Infortelecom

Noticias de ministerio del interior

12-06-2018 | Fuente: abc.es
La llegada del verano amenaza con desatar otra ola migratoria hacia Europa
Sucedió lo que se temía. Con la llegada del buen tiempo, aumentan inevitablemente las salidas de inmigrantes de Libia en viejas embarcaciones. Al ir con exceso de peso, los pequeños botes o lanchas neumáticas con emigrantes apiñados, el riesgo de naufragio es altísimo. Además, se da la circunstancia de que Libia, al haber nuevo gobierno en Italia, ha relajado sus controles a la espera de su reacción y firmar un nuevo acuerdo para obtener ayudas y financiación. A ello hay que añadir que Libia es un estado fallido, con el Gobierno de Fayez al Sarraj incapaz de controlar los puertos de las costas orientales, donde se suceden los enfrentamientos con grupos islamistas. De todas formas, el número de subsaharianos llegados a Italia en estos meses de 2018 es sensiblemente menor al de años anteriores. Hasta ahora en cinco meses llegaron a Italia 13.808 inmigrantes, de ellos 9.372 desde Libia. En este mismo periodo del año pasado desembarcaron 61.285. Las causas están en el contrato que firmaron Libia e Italia para controlar la salida de emigrantes desde suelo libio. El nuevo Ejecutivo italiano tendrá que renovar ese acuerdo para evitar que vuelva la presión migratoria desde Libia, donde esperan dispuestos a partir decenas de miles de africanos, bajo el despiadado control de los traficantes de seres humanos, según fuentes de la ONU y organizaciones humanitarias. En febrero del pasado año el jefe del Gobierno italiano, Paolo Gentiloni, y el primer ministro de unidad nacional de Trípoli, Fayez al Serraj, firmaron un acuerdo para «combatir la inmigración ilegal». Preveía la financiación por parte de Italia de infraestructuras para contrarrestar la migración irregular, la formación de policías y asistencia técnica de la guardia costera de Libia. El «premier» libio presentó una lista de peticiones por valor de 800 millones de euros, incluyendo 10 naves para la búsqueda y socorro de náufragos, 4 helicópteros, 10 ambulancias, 30 jeeps y 24 lanchas neumáticas. Gracias al acuerdo cayeron los desembarcos un 34% en 2017, cuando llegaron a las costas italianas 119.310 inmigrantes, frente a 181.364 del año anterior, según el Ministerio del Interior. Prófugos vendidos como esclavos Algunos medios fueron muy críticos con el acuerdo. En un vídeo publicado por la ONG alemana Sea Watch y otras organizaciones, se documentaba una conducta agresiva de los guardias libios hacia otros equipos de rescate de náufragos. La CNN publicó otro vídeo, que dio la vuelta al mundo, en el que aparecían emigrantes vendidos en subasta como esclavos en Libia. Las imágenes desataron una ola de indignación, con manifestaciones en países como Francia, Alemania y Suiza para pedir a los gobiernos no financiar a la guardia costera libia. Esta era acusada de interceptar a los prófugos en el Mediterráneo para llevárselos después a los centros de detención, donde eran tratados peor que animales, sometiéndolos a torturas, extorsiones y violaciones. Los periódicos «The New York Times» y «The Washington Post» dieron por hecho que Italia pagaba a traficantes de seres humanos para que disminuyeran su actividad y se redujera el flujo de inmigrantes.
11-06-2018 | Fuente: abc.es
La ONG Human Rights at Sea niega que haya otro barco con cientos de 790 inmigrantes a bordo
La portavoz de la ONG Human Rights at Sea, Giorgia Linardi, ha negado que un barco de la organización humanitaria lleva a bordo inmigrantes. Un tuit del ministro del Interior italiano y líder de la Liga Norte, Matteo Salvini, había hecho caer en el error e informar de que otros 790 inmigrantes rescatados este domingo en el Mediterráneo se encuentraban a bordo de un barco de la Guardia Costera italiana y esperaban a que se les indicara puerto para desembarcar. Es cierto que la nave se encuentra en aguas libias, pero sin rescatados, según declaro Linardi al canal italiano Sky news. La información desmentida saltó en plena polémica por el cierre de los puertos italianos al barco Aquarius, con más de 600 inmigrantes a bordo. Fuentes de la Guardia Costera italiana habían explicado a Efe que la mayoría de ellos han sido trasladados a la patrullera «Diciotti» de este cuerpo marítimo y que aún no han asignado un puerto. El portavoz del área del Mediterráneo de la Organización Internacional para las Migraciones, Flavio Di Giacomo, ya había expresado a Efe su temor de que existieran estos 790 también en espera de que se les condujera a un puerto. Según algunos medios, se ha organizado una reunión de urgencia para solucionar el supuesto cierre de puertos ordenado por el ministerio del Interior italiano, Matteo Salvini. Italia negó ayer domingo dar un puerto al Aquarius y reclamó a las autoridades maltesas que se hiciesen cargo del barco. En el Aquarius viajan en estos momentos 629 inmigrantes, entre ellos 123 menores no acompañados, 11 de ellos niños pequeños y siete mujeres embarazadas, rescatados en la jornada. De estos, Sos Méditerranée comunicó que socorrió a 229 personas, mientras que el resto de inmigrantes fueron rescatados por la Guardia Costera italiana y barcos mercantes y después los trasladaron al Aquarius.
05-06-2018 | Fuente: abc.es
El fraude de los refugiados salpica a Merkel
Entre 2013 y 2016 fueron tramitadas favorablemente en Bremen unas 1.200 solicitudes de asilo que no cumplían en realidad con los requisitos necesarios. Tres abogados, un traductor y la responsable de la oficina federal para la Migración y los Refugiados (Bamf) modificaron fraudulentamente los procedimientos convirtiendo la ventanilla en un coladero, presuntamente a cambio de sobornos. Los primeros casos denunciados por la prensa local fueron llevando a otros, como las cerezas de una cesta, y el escándalo ha llegado hasta el Ministerio de Interior y la dirección de la Bamf. Incluso Merkel podría verse salpicada tras la publicación de un informe que denunciaba la situación y al que la canciller alemana habría tenido acceso a principios de 2017. La posición la acusa de haber metido el informe en un cajón para no ensuciar su política de refugiados y consideran que desencadenará lo que podríamos denominar la Gürtel de Merkel. El informe estaba firmado por Frank-Juergen Weise (66), que se hizo cargo de la BAMF a petición personal de Merkel en octubre de 2015 y dimitió a finales de 2016 admitiendo que «jamás he experimentado un peor estado de la autoridad que en esta oficina». Weise admite que informó personalmente a la canciller sobre la difícil situación en la que se encontraba su organismo y lanza duros reproches contra el Ministerio del Interior, donde supuestamente se sabía que la BAMF estaba equipada de forma deficitaria, sobre todo teniendo en cuenta la necesidad de tramitar alrededor de un millón de solicitudes de asilo en unos pocos meses. Critica abiertamente al entonces ministro del Interior, Thomas de Maizière, al que curiosamente Merkel no reservó ningún cargo en su nuevo gabinete y cuya carrera política acabó tras las pasadas elecciones. En Berlín se debate sobre si el Bundestag debería abrir una comisión de investigación para esclarecer los hechos, pero sobre todo Los Verdes temen que los populistas de AfD instrumentalicen la comisión para un ajuste de cuentas general con la política de refugiados de Merkel.
03-06-2018 | Fuente: abc.es
Un muerto demasiado vivo, el extraño «caso Bábchenko»
Nadie comprende todavía por qué era necesario simular el asesinato del periodista ruso exiliado en Ucrania, Arkadi Bábchenko, como treta para desarticular un supuesto atentado contra él del FSB, la inteligencia rusa, en fase de preparación. Todo el mundo espera explicaciones, pero el Servicio de Seguridad de Ucrania (SBU), los servicios secretos, siguen sin aclarar nada y tampoco lo hacen las autoridades del país. La exasperación general está llevando a que sobre Bábchenko caiga una autentico aluvión de críticas y reproches, sobre todo de los colegas rusos también críticos con el presidente Vladímir Putin, y de las organizaciones de prensa internacional. El «resucitado» se está viendo obligado a justificarse una y otra vez, pero no logra convencer. «Todos están diciendo que esto fulmina la confianza en los periodistas, pero ¿qué habrían hecho en mi lugar si vienen a verte y te dicen que te van a matar?», se preguntaba el reportero el jueves en Kiev ante colegas rusos, ucranianos y de otros países. «Cuando me dijeron que andan detrás de mí para liquidarme, pensé en hacer las maletas y desaparecer al Polo Norte (..) pero Skripal -el ex agente ruso envenenado en el Reino Unido- también trató de esconderse», explicó Bábchenko. Insiste en que no tuvo más remedio que seguir el plan que le habían elaborado los servicios secretos ucranianos. Sangre de cerdo El reportero, que llegó a la cima como corresponsal de guerra después de su paso por Chechenia como militar, relató cómo prepararon el simulacro de homicidio. «Era necesario que quienes buscaban mi muerte recibiesen la noticia de que el asesino ya había conseguido su objetivo», aseguró. Para ello, en la noche del martes, «fui maquillado y se utilizó sangre de cerdo». Fingiendo estar muerto, se hicieron las fotos que se distribuyeron a los medios de comunicación. «Me llevaron en la ambulancia hasta el depósito de cadáveres y se certificó mi defunción», relató. Una vez allí, «se abrió una puerta, resucité, me lavé, cambié de ropa y miré las noticias sobre mi muerte de tres balazos en la espalda». Foto de Bábchenko, en el suelo de su casa sobre un charco de sangre de cerdo., distribuida a los mediosLos mensajes de condolencia se sucedieron desde todo el mundo, Rusia incluida. La noticia causó una enorme conmoción entre sus colegas. La presidenta del Senado ruso, Valentina Matviyenko, llegó a manifestar que, pese a su labor crítica contra las autoridades de Moscú, «Bábchenko fue un soldado que combatió en el Ejército ruso y nos haremos cargo de ayudar a su familia», numerosa y constituida por seis menores adoptados. Pero, el miércoles, un día después de ser difundida la noticia sobre su muerte, el periodista ruso apareció en rueda de prensa para desvelar que todo había sido un montaje con el objetivo de desarticular la conspiración y arrestar a sus autores. «Lo siento, no había otra forma de hacerlo (..) todo lo que pretendía es seguir vivo y salvar a mi familia. No había otra cosa en mi cabeza, la ética periodística era lo último en lo que pensaba», aseguró Bábchenko con lágrimas en los ojos y pidiendo perdón de forma reiterada, a su mujer en primer lugar que, al parecer, no estaba al corriente del sainete. Asesinar a 30 periodistas rusos Según sus palabras, era muy plausible lo que le había dicho sobre el complot gestado en Rusia para eliminarle, ya que Putin «es responsable de varias guerras y miles de muertos. He enterrado a familiares, colegas y amigos por su causa». Junto a Bábchenko, en la primera comparecencia ante los medios, el jefe del SBU, Vasili Gritsak, dio cuenta de la detención del principal sospechoso, que fue posible, según él, gracias a la pantomima del falso crimen. Pero no aclaró de qué manera ayudó tal mascarada y de ahí la estupefacción general. El secretario general de Reporteros Sin Fronteras, Christophe Deloire, cree que «es penoso y lamentable que los servicios de seguridad ucranianos hayan jugado con la verdad, independientemente de cuál sea el motivo». Por su parte, Philippe Leruth, presidente de la Federación Internacional de Periodistas, considera que «se ha socavado seriamente la credibilidad de la información» y el secretario general, Anthony Bellanger, piensa que «es intolerable mentir a los periodistas de todo el mundo y engañar a millones de ciudadanos que se sintieron conmovidos» por el fingido fallecimiento de Bábchenko. El arrestado, que el jueves se supo que es un tal Borís Herman, director de la filial ucraniana de la firma alemana Schmeisser, la única fábrica privada que produce armas en Ucrania, según informó Gritsak, iba a recibir dinero de su contacto ruso para adquirir 300 fusiles de asalto Kaláshnikov, explosivos y mucha munición. Todo ello con la finalidad de crear una base en la parte central de Ucrania desde donde se actuaría para asesinar a 30 periodistas rusos críticos con Putin y también exiliados en Kiev, entre ellos algunos tan conocidos como Matvéi Ganapolski y Evgueni Kisiliov. El sicario Pero, en lo que se refiere en concreto al presunto intento de asesinato de Bábchenko, Herman recibió 40.000 dólares (unos 34.000 euros), de los que entregó 25.000 euros al que debió haber sido el ejecutor del atentado, un antiguo combatiente en el conflicto con los separatistas del este del país. Como intermediario, de acuerdo con lo expuesto por Gritsak, intervino un policía ucraniano infiltrado por el SBU, que recibió 10.000 dólares (8.500 euros) por su gestión y además grabó en secreto la transacción con Herman. Por eso, si ya se sabía quién encargo el asesinato, nadie entiende por qué, teniendo la prueba del vídeo, no se le detuvo entonces. ¿Para qué hizo falta montar el simulacro del homicidio de Bábchenko? El fiscal general de Ucrania, Yuri Lutsenko, ya declaró el miércoles que operaciones de simulacro parecidas suelen ser «habituales» para desenmascarar tramas criminales. Lutsenko sitúa en Rusia el origen del contubernio. El diputado ucraniano, Antón Gueráshenko, consejero del Ministerio del Interior, afirma que la escenificación de la muerte falsa de Bábchenko «fue necesaria para establecer la cadena desde el asesino hasta quienes l contrataron». Según sus palabras, «Sherlock Holmes utilizó con éxito el método de la puesta en escena de su propia muerte para dilucidar eficazmente crímenes complicados». Lo cierto es que el presidente del país, Piotr Poroshenko, calificó de «brillante» la operación de simulacro del SBU. Desde Moscú, sin embargo, se ha tachado el enredo de «provocación antirrusa».
30-05-2018 | Fuente: abc.es
Los antidisturbios franceses desmantelan un campo de 1.700 inmigrantes al norte de París
Las CRS (Compañías Republicanas de Seguridad, anti disturbios) han desmantelado uno de los cinco campamentos de inmigrantes ilegales instalados al norte de París, en unas condiciones de higiene y seguridad que se habían «degradado» rozando el dramatismo y los conflictos no siempre étnicos. A primeras horas de la mañana del miércoles, varios centenares de CRS, desplegados con tácticas militares de ocupación del territorio, procedieron al desmantelamiento de las tiendas más que provisionales donde vivían un millar de ancianos, mujeres, hombres y niños en el campamento del Millénaire (Milenario), a la altura de la Puerta de Aubervilliers, en la periferia norte de París. Es la trigésimo cuarta operación de desmantelamiento de un campamento de inmigrantes ilegales realizada en los últimos tres años. El desmantelamiento de la mañana del miércoles solo resuelve una parte del problema de fondo. Todavía quedan otros cuatro campamentos en el norte de París, que los expertos en seguridad urbana han decidido «acordonar temporalment e», con el fin de evitar la propagación de conflictos y tensiones, entre inmigrantes, entre inmigrantes y vecinos de varios barrios «sensibles». Los inmigrantes expulsados habían llegado a París siguiendo muy diversas rutas, desde sus países de origen, Sudán, Somalía y Eritrea, mayoritariamente. Entre el millar de expulsados había 87 personas vulnerables (mujeres solas con niños) y una quincena de menores «solitarios o aislados» (sin familia conocida). Todos han sido conducidos a muy diversos albergues provisionales, repartidos por toda Francia, en direcciones, que el ministerio del Interior desea «confidenciales», de momento. La alcaldesa de París, Anne Hidalgo, y el ministro del Interior, Gérard Collomb, un protegido personal del presidente Emmanuel Macron, se culpan en términos apenas velados del deterioro de una crisis siempre latente y al borde de un «precipicio». El gobierno es acusado de «imprevisión» e «ineficacia», ante el ritmo siempre «sostenido» de la llegada de inmigrantes ilegales. La alcaldía de París es acusada de utilizar el drama de la inmigración como inquietante «munición política».
30-05-2018 | Fuente: abc.es
Un periodista ruso crítico con Putin aparece asesinado en su piso de Kiev
Un destacado periodista y crítico ruso del presidente Vladimir Putin ha sido asesinado a tiros esta madrugada en Ucrania, donde huyó al exilio tras las amenazas. Arkady Babchenko, de 41 años, murió de una herida de bala en una ambulancia después de que su esposa lo encontró cubierto de sangre en su casa, ha informado la policía, agregando que sospechaban que el asesinato se debió a las actividades profesionales de Babchenko. La esposa de Babchenko, quien dirigía un canal de televisión, está en estado de shock y fue trasladada a un centro médico, según la fuente oficial. Las unidades operativas del equipo de investigación y de las fuerzas de seguridad se encuentran en el lugar del crimen, agregó el ministerio del Interior. Por el momento, las autoridades no han informado de algún posible móvil del asesinato. Su actividad profesional, la pista más probable Según el diario Ukrayinska Pravda, debido a la falta de información precisa los agentes del orden público no están preparados para presentar versiones oficiales del asesinato del periodista. El jefe del Departamento de Policía de Kiev, Andrei Krischenko, afirmó que «lo más probable» es que el motivo del crimen pudo ser su actividad profesional. «Dada su posición pública y su actividad profesional, este (asesinato) está relacionado con sus actividades profesionales, pero después de revisar los lugares de los hechos y volver a interrogar a los testigos puede haber más versiones», admitió Krischenko. Una segunda versión citada por el mismo diario señala que el crimen pudo ser perpetrado por opositores rusos en Ucrania, al basarse en declaraciones recientes del abogado ruso Ilya Ponomariov según las cales recibió información sobre posibles asesinatos de migrantes políticos rusos en Ucrania. Arkady Babchenko, según el diario ucraniano, es un periodista y bloguero ruso que criticó abiertamente el régimen del presidente Vladimir Putin. En febrero de 2017, recuerda el periódico, Babchenko denunció reiteradas amenazas contra él y su familia y decidió abandonar temporalmente Rusia, se trasladó a Praga y luego a Ucrania. De agosto de 2017 a mayo de 2018 vivió en Kiev. Trabajó en el canal de televisión Tatar de Crimea ATR. Estaba casado, tenía una hija.
30-05-2018 | Fuente: abc.es
Los populistas italianos amenazan con tomar la calle
La campaña de ataques, insultos, amenazas y las acusaciones de «golpe de Estado», que se ha desatado contra el presidente de la República, Sergio Mattarella, da idea del nivel de confrontación política y de la división que existe en el país. Ahora, los populistas han llevado también a la calle su lucha contra el presidente, «reo», según ellos, de poner el veto como ministro de Finanzas a Paolo Savona, un conocido euroescéptico que ha teorizado la salida de Italia del euro. Luigi Di Maio, jefe político del Movimiento 5 Estrellas, y Matteo Salvini, secretario de la Liga han convocado manifestaciones contra Mattarella, contra los eurócratas y Europa invitando a «todos a venir a Roma el 2 de junio, el día de la fiesta de la República». Además pide que expongan la bandera tricolor italiana en sus balcones. Diversos alcaldes de la Liga han retirado las fotos del presidente de los despachos oficiales. La tensión con que están viviendo los italianos estos días de locura política, ha llevado al Ministerio del Interior a elevar el nivel de seguridad y vigilancia en la sedes institucionales. Amenazas de muerte El clima que están creando los populistas suscita temores y gran preocupación. El exprimer ministro de izquierdas, Massimo Dalema, ha calificado de «comportamiento subversivo» el ataque que está sufriendo Sergio Mattarella por parte de los populistas. «Expreso mi solidaridad al presidente Mattarella que está siendo objeto de una agresión vulgar, violenta y sin ninguna justificación. Nos encontramos frente a un comportamiento subversivo y acusaciones, que son realmente graves, porque denotan una actitud peligrosa para el país y para los ciudadanos», manifestó Dalema. En las redes sociales se amenaza incluso de muerte al presidente: «Debemos lograr que tenga el mismo final que el pedazo de m. del hermano», se escribía en Twitter, evocando así la tragedia familiar cuando Sergio Mattarella sacó fuera del coche a su hermano Piersanti, después de que un comando de la mafia le disparara ocho balas ante su mujer e hijos. En el ataque lanzado contra el Quirinal hay muchos mensajes en los que se aprecian montajes, lo que hace pensar en una campaña organizada. Esto ha motivado a la policía postal ha abrir una investigación, recopilando páginas de mensajes en Twitter y en Facebook. Entre los investigados por un post violento figura el padre de uno de los líderes destacados del Movimiento 5 Estrellas, Alessandro Di Battista. Declaradamente «fascista», Vittorio Di Battista evocó la Revolución Francesa y parangonó la Bastilla con el Quirinal, la residencia del presidente de la República: «El Quirinal es más de una Bastilla: Tiene cuadros, tapices, alfombras y estatuas. Si el pueblo enfurecido tuviera que asaltarlo, encontraría algo más que ladrillos. Enriquecería de democracia este pobre país y daría respiro a las finanzas que agonizan. Forza, mister Alegría (así llamaba a Mattarella), cumple con tu deber y no tendrás problemas», concluía el padre del líder grillino, exigiendo que Mattarella nombrara el gobierno que le imponían Di Maio y Salvini. Solidaridad con Mattarella La virulencia de los ataques a Mattarella ha suscitado en Italia, un país herido por una creciente división, una espontánea reacción de solidaridad con el Presidente. El Partido Democrático (PD) ha hecho un llamamiento a la movilización el próximo viernes 1 de junio, con manifestaciones en Roma y Milán y muchas plazas de Italia. Carlos Calenda, ministro dimisionario de Desarrollo Económico, ha dicho con cierta sabiduría: «Hasta las próximas elecciones contará solamente una cosa: por una parte estarán los que desean que Italia sea un gran país europeo; y por la otra, los que desean llevar al país 70 años atrás». Está claro que Europa y el euro será el tema central de la campaña electoral. Pero los populistas, que se han caracterizado por sus promesas irrealizables y grandes mentiras, que están saliendo a la luz, seguirán manteniendo escondidas sus intenciones y su plan de salida del euro, así como ocultaron el impacto de ese proyecto en los ciudadanos. Los mercados temen por esa inestabilidad e incertidumbre, lo que se refleja en la tormenta financiera que viven estos días. Los analistas, como el profesor de Ciencias Políticas, Angelo Panebianco, consideran que en Italia se está produciendo «un cambio irreversible y durarán las grandes divisiones que ahora atraviesan el país».
29-05-2018 | Fuente: as.com
Francia prohíbe las pantallas gigantes por el terrorismo
El Ministerio del Interior habría difundido una circular pidiendo que los partidos en abierto no sea retransmitidos en "espacios públicos abiertos".
21-05-2018 | Fuente: abc.es
El jurista Giuseppe Conte, el elegido por la Liga y el M5E para ser primer ministro de Italia
Desde este lunes cambia profundamente y seguramente para siempre la política italiana, con una inédita alianza que nada tiene que ver con los partidos tradicionales. Será un gobierno que tiene previsto desarrollar un programa con marcado acento euroescéptico. Dos partidos populistas, el antisistema Movimiento 5 Estrellas (M5E) y la Liga Norte, de extrema derecha, inician así el más grande experimento político que se ha producido en Italia en los últimos 30 años, después del Polo de la Libertad creado por Silvio Berlusconi en 1994. «Creo que hoy podemos decir que estamos frente a un momento histórico. Hemos indicado al presidente de la República el nombre del primer ministro que puede conducir el programa de gobierno», dijo el líder del M5E, Luigi Di Maio, tras ser recibido en la tarde del lunes por el jefe del Estado en el palacio del Quirinal, sede de la presidencia de la República. Fuera del Quirinal, Di Maio confirmó que el jefe del gobierno será el profesor de Derecho privado Giuseppe Conte, a quien el líder del M5E incluyó antes de las elecciones en su lista de un eventual gobierno como ministro de la Administración pública. Cabe destacar que Conte es un abogado con un brillante currículum de 19 páginas, pero que no tiene ninguna experiencia política, cosa que muchos analistas echan en falta. Curiosamente, el profesor deberá ejercitar el papel que le han asignado los dos líderes populistas que se sentarán en el consejo de ministros: Luigi di Maio ha dicho que el primer ministro debe ser un «ejecutor» del programa que han firmado Liga-M5E, mientras Matteo Salvini ha asegurado que «cuando la ruta está bien definida, no es importante quién conduce». Ante la idea que se ha transmitido en todos los medios de que el nuevo primer ministro podría ser casi una «marioneta», el líder del M5E se ha sentido obligado a señalar que no será un tecnócrata sin poder: «Giuseppe Conte será un primer ministro político de un gobierno político. Estoy muy orgulloso de este nombre porque es la síntesis del Movimiento 5 Estrellas», dijo Di Maio. En cualquier caso, y paradójicamente, el profesor Conte, con su brillante currículum, debe someterse al dictado de dos líderes que carecen de experiencia laboral, porque no han hecho nada relevante fuera de la política. Di Maio, de 31 años, ocupará un superministerio que comprenderá Trabajo y Desarrollo económico, lo que supone que tendrá en su mano la decisión sobre inversiones multimillonarias. Mientras, Salvini será el encargado del ministerio del Interior. El presidente de la República encargará al profesor Conte la formación de un gobierno, cuya lista definitiva debe ser aprobada por el propio Matarella. Si se resuelven algunas incertidumbres sobre algunos nombres que levantan inquietud, como el de Economía, el nuevo gabinete podría prestar juramente antes del próximo fin de semana. Alarmas por el nuevo gobierno Especial alarma creó la advertencia lanzada por la agencia internacional de calificación crediticia Fitch: «El contrato Liga-M5E aumenta los riesgos sobre el rating del país». También en las capitales europeas es evidente la inquietud y alarma. Desde Alemania, Manfred Weber, líder de los populares europeos, advirtió así a los populistas italianos: «Estáis jugando con fuego, porque Italia está pesadamente endeudada». Anteriormente fue el turno de Bruno Le Maire, ministro francés de Finanzas, quien llamó la atención de que «Italia debe respetar las reglas presupuestarias de la UE o la eurozona se vería amenazada». Matteo Salvini le replicó que se trataba de una «injerencia inadmisible: No he pedido los votos para continuar en la vía de la pobreza, de la precariedad y de la inmigración; primero los italianos». El líder de la Liga Norte intentó, después de ser recibido por el presidente de la República, ofrecer confianza: «Ninguno tiene nada que temer. Obviamente, queremos un gobierno que ponga el interés italiano al centro: Primero los italianos, respetando a todos». Cambio económico radical No es casual que las alarmas se hayan prácticamente generalizado en Italia y en Europa, porque el programa Liga-M5E supone un cambio radical en la economía italiana y en sus relaciones con Europa. En el capítulo económico, el prestigioso economista Carlo Cotarelli, director del Observatorio sobre cuentas públicas italianas, advierte: «El contrato de gobierno prevé un claro refuerzo del Estado en la economía, en abierta ruptura con las dos-tres últimas décadas». La consecuencia de esta ruptura es que «se acepta el principio del déficit público como motor del crecimiento por medio de fuertes inversiones», concluye el economista Cotarelli. En cuanto a la relación con Europa, el contrato es fuertemente soberanista, lo que supone una visión política que subraya la necesidad de tener en casa y no en Bruselas cruciales prerrogativas de política pública. En otras palabras, M5E y Liga quieren tener las manos libres, sin someterse a ciertas reglas europeas. Según el profesor Sergio Fabrini, profesor de Ciencias Políticas y director de la Luiss School of Govermment, los populistas dejan muy claro su soberanismo: «Las propuestas de política pública que el nuevo gobierno se empeñará en conseguir no reconocen los compromisos asumidos por nuestro país al interno de la Unión económica y monetaria (o Eurozona) a partir del Tratado de Maastritch del 1992».
17-05-2018 | Fuente: abc.es
Así es Manuel Valls, el posible candidato a la alcaldía de Barcelona del que Macron no se fía
Corría abril de 1982, la izquierda francesa vivía sus años dorados y un joven «militante socialista», con pinta de adolescente, intervenía en un programa de la televisión para explicar el impacto del paro sobre la juventud. El jersey de rombos, la camisa y algunos lapsus, quizá fruto del nerviosismo, no permitían imaginar en él al futuro primer ministro. Manuel seguía siendo Manuel, y no Valls; seguía siendo, en definitiva, el hijo de un pintor catalán y una mujer suiza; el muchacho «reservado, autoritario y ambicioso» que «leía enormemente», según su hermana Giovanna; el admirador del socialista de centro Michel Rocard; y el estudiante de Historia al que nunca había tentado la revolución. Ahora, pasando de puntillas por la política francesa y barajando la idea de presentarse a la alcaldía de Barcelona con Ciudadanos, el político, según ha informado el semanario satírico «Le Canard Enchaînée», se enfrenta a un duro golpe: la desconfianza de Macron. «No me fío de Valls. Lo creo capaz de cualquier mala jugada», habría afirmado el inquilino del Elíseo. Tras abandonar las filas del Partido Socialista, Valls se unió a las de «La República en Marcha», el partido de Macron, en junio del año pasado. «Deseo estar en la mayoría, es una forma de coherencia. Apoyé a Emmanuel Macron antes de la primera vuelta, me costó caro», afirmó el ex primer ministro entonces. «Me quiero sentar en el corazón de esa mayoría por coherencia, una parte de mi vida política termina, dejo el Partido Socialista o el Partido Socialista me deja», añadió. Lo cierto es que, desde su juventud, el ex primer ministro había sido crítico con la formación en la que militaba. Un «reformista» Inevitablemente ligado al conservadurismo, el pragmatismo y el gusto por mantener el orden, ostentar el cargo de ministro de Interior siempre ha identificado a su titular con esos rasgos. Manuel Valls lo alcanzó en mayo de 2012, cuando el por entonces nuevo presidente, François Hollande, lo designó para el puesto. El joven político ya venía curtido de once años al frente de la alcaldía de Evry, una ciudad de la periferia parisiense con fama de conflictiva. Su nueva ocupación le quedaba como un guante. Con un perfil muy poco izquierdista, Valls siempre ha reivindicado a figuras políticas de centro, con un carácter moderado y poco apegadas a los cambios bruscos. En su despacho, cuentan, cuelga un retrato de Georges Clemenceau, un gesto que equivale a una declaración de intenciones: el que fuera dos veces primer ministro de la Tercera República Francesa consideraba que «la emancipación de los desheredados» debía resultar «de su propio esfuerzo». Una tarea a la que los políticos debían contribuir creando un medio social adecuado, y «cada vez más favorable». Nada, en definitiva, de alborotos o revueltas sociales. «La ideología ha conducido a desastres, pero la izquierda que defiendo guarda un ideal: la emancipación individual. Es pragmática, reformista y republicana», explicaba Valls en octubre de 2014. Avispado, el periodista que le entrevistaba captó el matiz, preguntándole si no debía ser también socialista. «Lo repito: pragmática, reformista y republicana», zanjó el sin embargo miembro del Partido Socialista. Sus declaraciones no resultaban sorprendentes, porque siempre había sido crítico con esa etiqueta política: en 2009, ya propuso cambiar el nombre de su formación, sustituyendo el término «partido» por el más abierto «movimiento», y desterrando para siempre el de «socialismo», un concepto que consideraba «desfasado» y propio «del siglo XIX», por otro que no especificó. Ministro estricto Valls no se aburrió en el cargo. Uno de los momentos más difíciles de su gestión llegó con el llamado «caso Diuedonné», así bautizado por el humorista Dieudonné M'bala M'bala, muy popular en Francia e inventor de un saludo, llamado la «quenelle», consistente en estirar el brazo derecho, recto, hacia abajo. Su parecido con el saludo nazi, unido a las bromas sobre el Holocausto hechas por el cómico y a su vinculación con el político negacionista Robert Faurisson, llevaron al ministro del Interior a emprender una batalla personal en su contra: «Hay que acabar con esta mecánica del odio. Dieudonné es antisemita y racista», afirmó en diciembre de 2013, cuando también expresó su deseo de prohibir sus espectáculos. Lo cierto es que en el pasado ya había mostrado sus sensibilidades por el tema. En 2011, en Estrasburgo, se declaró «ligado de forma eterna a la comunidad judía y a Israel». Como ministro del Interior, Valls también tuvo que hacer frente a la cuestión romaní. Los romaníes, poblaciones gitanas procedentes de la Europa del Este, comenzaron a sufrir deportaciones a sus países de origen durante la Presidencia de Nicolas Sarkozy. En septiembre de 2010, François Hollande criticó la decisión del conservador, que por entonces consideraba «inmoral e ilegal». Su llegada al poder cambió su punto de vista, cuando defendió, en septiembre de 2013, que «solo una minoría» de ellos buscaba la integración. Hollande cerraba así filas con su ministro del Interior, que ya había afirmado que los romaníes tenían «intención de regresar a Bulgaria y Rumanía». La lucha antiterrorista Con un aura de socialista conservador y de hombre de orden, Valls accedió al cargo de primer ministro en marzo de 2014. Desde ese puesto tuvo que lidiar con el que ha sido el principal desafío de su mandato: el terrorismo islamista. En enero de 2015, el asesinato de los dibujantes de la revista satírica «Charlie Hebdo» y el asalto a un supermercado kosher de París iniciaron la oleada de violencia que ha sacudido Francia durante los dos últimos años. Los atentados contra la capital en noviembre de 2015 y contra Niza en julio de 2016 ahondaron la espiral de inseguridad. «Debemos comprender que las primeras víctimas son los musulmanes», afirmó al respecto en septiembre de este año. Poco antes también había señalado que Francia «estaba en guerra contra el terrorismo». Valls, que gozó de la buena consideración de los ciudadanos franceses durante su etapa al frente del Ministerio del Interior, sufrió una grave una caída en popularidad provocada por su desgaste como primer mininistro y por su cercanía al presidente François Hollande.