medidas de ajuste planteadas por el Gobierno, que incluyen la reducción de la mitad del número de ministerios. La Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), uno de los sindicatos convocantes, expuso que la protesta, en la que hubo varios colectivos en huelga, se lleva a cabo «en el contexto de una fuerte crisis económica, social, política e institucional y anuncios de mayores ajustes en el Estado». Según las organizaciones de trabajadores, la reestructuración del Ejecutivo, que pasa de tener 19 a 10 ministerios y el recorte dentro de ellos «pone en riesgo miles de empleos». «Si no cambian las políticas públicas, si no cambia el modelo económico, si no cambia su relación con los trabajadores y trabajadoras, lo que hay que cambiar es el Gobierno», ha declarado en la manifestación Daniel Catalano, secretario general de ATE en la capital argentina. Además, el sindicalista ha pedido que el Congreso apruebe una Ley de Protección del Empleo Público, y ha afirmado que actualmente los funcionarios se encuentran «desamparado».
03-09-2018 | Fuente: abc.es
El Gobierno argentino anuncia medidas para alcanzar el «equilibrio fiscal» en 2019
El ministro de Economía argentino, Nicolás Dujovne, ha anunciado una nueva política económica para alcanzar el «equilibrio fiscal» en 2019, con mayores ajustes del gasto público, el «único camino real al desarrollo», así como un nuevo impuesto a las exportaciones. «Vamos a ahorrar 6.000 millones de dólares más que no necesitamos financiar en los mercados y en el 2020 vamos a tener superávit fiscal primario de un 1 % del producto interior bruto, algo que nos va a permitir ahorrar otros 5.200 millones de dólares», ha asegurado Dujovne justo después de un mensaje del presidente argentino, Mauricio Macri, en el que adelantaba las medidas. El titular de economía ha detallado un nuevo impuesto generalizado a las exportaciones «transitorio» ?que se aplicará en 2019 y 2020? y que será de cuatro pesos por cada dólar exportado en actividades primarias y servicios y de tres pesos por dólar para el resto de las exportaciones. Con el tributo, que el presidente ha calificado de «malísimo», pero necesario, el Gobierno pretende reducir un 1,1% el Producto Bruto Interior (PBI) y aumentar la recaudación adicional hasta 68.000 millones de dólares en 2018 y a 280.000 millones en 2019. «Bajando el déficit, bajamos nuestra necesidad de emitir deuda y de esa manera dependemos menos de lo que pasa en el resto del mundo», ha recalcado Dujovne, que ha reconocido «errores» del Ejecutivo pero ha reafirmado su apoyo al presidente, al que ha dicho que no abandonará a no ser que Macri lo decida así. El ministro ha confirmado que este lunes viajará a Washington para renegociar el acuerdo al que llegó Argentina con el Fondo Monetario Internacional en junio y «modificar los desembolsos que estaban programados para 2020 y 2021». «Queremos despejar las dudas que haya sobre Argentina en 2019. Con la combinación de un menor déficit y un mayor financiamiento, estaremos totalmente protegidos ante un cambio en las condiciones internacionales», ha explicado. Preguntado por las negociaciones con el FMI, Dujovne ha preferido no dar cifras del adelanto de crédito hasta discutirlo con los representantes de esa institución, pero adelantó que pretende que sea «suficiente para que no haya ninguna duda acerca del crecimiento». «Es crucial que el riesgo país vuelva a bajar», ha señalado, al tiempo que ha asumido que «la recesión de este año va a ser más pronunciada» de lo que pensaban. Este plan de contención llega tras una semana en la que la moneda del país sudamericano cayó un 21% frente al dólar y acumuló un desplome del 34% en agosto y del 98% en el año. Durante el fin de semana, Macri tuvo largas reuniones con su equipo y decidió reducir los ministerios de 19 a 10, a lo que se unieron una serie de medidas para alcanzar el llamado «equilibrio fiscal», entre las que se encuentran una redefinición de las metas fiscales del Gobierno. Hasta el momento, el objetivo de déficit primario para 2019 era del -1,3%, mientras que a partir de ahora pasa a ser del 0,0%, con un ahorro de 6.000 millones de dólares, según el ministro. Ese equilibrio estaba previsto para 2020, un año en el que, de cumplirse con las nuevas metas, habrá un superávit fiscal primario del 1%, algo que permitiría ahorrar 5.200 millones de dólares. «Tenemos que enfrentar esta situación y superarla. La Argentina arrastra desde hace 70 años un déficit fiscal crónico que nos ha llevado al aislamiento y a la inflación, de las cuales tenemos que salir definitivamente», ha insistido Dujovne. En esa línea, ha afirmado que toman las medidas que consideran «mejores» para los argentinos, aunque haya gente que piense que son «un grupo de sádicos que quieren hacer experimentos». El máximo responsable de la economía argentina ha señalado que ahorrarán un 0,7% del PBI, un 0,5% en subsidios económicos, un 0,2% en gastos operativos y transferirán los gastos por subsidios de transporte a las provincias argentinas (0,5%). Por el contrario, según lo anunciado por Macri y el ministro de Economía, aumentará un 0,3 el gasto en prestaciones sociales.
03-09-2018 | Fuente: abc.es
Macri ajusta el cinturón del Gobierno y el de los argentinos
Tocó tierra y confirmó el ajuste. Mauricio Macri anunció, oficialmente, «la decisión de reducir la cantidad de ministerios a menos de la mitad» (había 22 quedaron 10) al fusionar varios de ellos para compactar más su equipo y frenar el gasto público y afrontar lo que debería ser, a su juicio: la última crisis. Emergencia, inflación, equilibrio fiscal y nuevos impuestos fueron algunos de los términos clave de su intervención. El presidente de Argentina evitó mencionar, con nombre y apellido, a los ministros degradados a secretarias o desplazados, como los vicejefes de Gabinete Mario Quintana y Gustavo Lopetegui. La Casa Rosada daría cuenta después de los cambios en un comunicado donde informaba que los ministerios de Energía, Trabajo, Agroindustria, Salud, Cultura y Ciencia y Tecnología pasaban a ser Secretarías de Estado junto con Turismo (importante para Macri) y Ambiente y Desarrollo Sustentable que dependerán ahora directamente del presidente de la nación. Macri hizo repaso de los motivos que han vuelto a colocar a Argentina en el ojo del huracán mundial y, con gesto de pesar, dio a conocer una subida de impuestos «a los que más pueden». Entre otros, a las exportaciones. En simultáneo, el mandatario envió un mensaje para apaciguar la tensión social, al comunicar que aumentará las ayudas o planes sociales para los más necesitados. El ministro de Economía, Nicolás Dujovne, confirmado en su puesto, desarrolló posteriormente el paquete de medidas de ajuste que, además, pondrá hoy sobre la mesa del FMI. El más sensible, el derecho de exportación transitorio como medida de emergencia. El parón de la economía Macri, con dificultades para fichar pesos pesados en la nueva estructura de Gobierno, hizo algo parecido a un atisbo de autocrítica: «Creímos, con excesivo optimismo, que podíamos cambiar las cosas de a poco». El «gradualismo», seña de identidad de su gestión pasó desde ese momento a formar parte del pasado. El presidente, afectado por las sacudidas del dólar (perdió el 35% de su valor sólo en agosto) y el parón de la economía, desde mediados de año, realizó una confesión sin precedente, «fueron los peores meses de mi vida desde mi secuestro». «Empezamos a superar la crisis cuidando siempre a los que más lo necesitan porque sabemos que con esta devaluación la pobreza va a aumentar», afirmó Macri. El terror a desmanes en las calles o a una repetición de saqueos modelo diciembre del 2001, debió estar presente en la mente del presidente que, en sus tres años de Gobierno, ha entregado más fondos en subvenciones a organizaciones sociales y menos rédito político les ha sacado. Modelo pseudo kirchnerista de clientelismo, Macri anticipó «un refuerzo en septiembre y diciembre» de esos planes. Asimismo, reflotó los créditos blandos para paliar las necesidades de los más humildes mientras la clase media, una vez más, pagará buena parte de la factura. «Hacemos todo lo que está a nuestro alcance», reiteró, casi pidiendo perdón, en varias ocasiones. La comparecencia del presidente tenía como objetivo avanzar hacia un equilibrio en las cuentas publicas y reconquistar a los mercados que «nos apoyaron los dos primeros años» recordó. Añadió, «no seguir viviendo por encima de nuestras posibilidades» y, de paso, «no convivir más con la corrupción (del kirchnerismo)» porque en el corto plazo, afecta la imagen del país y genera mas dudas sobre Argentina.
03-09-2018 | Fuente: elpais.com
Macri lanza un duro ajuste fiscal para contener la crisis en Argentina
El Gobierno pone impuestos extras a las exportaciones y elimina ministerios para recuperar la confianza de los mercados
03-09-2018 | Fuente: abc.es
Macri se resigna y le mete el bisturí al Gobierno
Mauricio Macri está dispuesto a dar su brazo a torcer. Esto es, a meter el bisturí a fondo en su Gobierno y reducir, prácticamente a la mitad, el número de ministerios (suprimiría diez) y prescindir de algunos de sus hombres de confianza. Entre otros, salvo corrección de última hora, de los vicejefes de Gabinete, Mario Quintana y Gustavo Lopetegui. Marcos Peña, su mano derecha, se salvaría de la quema. Todo sea por calmar a los mercados, convencer a la población de que es capaz de cambiar las coordenadas del GPS de la economía y trasmitir confianza a los argentinos y al resto del mundo, incluido el FMI (Fondo Monetario Internacional) que le está garantizado la supervivencia financiera. La presión de la última semana, con un dólar desbocado que llegó a superar los 40 pesos, sumado a una prima de riesgo cercana a los ochocientos puntos, la tensión social, una inflación que podría superar el 35 por ciento anual, un sindicalismo con movilizaciones para septiembre y una oposición que no se decide a colaborar en la gobernabilidad, forzaron a Macri a dar un volantazo al que lleva demasiado tiempo resistiéndose. El último capítulo de la crisis que sacude el país -según la prensa argentina- empezará a escribirse este lunes, cuando el presidente presente al mundo el rostro de un nuevo Gobierno y este, al menos es lo que parece, no será únicamente cuestión de maquillaje. El fin de semana se convirtió en una sesión interminable de reuniones en la residencia presidencial de Olivos. La ronda de consultas del Presidente incluyó al ministro del Interior, Rogelio Frigerio, que gana posiciones en el Gobierno, a Horacio Rodríguez Larreta, jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires, a gobernadores afines ala coalición gubernamental de Cambiemos, a los jefes de bloque del Congreso y el Senado y a economistas, políticos y exministros suyos. Entre estos, a Alfonso Prat Gay, el hombre que tomó las riendas del Ministerio de Economía el primer año de Gobierno de Macri y que logró terminar con el denominado «cepo al dólar», liberar el mercado de compra venta de divisas, sacar a Argentina, en términos absolutos, de la cesación de pagos y volver a colocar (con ayuda de otros) al país en el mapa del mundo. Prat Gay se fue en enero del 2017 como un caballero. Le enseñaron la puerta trasera de salida por no pertenecer al círculo cerrado o al club de los macristas puros y en las últimas horas se perfila como el próximo Ministro de Asuntos Exteriores. Algunos medios lo dan por seguro pero otras fuentes advierten que todavía no hay nada cerrado pero el actual canciller, Jorge Faurie tendría las horas contadas. Figura clave Lo que parece no estar en discusión es la permanencia de Marcos Peña como jefe de Gabinete, un puesto incorporado, en la reforma constitucional de 1994, como puente o correa fluida de transmisión ministerial y con la oposición. Ese cargo o, en rigor, su titular es la figura que más críticas desata en las filas de dentro y de fuera del Gobierno. Cobrarse la cabeza de Peña, sería un trofeo insuperable para aquel que lo lograse. Dicho esto, hoy por hoy, es una utopía. Para Macri es su mano derecha además de sus «ojos y mi inteligencia» (sic) junto a Gustavo Lopetegui y Mario Quintana, piezas que se dan ya por amortizadas. Ambos saldrían de sus despachos en la Casa Rosada y se rompería ese triángulo todopoderoso que otros ministros veían como una máquina de fabricar de obstáculos. Una de la hipótesis que se baraja es que ocupen alguna de las Carteras que quedarán vacantes. En cuanto al tijeretazo de una decena de Ministerios, que pasarían a ser Secretarías de Estado, se mencionan los de Modernización, Ciencia y Tecnología, Ambiente y Desarrollo Sustentable y, entre otros, Cultura. El Ministerio de Economía, pesadilla eterna de los gobiernos de la democracia (1982), es otra de las Carteras en la diana de las reformas pero, en éste caso, parece difícil ?o cerca de lo imposible aventurar un cambio de su titular cuando el martes el ministro Nicolás Dujovne debe estar en la misma mesa con Christine Lagarde para renegociar los anticipos de la línea de crédito de cincuenta mil millones de dólares concedida hace unos meses. En este contexto, no se descarta que más adelante ese puesto pudiera ocuparlo Carlos Melconian, otro economista tratado con guante de lija por Macri al cesarle al frente del Banco Nación, también en enero del pasado año. Entonces, como ahora, se declaró, «un soldado incondicional del presidente».
23-08-2018 | Fuente: elpais.com
Ecuador anuncia un nuevo ajuste para enderezar el déficit fiscal
Se elimina el subsidio a la gasolina súper y se fusionan algunos ministerios para ahorrar 1.000 millones de dólares
28-07-2018 | Fuente: elpais.com
El bloqueo político obliga a un ajuste total de 11.000 millones
El Ejecutivo mantiene el aumento del gasto de los ministerios
27-07-2018 | Fuente: elpais.com
El bloqueo político obliga a un ajuste total de 11.000 millones
El Ejecutivo mantiene el aumento del gasto de los ministerios
1
...