Infortelecom

Noticias de medicina

15-03-2020 | Fuente: abc.es
Sánchez y Costa se reúnen por videoconferencia para abordar un posible cierre de fronteras
El presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, y el primer ministro de Portugal, António Costa, se reunieron de manera urgente a través de una videoconferencia en la tarde de este domingo, con el posible cierre de fronteras sobre la mesa. La decisión final se dará a conocer después del encuentro, igualmente virtual, de ministros de Administración Interna y de Sanidad de la Unión Europea de este lunes 16, donde se definirán las líneas maestras del control sanitario tanto en las fronteras internas como en las externas de la UE de cara a frenar el avance del coronavirus. Portugal registra 245 casos oficiales y ningún fallecido, por ahora. Es el retrato que ofrecen los datos facilitados por el Ejecutivo de Costa, que admite una muy probable curva ascendente en las próximas semanas. El Gobierno socialista del país vecino evolucionó en solo 24 horas con respecto a la posibilidad de la clausura. De hecho, el titular de la cartera de Administración Interna, Eduardo Cabrita, dijo el viernes 13: «En este momento, no se justifica el cierre de fronteras», una posición que cambió el sábado por la mañana cuando el primer ministro reconoció: «Estamos valorando el control de las fronteras terrestres». En la práctica, las unidades del Ejército portugués reforzaron varios puestos limítrofes en Extremadura y en Salamanca para comenzar a vigilar el flujo de ciudadanos españoles que deseaban pasar al otro lado, con casos puntuales de requerimientos diversos. No puede olvidarse que el tránsito resulta intenso en esas franjas, como también en las áreas colindantes con Galicia, Zamora o entre el Algarve y Andalucía. El número de viajeros desde España se incrementa en gran medida los fines de semana por motivos de ocio e incluso de segunda residencia, mientras que los portugueses cruzan mayoritariamente con el fin de efectuar compras y/o cargar los depósitos de combustible (porque los precios son más elevados en Portugal a causa de la fuerte subida de impuestos indirectos). Declaración del estado de emergencia El servicio regional de Protección Civil en los alrededores de Bragança solicitó a Lisboa que decrete inmediatamente el cierre de las fronteras. Una petición a la que se han sumado los gobiernos regionales de los archipiélagos de Azores y Madeira. Por su parte, el alcalde de Oporto, Rui Moreira, ha ido más allá y pide la declaración del estado de emergencia nacional para frenar la propagación del coronavirus, lo cual se traduciría en un blindaje de todo el territorio. «Esta es una batalla y una lucha de todos para garantizar nuestra supervivencia», señaló días atrás António Costa. En consonancia, la presión popular para que se decrete la clausura crece a cada instante. Hasta se han recogido miles de firmas en este sentido y algunos periódicos de difusión nacional han publicado artículos en esta dirección, como el impresionante llamamiento del decano de la Facultad de Medicina de la Universidad de Lisboa, Fausto J. Pinto, en las páginas del diario «Público», bajo el título «Señor primer ministro, cierre el país? por su salud y por la de todos». Las recomendaciones de expertos que están inundando la mesa del primer ministro luso determinan que esta medida drástica del cierre sería recomendable hasta finales de marzo, como mínimo, algo fundamental para que no se produzca en Portugal una escalada de casos como la que vive España.
15-03-2020 | Fuente: as.com
Paula Barceló: de la facultad a los Juegos Olímpicos de Tokio
A mediados de 2018, con 22 años, decidió aparcar sus estudios de medicina y navegar junto a la campeona olímpica Támara Echegoyen. Hoy es la primera regatista olímpica balear femenina.
15-03-2020 | Fuente: abc.es
Alemania refuerza el sistema sanitario con militares en activos y reservistas
El ministro de Sanidad alemán, Jens Spahn, llamó ayer a los turistas alemanes que se encuentren en Suiza, Austria o Italia a regresar cuanto antes y permanecer dos semanas en cuarentena en casa. Queda prohibida la práctica de deporte en cualquier tipo de instalaciones públicas y privadas, así como las visitas a pacientes ingresados. Hacía estos anuncios al tiempo que visitaba hospitales para arengar al personal sanitario, que va a encontrarse en las próximas semanas en primera línea de batalla contra el coronavirus y que «no debe caer en la tentación de dar pasos atrás». Alemania está reforzando el personal médico en un sistema sanitario con déficit crónico de efectivos que puede resultar crítico en situación de saturación. El ejército ha llamado a la reserva. Todos los afectados por esta medida deben presentarse en los hospitales militares de Coblenza, Hamburgo, Berlín, Ulm y Westertede. El ministro Spahn ha pedido además en una circular a hospitales y clínicas, unos 2.000 centros en total, que llamen a estudiantes de medicina y enfermería en última etapa de formación y a médicos y enfermeros jubilados recientemente, para engrosar, los que voluntariamente accedan, el personal en activo. También comunicó ayer la prohibición de reuniones con más de 50 personas, pero negó que esta medida estuviera relacionada con rumores sobre las intenciones del Gobierno de limitar de manera extrema los movimientos de los ciudadanos. «Eso no es cierto», insistió, mientras los alemanes experimentan sucesivos cierres en sus fronteras por parte de sus países vecinos. En las últimas semanas se habían venido realizando controles fronterizos, en los que se tomaba la fiebre y se cumplía un protocolo de información a las personas que cruzaban, pero en las últimas horas varios países centroeuropeos están cerrando sus fronteras y no dejan pasar a los extranjeros. Así lo ha anunciado Polonia, cuyo primer ministro, Mateusz Morawiecki, ha decretado que los polacos que vuelvan a su país deberán pasar una cuarentena de quince días, mientras que a los extranjeros les será impedido el paso. «La mayoría de casos que propagan la epidemia son casos importados», ha justificado, «y no queremos que el coronavirus fluya a oleadas». Por ello ha proclamado un «estado de amenaza epidemiológica». Austria El gobierno de populares y verdes de Austria, con Sebastian Kurz a la cabeza, ha prohibido los vuelos de conexión con España, Suiza y Francia. La jefa del gobierno danés, Mette Frederiksen, ha anunciado por su parte el cierre de fronteras a los extranjeros desde el sábado al mediodía. «Todos los turistas extranjeros que no puedan demostrar que tienen una razón válida para venir a Dinamarca no serán autorizados a entrar», ha advertido en una conferencia de prensa, precisando que la circulación de bienes no está afectada y que los daneses seguirán estando autorizados a entrar en el reino. «Los daneses que viven en el extranjero pueden quedarse perfectamente, pero les pedimos a los que están de vacaciones regresar a casa inmediatamente», ha declarado el ministro de Relaciones Exteriores, Jeppe Kofod. Chequia y Eslovaquia El gobierno checo y el eslovaco también han anunciado el cierre casi total de sus fronteras a los extranjeros. «Ningún ciudadano extranjero será autorizado a entrar en Eslovaquia», ha confirmado el portavoz del Ministerio del Interior eslovaco, Peter Lazarov, sin dar una fecha de normalización. Bratislava hace una sola excepción con los ciudadanos de la vecina Polonia, debido a que muchos polacos trabajan en fábricas y minas de Eslovaquia. Los extranjeros de otros países podrán entrar solo si tienen un permiso de residencia permanente y todos los eslovacos que regresen del extranjero deberán someterse a una cuarentena durante 14 días. En Eslovaquia, con 16 casos de coronavirus, se han cerrado los aeropuertos internacionales y detenido el transporte de pasajeros, por carretera y por ferrocarril. La vecina República Checa ha decretado un estado de emergencia de 30 días, cerrando sus fronteras a los viajeros que vienen de «zonas de riesgo», es decir de 15 países: Alemania, Francia, Reino Unido, China, Corea del Sur, Irán, Italia, España, Austria, Suiza, Suecia, Noruega, Holanda, Bélgica y Dinamarca. Praga ha prohibido que los autobuses, trenes y barcos transporten pasajeros a través de sus fronteras, salvo a los residentes de la República Checa. Solo 11 pasos fronterizos permanecerán abiertos con Alemania y Austria. «También hemos prohibido que los ciudadanos checos vayan a zonas de riesgo», declaró el primer ministro checo, Andrej Babis. Estonia Estonia, por su parte, ha impuesto el estado de emergencia hasta el 1 de mayo. Todas las escuelas y universidades deben pasarse a la educación a distancia, los museos y cines estarán cerrados, se cancelarán los eventos públicos y deportivos y se introducirán controles sanitarios en las fronteras. Se suspenderá el transporte marítimo de pasajeros entre Tallin y Estocolmo, y se prohibirán las visitas a hospitales, hospicios y prisiones. Rusia Si del miércoles al jueves el número de infectados en Rusia por el coronavirus aumentó en 6 personas, en las siguientes 24 horas se han registrado 11 casos más, casi el doble, informa Rafael M. Mañueco desde Moscú. Esta cifra supone además la cuarta parte del total de 45 personas que han contraído la enfermedad desde finales de enero, cuando apareció en el país por primera vez. Así que, como es común ya en el COVID-19 tras observar su evolución en países como China o Italia, el mal empieza a extenderse en Rusia de forma exponencial. Según las últimas medidas anunciadas hoy por la Alcaldía capitalina, las escuelas de Moscú, la ciudad más afectada por el coronavirus, permitirán a los padres que decidan si permitir o no a sus hijos acudir a las clases, lo que augura cierres inmediatos de muchos colegios. Algunos dejaron ya de funcionar hace días. Mientras, hay más de 13.000 moscovitas que han tenido que autoaislarse tras regresar de países considerados «adversos» desde el punto de vista sanitario como Italia, España, Francia o Alemania. Lo que sigue sin haber todavía son muertes.
15-03-2020 | Fuente: abc.es
Alemania cierra sus fronteras con Francia, Suiza y Austria y refuerza su sanidad con militares
El coronavirus llevará a partir de las 8.00 de mañana a Alemania a cerrar las fronteras con tres de sus vecinos, Francia, Austria y Suiza. La decisión se adoptó tras una reunión telefónica de la canciller, Angela Merkel, con los ministros de Interior y Sanidad y los jefes de los estados de Baviera, Baden-Württemberg, Sarre y Renania-Palatinado. Habrá excepciones para el tráfico de mercancías y las personas que viven y trabajan a caballo entre dos países, según explican medios alemanes. Entre tanto, el ministro de Sanidad alemán, Jens Spahn, llamó ayer a los turistas alemanes que se encuentren en Suiza, Austria o Italia a regresar cuanto antes y permanecer dos semanas en cuarentena en casa. Queda prohibida la práctica de deporte en cualquier tipo de instalaciones públicas y privadas, así como las visitas a pacientes ingresados. Hacía estos anuncios al tiempo que visitaba hospitales para arengar al personal sanitario, que va a encontrarse en las próximas semanas en primera línea de batalla contra el coronavirus y que «no debe caer en la tentación de dar pasos atrás». Alemania está reforzando el personal médico en un sistema sanitario con déficit crónico de efectivos que puede resultar crítico en situación de saturación. El ejército ha llamado a la reserva. Todos los afectados por esta medida deben presentarse en los hospitales militares de Coblenza, Hamburgo, Berlín, Ulm y Westertede. El ministro Spahn ha pedido además en una circular a hospitales y clínicas, unos 2.000 centros en total, que llamen a estudiantes de medicina y enfermería en última etapa de formación y a médicos y enfermeros jubilados recientemente, para engrosar, los que voluntariamente accedan, el personal en activo. También comunicó ayer la prohibición de reuniones con más de 50 personas, pero negó que esta medida estuviera relacionada con rumores sobre las intenciones del Gobierno de limitar de manera extrema los movimientos de los ciudadanos. «Eso no es cierto», insistió, mientras los alemanes experimentan sucesivos cierres en sus fronteras por parte de sus países vecinos. En las últimas semanas se habían venido realizando controles fronterizos, en los que se tomaba la fiebre y se cumplía un protocolo de información a las personas que cruzaban, pero en las últimas horas varios países centroeuropeos están cerrando sus fronteras y no dejan pasar a los extranjeros. Así lo ha anunciado Polonia, cuyo primer ministro, Mateusz Morawiecki, ha decretado que los polacos que vuelvan a su país deberán pasar una cuarentena de quince días, mientras que a los extranjeros les será impedido el paso. «La mayoría de casos que propagan la epidemia son casos importados», ha justificado, «y no queremos que el coronavirus fluya a oleadas». Por ello ha proclamado un «estado de amenaza epidemiológica». Austria El gobierno de populares y verdes de Austria, con Sebastian Kurz a la cabeza, ha prohibido los vuelos de conexión con España, Suiza y Francia. La jefa del gobierno danés, Mette Frederiksen, ha anunciado por su parte el cierre de fronteras a los extranjeros desde el sábado al mediodía. «Todos los turistas extranjeros que no puedan demostrar que tienen una razón válida para venir a Dinamarca no serán autorizados a entrar», ha advertido en una conferencia de prensa, precisando que la circulación de bienes no está afectada y que los daneses seguirán estando autorizados a entrar en el reino. «Los daneses que viven en el extranjero pueden quedarse perfectamente, pero les pedimos a los que están de vacaciones regresar a casa inmediatamente», ha declarado el ministro de Relaciones Exteriores, Jeppe Kofod. Chequia y Eslovaquia El gobierno checo y el eslovaco también han anunciado el cierre casi total de sus fronteras a los extranjeros. «Ningún ciudadano extranjero será autorizado a entrar en Eslovaquia», ha confirmado el portavoz del Ministerio del Interior eslovaco, Peter Lazarov, sin dar una fecha de normalización. Bratislava hace una sola excepción con los ciudadanos de la vecina Polonia, debido a que muchos polacos trabajan en fábricas y minas de Eslovaquia. Los extranjeros de otros países podrán entrar solo si tienen un permiso de residencia permanente y todos los eslovacos que regresen del extranjero deberán someterse a una cuarentena durante 14 días. En Eslovaquia, con 16 casos de coronavirus, se han cerrado los aeropuertos internacionales y detenido el transporte de pasajeros, por carretera y por ferrocarril. La vecina República Checa ha decretado un estado de emergencia de 30 días, cerrando sus fronteras a los viajeros que vienen de «zonas de riesgo», es decir de 15 países: Alemania, Francia, Reino Unido, China, Corea del Sur, Irán, Italia, España, Austria, Suiza, Suecia, Noruega, Holanda, Bélgica y Dinamarca. Praga ha prohibido que los autobuses, trenes y barcos transporten pasajeros a través de sus fronteras, salvo a los residentes de la República Checa. Solo 11 pasos fronterizos permanecerán abiertos con Alemania y Austria. «También hemos prohibido que los ciudadanos checos vayan a zonas de riesgo», declaró el primer ministro checo, Andrej Babis. Estonia Estonia, por su parte, ha impuesto el estado de emergencia hasta el 1 de mayo. Todas las escuelas y universidades deben pasarse a la educación a distancia, los museos y cines estarán cerrados, se cancelarán los eventos públicos y deportivos y se introducirán controles sanitarios en las fronteras. Se suspenderá el transporte marítimo de pasajeros entre Tallin y Estocolmo, y se prohibirán las visitas a hospitales, hospicios y prisiones. Rusia Si del miércoles al jueves el número de infectados en Rusia por el coronavirus aumentó en 6 personas, en las siguientes 24 horas se han registrado 11 casos más, casi el doble, informa Rafael M. Mañueco desde Moscú. Esta cifra supone además la cuarta parte del total de 45 personas que han contraído la enfermedad desde finales de enero, cuando apareció en el país por primera vez. Así que, como es común ya en el COVID-19 tras observar su evolución en países como China o Italia, el mal empieza a extenderse en Rusia de forma exponencial. Según las últimas medidas anunciadas hoy por la Alcaldía capitalina, las escuelas de Moscú, la ciudad más afectada por el coronavirus, permitirán a los padres que decidan si permitir o no a sus hijos acudir a las clases, lo que augura cierres inmediatos de muchos colegios. Algunos dejaron ya de funcionar hace días. Mientras, hay más de 13.000 moscovitas que han tenido que autoaislarse tras regresar de países considerados «adversos» desde el punto de vista sanitario como Italia, España, Francia o Alemania. Lo que sigue sin haber todavía son muertes.
13-03-2020 | Fuente: as.com
Willy, jugadora del Betis, se ofrece como médico al Gobierno
La futbolista verdiblanca es licenciada en Medicina y opositora del último MIR. "Como yo, seguro que somos muchos los dispuestos a ayudar", destaca la bética.
05-03-2020 | Fuente: abc.es
Una refugiada afgana en Lesbos: «Nos queremos ir de aquí, nuestros hijos están enloqueciendo»
Un clima de tensión y miedo existe ahora en la bonita capital de la isla de Lesbos, la que más refugiados ha acogido desde hace años y muy especialmente desde 2015. En este momento el campamento de acogida de Moria, donde se identifican a quienes acaban de llegar por mar desde las cercanas costas de Turquía, se ha convertido en sinónimo de infierno. Se trata de instalaciones precarias (contenedores y tiendas de campaña) sobre un terreno que pertenece al ejército y que fue originalmente creado para acoger unas semanas nada mas a 2.880 personas. En la actualidad el campamento, que ha ido creciendo de forma anárquica, reúne a más de 20.000 personas. Se les identifica y comienza el lento proceso de asilo. Algunos llevan más de un año malviviendo bajo una tienda de campaña ligera, otros con más suerte son familias en contenedores de los que utilizan las autoridades cuando hay terremotos y destrucción de edificios. Y los más vulnerables de los vulnerables (con niños recien nacidos, con enfermos, etc.) pueden, si tienen suerte, ser enviados al vecino campamento de Kara Tepé, donde viven en contenedores y reina la calma. «Nos queremos ir de aquí, nuestros hijos están enloqueciendo, hay suciedad, violencia entre grupos de distintas nacionalidades, enfermedades. El niño que no tose tiene diarrea?» Lo dice con pena y rabia Hamdiya, una madre afgana que ha salido del campamento (tiene permiso para ello) para ir a comprar lo mínimo. Tiene familia en otros países europeos, pero sabe que no tendrá derecho a la reunificación familiar porque no tienen relación de padres e hijos, solo de hermanos. Y prioridad para obtener asilo la tienen los sirios. Un párking de gente Las malas condiciones de Moria las confirma Apostolos Veízis, el director de los programas de Medicos sin Fronteras. Considera que desde la firma del acuerdo entre la Unión Europea y Turquía en marzo de 2016 las cosas han emporado. Y aun más desde el verano pasado: el nuevo gobierno decidió que quienes llegaban a partir de entonces no tendrían automáticamente el AMKA, el número de seguridad social que les daba acceso no solo a tratamiento de emergencia, sino al mismo que los griegos asegurados. Eso hace que el acceso al hospital más cercano, en este caso el de Mitilini, sea más difícil. Ahora el problema más acuciante es la tensión entre los habitantes de la isla, especialmente los del pueblito de Moria, de menos de 1.200 habitantes. Se sienten amenazados por el ahora enorme campamento con tanta gente y el resto de la isla protesta ante la amenaza de un nuevo centro de acogida que el Gobierno ha anunciado, de «tipo cerrado»: nadie sabe lo que significa eso y si sus habitantes podrán salir o no. Los locales se opusieron hasta a la llegada de las grúas que trajeron los constructores, oponiéndose contra las fuerzas antidisturbios. El señor Petros, que vive de su ganadería (cabras) y sus quesos, está desolado. «Esto se va a convertir en un parking de gente que no tendrá a dónde ir, nadie los querrá y aquí se quedaran porque Turquía no les aceptará . Nosotros no tenemos la culpa de estar a pocas millas de Turquía. Solidaridad europea para mi es que se los lleven rapidamente a otros paises». Y su agresividad es en parte justificada: el hospital estatal está lleno, los inmigrantes no tienen ni mudas y al parecer muchos se llevan de ahi lo que pueden: medicinas, sábanas, hasta carritos de inválidos. La zona alrededor del campamento está llena de basura, los grupos de hombres jóvenes llevan cuchillos y se pelean con cualquier excusa entre ellos, encienden hogueras en cualquier sitio? Poner orden en las ONGs Los locales acusan a las ONGs de ayudar a los refugiados a quedarse, de darles apoyo y consejos sospechosos. Pagan justos por pecadores ya que hay ONGs impecables y otras dudosas. Ahora el Gobierno quiere poner orden y exigirán que todos se vuelvan a registrar y demuestren su legalidad, su financiación etc. Pero mucho personal de estas organizaciones y sus voluntarios están pensando retirarse, aunque saben que ello haría que la situación de los inmigrantes se convierta en más preparia aún. En el puerto se encuentra un enorme buque porta tanques de la marina griega, el «Rodos». Ahí están llegando todos los inmigrantes que alcanzaron la isla a partir del 1 de Marzo, fecha en la que empezaron a llegar miles de personas a la frontera por tierra con Turquía. Nada más llegar fueron identificados por la policía y poco a poco embarcan. Se dice ? todo son rumores en la isla- que serán llevados mañana a un puerto, posiblemente Kavala, y de ahí al nuevo centro de acogida en la provincia de Serres. Ahí el gobierno quiere internar a todos los que han llegado y llegarán a Grecia ilegalmente , por mar y por tierra, desde el 1 de Marzo. Para ser posteriormente deportados. Entretanto el portavoz de las autoridades portuarias Nikos Lagadianós, confirma que desde la noche del miércoles y madrugada de hoy jueves no ha llegado ninguna embarcación. Una muestra más de que cuando el Presidente turco Tayyip Erdogan decide que no pase nadie a Grecia, nadie pasa.
04-03-2020 | Fuente: abc.es
Maduro anima a las venezolanas a tener seis hijos: «¡A parir! ¡Que crezca la patria!»
«¡A parir pues, a parir! Todas las mujeres, a tener seis hijos, ¡todas! Que crezca la patria», pidió el líder chavista Nicolás Maduro en una trasmisión nacional por la cadena estatal Venezolana de Televisión (VTV). Su insólita declaración ha despertado duras críticas por parte de las venezolanas que llevan sobre sus hombros la peor parte de la crónica crisis. Maduro participó en un acto sobre el «Plan Nacional de Parto Humanizado y Lactancia Materna». Tras encontrarse con una mujer embarazada, la felicitó porque estaba esperando su sexto hijo. Alabó el papel de la mujer por ser la que trae a los niños al mundo, diciendo que lo más importante que tiene Venezuela son sus mujeres embarazadas. «He dicho una y mil veces que convirtamos estos cursos en programas televisivos y de redes sociales de acceso masivo para las familias. Insisto en esa idea, no sabemos utilizar los medios masivos para masificar nuestra filosofía humanista», dijo. Las duras críticas por su petición de tener seis hijos para el aumento poblacional no se han hecho esperar. La periodista venezolana Gabriela González comentó en su cuenta de twitter que Maduro «No habla de planes para prevenir embarazos en adolescentes. Tampoco de la deserción escolar. Menos, de índices de desnutrición infantil».<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="es" dir="ltr">Maduro realiza un acto sobre ?parto humanizado?. <br>Pide que en el colegio se instruya a los jóvenes sobre cómo vienen los niños al mundo. <br>No habla de planes para prevenir embarazos en adolescentes. Tampoco de la deserción escolar.<br>Menos, de índices de desnutrición infantil..</p>&mdash; Gabriela Gonzalez (@GabyGabyGG) <a href="https://twitter.com/GabyGabyGG/status/1234975701633122305?ref_src=twsrc%5Etfw">March 3, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> González ha hecho referencia al éxodo de 4,8 millones de venezolanos, según cifras migratorias de la ONU, que han escapado de la crisis dejando abandonados a casi un millón de niños en manos de sus abuelos y familiares. En las estadísticas de embarazos precoces Venezuela está en el tope regional de adolescentes y niñas entre 9 y 15 años que han parido. La tasa de natalidad de Venezuela es de 2,4 por ciento, una de las más altas del mundo. En su última campàña electoral de 2012 el difunto Hugo Chávez premió con un bono a las mujeres hasta tener 4 embarazos. Maduro quiere multiplicar los hijos con hasta seis partos para aumentar la población del país pero no dice si va a pagar con bonos los embarazos ni habla de que la falta de alimentos, de medicinas y de control médico ha incrementado la cifra de desnutrición y mortalidad infantil a niveles alarmantes, según Cáritas y la Alta Comisionada de los Derechos Humanos de la ONU.
27-02-2020 | Fuente: elpais.com
?La magnitud del problema del coronavirus no será diferente a una gripe?
Ángel Gil de Miguel, catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad Rey Juan Carlos, lanza un mensaje de tranquilidad
26-02-2020 | Fuente: elpais.com
El asesinato de cuatro personas en Puebla pone en entredicho la actuación de las fiscalías en México
El fiscal de la entidad investiga si la riña por un sombrero o el robo de un coche son los móviles detrás del homicidio de un conductor de Uber y tres estudiantes de medicina, dos de ellos colombianos
25-02-2020 | Fuente: abc.es
Rusia desafía a Trump y evade las sanciones sobre el crudo venezolano
La petrolera estatal rusa Rosneft ha comenzado a evadir las sanciones aplicadas por la Casa Blanca por la distribución del crudo de Venezuela y está empleando a una filial no sujeta a esas penalizaciones para seguir extrayendo el petróleo para así venderlo después. El Departamento de Estado norteamericano conoce esas maniobras y ha advertido a Rusia de que «este tipo de estratagemas sólo provocarán más sanciones». Por su parte, el presidente de Estados Unidos advirtió ayer de «sanciones muy graves» durante una visita a India, uno de los principales clientes del petróleo venezolano que distribuye Rusia. Las sanciones anunciadas por el Gobierno de EE.UU. el 18 de este mes afectan a Rosneft Trading, que es una filial de la empresa pública rusa para la venta de crudo en mercados internacionales. Desde que estas sanciones entraran en vigor, otra filial se está encargado de la distribución, TNK Trading International SA, una empresa suiza adquirida por el estado ruso en 2013. Según una estimación de Bloomberg, en los dos primeros meses de este año, TNK Trading espera haber extraído de Venezuela 14,3 millones de barriles de crudo, frente a los apenas cinco millones del mismo periodo de 2019. Rosneft Trading, la filial sancionada, no tiene prevista extracción alguna. Esta operación ha provocado un profundo malestar en Washington. «Les advierto de que este tipo de estratagemas con la Oficina de Control de Activos Extranjeros [responsable de sanciones en EE.UU.] sólo provocará que haya más sanciones contra más empresas», dijo el representante especial de EE.UU. para la crisis de Venezuela, el embajador Elliott Abrams, a Reuters. «El Presidente ha tomado la decisión de presionar más al sector petrolero venezolano y vamos a hacerlo. Y lo que le estamos diciendo a quienes estén involucrados en este sector es que deberían salir de él», añadió. El Gobierno de EE.UU. ha advertido a petroleras internacionales como la española Repsol, la estadounidense Chevron o la india Reliance de que deben salir poco a poco del mercado venezolano, aunque estén en él sólo para el cobro de deuda. Esas advertencias las reiteró ayer el presidente en persona durante su visita a India. «Vamos a revelar algo en esa línea dentro de poco», dijo ayer Donald Trump. «Cuando les ves hoy, no tienen agua, no tienen alimentos básicos, no tienen medicinas .. Estamos siguiendo la crisis en Venezuela muy de cerca. No nos gusta lo que está sucediendo, para nada», añadió. Moratoria de 90 días Las sanciones de EE.UU. contra Rosneft Trading y su director, el portugués Didier Casimiro, no entrarán en vigor hasta que haya vencido un periodo de gracia de 90 días. Después de que el año pasado Trump prohibiera a las empresas norteamericanas comprar petróleo venezolano, con algunas excepciones, la empresa estatal rusa se convirtió en el principal distribuidor de este líquido. Sus compradores se hallan principalmente en África y en Asia, en especial en China e India. Según el embajador Abrams, Rosneft «es un intermediario». «¿Qué pasa con los clientes, que se encuentran principalmente en Asia? Estamos hablando con ellos. Por lo tanto, no se trata de una campaña centrada solo en Rusia, sino que se centra en los puntos críticos del sector petrolero, desde la producción hasta el envío a los clientes», añadió. Desde 2006, Rusia ha financiado al régimen de Venezuela con préstamos y líneas de crédito por un valor estimado total de 15.000 millones de euros. Estos se han devuelto parcialmente, bien en dinero líquido o bien en crudo y otros recursos naturales. Al hacerse con el control de la distribución del crudo venezolano, Moscú ha logrado que Maduro pague una gran parte de la deuda contraída con Rosneft. A finales de 2017 la petrolera venezolana le debía a la rusa más 4.000 millones de euros. A mediados de 2019 esa cifra había bajado de los 1.000 millones. El régimen espera haber pagado la totalidad de la deuda con Rosneft a lo largo de 2020, de ahí el cambio de una filial a otra. Las sanciones de EE.UU. sobre el crudo venezolano, como una forma de presionar al régimen de Nicolás Maduro, han tenido un efecto devastador sobre el sector. Sólo en un año, la exportación de barriles, ya diezmada antes, cayó un 32%, a una media de 1.001 barriles diarios, según los analistas de Refinitiv Eikon. Un 33,5% fueron adquiridos y luego revendidos por las filiales de Rosneft, seguidas por la empresa estatal china National Petroleum Corp, con un 11%. Relaciones bilaterales El gobierno ruso ha dicho, a través de su ministerio de Exteriores, que estas sanciones son una forma de perjudicar el libre mercado en el sector del crudo y que sólo acabarán dañando a las relaciones bilaterales entre Washington y Moscú. Aparte de las sanciones por el crudo, la Casa Blanca sopesa también penalizar al régimen de Maduro por la exportación de oro, un material cuya extracción se hace en duras condiciones laborales y con un grave daño al medio ambiente, según han denunciado observadores como Human Rights Watch. Un alto funcionario de la Casa Blanca dijo el viernes en una conversación con periodistas que la campaña de presión sobre el régimen de Venezuela va a seguir, probablemente con más sanciones. «Sea Chevron, sea un naviero griego o sea Repsol o Chevron, ya les hemos advertido de que están sobre aviso y van a tener que acabar adaptándose a nuestro régimen de sanciones en un momento u otro», dijo esa fuente en una conversación con periodistas.