Infortelecom

Noticias de migracion

01-01-1970 | Fuente: abc.es
La UE e Italia no llegan a un acuerdo sobre el barco Diciotti pese a las amenazas de Di Maio
El Gobierno populista italiano está cada vez más aislado de Europa. Sus presiones y desafíos a Bruselas por el caso del barco Diciotti de la Guardia Costera italiana, atracado en el puerto de Catania, han obtenido un resultado muy contrario al esperado. El vicepresidente del Gobierno y líder del Movimiento 5 Estrellas, Luigi Di Maio, amenazó el jueves a Bruselas dando un ultimátum: la Comisión -exigió Di Maio- debía encontrar una solución urgente este viernes para que los 150 inmigrantes a bordo en la nave Diciotti desde hace 10 días fueran repartidos en diversos países europeos. En caso contrario ?amenazó Di Maio- Italia, contribuyente neto de la UE, dejaría de pagar a las arcas comunitarias 20.000 millones de euros. Desde la Comisión se ha respondido al Gobierno italiano con irritación: «Las amenazas no funcionan». Incluso el ministro italiano de Asuntos Exteriores, Enzo Moavero, se ha enfrentado a Di Maio: «Pagar nuestra contribución a la UE es una obligación, por ley». El resultado es que este viernes, en la reunión informal sobre inmigración que mantuvieron representantes de Asuntos europeos de 12 países miembros, «no se llegó a ningún resultado concreto». Con gran decepción, el primer ministro italiano Giuseppe Conte, ha manifestado: «Unión Europea es hipócrita; sacaremos las oportunas consecuencias». Mientras el ministro del Interior, Matteo Salvini ha sido contundente: «Esta es la enésima prueba de que Europa no existe. De la nave no desembarca ninguno». Parte de los 150 inmigrantes, que llegaron el lunes al puerto de Catania a bordo de la Diciotti, han iniciado una huelga de hambre. Han rechazado alguna comida. Salvini les ha respondido: «Muchos italianos pobres lo hacen cada día».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Donald Trump corteja al Gobierno populista italiano para dividir a la UE
Donald Trump ha ofrecido al primer ministro italiano, Giuseppe Conte, ayuda para que el próximo año pueda financiar su deuda pública, que alcanza una cifra astronómica: dos billones trescientos mil millones de euros, el equivalente al 132,5 por 100 del PIB. El ofrecimiento se produjo en la visita que realizó Conte a la Casa Blanca hace tres semanas. Tres cargos institucionales italianos del más alto nivel han confirmado esta oferta, según el diario «Il Corriere della Sera». Al término de aquella visita, el primer ministro italiano publicó en Facebook un breve vídeo en el que Trump invita a invertir en la Casa Blanca. Conte no ha explicado exactamente en qué consiste la oferta estadounidense y si hay alguna posibilidad de concretarse. En este sentido, cabe destacar que la administración de Washington no tiene un fondo soberano propio ni tampoco un poder de coordinación sobre fondos o bancos privados. Así, pues, no queda claro si tras las vagas promesas de Donald Trump está su deseo de romper el frente europeo en la guerra comercial que amenaza contra Alemania. Desde luego, no es descabellado pensarlo, porque sí está muy clara la simpatía con que el inquilino de la Casa Blanca ve al Gobierno populista italiano, cuyos líderes, en concreto el vicepresidente y ministro del Interior, Matteo Salvini, no ocultan tampoco su estima por las políticas de Trump, en particular en temas de inmigración. Sobre esta mutua simpatía de los populista, el conocido analista financiero Christopher Wood apunta que «los populistas anti-euro y anti-inmigración en Europa tienen ahora en la casa Blanca un partidario que los anima abiertamente a perseguir sus programas. Trump no habría podido dejar más claro que sostiene la causa de quienes en Italia desean abandonar el euro. Esto no deja de tener importancia, porque una potencial decisión futura de Italia para salir del euro podría parecer menos arriesgada política y financieramente si tiene el apoyo del presidente estadounidense». Fuga de capitales No es casual que el Gobierno italiano esté buscando con ahínco ayuda para financiar su deuda pública. La fuga de capitales es evidente y está aumentando en los últimos meses ante la incertidumbre política del país. El Banco central italiano (Bankitalia) confirmó que en mayo y junio se produjeron ventas netas de títulos de Estado por parte de los inversores extranjeros por valor de 58.000 millones de euros. Algo que ha saltado las alarmas del gobierno de coalición populista, porque el Tesoro de Roma debe colocar cada mes en el mercado títulos por valor de 35.000 millones de euros, lo que supone un total para el año próximo de unos 400.000 millones de euros, de los cuales 260.000 serían para medio y largo plazo. La pregunta clave que hoy todo el mundo se hace es ¿quién comprará esos títulos del Estado si hay incertidumbre política y no hay confianza en poder recuperar esa inversión en la deuda pública italiana? Los síntomas claros de la desconfianza se reflejan en la prima de riesgo italiana, que ronda los 280 puntos, mientras la española está en 104 puntos, una diferencia de 176 puntos. Nunca, desde la terrible crisis que sufrió Italia en el 2011, la diferencia había sido tan grande. Se hacen ya análisis y pronósticos de que la prima de riesgo italiana podría llegar a 480 puntos si el gobierno italiano no respeta los parámetros de Maastrich y su déficit supera el 3% con relación al PIB, cosa muy probable porque Italia quiere invertir en infraestructuras 50.000 millones de euros. Hasta ahora, la salvación para la deuda pública italiana estuvo en el Banco Central Europeo con la puesta en marcha de la Quantitative Easing (aumento del dinero circulante). Pero está previsto que ese programa de compra de bonos termine en diciembre. China, otra alternativa El ministro de Economía, Giovanni Tria, viaja en los próximos días a China con la esperanza de «vender» y hacer apetecibles los títulos de Estado italianos. Hace unos días, el ministro para los Asuntos Europeos, Paolo Savona, anunció la posibilidad de una «garantía» de un fondo ruso para comprar deuda pública italiana. Se buscan con urgencia alternativas, porque la ayuda de Mario Draghi, el presidente del Banco Central Europeo, está llegando a su fin. «Esperamos que su programa de compra de títulos de Estado continúe si los mercados lanzan un ataque especulativo contra Italia», ha manifestado Giancarlo Giorgetti, subsecretario de la Presidencia del gobierno y brazo derecho de Salvini. Pero está previsto que ese programa de compra de bonos termine en diciembre y es poco probable que el BCE, que tiene restricciones legales sobre los bonos que puede comprar, cambie sus planes para poner fin al programa de QE.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Un Tribunal de Ecuador anula la petición de pasaporte a los venezolanos
Un tribunal de Quito anuló hoy la regulación del gobierno de exigir pasaportes a los emigrantes venezolanos que entran al país y dio un plazo de 45 días al Ministerio de Exteriores para que presente un plan de contingencia si es que quiere seguir aplicando esa medida. Así lo decidió la Unidad Judicial Tercera de la Familia, en una audiencia de solicitud de medidas cautelares por parte de la Defensoría del Pueblo contra la exigencia de exigir el pasaporte a los ciudadanos venezolanos. La Defensoría «aplaude esta decisión que lo que hace es reconocer el derecho de las personas, en este caso el derecho de las personas a emigrar», dijo tras la audiencia el abogado Ernesto Pazmiño. Y agregó que la jueza Edith Naranjo «fundamentó su decisión en el artículo 1 de las Constitución», que establece que «Ecuador es un estado de derecho y justicia». «Por lo tanto, el Estado y todas sus instituciones tienen un limite en sus decisiones, que son el respeto al derechos humanos», puntualizó. La decisión de la Corte se produce a menos de veinticuatro horas de que el vecino Perú aplique una medida similar, siguiendo los pasos de Ecuador que la instauró el pasado sábado. La intención del Gobierno ecuatoriano era tener un mayor control sobre la migración de venezolanos, pero su decisión fue contestada por la Defensoría del Pueblo como una violación de los derechos humanos. «Consideramos que este es un triunfo histórico de la justicia y un triunfo histórico de los derechos humanos», insistió Pazmiño, para quien la jueza, lo que ha hecho, es «sumarse al pedido y al clamor de Ecuador y del mundo de que se dé una respuesta humanitaria al tema de la migración», que es un «problema regional». Naranjo también dio a la Cancillería de Ecuador un plazo de 45 días para que presente un plan de contingencia humanitaria que sirva para hacer frente a los problemas de inmigración, aunque se desconoce por el momento si ambas decisiones están vinculadas. Pazmiño aseguró que no es así y que lo que la jueza solicitó es un «plan humanitario», pero el Gobierno no podrá volver a instaurar la restricción de los pasaportes bajo ninguna circunstancia. Por su parte, el viceministro de Movilidad Humana, Santiago Chávez, se mostró «decepcionado» por el fallo pero dijo «respetar» la decisión del poder judicial. «Nos parece que la jueza ha actuado dentro de sus competencias y tenemos que respetar su decisión. Tendremos que analizarla pero aparte de este respeto a la decisión judicial existe también una decepción por parte de las entidades del Estado que fueron demandadas», afirmó ante los periodistas. Y justificó la decisión de imponer el pasaporte en que, lo que hace la Cancillería, es «todo lo que puede para mantener una migración controlada, segura y responsable para que los ciudadanos venezolanos puedan insertarse en el Ecuador de la manera correcta».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
El éxodo venezolano llega a España
La crisis económica, política y social que vive Venezuela desde hace años ha provocado que miles de ciudadanos huyan cada día del régimen de Nicolás Maduro y busquen una mejor vida que su país, azotado por la corrupción, la violencia y la pobreza, les niega. Es una migración llena de miedo, desesperación y que lleva a la deriva a personas que en su país lo fueron todo. Las imágenes de cientos de migrantes cruzando la frontera buscando refugio en países como Perú o Colombia han dado la vuelta al mundo, una realidad que también alcanza a España. «O tratas de sobrevivir fuera o mueres allí, no hay más salida», manifiestan algunos venezolanos en nuestro país en conversación con ABC. Los motivos para dejar atrás su país, totalmente asfixiado y al borde del colapso, son varios. Para unos, la falta de comida, dinero, medicinas y tranquilidad. Otros, la inflación por los aires, la devaluación de la moneda o las insostenibles tasas de violencia que hacen de ciudades como Caracas un infierno y, finalmente, la omnipresente represión política. En 2017 se resgistraron un total de 45.621 venezolanos empadronados en España - Ines Baucells Las peticiones de asilo se disparan Según los datos del estudio «Estadística de migraciones 2017», elaborado por el Instituto Nacional de Estadística (INE) el flujo de inmigración procedente del país sudamericano se ha disparado en un 80% en solo dos años, pasando de los 25.272 inmigrantes/refugiados que llegaron a España en 2016 al total de 45.621 que se registraron en 2017. En esta cifra solo se incluyen los venezolanos que han llegado a empadronarse a España, quedando fuera todos aquellos que siguen en nuestro país fuera de los registros, un porcentaje que según las fuentes consultadas también se ha disparado. Alidis Ramos, adiós a la inseguridad Alidis en «La Dolce Vita», su lugar de trabajoPara muchos venezolanos la situación de inseguridad y no tanto la economía es suficiente motivo para abandonar su tierra. Uno de esos casos es el de Alidis Ramos quien nació en Caracas hace 41 años. Es técnica superior en turismo y hace tres meses que trabaja como dependienta en una tienda de dulces en Barcelona. «Se puede decir que la parte económica la sobrellevamos porque teníamos nuestras empresas, fincas y ahorros, pero el tema de seguridad es bastante complicado. L os secuestros, los robos y asesinatos son el día a día, entramos en pánico y por eso decidimos salir», confiesa. «Venezuela es el mejor lugar para hacer turismo. En especial, para una persona que tenga ganas de bajar de peso» Alidis manifiesta que ha tenido la oportunidad de viajar por muchos países del mundo pero que «no hay nada más bonito que su tierra», lo repite una y otra vez. Su esposo José, no deja que ella continúe para explicar el panorama que realmente se vive: «Venezuela es el mejor lugar para hacer turismo. En especial, para una persona que tenga ganas de bajar de peso, porque tendrá que hacer una fila de horas y hasta días para conseguir algo de comer. Por otro lado, no sufrirá de aburrimiento, uno vive al día pensando en cómo se va a rebuscar la vida, qué comerá mañana y si te duermes ya han pasado como diez años». Para José lo que están haciendo con su pueblo es una crueldad: «l a gente pobre que no sale en los medios de comunicación es la que está pagando, la que se está muriendo». Pedro Hernández, con el corazón en venezuela César observando NTN24Pedro Hernández, un cocinero venezolano, lleva un año y ocho meses en la capital catalana. Cuenta con la suerte de tener pasaporte europeo por su padre, pero ni así se olvida de lo que padece el lugar que lo vio nacer. «Cuando crees que no puede haber algo peor, sigue algo muchísimo peor. Todo empezó desde Chávez, él dejó el camino hecho y Maduro ha seguido con todo esto. Ahora hay resentimiento, odio y nadie cree en nadie». Pedro no deja de mirar su teléfono ni un momento, lo utiliza para mantenerse al tanto de lo que acontece en su país por algunos de los pocos medios que no han sido censurados por el gobierno «castrochavista» de Maduro. «En venezuela no alcanzan los periódicos para mostrar todos los muertos». Hernández no puede despegar sus ojos de las imágenes que muestran cómo cada día miles de sus compatriotas andan centenares de kilómetros en carreteras para llegar a países «refugio» como Brasil o Colombia. «Allá no tienes una vida porque vives con paranoia de que algo te va a pasar. Ni siquiera te sirve tener un trabajo porque el sueldo no te alcanza para nada. La necesidad es todo junto: no hay comida, ni medicinas..nada es nada», advierte. Pedro eleva su voz y desvela su tristeza: «En Venezuela no alcanzan los periódicos para mostrar todos los muertos». César Andrés, de cumpleaños a despedidas César muestra sus tatuajesCésar Andrés lleva diez meses en Barcelona. Es Licenciado en administración de empresas. Una cosa sí deja clara: su país lo lleva en su corazón pero también tatuado en su piel. Cuatro de sus tatuajes lo reflejan; el mapa de venezuela con los animales más representativos, las coordenadas del lugar donde nació, una imagen del Salto del Ángel (la caída de agua más alta del mundo )y, por último, un ave fénix. Con voz entrecortada evoca uno de los días más tristes de su vida: «No sabes cuándo volverás a ver a tu familia, a tu país. Mi temor es pensar que ese día en el aeropuerto fue mi despedida de todo y todos. Lo que sucede en mi país es una narcodictadura comunista». «Lo que sucede en mi país es una narcodictadura comunista». Con 26 años César pasó de celebrar reuniones de cumpleaños junto a sus amigos y familiares a organizar despedidas, la pregunta de la noche era: «¿Y usted cuándo se va?». Ninoska Murillo, «Un teléfono es lo que nos une» Ninoska en una de las plazas de MadridNinoska Murillo nacida en Margarita pero criada en San Cristóbal. Es profesional en estadísticas de salud. Su primera parada al momento de emigrar de su país fue Colombia, duró seis meses. Ahora se encuentra junto a su pareja residiendo en Madrid y está en proceso de sacar la tarjeta comunitaria. Ha trabajado de dependienta, limpiadora en tiendas de ropa, camarera, cuidando abuelos y haciendo los que haceres: «Yo estudié para ser alguien en la vida y ejercí mi profesión por ocho años. Y venir a limpiar baños, como dicen vulgarmente, es muy duro. A todos nos quitaron una vida y nos pusieron en otra, sin anestesia, sin nada». «Mamita no había luz, nos tuvieron siete horas horas así». Este es el mensaje que recibe Ninoska habitualmente cuando no tiene noticias de su madre. «A todos nos quitaron una vida y nos pusieron en otra, sin anestesia, sin nada». «Donde vive mi mamá no hay internet así que tiene pocas megas. Ella baja una vez por mes a Colombia a hacer la compra y a retirar el dinero que les envió, y es en ese momento que puedo ver a mi hijo por videollamada. Es el momento más esperado porque al final solo nos une un teléfono». Una de las opciones Las dificultades para conseguir los papeles de residencia sin un respaldo económico importante detrás ha hecho que crezcan exponencialmente las peticiones de asilo. En lo que va de 2018 ya se han registrado 12.785 peticiones, según los datos facilitados a este diario por la Oficina de Asilo y Refugio (OAR). «Venezuela es por tercer año consecutivo la nacionalidad que más pide protección internacional en España. El aumento se empieza a notar desde el 2014 cuando habían 120 solicitudes, en 2015 fueron 596 y en 2016 se posesiona de primeras con 4300. Luego le sigue Siria, Colombia, Ucrania, El Salvador y Honduras», explica a ABC la portavoz de ACNUR (Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados en España), María Jesús Vega. Son las seis de la mañana y fuera de la Oficina de Extranjería en Barcelona, el panorama es de zozobra. Los funcionarios que atienden en los puntos de información comentan que en los últimos meses las personas que más llegan a pedir asilo son venezolanos. «No es pedir asilo por pedirlo, tienes que tener un motivo de peso para poder solicitarlo», comenta Nailet de 33 años, con un acento caraqueño que la delata. Andrea Rodríguez, irse así no quieras Andrea Rodríguez es «contadora pública» y lleva una semana en Barcelona. Su primer destino fue llegar a Italia donde estuvo seis meses. «Yo no pasé por ningún tipo de secuestro ni me perseguían pero yo soy funcionaria pública y a nosotros nos obligaban a marchar con camisas rojas. No estaba ni estoy de acuerdo con todo eso pero allá si no estas a favor no tienes ese tipo de trabajo. Eso no es democracia y por eso te tienes que ir», relata Andrea mientras hace la fila esperando recibir cualquier tipo de información. «Nos obligaban a marchar con camisas rojas». Con ojos llorosos y junto a su hijo, manifiesta: «Esto no es un tema de los venezolanos quien más que nosotros nos encantaría quedarnos en nuestro país. Venir aquí a hacer qué, después de que estudie dos carreras, pero por la situación piensas en dos cosas: o muero de hambre o hago algo con el título que tengo pegado en la pared». Betty, el pasaporte lo es todo El pasaporte de BettyBetty tiene 41 años y es del estado de Yaracuy. Desde las cinco de la mañaa de la familia está haciendo la fila en la Oficina de Extranjería. Afortunadamente, logró obtener uno de los codiciados 16 turnos que dan por día. «Yo no hubiese podido pagar el tiquete para venir a Europa. Vine aquí porque mi amiga que vivió 22 años en Venezuela me ayudó con todo. Sino estaría en cualquier país latino como lo han hecho la mayoría. Allá uno se va por carretera porque es más cerca. A pesar de que sea más difícil hay mucha xenofobia hacia nosotros. Es muy triste», comenta mientras sus manos sostiene con fuerza su pasaporte. Siria, Colombia, Ucrania, El Salvador y Honduras son los países que le siguen a Venezuela en pedir asilo.En la sala de espera siguen llegando personas a preguntar cuáles son los papeles exactos que se necesitan, otros ya tienen su carpeta en mano y están a la espera de ser llamados. Al final, todos tienen algo que los une: esperan volver algún día a su casa, a su país.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Miles de venezolanos entrarán a Perú como refugiados por la falta de pasaporte
La prohibición del ingreso de los venezolanos sin presentar pasaporte, que ha entrado en vigor este sábado, ha provocado que miles de venezolanos busquen entrar al país como refugiados, lo que los exime del trámite del documento. En la frontera ubicada entre Perú y Ecuador, en Tumbes, el Gobierno ha establecido el centro binacional de atención fronteriza (CEBAF), para recibir a miles de venezolanos que se calculaban hasta antes de la prohibición, en cinco mil personas al día. «La verdad es que no se les cierra la puerta. De todas maneras, hay criterios que se establecen para que puedan ingresar», declaró ayer a la prensa, el canciller de Perú, Néstor Popolizio, sobre la medida que limita el ingreso solo a los venezolanos que tengan pasaporte. «Esta ha sido la mejor alternativa, en la medida que constatamos por el ingreso histórico de venezolanos a nuestro país que el 80% de ellos viene sin pasaporte, y el 20% viene con cédula de identidad. Y lo que se constató es que esas cédulas son fácilmente identificables. Lo que hemos procurado es no impedir el ingreso de los venezolanos al Perú, eso está garantizado. Sino más bien tener una migración más informada, más ordenada y más segura». De acuerdo al canciller peruano, podrán ingresar al país los venezolanos con pasaporte vencido, los niños, gestantes y adultos mayores y los padres de los niños que los acompañen. En lo que va del 2018 han llegado a Perú más de 400.000 venezolanos. De ellos, 59.000 han salido del país con rumbo a Chile, Argentina, Uruguay y Brasil.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Malestar en Europa por los constantes desafíos de Salvini
El caso de la nave Diciotti refuerza al ministro del Interior, Matteo Salvini, en Italia, pero en el exterior Italia está hoy más aislada, más lejos de Europa, y con peor imagen. Dentro del país, Salvini recibe creciente solidaridad de la derecha, incluso de intelectuales, como el escritor Marcello Veneziani: «Pobre Italia, hoy defender la Patria es un delito. Italia está aplastada entre Europa y los inmigrantes». Desde fuera, disgusta el permanente y creciente desafío del gobierno populista italiano contra la Unión Europea. El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, ha asegurado que si Italia no obtiene respuesta a sus exigencias en temas de inmigración, «el Gobierno vetará el próximo presupuesto de la Unión Europea». Obviamente lo ha apoyado el líder de la Liga, Matteo Salvini, el político que realmente hoy por hoy marca la línea del gobierno. Tras la odisea de la nave Diciotti, Matteo Salvini ha vuelto a su permanente desafío contra Bruselas: «La música ha cambiado; en Italia ya no hay un gobierno esclavo y cómplice. Hoy el gobierno defiende los intereses nacionales. Esto significa que si en Bruselas hay un presupuesto que tienen que aprobar por unanimidad, no podrán contar con el voto de Italia». El lamento contra la UE lo hizo también ayer el vicepresidente del gobierno y líder del Movimiento 5 Estrellas, Luigi Di Maio: «Con la UE hemos intentado una línea suave, pero si a un país le toman el pelo debe tener una reparación». Después Di Maio atacó a Alemania y Francia: «Macron y Merkel nos han pretendido dar lecciones de moral sobre el hecho de que debíamos ser acogedores con los inmigrantes, pero ellos no han dado la cara. Ni siquiera nos han respondido cuando los hemos llamado». Ante los permanentes lamentos de Italia, el comisario de la UE para las migraciones, Dimitri Avramopoulos, ha hecho esta advertencia tras el caso Diciotti: «Los políticos italianos deben poner fin al juego de las acusaciones; atacar a la Europea significa dispararse en los pies». En Italia está creciendo cada día más la inquietud hacia lo que muchos observadores consideran «una deriva de Italia», con un protagonista xenófobo que está causando incluso un conflicto entre poderes del Estado, como se ha visto en el conflicto de la nave Diciotti. Marco Minniti, apreciado exministro del Interior, antecesor en el cargo a Salvini, considera que el futuro de Italia está en riesgo: «Salvini ha creado una falsa emergencia sobre la inmigración y un enfrentamiento entre las instituciones: Así se crea un deslizamiento de la democracia que nos lleva fuera de la modernidad».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Detenidos por tráfico de seres humanos cuatro de los rescatados del Diociotti
Cuatro de los rescatados por el buque de la Guardia Costera italiana Diciotti han sido detenidos por un posible delito de tráfico de seres humanos. La Policía ha detenido así a tres ciudadanos egipcios y a uno de Bangladesh. En concreto se les imputan los delitos de asociación delictivia para la trata de personas, inmigración ilegal, violencia sexual e ingreso ilegal. Este domingo los migrantes del Diciotti han pasado su primer día en tierra después de cinco días atrapados en la nave en el puerto de Catania debido a la negativa del Gobierno italiano a permitir el desembarco. Los migrantes han mostrado las cicatrices resultado del maltrato sufrido en Libia. Once de ellas son mujeres de Eritrea que fueron violadas antes de embarcarse hacia Europa. El ministro del Interior, Matteo Salvini, ha sido denunciado por secuestro y abuso de poder por esta medida. La investigación contra Salvini ha sido impulsada por el fiscal de Agrigento, Luigi Patronaggio, que ha viajado a Roma para interrogar a altos cargos del Ministerio del Interior.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
El primer ministro checo no quiere recibir «ni a un solo inmigrante»
«Cuando digo que no quiero recibir ni a un solo migrante, esto es un símbolo muy concreto», dijo ayer el primer ministro checo, el populista Andrej Babis, según Radio Praga. Con estas declaraciones dejó claro que sigue considerando sinónimos los términos inmigrante y refugiado, así como que no retrocederá ante el Tribunal Superior de Justicia de la UE. El jefe del Ejecutivo checo reclama que la Unión Europea tenga una política común en relación a la inmigración y el asilo, pero rechaza el modelo de reparto de refugiados por cuotas entre los Estados miembros. Considera que la prioridad es reforzar la seguridad interna, llegar a acuerdos con países de África y mejorar las condiciones de vida en ese continente. El Gobierno checo aprobó a principios de junio la suspensión unilateral de su participación en el sistema de reasentamiento de refugiados impulsado por la UE, alegando motivos de seguridad. El acuerdo europeo de 2015, planteado por la Comisión Europea, establece unas cuotas para acoger a un total de 160.000 solicitantes de asilo llegados a Italia y Grecia de forma proporcional entre los países europeos. Hasta ahora solo se ha reubicado a poco más de 18.000 y Praga, que apenas ha admitido a una veintena de los 2.691 refugiados que se habían sido asignados como cuota, insiste en que no recibirá a nadie más por esa vía, que considera paralizada. Polonia, Hungría y Eslovaquia han expresado igualmente su rechazo a la acogida de solicitantes de asilo. Eslovaquia y Hungría incluso han cuestionado estas cuotas y su obligatoriedad ante los tribunales europeos. El propio ministro de Interior checo, Chovanec, ha explicado que será su oficina la encargada de coordinar una respuesta de este grupo de países ante cualquier movimiento al respecto por parte de la Comisión Europea. Estas declaraciones tienen lugar en periodo preelectoral, dado que los checos votan en octubre, en elecciones legislativas, y la inmigración es uno de los temas de campaña tratados con mayor intensidad. La mayoría de los checos rechazan en las encuestas que su país siga recibiendo refugiados o inmigrantes de países musulmanes, aunque el porcentaje de rechazo se ha reducido en 11 puntos porcentuales desde otoño pasado, situándose actualmente en el 58%. El 82% de los ciudadanos, no obstante, considera a los refugiados una amenaza para la seguridad europea, para la paz en el mundo el 71% y para la seguridad en la República Checa el 68%. Así lo documenta un reciente estudio del Centro para las Investigaciones de la Opinión Pública (CVVM), que revelan que la postura de los checos frente a los refugiados es la más favorable desde octubre de 2015.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Orban cierra filas con Salvini: «Parar la inmigración es posible»
«Salvini es mi héroe: Ha demostrado cómo parar la inmigración por el mar», ha manifestado el primer ministro de Hungría, el ultranacionalista Viktor Orbán, quien mantuvo un encuentro de una hora en Milán con el líder de la Liga, Matteo Salvini, de extrema derecha. Orbán se ha mostrado entusiasta del ministro del vicepresidente del gobierno y ministro del Interior hasta el punto de afirmar: «De su éxito depende la seguridad en Europa». El ministro Salvini, que nunca peca de modesto, respondió a los elogios de Orbán: «¿Él me considera héroe? ¡Palabras sabias!» En este clima de gran sintonía, calificándose el uno al otro de «mi héroe» y «amigo», transcurrió la entrevista en Milán de Salvini y Orbán, que saldaron un férreo un eje político en la capital lombarda. Italia busca nuevos aliados mientras se aleja cada día más del «nucleo duro» de la Unión Europea, el grupo de países que encabezan Alemania y Francia y del que forma parte España. Tras el caso de la nave Diciotti, a cuya odisea puso fin la Iglesia, Albania e Irlanda acogiendo a 177 inmigrantes, sin ninguna participación de la UE en el reparto de inmigrantes como pedía Italia, ha adquirido especial relieve el coloquio de Matteo Salvini, 45 años, y Viktor Orbán, 55. Obviamente, el tema clave de la reunión ha sido el problema de la inmigración, sobre el que ambos líderes coinciden plenamente: «Hay que lograr la máxima protección de las fronteras externas de la Unión Europea», opina Salvini. Los dos se mostraron plenamente de acuerdo, afirmando en rueda de prensa: «Parar la inmigración es posible en el plano jurídico y físico». Salvini comentó que se siente «orgulloso de defender las fronteras italianas, que son también los confines europeos». Ambos líderes criticaron en varias ocasiones al presidente francés, Emmanuel Macron, al que pusieron como símbolo de la Europa que quieren cambiar: «Macron en Europa es jefe de los partidos que apoyan la inmigración. En la otra parte estamos nosotros que deseamos parar la inmigración ilegal», dijo Orban Orbán, en su deriva autoritaria como demuestra el haber cerrado dos periódicos, se ha convertido en político de referencia del grupo de Visegrado, que forman Hungría, Polonia, Eslovaquia y República Checa, a los que habría que añadir la Austria del canciller Kurtz, obsesionado también con la protección de las fronteras y rechazo de inmigrantes. La receta que proponen es «cambiar los tratados europeos», a partir de aquellos en materia de inmigración: «es una prioridad mía y del gobierno», dijo Salvini. De futuras alianzas han hablado también el líder de la Liga y Orbán, gran amigo del presidente ruso, Vladimir Putin, como también lo es Matteo Salvini. Todos los líderes populistas del grupo Visegrado y de Italia tienen puesta su mirada en las elecciones europeas del año próximo. Con el populismo en alza en estos países, que actúan ya sin complejos -en gran medida porque en esas naciones del Grupo de Visegrado, como en Italia, la oposición política prácticamente ha desaparecido-, los euroescépticos confían en obtener un gran resultado en las europeas. A partir de ahí, el líder de la Liga desearía formar un frente único soberanista con todos los partidos populistas de Visegrado, una especia de Liga de las Ligas. Está por ver si en ese caso Orbán abandona el Partido Popular europeo (PPE), donde se encuentra, aunque es muy diverso del resto de los líderes populares, porque obtiene ventajas participando en el gobierno de la UE en cuota PPE. A este respecto, Salvini comentó: «No me permito pedir a Viktor que abandone el PPE. Estamos trabajando juntos por una alianza para excluir a los socialistas». Bloqueo definitivo En cualquier caso, los populistas tienen muy claro dos objetivos: por un lado, influir decisivamente en la política de Bruselas para frenar la inmigración y controlar las fronteras. No se trataría de gobernar la inmigración, sino de bloquearla definitivamente. Por otro lado, cambiar ciertas reglas de la UE reescribiendo los tratados europeos. Sin duda, Salvini y Orbán prospectan una Europa muy diversa de la actual y su acercamiento tendrán sin duda consecuencias en la UE. Lo ha dicho claramente Salvini: «Inicia hoy un camino que nos acompañará en los próximos meses por una Europa diversa, para cambiar la Comisión europea y sus políticas, poniendo en el centro todo aquello que las élites políticas, financiadas por los Soros y los Macron de turno niegan. Estamos cerca de un cambio histórico a nivel continental».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Un censo controlará el éxodo masivo de venezolanos en los países vecinos
El éxodo de millones de venezolanos que huyen de la crisis económica, de seguridad y humanitaria en su país ha llevado a los gobiernos de Colombia, Brasil, Perú y Ecuador a tratar de coordinarse para dar respuesta y una atención adecuada a esta población desplazada. Las autoridades migratorias de estos países han establecido un mecanismo formal de cooperación y análisisEn una reunión en Bogotá, liderada por Colombia y Perú y con la presencia como observadores de Brasil y Estados Unidos, se ha avanzado en la creación de un mecanismo de censo y cruce de información para hacer seguimiento a venezolanos sin recursos que se lanzan a deambular por Sudamérica incluso a pie. El director general de Migración Colombia, Christian Krüger Sarmiento, aseguró este martes que no hay intención del Gobierno de este país de cerrar la frontera, como pidió un miembro del partido del Gobierno de Iván Duque. Krüger aseguró que «el esfuerzo de Colombia por regionalizar el problema es para atender al pueblo venezolano que sigue llegando al país y, en esa medida, ese tipo de soluciones no se generará». Pasaportes en Perú Por su parte, el superintendente nacional de Migraciones de Perú, Eduardo Sevilla, comentó que la exigencia en su país del pasaporte o cédula a los venezolanos, que empezó a operar el pasado fin de semana, obedece a la necesidad de ordenar el flujo y avanzar en los mecanismos de regularización. El 80% de venezolanos que ha entrado a Perú fue con pasaporte y el resto, con cédula. «Nuestro récord diario de entrada, que oscilaba en los 3.000 venezolanos, a inicios de este mes sobrepasó los 5.000», dijo Sevilla. «A nadie se le podría ocurrir frenar el ingreso de una mujer gestante ni arrancarle a una madre a su hijo de brazos o no atender a un adulto mayor», señaló.