Infortelecom

Noticias de medicina

01-01-1970 | Fuente: abc.es
La oposición venezolana califica de «relevante» el diálogo con el Gobierno
El presidente del Parlamento venezolano, el opositor Julio Borges, calificó hoy de «relevante» el hecho de que la oposición se haya sentado a dialogar con el Gobierno sobre la grave crisis que atraviesa su país, aunque reconoció que se trata de un proceso «difícil» de «debates y confrontaciones». Borges encabezó la delegación de la oposición que acudió a Santo Domingo al diálogo de ayer y hoy, auspiciado por el presidente dominicano, Danilo Medina, y el expresidente del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero, para buscar una solución a la crisis. Las partes se volverán a encontrar el 15 de diciembre en Santo Domingo donde se espera firmar un acuerdo, informó Medina al terminó del encuentro, al que el Gobierno de Nicolás Maduro envió una delegación integrada, entre otros, por el ministro venezolano de Comunicación y Cultura, Jorge Rodríguez; y su hermana Delcy Rodríguez, presidenta de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC). «Es muy importante y relevante el hecho de que hayamos podido lograr la reunión, en la que el Gobierno de Venezuela y quienes representamos a la oposición hemos estado juntos con países que han sido testigos de estos dos días de profundo debate y de confrontación de posiciones políticas en las cuales hemos fijado nuestra posición en cada uno de los puntos de la agenda», dijo. El proceso, apuntó, «es difícil, fuerte y duro, de debate y de confrontamos pero estamos acá porque estamos determinados a que esto abra una ruta al futuro y al porvenir de todos los venezolanos». «Queremos más derechos para el pueblo y pensamos que en la medida en que logremos abrir más derechos vamos a lograr que esta crisis pueda ser superada dándole la palabra al pueblo en un proceso en el que pueda expresarse democráticamente sin ningún tipo de temor y con la mirada puesta hacia el futuro», agregó, aunque reconoció que «no vamos a construir mágicamente una solución» a la crisis. Borges señaló que aunque el tema electoral «tiene una gran importancia, lo más urgente es la crisis de alimentos y medicinas». Asimismo, insistió en reclamar la liberación de los presos políticos en su país, que calculó entre 300 y 350 y devolver las facultades constitucionales del Parlamento, de mayoría opositora. «Nosotros dimos nuestra visión y el Gobierno la suya. Hicimos propuestas de condiciones electorales indispensables. El presidente Medina construirá ahora la posibilidad de un acuerdo», subrayó. Al término del encuentro de hoy, el ministro venezolano de Comunicación y Cultura, Jorge Rodríguez, aseguró que se está cerca de lograr un acuerdo entre las partes. A la cita asistieron los cancilleres de Chile, Heraldo Muñoz; de Nicaragua, Denis Moncada, y de México, Luis Videgaray, así como el ministro de Gobierno de Bolivia, Carlos Romero, y el ministro de Finanzas de San Vicente y Granadinas, Camillo Gonsalves.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Sin acuerdo en las conversaciones entre Gobierno y oposición
La cuarta ronda de negociaciones entre los representantes del Gobierno de Maduro y los de la oposición, celebrada este fin de semana en República Dominicana, concluyó sin acuerdos concretos y bajo un clima de escepticismo, por lo que decidieron continuar el diálogo el 15 de diciembre, después de las elecciones municipales previstas para el próximo domingo. El régimen de Nicolás Maduro y la delegación de la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) cerraron el pasado sábado dos días de conversaciones sin avanzar en la concreción de ninguno de los puntos que defendía cada parte en su agenda. Sin embargo, ambas delegaciones consultarán con sus líderes en Caracas el contenido de las discusiones mantenidas a puerta cerrada en Santo Domingo por los representantes de Gobierno y oposición, acompañados de seis cancilleres, escogidos de manera paritaria -como representantes de la oposición: Chile, México y Paraguay; y del oficialismo: Bolivia, Nicaragua y San Vicente y Dominica-. El presidente anfitrión, Danilo Medina, satisfecho por haber logrado sentar a Gobierno y oposición a conversar en una mesa, confirmó que el debate fue intenso. Los temas que centraron la segunda jornada de negociación fueron la liberación de los presos políticos y la cooperación internacional. El presidente de la Asamblea Nacional (AN), Julio Borges, refrendó que fueron dos días de profundo debate. «Hemos venido acá con una idea firme y central, para lograr más derechos para el pueblo venezolano y lograr que esta crisis que está viviendo Venezuela pueda ser superada». Según algunos medios de comunicación, la delegación chavista se resistió durante a ceder a las exigencias de la oposición, que incluyen garantías para unas elecciones presidenciales transparentes en 2018, una solución al desabastecimiento de alimentos y medicinas, la liberación de opositores presos y el respeto a las funciones legales de la AN. Sanciones a Venezuela Los hermanos chavistas Jorge y Delcy Rodríguez insistieron en obtener un reconocimiento a la Constituyente ilegal por parte de la oposición y volvieron a afirmar que esta es responsable de las sanciones impuestas por Estados Unidos contra Venezuela, calificadas por el Gobierno de «bloqueo económico y financiero». En tanto que, desde su exilio, el alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, pidió al Gobierno de Donald Trump que refuerce las sanciones contra el régimen de Maduro. Por su parte, el ministro de Salud, Luis López Chejade, aseguró que no permitirá que entre ayuda humanitaria al país, porque los venezolanos ya «están siendo atendidos por Maduro». El oficialismo niega que Venezuela esté atravesando una crisis humana como advierte la oposición y varias organizaciones de salud. .
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Adolfo Suárez Illana: «Maduro llama al odio, divide y persigue al contrario»
Adolfo Suárez Illana (Madrid, 1964) parafrasea a su padre, el primer presidente de la democracia española (1976-1981), al describir el momento que vive la oposición venezolana frente al divide y vencerás de Nicolás Maduro: «Lo único sobre lo que es indispensable estar de acuerdo es sobre la profunda voluntad de vivir en paz y en libertad». Suárez Illana vivió tres años en Caracas, a donde viajó la semana pasada. En un encuentro en la Embajada de España con opositores de distintas corrientes -y «hablando con todos y cada uno de ellos por separado»- pudo constatar que «en eso están de acuerdo todos los partidos, otra cosa es que haya diferencias ideológicas o de estrategia, pero en ningún caso uno es el enemigo del otro y tienen el objetivo común de devolver la soberanía al pueblo». En Caracas también constató que los dirigentes de la oposición soportan «situaciones personales complicadas, la persecución a la que les ha sometido el régimen de Maduro es inmensa». Presidente del despacho de abogados Ontier, asegura que aunque «no estoy en la política institucional ni quiero estarlo, sí tengo vocación política». -¿Ha triunfado la estrategia del presidente Maduro de dividir a la oposición? ?Maduro les ha llevado a un punto de confrontación, pero no tiene por qué triunfar. Estos partidos podrán volver a acordar estrategias conjuntas y compartir el éxito de la devolución de la soberanía al pueblo. En España, en la época de la transición, que me digan si estaban de acuerdo en todo la oposición y el gobierno, incluso la oposición en todo. No es verdad y construimos un gran país. Hay una diferencia: en España había un presidente comprometido con la democracia y que jamás mintió a la oposición. Todo aquello que acordó con ella lo cumplió. Pues exijamos a este presidente esos compromisos con la democracia, esos mínimos que se necesitan para hacer una votación realmente democrática y aceptable por la comunidad internacional. -¿Cree que la oposición logrará presentar un candidato único a las presidenciales previstas en 2018? -Lo primero ahora no es eso, es conseguir que haya una elección libre, democrática, universal, secreta, garantizada por la comunidad internacional y que nos dé la posibilidad de tener un presidente emanado de la voluntad del pueblo. Es el verdadero objetivo. Y para conseguirlo hay que presionar desde la comunidad internacional y desde los partidos de la oposición. -La coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) acaba de pedir a la Unión Europea que sancione a Maduro y a otras 61 personas por violaciones de los derechos humanos. ¿España tendría que presionar más para que se impongan esas sanciones? -Hace falta presionar a todos aquellos que han sido responsables de llevar a Venezuela a la situación de crisis humanitaria tan absoluta. Soy firme partidario de aplicar sanciones. Y soy tan abierto al diálogo como exigente en todas las cuestiones que obliguen a quien no quiere a sentarse en una mesa y devolver a Venezuela su democracia, que está secuestrada. J. R. Ladra -Ha terminado sin acuerdo la primera reunión de la nueva ronda de negociaciones entre Gobierno y oposición en República Dominicana, aunque hay previsto otro encuentro el 15 de diciembre. ¿Es posible una salida negociada? -No lo sé, me cuesta muchísimo trabajo creer que sea posible porque quien ha dicho públicamente que lo que no gane con los votos lo va a ganar con las armas, no parece que sea fácil llevarle a un acuerdo en términos democráticos. Por eso es necesario mantener la presión internacional. Pero tampoco creo que sea posible levantarse de la mesa y no hablar jamás. -En Caracas, durante un coloquio de la patronal Fedecámaras, usted afirmó la semana pasada que «quien tiene más poder, debe ser siempre más generoso». ¿Ve a Maduro dispuesto? -Sinceramente no, no le veo como a un demócrata, veo que tiene presos políticos, que utiliza el poder para presionar a la oposición y a quienes piensan distinto. Pero ello no me impide ver que es el presidente y que tengo que hablar con él, aunque sin dejar de presionarle. -¿Ha tenido ocasión de hablar con Nicolás Maduro? -Jamás he cruzado palabra con el presidente de Venezuela. -¿Ha podido visitar a presos políticos como Leopoldo López o Daniel Ceballos en su casa o en la cárcel? -No, no me han permitido visitar a ninguno. Lo he intentado en esa ocasión con Leopoldo López, pero me dijeron que era imposible. -En Caracas también dijo que es un «pecado imperdonable que un político inste al odio». ¿Desde el Palacio de Miraflores se han lanzado mensajes que podrían incitar al odio? -Permanentemente. De hecho, lo que ha hecho Maduro es quebrar la convivencia democrática y pacífica. Es el pecado capital de un político, elegido para gestionar las cuestiones comunes. Y es el caso contrario al de mi padre en España. No era un presidente democrático cuando fue elegido y quiso dirigir a todo un pueblo -y lo consiguió- hacia la democracia. Además no quebró ni una sola de las leyes, que tampoco eran democráticas pero no dejaban de ser las leyes de nuestro país. Porque cuando un político quiebra una ley lo que hace indefectiblemente es quebrar la convivencia. Nicolás Maduro ha quebrado la ley en numerosas ocasiones. Entre otras cosas le vemos con una Asamblea Constituyente ilegítima que no está reconocida por ningún país serio. Y que la ha contrapuesto a un Parlamento legítimamente constituido y elegido por el pueblo. Es un hombre que llama constantemente al odio. Decir que lo que no conseguiremos con los votos lo lograremos con las armas es llamar al enfrentamiento. Es un hombre que divide, que persigue al contrario. La contraposición con la oposición española en la transición es absoluta. En España a la oposición se la respetó. Se legalizó a aquellos partidos que se consideraban ilegales, se hizo una amnistía. Es parte de lo que debemos exigir para que unas elecciones sean realmente libres. Y poner la presión siempre sobre el Gobierno de Maduro, nunca sobre las diferencias de la oposición, que tienen todo el derecho del mundo a discrepar. -Maduro acaba de nombrar al mayor general Manuel Quevedo al frente de la petrolera estatal Pdvsa, en medio de una trama de corrupción. ¿Venezuela se asemeja cada vez más a Cuba, donde el Ejército controla casi toda la economía? -Es una muestra más de la falta de capacidad para manejar la situación. Pdvsa era una empresa modélica y se la han cargado. En Venezuela hay gente capaz, había gente sobresaliente en la gestión del petróleo. Los militares tendrán una formación magnífica para ejercer su profesión, pero no para defender un negocio tan complejo. Dan muestras de no saber cómo gestionar. Cuando eso ocurre, lo mejor es dar el paso a otros. Estos 19 años de chavismo han supuesto una corrupción fuera de límites que ha empobrecido y llevado a Venezuela a un caos y una crisis humanitaria impensable para un país tan rico en recursos naturales y personales. -¿Ha sido testigo de la escasez de alimentos y medicinas? -Tengo muchos amigos venezolanos, vienen y vuelven con mucha frecuencia. Y una de las cosas que hacen aquí es comprar medicinas para llevárselas a su país porque allí es prácticamente imposible conseguir de lo más sencillo a lo más complejo. Respecto a la inflación, las cifras son brutales y eso es el mayor enemigo del humilde, del asalariado, porque le mata su capacidad de consumo. De izquierda a derecha, el diputado Luis Florido, el líder de Primero Justicia Henrique Capriles, el embajador Jesús Silva Fernández, la líder de Vente Venezuela María Corina Machado, Adolfo Suárez Illana, la activista de derechos humanos Lilian Tintori, el presidente de la Asamblea Nacional Julio Borges y el diputado Henry Ramos Allup, el pasado 29 de noviembre en la Embajada de España en Caracas, en una imagen cedida por la sede diplomática - Efe
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Maduro chantajea con el «carné de la patria» para llamar a las urnas en las elecciones municipales
La campaña electoral de las elecciones municipales convocadas para este domingo en Venezuela se cerró el sábado, como de costumbre, con un decreto de «ley seca» y la prohibición de portar armas, aunque las bandas paramilitares chavistas, denominadas «colectivos», se saltan los anuncios oficiales y amedrentan ante los comicios por encargo de sus superiores. El presidente Nicolás Maduro tuvo que exhortar en el «Noticiero de la patria», transmitido de forma obligatoria tres veces al día en todas las estaciones de radio, que vayan a votar este domingo por los candidatos oficialistas a las 335 alcaldías, porque habrá seguridad en los comicios. Y recordó a los votantes que lleven el «carné de la patria» y se registren en los «puntos rojos» de los 14.000 centros electorales para que puedan recibir los beneficios que les tiene reservados. Se trata de un poderoso gancho ante la escasez de comida y medicinas y la hiperinflación que se traga los pocos ingresos del presupuesto familiar y que, según la Asamblea Nacional, alcanza el 1.369% en lo que va de año. El diputado y miembro de la Comisión de Finanzas del parlamento, Ángel Alvarado, estima que al cierre de 2017 los venezolanos tendrán «una inflación del 2.000 a 2.100%», una cifra sin precedentes en Venezuela. Mientras, el dólar se cambia en el mercado paralelo a 95.440,47 bolívares, según el portal «DólarToday». Para el diputado José Guerra, los venezolanos necesitarán en marzo billetes de 200.000 y 500.000 bolívares, que todavía no están en circulación. Este récord de inflación desanima a los electores a la hora de ir a las urnas el domingo y la abstención acecha tanto al oficialismo como a la oposición. Según la analista Thays Peñalver, «más que desmoralización, la oposición siente desmotivación». No obstante, en las largas colas para comprar pollo ?un producto escaso y regulado? en el mercado de Quinta Crespo, ABC pudo comprobar que la mayoría de los consumidores no piensa votar por los candidatos oficialistas, aunque «tal vez alguien con el carné de la patria lo haga obligado», comentaba uno de ellos. El periodista Nelson Bocaranda, del portal «Runrun.es», denuncia que un dirigente del gubernamental Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) ideó la elaboración de unos ocho millones de chequeras que con valor de 500.000 bolívares (5,26 dólar) tuvieran cinco cheques cada una de ellas, es decir cada cheque con valor de 100.000 bolívares, para ser entregados antes de las próximas elecciones a los titulares del «carné de la patria». Y añade que esas chequeras solo se podrán activar después de votar, codificándolas en un punto rojo de control en los propios centros de votación. Boicot de la oposición La oposición apenas tiene aspiraciones en esta cita electoral tras su debacle en los comicios a gobernadores del pasado 15 de octubre, en los que de 23 apenas ganaron cinco gobernaciones y en los que se denunciaron numerosas irregularidades. La cúpula de la coalición de la Mesa de la Unidad Democrática decidió no ir a las municipales por temor a la repetición del fraude de las regionales. De las 19 organizaciones políticas que militan en la MUD, sólo tres partidos ?Un Nuevo Tiempo, Avanzada Progresista y el Movimiento al Socialismo (MAS)? decidieron participar en las municipales.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
El Nobel de Medicina Jeffrey Hall llama a Trump «antintelectual» y lo acusa de «odiar la ciencia»
En el actual Gobierno estadounidense hay mucha gente que «odia la ciencia y la teme» y el presidente Donald Trump es «extremadamente antintelectual», asegura a Efe el científico Jeffrey Hall, uno de los ganadores este año del Premio Nobel de Medicina. Hall, junto a sus compatriotas Michael Rosbash y Michael W. Young, logró el galardón por sus descubrimientos de los mecanismos moleculares que controlan el «reloj biológico interno» por el que los seres vivos se adaptan a las rotaciones de la Tierra. Retirado hace diez años en la zona rural de Maine (noreste de EE.UU), Hall decidió renunciar a la investigación cuando se quedó sin fondos y aunque habría podido seguir cobrando el sueldo «por hacer casi nada», esa era para él una opción «ofensiva». Hoy en día, la cantidad de dinero disponible para investigación «baja, baja y baja», señala Hall en una entrevista con Efe. Porque, agrega, «mucha gente que está ahora en el Gobierno de Estados Unidos odia la ciencia y la teme. No quieren que haya investigación científica». Una administración cuyo presidente es «extremadamente antintelectual, incluido anticiencia», tanto que este año Trump se «negó» a recibir a los ganadores estadounidenses del Nobel. «A mí no me importa -acota-, porque habría rechazado encontrarme con él, pero lo relevante es que él no quiso». Hall cree que en su país la religión tiene una «grandísima» influencia y "una de las características de la religiosidad ferviente es negar la ciencia" e incluso querer que la Biblia «sea considerada como un libro de historia y de ciencia». Aunque dejó de investigar forzado por las circunstancias, no se queja, porque durante 35 años sí dispuso de fondos. «Eso es mucho tiempo y estoy muy agradecido», explica Hall, que acaba la frase con un: «nada dura para siempre». Nacido en Nueva York en 1945, el científico habla con absoluta naturalidad de cualquier tema y cuando el hilo de su argumento le lleva a subir ligeramente el tono, da golpecitos con el brazo sobre la mesa. La Academia Sueca ha reconocido sus trabajos para descubrir cómo funciona el reloj interno de los seres vivos para adaptarse a la fases del día y de la noche, para lo que trabajaron con la mosca de la fruta en la que aislaron un gen que controla el ritmo biológico. Desde el anuncio del premio mucho se ha hablado de la importancia que pueden tener en el ser humano las investigaciones de los ritmos circadianos y Hall está «cansado» de que le pregunten siempre lo mismo. Por eso ahora su respuesta es: «Sí, quizás sea importante a mediados de este siglo, cuando sepamos más. En la actualidad nuestra investigación no es significativa (para las personas), pero tiene el potencial de serlo». De igual manera se niega a entrar en las «hipótesis» sobre si pueden ayudar a prevenir o curar enfermedades. «No le voy a decir nada sobre ello, porque no sabemos lo suficiente», zanja Hall, para quien «lo que sabemos hasta ahora de los ritmos (circadianos) es lo suficientemente interesante» para seguir investigando. Y al hablar de esas hipótesis se refiere a las revista científicas. «Cada cosa de esos artículos es exagerada, errónea o ambos», por lo que defiende que solo hay que leer estudios de primera mano. En esas publicaciones «si escribes sobre la realidad -y lo sé porque me ha pasado- te dicen que no quieren ese artículo: "hazlo más significativo", pero yo dije que no». Hall dedicó casi toda su investigación a trabajar con la mosca de la fruta -«la pequeña mosca», como él la llama-, al principio solo desde el punto del vista genético y luego también biológico. Un animal que se comporta «de una manera muy sofisticada, su comportamiento no es simple, es interesante», además «es fácil trabajar con esos organismos» pues hay menos limitaciones, «puedes hacer lo que quieras con un insecto». De todas formas, él siguió el consejo de su primer mentor: «Ama a la pequeña mosca además de trabajar con ella, si lo haces, lo creas o no, tu investigación será mejor».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Colegios semivacíos en el último simulacro electoral de Maduro
La elección local de 335 alcaldes en Venezuela estuvo marcada este domingo por la escasa afluencia de votantes, debido a que la mayoría de los partidos de la oposición no participaron en la contienda y el régimen no pudo por sí solo ofrecer algún atractivo para ir a votar. La opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) había llamado a la abstención en unos comicios que el gobierno de Nicolás Maduro convocó para hacerse con el poder local, una vez que se alzaron con la mayoría de las gobernaciones en las elecciones regionales del pasado octubre. Los contrarios al régimen, así como buena parte de la comunidad internacional, consideraron las fraudulentas. Ayer no se observaron, como entonces, los sorpresivos cambios de centro de votación para muchos electores a última hora. En cambio, esta vez era patente el chantaje que se pretendía hacer a los electores para que respaldaran al oficialismo, al obligarles a registrarse en la votación con el «carné de la patria», documento que da derecho a bolsas de comida y otros beneficios. El régimen utiliza estas ayudas para comprar el apoyo de unos ciudadanos cada vez más acuciados por la pobreza, el hambre y la falta de medicinas. El vicepresidente, Tareck El Aissami, recordó a los electores a través de Twitter que no se olvidaran del «carné de la patria» y que se registraran en los «puntos tricolor». CARNET de la PATRIA!! No olvidemos que durante la jornada electoral de este domingo 10/DIC, debemos garantizar que en los puntos tricolor, quede registrado y leído el código QR de nuestro carnet de la PATRIA!! #SomosVenezuela? Tareck El Aissami (@TareckPSUV) December 9, 2017A cambio del voto se ofrecía en ellos una bolsa de comida o un bono de 500.000 bolívares, pagaderos en un futuro incierto. Pese a la promesa de la bonificación a cambio del voto en los «puntos rojos», escasos votantes se dejaron seducir con la trampa de «comida para hoy y hambre para mañana». Un voto por una bolsa de comida ya no alcanza ni para una semana de comida. La hiperinflación se dispara a cada hora y el precio del producto se duplica de un día para otro. La Asamblea Nacional estima que este año se cerrará con un subida de precios de más del 2.000%, mientras que el próximo se estima que puede situarse entre el 3.000 y el 5.000%. «Mi carné es el de identidad» Un votante, que pidió no revelar su nombre, dijo a ABC que en el colegio de La Consolación de Montalbán se negó a mostrar su «carné de la patria». Siguió una discusión, que ganó él: «Dije que el único carné para votar era el de identidad, no el de la patria», señaló. Otra electora, Claudia Rodríguez, se apoyaba en un bastón mientras subía a sus 87 años por la segunda avenida de Los Palos Grandes hacia el colegio Schonthal, en el municipio de Chacao. «Me cuesta mucho caminar -explicaba-, pero no dejo de votar para que Chacao no se lo lleven los chavistas». La mujer mostraba su tristeza porque el enfrentamiento entre opositores, que a su juicio favorece al régimen. En ese centro apenas había votado al mediodía el 15% de los 10.000 votantes registrados.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
La oposición venezolana propone a Maduro sentarse en la mesa de negociación
La directiva de la coalición opositora le ha tomado la palabra a Nicolás Maduro para reunirse con él, pero no en Miraflores, como propone el mandatario venezolano, sino en la República Dominicana, donde este viernes 15 se han citado las partes en el conflicto para volver a verse la cara y continuar el proceso de negociaciones que busca una salida a la crisis de Venezuela. Esta sería la segunda ronda en República Dominicana, bajo los auspicios del presidente dominicano Danilo Medina, desde que comenzó el proceso el 1 de diciembre, pero el quinto encuentro entre las partes desde octubre de 2016 pese a los fracasos del diálogo con la participación del Vaticano y el expresidente del Gobierno de España, José Luis Rodríguez Zapatero. El diputado Luis Florido, presidente de la Comisión de Política Exterior parlamentaria y portavoz de la delegación opositora, ofreció una rueda de prensa a los corresponsales extranjeros en la que dio detalles sobre la nueva ronda de conversaciones. Afirmó que a la delegación opositora le encantaría sentarse con Maduro en la mesa de negociaciones de Santo Domingo para que los cancilleres de México, Chile, (Paraguay declinó) Bolivia, Nicaragua y las islas de San Vicente y Granadinas constataron de primera mano la postura del régimen y sus vaivenes. Se mostró optimista con el avance de las conversaciones previas aunque no pudo revelar los aspectos del borrador de acuerdos que están discutiendo las partes. «No sabemos si tendremos éxito o no el 15 y si se firmará el acuerdo. Será una sola jornada del viernes sin duración predeterminada», dijo Florido. Entre los aspectos que reclama la oposición está la apertura del canal humanitario, elecciones justas y transparentes con nuevas autoridades electorales, liberación de presos políticos y restitución de las facultades de la Asamblea Nacional. Y por la parte del oficialismo está la suspensión de las sanciones internacionales y reconocimiento de la Asamblea Nacional Constituyente. Florido aclaró que la oposición no tiene ninguna responsabilidad sobre las sanciones internacionales ni puede suspenderlas, porque «no son contra Venezuela sino contra individualidades del régimen». Tampoco reconoce a la Constituyente de Maduro, porque es inconstitucional y rechazada por gran parte de la comunidad internacional. En cuanto a la apertura del canal humanitario subrayó que el ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López, se opone a autorizarla por «ignorancia. Aquí no vendrán los cascos azules de la ONU». Dijo que la propuesta más viable es que se conforme una comisión mixta entre los organismos el Estado y las ONG, el gremio farmacéutico y Cáritas para que distribuyan las donaciones de medicina. «Sabemos que el canal humanitario no resolverá la crisis de medicamentos, pero si ayudará a proporcionar a los enfermos críticos una esperanza para su curación», dijo. Cerca de 300 presos políticos En cuanto a los presos políticos dijo que habían hecho un censo entre las cifras del Foro Penal Venezolano (290 personas) y la de la abogada Ana Leonor Acosta, llegando a un total de 382 presos políticos. «Ya entregamos la lista definitiva y próximamente podrían ser liberados 114 personas después de la firma del acuerdo?. El diputado Florido no sabe si habrá resultados o no el viernes 15 o si el gobierno pateará la mesa cerrando otro ciclo. Es probable que las negociaciones continúen el próximo año porque ?tarde o temprano esta crisis terminará en una mesa de negociaciones?. Para la delegación opositora, ampliada a la sociedad civil, «este ha sido el proceso más serio, no es un diálogo sino una negociación con propuestas concretas. Los procesos son complejos y no nos vamos a detener hasta lograr la firma del acuerdo. Si no se llega a un acuerdo». En su opinión para el eventual acuerdo de negociación, la Fuerza Armada Nacional y todo el Ejecutivo deberán firmar el texto para que tenga mayor peso y compromiso.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Gobierno y oposición de Venezuela volverán a reunirse el 11 y 12 de enero en Santo Domingo
Sin sorpresas ni acuerdos concluyó la última reunión entre el régimen de Nicolás Maduro y la oposición venezolana el viernes por la noche. El próximo encuentro está fijado para el 11 y 12 de enero, como hasta ahora en República Dominicana, para tratar de revolver la profunda crisis que agobia a los venezolanos. La cuarta ronda en lo que va de año en Santo Domingo duró 8 horas y contó con la presencia de los cancilleres de Chile y México como observadores, así como de representantes de Bolivia, Nicaragua y San Vicente y Granadinas. En estas conversaciones no participan los partidos Alianza Bravo Pueblo (ABP) -de Antonio Ledezma-, y Vente Venezuela -de María Corina Machado-, que consideran la nueva cita fijada para enero persigue «darle tiempo» al régimen de Maduro. Richard Blanco, presidente interino de ABP, preguntó en un comunicado difundido el sábado «¿con qué cara se le puede decir a los venezolanos que se va a una nueva ronda de diálogo? Cuando en ninguna de estas reuniones se han logrado los propósitos reales que puedan abrirle camino a las posibles soluciones de la dramática crisis que afecta a nuestros ciudadanos». En su calidad de país anfitrión, el presidente de República Dominicana, Danilo Medina, anunció que «se lograron avances notables» en torno a los seis puntos establecidos en la agenda. En tono optimista aseguró que «nos quedan algunos temas que hay que seguir discutiendo». El ministro de Comunicación e Información de Venezuela, Jorge Rodríguez, expresó por su parte que «avanzaron mucho» en los seis puntos de la agenda y calificó el proceso de «constructivo». Se mostró esperanzado en que en enero el diálogo «avanzará definitivamente». «Nos sentimos felices de que sea el diálogo que se imponga como método para dirimir nuestros asuntos (?) No aceptamos injerencias de ningún tipo por parte de groseras potencias (?) Hemos considerado los seis puntos de la agenda y hemos establecido mantenernos en este proceso de diálogo», afirmó el jefe de la delegación chavista El portavoz de la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Luis Florido, destacó los «avances» de la última reunión, aunque precisó que todavía falta progresar en algunos temas. «Queremos un acuerdo que se pueda cumplir, que sea verificable y, al no haber concluido todos los temas, necesitamos otra reunión para que pueda haber un acuerdo permanente», señaló el diputado opositor. Exigencias de la oposición La oposición insiste en obtener garantías para que en 2018 se celebren unas elecciones presidenciales equilibradas y transparentes, la apertura de un canal humanitario para atender el desabastecimiento de alimentos y medicinas, la liberación de políticos presos y el respeto a la Asamblea Nacional (poder Legislativo), de mayoría opositora. Exigencias del Gobierno El régimen de Maduro, por su parte, reclama el reconocimiento de la Asamblea Constituyente como órgano plenipotenciario y que la oposición exija a Estados Unidos que se levanten las sanciones financieras impuestas por Washington este año. Florido afirmó que la oposición no es responsable de las sanciones internacionales contra los chavistas y tampoco puede intervenir en su levantamiento porque esto es potestad soberana de otros países. Precisamente el Departamento de Estado de EE.UU. acaba de advertir de que no levantará las sanciones contra Venezuela si el presidente Maduro no restaura el «orden constitucional» y denunció las «pésimas condiciones humanitarias» que padece el pueblo venezolano.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Un exilio masivo se une contra Nicolás Maduro
Nada más desembarcar en Barajas el pasado 4 de noviembre, el venezolano César Márquez pidió asilo. De 51 años, este miembro de Resistencia Altamira llevaba tiempo en el punto de mira de la Inteligencia bolivariana (el Sebin) por colaborar con las protestas contra Nicolás Maduro. Neomar Lander, un integrante de su grupo de 17 años, había muerto en junio, según sus allegados por el impacto de una bomba lacrimógena. Luego empezaron a detener a personas de su entorno y el 19 de octubre el Sebin le dio una semana para irse al extranjero, bajo amenaza de ir contra su hija de 18 años. Ahora, en un centro para refugiados de Alcobendas, denuncia la «terrible» situación del país y asegura: «Yo no me fui, yo quiero vivir en Venezuela. A mí me botaron». César Márquez - Alberto Fanego Márquez es uno de los más de dos millones de venezolanos que, según se calcula, pasarán la Navidad lejos de su tierra, buena parte de ellos a causa de la persecución política y la crisis humanitaria que se vive bajo el régimen bolivariano. El éxodo se ha acelerado ante la deriva dictatorial y el agravamiento de las penurias. En los seis primeros meses de 2017 se incrementó en 10.478 personas el número de venezolanos residentes en España hasta situarse en 73.747, la mayor subida de extranjeros según el Instituto Nacional de Estadística. Además, en ese periodo han llegado desde Venezuela 5.506 ciudadanos españoles. Solo EE.UU. supera a España como destino del exilio. Otros países a los que se dirigen son Colombia, Brasil, Italia o Portugal. Ante las trabas para ejercer la oposición en el interior del país, los exiliados han adquirido peso en la lucha por retomar la democracia a Venezuela. Y se empiezan a organizar. El alcalde metropolitano de Caracas, Antonio Ledezma, en Madrid - Matías Nieto Una de las figuras emblemáticas en el exterior es la del alcalde metropolitano de Caracas, Antonio Ledezma, que llegó a Madrid el pasado 18 de noviembre tras escapar del arresto domiciliario al que estaba confinado. En su opinión, el papel de los exiliados será «organizar una diáspora que se entrelace con los venezolanos que están luchando en el territorio nacional». Aboga por un «liderazgo colectivo», en el que se compartan las responsabilidades, declara a ABC. «Aquí no puede haber falsos mesías, ni protagonismos exagerados, lo que cuenta es tener una hoja de ruta y unirnos en el exilio», asegura el alcalde caraqueño. También aspira a recuperar las cantidades «alarmantes» que, afirma, los chavistas han sacado del país, más de 600.000 millones de dólares. Incluso, apunta, podría recurrirse a «cazafortunas» para «detectar muchas cuentas con dinero de origen venezolano» obtenido de forma irregular y que «podría retornar para reactivar la economía, encarar la deuda y financiar programas sociales», entre otros fines. Lester Toledo - Matías Nieto Otro opositor exiliado es Lester Toledo, perseguido por denunciar la corrupción. En su opinión, la presión interna «no es suficiente» y es necesaria «más que nunca» la comunidad internacional. Coincide con el alcalde de Caracas en que es positiva la pluralidad de voces en el «bloque democrático», como las del propio Ledezma (Alianza Bravo Pueblo), o Carlos Vecchio (Voluntad Popular), radicado en Miami. Según explica, el exilio se está organizado en «subregiones». «Tenemos un equipo en América Latina, otro en EE.UU. y estamos armando uno en Europa», explica. Además, hay representantes en ciudades como Bogotá, Buenos Aires, Bruselas, Estrasburgo o París. «Es tan grande la diáspora que vamos a convertir esta adversidad en oportunidad, para que la voz de los venezolanos llegue a cada rincón del mundo», asegura. Escepticismo ante el diálogo Toledo es «escéptico» ante el diálogo de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) con el régimen en Santo Domingo, pero no critica su esfuerzo, porque «lo hacen de buena fe». «Rezamos para que les salga bien, pero en paralelo trabajamos otras opciones», indica. Toledo confía en «poner contra la pared» a los «jerarcas de la dictadura» con las sanciones individuales de EE.UU. y la UE. Para ello ha entregado a Bruselas una lista de 62 funcionarios que considera sancionables por violaciones de derechos humanos. «Solo van a sentirse presionados si sus cuentas e intereses personales, y la restricción para viajar, se va haciendo más fuerte», señala. Leopoldo López Gil, padre del líder opositor Leopoldo López - Alberto Fanego Leopoldo López, padre del fundador de Voluntad Popular del mismo nombre, es otra de las caras del exilio. Permanece en el extranjero porque el periódico a cuyo consejo editorial pertenece, «El Nacional», se hizo eco de una información de ABC que relacionaba al dirigente Diosdado Cabello con el narcotráfico. López padre lleva tres años en España, pero «la gente sale como puede, no todo el mundo puede hacerlo con un pasaje de avión, sino con una mano y otra detrás», asegura. La estampida de venezolanos es «lamentable», comenta, ya que «en los últimos cinco años ha dejado el país el 10% de los venezolanos, la mayoría de clase de media, la estructura fundamental de una sociedad moderna». Miguel Hernique Otero - Óscar del Pozo El director de «El Nacional», Miguel Henrique Otero, también está en España. «Venezuela era un país de inmigrantes y se ha convertido en un país de emigrantes», indica. La libertad de expresión, asegura, «se ha reducido al mínimo». «Somos el único periodico nacional que persiste, pero con muchas dificultades para obtener papel prensa, persecuciones a la junta directiva, ataques físicos a periodistas, amenazas permanentes y campañas de desprestigio», señala. Voluntarios activos Foro Penal, una organización no gubernamental de asistencia a las víctimas de la represión, busca ahora servir de «punto de encuentro» para la diáspora y sumar esfuerzos en defensa de la libertad. «Tenemos que empezar a llamarnos refugiados políticos, no simples inmigrantes», aseguró el director ejecutivo de la entidad, Alfredo Romero, en la constitución del Capítulo España de la entidad hace unos días. En ese acto, decenas de venezolanos se sumaron como voluntarios, proclamando: «No hay que hacer justicia por propia mano, pero está en nuestra mano que se haga justicia». Entre ellos estaba la directora de la Asociación Española Venezolana por la Democracia (Aseved), Vanessa Pineda, que lleva en Madrid desde 2008 y que impulsa la iniciativa «Una medicina para Venezuela». Recoge en su vehículo donaciones de medicamentos y productos como gasas o jeringuillas, que envía a su país para paliar la grave escasez. Vanessa Pineda, impulsora de la campaña «Una medicina para Venezuela» - Óscar del Pozo En coordinación con las organizaciones Codevida y Acción Solidaria, este mes se ha abierto un ambulatorio en el estado Miranda para atender necesidades médicas básicas que la red pública ya no cubre. «Mueren niños desnutridos y personas enfermas por falta de medicamentos», lamenta. Celebridades venezolanas en España como Carlos Baute o Yvonne Reyes, participan en la campaña. La labor humanitaria es uno de los grandes retos de la diáspora. Carlos Moreno, de 37 años, llevaba en España unos meses cuando el 18 de mayo una llamada le heló la sangre. Su hermano Paúl, estudiante de Medicina que asistía a heridos en las protestas como brigadista de Cruz Verde, había muerto arrollado por un todoterreno. «Enloquecí», recuerda. En honor a su hermano y a tantos otros que se entregan por los venezolanos, ha creado con su familia la asociación Dr. Paúl Moreno para dar atención sanitaria, formar médicos y defender los derechos humanos. «Esta diáspora es la que puede sostener a millones de familias en Venezuela ?afirma?. Si no, sería imposible».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
La miseria provoca una huida masiva de venezolanos a Brasil
El hambre y los problemas de salud están llevando a millares de venezolanos a cruzar la frontera brasileña para buscar alimentos o atención médica, provocando una de las mayores migraciones en el continente de las últimas décadas. El Gobierno del Estado de Roraima, en el lado brasileño, ha decretado el estado de «emergencia social» para evitar el colapso de su sistema sanitario y de seguridad. Boa Vista, la capital de Roraima, con sus 300.000 habitantes, es una ciudad mediana para los patrones de población brasileños, y es, a su vez, un área pobre, con una fuerte desigualdad social. Aún así, ha sido el destino de los venezolanos que huyen de peores dificultades en su país: el hambre y la persecución social. «La mayor parte de las personas que están llegando están en una situación muy vulnerable. Es muy difícil, porque no hablan el idioma, comienzan a buscar trabajo y son explotados o discriminados», cuenta a ABC Telma Lage, coordinadora del Centro de Migraciones y Derechos Humanos de la Diócesis de Roraima. Sin apoyo del Gobierno del estado ni del central, en Brasilia, la hermana Telma ha sido uno de los personajes más activos en esta crisis humanitaria. En el centro de acogida de la Diócesis, ofrece alimentos y ropas, y orienta a los inmigrantes que llegan pidiendo apoyo. Cuando recibe donaciones de comida, llega a atender más de 50 familias de venezolanos por día. Un grupo de venezolanos cruzan la frontera en Roraima - ABC El Gobierno de Roraima ha ofrecido una ayuda mínima, ofreciendo abrigos y alojamientos, pero lejos del centro de la ciudad. «Les llevaron a lugares donde hay ninguna dignidad y falta hasta comida», cuenta Sor Telma. «La burocracia ha sido más fuerte que la solidaridad. No creo más en promesas», explica sobre la lentitud del apoyo gubernamental. Según el Ministerio de Desarrollo Social de Brasil, el país recibió 32.000 refugiados en 2017 y espera al menos 18.000 en la primera mitad del próximo año, y estima que el éxodo podría adquirir proporciones alarmantes a finales del próximo año. Según algunos pronósticos hasta 700.000 personas podrían llegar si la situación en Venezuela no mejora. Para Telma Lage, si del lado del Gobierno venezolano no se asume la situación, y del lado brasileño pasa lo mismo, la tragedia será mayúscula. «Incluso cuando la escasez comienza a resolverse, los precios de los alimentos siguen prohibitivos. El flujo de venezolanos y el de haitianos y cubanos aumenta», relata. Presionar a Maduro César Muñoz, investigador senior de América, de la ONG Human Rights Watch en Brasil, concuerda que la situación en el área es dramática. «Estamos viendo un gran éxodo de venezolanos que están huyendo de la crisis humanitaria, que el Gobierno venezolano ni siquiera reconoce que existe, y mucho menos está tomando medidas adecuadas para solucionarla», cuenta a ABC el investigador que visitó la región y encontró venezolanos que entraban en Brasil para buscar que comer, medicinas que faltan en Venezuela, o que estaban siendo perseguidos por sus ideas. Transexuales venezolanos esperan clientes en una calle de Boa Vista - ABC «Es fundamental que la comunidad internacional ejerza presión sobre el Gobierno de Maduro y en ese sentido Brasil tiene un papel muy importante por ser un poder regional», subraya Muñoz. El flujo migratorio, que es el mayor desde el terremoto de Haití, en 2010, ha llevado a los venezolanos a cruzar los más de dos mil kilómetros de frontera que hay con Brasil.