Infortelecom

Noticias de medicina

19-05-2020 | Fuente: abc.es
El Congreso de El Salvador aprueba una ley para reabrir la economía por fases
El Congreso de El Salvador aprobó cerca de la madrugada de este martes una ley que establece la reactivación de la economía en cuatro fases a lo largo de 120 días, pese al anunció del presidente salvadoreño, Nayib Bukele, de que vetará la legislación. Esta aprobación se da en medio de una escalada de las tensiones entre el mandatario con el órgano Legislativo, de mayoría opositora, y Judicial por decisiones que, según Bukele, le quitan herramientas y facultades para enfrentar la pandemia. La ley, que ordena una serie de medidas que permitan la reanudación gradual de las actividades económicas y administrativas, fue aprobada con 63 votos de los 84 diputados. Esta legislación supone la suspensión de medidas dictadas por el Gobierno, como la prohibición del servicio de transporte público y la salida para compra de alimentos y medicinas mediante el último dígito del número de identidad. Rodolfo Parker, del Partido Demócrata Cristiano (PDC, derecha), sostuvo que la ley lleva a los salvadoreños a «nuevas formas de convivencia, mientras este virus sea un azote para nuestro pueblo». El diputado René Portillo, de la Alianza Republicana Nacionalista (Arena, derecha), aclaró que «esta ley no es una ley de emergencia», sino que es una legislación «para regular la emergencia producto de la pandemia». Cuarentena y moratoria El diputado Raúl Bonilla, miembro del Partido de Concertación Nacional (PCN, derecha), aclaró que «las cuarentenas están vigentes hoy, mañana y por muchos días». La legislación establece que a lo largo de 120 días se abrirán gradualmente las actividades que requieran concentración de personas, pero mantiene la obligación de garantizar un espacio mínimo de metro y medio entre trabajadores y las medidas de limpieza constante. Los últimos en incorporarse a sus trabajos serán las personas mayores de 60 años y quienes padezcan una enfermedad crónica. Por otra parte, amplía hasta el mes de junio una moratoria del pago de servicios básicos, probada inicialmente para los marzo, abril y mayo, por lo que la deuda generada no se pagará inmediatamente, sino que se distribuirá en los siguientes pagos. Veto presidencial El presidente salvadoreño, Nayib Bukele, anunció mediante su cuenta de Twitter que vetará la ley, lo que supone que los legisladores tendrían que votarlo nuevamente para desechar la decisión presidencial y que la Corte Suprema decida qué órgano tiene la razón. «Esta es una ley que busca el contagio masivo de los salvadoreños. Solo hay que leer este tipo de artículos para comprobarlo.La historia los recordará, por esta infamia», sostuvo el mandatario. La noche del lunes, Bukele arremetió durante una conferencia de prensa contra los diputados y magistrados de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema por supuestamente quitarle facultades y herramientas para combatir el COVID-19. La Sala de lo Constitucional suspendió temporalmente el lunes un decreto de emergencia nacional dictado por el mandatario el sábado, y que emitió sin contar con el Congreso. Los magistrados ordenaron esta medida cautelar tras admitir una demanda de inconstitucionalidad para determinar supuestos vicios de forma y si el jefe de Estado ejerció una función del poder legislativo «sin justificación». El presidente salvadoreño, que apareció ante la prensa tras más de 50 días de no declarar personalmente ante los medios, sostuvo que la decisión de la Sala representa es un «precedente nefasto» y una «invasión de funciones» porque, a su juicio, sí tiene la facultad de decretar el estado de emergencia. Por otra parte, el mandatario anunció que presentará al Congreso su propio plan para retomar las actividades económicas, pero que estará condicionada a la ampliación de la cuarentena domiciliar hasta inicios de junio. El próximo 21 de mayo vence la cuarentena «absoluta» y «rígida» declarada por el Gobierno con el respaldo de una ley que vence el día 19 y que no será prorrogada por los diputados. Según el último recuento oficial, El Salvador registra 1.498 casos confirmados de COVID-19, 30 fallecidos y 1.142 pacientes sospechosos de contagio.
18-05-2020 | Fuente: abc.es
Las regiones rusas continúan con la desescalada gradual pese al alto número de contagios por Covid-19
Tras mes y medio de confinamiento obligatorio y parón casi total de la actividad económica, Rusia continúa la desescalada en muchos de sus territorios pese que el número de contagios diarios por Covid-19 no baja de los 9.000. En la región de Moscú, al igual que en la capital, las empresas industriales y las obras de construcción reanudan ya sus trabajos. En la región de Tiumén (Siberia) irán un poco más allá, permitiendo abrir a las empresas de servicios con locales de no más de 400 metros cuadrados. Si bien los restaurantes y grandes centros comerciales permanecerán cerrados por ahora. En Petrozavodsk (Karelia) el transporte público vuelve a cubrir sus trayectos, pero con un límite en el número de pasajeros y con la obligación de utilizar mascarillas y guantes. Muchas otras regiones y repúblicas rusas, casi todas en la cuenca del río Volga, permiten salir a dar paseos y a hacer deporte mientras los pequeños negocios abren sus puertas. No es el caso de Moscú, el epicentro de la epidemia con algo más de la mitad de los contagios, ni de San Petersburgo, en donde continúan vigentes la mayor parte de las restricciones. Rusia alcanza ya los 290.000 contagios y supera los 2.700 fallecidos. Pero la directora de la Agencia Federal de Biomedicina, Verónica Skvortsova, aseguró la semana pasada que el país ha logrado situarse en la «meseta» del gráfico que indica el número de casos de COVID-19. Afirmó que «la incidencia del coronavirus en la Federación de Rusia está disminuyendo». Ayer domingo, insistió también en la mejoría de los indicadores la jefa del órgano de control Rospotrebnadzor, Anna Popova. Según sus palabras, «el crecimiento de la propagación de la enfermedad se ha detenido, observamos una estabilización en todo el país». No obstante, Popova advirtió que las medidas de profiláctica, como el uso de mascarillas y guantes en lugares públicos y en el transporte, «deberán seguirse aplicando durante el verano. En general, llevará mucho tiempo vivir en estas nuevas condiciones debido a la pandemia». Vía libre a la entrada de deportista extranjeros Por otro lado, las autoridades rusas han levantado este domingo la prohibición de entrada en el país a deportistas y técnicos extranjeros que se impuso tras el cierre de fronteras para evitar la propagación del coronavirus. De esta medida se beneficiarán los profesionales que firmaron contratos con organizaciones deportivas y clubes rusos, aunque, una vez en suelo ruso, deberán guardar una cuarentena de 14 días. El comunicado del Gobierno ruso señala que se trata de propiciar la reanudación de los entrenamientos allí en donde se han suavizado las restricciones. La Liga de fútbol tiene previsto volver a la competición el próximo 21 de junio con un partido entre el Zénit de San Petersburgo y el Lokomotiv de Moscú.
17-05-2020 | Fuente: abc.es
La transparencia, clave del éxito de la «fórmula alemana» para la pandemia
Merkel se niega a hablar de «éxito», palabra que sí utiliza su ministro de Sanidad. Insiste, como los virólogos del Instituto Robert Koch, en que «el peligro sigue ahí» y apela insistentemente a la responsabilidad ciudadana para evitar que la situación se descontrole en la segunda ola de contagios. Pero con 173.772 infectados y 7.881 fallecidos, el 65% de los alemanes encuestados por el Instituto Civey se declaran «satisfechos» o «muy satisfechos» con la gestión de la crisis sanitaria y el partido de Merkel, la CDU, ha regresado al 38% de voto en los sondeos. El factor más valorado de esa gestión es la transparencia. Desde el principio de la crisis, Merkel anunció que «a falta de vacuna, que tardará meses en llegar, el 70% de la población llegará a infectarse», poniendo énfasis en que lo importante era no infectarnos todos al mismo tiempo. Para ello recomendó trabajo en casa, evitar en lo posible los contactos y salir solo lo necesario. En este último punto estaba incluido salir a diario a caminar o a hacer deporte en solitario o con otro miembro del núcleo familiar. No fue decretado estado de alarma alguno y solo se modificaron el límite del techo de la deuda y normativas sanitarias, para dar cabida en el sistema, si la situación lo requería, a estudiantes de medicina y enfermería de últimos cursos, así como médicos recientemente jubilados y militares en la reserva. Por lo demás, Alemania se atuvo a los protocolos de actuación contra pandemias vigentes desde 2013 y elaborados por el Instituto Robert Koch a partir de la experiencia con virus SARS. A principios de enero, Alemania contaba con 28.000 camas UCI que pasaron en pocas semanas a 40.000, de las cuales 12.000 siguen vacías. Si España tenía 9,7 camas UCI por cada 100.000 habitantes, en Alemania ese índice ascendía a 29 al empezar el año. A mediados de enero, el hospital universitario Charité de Berlín ya había puesto en marcha la producción masiva de test, a la que se sumaron rápidamente y de forma voluntaria unos 160 laboratorios. A principios de febrero la burocracia permitía ya que los laboratorios facturasen el importe directamente a las mutuas de seguro médico. Alemania ha realizado cerca de tres millones de pruebas diagnósticas, de las que el 7,5% ha dado positivo. En cada positivo se ha tratado de establecer la cadena de contagio para hacer más pruebas a familiares, amigos y contactos y establecer cuarentenas, obligatorias solamente si se tenían síntomas, si se había estado en contacto con un foco de infección o persona infectada y si se llegaba del extranjero. No ha sido un camino de rosas. Merkel ha tenido que dar varios puñetazos sobre la mesa en maratonianas videoconferencias con los presidentes de los Bundesländer, que pretendían gestionar a su conveniencia y a los que ha ido ganando hacia criterios unitarios. Pero contaba con la gran baza del sistema sanitario alemán. Alemania invierte el 9,5% del PIB en Sanidad, España el 6,2%. El gasto público en Sanidad creció un 7,96% en 2018, hasta los 321.134 millones de euros, el 21,36% del gasto público total. Ese mismo año, España invirtió en Sanidad el 15,14% de su gasto público. Los alemanes ahorran en otras cosas. Tienen, por ejemplo, 14 ministerios, a diferencia de los 22 que nos permitimos nosotros, y un solo vicecanciller. Y sus infraestructuras (aeropuertos, carreteras, puentes?) son bastante peores que las nuestras. Pero la salud no se toca. En la gran era de los recortes, que este país realizó por adelantado con la Agenda 2010 de Gerhard Schöder, aplicada desde 2000, la escasez de recursos no fue suplida con más deuda, sino con el copago sanitario, en vigor desde 2004 a 2013, que obligaba a los pacientes a pagar 10 euros por consulta, pago válido para tres meses con el mismo médico, y que fue eliminado cuando desapareció el déficit. Aunque seguramente más importante que la cantidad de inversión es la calidad de la gestión. Desde el punto de vista de Alemania, el sistema sanitario español estaba ya colapsado antes del coronavirus y la prueba más visible eran las listas de espera.
16-05-2020 | Fuente: abc.es
Bolsonaro pone a un militar sin experiencia al frente del Ministerio de Salud
Con la renuncia de Nelson Teich, el segundo ministro de Sanidad que tira la toalla desde el inicio de la pandemia en Brasil, aumenta aún más la preocupación por la falta de un liderazgo sanitario claro en un momento en que el país bate récords en número de contagios por Covid-19. Solo este viernes se detectaron más de 15.000, lo que situaba la cifra total ayer sábado en 220.291, según el Instituto Johns Hopkins; mientras que el número de fallecimientos roza casi las 15.000 personas. En el marco de esta dramática escalada en el número de contagios, tomaba ayer posesión de la cartera de Salud, de manera interina, el general Eduardo Pazuello, un militar sin experiencia en el área hasta que el mes pasado fue nombrado como viceministro de Salud. Afrontará la responsabilidad hasta que el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, nombre a un nuevo ministro de Salud, el tercero en apenas un mes. Palazuello, como Bolsonaro, se formó como oficial y paracaidista en la Academia Militar de Agujas Negras, se especializó en comando y en políticas y estrategias aeroespaciales, según el curriculum facilitado por el Ministerio a través de Twitter. Antes de asumir el cargo de viceministro de Salud, Pazuello se desempeñaba como coordinador logístico de la Operación Acogida, la iniciativa lanzada por el Gobierno brasileño para recibir y atender a los miles de venezolanos que cruzan la frontera. Desencuentros con Bolsonaro Nelson Teich, que asumió el cargo el 17 de abril, renunció el viernes por sus constantes desencuentros con Bolsonaro, quien quiere imponer el uso de cloroquina en todos los pacientes que presenten síntomas de Covid-19, incluso en casos leves. Los científicos no han llegado a una conclusión positiva sobre el uso de ese remedio contra la malaria, y muestran preocupación con sus fuertes efectos colaterales. Oncólogo, sin experiencia política, Teich asumió el ministerio en lugar de Luiz Henrique Mandetta, que salió por el mismo motivo, y por aceptar la propuesta de Bolsonaro de quebrar las cuarentenas en favor de la vuelta del comercio y de la economía. A lo largo de esta crisis, Bolsonaro, que pierde popularidad, se ha destacado por hacerle poco caso a la enfermedad que está golpeando al mundo. Brasil, según las cifras oficiales, es el sexto país en número de contagios y el primero de Iberoamérica. Sin embargo, hay quienes desconfian de estos datos. «Existe la posibilidad de que Brasil tenga dos veces más el número de casos que están apareciendo, e incluso, que un 85% de los casos no estén siendo notificados», revela con preocupación Domingos Alves, investigador del Laboratorio de Inteligencia en Salud (LIS), de la Facultad de Medicina de Ribeirão Preto de la Universidad de São Paulo (USP), en entrevista a la Asociación de Corresponsales Extranjeros (ACE).
16-05-2020 | Fuente: abc.es
Rusia anuncia haber alcanzado la meseta en la propagación del coronavirus
Rusia, país que ocupa el segundo puesto en la lista mundial en número de infectados, según la Universidad John Hopkins, con más de 270.000 casos desde el comienzo de la pandemia, podría haber superado el pico en la propagación de la enfermedad y logrado estabilizarse en la meseta que precede al comienzo del descenso hacia la normalidad. Así lo estima al menos la directora de la Agencia Federal de Biomedicina, Verónica Skvortsova. Según su opinión, expresada ayer durante una rueda de prensa, «la incidencia del coronavirus en la Federación de Rusia está disminuyendo». «Es difícil predecir cuánto tiempo nos mantendremos en este nivel de estabilidad que podemos llamar meseta. Depende de muchos factores. Vemos que el número de hospitalizados está disminuyendo y la proporción de asintomáticos es alta», aseguró Skvortsova. La funcionaria rusa manifestó que «cada vez hay más camas libres en los hospitales y plazas en las unidades de cuidados intensivos así como ventiladores disponibles (..) todo esto son señales de que el proceso se ha revertido». Según los datos suministrados hoy por la célula de crisis sobre la evolución de la pandemia en Rusia, el incremento del número de pacientes con coronavirus se convirtió en el más bajo desde el 30 de abril y asciende a 9.200 personas. Sin embargo, ayer viernes se registró un cierto repunte con respecto a los dos días anteriores con 10.598 nuevos casos en todo el país, lo que supone 1.398 contagios menos y apuntan a una disminución gradual de la pandemia. Coeficiente de propagación Las autoridades sostienen que el coeficiente de propagación del Covid-19 en Rusia ha llegado al mínimo y se sitúa en 0,9. Este indicador, aseguran, lleva también varios días por debajo de uno en Moscú, en donde el total de infectados asciende a 138.969. Este coeficiente sirve para determinar si pueden o no ser levantadas las restricciones y su evolución positiva podría permitir el tránsito de la capital rusa a la segunda etapa de desescalada. Desde el viernes, la principal ciudad del país ha registrado 3.505 nuevos contagios por coronavirus, un descenso importante ya que son 1.243 menos que el día anterior. No obstante y aunque hay regiones de Rusia que ya han comenzado la desescalada, Moscú, epicentro de la epidemia con más de la mitad de los contagios de toda Rusia, mantiene a la población confinada. Por otro lado, el número de muertes en un solo día ha batido el récord establecido hasta ahora y se incrementa desde ayer a hoy en 119 nuevos decesos en el conjunto del país, de los que 74 corresponden a Moscú, cifra que es también la más abultada hasta la fecha. Nunca antes en la capital rusa se habían superado las 70 muertes en un día. En el momento actual, la cifra total de fallecimientos en Rusia es de 2.537 y en Moscú de 1.432.
15-05-2020 | Fuente: abc.es
Segunda dimisión de un ministro de Salud en Brasil en un mes, con cifras récord de muertes por Covid-19
Brasil vive el peor momento del coronavirus, con recortes y con una grave crisis política preocupante. Menos de un mes después de asumir el cargo y cuando Brasil supera los 200.000 casos y las 14.000 muertes, el ministro de Sanidad, Nelson Teich, renunció por discrepancias con el presidente Jair Bolsonaro que insiste en incluir el uso de cloroquina en la atención de pacientes de Covid-19. En un comunicado, el Ministerio de Sanidad informó de la renuncia de Teich y señaló que el secretario ejecutivo, el general Eduardo Pazuello, asumirá de manera interina. La salida de Teich ocurre tras presiones públicas de Bolsonaro sobre el uso de ese remedio, que está en el centro de una polémica médica, y cuyos estudios no han comprobado su eficiencia. El exministro también discordó públicamente del presidente, cuando fue cuestionado sobre el uso de esa sustancia en los protocolos médicos, que fue admitido apenas en casos muy graves, como última alternativa, en función de severos efectos colaterales y tóxicos. Teich asumió el cargo el 17 de abril, tras la renuncia de otro médico, Luiz Henrique Mandetta, que acabó renunciando por el mismo motivo. Bolsonaro, sin embargo, ha insistido en el uso y afirmó que se debe aprobar el uso a partir de este fin de semana, dándole al paciente la decisión sobre su tratamiento. Su posición, contra los médicos, y exigiendo que los brasileños vuelvan a las calles en nombre de la economía, ha generado una seria crisis política con daños sobre su popularidad. «El protocolo debe cambiarse hoy porque el Consejo Federal de Medicina dice que puede usarse desde el principio», declaró el viernes Bolsonaro, contra la voluntad de sus ministro, que poco después renunció. En una nota técnica, el Consejo Federal de Medicina informó que el remedio puede ser usado desde que el paciente sea advertido sobre los riesgos. «El médico al final de la línea es un esclavo del protocolo. Si usa algo diferente a lo que está allí y el paciente tiene algunas complicaciones, puede ser procesado», explicó el presidente brasileño a la salida de la residencia oficial de Alvorada. Casos en aumento El jueves, Brasil registró el mayor número de casos confirmados por día del coronavirus desde la pandemia comenzó, llegando a las 14.000 muertes y a los 202.918 casos registrados, según datos del Ministerio de sanidad. El crecimiento diario de muertes por Covid-19 fue de 844 nuevos fallecidos del miércoles al jueves, el segundo registro diario más alto desde el martes, cuando se registró el récord de 881 muertes. El país que tiene números en ascensión, superó los casos de Alemania y Francia, y ya es el sexto país del mundo con más infectados confirmados por coronavirus, después de Estados Unidos, Rusia, España, Reino Unido e Italia. São Paulo sigue siendo el estado más afectado, con 54.286 casos y 4.315 muertes.
14-05-2020 | Fuente: abc.es
Trump dice estar en «total desacuerdo» con Fauci y critica que el experto «juega a dos bandas»
Anthony Fauci, la autoridad médica en EE.UU. sobre enfermedades infecciosas, se ha convertido en una piedra en el zapato de Donald Trump. La epidemia de coronavirus acumula casi 1,4 millones de contagios y más de 84.000 muertes en EE.UU., el país más afectado del mundo, pero el presidente quiere y necesita pasar página. Es decir, reactivar la economía del país antes de que el agujero sea tan grande -el dato de paro de abril fue el peor desde la Gran Depresión de la década de 1930- que impida su reelección en las presidenciales de noviembre. El mensaje que ha adoptado Trump es que la 'reapertura' se puede hacer de forma rápida y segura, y se ha convertido en el principal animador para que los estados levanten las restricciones impuestas durante semanas para evitar la propagación del virus. Fauci, que dirige el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID) y que se ha convertido en el rostro científico más popular de EE.UU., incide en una visión diferente. «Hay un riesgo real de que se provoque un brote que no se pueda controlar», advirtió el experto en una comparecencia ante el Senado esta semana, si el país se reactiva de forma apresurada. «Lo que, de forma paradójica, te retrasará todavía más, no solo con la consecuencia de sufrimiento y muerte que podrían haber sido evitados, pero también retrasarte en el camino de la recuperación económica». La mayoría de los estados han empezado a levantar las restricciones impuestas para evitar la propagación del virus y la mayoría lo ha hecho sin respetar los parámetros establecidos por los expertos de la Casa Blanca para evitar un rebote de la epidemia. «Las consecuencias pueden ser muy serias», afirmó sobre los riesgos de reabrir demasiado pronto. El mensaje no ha complacido a Trump, que este miércoles, ante preguntas de los reporteros, acusó a Fauci de «jugar a dos bandas», aunque no explicó por qué. Solo dijo que le había «sorprendido» la respuesta que dio en el Senado y que no era «una respuesta aceptable en lo que tiene que ver con los colegios». No está claro a qué se refería Trump. En la comparecencia, Fauci solo dijo que, en lo que se refiere a la vuelta a las clases del próximo septiembre, «es una opción muy lejana» que haya una terapia o una vacuna efectiva que permita el regreso con total seguridad y que habrá que depender de la realización de test. También se refirió al impacto del coronavirus en menores, después de que un senador republicano, Rand Paul, asegurara que es mínimo y que hay que permitir que vuelvan al colegio en septiembre. «No sabemos todo sobre el virus», respondió Fauci. «Y mejor que seamos muy cautelosos, sobre todo en lo que tiene que ver con niños», añadió en referencia a los casos de menores con complicaciones inflamatorias relacionadas con el coronavirus. Trump volvió a referirse a Fauci en una entrevista celebrada con la cadena Fox Business, que será emitida este jueves, pero de la que se desvelaron algunos extractos. «Es una muy buena persona», dijo del experto, que forma parte del grupo especial de trabajo de la Casa Blanca, pero añadió que ha estado «en desacuerdo con él». Insistió en reabrir los colegios «con seguridad, pero lo más rápido posible» y reiteró que está «en completo desacuerdo en lo que tiene que ver con colegios» con Fauci. La apertura de los colegios está ligada íntimamente a la reactivación de la economía. «Si tienes un incidente, uno entre un millón, uno entre 500.000, ¿ocurrirá? Es posible», dijo Trump con los periodistas ante la posibilidad de brotes en colegios o universidades, pero añadió que también puede haber un accidente «cuando vas conduciendo» a clase. Las palabras de Trump se producen en la misma semana que California State University, el sistema universitario más grande de EE.UU, anunció que sus aulas no se reabrirán en septiembre en sus 23 campus. La formación de sus 480.000 estudiantes será 'online', con excepciones para algunos cursos de laboratorio y técnicos. La facultad de Medicina de Harvard hizo este miércoles un anuncio similar. No es la primera vez que Trump tiene fricciones con Fauci. El experto médico ha sido una nota discordante cuando el presidente ha augurado plazos irrealizables para la epidemia (a finales de marzo dijo que el país estaría «en marcha» el 12 de abril) o ha defendido tratamientos no comprobados como el uso de la hidroxicloriquina. Hace unos días, Trump compartió un mensaje de Twitter en el que una comentarista pedía la dimisión de Fauci, que ha trabajado para seis presidentes como director del NIAID.
14-05-2020 | Fuente: abc.es
Más del 65% de las muertes en las prisiones de Venezuela es por tuberculosis
La situación dentro de las cárceles de Venezuela no solo es visto como un verdadero infierno sino que además es una radiografía de la realidad del país. Hablar de la negligencia del Estado puede ser muy general si se toman en cuenta todos los problemas que sufren los venezolanos. Pero dentro de las prisiones hay desde hace muchos años una bomba de tiempo que ha sido ignorada por el régimen chavista, y uno de los gritos desesperados de muchas organizaciones no gubernamentales venezolanas han sido los casos de tuberculosis y desnutrición: solo en 2019 murieron 104 presos, y 66% de esas muertes fueron a causa de este tipo de infección. En el país sudamericano hay alrededor de 50.000 presos, distribuidos y hacinados todos en siniestros calabozos policiales y en las menguadas 29 cárceles, calificadas además como las más violentas del mundo. Por si fuera poco, la atención médica es casi nula dentro de los centros de reclusión. Para el tratamiento de la tuberculosis existe un sistema integral del Ministerio de Salud, que está regulado por el Estado, y a través de él «se proporcionan los tratamientos, pero se necesita que los médicos adscritos al programa de salud pública los diagnostique. Sin embargo, el programa ha registrado un 10% de los contagiados», según explicó Carolina Girón, presidenta del Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP), en conversación con ABC. En 2020, el OVP solo ha podido recabar información de seis presos fallecidos por tuberculosis en el Centro Penitenciario Los Llanos, ubicado en el estado Portuguesa, al suroeste de Venezuela. En esa misma cárcel, el 1 de mayo murieron 47 reclusos durante un motín que surgió por la irregularidad en la distribución de alimentos para todos ellos. La prisión además registra un escabroso hacinamiento de 2.500 reos cuando su capacidad máxima es de 750. Pero la noticia quedó rápidamente sepultada por la incursión marítima que pretendía sacar a Nicolás Maduro del poder. Y lo que en otro país pudo haber hecho mucho ruido, en Venezuela solo tuvo mención en los medios de comunicación, así como por la Alta Comisionada de los Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, y por Amnistía Internacional que exigieron una investigación de la masacre. Mientras tanto, Maduro ha guardado silencio. Presos políticos En Venezuela, que hasta este miércoles contabiliza más de 420 casos positivos de coronavirus, desde los primeros contagios a mediados de marzo, «por ahora no hay información oficial de que haya habido algún caso positivo dentro de las cárceles», aseguró Girón, al destacar que el Gobierno de Maduro solo ha prohibido las visitas, pero no hay protocolos de desinfección ni de higiene en los centros de reclusión que evite el contagio. «En las cárceles no hay agua, no hay artículos de aseo personal, no hay acceso a medicinas», agregó la directora del OVP. Aún así, la tuberculosis que es una enfermedad también calificada como altamente contagiosa sigue siendo la primera causa de muerte en la población penitenciaria. Y por el momento, no ha alcanzado a los más de 360 presos políticos, pero igualmente están en riesgo muchos de ellos porque, según explica Girón, los presos políticos que no son dirigentes o son mediáticos comparten celdas con presos comunes, que además están enfermos de malaria, sida o hepatitis, e igualmente pasan sus días hacinados, en medio de la violencia y la hambruna, por lo que todo eso constituye una violación a los derechos humanos, como denuncian las ONG. Fuera de control Más allá de los casos de contagios y las condiciones precarias de las cárceles, el OVP también ha publicado informes en los que muestran preocupación por la falta de control que tiene el Estado en los centros penitenciarios y su desdén para solucionar el grave problema que presentan. «Es responsabilidad del Estado el control de las cárceles, darles alimentación adecuada a los presos, mantener programas de educación, cultura y trabajo para que las personas no estén las 24 horas del día en ocio», dijo Girón, al denunciar la violación a los derechos humanos que afecta no solo a presos políticos sino a presos comunes, así como a los familiares que dejan de recibir información. Al respecto, ABC intentó en varias oportunidades contactar a Humberto Prado, el comisionado presidencial para los Derechos Humanos, dentro del gobierno interino de Juan Guaidó, pero no fue posible. Después de 2007, las leyes no han servido de nada para impedir los «pranatos», delincuentes que se hacen los jefes de prisiones, que comenzaron a popularizarse en esa fecha dentro de la población carcelaria. Desde entonces, los presos fueron construyendo una estructura de control y la imposición de un líder dentro de las peligrosas prisiones que ha sido aceptado incluso por la ministra de prisiones, Iris Varela. Venezuela tampoco cumple con los estándares internacionales, porque está muy lejos de tener a un custodio por cada 10 reclusos, y mucho menos se hace responsable por la vida de los presos, pese a estar prohibida la pena de muerte. Dentro del inframundo de las prisiones hay además tráfico de armas, de drogas, se dirigen redes de crimen organizado y se pueden encontrar incluso fosas comunes fabricadas por los mismos presos, todo esto bajo la mirada de las autoridades, que incluso permiten que los reos disfruten de ostentosas fiestas, peleas de gallos, la entrada de prostitutas, y hasta ver estupefactos un espectáculo de disparos al aire que protagonizan los presos con armas de alto calibre para rendir honores a un «pran» luego de su muerte.
12-05-2020 | Fuente: abc.es
Escocia, Gales e Irlanda del Norte se niegan a seguir los planes de Johnson para la desescalada
«Quedarse en casa ahora es una expresión de amor, amabilidad y solidaridad. Lo estamos haciendo el uno por el otro, no solo por nosotros mismos. Es así como nos protegemos, protegemos nuestro NHS y salvamos vidas». Con este mensaje, la ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, justificó esta mañana en un discurso su decisión de desvincularse de la estrategia de desescalada de Boris Johnson y plantear su propios planes para el país que dirige. En un mensaje cargado de emotividad y agradecimiento a los trabajadores del sistema nacional de salud (NHS, por sus siglas en inglés) y a la población por el «sacrificio» hecho hasta el momento, Sturgeon también destacó que aunque el número de muertes es mucho menor que hace unas semanas y que el sistema sanitario no se ha visto desbordado: «Nuestro progreso aún es frágil. Si nos calmamos demasiado pronto, el virus podría volver a estar fuera de control» y «eso significaría que más personas morirán y todos nosotros permaneceríamos encerrados mucho más tiempo». Sturgeon considera que el riesgo de suavizar el confinamiento es «demasiado alto aún», por lo que pidió que la gente siga saliendo de casa solo para hacer ejercicio una vez al día, a comprar alimentos o medicinas y que use mascarilla en el transporte público. «A medida que la tasa de infección continúe disminuyendo, relajaremos gradualmente las restricciones», avisó y prometió que no las mantendrá «por más tiempo del necesario». Desafío a Johnson Esta no es la primera vez que Sturgeon desafía a Johnson, con quien tiene una relación tensa que empeoró con el Brexit. Pero no es la única. Tal y como mencionó ayer, las palabras del «premier» aplican «solo para Inglaterra», ya que también Gales e Irlanda del Norte, los otros países que conforman el Reino Unido, han decidido ir por libre, una afrenta que al primer ministro no le ha gustado e incluso advirtió que aunque algunas divergencias pueden darse debido a las diferentes características de la emergencia en cada país, «las cuatro naciones deben avanzar juntas». En Irlanda del Norte, el cambio de eslogan de «Quedarse en casa, salvar vidas, proteger el NHS» a «Estar alerta, controlar el virus, salvar vidas» ha sido rechazado por líderes políticos y sindicales y la primera ministra, Arlene Foster, comunicó que el Ejecutivo no adoptará el nuevo y que está preparando su propia hoja de ruta para el desconfinamiento. «Los cambios que presentaremos serán graduales, proporcionados y basados en el asesoramiento científico y médico, y se tomarán en el momento adecuado y en el mejor interés de la gente de Irlanda del Norte», declaró, mientras que la secretaria general del sindicato Nipsa Alison Millar, aseguró que el mensaje de Johnson de «quédese en casa si puede, pero vaya a trabajar» es contradictorio, y «ahora no es el momento de enviar mensajes confusos». El primer ministro de Gales, Mark Drakeford, también reaccionó a la estrategia de Johnson diciendo que el mensaje de «quedarse en casa» no cambiará y dejó claro que las decisiones sobre su país se tomarán con base en la situación local de la pandemia. «Continuaremos tomando las decisiones que son adecuadas para Gales, utilizando información y consejos de expertos sobre cómo circula el coronavirus aquí para mantenernos a salvo», señaló. Así que aunque Johnson dijo en su mensaje que hay un nuevo plan para «todo el país» y que «consultó» a las cuatro naciones del Reino Unido para «vencer esto juntos», su poder real para combatir a la pandemia está restringido ahora mismo a Inglaterra, ante la negativa de los demás líderes de seguir sus pasos.