Infortelecom

Noticias de migracion

01-01-1970 | Fuente: abc.es
Salvini pide la intervención de la UE o Italia llevará a un barco con 177 inmigrantes a Libia
El ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, instó a la Unión Europea (UE) a intervenir en los casos de inmigración o advirtió que Italia conducirá a los inmigrantes interceptados directamente a Libia. Salvini envió a los medios estas declaraciones en relación con el caso del barco de la Guardia Costera italiana con 177 inmigrantes que espera un puerto desde el jueves tras el rechazo de Malta y de Italia de hacerse cargo. «O Europa decide seriamente que tiene que ayudar a Italia, comenzando por los inmigrantes en la (patrullera) Diciotti o nos veremos obligados a hacer algo que acabará definitivamente con el negocio de los traficantes. Es decir, acompañar a un puerto libio a las personas recuperadas en el mar», anunció. Por su parte, el ministro de Infraestructuras, Danilo Toninelli, afirmó que «la Unión Europea debe dar un paso adelante y abrir sus propios puertos a la solidaridad sino no tiene motivos para existir», en un mensaje en su cuenta en Twitter. El caso del barco de la Guardia Costera Diciotti se hizo cargo el pasado jueves de los inmigrantes que habían sido rescatados por otros dos barcos de la Capitanía de Puerto cuando se encontraban en dificultad en aguas de Malta, según explicó el ministerio del Interior. Salvini afirmó que tendría que ser Malta quien se ocupase de estos inmigrantes. El ministro del Interior maltés, Michael Farrugia, reiteró hoy en Twitter la negativa de su país de hacerse cargo del barco. Farrugia acusó a Italia de haber interceptado a los inmigrantes en aguas maltesas «pero solo para impedirles entrar en aguas italianas» ya que el barco no pidió auxilio. Ante este nuevo pulso entre Malta e Italia, se espera que se pueda volver a adoptar la solución de una reubicación de los inmigrantes en varios países europeos como ya ocurrió con el barco «Aquarius» de las ONG SOS Méditerranée y Médicos sin Fronteras con 141 inmigrantes atracó en Malta tras esperar cinco días. La novedad en este caso es que Italia niega el atraque en sus puertos a un barco de la Guardia Costera de su país que actualmente se encuentra a pocas millas de la isla de Lampedusa. En esta patrullera de la Guardia Costera se encuentran 6 mujeres y 34 menores, mientras que 13 personas tuvieron que ser evacuadas a Lampedusa debido a problemas de salud
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Salvini: «O Europa ayuda o enviamos a los inmigrantes a Libia»
El Gobierno italiano continúa firme en su política de rechazo completo a la inmigración, mientras el ministro del Interior, Matteo Salvini, desafía a Europa con la amenaza de «reenviar a Libia los prófugos que sean salvados en el Mediterráneo». Salvini mantiene el bloqueo de los puertos para los barcos de organizaciones humanitarias y ahora tampoco quiere que se produzca el desembarco de la nave Dieciotto, de la Guardia Costera italiana, con 177 indocumentados a bordo. Este último caso está siendo motivo de una nueva tensión con Malta, al tiempo que le ha producido irritación a Matteo Salvini que la Guardia Costera italiana, cuyos barcos dependen del Ministerio de Transportes, realizara el salvamento sin avisar a su Ministerio del Interior. Para Salvini, la Guardia Costera es «rea» de haber salvado con su nave Ubaldo Dieciotto, el miércoles pasado, a 190 inmigrantes que, procedentes de Libia, viajaban apiñados en una patera que estaba naufragando en alta mar. Trece de ellos fueron transferidos a Lampedusa porque tenían necesidad de ser curados al haber sufrido agresiones en Libia. Obligación de Malta En caliente, Matteo Salvini volvió a criticar a Malta y ordenó a la nave Dieciotto que se pusiera en contacto con las autoridades maltesas para que le ofrecieran un puerto seguro donde desembarcar, porque el salvamento se había hecho en aguas maltesas. El gobierno de La Valeta ofreció una versión completamente distinta, acusando a Italia de falsear la realidad y subrayando que el puerto seguro más próximo de la nave está en la isla de Lampedusa. Hoy, paralizada por quinto día, la nave se encuentra cerca de la isla italiana a la espera de que se encuentre una solución. Salvini ha desafiado a la UE con una clara amenaza: «O Europa decide seriamente ayudar a Italia en concreto, a partir por ejemplo de los 180 inmigrantes que están a bordo de la nave Dieciotto, o nos veremos obligados a hacer algo que eliminará definitivamente el negocio de los traficantes de seres humanos. Es decir, devolveremos a un puerto de Libia las personas recuperadas en el mar».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Estalla la tensión con los venezolanos en un campamento improvisado en la frontera brasileña
La frontera de Brasil y Venezuela vivió una gran tensión este fin de semana, con un ataque xenófobo contra venezolanos en el municipio de Pacaraima, en el estado de Roraima, principal puerta de entrada a Brasil. Amenazados, y en condiciones precarias, más de un millar de venezolanos cruzaron la frontera de vuelta a Venezuela huyendo de persecuciones, informó el Ejército brasileño. «Hubo un ataque masivo contra personas desesperadas que están huyendo de una crisis humanitaria en su país», explicó a ABC César Muñoz, investigador en Brasil de la organización internacional Human Rights Watch (HRW). Según Muñoz, Roraima vive un clima xenófobo con los venezolanos, estimulado por autoridades locales, que estalla por cualquier motivo. «Es una crisis enorme que es culpa, al final, del gobierno de (Nicolás) Maduro, que les está negando a sus ciudadanos lo mínimo», resume Muñoz. Brasileños se manifiestan contra la inmigración venezolana - EFE La violencia se desencadenó cuando, supuestamente, cuatro venezolanos robaron y golpearon a un comerciante brasileño dentro de su casa. La respuesta de un grupo de brasileños fue este ataque contra venezolanos, a los que quemaron objetos personales y las tiendas de campaña en las que dormían. Imágenes y videos difundidos por internet muestran la persecución violenta contra los inmigrantes. Niños y embarazadas «Estamos hablando de familias, de niños, mujeres embarazadas, de gente desplazada, que viene desnutrida, con problemas de salud, en una situación muy complicada», cuenta una joven colombiana que ha viajado a Roraima para ayudar voluntariamente en esta crisis humanitaria. Muchos de los venezolanos que llegan viven en condiciones lamentables en las calles, pidiendo limosna en los semáforos, lo que ha generado una antipatía enorme entre los brasileños de clase media que viven en la frontera, la mayoría formada por empleados públicos y gente que vive de la minería ilegal. La joven, que prefiere el anonimato por motivos de seguridad, describe una situación cada vez más tensa, en la que incluso los que ayudan a los venezolanos están cada vez más frágiles, siendo criminalizados por los locales y las autoridades de Roraima, como la gobernadora, Suely Campos, que a comienzos de este mes apoyó una polémica decisión para prohibir la entrada a los venezolanos, acción que cerró la frontera por menos de 24 horas. Campos y las autoridades locales han insistido en exigirle al Gobierno central el cierre de la frontera. El Gobierno de Michel Temer y su cancillería, enemigos declarados de Maduro, apoyan la llamada «Operación Acogida», una fuerza formada por las Fuerzas Armadas y ONG, que ha sido elogiada por las organizaciones de inmigración, pero que no da abasto para atender el fuerte flujo migratorio, con al menos 500 venezolanos de media al día.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
El barco militar italiano con 177 inmigrantes a bordo atracará en Catania
El barco de la Guardia Costera italiana que lleva a bordo 177 migrantes irregulares, y que espera desde hace cinco días en el mar frente a la isla italiana de Lampedusa (sur), atracará en la ciudad siciliana de Catania (sur), confirmó este lunes el Gobierno de Italia. «El barco Diciotti atracará en Catania. Los valientes hombres de la Guardia Costera han cumplido su deber, salvando vidas humanas a solo 17 millas de Lampedusa», dijo el ministro de Infraestructuras y Transportes, Danilo Toninelli, en un mensaje en Twitter. Toninelli pidió a la Unión Europea (UE) que «se dé prisa en hacer su parte», en referencia a la necesidad de que otros países europeos acojan a estas personas, igual que se hizo la semana pasada con el barco Aquarius y los 141 rescatados, que desembarcaron en Malta y serán repartidos entre seis países europeos, incluido Italia. La nave #Diciotti attraccherà a Catania. I valorosi uomini della @guardiacostiera hanno compiuto il proprio dovere salvando vite umane ad appena 17 miglia da Lampedusa. Ora l'Europa faccia in fretta la propria parte.? Danilo Toninelli (@DaniloToninelli) August 20, 2018Esa embarcación se hizo cargo el pasado jueves de los migrantes socorridos por otros dos barcos de la Capitanía de Puerto cuando se encontraban en dificultades en aguas de Malta, según explicó el Ministerio del Interior italiano. Desde entonces, estaba esperando en el mar a que el Gobierno italiano, integrado por los anticapitalistas del Movimiento 5 Estrellas (M5S) y la ultraderechista Liga, le consintiera acceder a uno de sus puertos. El ministro del Interior italiano, el ultraderechista Matteo Salvini, afirmó que debía ser Malta quien se ocupara de estas personas, pero su homólogo maltés, Michael Farrugia, le trasladó la negativa del país a hacerse cargo del barco. Además, acusó a Italia de haber interceptado a los migrantes irregulares en aguas maltesas, «pero solo para impedirles entrar en aguas italianas», ya que la embarcación no estaba pidiendo ser rescatada. Salvini apela a la «solidaridad de la UE» Salvini afirmó este lunes en una entrevista por televisión que estas personas podrían desembarcar en Italia siempre y cuando fueran después «divididos bajo el espíritu de la solidaridad de la Unión Europea», formada por otros Veintisiete países además de Italia. El líder de la Liga y vicepresidente del Gobierno de coalición mantiene su estrategia para frenar la inmigración procedente de África hacia Italia y tiene cerrados los puertos a las ONG con migrantes rescatados del mar y que están a bordo. Sin embargo, esta era la primera vez que el Gobierno italiano impedía llegar a un puerto a un barco de su propia Armada. Salvini ha reiterado en los últimos días que el país ya ha hecho su parte acogiendo a más de 700.000 personas llegadas a través del Mediterráneo en los últimos años.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Las remesas hacen crecer hasta un 2% la economía de Centroamérica
Cuando se examinan las datos de crecimiento económico de Latinoamérica sorprende siempre que los países centroamericanos, con economías pequeñas y poco sofisticadas, crezcan más que el conjunto de los países sudamericanos, en los que hay naciones con mayor potencial. Así, el Producto Interior Bruto (PIB) de Centroamérica creció un 3,7% en 2017 y podría crecer este año un 3,9%, frente al crecimiento del 0,7% en 2017 y previsión del 1,7% para 2018 en el caso de Sudamérica, de acuerdo con los datos del último informe del Fondo Monetario Internacional (FMI). La economía de Centroamérica, y también la del Caribe, sigue muy de cerca los ciclos económicos de Estados Unidos, de forma que el crecimiento del gigante estadounidense arrastra también a los países del istmo . Si para algunos países de Sudamérica, China ha pasado a ser el primer socio comercial, desplazando a Estados Unidos, este sigue siendo el socio de referencia para los países centroamericanos. El Acuerdo de Libre Comercio de América Central (CAFTA en sus siglas inglesas) fomenta precisamente el intercambio entre esos pequeños países y la gran potencia norteamericana. Pero además existe un factor determinante que no siempre se tiene a la vista. Las remesas que los emigrantes procedentes de Centroamérica y el Caribe envían a sus países de origen suponen entre el 8% y el 34% del PIB de varias de esas naciones, lo que ata enormemente la evolución de la economía de esa región a la de Estados Unidos, donde residen la mayoría de ellos. En algunos países la mayor parte del crecimiento del PIB puede deberse a un incremento en la cuantía de las remesas. Peso en el PIB La influencia es especialmente notoria en los países del llamado Triángulo Norte centroamericano, los cuales han conocido una fuerte emigración hacia Estados Unidos. Las remesas de los emigrados supusieron en 2017 el 19,5% del PIB en Honduras, el 18,3% en El Salvador y el 11,5% en Guatemala, según consta en un reciente informe de Diálogo Interamericano. Además, las remesas aportaron el 10,2% del PIB de Nicaragua, si bien la emigración de este país está sustancialmente dividida entre Estados Unidos y la vecina Costa Rica. El porcentaje es aún más elevado en el caso de Haití, donde las remesas constituyeron en 2017 el 33,6% de una economía especialmente pobre. Otros países del Caribe con fuerte peso del dinero enviado por los emigrantes son Jamaica (16,7% del PIB) y República Dominicana (7,8%). Sin remesas, apenas crecimiento Desde la crisis financiera mundial de 2008 las remesas que los emigrantes procedentes de países latinoamericanos envían a sus lugares de origen ha ido creciendo cada año. El incremento en 2017 llegó a ser del 9%, la cifra más alta en once años, alcanzado un volumen de remesas récord de 77.000 millones de dólares, como recoge un informe del Centro de Estudios Monetarios Latinoamericanos (CEMLA). La mayor cuantía correspondió a las remesas remitidas a México (28.711 millones), debido al mayor número de emigrantes de ese país. Aunque en ese país los envíos tuvieron la relevancia de constituir el 2,7% del PIB, el impacto fue mayor en las economías más pequeñas de los vecinos meridionales de México. En los tres países del Triángulo Norte las remesas fueron las responsables de más de la mitad del crecimiento económico. Si en 2017 el PIB de Honduras creció un 3,8%, 2 de esos puntos fueron debidos a las remesas (el 60% del crecimiento); en Guatemala supusieron también 2 puntos de un aumento del 3,3% del PIB (el 51%), y en El Salvador también añadieron 2 puntos al crecimiento, situándolo en el 2,3% (el 78%). En Nicaragua y en República Dominicana las remesas hicieron que el PIB creciera un 1% (la cuarta parte del crecimiento económico que tuvieron esos países, que fue del 4,5% y del 4,7% respectivamente) Miedo a Trump El miedo a ser expulsados de Estados Unidos por las nuevas políticas migratorias del presidente Donald Trump parece estar detrás del incremento del envío de remesas desde ese país. El anuncio de la Casa Blanca de rescindir el programa del Estatus de Protección Temporal (TPS) que permite la estancia a miles de personas procedentes de algunos países centroamericanos y caribeños podría haber acelerado el envío de dinero. Así lo apunta el informe del CEMLA. «Es razonable esperar», afirma, «que las politicas migratorias instrumentadas por las autoridades estadounidenses, caracterizadas por un incremento en las actividades de identificación y deportación de inmigrantes ilegales y la cancelación del programa de Estatus de Protección Temporal, tengan el efecto de aumentar las remesas originadas en ese país en la medida que dichas políticas resultaran en la repatriación de un número importante de migrantes sujetos aún al TPS y en un adelanto de las remesas enviadas por ellos, asi?como de aquellos que perciben una mayor incertidumbre respecto a la posibilidad de que sean repatriados a sus países de origen». Por su parte, Diálogo Interamericano asegura que una encuesta puso de manifiesto que los inmigrantes con mayor miedo a ser deportados son los que están enviando más dinero (unos 5.287 dólares al año, frente al promedio de 3.900 dólares). Una vez producidas esas deportaciones habría menos remitentes de remesas y se vería afectada su cuantía total, así como la contribución al crecimiento del PIB. España, segundo origen Si los inmigrantes en Estados Unidos generan más del 70% de las remesas que llegan a Latinoamérica, la segunda procedencia es España, con alrededor de un 10% de esos envíos monetarios (6.155 millones de euros en 2016). España es el principal origen de los remesas que llegan a Bolivia y a Paraguay. En 2017 la población latinoamericana creció en España por tercer año consecutivo, después de varios años de disminución. Aunque los salarios en sectores como la construcción y los servicios no mejoraron, el aumento de la población inmigrante y una liegra recuperación del empleo favorecieron el incremento de las remesas.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
«Si me quedo en Venezuela, morimos mi familia y yo»
La salida masiva de venezolanos que huyen de la grave crisis humanitaria está desbordando a las autoridades de los países vecinos, impotentes para absorber tal flujo de personas. El pasado sábado entró en vigor en Ecuador el requisito de pasaporte a todos aquellos que ingresen en su territorio. Aunque esto ha hecho que disminuya la presión en el puesto de Migración de Rumichaqui, en la frontera con Colombia, y que las diez ventanillas atiendan con más calma, lo que no ha disminuido es el drama humano, sobre todo entre quienes salieron de su país sin saber que las nuevas condiciones migratorias. «Si me quedo en Venezuela, muero yo y mi familia», dice Mario, que refleja en su rostro el dolor y el cansancio. Junto a él está Fernanda que no deja de llorar, dice que sacar un pasaporte cuesta unos 200 dólares y tarda entre seis meses y un año. «Dejé todo porque estamos enfermos y no hay medicinas. ¡Cómo me regreso!», exclama. El fin de semana el Ministerio del Interior liberó del requisito de pasaporte a niños y adolescentes que estén con sus padres que posean el documento en regla. «La presión de la opinión pública ecuatoriana les obligó a cambiar», comenta una docente, y elogia que la defensora del Pueblo, Gina Benavides, haya anunciado que pedirá medidas cautelares a organismos internacionales, de seguir vigente el pedido de pasaporte. El ministro del Interior, Mauro Toscanini, justificó la medida tras dar a conocer que se han identificado casos de trata de personas y tráfico de migrantes en el ingreso de ciudadanos venezolanos. Las autoridades arguyen también la imposibilidad de validar la información de las cédulas de identidad y las partidas de nacimiento ilegibles o en mal estado. «Los venezolanos que llegan no son migrantes, son refugiados de una guerra civil sin armas. Pedirles pasaporte es absurdo. Ellos no vienen por turismo, vienen desplazados», dice Ramiro Aguilar, abogado penalista y exparlamentario. Ecuador ha experimentado desde dos semanas atrás una oleada migratoria de venezolanos que ha desbordado las terminales terrestres de Quito y ha obligado al gobierno a declarar estado de emergencia en tres provincias, para asistirlos. El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), desde su sede en Ginebra, estima que 30.000 venezolanos llegaron a Ecuador en la primera semana de agosto. «La decisión de solicitar pasaporte a ciudadanos venezolanos está alineada a las medidas migratorias de otros país, a nivel regional», ha declarado el viceministro de Movilidad Humana, Santiago Chávez, al tiempo de señalar que Ecuador hace proporcionalmente más que otros, ya que otorga acceso a la salud y a la educación a ciudadanos extranjeros. El viceministerio de Movilidad Humana ha convocado a sus pares de países de Sudamérica a una reunión para tratar el flujo inusual de venezolanos. Será en Quito los primeros días de septiembre. Polvorín en la frontera entre Brasil y Venezuela Entre tanto, el polvorín en que se ha convertido el estado de Roraima, estado brasileño fronterizo con Venezuela, se alimenta también de la disputa política entre el gobierno local y el central, preocupados con los efectos que este tema tan sensible puede generar en las elecciones presidenciales brasileñas de octubre. La situación se agravó después que brasileños entraron en confronto y quemaron objetos personales y tiendas de campaña, en un ataque masivo contra 700 venezolanos, tras un intento de asalto a un comerciante en el municipio de Pacaraima, principal puerta de entrada entre los dos países. La situación provocó la salida de Brasil de 1.200 venezolanos en un único día y el envío de 120 soldados brasileños al local, para controlar la tensión. «Vemos con mucha preocupación lo que ocurre en Roraima con este clima xenófobo. Es una situación muy difícil que se complica por el tema electoral en Brasil», explica en declaraciones a ABC, el investigador Senior de la organización internacional Human Rights Watch (HRW), en Brasil, César Muñoz. La gobernadora de Roraima, Suely Campos, que busca su reelección, es contraria a la entrada de venezolanos, llegando a emitir decretos para restringir el uso de servicio públicos a refugiados y pidiendo a la Justicia brasileña el cierre de la frontera, medidas que fueron rechazadas por la Corte Suprema. Del otro lado de esa pelea, está el senador de Roraima, Romeu Jucá, uno de los hombres fuertes del presidente Michel Temer, cuya diplomacia ha sido una de las más críticas al Gobierno de Nicolás Maduro. Campos, que acumula polémicas de nepotismo y abuso de poder, ataca a Jucá, otro político envuelto en escándalos de corrupción, de querer "mantener el caos", en su estado. El tamaño de la inmigración Brasil no es el país sudamericano que más recibió desplazados de Venezuela, ranking liderado por Colombia con 870.000 refugiados vecinos. Según datos oficiales, entraron por Pacaraima cerca de 128 mil venezolanos entre 2017 y 2018, de los cuáles más de la mitad fueron por vía terrestre a otros países. Según la Policía Federal, unos 58 mil refugiados venezolanos aún permanecen en Brasil. El estado de Roraima es el que ha sufrido más con ese flujo migratorio. Con la llegada de un promedio de 500 venezolanos diarios, la alcaldía de la capital, Boa Vista, calcula unos 30.000 inmigrantes en la ciudad, equivalentes al 10% de la población, lo que ha sobrecargado los servicios públicos, y dejado por lo menos 2.000 venezolanos viviendo en las calles en condiciones penosas. La situación, caótica, incluye un brote de sarampión, que ha complicado la frágil salud de las personas que llegan, entre ellas mujeres y niños, con casos de desnutrición. El Gobierno brasileño organizó la «Operación Acogida», encabezada por las Fuerzas Armadas, con apoyo del ministerios de Salud, y de Agencias de la ONU, como la Acnur, especializada en refugiados. La organización, sin embargo, así como el Gobierno del estado, no están dando abasto para atender ese fuerte flujo migratorio.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Austria exige que todos los puertos europeos se cierren a los refugiados rescatados en el mar
El visto bueno al buque Diciotti para atracar en el puerto de Sicilia parece ser la gota que colma el vaso para el canciller austriaco y presidente por turno de la UE, el conservador Sebastian Kurz. Viena considera injustificado que las autoridades locales o nacionales decidan por su cuenta incumplir la normativa europea y quiere que los rescatados en el mar por motivos humanitarios sean llevados a terceros países considerados seguros por las ONGs que los trasladan, pero no al interior del territorio Schengen. Según ha publicado el semanario austriaco Der Standard, Kurz está manteniendo contactos con jefes de gobierno europeos para promover un freno a estas prácticas y ha declarado en una conversación con el primer ministro de Malta, Joseph Muscat, que es necesario detener los buques en la frontera exterior de la UE, antes de que entren al territorio común. «Nosotros representamos la opinión compartida: no todos los barcos pueden atracar en los puertos de la UE». Kurz, que por cierto ha pasado estas vacaciones de verano por Barcelona y que esperó pacientemente con el resto de los pasajeros para embarcar el vuelo low cost que salió con dos horas de retraso de la ciudad condal, vuelve a situar en el centro de la agenda política el endurecimiento de la política europea de refugiados, mientras la oposición austriaca considera que se trata solamente de una maniobra de distracción. «Se ve obligado a hacer demandas extremas, declaraciones radicales, para sacar de foco las numerosas críticas que está recibiendo por la boda de Knesissl», responde el portavoz en materia europea del Partido Socialdemócrata Austriaco (SPÖ), Jörg Leichtfried . «La comisión europea ha hecho propuestas esta misma semana para tratar de solucionar lo que se debe hacer con esos barcos y en este contexto las declaraciones populistas sobran». Con «la boda de Knesissl», se refería Leichtfried al enlace matrimonial de la ministra de Exteriores de Austria, perteneciente al partido antieuropeo y antiextranjeros FPÖ, con el que Kurz gobierna en coalición, que tuvo lugar el pasado sábado y al que asistió como invitado el presidente ruso Vladimir Putin. El canciller Kurz mantuvo una breve conversación con Putin en el camino de éste desde el aeropuerto hasta la boda, en la limusina presidencial, y entre otros puntos hablaron brevemente sobre política europea de refugiados y sobre el objetivo de Kurz de endurecerla aprovechando su presidencia por turno comunitaria. El debate nacional austriaco sobre refugiados se caldea a diario con las historias humanas que van saltando a los titulares. Especialmente dramática es la situación de alrededor de cien refugiados iraníes cristianos a los que EE.UU. había aceptado pero que después, una vez que habían llegado a Austria como país de tránsito, rechazó sin dar más explicaciones. Se trata de familias que llevan un año varadas en Austria, cuyos ahorros se han ido agotando y que además van siendo separadas para encontrarles alojamiento. Rechazados por el Estado austriaco y sin documentación para viajar a otro país, dependen únicamente de la organización The Nazarene Fund, que se encarga de los alquileres, los cuidados médicos, el cuidado psicológico y los servicios legales. En contacto con el gobierno de Estados Unidos para averiguar por qué se le había negado entrada después de que inicialmente fueran aceptados, el Departamento de Estado de EE. UU se ha limitado a responder al grupo que vuelva a enviar sus requisiciones para asilo. El pasado fin de semana, otro caso ha dado la vuelta al mundo: el de un joven afgano que alegaba la persecución por su condición de homosexual en su petición de asilo y al que las autoridades austriacas rechazaron porque «no actuaba» ni «vestía» como una persona gay. El funcionario del estado de Baja Austria encargado del expediente estimó que el joven de 18 años no corría ningún peligro porque «ni su forma de caminar, ni su forma de actuar, ni el modo en que viste revelan que podría usted ser homosexual». Unos días antes de asumir la presidencia europea, Kurz llamó a crear un «eje de países dispuestos» a combatir la inmigración ilegal formado por Austria, Alemania e Italia. Alemania se distanció rápidamente de estas declaraciones, pero la situación preelectoral en la UE puede servir de elemento potenciador a estas intenciones, a menos que Kurz quede aislado en el Grupo del Partido Popular Europeo, el más grande del Europarlamento, al que pertenece, entre otros el ÖVP de Kurz, el Fidesz de Viktor Orban o el Partido Popular español.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Trump presume de un agente de fronteras hispano: «Habla un inglés perfecto»
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aprovechó este lunes un acto de reconocimiento a los funcionarios de Inmigración y a los agentes de fronteras para jactarse del «perfecto inglés» que habla uno de ellos, de apellido hispano, Adrian Anzaldua. Trump, que ha hecho de la lucha contra la entrada ilegal de extranjeros una de sus grandes banderas, había organizado un evento en la Casa Blanca para felicitar a los miembros del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) y de Protección de Fronteras (CBP) para agredecer su labor. «Sin los valientes héroes del ICE y de la CBP no tendríamos seguridad, ni leyes, ni fronteras: no tendríamos siquiera un país». En un momento dado, mencionó al agente Adrian Anzaldua -aunque sin llegar a pronunciar su apellido-, que hace algo más de una semana había capturado a un traficante de personas que trataba de introducir en el país a 78 inmigrantes indocumentados en un trailer, algo que el presidente calificó de «horrible». «El agente de fronteras que atrapó al acusado y seguro que salvó muchas vidas, está aquí con nosotros -anunció-. Adrian, ¿dónde está Adrian? Gracias, Adrián. Buen trabajo. Gracias. Son muchas vidas». A continuación, le pidió: «Ven aquí, no estás nervioso, ¿verdad? «Habla un inglés perfecto», añadió sobre Anzaldua. «Salvaste a 78 personas» Trump quería que contara el episodio y cómo se sintió. «Salvaste a 78 personas», insistió. Anzaldua relató que, después de que se detuvo al vehículo, acudió con un perro adiestrado y llevó a cabo una inspección no intrusiva. «Abrí el pestillito de la parte trasera del remolque y descubrí allí muchos individuos», continuó. «Rápidamente pedí refuerzos -rememoró-, los refuerzos llegaron, y los individuos fueron trasladados al puesto de control, .. y todos estaban en buen estado».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
La muerte de una estudiante a manos de un «sin papeles» reabre el debate de la inmigración en EE.UU.
El secuestro y asesinato de una joven de 20 años en Brooklyn (Iowa) ha reabierto el debate de la inmigración ilegal en Estados Unidos. El suceso, ocurrido a mediados de julio, ha encendido el enfrentamiento entre quienes opinan que el aumento de personas indocumentadas es sinónimo de delincuencia e inseguridad. Sin embargo, es la propia familia de la víctima quien pide no politizar el suceso. El 18 de julio, Mollie Tibbetts salió de casa de su novio para correr un rato por los alrededores. Nada más se supo hasta el pasado martes, cuando el cuerpo de la joven apareció en unos maizales al sureste de Brooklyn. La policía llegó allí gracias al testimonio del principal sospechoso, Christian Bahena Rivera, un mexicano sin papeles de 24 años. Una cámara de vigilancia localizó su coche cerca de donde se perdió la pista de Mollie Tibbetts y esto aceleró la resolución del caso. Mollie Tibbetts estudiaba psicología, había ganado algún concurso de oratoria y era aficionada al «running». Era una joven de futuro prometedor y su muerte ha consternado a todo el municipio, reabriendo además el debate de la inmigración ilegal. Aunque hay estudios que aseguran que la presencia de «sin papeles» no es sinónimo mayor delincuencia, este suceso ha encendido el ánimo de quienes asociación ilegales con crimen e inseguridad. Candace Owens, una líder de opinión de ideas conservadoras, dejó un mensaje en Twitter tras la muerte de Mollie Tibbetts: Leftists boycotted, screamed, and cried when illegal immigrants were temporarily separated from from their parents. What will they do for Mollie Tibbetts? What did they do for Kate Steinle? They will NEVER see their parents again.? Candace Owens (@RealCandaceO) 21 de agosto de 2018«Los izquierdistas boicotearon, gritaron y lloraron cuando los inmigrantes ilegales se separaron temporalmente de sus padres. ¿Qué van a hacer por Mollie Tibbetts? ¿Qué hicieron por Kate Steinle? Ellas nunca volverán a ver a sus padres». Este mensaje, que cuenta con decenas de miles de reacciones, ha sido rechazado un miembro de la familia de Mollie Tibbetts, que además ha respondido con dureza a las palabras de la opinadora: «Hola, soy un miembro de la familia de Mollie y no tenemos la mente tan pequeña como para generalizar sobre un población entera basándonos en algunos malos individuos. Ahora, deja de ser una maldita serpiente y de usar a mis primos como propaganda política. Saca su nombre de tu boca». hey i?m a member of mollie?s family and we are not so fucking small-minded that we generalize a whole population based on some bad individuals. now stop being a fucking snake and using my cousins death as political propaganda. take her name out of your mouth. https://t.co/xxZNBF0Uv9? sam (@samlucasss) 22 de agosto de 2018Mientras tanto, el cuerpo de Mollie Tibbetts sigue a la espera de la autopsia, que se realizará hoy. De confirmarse la participación en el crimen de Christian Bahena Rivera, recluido en la cárcel de Poweshiek, podría ser condenado a cadena perpetua.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Salvini permite que desembarquen los 29 menores de los 177 inmigrantes
El ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, ha autorizado este miércoles el desembarco de los 29 menores de entre los 177 inmigrantes rescatados la semana pasada por un navío italiano. El fiscal de Agrigento, Luigi Patronaggi o, protegido con mascarilla facial, subió en la tarde del miércoles a la nave italiana Diciotti para ver en qué situación se encuentran los inmigrantes que están a bordo desde hace ocho días. La magistratura ha abierto una investigación «por privación de libertad de personas». Como resultado de las presiones, Salvini autorizó que bajaran del barco en Catania solo los menores, pero aún mantiene la prohibición de que lo haga el resto hasta no obtener «garantías» de que serán repartidos por otros países europeos. A pesar de los grandes esfuerzos que han realizado Italia y su diplomacia en las cancillerías europeas para repartir los inmigrantes del Diciotti, tras ser salvados hace ocho días en aguas maltesas, el Gobierno no encuentra la solidaridad europea que anhela en el problema de la inmigración. Solamente han logrado una genérica disponibilidad por parte de España y Francia, según la prensa italiana. El primer ministro, Giuseppe Conte, instaba el miércoles a sus socios de la UE a que se repartan los 177 inmigrantes. «Las instituciones europeas, que han aceptado mi propuesta de crear un gabinete de crisis para gestionar la emergencia de los barcos, ¿a qué esperan para intervenir y que podamos repartir a los inmigrantes del buque italiano Diciotti?», se preguntaba Conte en un comunicado colgado en Facebook. Hasta el miércoles, el vicepresidente del Gobierno y ministro del Interior, Matteo Salvini, había afirmado que no bajaría ni un solo inmigrante hasta que Italia recibiese garantías de que habrá un reparto de los refugiados en diversos países de la UE. El desafío de Salvini a Europa le está costando un enfrentamiento con el ministro de Transportes, Danilo Toninelli, del Movimiento 5 Estrellas (M5E), que ordenó a la nave de la Guardia Costera, dependiente de su ministerio, dirigirse a Catania para desembarcar en ese puerto siciliano. Además de la división en el Gobierno, al ministro Salvini se le ha abierto otro frente contrario. El presidente de la Cámara de diputados, Roberto Fico, del M5E, ha pedido que los inmigrantes desembarquen: «La justa negociación con los países de la UE pueden continuar sin problema. Pero ahora las 177 personas deben poder desembarcar. No pueden ser tratados a bordo, después se procederá a su recolocación en la Unión». También desde Bruselas se hace un firme llamamiento a Italia, considerando de forma indirecta que la actitud de Salvini es inhumana: «Permitir el desembarco de esos inmigrantes es un imperativo humanitario».