Infortelecom

Noticias de ministerio del interior

01-01-1970 | Fuente: abc.es
¿Por qué no es Rusia una democracia?
Rusia era una democracia, más o menos imperfecta, mientras al frente del Kremlin estuvo Borís Yeltsin y en gran parte también en la época soviética, durante la «perestroika» de Mijaíl Gorbachov. Pero Vladímir Putin entró en escena en 1999, cuando fue nombrado primer ministro precisamente por Yeltsin, menos de un año antes de ser elegido presidente para su primer mandato, lo que sucedió en marzo de 2000. A partir de entonces, la incipiente democracia rusa empezó a declinar hasta llegar a la actual situación de «democracia virtual», como la denominan los opositores al régimen. La primera premisa para que cualquier sistema político pueda ser considerado una democracia es la división de poderes. En la Rusia de Putin existe, pero es solo aparente. Tanto el Gobierno como el Parlamento y la Justicia están supeditados directamente al presidente, pese a que sobre el papel cada uno de ellos es independiente. La Constitución rusa vigente hoy día es democrática, pero el poder la incumple retorciendo la interpretación de sus artículos. Según la Carta Magna rusa, cualquier persona que defienda ideas que no estén fuera de la ley, sea ruso y tenga la edad establecida, puede ser candidato a comicios municipales, regionales, legislativos o presidenciales. Otra cosa son las leyes, aprobadas durante los 18 años que Putin lleva al frente del país, para desarrollar tales mecanismos. Los candidatos de fuerzas extraparlamentarias, que son todas menos Rusia Unida (Putin), Partido Comunista (Guennadi Ziugánov), Partido Liberal Democrático (Vladímir Zhirinovski) y Rusia Justa (Serguéi Mirónov), necesitan para poder ser admitidos a unas elecciones, según establece la Ley Federal Electoral, recoger cada uno 300.000 firmas de apoyo. Y aquí está el filtro que utiliza Putin para eliminar a los adversarios molestos o directamente peligrosos. La Comisión Electoral Central, también bajo el total control del Kremlin, es la encargada de comprobar la validez y autenticidad de las firmas y echa para atrás muchas por «errores», como la transcripción incorrecta del domicilio o la escasa nitidez de la rúbrica. Las justas para dejar fuera al candidato que haga falta. Este avieso procedimiento impidió al economista liberal, Grigori Yavlinski, presentar su candidatura a las pasadas elecciones presidenciales, la de 2012, medida que denunció incluso Gorbachov. Se puede recurrir ante los Tribunales la decisión de la Comisión Electoral, pero también allí está la mano del Kremlin. Otra forma de despejar el panorama político de competidores es iniciando causas penales contra ellos claramente amañadas, como le ha sucedido al que ahora mismo tendría más posibilidades de desbancar a Putin, el bloguero anticorrupción, Alexéi Navalni. Según ha advertido ya la Comisión Electoral, Navalni no podrá presentar su candidatura a los comicios del marzo de 2018. Habrá que ver si la presentadora televisiva, Ksenia Sobchak, que también aspira a luchar por el sillón presidencial, supera la prueba de las firmas. Derechos de reunión y manifestación, vulnerados Otro derecho recogido en la Constitución rusa es el de reunión y manifestación, pero el poder en Rusia también lo vulnera. Tras su regreso al Kremlin en 2012 y con la visión todavía en la retina de las multitudinarias movilizaciones que estallaron a partir de diciembre de 2011, Putin se puso manos a la obra y promovió un paquete de leyes realmente restrictivas. Obligan a pedir permiso para llevar a cabo manifestaciones e incluso conferencias y congresos de fuerzas políticas, determinando de antemano el número de participantes que tendrá el evento, algo a todas luces imposible. Todo queda al arbitrio de las autoridades, que pueden rechazar las solicitudes con justificaciones inverosímiles. Por otro lado, y con el pretexto de garantizar la seguridad, la Policía dificulta el acceso a los lugares de concentración con detectores de metal. El que más problemas tiene para reunir a sus partidarios y celebrar encuentros es Navalni, a quien detienen y condenan constantemente a penas de prisión menor por «desobedecer» las prohibiciones de sacar su gente a la calle. Hay centenares de activistas ahora mismo en la cárcel por el simple hecho de haber participado en actos «prohibidos», aunque hubiese discurrido pacíficamente. Los partidos indeseables para el Kremlin tienen que superar además un auténtico calvario para poder ser registrados en el Ministerio de Justicia, trámite imprescindible para poder desarrollar su labor política dentro de la legalidad. Otro indicador que da idea de la escasa calidad de la democracia rusa es el estado de la libertad de expresión en el país, de la que deriva la libertad de prensa. Cualquier pronunciamiento, aunque sea lejano a la violencia, al terrorismo o a cualquier expresión de odio, puede, no obstante, ser tachado de «extremista» por un departamento creado al efecto dentro del Ministerio del Interior, lo que conlleva en ocasiones duras penas de cárcel. También es fácil se acusado por difamación. De ahí que los medios de comunicación tengan que practicar una autocensura muy estricta. Sin embargo, lo que más limita la libertad de prensa en Rusia es el hecho de que las principales televisiones y grupos mediáticos están en manos de monopolios y empresas leales al presidente. Por eso, al único que se le ve por todas parte es a Putin, no solamente por su cargo, sino también durante las campañas electorales. Navalni aparece en los informativos de televisión solamente cuando es detenido o comparece ante el juez. Los que en otras ocasiones han disputado a Putin la Presidencia (Ziugánov, Zhirinovski o Mirónov) tampoco han tenido nunca demasiadas horas de espacio en los medios informativos, en comparación con el jefe del Kremlin, que es omnipresente. Esto no se ajusta exactamente a los estándares democráticos occidentales. Hasta los sondeos, elaborados por institutos sociológicos que dependen financieramente del poder, están siempre inflados al objeto de realzar la imagen de Putin. Se da encima la circunstancia de que el primer mandatario ruso nunca participó en debates con adversarios electorales. Ni cara a cara ni multilaterales. Los evita y consigue crear además un estado de opinión contrario a que el jefe del Estado tenga que «rebajarse» a «chalanear» con «policastros».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
En estado «muy crítico» ocho de los heridos por un accidente pirotécnico en Cuba
Ocho de las 39 personas que resultaron heridas en un accidente con fuegos artificiales en Remedios (centro de Cuba) se encuentran en estado «extremadamente crítico», entre ellas tres menores, informó hoy la televisión estatal cubana. De los heridos, que permanecen ingresados en dos hospitales de la provincia de Villa Clara, 27 se encuentran en estado de «peligro para la vida», y de ellos, tres niños y cinco adultos presentan una situación «extremadamente crítica» a causa de las quemaduras sufridas. Los seis niños heridos en el accidente tienen edades comprendidas entre 11 y 15 años y se encuentran internados en el Hospital Infantil «José Luis Miranda» de la ciudad de Santa Clara, todos con pronóstico de gravedad. El suceso ocurrió dentro de la denominada «área de fuego» del barrio San Salvador de Remedios, supuestamente al incendiarse un depósito de fuegos artificiales por las chispas desprendidas durante las explosiones de otros elementos pirotécnicos en la zona. Hasta ahora no se han precisado otros detalles de cómo ocurrió el accidente y los medios oficiales han indicado que especialistas del Ministerio del Interior investigan las causas que lo provocaron. Las «Parrandas» son fiestas populares de tradición centenaria que se celebran cada 24 de diciembre en la localidad de Remedios, donde dos barrios del municipio, El Salvador y El Carmen, alternan y se desafían como contendientes a través de la música, la danza y los fuegos artificiales. De acuerdo con la tradición, una vez que las campanas de la Iglesia Parroquial Mayor repican cerca de la media noche, cada bando muestra el secreto largamente protegido todo un año: el diseño de las carrozas, faroles, fuegos artificiales y trabajos de plaza. Las «Parrandas de Remedios» son una celebración cultural y folclórica cubana, reconocida como Patrimonio Cultural de la Nación, que comenzó en el año 1820 y luego se extendió a otros 17 pueblos y ciudades de la isla.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Al menos 40 personas muertas y 30 heridas en un atentado suicida contra una escuela coránica en Kabul
Al menos 40 personas murieron y más de 30 resultaron heridas este jueves en un atentado suicida en Kabul en el interior de una madrasa o escuela coránica, situada en un edificio que también alberga las oficinas de una agencia de noticias afgana, según un nuevo balance del Ministerio del Interior. La explosión en el interior de la madrasa «on 40 muertos y más de 30 heridos» tuvo lugar hacia las 10.30 hora local (6.00 GMT) en el área de Qala-e-Nazer, en el oeste de Kabul. El mismo inmueble alberga también las oficinas de la agencia de noticias afgana Sada-e-Afghan y una mezquita, ha confirmado el portavoz del Ministerio afgano de Interior, Nasrat Rahimi. El atentado todavía no ha sido reivindicado por ningún grupo insurgente. Este es el segundo ataque de relevancia en Kabul esta semana, después de que al menos siete personas murieran y otra más resultara herida el lunes en un atentado suicida contra una oficina de la principal agencia de inteligencia afgana. La capital afgana ha sido objetivo además este año de graves ataques insurgentes. A finales del pasado mayo se produjo en la capital afgana el peor atentado en el país desde 2001, cuando un camión cargado de explosivos causó 150 muertos y más de 300 heridos. Desde el final de la misión de combate de la OTAN en enero de 2015, Kabul ha ido perdiendo terreno ante los insurgentes hasta controlar apenas un 57 % del país, según el inspector especial general para la Reconstrucción de Afganistán (SIGAR) del Congreso de Estados Unidos
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Así se defienden del terrorismo las principales capitales del mundo para celebrar el fin de año
Las principales capitales del mundo desplegarán mañana un importante dispositivo de seguridad para evitar posibles ataques terroristas durante las multitudinarias celebraciones para recibir el Año Nuevo que, en el caso de Alemania, está destinado también a prevenir los abusos sexuales. Algunas de esas ciudades, objetivo durante 2017 de atentados yihadistas, mantienen desde entonces un nivel elevado de alerta terrorista, como es el caso de Nueva York y Las Vegas, esta última escenario, hace tres meses, de la peor matanza a tiros de la historia moderna de Estados Unidos. En Europa, Alemania será pionera en destinar un área delimitada donde se prestará atención psicológica y sanitaria a mujeres que se hayan sentido acosadas o sufrido abusos sexuales. La medida se pondrá en marcha en Berlín, donde unos 1.400 policías velarán por la seguridad ante la emblemática Puerta de Brandeburgo, y se replicará en Colonia, ciudad en la que en 2015 se registraron abusos sexuales masivos que se reprodujeron al año siguiente, aunque en menor proporción, tanto allí como en el resto del «Land» (estado) de Renania del Norte-Westfalia. En Francia, el ministerio del Interior anunció que sacará a las calles a 139.400 miembros de las fuerzas de seguridad durante las celebraciones de la Nochevieja, entre ellos bomberos, personal de salvamento y artificieros. La totalidad del territorio francés estará cubierto por el dispositivo antiterrorista Vigipirate, con el acento puesto en los grandes centros comerciales, en las concentraciones de personas y en las infraestructuras de transportes públicos. Londres, con menos efectivos que en años anteriores A pesar de haber sufrido cuatro atentados terroristas en 2017, que dejaron 13 muertos y 18 heridos, Londres contará con menos agentes que en otras ocasiones, según informó la Policía Metropolitana (Met), que ha asegurado, no obstante, que el número de policías es el «apropiado» para la situación y se combinará con otras medidas de seguridad. Las medidas de seguridad se extremarán también en Turquía, donde se ha prohibido la celebración de fiestas en lugares emblemáticos de Estambul, como la plaza Taskim, en prevención de posibles sucesos como la masacre perpetrada hace un año el club Reina en la que un miembro del grupo terrorista Estado Islámico (EI) ametralló y asesinó a 39 personas. En Ankara no se prohibirá el tradicional festejo en la céntrica plaza de Kizilay, pero se desplegará un dispositivo policial, compuesto por 9.744 agentes. En España, Madrid y Barcelona reforzarán la seguridad en sus centros urbanos, con la colocación de «elementos de protección» después de que el pasado agosto un atentado yihadista en la capital catalana acabara con la vida de 15 personas y dejara más de un centenar de heridos. En Madrid, además, se cerrarán los accesos a la Puerta del Sol, la céntrica plaza donde se da la bienvenida al Año Nuevo, cuyo aforo quedará limitado a 20.000 personas, es decir, dos personas por metro cuadrado. En Portugal, donde el nivel de amenaza terrorista es moderado, el dispositivo de seguridad será semejante al del año pasado, con cortes de tráfico en los lugares de Lisboa y Oporto donde se esperan grandes aglomeraciones de personas. En otras capitales europeas, como Sofía, Viena, Budapest y Praga, las especiales medidas de seguridad se extenderán desde los centros urbanos, donde se celebrarán los festejos de Año Nuevo, hasta aeropuertos, estaciones de tren, autobuses y grandes centros comerciales. En todas ellas, además, se prevé la instalación de bloques de cemento o vehículos pesados en los accesos a las zonas más concurridas para evitar eventuales ataques como los ocurridos en otras ciudades de Europa. Estados Unidos reforzará especialmente la seguridad en Nueva York y Las Vegas, objetivos de los terroristas en este 2017. La vigilancia será mayor en los accesos a la plaza neoyorquina de Times Square, donde se reunirán más de un millón de personas para despedir el año, a raíz de los atentados del 31 de octubre, que costaron la vida a ocho personas, y del 11 de diciembre, sin víctimas mortales pero con varios heridos, en un pasillo de la red suburbana a sólo pasos de donde se dirá adiós al 2017. Las medidas incluyen el cierre de calles desde el mediodía, con camiones llenos de arena y vallas de cemento alrededor de la plaza. Las Vegas se blindará con casi 2.000 efectivos, con apoyo aéreo y de francotiradores, para garantizar la seguridad en la multitudinaria celebración de Año Nuevo cuando se cumplen tres meses de la matanza a tiros de 58 personas que asistían a un concierto al aire libre. El aeropuerto y otros puntos sensibles de la ciudad de los casinos, como su famoso bulevar, el Strip, donde se cometió la masacre el 1 de octubre pasado, recibirán especial vigilancia para que los más de 330.000 asistentes previstos puedan celebrar el nuevo año sin sobresaltos.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Un muerto y 200 detenidos en Túnez por la ola de protestas contra las medidas de austeridad
Las medidas de austeridad implantadas en Túnez por el gobierno de unidad nacional de Yousef Chahed, obligado por los acreedores internacionales, han llevado a cientos de tunecinos a protestar contra la asfixia económica que viven tras la revolución DE 2011. Siete años después de la inmolación del frutero Mohamed Bouazizi en la ciudad Sidi Bouzid que desató las revueltas en el mundo árabe, otras protestas sacuden el único fruto democrático de la llamada primavera árabe. La muerte de un joven de unos 30 años el pasado lunes en medio de las protestas contra la subida de impuestos programada por el Ejecutivo ha reavivado los enfrentamientos entre manifestantes y policías, precisamente en un momento en que Túnez se engalana para celebrar su día grande, el 14 de enero, cuando el dictador Ben Ali claudicó por la presión de las calles. Más de 200 personas han sido arrestadas y decenas han resultado heridas en varias ciudades a lo largo del país, han indicado desde el ministerio del Interior después de la segunda noche de protestas contra la subida del desempleo, el encarecimiento de los precios y el restrictivo presupuesto aprobado para 2018, que incluye una reforma fiscal para reducir el déficit. En Estado de emergencia desde noviembre de 2015, cuando varios terroristas atacaron en nombre del autodenominado Estado Islámico un autobús donde viajaba la guardia presidencial, Túnez vive sumido desde la llegada de la democracia en un constante clima de tensión e inestabilidad por la acuciante crisis económica y de escaso poder adquisitivo que afecta especialmente a la débil clase media del país magrebí. «Lo que ocurrió anoche no puede ser considerado como protesta, sino como actos de vandalismo», ha afirmado el primer ministro Chahed citado por el diario tunecino «La Presse», donde insiste en que el único recurso contra «los infractores y ladrones de la propiedad pública y privada es la la aplicación de la ley». Interior, que mantiene desplegados a la policía y ejército en varias ciudades tunecinas, niega que la primera muerte por las protestas en Teburba, a 20 kilómetros de la capital, haya sido obra de la policía, descartando cualquier marca de violencia en la víctima. Las protestas se extendieron hasta Kasserine (en el centro del país), Gafsa (sur) y Sidi Bouzid, donde comenzó la revolución en diciembre de 2010. «En Tebourba, 12 policías resultaron heridos y 14 vehículos de la policía fueron saqueados. En Kalaat Landalos, 8 personas fueron arrestadas después de intentar atacar una estación de policía. En Borj Louzir, 12 personas fueron arrestadas», informó el portavoz del ministerio del Interior Khelifa Chibani en radio Mosaique FM. Los enfrentamientos entre los manifestantes y las fuerzas de seguridad se reanudaron desde el final de la tarde de ayer extendiéndose durante la madrugada, lo que llevó a las autoridades a utilizar gases lacrimógenos para dispersar a la multitud, así como al despliegue de unidades del Ejército para proteger las instituciones públicas en algunos lugares, según varias fuentes citadas por el portal «Huffington Post Magreb». Una escuela judía de la localidad de Yerba, en el sur de Túnez, fue atacada anoche con cócteles molotovha sido atacada con cócteles molotov durante una de las manifestaciones contra el Gobierno, ha informado Efe. Las obligaciones internacionales del Gobierno aprietan el bolsillo del ciudadano tunecino: en 2016, el PIB per cápita bajó hasta los 3.332 euros, 200 euros menos que dos años antes. La deuda pública subirá hasta el 22% en 2018, según predicciones del Observatorio Tunecino de Economía, y las exigencias de reembolso se han disparado desde que el 31 de diciembre terminara el «periodo de perdón» de los acreedores.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Un muerto y 200 detenidos en Túnez en la ola de protestas contra las medidas de austeridad
Las medidas de austeridad implantadas en Túnez por el gobierno de unidad nacional de Yousef Chahed, obligado por los acreedores internacionales, han llevado a cientos de tunecinos a protestar contra la asfixia económica que viven tras la revolución DE 2011. Siete años después de la inmolación del frutero Mohamed Bouazizi en la ciudad Sidi Bouzid que desató las revueltas en el mundo árabe, otras protestas sacuden el único fruto democrático de la llamada primavera árabe. La muerte de un joven de unos 30 años el pasado lunes en medio de las protestas contra la subida de impuestos programada por el Ejecutivo ha reavivado los enfrentamientos entre manifestantes y policías, precisamente en un momento en que Túnez se engalana para celebrar su día grande, el 14 de enero, cuando el dictador Ben Ali claudicó por la presión de las calles. Más de 200 personas han sido arrestadas y decenas han resultado heridas en varias ciudades a lo largo del país, han indicado desde el ministerio del Interior después de la segunda noche de protestas contra la subida del desempleo, el encarecimiento de los precios y el restrictivo presupuesto aprobado para 2018, que incluye una reforma fiscal para reducir el déficit. En Estado de emergencia desde noviembre de 2015, cuando varios terroristas atacaron en nombre del autodenominado Estado Islámico un autobús donde viajaba la guardia presidencial, Túnez vive sumido desde la llegada de la democracia en un constante clima de tensión e inestabilidad por la acuciante crisis económica y de escaso poder adquisitivo que afecta especialmente a la débil clase media del país magrebí. «Lo que ocurrió anoche no puede ser considerado como protesta, sino como actos de vandalismo», ha afirmado el primer ministro Chahed citado por el diario tunecino «La Presse», donde insiste en que el único recurso contra «los infractores y ladrones de la propiedad pública y privada es la la aplicación de la ley». Interior, que mantiene desplegados a la policía y ejército en varias ciudades tunecinas, niega que la primera muerte por las protestas en Teburba, a 20 kilómetros de la capital, haya sido obra de la policía, descartando cualquier marca de violencia en la víctima. Las protestas se extendieron hasta Kasserine (en el centro del país), Gafsa (sur) y Sidi Bouzid, donde comenzó la revolución en diciembre de 2010. «En Tebourba, 12 policías resultaron heridos y 14 vehículos de la policía fueron saqueados. En Kalaat Landalos, 8 personas fueron arrestadas después de intentar atacar una estación de policía. En Borj Louzir, 12 personas fueron arrestadas», informó el portavoz del ministerio del Interior Khelifa Chibani en radio Mosaique FM. Los enfrentamientos entre los manifestantes y las fuerzas de seguridad se reanudaron desde el final de la tarde de ayer extendiéndose durante la madrugada, lo que llevó a las autoridades a utilizar gases lacrimógenos para dispersar a la multitud, así como al despliegue de unidades del Ejército para proteger las instituciones públicas en algunos lugares, según varias fuentes citadas por el portal «Huffington Post Magreb». Una escuela judía de la localidad de Yerba, en el sur de Túnez, fue atacada anoche con cócteles molotovha sido atacada con cócteles molotov durante una de las manifestaciones contra el Gobierno, ha informado Efe. Las obligaciones internacionales del Gobierno aprietan el bolsillo del ciudadano tunecino: en 2016, el PIB per cápita bajó hasta los 3.332 euros, 200 euros menos que dos años antes. La deuda pública subirá hasta el 22% en 2018, según predicciones del Observatorio Tunecino de Economía, y las exigencias de reembolso se han disparado desde que el 31 de diciembre terminara el «periodo de perdón» de los acreedores.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Las protestas y saqueos en Túnez hacen tambalear su joven régimen democrático
El estado de emergencia en Túnez, que desde la caída del dictador Ben Alí en enero de 2011 se ha levantado solo en contadas ocasiones, vuelve a aplicarse con mano dura en el país magrebí promotor y modelo de la llamada Primavera Árabe. Las protestas y saqueos de supermercados, iniciadas a principios de año tras el anuncio de recortes y subidas de precios, han llegado ya con cierta virulencia a la capital, después de recorrer varias ciudades del interior. Las autoridades anunciaron ayer que en la noche del martes al menos 45 policías resultaron heridos durante los choques contra los manifestantes en barrios de las afueras de la ciudad. Las movilizaciones, jaleadas al principio por los sindicatos laicos tunecinos, empiezan a adoptar tintes ideológicos y no solo de protesta económica. Hasta el momento solo se ha informado de un muerto ?un manifestante fallecido por asfixia por los gases lacrimógenos?, pero son centenares los detenidos. La protesta podría conocer su climax el próximo domingo, cuando se cumplen 7 años de la caída del dictador Ben Alí y del comienzo de la revolución que luego se extendió por todo el mundo árabe. En un primer momento las reivindicaciones eran meramente laborales: se exigía al gobierno ?formado por una coalición de liberales e islamistas moderados? que pusiera fin a los recortes económicos exigidos por el FMI y subiera el salario mínimo para ayudar a los tunecinos más desfavorecidos. Túnez conoce una tasa de crecimiento de nuevo elevada, el turismo regresa al país, pero la macroeconomía es, como siempre, engañosa. A la espera del retorno de las inversiones occidentales, el Estado necesita créditos blandos, y estos vienen condicionados desde el Fondo Monetario por unas reformas económicas dolorosas. Al carácter quizá prematuro de los recortes y la subida de precios se suma una crisis política interna que debilita al Estado frente a los intentos desestabilizadores. El partido con más escaños, el islamista Enahhda, ha decidido cortar con el laico Nidaá Tunis del presidente Essebesi, para reforzar su poder en las elecciones municipales de mayo. El Gobierno, aún respaldado por Ennahda, no presenta su mejor forma para plantar cara a las protestas. Por ahora, los manifestantes son decenas o centenares en ciudad de Túnez y otras localidades, frente a las decenas de miles de la Primavera Árabe tras la inmolación del frutero Mohamed Bouazizi. Pero los promotores están tratando de seguir la misma hoja de ruta. Las redes sociales se movilizan estos días en favor de un levantamiento general, especialmente entre los jóvenes, al grito de «Policía asesina». Uno de los lugares emblemáticos escogidos para las protestas es el Ministerio del Interior, símbolo de la represión de la dictadura de Ben Ali que estos pocos años de joven democracia no han logrado hacer olvidar. Ninguna de las crudas condiciones de aquella era dictatorial se dan hoy en Túnez. Pese a los avatares de estos años, la nueva Constitución ha logrado ser aprobada, la economía vuelve a sonreir ?a pesar de los atentados islamistas dirigidos a hundir el turismo?, y el régimen de libertades parece bien asentado, gracias al elevado nivel educativo de los tunecinos y al valor de las mujeres para defender su igualdad frente al hombre. No obstante, el régimen de libertad ha tolerado también la acción de proselitismo de los grupos salafistas, especialmente el de los Hermanos Musulmanes, que siguen siendo fuertes en el ámbito rural. En cierto modo por esa circunstancia Túnez ofrece la paradoja de ser ?en términos relativos? uno de los países que más yihadistas ha aportado a Daesh. Algunos de esos 3.000 nacionales que lucharon en Irak y en Siria están hoy de vuelta en casa, y otros aguardan para retornar desde la vecina Libia.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
«¿Para qué sirvió la revolución democrática de Túnez?»
La campaña «Fech Nestannew?» («¿A qué esperamos?», en árabe) ha logrado movilizar a tunecinos de todas las regiones del país contra la nueva ley de Finanzas, que prevé el alza de los precios de productos básicos como el arroz, las frutas o el café y que presumiblemente afectará a los más pobres. Cerca de 800 personas han sido detenidas en esta última semana de manifestaciones contra los altos precios y la austeridad en Túnez, justo cuando este domingo se cumplían siete años de la claudicación del dictador Ben Ali por las masivas protestas contra su dictadura. Y una pregunta sobrevuela cada marcha y cada tuit en contra de la gestión del gobierno de unidad nacional: «¿Para qué sirvió la revolución?». Los militantes de Fech Nestannew?, que convocaron para el domingo -día de la Revolución- manifestaciones por todo el país, presentan el movimiento como una campaña ciudadana sin líderes e integrada esencialmente por los jóvenes, especialmente golpeados por la crisis económica y cuando además un tercio de los parados (15%) cuentan con una titulación de enseñanza superior. Para los manifestantes, la ley de Finanzas exacerba los problemas de gestión pública de la coalición de gobierno: «Ellos dicen que no le toca al pueblo tunecino pagar el precio de la corrupción y las políticas fallidas», explica a ABC Nadia Chaabane, una de las principales impulsoras de la ley que acaba con la impunidad de los violadores en Túnez aprobada en verano y acordada por el Gobierno de unidad nacional de Nidas Tounes (liberales laicos) y por varios miembros del partido islamista Ennahda. «Esta deriva autoritaria se explica en parte por la nostalgia del régimen de Ben Ali», señala un informe del think tank International Crisis Group publicado hace unos días, que enumera los «pecados» económicos del Gobierno de unidad nacional y que han sacado a miles de tunecinos, especialmente de los barrios populares, a protestar contra las élites políticas: pese a que el crecimiento económico no supera el 2%, el dinar tunecino se ha depreciado un tercio en un año sin beneficiar la competitividad externa de la producción nacional o el déficit comercial, que sigue aumentando. La corrupción, la burocratización y la hipertrofia del sistema público suponen auténticos agujeros negros para las finanzas públicas: el pago de los salarios del sector consume casi la mitad del presupuesto anual y deja poco espacio para impulsar proyectos con los que desarrollar la anquilosada economía tunecina. REUTERS «¡Entiendo completamente su furia! ¡En siete años se les ha prometido que las cosas cambiarán, que crearemos empleos para ellos, que sus situaciones cambiarán .. y nada! Sin horizonte, sin apertura, sin esperanza? Los pobres se han vuelto más pobres. Los jóvenes de barrios y regiones de bajos ingresos se quedan atrás, marginados, desesperados», exclama Faten Abdelkefi, una de las blogueras más influyentes de la Revolución y que ahora lidera Be Tounsi (Hecho en Túnez), un proyecto para recuperar la artesanía tunecina. Si bien no todas las manifestaciones son violentas, el primer ministro Youssef Chahed ha criticado a los «agitadores» y ha acusado a los movimientos de extrema izquierda y de «la mafia» de estar detrás de las protestas. Abdelkefi, que formó parte de un partido progresista tras la revolución y recuerda cómo los policías afines a Ben Ali acribillaron a balazos al marido de una amiga tras el 14 de enero y encarcelaron a otros blogueros como ella, incluidas menores de edad, desconfía del origen de las protestas: «Yo estoy por el derecho a manifestaciones pacíficas, garantizadas por la constitución, pero estoy en contra de los actos de vandalismo, el saqueo y el robo de propiedades. ¡Estos jóvenes que salen de noche no tienen nada que ver con los manifestantes que se enojan con el alto costo de la vida! Estos jóvenes son pagados por partidos políticos que ocultan sus planes, ¡quieren el caos!», denuncia. A diferencia de hace siete años, el objetivo de las protestas no parece ser derribar el régimen o propiciar un cambio de gobierno. «La justicia social no es un lema sino una necesidad. Implica una mejor distribución de la riqueza y una contribución justa de todos al esfuerzo colectivo. Dado que el IVA es el impuesto más injusto, no puede ser el instrumento para lograrlo. La justicia social también presupone la imposición de grandes fortunas», expone Chaabane, que vivió la revolución exiliada en Francia, organizando comités de apoyo a los habitantes de Sidi Bouzid, donde el vendedor de frutas Mohamed Bouazizi se quemó a lo bonzo en diciembre de 2010 y desató las protestas en el mundo árabe. Muy crítica con los islamistas de Ennahda, esta activista, que fue diputada de la Asamblea Constituyente desde 2011 hasta la aprobación de la constitución tres años más tarde, les culpa de buena parte de las dificultades económicas del país. «Ellos (como líderes de la coalición de la Troika (2011-2014) son en gran parte responsables de la situación del país debido a las responsabilidades que dejaron en 2014. solo estamos subiendo la pendiente de lo que destruyeron». Para Chaabane, los manifestantes le están pidiendo al Gobierno que mire más por los más desfavorecidos y no tanto por la élite liberal del país. «Por supuesto que ahora hay muchos derechos que son positivos, la ley sobre la tortura que no había con Ben Ali, un crimen imprescriptible, la ley sobre las asociaciones, partidos políticos, libertad de prensa? Muchísimos avances y no lo negamos», considera Mounir Baatour, presidente de la asociación Shams, que aglutina decenas de organizaciones LGTB y que aboga por la despenalización de las relaciones homosexuales. Baatour, que como abogado se manifestó junto a otros magistrados frente al Palacio de Justicia y junto a otros miles de tunecinos marcharon en 2011 sobre la avenida Habib Burguiba frente al Ministerio del Interior que simbolizaron la lucha contra Ben Ali, abrazó el activismo tras su paso por la cárcel condenado por sodomía, donde se negó a pasar un test anal por la policía. «Sí, estoy decepcionado con el balance de estos años tras la Revolución, pero aunque la calidad de vida de los tunecinos se ha deteriorado materialmente, hemos ganado la libertad de expresión de reunión y asociación». Más de 57 millones de euros para los más pobres Efe. En Túnez los precios se han disparado desde el 1 de enero en el combustible, comunicación y alojamientos por la cancelación de los subsidios estatales. En respuesta, el Gobierno ha anunciado que se destinarán 170 millones de dinares (unos 57 millones de euros) para la población más necesitada, unas 250.000 familias.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Asesinan a un empresario español en México
Segismundo Díaz, ciudadano español y residente del estado mexicano de Puebla, fue asesinado frente a la entrada de su casa el pasado viernes 12 de enero, según confirmaron fuentes policiales a los medios locales. De acuerdo con su perfil de Linkedin, Díaz era el director general de Dimasa Grupo, una empresa productora de equipos y depósitos de poliéster reforzado con fibras de vidrio que tiene una planta en el estado de Tlaxcala, cerca de Puebla. De acuerdo con la información policial, Díaz llegó sobre las cuatro de la tarde del viernes en coche a su casa con su esposa en la urbanización Villa de Las Flores en el municipio de Cuautlancingo. Al llegar al domicilio, el portón eléctrico no se cerró del todo y quedó atascado, por lo que Díaz se aproximó para comprobar qué estaba mal. En ese momento, su mujer escuchó un disparó, vio a un hombre huir y a su marido herido de bala. Inmediatamente, la esposa pidió auxilio a los servicios médicos, pero cuando llegaron no pudieron hacer nada por salvar la vida de Díaz, de 50 años. La policía informó que el agresor robó una maletita en la que no había nada de valor, salvo la insulina que el español utilizaba para su diabetes. Las autoridades de la Fiscalía de Puebla han abierto una investigación para dar con el asesino y esclarecer el homicidio. El 2017 ha sido el año más sangriento en la historia de México desde 1990, cuando se empezaron a recopilar estas estadísticas. Y el estado de Puebla es uno en los que la violencia ha experimentado un mayor repunte, con 879 homicidios dolosos entre enero y noviembre de 2017, frente a los 590 que ocurrieron en 2016. Asimismo, los robos con violencia han aumentado casi un 45% entre 2016 y 2017, de acuerdo con datos de la Secretaría de Gobernación, el Ministerio del Interior mexicano.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Varios muertos y detenidos al desarticular el grupo del «Rambo venezolano»
El régimen de Nicolás Maduro anunció este lunes el desmantelamiento del grupo de Óscar Pérez, el piloto que lanzó un mediático ataque contra el Tribunal Supremo de Venezuela desde un helicóptero. El Gobierno reconoció que hubo varios muertos en la operación, pero sin especificar cuántos rebeldes fueron abatidos. En un comunicado divulgado a través de la cadena estatal VTV solo admitió que «cinco» integrantes de la «célula terrorista» fueron capturados y dos agentes murieron en el enfrentamiento. Pérez, conocido como «el Rambo venezolano», se hizo famoso cuando el pasado junio lanzó varias granadas contra el Tribunal Supremo y el Ministerio del Interior desde un helicóptero. Desde entonces fue el fugitivo más perseguido por las autoridades, que habían colgado el cartel de «Se busca» en controles de carretera. Al cierre de esta edición se desconocía la suerte de Óscar Pérez: si estaba entre las víctimas mortales o entre los arrestados por las fuerzas de seguridad que lo cercaron en El Junquito, un suburbio pobre a las afueras de Caracas. El propio Pérez divulgó varios vídeos sobre el espectacular operativo. En uno de ellos aparecía con el rostro ensangrentado y supuestamente negociando su propia rendición. Asimismo se le veía alertar a la Policía de que no siguiera disparando porque había mujeres y niños en el centro de educación infantil donde se había refugiado. El Gobierno informó en el comunicado sobre el desmantelamiento de «un peligroso grupo terrorista» tras un enfrentamiento con las fuerzas de seguridad. Les responsabilizó de robar un helicóptero oficial, de «crímenes atroces» y de «ametrallar y lanzar artefactos explosivos» contra edificios gubernamentales. También recalcó que «pusieron en gravísimo riesgo la vida de personas inocentes, incluso la de niños de preescolar». Según la información oficial, los rebeldes iban «fuertemente pertrechados con armamento de alto calibre, abrieron fuego contra los funcionarios encargados de su captura e intentaron hacer detonar un vehículo cargado de explosivos». El saldo del operativo fue de dos policías muertos y cinco heridos graves, así como un número indeterminado de rebeldes abatidos y cinco detenidos. #AHORA ?nos están disparando? dice Oscar Pérez junto a grupo de la resistencia que lo acompaña #15ene pic.twitter.com/861o5yqJj9? Elyangelica González (@ElyangelicaNews) 15 de enero de 2018En uno de sus vídeos, Óscar Pérez exclamaba:«Nos están disparando con lanzagranadas, francotiradores. Dijimos que nos íbamos a entregar y no quieren dejar que nos entreguemos, nos quieren asesinar». Su madre pidió clemencia a la Policía: «Mi hijo no es un asesino, déjenlo que se entregue». En un primer vídeo, Pérez indicó que no se enfrentaría a los agentes que les habían rodeado porque «incluso hay algunos conocidos». En el segundo pide a los venezolanos que «no desfallezcan, que luchen, que salgan a las calles, que es hora de que seamos libres». Y en el último se dirige directamente a sus hijos, a los que les dice que había luchado por ellos y «por todos los niños de Venezuela». Una publicación compartida de Oscar Perez (@equilibriogv) el Ene 15, 2018 at 2:46 PST Óscar Pérez, este lunes, en una captura de vídeo divulgado en las redes sociales - Reuters El fugitivo más buscado Óscar Pérez se hizo famoso en junio de 2017 cuando, en medio de las protestas opositoras, lanzó varias granadas desde un helicóptero de la Policía científica contra la sede del Supremo y del Ministerio del Interior en Caracas, según el Gobierno de Maduro. En ese incidente no hubo heridos. Desde entonces el piloto y exinspector de un cuerpo policial de elite estaba huido y con una alerta nacional e internacional para su captura. Pérez, de 36 años, reapareció el pasado 18 de diciembre en el robo de armas al cuartel de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) de San Pedro de Los Altos. El expiloto de la Policía ha agregado un tinte surrealista a la crisis generalizada que atraviesa Venezuela: actor de películas de acción, en las redes sociales se ha retratado a sí mismo como un James Bond o Rambo.