Infortelecom

Noticias de michael bloomberg

23-04-2020 | Fuente: abc.es
Nueva York creará un «ejército de rastreadores» del virus
La epidemia en Nueva York, el epicentro de la crisis del coronavirus, mejora con el paso de los días y ayer el número diario de fallecidos cayó a 474, el número más bajo desde principios de mes. Ayer, el gobernador del estado, Andrew Cuomo, anunció el despliegue de un «ejército de rastreadores» para controlar la epidemia y permitir una reactivación económica paulatina. Su objetivo será hacer test, detectar casos positivos, rastrear a sus contactos y aislarlos. El anuncio llegaba un día después de la visita de Cuomo a la Casa Blanca -«muy productiva»- en la que acordó con Donald Trump más ayuda federal para la realización de test. Cuomo no ofreció demasiados detalles sobre cómo funcionará el «ejército de rastreadores». Pero dijo que estará coordinado con los estados vecinos de New Jersey y Connecticut y que el exalcalde Michael Bloomberg se ha presentado voluntario para «desarrollar e implementar el programa» aportando diez millones de dólares. El plan de Nueva York para reactivar su economía llega en medio de planes más agresivos de otros estados -como Georgia- y de advertencias de que en EE.UU. la segunda oleada podría ser peor que esta. Así lo dijo Robert Redfield, el director de los CDC, la autoridad médica del país, en una entrevista con «The Washington Post»: «Existe la posibilidad de que el embate del virus a nuestra nación el próximo invierno sea todavía más difícil que este», y añadió que «cuando se lo digo a otros, miran para otro lado, no entienden lo que digo».
09-03-2020 | Fuente: abc.es
Kamala Harris se une a Biden y le refuerza todavía más en la minoría negra
La senadora y excandidata a la presidencia Kamala Harris ha anunciado este domingo su adhesión a la candidatura de Joe Biden, el nuevo favorito en las primarias demócratas tras su remontada en el Supermartes. Es el último ejemplo del arropamiento que ha hecho el partido alrededor del ex vicepresidente con Barack Obama y que ha conseguido frenar el avance del izquierdista Bernie Sanders hacia la nominación demócrata. Desde su victoria en Carolina del Sur, el momento que desencadenó la remontada de Biden, las adhesiones a su campaña de pesos pesados del «establishment» demócrata se han multiplicado. Entre los candidatos a presidente en esta campaña, seis le han dado ya su apoyo: Pete Buttigieg y Amy Klobuchar, que competían con Biden por el voto moderado, lo hicieron nada más retirarse de la carrera antes del Supermartes, lo que posibilitó en parte su remontada; Michael Bloomberg lo hizo justo después de esa fecha electoral, tras estrellarse a pesar de su inversión multimillonaria en propaganda; y otros tres candidatos que ya habían tirado la toalla -Beto O?Rourk, Deval Patrick y la propia Harris- se han unido al ex vicepresidente. Voto afroamericano El respaldo de Harris reforzará todavía más la ascendencia de Biden en uno de sus principales electorados, la minoría racial negra -es la única senadora negra en la actualidad y la única candidata negra a la presidencia en estas elecciones-, y llega dos días antes de que seis estados, varios de ellos con altos porcentajes de electorado negro, voten sus primarias este martes. El peso político de la adhesión de Harris, sin embargo, es relativo. Lo ha hecho a toro pasado del Supermartes, cuando el estado por el que es senadora -California- era el trofeo más importante, el estado que más delegados reparte. Se lo quedó Sanders, y un apoyo previo de Harris hubiera sido de más ayuda que el actual, cuando a Biden ya se le ve como favorito. Harris también ha evitado mojarse en su posible apoyo a una candidata: ha publicado su adhesión solo después de que Elizabeth Warren, la única mujer entre las candidatas con posibilidades dijera adiós esta semana. «He decidido que voy a apoyar con gran entusiasmo a Joe Biden para que sea presidente de EE.UU.», anunció en un vídeo en el que el entusiasmo no se notaba. «Creo en Joe. Realmente creo en él, y le conozco desde hace mucho tiempo». No es la misma afección que mostró el pasado junio, en el primer debate entre candidatos. Harris le afeó a Biden sus posiciones políticas en el pasado en contra de programas de integración de minorías en los colegios públicos y su colaboración con senadores segregacionistas. «Fue muy doloroso escucharte hablar sobre la reputación de dos senadores que construyeron su reputación y sus carreras sobre la segregación racial en el país», le espetó, en un momento que se llevó toda la atención del debate y le hizo subir en las encuestas. Todo eso está ahora olvidado y Harris acompañará este lunes a Biden en una gran mitin en Detroit, la principal ciudad de Michigan, el estado más importante de los que salen a juego este sábado.
08-03-2020 | Fuente: abc.es
«Biden vs Sanders», el cara a cara de las dos almas del partido demócrata
Joe Biden, ex vicepresidente con Barack Obama y presencia entrañable y duradera de la política estadounidense, y Bernie Sanders, independiente carismático responsable de articular un movimiento izquierdista dentro del partido demócrata, se juegan la nominación del partido tras un comienzo agitado de las primarias que las ha despoblado de candidatos. Si hace un año alguien hubiera tenido que apostar qué candidatos se jugarían los cuartos en el tramo final de la campaña, muchos habría apuntada a esta dupla. En este tiempo han pasado muchas cosas que parecieron dudar de que ese combate final se produciría. Kamala Harris, la senadora por California, apareció con fuerza en los primeros debates, con el atractivo de ser una mujer negra. Biden dio una imagen de mediocridad y de falta de energía en los enfrentamientos con sus rivales. Elizabeth Warren ascendió desde un programa de izquierdas que competía con el de Sanders, pero con ambición de llegar también al electorado centrista, y llegó a liderar las encuestas en octubre. Ese mismo mes, el senador por Vermont sufrió un ataque al corazón y se reavivó el debate sobre el riesgo de llevar a la batalla contra Donald Trump a un hombre de 78 años con problemas cardiacos -Sanders- o un candidato cuyo agudeza mental había vivido mejores días -Biden-. Llegaron las primeras primarias -los caucus de Iowa- y ganó un joven de 38 años con la única experiencia de ser alcalde de una pequeña ciudad de Indiana, Pete Buttigieg. Biden se hundía en los primeros compases, obtuvo un quinto puesto en New Hampshire y las dudas sobre su capacidad de levantar la campaña arreciaron. Hoy, sin embargo, todo eso ha quedado atrás. Las primarias han pasado por el alambique y esas sacudidas y giros en el guión se ven como las vueltas y revueltas del serpentín para destilar la esencia del partido demócrata: un enfrentamiento entre sus dos almas, el ?establishment? contra el movimiento populista, moderados contra izquierdistas, Biden contra Sanders. Después de más de un año de campaña, y pese a los sobresaltos la realidad es que los dos favoritos de entonces lo siguen siendo hoy. No parecía posible hace solo una semana, cuando Biden estaba contra las cuerdas antes de que se votara en Carolina del Sur y, pocos días después, en el Supermarts. Y, con él, el ?establishment? demócrata, que veía por delante unas primarias inciertas: Biden deteriorado, Buttigieg con buenos resultados pero sin apoyo de las minorías raciales y Michael Bloomberg con mucho dinero pero sin haber sido puesto a prueba todavía en las urnas (empezaba a competir en el Supermartes. Pero la facción moderada del partido funcionó como una orquesta ensayada a la perfección para conseguir una recuperación expedita en tres días. James Clyburn -el legislador negro de mayor peso en el Congreso- dio su apoyo a Biden y contribuyó a una victoria arrolladora en Carolina del Sur. Los candidatos moderados se echaron a un lado -primero Buttigieg, después Amy Klobuchar-. Las adhesiones a la campaña de Biden llegaron desde todos lados, como las contribuciones a sus arcas. Bloomberg se estrelló en el Supermartes, y el voto moderado y el de la minoría negra se concentró en Biden. La fragmentación que había permitido el ascenso de Sanders llegaba a su fin. Nuevo favorito El resultado es que Biden daba la vuelta a la campaña y salía del Supermartes resucitado y como nuevo favorito. Ayer, la agencia AP confirmaba que el ex vicepresidente conseguirá más delegados que Sanders en esa fecha electoral, la más decisiva de las primarias, a pesar de la victoria del senador por Vermont en California, el estado que más delegados reparte. La paradoja es que, pese a todos los vaivenes, 2020 se parece ahora de forma inequívoca a 2016. Entonces Sanders sorprendió con un movimiento populista de izquierdas que prendió en el electorado frustrado demócrata y en los jóvenes y que peleó cuerpo a cuerpo la nominación con Hillary Clinton, a la que favoreció el ?establishment? del partido, como se demostró después en las filtraciones de Wikileaks que hicieron estallar la convención demócrata de aquel año. Ahora la sorpresa es más la recuperación de Biden, pero los bloques que se enfrentan son los mismos. Sus representantes son un hombre blanco de 78 años y un hombre blanco de 77 años (también paradójico en un partido demócrata al que se le llena la boca con llamamientos a la diversidad de género y racial y a la renovación de sus filas). Los dos son de la costa Este. Los dos se han pegado décadas en el Congreso de EE.UU. Pero ahí se acaban las similitudes. Sanders abandera un programa social ambicioso, con propuestas que son revolucionarias para el estadounidense medio: sanidad pública universal, universidad gratuita y cancelación masiva de deuda estudiantil, programas de atención infantil y preescolar, reforma radical del sistema penitenciario, legalización de la marihuana, elevación de la presión fiscal a las rentas altas y corporaciones, eliminación del sistema de financiación electoral privado, desarrollo de una «economía verde»? Evitar la reelección de Trump Las propuestas de Biden serían muy progresistas para cualquier candidato a la presidencia de EE.UU. pero, a la luz de las de Sanders, se consideran moderadas. En lugar de una reforma radical de la sanidad, apuesta por profundizar la de quien fuera su jefe, «Obamacare». En educación superior, solo ofrece dos años de universidad gratuita. Su política fiscal es menos agresiva. Pero, en general, su campaña está menos centrada en el programa y más en el que es el objetivo central para muchos demócratas: evitar la reelección de Trump. Los matices sobre políticas económicas o fiscales resultan secundarios frente al desalojo del presidente. Biden lo resume como «recuperar el alma de EE.UU». La capacidad de derribar a Trump siempre ha sido la carta de Biden y la razón por la que le apoya buena parte del partido: presentar a una persona conocida, decente, moderada, que acabe con la pesadilla que Trump supone para buena parte del país. La elegibilidad, sin embargo, es una moneda con dos caras: Sanders cree que la única manera de derrotar a Trump es provocar una movilización de electorados -sobre todo jóvenes y minorías, sobre todo la hispana- que no fueron a las urnas en 2016; desde el bando de Biden, se apuesta por convencer a los independientes y moderados de ambos partidos con un candidato que no les asuste. El Supermartes ha dado de momento la razón a Biden: en los estados que ganó creció la participación y los jóvenes, uno de los fuertes de Sanders, fueron menos a las urnas que en 2016. Diferencias que importan Sanders se afana ahora por mostrar que las diferencias ideológicas que mantiene con Biden importan. «Joe lleva por aquí mucho tiempo, como yo», dijo esta semana sobre su larga experiencia política. «Y la gente tiene que mirar a lo que hemos hecho cada uno», dijo sobre las decisiones pasadas de cada uno en asuntos como la guerra de Irak, el matrimonio gay, el aborto o el rescate de Wall Street en la crisis de 2008. «Fueron votos difíciles. Yo me puse en el lado correcto de la historia, y mi amigo Joe Biden no». El Supermartes ha dejado a Biden como favorito, llevado en volandas por lo espectacular de su remontada y con adhesiones constantes a su campaña. Pero todavía queda mucho por decidir. La próxima parada será este martes, cuando se ponen en juego seis estados. Algunos de ellos son favorables a Biden -como Misuri y Misisipi, por el peso del electorado negro- y en otros debería ganar Sanders. La pieza clave será Michigan, un estado industrial, con su clase media deteriorada, que fue clave para Trump en 2016. Pero también para Sanders en las primarias; aquí consiguió una victoria que le permitió seguir la pelea contra Clinton hasta el final. En las encuestas manda Biden (38,8% para él a nivel nacional, frente al 29,3% de Sanders en el acumulado de RealClearPolitics) y lo que queda por delante le favorece. Pero si algo han dejado claro estas primarias es cuándo se habrá producido el último bandazo.
05-03-2020 | Fuente: abc.es
Elizabeth Warren abandona las primarias demócratas tras sus malos resultados en el Supermartes
Elizabeth Warren abandona la carrera electoral. Tras los pobres resultados cosechados en el Supermartes, la senadora por Massachusetts, que llegó a liderar las encuestas de las primarias demócratas el pasado año, finalmente tira la toalla, lo que deja que sea Bernie Sanders quien represente al ala izquierdista del partido en la pugna por la nominación. En el bando moderado, Joe Biden tratará de hacerse con la candidatura tras una épica remontada. Warren, que el pasado martes quedó tercera en su propio estado, Massachusetts, prevé dejar la carrera electoral este jueves e informará a continuación a su equipo acerca de sus planres, según fuentes próximas a la hasta ahora aspirante a la candidatura demócrata, según informa «The New York Times». De 70 años, Elizabeth Warren era la única mujer entre los principales candidatos que permanecía hasta ahora en liza. En los últimos días se han apeado también de la carrera por la nominación Michael Bloomberg, Pete Buttigieg y Amy Klobuchar, dejando la competición en una cosa de dos, entre Biden y Sanders.
05-03-2020 | Fuente: abc.es
Elizabeth Warren dice adiós a las primarias y concentra a la izquierda alrededor de Sanders
Elizabeth Warren es la nueva víctima del Supermartes . La candidata progresista no fue capaz de levantar su campaña en la fecha más determinante de las primarias demócratas y este jueves ha tirado la toalla. «No voy a seguir en la carrera por las presidenciales de 2020, pero os garantizo que seguiré en la lucha», dijo a la puerta de su domicilio en Cambridge (Massachussetts). Era una muerte anunciada después de que apostara buena parte de sus esfuerzos en los cuatro primeros estados que iban a las urnas -Iowa, New Hampshire, Nevada y Carolina del Sur- y solo consiguiera un tercer puesto como mejor resultado. El Supermartes dio la puntilla a sus opciones, en una jornada desastrosa en la que ni siquiera consiguió ganar en Massachussetts, el estado al que representa como senadora, y donde quedó tercera, por detrás de Joe Biden y Bernie Sanders. Era un final anunciado para una candidata que llegó a liderar las encuestas en octubre, gracias a una campaña eficiente, una obsesión por presentar programas detallados, una promesa por combatir la corrupción política y empresarial y un gran desempeño en los debates. Warren -profesora en Harvard, creadora de la Agencia para la Protección Financiera de los Consumidores con Barack Obama, senadora desde 2012- aunaba capacidad, experiencia y una ambición por reunir apoyos tanto del centro como de la izquierda. Lo logró hasta que se cuestionó la viabilidad de sus programas sociales -sanidad pública universal, cancelación de la deuda estudiantil- y fue el centro de los ataques del resto de candidatos. «Estaba equivocada», dijo este jueves sobre su intento de una vía alternativa a la izquierda de Bernie Sanders o el centro de Joe Biden, los dos candidatos que se disputarán la nominación. El desplome En el debate de noviembre, todos fueron a por ella y, de forma consistente, se desplomó en los sondeos. Consiguió muchos apoyos entre progresistas de nivel socioeconómico alto y volvió a recuperar el sueño de colocar a una mujer en la Casa Blanca. Pero le costó convencer a minorías y quienes serían los supuestos beneficiarios de sus políticas, la clase trabajadora. Dejó, eso sí, uno de los mejores momentos de la campaña: el tercer grado al que sometió a Michael Bloomberg en el debate con el que debutó en campaña el multimillonario neoyorquino. Warren noqueó al exalcalde de Nueva York, que salió de la velada con sus opciones de ganar la nominación muy disminuidas. Ahora la cuestión está en ver si entrega su adhesión a Sanders, el candidato izquierdista que queda en la carrera. Su campaña reconoció que había hablado tanto con el senador de Vermont como con Biden, pero Warren dijo que se tomará un tiempo para decidirlo. Sanders, con su posición debilitada tras la remontada de Biden en el Supermartes, necesita ese empujón de la que considera su «amiga» y con quien ha compartido bancada en el Senado. Su programa político está también más cerca del líder izquierdista, al que considera su amigo y con quien comparte bancada en el Senado. Pero se asegurará un mejor futuro político si se pone de lado de Biden y del «establishment». De momento, lo que está claro es que, a pesar de las soflamas a favor de la diversidad de género y racial dentro del partido demócrata, la nominación irá para Biden o Sanders, dos hombres, blancos y mayores.
04-03-2020 | Fuente: abc.es
Una épica remontada de Biden aboca las primarias a un duelo con Sanders
Pocas historias destilan la esencia americana como la del «comeback kid», el chico de la remontada. Es el boxeador contra las cuerdas, el dueño del restaurante a punto de quebrar, la madre soltera que hace doble turno para llevar a sus hijos a la universidad. Y también el político desahuciado que da la vuelta a una campaña. Joe Biden se doctoró como «comeback kid» en el Supermartes, la jornada más importante de las primarias demócratas, tras obrar una remontada que quedará para los libros de historia. El exvicepresidente con Barack Obama lo celebró en un escenario también puramente americano, una cancha de baloncesto de barrio en Los Ángeles, con la brisa californiana moviéndole las canas. «Decían que en el Supermartes quizá la campaña se habría acabado para mí», dijo con una amplia sonrisa. Y era verdad: 96 horas antes, muchos le daban por muerto. «¡Pues igual se ha acabado para el otro!», gritó enérgico, en una referencia velada a su contrincante, el izquierdista Bernie Sanders. Biden exageraba, quizá afectado por la euforia de una jornada sorprendente e inmejorable para él. Sanders, que apunta a una importante victoria en California, donde el recuento tardará días, no está derrotado. Pero, sin duda, el Supermartes ha dado un vuelco a la dinámica de las primarias: Sanders contaba con salir impulsado hacia la nominación y la recuperación de Biden supone ahora una batalla cuerpo a cuerpo entre ambos candidatos y con el favoritismo del lado del exvicepresidente. El veterano senador se conformó con el premio gordo de la noche ?California? y victorias en Vermont, Colorado y Utah. Hasta el sábado por la noche, Biden no había ganado ninguno de los tres estados que se disputaron en primarias. Su mejor resultado había sido un segundo puesto en Nevada. Aquella noche ganó con contundencia en Carolina del Sur, y en el Supermartes se impuso en diez estados de los catorce en disputa (el último Maine, caía anoche de su lado). Arrasó en el Sur, con victorias decisivas en estados clave como Virginia y Carolina del Norte. Arrebató primarias que Sanders había ganado con suficiencia en 2016, como Minnesota. Ganó en estados donde ni siquiera había puesto el pie en campaña ?sus arcas estaban agotadas?, como Oklahoma. Doblegó a Elizabeth Warren ?una candidata que se queda sin opciones tras un desastroso Supermartes? en su propio estado, Massachusetts. Y en Texas, el segundo estado más importante en delegados este martes, se impuso por sorpresa a Sanders a pesar del dominio del izquierdista en el voto hispano. El resultado es que Biden borró en un día la ventaja de delegados que le sacaba Sanders y que apuntaba a ampliar en el Supermartes. A falta de que acaben los recuentos, el exvicepresidente saldrá de la cita con ventaja en delegados. Dos claves explican la remontada de Biden: la lealtad de la minoría negra y el toque de filas del «establishment» demócrata. Ambos convergieron en la victoria el sábado en Carolina del Sur, el germen del vuelco del Supermartes. La adhesión de James Clyburn ?el legislador negro de más peso en el Congreso? fue el espaldarazo para un electorado que no olvida la dupla que Biden hizo con Obama (y Biden se lo recuerda cada vez que puede: en un anuncio de radio escuchado en Los Ángeles en la víspera, el exvicepresidente mencionaba a Obama diez veces en 30 segundos). El triunfo arrollador en Carolina del Sur no fue un espejismo y se replicó en los votantes negros del Supermartes (el 58% le apoyó). «Es un candidato que seguirá el legado de Obama», resumía Meredith Thomas-Johnson, seguidora de Biden, en una idea que marcará el resto de las primarias. Es innegable que el Supermartes hubiera sido muy distinto sin la desbandada de candidatos moderados de los últimos tres días. Tras Carolina del Sur, abandonaron Pete Buttigieg y Amy Klobuchar, dos rivales que disputaban el mismo electorado que Biden. Ayer tiraba la toalla Michael Bloomberg, cuya inversión millonaria no le ha servido para nada. Los tres le dieron su adhesión, al igual que hicieron decenas de pesos pesados demócratas en las horas previas a la cita electoral, en una marea de apoyo que dejaba claro quién es el candidato del partido. No lo es Bernie Sanders, que ha atacado en los últimos días al «establishment» que trata de frenarle, y no le falta razón. Las primarias han pasado por el alambique y han quedado en una lucha entre las dos almas del partido: la izquierda populista de Sanders y el «establishment» moderado de Biden.
04-03-2020 | Fuente: abc.es
Bloomberg abandona las primarias y le da su apoyo a Biden
A Michael Bloomberg le ha durado su sueño presidencial un día. El multimillonario neoyorquino lo apostó todo al Supermartes, la jornada más decisiva de las primarias, y perdió. Los votantes le dieron la espalda -no ha ganado ninguno de los catorce estados en juego y apunta a no conseguir ni siquiera un segundo puesto- y este miércoles ha tirado la toalla. El exalcalde de Nueva York ha anunciado que cancela su campaña presidencial ante la evidencia de que se ha quedado sin opciones. «Después de los resultados de ayer, la matemática de delegados se ha hecho imposible y ya no hay un camino viable a la nominación», reconoció en un comunicado. Su inviabilidad era evidente nada más empezaron a salir los resultados. Lo que no estaba tan claro es cuánto tiempo decidiría seguir en campaña y qué pasaría con los descomunales recursos financieros que ha dedicado a ella. Ya está la respuesta: sale de inmediato y apoyará a Joe Biden, el candidato moderado que dio una sacudida a las primarias en el Supermartes y que se erigió como alternativa al favorito hasta el martes, el izquierdista Bernie Sanders. «Conozco a Joe desde hace mucho tiempo», dijo del exvicepresidente con Barack Obama. «Sé de su decencia, honestidad y compromiso con los asuntos que son importantes para nuestro país, incluido el acceso a las armas, la sanidad, el cambio climático y el empleo», añadió antes de confirmar su adhesión: «Trabajaré para convertirle en el próximo presidente de EE.UU». «Comprar las eleccciones» La noticia confirma el fracaso de una estrategia electoral nunca vista, basada en concentrarse en el Supermartes y dedicar un dinero desconocido, incluso para las muy costosas elecciones estadounidenses. No se presentó a las primarias de los primeros cuatro estados -Iowa, New Hampshire, Nevada y Carolina del Sur- y concentró todos sus esfuerzos -y su amplia chequera- en los estados del Supermartes. La inversión en propaganda que el multimillonario neoyorquino ha hecho desde que anunció -a última hora, en noviembre- su aventura presidencial supera los 500 millones de dólares. Sus contrincantes le acusaron en los debates de querer «comprar las elecciones», pero este Supermartes ha demostrado que eso no es tan fácil. Bloomberg parecía tener opciones cuando el voto moderado estaba fragmentado y Biden aparecía como una opción dudosa. Tras la concentración del establishment demócrata alrededor del exvicepresidente, el que parecía una opción prescindible era el propio Bloomberg. La adhesión del multimillonario a Biden refuerza todavía más al exvicepresidente: todo el voto moderado está ya aglutinado en torno a su campaña. Sanders se había beneficiado hasta ahora de una fragmentación moderada que, con la salida de Bloomberg ya es historia.
04-03-2020 | Fuente: abc.es
Bloomberg se estrella en el Supermartes tras quemar 500 millones de dólares en su campaña
El candidato que sale peor parado de un Supermartes histórico es Michael Bloomberg. El multimillonario neoyorquino había jugado todas sus bazas a esta cita electoral y sin escatimar gastos. No se presentó a las primarias de los primeros cuatro estados -Iowa, New Hampshire, Nevada y Carolina del Sur- y concentró todos sus esfuerzos -y su amplia chequera- en los estados del Supermartes. La inversión en propaganda que el multimillonario neoyorquino ha hecho desde que anunció -a última hora, en noviembre- su aventura presidencial supera los 500 millones de dólares. Sus contrincantes le acusaron en los debates de querer «comprar las elecciones», pero este Supermartes ha demostrado que eso no es tan fácil. [Todo sobre las primarias demócratas y las elecciones en EE.UU. 2020, en el Especial ABC] Bloomberg no consiguió ninguna victoria y, además, se vio superado por Joe Biden, la sorpresa de la noche, en los estados donde buscaba presentarse como la alternativa moderada al izquierdista Bernie Sanders. Solo ganará un puñado de delegados y sus posibilidades de conquistar la nominación demócrata -que pasaban por tener suficientes apoyos como para forzar una convención dividida en la que él emergería como candidato de consenso- se esfuman. En la víspera del Supermartes, cuando las cosas ya pintaban mal, Bloomberg quiso insuflar de ánimo a sus votantes y aseguró que seguiría en campaña hasta la convención. Este martes, tras su debacle, se planteaba si tirar la toalla, según publicó «Politico». Un comunicado de su campaña no llegaba a reconocerlo, pero tampoco confirmaba que seguiría en la pelea y se limitaba a decir que la prioridad del multimillonario «sigue siendo la derrota de Donald Trump en noviembre» (Bloomberg siempre ha dicho que seguirá poniendo todo su esfuerzo y dinero en evitar la reelección aunque él no sea el nominado). Bloomberg parecía tener opciones cuando el voto moderado estaba fragmentado y Biden aparecía como una opción dudosa. Tras la concentración del «establishment» demócrata alrededor del exvicepresidente, el que parecía una opción prescindible era el propio Bloomberg. De hecho, en los estados donde parecía que tenía más posibilidades -como Virginia o Oklahoma- ganó Biden y Bloomberg también se vio superado por Sanders. El único estado donde apuntaba a quedar segundo era Colorado. El desplome de Bloomberg vino acompañado de una paradoja: el candidato que, sin duda, obtuvo mejor resultado fue el mismo que menos dinero dedicó al Supermartes: Biden.
04-03-2020 | Fuente: abc.es
Biden revive en el Supermartes y convierte las primarias demócratas en un duelo contra Sanders
«¡Por algo le llaman Supermartes !» Nada más subir al estrado montado sobre una cancha de baloncesto al aire libre en un parque de Los Ángeles, Joe Biden dejó fluir la euforia en una noche que para él será histórica, con independencia de lo que ocurra al final de estas primarias demócratas. En este momento, las proyecciones apuntan a que el exvicepresidente con Barack Obama ganará en al menos nueve de los catorce estados en disputa en el Supermartes -Virginia, Carolina del Norte, Alabama, Tennessee, Oklahoma, Arkansas, Minnesota, Massachussetts y Texas, este último el segundo que más delegados para la convención de julio reparte. Además, tiene muchas posibilidades de imponerse en un décimo todavía sin decidir, Maine. Bernie Sanders, que llegaba a la cita más determinante de las primarias como favorito, resiste en el estado más importante, California, y añade victorias en otros tres estados (Vermont, Colorado y Utah). A Biden se le vio en Los Ángeles con una energía desconocida en campaña. Será la fuerza del que se siente renacido. Hace solo cuatro días, estaba contra las cuerdas, tras haber encadenado resultados mediocres en las tres primeras primarias y con Sanders como líder indiscutible en las encuestas. «Nos decían ?cuando llegue el Supermartes, esto se habrá acabado?», dijo Biden con sorna. «¡Quizá se haya acabado para el otro!», remató en una referencia velada al líder izquierdista. Una forma de explicar la recuperación de Biden es qué ha ocurrido en esos cuatro días: la concentración del voto moderado, cuya fragmentación empujaba a Sanders hacia la nominación. Como una orquesta perfectamente conjuntada, el «establishment» demócrata se movilizó para cambiar la dinámica de las primarias tras la arrolladora victoria de Biden en Carolina del Sur el sábado por la noche, que le colocaba como única alternativa a Sanders. El lunes tiró la toalla un rival de entidad, también moderado, Pete Buttigieg. El martes hizo lo mismo otra candidata centrista, Amy Klobuchar. Al mismo tiempo, se produjeron una oleada de adhesiones de pesos pesados del partido -incluidas las de Buttigieg, Klobuchar y otro excandidato, Beto O?Rourke, con mucho tirón en Texas- y de contribuciones monetarias a su campaña. La otra clave fue su fortaleza en el electorado negro. Tras la adhesión de James Clyburn -el legislador negro con más peso en el Congreso- en la víspera de Carolina del Sur, se ha demostrado este martes que lo que ocurrió en el estado sureño no fue un espejismo. Según los sondeos, Biden se hizo con los apoyos de más de la mitad de los votantes negros, decisivos para el futuro de las primarias. Por tanto, Biden y Sanders solo se llevarán parte de los delegados de cada estado que hayan ganado, y algunos compromisarios irán a parar a su principal rival y a los otros tres precandidatos que siguen en liza: la senadora Elizabeth Warren, el exalcalde de Nueva York Michael Bloomberg y la congresista Tulsi Gabbard. Los medios de comunicación todavía no han declarado un ganador en Texas, el segundo gran premio de las primarias con 228 delegados, ni en Maine, donde las cosas están muy ajustadas entre Sanders y Biden. Ese panorama dificulta predecir quién es el gran ganador de la noche, y la lección inmediata del supermartes parece ser la polarización del partido en torno a las dos opciones que han emergido para representar a sus alas moderada, encarnada por Biden, y progresista, que lidera Sanders. El exvicepresidente dio un discurso ante sus simpatizantes en Los Ángeles (California) antes de que se conocieran los resultados en ese estado y adoptó un tono triunfal, al declarar que su campaña «está despegando». «Todavía es un poco pronto, pero las cosas tienen muy buena pinta», dijo un radiante Biden, que se impuso en seis estados del sur -Arkansas, Oklahoma, Tennessee, Alabama, Virginia y Carolina del Norte-, uno del medio oeste -Minesota- y uno del noreste, Massachusetts. Mientras, en un discurso en Vermont, Sanders subrayó que no se puede «ganar a Trump con el mismo tipo de viejas políticas», en referencia a Biden. Catorce estados y el territorio de Samoa Americana votaron este supermartes para elegir al candidato demócrata que se batirá en noviembre con el presidente Donald Trump por la Casa Blanca. En el supermartes están en juego 1.357 delegados, un tercio del total de compromisarios de todas las primarias. Se necesitan 1.991 para hacerse con la candidatura del partido.
04-03-2020 | Fuente: abc.es
El Supermartes, en directo: Biden gana en nueve estados, pero Sanders se lleva Calfornia
Llegó el Supermartes . El Partido Demócrata vive una jornada decisiva para la elección de su candidato a la presidencia de Estados Unidos, en la que está llamados a participar millones de personas en catorce estados -incluidos los que más delegados reparten, California y Texas- además de ciudadanos del territorio de Samoa Americana y del exterior. El senador Bernie Sanders, que se define como «socialista», lidera hasta ahora las primarias demócratas, pero el establishment se está reagrupando en torno al exvicepresidente Joe Biden, que hasta su resurgimiento en Carolina del Sur parecía en declive. Mientras, se estrena el multimillonario Michael Bloomberg, que no ha participado en las cuatro primeras citas de las primarias. Elizabeth Warren, la otra aspirante izquierdista, afronta el reto de mejorar los pobres resultados obtenidos hasta ahora. 8.44 Biden se hace con el importante estado de TexasTexas es hasta ahora el último estado que ha caído del lado de Joe Biden. Se trata de un importante logro, ya que este es el segundo estado que más delegados aporta a la convención demócrata de julio, 228. Las proyecciones le dan en torno a un 33% de los votos frente al 29% de Sanders, con cerca del 90% escrutado en ese estado. 8.37 La crónica: Biden revive en el Supermartes y convierte las primarias demócratas en un duelo contra Sanders«¡Por algo le llaman Supermartes!» Nada más subir al estrado montado sobre una cancha de baloncesto al aire libre en un parque de Los Ángeles, Joe Biden dejó fluir la euforia en una noche que para él será histórica, con independencia de lo que ocurra al final de estas primarias demócratas. Lea aquí la crónica completa de nuestro enviado especial a Los Ángeles, Javier Ansorena. 8.07 Biden se impone en nueve estados; Sanders gana CaliforniaRecopilamos el estado de cosas en esta noche apasionante de Supermartes: el exvicepresidente Joe Biden se ha impuesto hasta ahora en las primarias de nueve estados: Virginia, Alabama, Arkansas, Massachusetts, Minnesota, Carolina del Norte, Oklahoma, Tennessee y Texas. Además, avanza hacia la victoria en Maine. El senador Bernie Sanders, en cambio, se apunta como ganador en California, el estado que mayor número de delegados reparte (415), Vermont (el estado por el que es senador), Colorado y Utah. Los perdedores de la noche son el multimillonario Michael Bloomberg, que solo ha ganado los caucus del territorio de la Samoa Americana, y Elizabeth Warren, que se va prácticamente de vacío. 7.35 El estado del ?Supermartes?: Biden sorprende y resucita y Sanders se hace fuerte en CaliforniaEntrada la madrugada en EE.UU. y con todavía muchos votos por contar, el ?Supermartes? certifica la remontada de Joe Biden en las primarias demócratas. El ex vicepresidente se impone en ocho estados (Virginia, Carolina del Norte, Alabama, Tennessee, Oklahoma, Arkansas, Minnesota y Massachussetts), mientras que Sanders gana en cuatro (Vermont, Colorado, Utah y California). Todavía es pronto para determinara quién ganará en Maine y en Texas. Este último estado, el segundo que más delegados reparte esta noche, ha sido una de las grandes sorpresas para Biden, que ha conseguido recuperar mucho terreno frente a Sanders y Bloomberg y por ahora encabeza el escrutinio. La campaña de Biden ha revivido gracias a la concentración del voto moderado tras su triunfo arrollador en Carolina del Sur del pasado fin de semana y la marea de abandonos de candidatos centristas -Buttigieg, Klobuchar- y de adhesiones de pesos pesados del partido. 6.35 También se eligen los candidatos a fiscal del Distrito en Los ÁngelesEl Centro de Estudios de Los Ángeles predice los candidatos que se enfrentarán en noviembre serán la titular de Los Ángeles Jackie Lacey y el ex abogado del distrito de San Francisco George Gascon. Se trata de una batalla por reformar el poder judicial del mayor distrito de Estados Unidos. Informa María Estévez. 6.05 Sanders reacciona con optimismo a los resultadosJavier Ansorena: El Supermartes apunta a ser peor de lo esperado para Bernie Sanders, pero el líder izquierdista se llevará un buen botín en los dos estados que reparten más delegados, California y Texas. «Hoy os digo con confianza que vamos a ganar la nominación demócrata y vamos a derrotar al presidente más peligroso de la historia de este país», dijo Sanders en un intento de insuflar optimismo a sus bases. «No sé cómo acabará esta noche. Pero nos va bien en Texas. Y hemos ganado Colorado. Y soy optimista con cautela sobre que ganaremos el mayor estado de este país, California», añadió desde Vermont, el estado por el que es senador y uno de los que se ha anotado en la noche electoral. 5.42 Largas colas de estudiantes para votarMaría Estévez, desde Los Ángeles: A estas horas en Los Ángeles hay colas de hasta 4 horas para votar. La campaña de Bernie Sanders pide a los estudiantes que no dejen de ejercer su derecho a voto. Ahora mismo, miles de estudiantes siguen esperando turno para votar en Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), Universidad del Sur de California (USC) y otras universidades. Se espera que los colegios continúen abiertos hasta las 11 p.m. (hora en California) para la gente que espera. Los voluntarios de Bernie llevan a las colas agua, pizza y mucho ánimo. 5.30 Sanders gana en California, el gran premio del SupermartesEl senador izquierdista Bernie Sanders se impuso este supermartes en el estado de California, el gran premio de las primarias del Partido Demócrata en Estados Unidos por ser el estado más poblado del país, que reparte 415 delegados para la convención demócrata. La noticia cambió el panorama de una noche que había sonreído hasta entonces al exvicepresidente Joe Biden, quien se anotó victorias en ocho estados frente a los cuatro en total de Sanders. 5.24 «El capítulo de agradecimientos de Biden: Buttigieg, Klobuchar, O?Rourke?», por Javier AnsorenaEs innegable que parte de la recuperación de Biden tiene que ver con la consolidación del voto moderado alrededor de un candidato. El ex vicepresidente fue generoso y se acordó de los apoyos clave que ha tenido en los últimos días por parte del «establishment» demócrata: agradeció a Amy Klobuchar -«hemos ganado en Minnesota por ella»-, a Beto O?Rourke -«nos está yendo bien en Texas por él», a Pete Buttigieg -«estoy muy orgulloso de él, es un hombre con carácter y coraje»- y a Jim Clyburn, el influyente legislador negro que fue decisivo en la victoria en Carolina del Sur el pasado sábado. 5.20 El incidente en la celebración de Joe BidenEl discurso de celebración de resultados de Biden fue interrumpido por dos manifestantes. Dos mujeres jóvenes subieron al estrado con carteles que decían «Dejad morir a los lácteos». Fueron retiradas con rapidez por la seguridad del candidato. 5.02 «Biden, eufórico con los primeros resultados: ?Las cosas pintan tremendamente bien?», por Javier AnsorenaJoe Biden ha celebrado en Los Ángeles los buenos resultados que emergen del Supermartes, donde parece certificar que su campaña ha resucitado y es capaz de darle la vuelta all partido. «¡Por alguna razón le llaman Supermartes!», gritó a sus seguidores nada más subirse al estrado en una cancha de baloncesto en un parque de la principal ciudad de California. «Todavía es pronto, pero las cosas pintan tremendamente bien», celebró antes decir, en un guiño a su remontada, que esta campaña es ?para aquellos que ha sido derribados, descontados u olvidados». «Decían que en el Supermartes quizá la campaña se habría acabado para mí», dijo con una amplia sonrisa. «¡Pues igual se ha acabado para el otro!», dijo sin referirse a ningún rival en específico. De momento, Biden ha ganado en siete estados, y Sanders en dos. Pero el resultado en los dos que más delegados reparten, California y Texas, están todavía por definirse. 5.00 Dos espontáneas irrumpen durante el discurso de Joe BidenInforma María Estévez desde Los Ángeles: Se cuestiona la seguridad del vicepresidente Joe Biden. Dos mujeres protestando contra el consumo de lácteos se suben al estrado donde hablaba Biden acompañado de su mujer y su hermana. La celebración por la victoria en varios estados pudo acabar en tragedia. Se pudo ver a Jill Biden suspirando por el susto. 4.35 Biden suma victorias en Oklahoma y Tennessee y Sanders se lleva ColoradoEl exvicepresidente de Estados Unidos Joe Biden gana las primarias demócratas del Supermartes en los estados de Oklahoma y Tennessee, que se suman a las victorias cosechadas en Alabama, Carolina del Norte y Virginia, y el senador por Vermont Bernie Sanders se lleva Colorado, según las proyecciones de los medios estadounidenses. En Oklahoma, que reparte 37 delegados, Biden obtiene el 38,2 por ciento de los votos, mientras que en Tennessee, 64 delegados, el porcentaje alcanza el 41,5. Biden ha logrado también el 59,5 por ciento de los votos en Alabama, el 35,3 por ciento en Carolina del Norte y el 53,3 por ciento en Virginia. Estos estados reparten 52 delegados, 110 y 99, respectivamente. Sanders, por su parte, consigue en Colorado el 36,2 por ciento de los apoyos, estado que se suma a la victoria conseguida en Vermont, su estado natal, donde ha obtenido el 50,3 por ciento de los votos. Colorado reparte 67 delegados y Vermont 16. 4.05 Trump arrasa en las primarais republicanas del Supermartes, como estaba previsto El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha arrasado en las primarias republicanas para su reelección en la carrera a la Casa Blanca durante el Supermartes celebrado en 13 estados, tal y como estaba previsto, según las primeras previsiones. El presidente Trump ha logrado más del 95 por ciento de los votos en muchos de los estados que se han disputado este martes, logrando en algunos como Maine o Carolina del Norte el 100 por cien de los apoyos. 3.45 «La brecha generacional demócrata: los jóvenes con Sanders, los mayores con Biden», por Javier AnsorenaLas encuestas a pie de urna dejan claro desde los primeros estados en los que hay recuento que Sanders se impone entre los votantes jóvenes y Biden, entre los de mediana edad y mayores. Es una tónica que se repetirá en todas las primarias y que podría afectar a la movilización demócrata cuando, previsiblemente uno de los dos, haya que evitar la reelección de Trump. Una excepción es Colin Roth, que apenas aparenta edad de votar y ha venido hasta aquí a apoyar a Biden. «Hay mucho odio en el país y creo que Biden puede unirnos con el apoyo de los moderados», asegura. «La noche pinta bien, sin duda», pronostica, aunque sabe que será muy difícil que el ex vicepresidente gane aquí en California, donde el senador de Vermont tiene mucha ventaja. 3.22 Biden domina en el sur de EE.UU., mientras que Sanders se impone en Colorado El exvicepresidente de Estados Unidos Joe Biden extendió este martes su dominio en el sur del país al ganar las primarias del Partido Demócrata en Oklahoma, Tennessee, Alabama, Virginia y Carolina del Norte, mientras que el senador Bernie Sanders sumaba una victoria en Colorado al triunfo que ya se había anotado en Vermont. Así lo indicaron las proyecciones de los principales medios de comunicación cuando ya han cerrado las urnas en doce de los catorce estados que votan este supermartes, una megajornada electoral que reparte más de un tercio de los delegados para elegir al candidato demócrata en las elecciones presidenciales del 3 de noviembre. 3.20 «Biden es mi candidato porque seguirá el legado de Obama»Informa Javier Ansorena: La elección por parte de la campaña de Biden de este centro comunitario de Los Ángeles no es casual. Es un barrio de clase media con gran presencia afroamericana. Una de sus vecinas es Meredith Thomas-Johnson que ha venido a ver al ex vicepresidente con una amiga y apuesta por Biden porque «seguirá el legado de Obama». Espera que el Supermartes siente la base de una remontada frente a Sanders y desconfía de Michael Bloomberg del que dice que tiene «un historial cuestionable» como alcalde de Nueva York, en referencia a las detenciones policiales de minorías. El electorado negro está levantando la campaña de Biden. Votantes de Joe Biden 2.45 Bloomberg se estrena en las primarias demócratas ganando en Samoa AmericanaEl exalcalde de Nueva York Michael Bloomberg se ha estrenado en las primarias demócratas para la carrera hacia la Casa Blanca ganando Samoa Americana, un territorio estadounidense que celebra sus caucus en el marco del Supermartes, según los resultados proporcionados por el Comité Demócrata de la región. Samoa Americana reparte seis delegados. De ellos, según las proyecciones, Bloomberg, que ha logrado el 49,9 por ciento de los votos, habría ganado cuatro. Por su parte, la precandidata Tulsi Gabbard, que es samoana americana, obtiene uno con el 30 por ciento de los apoyos. 2.30 «Biden y la importancia del voto negro en el Sur», por Javier Ansorena Biden demuestra con sus victorias en otros dos estados sureños- Carolina del Norte y Alabama- que lo que ocurrió en Carolina del Sur -60% del electorado demócrata es negro- no fue casualidad. En su propaganda repite las referencias a Obama sin parar, ha cortejado con fuerza al votante afroamericano y ha conseguido adhesiones clave como la del congresista Jim Clyburn. En Alabama, más de la mitad del electorado demócrata pertenece a esta minoría, mientras que en Carolina del Norte supone un tercio. Este último estado es clave por otra razones: tiene un peso importante en las primarias -110 delegados- y es uno de los estados «bisagra» que deciden elecciones. Aquí ganó Obama en 2008 y perdió en 2012 frente a Trump. Los republicanos lo volvieron a ganar en 2016 con Trump. 2.15 Biden gana en Alabama y Carolina del NorteJoe Biden gana con el 72% de los votos en Alabama, 71% en Virginia, 63% en Carolina del Norte y el 62% en Tennessee, poblaciones con mayoría de votantes afroamericanos. 2.01 «Virginia, ¿inicio de remontada para Biden?», por Javier AnsorenaVirginia, donde las proyecciones apuntan a que Biden ganará con claridad, podría ser el ejemplo de la dinámica de este Supermartes: el ex vicepresidente se confirma como alternativa a Sanders y doblega a Bloomberg. Hubo un momento en el que las dudas sobre su campaña posibilitaron que Bloomberg empatara con él en las encuestas en Virginia, un estado que debería ser favorable para Biden. Si esta dinámica se extiende a muchos estados sureños, Biden tendrá mucho ganado. 1.48 Javier Ansorena: El ex vicepresidente con Barack Obama necesita confirmarse como alternativa moderada a Sanders, que le lleva ventaja en las encuestas. 1.45 Informa Javier Ansorena, enviado especial a Los Ángeles: Faltan dos horas para que comience el acto de celebración de resultados de Joe Biden en un entorno puramente americano: la cancha de baloncesto de un centro comunitario de Los Ángeles. Hasta la bandera de medios de comunicación para la jornada más determinante de las primarias. 1.38 Colegios cerrados en Virginia y VermontLa victoria de Sanders en Vermont era más que esperada, aunque se trata del estado con menos delegados en juego este Supermartes, tan solo 16. Virginia, por otro lado, reparte 99 delegados y el hecho de que las proyecciones hayan llegado sin que se conozcan todavía los resultados indica que la victoria de Biden será amplia y que el exvicepresidente puede tener una buena jornada en los estados sureños. Vermont y Virginia son los únicos estados de EEUU que han cerrado ya sus colegios, mientras que a estas horas siguen votando en California, Texas, Massachusetts, Carolina del Norte, Minesota, Colorado, Alabama, Tennessee, Arkansas, Maine, Utah y Oklahoma. 1.30 Sanders y Biden inauguran el Supermartes con victorias en Vermont y Virginia El senador izquierdista Bernie Sanders ganó este martes las primarias demócratas a la Casa Blanca en su estado, Vermont, mientras que el exvicepresidente Joe Biden lo hizo en Virginia, según las proyecciones de medios de comunicación estadounidenses. Sanders y Biden compiten en este Supermartes, con votaciones en 14 estados para elegir al candidato demócrata que competirá con Donald Trump por la Casa Blanca en noviembre, con la senadora Elizabeth Warren, el multimillonario Michael Bloomberg y la congresista Tulsi Gabbard como contrincantes. 1.20 De la carrera a la Casa Blanca se retiró finalmente Pete Buttigieg, el más joven de los candidatos demócratas, tras su estripitosa caída en las primarias de Carolina del Sur. No obstante, siguen en la disputa contra Sanders y Biden el exalcalde de Nueva York Michael Bloomberg, que no ha participado en las cuatro primeras citas electorales, y Elizabeth Warren, la otra aspirante izquierdista del Partido Demócrata. 1.15 Entre los candidatos con más papeletas para disputarle la presidencia a Donald Trump se encuentran Bernie Sanders, que hasta el momento lidera las primarias, y Joe Biden, que se postula como el gran rival de Sanders tras su victoria en Carolina del Sur. 1.05 Buenas noches y bienvenidos a ABC.es. Hoy les vamos a contar minuto a minuto el Supermartes de Estados Unidos. Una jornada decisiva para el partido demócrata, pues millones de sus electores votarán a su candidato en catorce estados.
1
...