Infortelecom

Noticias de medicina

01-01-1970 | Fuente: abc.es
EE.UU. administró psicotrópicos a menores inmigrantes ilegales
«Tomaba nueve pastillas por la mañana y siete por la tarde. No sé qué tipo de medicación me estaban dando, porque nadie me lo explicó. No sé cuál es mi diagnóstico o enfermedad. Gente del personal de Shiloh provocaba a los niños de manera intencionada para que nos enfadáramos. Buscaban que reaccionáramos de forma violenta para así poder ponernos inyecciones. El personal nos insultaba y nos decía cosas del tipo ?hijo de puta?. Habitualmente lo hacían en inglés, pero yo lo entendía porque sabía algo de inglés, por lo que me enteraba de lo que decían y me ponía realmente furioso». El de Julio es uno de los relatos recogidos por la BBC y que forman parte de la demanda que ha resuelto la juez de California. Según explicó, los empleados de Shiloh le amenazaban con tirarle al suelo y le forzaban a tragarse las pastillas. «Me dijeron que si no me tomaban la medicina no me podía ir de ahí, que la única forma de salir de Shiloh era tomándome las pastillas». En 20 meses, añadió, «engordé 20 kilos». De las muchas caras amargas que muestra la política de inmigración en EE.UU., la del trato a los menores es posiblemente la más penosa. Y las historias que se van conociendo, relatadas por los propios afectados, podrían formar parte de una película o novela de terror. El pasado lunes, una jueza de Los Ángeles ordenó que, salvo que cuente con autorización u orden judicial, el Gobierno debe dejar de administrar medicamentos psicotrópicos a niños inmigrantes, salvo en caso de emergencia. La decisión de la jueza Dolly Gee se refiere a una de las instalaciones que el Gobierno tiene en Texas para poner bajo custodia a menores inmigrantes, el Centro de Tratamiento de Shiloh, en la localidad de Manvel. Sin certificados Shiloh, al que precede la fama, es uno de los centros de gestión privada contratados por la Oficina de Reasentamiento de Refugiados, que depende del Departamento de Salud del Gobierno. Acoge un máximo de 44 niños en condiciones más restrictivas que otros refugios, porque está pensado para recibir a menores cuyo comportamiento puede poner en riesgo a otros o a sí mismos. Pero, ¿quién define el riesgo? Los abogados que representan a varios menores de Shiloh se han mostrado preocupados porque, aunque la jueza ha pedido al Gobierno que realoje a los niños en otros centros, ha dado permiso para que sigan en él los que supongan un riesgo. Tal y como denuncian los abogados, son los propios contratistas los que lo determinan ese riesgo. Personal de Shiloh ha admitido que ellos mismos firmaban el consentimiento para administrar los medicamentos. El Gobierno les ha respaldado porque dice que solo se administraban en casos «de síntomas psiquiátricos extremos». Según informó en junio «Reveal», proyecto del Centro para el Periodismo de Investigación, el psiquiatra de Shiloh encargado de prescribir la medicación, Javier Ruiz-Nazario, lleva ejerciendo años sin contar con el certificado de psiquiatría que habilita trabajar con menores, que perdió en 2000 al no cumplir con los requisitos para su renovación. El Gobierno ya no exige contar con certificación oficial de los órganos médicos competentes para trabajar en estos centros pero, sin embargo, en el caso de Ruiz-Nazario, ha defendido ante la juez que este psiquiatra la tenía. Su nombre aparece en los testimonios de los menores que relatan abusos y suministro de medicación, que incluye tanto antipsicóticos como antidepresivos. Nueve pastillas diarias Maricela, otra de las menores, se quejó por recibir excesiva medicación. Hasta cuatro pastillas por la mañana y otras cinco por la noche sin explicación. «Cuando tomo esa medicina, no tengo ningún ánimo. Me han dado dolores de cabeza, he perdido el apetito y he tenido náuseas». Además, Maricela fue testigo de cómo varios empleados del centro inmovilizaban a una compañera mientras un médico le ponía inyecciones. Los menores de Shiloh son solo una pequeña parte de los cerca de 10.000 niños migrantes que el Gobierno mantiene bajo custodia y cuyos casos han salido a la luz en plena oleada de indignación mundial por las consecuencias de la política de separación de familias que el Gobierno de Trump mantuvo en activo durante meses. En este caso, el Gobierno aseguró ante el juez Dana Sabraw, que sigue el caso de la reunificación familiar, que más de 1.900 niños han sido devueltos a sus padres o se ha resuelto su situación, y que cientos de niños todavía siguen solos, incluidos los hijos de más de 400 padres que ya han sido deportados del país. Por otro lado, según una asociación de defensa de los derechos de los inmigrantes, un grupo de padres que se encuentran detenidos ya junto a sus hijos se habría declarado en huelga de hambre para exigir su liberación. Desde el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas lo han negado.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Nicolás Maduro intenta impedir «como sea» una posible conspiración militar
A pesar de la «irrestricta lealtad» a Nicolás Maduro que declaró ayer el ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López, en nombre de la Fuerza Armada un día después del incidente en el desfile militar, el rumor del descontento entre los altos mandos y un posible golpe de Estado sigue latente. Poco después de las fraudulentas elecciones del 20 de mayo, el expresidente de la Asamblea Nacional Julio Borges elevó hasta más de 200 el número de oficiales, en su mayoría jóvenes, apresados por rebelarse contra el régimen. A eso se le suma la cantidad de soldados venezolanos que han huido en masa a Colombia por el hambre y la crisis económica. Según la directora de la ONG Control Ciudadano sobre Seguridad, Rocío San Miguel, para el mes de marzo al menos 10.000 soldados habían pedido retirarse sobre todo las tropas de menor rango. Aumento de salario En los cuarteles se vive la misma tragedia que en los hogares venezolanos: la escasez de alimentos y medicinas, el racionamiento de agua y luz, la falta de transporte público entre otros males. Sin embargo, de lo que no se quejan los militares es del sueldo. Maduro para apaciguar ese clima de descontento hizo un aumento excesivo del salario de los militares. El anuncio dado en julio dejó para un trabajador cualquiera el salario en 5.196.000 bolívares, mientras que un coronel del Ejército percibe hasta 240.000.000 bolívares, alrededor de 80 dólares. Este fue el detonante para que profesores, enfermeros y hasta trabajadores públicos se declararan en huelga para exigir mejores condiciones laborales. Todas estas acciones del Ejecutivo tratan de evitar lo que lleva meses sonando: una conspiración para derrocarlo.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Al menos 91 muertos en un nuevo terremoto en la isla indonesia de Lombok
Las autoridades de Indonesia elevaron a 91 los muertos y a 209 los heridos causados por el terremoto de magnitud 7 que sacudió este domingo el norte de la isla de Lombok, en el centro del país, donde los equipos de rescate siguen la búsqueda de superviviente. El portavoz de la Agencia Nacional de Gestión de Desastres (BNPB), Sutopo Purwo Nugroho, dijo en rueda de prensa que el seísmo ha obligado a evacuar a miles de personas de sus casas. El distrito de Lombok Norte es la zona más afectada por el sismo, donde se registraron 72 de los muertos y 64 de los heridos, según el portavoz. La mayoría de víctimas mortales murió aplastada por el derrumbe de edificios y los heridos tienen que ser atendidos en el exterior de los hospitales por el mal estado en que han quedado los edificios, según la Agencia. Miles de casas y edificios se han hundido a causa de la sacudida que hasta las ocho de la mañana hora local (00. 00 GMT) había sido seguida por 132 réplicas, incluidas varias de magnitud superior a 5, añadió Sutopo. «Estos son datos provisionales. Prevemos que seguirán aumentando porque la recopilación de datos aun sigue realizándose. Varias áreas de Lombok aun no son accesibles a los equipos de rescate», explicó el portavoz. El terremoto ocurrió una semana después de que la misma isla fuera sacudida por otro de magnitud 6,4 que ocasionó 16 muertos y más de 300 heridos, además de daños en edificios e infraestructuras. BNPB reforzó hoy los equipos de rescate que trabajan en la zona en búsqueda de supervivientes y víctimas bajo los escombros y la asistencia a las personas afectadas. El Ejército indonesio también desplegó en avión a más tropas, incluido personal médico, que se dedicarán a habilitar hospitales de campaña, tiendas para alojar a los desplazados y a reparar los sistemas de comunicaciones, indicó BNPB en un comunicado. En la nota, BNPB dijo que el terremoto y la inicial alerta de tsunami provocó escenas de pánico entre la población, que salió corriendo de sus casas, muchas de ellas dañadas por la sacudida de la semana anterior. «El principal objetivo ahora es la búsqueda, rescate y asistencia de personas afectadas y satisfacer su necesidades básicas», dijo BNPB que señaló como necesidades urgentes a personal médico, agua limpia, comida, mantas y medicinas. Según Sutopo, un millar de turistas locales e internacionales han sido evacuados en barco de las populares islas Air, Meno y Trawangan, situadas al noroeste de Lombok, sin que se hayan registrado heridos entre ellos. La isla de Lombok, dominada por el volcán Rinjani, se encuentra al este de Bali, principal destino turístico de Indonesia. Indonesia se asienta sobre el llamado «Anillo de Fuego del Pacífico», un área de gran actividad sísmica y volcánica sacudida por unos 7.000 temblores al año, la mayoría moderados.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Los pacientes del Hospital Universitario de Caracas se alimentan únicamente con arroz y pasta
Solo quedan aquellos lindos recuerdos del Hospital Universitario de Caracas (HUC), conocido entre los caraqueños como «el Clínico», de cuando era el centro médico especializado más grande de la ciudad o cuando se convirtió en el segundo en realizar un trasplante de órgano en Venezuela. También queda en la memoria ese edificio de once plantas que contaba con 1.200 camas dispuestas para ingresar pacientes. Un hombre hospitalizado en el Hospital Universitario de Caracas - AFP Hoy, esos recuerdos se esfumaron y solo queda un centro de salud en condiciones deporables: no hay insumos médicos ni equipos operativos para hacer radiografías, tampoco hay luz en los pasillos y falla diariamente el servicio de agua. Y de esas 1.200 camas menos de 500 se mantienen operativas, muchas ni siquiera tienen colchón. Incluso, la dieta que pueden ofrecer a los pacientes está basada en pasta, arroz y granos, cuando se consigue por la escasez de alimentos que afecta a todo el país. De acuerdo a Carlos Prosperi, presidente del Somir del Hospital Vargas de Caracas, los pacientes no se están alimentado de forma adecuada. «Del 100% de nuestros pacientes hospitalizados en nuestros centros de salud sólo se le da desayuno, almuerzo y cena al 10%», ha asegurado a TV Venezuela. Los pacientes deben traer sus propis botellones de agua dada al racionamiento severo de servicio que sufre el Hospital - AFP Darwin Montilla, enfermero del HUC, ha comentado para el canal digital VTI que hay muchas carencias en el hospital sobre todo en el área de emergencia, «no funciona el aire acondicionado, hay una proliferación de bacterias tan grande que hay un riesgo importante de contaminarse tanto nsotros el personal sanitario como los pacientes». Asimismo, Rebeca Echezuría, también del gremio de enfermeras, ha señalado que se tiene que limitar su consumo de agua para evitar ir al baño. «Los sanitarios están fétidos porque pasamos más de una semana sin servicio de agua. Hay que evitar usarlos», ha apuntado. Dado a la crisis económica, se reporta un 95% de escasez en alimentos y medicinas por lo que los pacientes deben costear su propio tratamiento porque en el Hospital no hay. «Desde alcohol, gasas, agua oxígenada, hasta pastillas, antibióticos e inyecciones, tienen que traerlo todo», ha dicho Echezuría. La precariedad del salario y de las condiciones de trabajo han ocasionado que enfermeros y doctores de todo el país se hayan declarado en huelga general hasta que el Gobierno les de una respuesta a sus exigiencias. El paro va a cumplir 43 días y ya más de 500 mil trabajadores de la salud en 20 estados del país se han incorporado en reclamo de la dotación y reparación de la infraestructura asistencial del país.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Ecuador recibe a 4.200 venezolanos diarios por la crisis
Pablo, 31 años, intenta contener sus lágrimas, pero su voz está entrecortada. La fuerza le viene de su pequeño hijo, Andrés, que abrazó su pierna mientras nos cuenta su drama. «Salí de Maracay por mi mujer y mi hijo, pero dejé a mi madre. Ella misma me dio valor, pero me duele porque era el día de su cumpleaños». La historia de Pablo se repite. Los venezolanos se han visto forzados a dejar a sus familias, incluso a sus padres muchos de ellos ancianos y enfermos, por aventurarse junto a sus hijos a otras tierras donde puedan conseguir alimentos y medicinas. La crisis económica despertó el éxodo de venezolanos hacia países vecinos que salen a través de la frontera con Colombia. Desde hace meses, miles de personas han llegado a Ecuador y el Gobierno de Lenín Moreno había manejado con discreción ese flujo migratorio. Sin embargo, ahora están desbordados. En promedio llegan al territorio ecuatoriano 4.200 venezolanos diarios, por lo que el Ejecutivo tuvo que declarar en estado de emergencia las provincias de Carchi, limítrofe con Colombia, Pichincha, cuya capital, Quito, es el punto de reunión de los migrantes y la provincia costera de El Oro, fronteriza con Perú. El estado de emergencia durará todo agosto y su intención es desplegar ayuda médica y asistencia social dado a las condiciones en las que llegan los venezolanos, algunos después de caminar hasta un mes. También, participará la Policía para apoyar los procedimientos de inmigración. El reflejo de la crisis se nota en la terminal terrestre de Carcelén, donde cientos duermen a la intemperie en un clima que bien puede ser una noche estrellada o una pertinaz llovizna que hace que amanezcan mojados. «En Venezuela no hay futuro. Lo que ganamos no alcanza para un pollo; aquí estamos, con mucho frío, pero nos mueve la ilusión de que podemos cambiar; quiero ir a Perú, allá llegó ya mi prima», dice Soledad. Mientras ella conversa se acerca Leonor; está conmovida, una familia quiteña llegó y le entregó un colchón, toallas, comida y el hijo que venía con ellos le entregó un pastel. Las autoridades sanitarias de la terminal están inquietas. Han debido instalar baterías sanitarias adicionales. «Esto está colapsado», dice un agente de que custodia por allí. «Da pena mirar a niños temblando de frío; ellos vienen de lugares calientes y aquí se enferman», dice. A un costado de la terminal uno grupo de niños juega ajeno al drama que viven sus padres; al contrario, están contentos porque muchas personas llegan con golosinas y juguetes. Mientras tanto, Katherine dice a ABC: «Cómo le digo a mi hija de cuatro años, que su abuela no pudo venir y que nosotros estamos aquí para buscarle un mejor porvenir; cómo le digo que no tenga hambre». Un grupo de hombres más bien jóvenes conversan, comentan lo que pasa en Venezuela y creen que no hay salida rápida, mientras los militares sostengan a Maduro. Evitan decir algo de la postura de Ecuador de alentar una consulta popular. Uno de ellos se atreve y dice. «Absurdo, con las mismas autoridades controlando todo, para qué». Otro señala que le da miedo que la crisis humanitaria aumente y que la gente se muera en las calles. «No hay qué comer», señala y dice sentirse privilegiado por haber salido de Venezuela. Según las cifras de Migración, en el primer semestre de 2018 han llegado a Ecuador unos 450.000 venezolanos; se calcula que unos 80.000 se han quedado en el país, los demás han ido a Perú y Chile. La declaratoria de emergencia ha activado la entrega de «kits de higiene» y ayuda alimentaria. Las autoridades coordinan con organizaciones humanitarias.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Muere una niña de 13 años tras ser violada en grupo en Liberia
La reciente muerte de una niña de 13 años tras sufrir una violación en grupo en una remota región rural de Liberia y no recibir el adecuado tratamiento médico ha puesto en evidencia los fracasos de Liberia en la lucha contra el problema de la violación y las carencias del sistema de salud. La menor fue atacada el pasado 21 de julio por tres desconocidos y aún no se ha arrestado a ningún sospechoso, según los últimos informes policiales. El suceso tuvo lugar en la región Maryland (sureste de Liberia) y los padres lucharon, sin éxito, para conseguirle un tratamiento adecuado en una zona empobrecida dentro de un país con graves deficiencias sanitarias. «Las autoridades fueron lentas en responder al problema de la niña, lo que llevó a que se desangrase durante horas», explicó a Efe Amos Sackie, un trabajador social de la región. «Lloraba del dolor en el estómago y la cadera, no había ningún hospital ni clínica del lugar donde fue violada, les llevó cerca de dos horas a pie antes de llegar a un centro médico informal para conseguir medicinas para el dolor», agregó. Según la fuente, la niña fue llevada a una clínica provisional pública donde murió días después como consecuencia del retraso en la atención y la falta de cuidados apropiados. El suceso saltó a la luz pública esta semana y activistas y asociaciones civiles están llamando al Gobierno a dar una pronta respuesta para llevar a los atacantes ante la Justicia, así como para poner medidas frente a la lacra de las violaciones. «La violación está volviendo a emerger en Liberia con una rapidez reforzada, más ahora que nunca», señaló en las redes sociales el activista juvenil Martin Kollie. «No puedo superarlo. Pasé una noche en vela porque esta menor pudo ser mi hermana pequeña», agregó, antes de comunicar que ha enviado mensajes tanto al Gobierno liberiano como a organizaciones internacionales para llamar su atención sobre el caso y sobre la violencia de género en el país. Entre ellas figuran la ONU, la Unión Africana, la Unión Europea y embajadas de distintos países occidentales. Desde la Policía liberiana han asegurado que han desplegado un equipo especial de agentes para dar caza a los agresores y que no están tomando esta última muerte «a la ligera», en palabras del portavoz policial Moses Carter. «Queremos sentar un precedente de que los niños no son juguetes sexuales», indicó Carter a Efe respecto al caso. Sin estadísticas precisas, el número de casos sonados de este tipo en Liberia es frecuente. Un año atrás un parlamentario fue acusado de violar a su sobrina de 12 años y, pese a haber declarado ante la Policía varias veces, aún no hay cargos contra él. También en 2017 una joven de 13 años fue violada y asesinada por su agresor, de 65 años, en el noroeste del país. De acuerdo a datos de la ONU publicados en 2016 sobre el tema, las víctimas liberianas de violación tienen que hacer frente a muchos obstáculos a la hora de denunciar los crímenes, tales como el miedo a ser estigmatizadas, el rechazo social y familiar, la falta de confianza o acceso a la policía y al sistema judicial o el miedo a represalias de los agresores. Ese informe, elaborado por la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, señaló también que de entre algo más de un millar de menores en edad escolar entrevistados un 75 % de los varones ve al hombre como superior a la mujer (mientras que entre las encuestadas lo pensaba un 22 %). Asimismo, un 46 % de los entrevistados masculinos y un 34 % de las femeninas pensaba que la violencia de género y el abuso sexual son «una parte normal de las relaciones entre los hombres y las mujeres» o incluso una «expresión natural» de los impulsos masculinos. La actual ley liberiana contra la violación, que no permite la salida bajo fianza, es dura pero no parece disuadir a los agresores. El año pasado el Senado de Liberia intentó modificarla para dar la posibilidad de libertad bajo fianza pero la presión internacional parece haber debilitado la intención de seguir hacia adelante con ello.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Che Guevara: la fría máquina de matar
El odio intransigente al enemigo era el mantra de Ernesto «Che» Guevara. Comandante, revolucionario y guerrillero, cualquiera de ellas define la personalidad del hombre que se convirtió con el tiempo en una fría máquina de matar. Ernesto Guevara nace en el seno de una familia de la clase media alta de Argentina. El mayor de cinco hijos se decanta por estudiar medicina en la Universidad de Buenos Aires, después de haber sido declarado no apto para realizar el servicio militar debido a su afección asmática. Página dedicada a su muerte - ABC En 1952, un año antes de graduarse, Guevara emprende un viaje por América Latina junto a su compañero Alberto Granado. Durante siete meses recorrieron Chile, Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia y Venezuela donde comienza a forjar sus ideas sobre las desigualdades sociales y el capitalismo en el continente. Regresa a Buenos Aires para finalizar sus estudios de medicina e inmediatamente inicia su segundo viaje al extranjero. Mientras está en Guayaquil (Ecuador) se interesa por la revolución que lidera el coronel Jacobo Arbenz en Guatemala y comienza a profundizar su formación marxista. En 1954 llega a Guatemala, seis meses antes del golpe de Estado e intenta trabajar como médico pero se le niega el permiso. Durante su estancia conoce a Hilda Gadea, una exiliada peruana que colaboraba con Arbenz y que más tarde se convertiría en su esposa y madre de su primera hija. El «Che» consigue un salvoconducto para viajar a México donde se encuentra con Fidel Castro e ingresa en el Movimiento que dirige. Juntos comandan la lucha por la independencia de Cuba en la llamada «revolución cubana» de 1959 y ponen fin a la dictadura de Fulgencio Batista. Galería de imágenes Vea la galería completa (13 imágenes) El nuevo régimen concedió a Guevara la nacionalidad y varios altos cargos sobre todo en el área económica. Su ímpetu por extender la lucha armada lo termina obsesionando. Comienza a tener diferencias con Fidel Castro y renuncia al partido, a los cargos y a su nacionalidad cubana para marcharse al Congo. En abril de 1967, después de que la CIA le dio por muerto en África se confirma que el «Che» se encontraba en Bolivia tratando de extender la revolución. Se fue a la nación suramericana a liderar un movimiento que eliminaría el capitalismo e instauraría el comunismo. El 8 de octubre un campesino lo descubre en la selva, avisa a la policía y es capturado por el Ejército boliviano, que lo retiene en una escuela del poblado La Higuera. La CIA envía agentes para confirmar que se trata del comandante e intenta mantenerlo con vida. Sin embargo, al día siguiente, el Ejército da la orden de ejecutarlo. Ocho balas entraron en su cuerpo porque debían simular que había muerto en batalla.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Se suspenden las labores de búsqueda por temor a que se desplome otro pilar del puente de Génova
Génova sigue viviendo horas dramáticas. De hora en hora se actualiza el número de víctimas que causó ayer martes el derrumbe del puente Morandi, símbolo de la ciudad: son ya 39 los muertos, entre ellos tres niños de 8, 12 y 13 años. Además, hay 16 heridos, 12 de ellos graves. Durante toda la noche se ha seguido excavando entre escombros y bloques de cemento, pero poco antes de la una de la tarde las operaciones de búsqueda se han tenido que interrumpir por el grave peligro de que se hundiera otro pilar del viaducto. Han tenido que ser evacuadas más personas de las casas situadas bajo el puente. Son ya 632 personas las que han tenido que abandonar sus casas, que tendrán que ser demolidas, como también será destruido lo que queda de la infraestructura. ABC ha podido asistir al drama que viven estas familias. Desde primeras horas de la mañana, algunos vecinos han logrado entrar en sus casas, siempre acompañados por un bombero. Después se ha interrumpido esta operación. Los bomberos han informado a las personas que hacían cola ante uno de sus vehículos para identificarse que ya no podrían entrar en sus hogares, porque «la situación del puente es inestable y hay riesgo de desplomes». Desesperación entre los vecinos Ni siquiera se ha permitido la entrada a quienes tenían necesidad de recoger algo urgente, como medicinas. Algunos vecinos han reaccionado con rabia, otros con lágrimas de desesperación, como Maria Di Franco: «Nos han arruinado la vida y ahora ni nos dejan entrar en nuestra casa para coger lo imprescindible. Salí ayer corriendo con toda mi familia y estamos con lo puesto», ha explicado esta vecina del número 7 de la calle Enrico Porro, justo debajo del puente. Todos los vecinos evacuados con los que hablamos nos comentan que se sabía que el puente terminaría por caerse «más pronto que tarde». La situación que han vivido la califican de «infierno», pues llevan casi tres años sin poder dormir por las noches, a consecuencia de las obras que se hacían para la manutención del viaducto. «Nos prometieron, y así estaba escrito en los carteles de la obra, que serían ocho meses, pero ya llevamos casi tres años de obras. Esto es un sinvivir», ha explicado Vincenzo Capello. El impacto en el transporte y la movilidad está siendo devastador en toda la red de autopistas de la región de Liguria. Génova está literalmente dividida en dos y se ha pedido el estado de emergencia nacional. Culpables de la tragedia Han pasado justamente 24 horas de la tragedia, y ya se echan las culpas unos a otros de la catástrofe. El Gobierno populista y antisistema ya ha encontrado a los culpables: la sociedad Autostrade que gestionaba el viaducto sobre la autopista. Los vicepresidentes Luigi di Maio, del Movimiento 5 Estrellas, y Matteo Salvini, líder de la Liga, han anunciado que se han iniciado los pasos necesarios para quitar la concesión de la autopista a esa compañía. Además, el ministro del Interior Salvini ha atacado a la Unión Europea, por considerar que Bruselas exige vínculos de presupuesto que quitan recursos económicos para las ciudades. El Ejecutivo da así de inmediato una respuesta política a la catástrofe, una solución que parece lejana del llamamiento que hizo ayer el presidente de la República, Sergio Mattarella, que pidió un «examen serio y severo sobre las causas de la tragedia», que calificó de «absurda».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
«Si me quedo en Venezuela, morimos mi familia y yo»
La salida masiva de venezolanos que huyen de la grave crisis humanitaria está desbordando a las autoridades de los países vecinos, impotentes para absorber tal flujo de personas. El pasado sábado entró en vigor en Ecuador el requisito de pasaporte a todos aquellos que ingresen en su territorio. Aunque esto ha hecho que disminuya la presión en el puesto de Migración de Rumichaqui, en la frontera con Colombia, y que las diez ventanillas atiendan con más calma, lo que no ha disminuido es el drama humano, sobre todo entre quienes salieron de su país sin saber que las nuevas condiciones migratorias. «Si me quedo en Venezuela, muero yo y mi familia», dice Mario, que refleja en su rostro el dolor y el cansancio. Junto a él está Fernanda que no deja de llorar, dice que sacar un pasaporte cuesta unos 200 dólares y tarda entre seis meses y un año. «Dejé todo porque estamos enfermos y no hay medicinas. ¡Cómo me regreso!», exclama. El fin de semana el Ministerio del Interior liberó del requisito de pasaporte a niños y adolescentes que estén con sus padres que posean el documento en regla. «La presión de la opinión pública ecuatoriana les obligó a cambiar», comenta una docente, y elogia que la defensora del Pueblo, Gina Benavides, haya anunciado que pedirá medidas cautelares a organismos internacionales, de seguir vigente el pedido de pasaporte. El ministro del Interior, Mauro Toscanini, justificó la medida tras dar a conocer que se han identificado casos de trata de personas y tráfico de migrantes en el ingreso de ciudadanos venezolanos. Las autoridades arguyen también la imposibilidad de validar la información de las cédulas de identidad y las partidas de nacimiento ilegibles o en mal estado. «Los venezolanos que llegan no son migrantes, son refugiados de una guerra civil sin armas. Pedirles pasaporte es absurdo. Ellos no vienen por turismo, vienen desplazados», dice Ramiro Aguilar, abogado penalista y exparlamentario. Ecuador ha experimentado desde dos semanas atrás una oleada migratoria de venezolanos que ha desbordado las terminales terrestres de Quito y ha obligado al gobierno a declarar estado de emergencia en tres provincias, para asistirlos. El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), desde su sede en Ginebra, estima que 30.000 venezolanos llegaron a Ecuador en la primera semana de agosto. «La decisión de solicitar pasaporte a ciudadanos venezolanos está alineada a las medidas migratorias de otros país, a nivel regional», ha declarado el viceministro de Movilidad Humana, Santiago Chávez, al tiempo de señalar que Ecuador hace proporcionalmente más que otros, ya que otorga acceso a la salud y a la educación a ciudadanos extranjeros. El viceministerio de Movilidad Humana ha convocado a sus pares de países de Sudamérica a una reunión para tratar el flujo inusual de venezolanos. Será en Quito los primeros días de septiembre. Polvorín en la frontera entre Brasil y Venezuela Entre tanto, el polvorín en que se ha convertido el estado de Roraima, estado brasileño fronterizo con Venezuela, se alimenta también de la disputa política entre el gobierno local y el central, preocupados con los efectos que este tema tan sensible puede generar en las elecciones presidenciales brasileñas de octubre. La situación se agravó después que brasileños entraron en confronto y quemaron objetos personales y tiendas de campaña, en un ataque masivo contra 700 venezolanos, tras un intento de asalto a un comerciante en el municipio de Pacaraima, principal puerta de entrada entre los dos países. La situación provocó la salida de Brasil de 1.200 venezolanos en un único día y el envío de 120 soldados brasileños al local, para controlar la tensión. «Vemos con mucha preocupación lo que ocurre en Roraima con este clima xenófobo. Es una situación muy difícil que se complica por el tema electoral en Brasil», explica en declaraciones a ABC, el investigador Senior de la organización internacional Human Rights Watch (HRW), en Brasil, César Muñoz. La gobernadora de Roraima, Suely Campos, que busca su reelección, es contraria a la entrada de venezolanos, llegando a emitir decretos para restringir el uso de servicio públicos a refugiados y pidiendo a la Justicia brasileña el cierre de la frontera, medidas que fueron rechazadas por la Corte Suprema. Del otro lado de esa pelea, está el senador de Roraima, Romeu Jucá, uno de los hombres fuertes del presidente Michel Temer, cuya diplomacia ha sido una de las más críticas al Gobierno de Nicolás Maduro. Campos, que acumula polémicas de nepotismo y abuso de poder, ataca a Jucá, otro político envuelto en escándalos de corrupción, de querer "mantener el caos", en su estado. El tamaño de la inmigración Brasil no es el país sudamericano que más recibió desplazados de Venezuela, ranking liderado por Colombia con 870.000 refugiados vecinos. Según datos oficiales, entraron por Pacaraima cerca de 128 mil venezolanos entre 2017 y 2018, de los cuáles más de la mitad fueron por vía terrestre a otros países. Según la Policía Federal, unos 58 mil refugiados venezolanos aún permanecen en Brasil. El estado de Roraima es el que ha sufrido más con ese flujo migratorio. Con la llegada de un promedio de 500 venezolanos diarios, la alcaldía de la capital, Boa Vista, calcula unos 30.000 inmigrantes en la ciudad, equivalentes al 10% de la población, lo que ha sobrecargado los servicios públicos, y dejado por lo menos 2.000 venezolanos viviendo en las calles en condiciones penosas. La situación, caótica, incluye un brote de sarampión, que ha complicado la frágil salud de las personas que llegan, entre ellas mujeres y niños, con casos de desnutrición. El Gobierno brasileño organizó la «Operación Acogida», encabezada por las Fuerzas Armadas, con apoyo del ministerios de Salud, y de Agencias de la ONU, como la Acnur, especializada en refugiados. La organización, sin embargo, así como el Gobierno del estado, no están dando abasto para atender ese fuerte flujo migratorio.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Más burocracia para las empresas, planes para evitar la escasez de medicinas e incremento de costes en las tarjetas de crédito al viajar a otros países europeos. Estos son algunos de los efectos que podrían darse en caso de falta de acuerdo entre Reino Unido y Bruselas sobre el Brexit, según una serie de documentos que ha dado a conocer este jueves el Gobierno británico. Aunque los ministros responsables de la negociación sostienen que la prioridad es llegar a un pacto, alertan de que si no se alcanza podrían darse alteraciones de corta duración. Se trata de las primeras recomendaciones «prácticas y proporcionadas» para empresas y ciudadanos en caso de que no haya un acuerdo del Brexit, si bien el objetivo es alcanzar un pacto, afirmó el ministro para la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE), Dominic Raab. El Gobierno de Theresa May ha divulgado 25 documentos técnicos con instrucciones para empresarios y ciudadanos, entre ellos en materia bancaria, farmacéutica, investigación nuclear, derechos laborales y los pagos para el sector agrícola británico. El objetivo de la Administración conservadora es mitigar las consecuencias de una ausencia de acuerdo ante la incertidumbre sobre el progreso de las actuales negociaciones entre Londres y Bruselas sobre los términos de la retirada británica -en marzo de 2019-. En un discurso en Londres, Raab dejó claro, no obstante, que «la prioridad» del Gobierno es alcanzar un acuerdo con la UE, pero «debemos estar preparados para considerar una alternativa». En los documentos se incluyen instrucciones para las empresas sobre la documentación adicional que tendrán que afrontar así como planes de contingencia en caso de una escasez de medicinas. En ese sentido, Raab informó de que los suministradores farmacéuticos disponen reservas para tres meses correspondientes a 200 fármacos y recalcó que hay acuerdos con esas compañías para evitar problemas que puedan surgir en la entrada de medicinas, como por ejemplo eventuales huelgas de camioneros en Francia. «No hay planes para desplegar al Ejército» El ministro restó importancia al temor planteado hace unos meses de que el Ejército sería desplegado para mantener el suministro de alimentos en caso de una falta de acuerdo. «No hay planes para desplegar al Ejército para mantener el suministro de comida», recalcó. «Nuestro objetivo general es facilitar un funcionamiento suave, continuado de los negocios, el transporte, la infraestructura, la investigación, los programas de ayuda y flujos de financiación», agregó el titular británico del Brexit, según recoge Efe. «En algunos casos, eso significa tomar acciones unilaterales para mantener tanta continuidad como sea posible en el corto plazo, en caso de que no haya acuerdo, independientemente de si la UE decide hacer lo mismo», agregó. Londres y Bruselas continúan las negociaciones pero siguen sin ponerse de acuerdo sobre la futura relación comercial y la frontera entre las dos Irlandas, pues el objetivo es que siga siendo invisible para no perjudicar el proceso de paz norirlandés.