Infortelecom

Noticias de medicina

23-03-2020 | Fuente: abc.es
El confinamiento de mayores de 65 años ordenado por el alcalde de Moscú no afectará a Putin
El alcalde de Moscú, Serguéi Sobianin, acaba de ordenar el confinamiento domiciliario de los moscovitas mayores de 65 años y de todos aquellos que padecen enfermedades crónicas, incluyendo la diabetes. La medida, que según Sobianin, tiene como objetivo proteger a las personas de mayor riesgo ante la epidemia de coronavirus, deberá empezar a aplicarse este jueves y durará hasta mediados de abril. Quedan exceptuados de esta norma los médicos y los responsables oficiales y empresariales cuya presencia en sus puestos de trabajo se considere vital. Aquellos mayores de 65 años activos todavía desde el punto de vista laboral no imprescindibles deberán trabajar desde casa o darse de baja, que tendrá que ser obligatoriamente remunerada. Podrán salir a la calle solamente a adquirir alimentos o medicinas. Los de edad más avanzada recibirán el apoyo de un servicio de asistencia especial a domicilio para dotarlos de todo lo necesario. Para compensar los costos asociados al autoaislamiento, recibirán una dotación de 4.000 rublos (50 euros). A excepción del presidente El primer ministro ruso, Mijaíl Mishustin, no ha secundado todavía a nivel federal la medida decretada por el alcalde moscovita, pero en su reunión de hoy con los viceprimeros ministros ha aconsejado a los mayores no salir de casa. En cualquier caso, la medida no afectará al presidente Vladímir Putin, que, aunque cumplirá 68 años el próximo octubre, el desempeño de sus prerrogativas se considera de importancia vital para el funcionamiento de Estado, sobre todo en situación de pandemia por el COVID-19. Ante el ejemplo de la canciller alemana, Angela Merkel, que se ha confinado en su domicilio después de haber contactado con un médico enfermo de coronavirus, los periodistas le han preguntado al portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, si Putin no piensa adoptar algún tipo de medida de protección, a lo que ha contestado que «no, por el momento. Por ahora no se contempla que el presidente trabaje a distancia». Algunas publicaciones sostienen que, no obstante, el máximo dirigente ruso podría abandonar Moscú y establecer su despacho en su residencia de Sochi, a orillas del mar Negro, o en la de Valdái, en la región de Nóvgorod, a medio camino entre la capital rusa y San Petersburgo En su reunión de esta mañana, Mishustin ha facilitado las últimas cifras sobre la propagación del coronavirus en el país. En las últimas 24 horas se han registrado 71 nuevos casos, todos ellos en Moscú, lo que eleva la cifra total en Rusia a 438 infectados. De ellos, la capital rusa concentra 191 enfermos. Posible cierre de Moscú Según el diario económico ruso RBK, la Policía está ya ensayando el procedimiento para cerrar Moscú y establecer el toque de queda, si tales medidas llegasen a tomarse por las autoridades. Los agentes fijan ya los lugares en donde instalarán los puestos de control en las vías de acceso a la capital. No se descarta que, en caso de necesidad, a la Policía se uniesen unidades del Ejército y de la Guardia Nacional. A partir de hoy, según ha anunciado la Agencia de Transporte Aéreo de Rusia (Rosaviatsia), queda restringida la comunicación aérea con el resto del mundo. Hasta ahora se extendía solamente a los países con mayor tasa de casos de coronavirus (China, Corea del Sur, Irán, la Unión Europea en su conjunto, Estados Unidos, Reino Unido, Noruega y Suiza). Ahora se unen otros 95 países, a los que los vuelos se efectuarán solamente a sus respectivas capitales por la compañía estatal rusa, Aeroflot, y exclusivamente desde Moscú. Pero, al tener todo extranjero el acceso cerrado a Rusia, todos estos vuelos serán utilizados únicamente por rusos, diplomáticos de otros países, delegaciones oficiales y para tránsito. Los vuelos chárter seguirán operando con la única finalidad de repatriar a rusos atrapados por el cierre de fronteras en distintos lugares del mundo. A partir de ahora, las restricciones de tráfico aéreo más importantes afectarán también a Turquía, Japón, India, Vietnam y Tailandia. Por otro lado, la consulta popular prevista para abril sobre la reforma constitucional que permitirá a Putin presentarse a los comicios de 2024 y a los de 2030 podría posponerse a junio a causa del coronavirus. Así lo asegura el periódico ruso «Védomosti», que cita fuentes de la Administración del Kremlin. Según el rotativo, la decisión está ya tomada y se anunciará oportunamente, aunque falta fijar la fecha de la nueva votación. De momento, según el decreto firmado por el presidente ruso, el plebiscito está convocado para el 22 de abril. Tanto los expertos como la presidenta de la Comisión Electoral Central, Ella Pamfílova, insisten en que no hay necesidad de celebrar ninguna votación, ya que, tras haber recibido el apoyo del Parlamento ruso y las asambleas locales, la reforma constitucional de Putin es legal y ya ha entrado en vigor. La consulta popular convocada por el presidente, dicen, «es un acto de buena voluntad del jefe del Estado», pero no es imprescindible. De hecho, Pamfílova ya ha dado instrucciones a las comisiones electorales regionales para que suspendan los preparativos de la votación y dejen de imprimir papeletas y folletos explicativos hasta nueva orden.
22-03-2020 | Fuente: abc.es
Rusia envía a Italia 9 aviones militares con personal y equipos para combatir el coronavirus
Por decisión expresa del presidente Vladímir Putin, tras mantener una conversación telefónica con el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, mañana lunes partirán hacia Italia desde el aeródromo cercano a Moscú de Chkálovski, nueve aviones militares de transporte IL-76. A bordo viajarán ocho brigadas médicas con 100 especialistas en epidemiología y virología y equipamiento para combatir el Covid-19. Tras la orden dada por Putin, el operativo ha sido organizado directamente por el ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú. En un comunicado de su departamento se informa que el equipamiento listo para enviar a Italia incluye modernos sistemas de desinfección y diagnóstico, en especial pruebas para detectar la enfermedad en su fase temprana. La insuficiencia de estos test es lo que en muchos lugares está agravando la pandemia. No se aclara, sin embargo, si el material incluye también respiradores, que se prevén muy necesarios en Rusia y cuya escasez también está haciendo estragos en el sistema sanitario de numerosos países. Entre los equipos de desinfección se enviarán cañones de aerosol «Orlán» para su uso en calles y grandes superficies. También aparatos difusores para limpiar de microorganismos los transportes públicos. De esta forma, Rusia muestra su solidaridad con un país europeo con el que siempre mantuvo estrechos lazos, tanto económicos como culturales y hasta políticos en la época soviética entre sus respectivos partidos comunistas. Sin embargo, en las redes sociales rusas surgen ya críticas a esta medida de Putin en un momento en el que la incertidumbre sobre cómo se desarrollará la epidemia en Rusia atenaza a la población. Los comentarios más comunes son «les envían ayuda con nuestros impuestos cuando nosotros también estamos necesitados» o «claro, toda la élite rusa tiene sus mansiones en Italia y al poder le preocupa más eso que la gente de a pie». La situación de la epidemia en Rusia no es todavía preocupante, aunque la enfermedad avanza día a día. En las últimas 24 horas se han registrado 53 nuevos infectados, lo que eleva la cifra total a 306 enfermos. La única muerte hasta ahora tuvo lugar el pasado jueves. Cierre de establecimientos El organismo de control ruso, Rospotrebnadzor, ha pedido el cierre de gimnasios, parques acuáticos y todo tipos de instalaciones deportivas. Las competiciones deportivas, salvo las de ajedrez y siempre que tengan lugar con poca presencia de público, están ya suspendidas al igual que espectáculos teatrales, circenses y proyecciones cinematográficas. Los museos están también cerrados y prohibida cualquier concentración al aire libre y aquellas que se celebren en sitios cerrados que reúnan a más de 50 personas. Restaurantes y cafeterías siguen abiertos, aunque muchos de estos establecimientos ha tenido que echar el cierre por falta de clientes. Funcionan sobre todo aquellos restaurantes que sirven comidas a domicilio. Sin embargo, según aseguró hoy el alcalde capitalino, Serguéi Sobianin, el metro de Moscú, unos de los más grandes, bellos y concurridos del mundo, con más de seis millones de pasajeros diarios, no cerrará por el momento pese al enorme peligro de propagación del coronavirus, sobre todo en horas puntas. Aunque muchas empresas y organismos oficiales han enviado a parte de sus empleados a trabajar desde casa, sigue siendo todavía muy alto el número de desplazamientos por la ciudad en el transporte público y, sobre todo, en los vehículos privados. No se ha decretado todavía el confinamiento general de la población. Mientras tanto, se incoan las primeras causas criminales por violar la cuarentena domiciliaria de 14 días, obligada para todos aquellos que llegan a Rusia desde el extranjero. La pena máxima por este delito puede alcanzar los cinco años de cárcel. Irina Sánnikova, principal especialista médico en enfermedades infecciosas de la ciudad rusa de Stávropol, en el sur del país, se enfrenta ahora a un proceso por no haberse autoaislado tras regresar de Madrid el pasado 9 de marzo. Se la acusa además de haber ocultado ese viaje a España. Sánnikova es profesora en la Universidad Estatal de Medicina de Stávropol y principal especialista independiente en enfermedades infecciosas del Ministerio de Sanidad regional. Tras volver de Madrid, continuó su vida normal y, según el informe policial, se reunió el 10 de marzo con estudiantes y colegas. Una veintena de personas con las que tuvo contacto desde entonces han sido puestas en cuarentena. Ella ha reconocido su irresponsabilidad y se encuentra ahora hospitalizada con neumonía en una unidad de cuidados intensivos.
22-03-2020 | Fuente: as.com
Ana Martínez: "Estoy lista para echar una mano en el hospital"
La internacional del Elche, con el título de medicina y a la espera de iniciar el MIR, se ha apuntado en una bolsa de trabajo "por si me necesitan"
21-03-2020 | Fuente: abc.es
La capital del mundo cierra el telón
La voz de Nueva York sale apagada, como si llevara puesta mascarilla. No suenan el estruendo de los tubos de escape, el suspiro hidráulico de los autobuses, el griterío de los «dive bars» del East Village, el murmullo de tacones de la hora punta en Grand Central o Penn Station. Es como si la esencia de la ciudad se hubiera congelado. La Nueva York hiperactiva, compulsiva, que se lanza cada tarde a explorar bares, teatros, cocinas, «performances», se ha esfumado. Ha quedado en un suburbio somnoliento con edificios altos. Todavía se apagará más a partir de hoy. Esta noche entra en vigor la orden de confinamiento del gobernador del estado, Andrew Cuomo, que ordena a todos los habitantes de la principal ciudad de EE.UU. y al resto del estado al que da nombre a permanecer en casa. La ciudad cierra el telón para tratar de frenar la expansión de la epidemia del coronavirus, una batalla que será cruenta. Nueva York es otra vez la Zona Cero. Ahora la explosión es lenta, pero imparable. Los casos de coronavirus se han disparado en esta última semana. Los positivos confirmados se han multiplicado en más de diez veces desde el lunes. Al cierre de esta edición, el estado de Nueva York había superado los diez mil casos, cerca de la mitad de todos los registrados en EE.UU., que cuenta con contagios en sus 50 estados. De ellos, 6.211 casos se registraban en la ciudad de Nueva York. Estos números son solo la cresta de una ola gigantesca, que está a punto de descargar su fuerza contra la ciudad. Es evidente que son muchos más y que, cuando el lector lea estas cifras, ya estarán anticuadas, con un crecimiento exponencial. Lo que es innegable es que Nueva York -que supone ahora mismo más de un tercio de todos los casos registrados en EE.UU.- es el «epicentro de la crisis». La definición es del alcalde de la ciudad, Bill de Blasio, que lleva días defendiendo la imposición de medidas estrictas de confinamiento y el despliegue inmediato del ejército. «Es una de las mayores crisis en este país en las últimas generaciones», advirtió este viernes. Como en cualquier otro lugar afectado por la epidemia, la gran preocupación es el sistema hospitalario, que ya da señales de sofoco. Al final de esta semana, los hospitales de todo el estado han empezado a advertir de que no habrá camas, que se quedan sin respiradores para los casos más graves, que faltan mascarillas y protección para los trabajadores sanitarios. Las autoridades tratan de reaccionar: el presidente de EE.UU., Donald Trump, ha enviado un buque-hospital con mil camas; se han cancelado cirugías no urgentes y se han dado altas a casos poco graves para liberar espacio; se forma a médicos de otras especialidades para operar respiradores y tratar a pacientes de coronavirus; dos mil médicos jubilados se han prestado como voluntarios para trabajar; el Cuomo anunció ayer que se instalaría un hospital de campaña en el Javits Center, el mayor centro de convenciones de EE.UU., y otros centros en más localizaciones. Otra dimensión Pero todo parece un parche ante el tsunami de contagios y hospitalizaciones que promete el coronavirus. La situación trágica de Italia y España apunta a repetirse en Nueva York, con el agravante de que es una ciudad muy grande -la mayor de EE.UU. con 9 millones de habitantes y otros 23 millones en su área metropolitana-, de gran densidad urbana, muy articulada con un amplio sistema de transporte público y con un sistema sanitario disfuncional, un mosaico inconexo de hospitales y seguros médicos. Hace una semana, la gente llenaba las terrazas de los restaurantes en un día de primavera adelantado y se seguían juntando en los bares, a pesar de que las televisiones no echaban ningún partido, con todas las ligas profesionales ya suspendidas. El virus, que se contagia también sin síntomas, ha podido circular con velocidad conectada y abigarrada. El temor es que Nueva York -y EE.UU. en general, comandado por un Donald Trump que ha tardado en entender la gravedad del asunto- no haya aprendido de Italia y España y haya reaccionado tarde. Para muchos, las medidas también son insuficientes. El confinamiento ordenado por Cuomo este jueves y que arranca esta noche es una versión «light» de lo que se vive en España. En principio, solo se puede salir de casa a trabajar en servicios esenciales, comprar comida o medicinas o recibir tratamiento médico. Pero, al mismo tiempo, se permite que la gente dé paseos o salga a correr, siempre que mantenga el distanciamiento físico de dos metros. Tampoco se multará a la gente que no cumpla con las normas. Calma tensa «Deberían cerrar los parques, ayer estaban llenos de gente, jugando a baloncesto y a fútbol», asegura Shantal de los Santos, neoyorquina de Queens. Ayer era el viernes, con un día de nuevo primaveral y mucha gente se echó a la calle, como si nada pasara. La contradicción habitual de Nueva York se reflejaba en la reacción a la epidemia: algunos se parapetaban en sus casas, siguiendo las recomendaciones de las autoridades; pero Central Park estaba lleno de grupos de personas disfrutando el buen tiempo y en las escaleras externas de las casas de Brooklyn había música, jolgorio y olor a barbacoa, como cualquier noche de primavera. La ciudad vive en una mezcla de estupefacción, ansiedad, indiferencia y temor, con la calma tensa que antecede a la tormenta. En la calle, el colapso sanitario, que las autoridades dan por hecho, todavía no preocupa tanto como el impacto económico. Miles de neoyorquinos se han quedado sin trabajo y con la incertidumbre de cuánto durará esta situación. Es el caso de Marcos de la Fuente, un español que vive aquí desde hace dos años y que organiza el Festival Kerouac y otras citas culturales alrededor de la poesía. Toda su actividad se ha parado, igual que la de su mujer, Vanesa Álvarez, una artista que da clases de muralismo en un colegio público del Bronx. Como muchos otros, se han quedado sin ingresos de la noche a la mañana. Ella está embarazada. Su casera les exige el pago adelantado de cinco meses de alquiler para renovar su contrato de subarrendamiento. El gobernador ha anunciado una moratoria de 90 días para los desahucios, pero eso no acaba con la ansiedad que sienten muchos vecinos sobre su futuro. «La verdad es que me preocupa más lo económico que la salud», dice De la Fuente. «Es una situación muy complicada». El drama es que nadie sabe cuándo acabará.
20-03-2020 | Fuente: abc.es
Nuevo récord de muertos en Italia por coronavirus: 627 muertos en un solo día
Ha sido un viernes negro, con 627 muertos por la epidemia del coronavirus . Un récord en un solo día, lo que supone un incremento del 18,4% con relación al jueves. El total de fallecidos desde que se inició la epidemia, el pasado 21 de febrero, es 4.032. Las personas que se han contagiado con el Covid-19 son 47.021, lo que representa 5.986 más que en la jornada del jueves, un aumento del 14%. El total de las personas curadas desde el 21 de enero es 5.129 (+689 con relación a la jornada anterior, +15,5%). De acuerdo con el boletín de Protección Civil ofrecido en la tarde del viernes, actualmente los infectados son 37.080; cifra que se elevaría a los 47.021 citados si en el total se incluyen los muertos y las personas curadas. Los pacientes hospitalizados son 16.020; de ellos, 2.655 se encuentran en cuidados intensivos, mientras 19.185 están en aislamiento domiciliario. El notable aumento de nuevos casos de contagiados y de fallecidos ha alarmado a los expertos y a los ciudadanos que siguen cada día ante la televisión, como si se tratara de un ritual, el boletín que ofrece Protección Civil. «Esto no va bien, no va bien», reconoce el profesor Giovanni Rezza, del comité sanitario que asesora al Gobierno y director del departamento de Enfermedades Infecciosas del instituto Superior de Sanidad. Hay un claro motivo para la decepción generalizada. «En fase de crecimiento» Teniendo en cuenta que han pasado casi dos semanas desde que el Gobierno adoptó duras restricciones en los desplazamientos y en las libertades, sobre todo en las regiones del norte, se creía que ahora podría estar llegando una situación estacionaria. Los datos confirman lo contrario, como reconoce el profesor Gianni Rezza: «Es evidente que estamos aún en fase de crecimiento. Estas cifras dicen que probablemente han surgido nuevos focos de la epidemia. Sabemos que la situación en Lombardía es realmente catastrófica. En particular en Bérgamo y Brescia. Focos importantes hay también en Emilia-Romaña y las Marcas», añade el profesor Rezza. Lombardía es, con diferencia, la región más afectada, con un total de 22.264 personas contagiadas desde el inicio de la epidemia; de ellas, 2.380 (+11,9%) en un solo día, y los muertos superan ampliamente los 2.000. Son cifras oficiales que los alcaldes de las zonas afectadas las consideran por debajo de las reales. Giorgio Gori, alcalde de Bérgamo, reconoce que la situación en los hospitales es desesperada, «peor de lo que se pueda imaginar; los ancianos ya mueren en sus casas»: «A los hospitales públicos se han añadido los privados. Se han multiplicado las camas y los puestos para cuidados intensivos, pero no es suficiente. Las personas que tendrían necesidad de ser hospitalizadas y curadas son muchas más», afirma el alcalde Bérgamo. Ancianos mueren en sus casas El alcalde Gori confirma que desde hace muchos días en su ciudad se practica una medicina de guerra, con los médicos viéndose obligados a escoger qué pacientes pueden salvar, mientras ancianos mueren en sus casas porque ni siquiera pueden ir ambulancias a recogerlos ya que no hay espacio en los hospitales: «Eso es lo que está sucediendo». En esta provincia, según el alcalde Gori, el número de fallecimientos a causa del virus es con mucho superior al de las estadísticas oficiales. Muchos enfermos mueren de neumonía en sus casas, o en asilos sin que nadie les haya hecho una prueba del coronavirus, ni antes ni después de morir. «Para hacerme una idea -señala el regidor de Bérgamo-, he llamado a una docena de alcaldes: en esos municipios el número de muertos atribuibles a la epidemia es unas cuatro veces superior a la cifra oficial», declara el alcalde al «Huffington Post».
20-03-2020 | Fuente: abc.es
En Italia, como en la guerra: los consumos energéticos se hunden al nivel del año 1943
Con el agravarse de la pandemia del coronavirus en Italia se hunde también el consumo de energía y el país camina hacia su paralización. Con la crisis del Covid-19 los consumos energéticos han caído a un nivel que no se registraba en Italia desde el año 1943, en los tiempos de la segunda guerra mundial. En efecto, la demanda de gas, petróleo y corriente eléctrica ha caído en picado, más de un 10 por 100, según destaca con grandes titulares «Il Sole 24 Ore». La brusca caída se ha producido sobre todo en las regiones más afectadas por la epidemia, como Lombardía, Veneto y Emilia-Romaña, las más ricas del país, representando casi el 40 por 100 del PIB italiano. Actualmente, la actividad industrial y comercial de Italia se ha reducido al 10 %; el 90 por 100 de la gente está parada en su casa, según datos de los ministerios de Economía y el de las Autonomías. Pero son varios los presidentes regionales que urgen al gobierno a adoptar medidas más restrictivas, porque hay demasiada gente en la calle que no cumple con la apremiante recomendación del Gobierno y autoridades sanitarias para que nadie salga de su casa. Ni siquiera la normativa que impone fuertes sanciones ha servido para convencer a todos los italianos sobre la necesidad urgente de no salir a la calle. Hacia una mayor paralización El presidente de Lombardía, Attilio Fontana, y el de Véneto, Luca Zaia, presionan al primer ministro, Giuseppe Conte, para que el gobierno paralice el transporte publico y las actividades productivas, con la excepción de los servicios básicos. Se calcula que media Lombardía sigue con sus desplazamientos: Por trabajo o con otras justificaciones, un 43 por 100 de los lombardos se mueve de casa, según datos de la región. En Bérgamo, el mayor foco de la epidemia, que cuenta con 80.000 pequeñas y medianas empresas en toda la provincia, el alcalde Giorgio Gori pide al gobierno que «se cierre todo, incluso las fábricas». Gori reconoce que la situación en los hospitales es desesperada, «peor de lo que se pueda imaginar; los ancianos ya mueren en sus casas»: «A los hospitales públicos se han añadido los privados. Se han multiplicado las camas y los puestos para cuidados intensivos, pero no es suficiente. Las personas que tendrían necesidad de ser hospitalizadas y curadas son muchas más», afirma el alcalde Bérgamo. Ancianos mueren en sus casas Giorgio Gori confirma que desde hace muchos días en su ciudad se practica una medicina de guerra, con los médicos viéndose obligados a escoger qué pacientes pueden salvar, mientras ancianos mueren en sus casas porque ni siquiera pueden ir ambulancias a recogerlos ya que no hay espacio en los hospitales: «Eso, es lo que está sucediendo. En esta provincia, el número de fallecimientos a causa del virus es con mucho superior al de las estadísticas oficiales. Muchos enfermos mueren de neumonía en sus casas, o en asilos sin que nadie les haya hecho una prueba del coronavirus, ni antes ni después de morir. Para hacerme una idea, he llamado a una docena de alcaldes: En esos municipios el número de muertos atribuibles a la epidemia es unas cuatro veces superior a la cifra oficial», declara el alcalde de Bérgamo al Huffington Post. Conte: «Inevitable» nuevas restricciones Ante esta trágica situación sanitaria, el camino para el gobierno está trazado: Endurecer aún más las restricciones. El primer ministro Conte aseguró que era «inevitable». Entre las nuevas medidas que el gobierno anunciará en las próximas horas están, entre otras, las restricciones en las salidas y en el deporte ?se permitirá hacer footing cuando se va solo y ceca del domicilio-. En todas las ciudades se aumentarán mucho más los controles de las fuerzas de seguridad y con la participación del ejército, presente ya en varas regiones. Prueba de una mayor rigidez se ve en Roma: Hasta ahora en los controles policiales se hacían solo verificaciones puntuales. Desde mañana se controlarán a todos los coches que circulen por la capital.
20-03-2020 | Fuente: abc.es
Rusia empieza a probar una vacuna contra el coronavirus
Con un total de 199 infectados en todo el país por el coronavirus a día de hoy y una única muerte, el Centro de Virología «Véctor» de Novosibirsk (Siberia) ha empezado a probar una vacuna contra la enfermedad. Así lo asegura el órgano de control ruso, Rospotrebnadzor. Según la información difundida, las pruebas se están realizando en animales de laboratorio, en primates concretamente, y se espera que esté lista para su empleo en seres humanos hacia octubre-noviembre del presente año. «Los especialistas deberán antes determinar los prototipos más seguros y eficaces del medicamento y comprobar su capacidad para provocar una respuesta satisfactoria del sistema inmunológico», señala Rospotrebnadzor. Una vez se haya conseguido, tendrán que establecerse la dosis y el método de administrar el medicamento. Estados Unidos y China desarrollan también una vacuna contra el COVID-19. Estas esperanzadoras noticias contrastan con otras menos halagüeñas. Según el canal de televisión ruso «Star», que citaba testigos presenciales, el jueves se produjo en el aeropuerto de la ciudad siberiana de Krasnoyarsk una avalancha de pasajeros que causó varios heridos leves a la salida de la terminal de llegadas. Se trataba de las personas que habían llegado en tres vuelos internacionales y esperaban en una larga cola que funcionarios del Rospotrebnadzor les registrasen para hacer seguimiento de la cuarentena domiciliaria de 14 días que todos deberán ahora observar. Pero hartos de esperar, un grupo de pasajeros se abalanzaron sobre el resto de la fila con la intención de alcanzar la salida de la terminal sin tener que rellenar el formulario exigido por las autoridades. Turistas rusos están teniendo enormes dificultades para regresar a su país por la cancelación de vuelos en todas partes. Muchos llevan días atascados en diferentes aeropuertos del mundo y lo único que desean es volver lo antes posible a sus casas. Acceso cerrado Los extranjeros tienen desde hace días cerrado el acceso a Rusia, pero los rusos, independientemente de la zona desde donde viajan, deben someterse a un autoaislamiento de dos semanas como medida de prevención contra el coronavirus. Para ello, están obligados a dar constancia documental de su llegada y facilitar su identidad y domicilio para hacer un seguimiento que permita controlar que, en caso de que traiga la enfermedad desde fuera, no se la contagie a otros y él mismo sea sometido a tratamiento. Con tan sólo dos casos de COVID-19, detectados en dos ciudadanos chinos a finales de enero, Rusia cerró ya entonces su frontera terrestre con China y dejó de despachar visados a sus nacionales. Tan tajante medida parecer haber surtido efecto, ya que, el mayor país del mundo con una población de más de 145 millones de habitantes, es uno de los que tienen la tasa más baja de propagación del virus en el mundo. Hasta el 6 de marzo, se habían contabilizado solamente 10 casos. Pero la cifra ha ido aumentando y en dos semanas se ha situado en 199 infectados. La única muerte se produjo ayer jueves. Fue una mujer moscovita de 79 años con varias enfermedades crónicas. Los eventos públicos seguirán suspendidos por el momento, incluyendo las competiciones deportivas, y se ha ordenado el cierre de teatros, salas de concierto y museos. Saltarse una cuarentena pude suponer hasta cinco años de cárcel. Los colegios estarán ya cerrados a partir de la semana que viene mientras las empresas e instituciones oficiales tienden a priorizar que sus empleados trabajen desde casa, siempre y cuando sea posible. Lo que no se ha hecho todavía es decretar un confinamiento general de la población en sus domicilios. Las fronteras terrestres de Rusia con casi todos sus vecinos, incluyendo también a Bielorrusia, han sido clausuradas. Por otro lado, el Gobierno ruso comienza hoy a monitorear las existencias de productos de alimentación y medicamentos y sus precios para evitar abusos, anunció ayer el primer ministro, Mijaíl Mishustin. Según sus palabras, se vigilará que «no haya estantes vacíos en las tiendas». Los comerciantes obtendrán además préstamos para crear reservas de alimentos y medicinas.
20-03-2020 | Fuente: abc.es
La alcaldesa de Guayaquil, que prohibió aterrizar a Iberia, da positivo por coronavirus
En un vídeo que colgó en su cuenta de Twitter, la alcaldesa de Guayaquil, Cynthia Viteri, anunció que las pruebas que se hizo dieron positivo por Covid-19. «El día de hoy me he enterado de que he sido contagiada por coronavirus», dijo, mientras anunciaba que seguirá al frente el municipio y pedía a sus hijos y nietos no visitarla, sino quedarse en casa.<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="es" dir="ltr">El día de hoy me he enterado que he sido contagiada por coronavirus. <a href="https://t.co/az3QV9X5T1">pic.twitter.com/az3QV9X5T1</a></p>&mdash; Cynthia Viteri (@CynthiaViteri6) <a href="https://twitter.com/CynthiaViteri6/status/1240661848225189888?ref_src=twsrc%5Etfw">March 19, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> Viteri fue blanco de duros ataques por su decisión de bloquear con coches la pista del aeropuerto internacional José Joaquín de Olmedo, de Guayaquil, que evitó que aterrizaran un avión de Iberia, procedente de Madrid, y otro de Amsterdam, para repatriar a ciudadanos europeos varados en diferentes puntos de Ecuador por las restricciones aéreas ante la pandemia. De inmediato, la Fiscalía General abrió una indagación previa. «Que me apliquen la pena que sea», replicó la alcaldesa, quien fuera candidata a la Presidencia de la República en las últimas elecciones por el Partido Social Cristiano (PSC) de centroderecha, y en constante discrepancia con el gobierno. «La aeronave venía nada menos que de Madrid, con 11 tripulantes, los cuales iban a quedarse en Guayaquil en un hotel hasta el viernes. ¿Cómo es posible que fuera a permitir que aterrice el avión (se refiere al de Iberia) para que se quede en la ciudad de mayor grado de coronavirus?, se preguntó. Y ella mismo respondió: ?es criminal? porque el primer caso en Ecuador vino desde la capital española. Hasta ayer por la mañana, Ecuador registraba 199 casos positivos de Covid-19; en Guayas, 157. Pero las cifras varían de la mañana a la tarde cuando el Comité de Operaciones de Emergencia (COE), emite los informes. Observadores consideran que hubo descoordinación entre las autoridades nacionales y el Municipio de Guayaquil, ya que la mañana del miércoles el vicepresidente, Otto Sonnenholzer, que es presidente del COE, anunció que el toque de queda que rige en todo el país de las 21:00 a las 05:00, en Guayaquil comenzaría desde las 16:00, puesto que la primera noche la gente no acató y seguía en las calles. «Nadie entra, ni nadie sale, salvo los vehículos de carga; es decir, alimentos y medicinas», había sido la consigna de la alcaldesa después de esta declaración. Hasta la mañana del miércoles, en Ecuador solo era un rumor que llegarían aviones a sacar a ciudadanos europeos. Luego se supo que serían de Iberia y KLM. Los vuelos habían sido coordinados entre las autoridades de Aviación, las del Ministerio de Transporte y los consulados respectivos.
19-03-2020 | Fuente: as.com
Clemente estalla contra la tele: "Están metiendo un acojono en la gente impresionante"
"La gente que está en casa necesita estar entretenida no dar los coñazos de programas hablando de la pandemia como si fuéramos estudiantes de medicina".
19-03-2020 | Fuente: abc.es
«Nos envían a la guerra sin protección», lamenta un médico italiano tras la muerte de un compañero
«Mi padre, Marcello, un gigante bueno, ha caído como un héroe, en la primera línea del frente hasta el último instante», cuenta su hija, Michela, de 23 años. El doctor Marcello Natali (57) ha muerto en un hospital de Milán; es uno de los trece médicos fallecidos en Italia por el coronavirus , la mayoría en Lombardía. Ya son 2.629 los efectivos sanitarios, el 8,3% de los casos totales, contagiados en Italia, el doble de los registrados en Wuhan, según los datos del Instituto Superior de la Sanidad. El médico Marcello Natali era médico de familia de Codogno, el pueblo de 15.000 habitantes que fue el epicentro de la epidemia y quedó aislado el 23 de febrero. Natali ha muerto solo, como todas las víctimas del coronavirus (más de 3.000) sin el conforto de sus seres queridos. «Te destroza ver cómo mueren; los pacientes solo nos tienen a nosotros», confiesa Stefania Pini, doctora precisamente en el hospital de Cremona. El doctor Marcello Natali era el secretario para la provincia de Lodi de la Federación de Médicos de medicina general (Fimmg), un médico muy conocido y respetado por sus compañeros. Padre de dos hijos, también su mujer es operadora sanitaria. Hace pocos días, en una entrevista radiofónica, había denunciado la difícil situación en que trabajan los médicos en los pueblos de zonas con alto índice de infectados. En «Euronews», Natali denunció que luchaba contra el coronavirus sin guantes, porque «se han acabado». Dramática y conmovedora carta póstuma Un compañero médico, Irven Mussi, le ha escrito una emotiva carta póstuma: «Ciao Marcello. Has muerto solo, como todos. Nos llegó la terrible noticia: el maldito virus ha derribado otro roble, como lo eran Stella, como Giovita, como otros muchos. ¿Hasta cuando?», se pregunta el médico Mussi. Hay profunda amargura y rabia en la carta del doctor Irven Mussi, también médico de familia, como Marcello Natali: «Me siento profundamente triste, destrozado, pero también furioso. Esto no sucede por casualidad. Hemos sido enviados a una guerra sin ninguna protección. Al menos los soldados de infantería llevaban cascos. Y tú en Codogno has sido como siempre el primero en entrar en guerra, con miedo, pero con un superior sentido del deber. Y has sido derrotado. Contigo todos hemos sido derrotados. Es absurdo, devastador: somos la primera barrera y no tenemos protección, nos estamos enfermando muchos». El médico Mussi concluye su carta póstuma al colega y amigo Marcello Natali con unas emocionadas palabras: «Queremos continuar tu batalla, no nos retiramos, pero queremos estar protegidos seriamente, por nosotros, por nuestros familiares y por nuestros pacientes. Ciao Marcello, tu muerte nos ha destrozado, nos ha conmocionado. Estamos seguros que, desde allá arriba, tú y los demás, nos conduciréis de la mejor manera posible para vencer, con las armas apropiadas, esta maldita guerra». El alcalde Luigi Bianchi, de Caselle Landi, pueblo que también visitaba el doctor Natali como médico, lo ha despedido como a un héroe: «Él y su mujer han continuado a visitar y recibir pacientes hasta el último momento. Son nuestros héroes».