Infortelecom

Noticias de mauricio macri

23-07-2019 | Fuente: abc.es
EE.UU. y otros países americanos consolidan un nuevo foro antiterrorista
Se llama Plenario Ministerial Antiterrorista del Hemisferio Occidental. El nombre da idea de algo modesto, pero en la reunión de la semana pasada en Argentina ese nuevo foro conoció un importante impulso, con la presencia del secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, y la decisión del presidente argentino, Mauricio Macri, de catalogar a Hizbolá como organización terrorista. El paso de Macri se produjo en el 25 aniversario del atentado contra la Organización Mutual Israelita Argentina (AMIA), atribuido a Hizbolá y en el que murieron 85 personas; dos años antes, 29 personas murieron en un ataque contra la Embajada de Israel de la capital argentina, en una acción de la que se responsabilizó al mismo grupo. Esas masacres de 1992 y 1994 han sido los únicos atentados con víctimas atribuidos Hizbolá en todo el continente americano, si bien la presencia de células de la organización en diversos países, en la mayoría de los casos dedicadas al narcotráfico y otras formas de financiación, es tenida como una amenaza real. En la reunión con sus colegas hemisféricos, Pompeo habló de «presencia fuerte y amenazante», recordando varias detenciones de militantes que presumiblemente preparaban atentados en países como Estados Unidos, Panamá y Perú, además de las operaciones ilícitas llevadas a cabo en la Triple Frontera (enclave entre Paraguay, Brasil y Argentina). La insistencia de Washington sobre el grupo radical libanés, de filiación chií, tiene lugar en un momento en que la Administración Trump está presionando enormemente a Irán para que suspenda el uso de brazos armados como el de Hizbolá para ejercer influencia en el mundo. Plenario ministerial antiterrorista Lo que se celebró en diciembre del año pasado en Washington, con asistencia de 13 países, como un encuentro de ministros de Asuntos Exteriores para tratar sobre actividad terrorista en toda la región, con especial atención al terrorismo propiciado desde el exterior (Daesh, Al-Qaida, Hizbolá) y al autóctono con ramificaciones transfronterizas (ELN), se está consolidando como un foro permanente ante la mayor sintonía entre diversos gobiernos tras los cambios políticos de los últimos años. La semana pasada tuvo lugar en Buenos Aires el segundo Plenario Ministerial Antiterrorista del Hemisferio Occidental, y además ya hay fecha y lugar para el siguiente, previsto para el 16 de enero en Colombia. Precisamente los cambios presidenciales en los últimos años en Argentina y Colombia, así como en Brasil, Chile y Paraguay han facilitado una mayor entendimiento con los planteamientos estadounidenses. El regreso de militantes que fueron a Siria para luchar con el Daesh preocupa especialmente en algunas zonas, como el Caribe, pero es sobre todo la agenda de la Administración Trump en relación a Irán ?el uso que este país hace de Hizbolá, con constatata presencia en la región? la que ha movido a Washington a querer estrechar la cooperación con sus vecinos continentales. Al encontrar eco en su presión sobre Hizbolá, cuestión que centró el encuentro de Buenos Aires, EE.UU. está dispuesto también a dar relevancia a otros asuntos importantes para ciertos países, como la actividad del ELN, sobre la que sobre todo se discutirá en la reunión de enero en Colombia. Abordar la actuación de ese grupo también en Venezuela, donde se ha extendido con ayuda del chavismo, servirá igualmente para intentar acorralar aún más a Nicolás Maduro. Argentina crea un registro Argentina ha sido el primer país latinoamericano en hacer un reconocimiento explícito de Hizbolá como organización terrorista, algo en lo que hace tiempo se anticipó EE.UU. y que la Unión Europea tardó en sumarse (solo tilda de terrorista una rama de la organización). Coincidiendo con el 25 aniversario del atentado contra la AMIA el Gobierno de Macri anunció la creación de un registro público de personas y entidades vinculadas a actos de terrorismo y su financiamiento, en el que se incluirá a Hizbolá. Si hasta ahora Argentina había sido remisa a dar ese paso era por los vínculos demostrados entre los operativos de Hizbolá que prepararon y ejecutaron los atentados de 1992 y 1994 y las autoridades de Irán. En su día, Argentina hizo que Interpol activara la alerta roja para la detención de cuatro iraníes ?dos de ellos diplomáticos de la Embajada en Buenos Aires y dos oficiales de la Guardia Revolucionaria? y un libanés, militante de Hizbolá. Como acusó el fiscal Nisman, muerto en 2015, Cristina Fernández de Kirshner intentó favores de Irán a cambio de sacar de la alerta de Interpol a los iraníes señalados, en la que siguen. La decisión de Macri ayudará al Gobierno argentino a una lucha más efectiva. «Al designar legalmente a Hizbolá como lo que es, un grupo terrorista extranjero- las autoridades argentinas pueden comenzar a anticipar las acciones de Hizbolá comunicándose con más de 57 naciones de todo el mundo en el mismo lenguaje antiterrorista», afirma Joseph Humire, director ejecutivo del Centro para una Sociedad Segura y Libre (SFS). Mecanismo para la Triple Frontera En la reunión de la semana pasada, los gobiernos de los países de la Triple Frontera ?Argentina, Brasil, Paraguay? y Estados Unidos acordaron establecer un mecanismo de seguridad «para la coordinación de esfuerzos políticos y diplomáticos» contra el narcotráfico, el contrabando y otras actividades ilícitas en la zona. El primer encuentro será antes de fin de año en Asunción y luego ser reunirá cada seis meses. De momento, sin embargo, ni Brasil ni Paraguay han secundado a Argentina en el señalamiento de Hizbolá. Esos dos países «nunca sufrieron el terrorismo de Hizbolá como Argentina, pero los dos acogen, quizás incluso más que Venezuela, las operaciones financieras terroristas de Hizbolá más importantes en la región», declara el experto Emmanuel Ottolengui, de la Fundación para la Defensa de las Democracias. Ottolengui advierte que, a pesar de su retórica, Bolsonaro no se ha pronunciado pro ahora en la línea de Argentina, al tiempo que su ministro de Seguridad ha restado importancia a la presencia de Hizbolá en las zonas fronterizas de Brasil. Algo similar ocurre con el Gobierno de Mario Ado en Paraguay, que aunque en los últimos meses tomó medidas contra un importante clan de Hizbolá, los Barakat, «mira para otra parte».
22-07-2019 | Fuente: abc.es
El régimen de los ayatolás parece estar dispuesto a tensar la frágil cuerda de la paz, mientras no se rompa. La captura del petrolero británico Stena Imperio, en represalia a la incautación previa de un buque iraní en Gibraltar, ha encendido las alertas dentro y fuera del Golfo Pérsico. El «incidente» se produce mientras Estados Unidos recupera territorio amigo en Latinoamérica y busca apoyos en Europa. Hubo un tiempo, bastante reciente, en el que Teherán veía en Latinoamérica un nuevo mundo donde expandirse. Los gobiernos bolivarianos y aquellos condescendientes, como el de Michelle Bachelet, recibían con los brazos abiertos las visitas de las delegaciones del Gobierno iraní. En agosto del 2016, el canciller Mohamad Yavad Zarif fue en visita oficial a Venezuela, Cuba, Nicaragua, Ecuador, Bolivia y Chile. El «irrompible lazo político», según sus palabras, con estos países tuvo una frontera vetada: Argentina. El flamante presidente, Mauricio Macri, a diferencia de su antecesora, no perdona el atentado de 1994, a la sede de la AMIA. Irán está considerado por la justicia argentina el cerebro -y algo más- del bombazo adjudicado a Hezbolá que mató a 86 argentinos y dejó decenas de heridos. Los nuevos vientos sudamericanos arruinaron la ilusión de Irán y abrieron las puertas al regreso a la región de Estados Unidos, un país que se esfuerza, desde hace décadas, en corregir sus errores y abusos de los años 70. Mike Pompeo participó hace unos días en la segunda reunión hemisférica contra el terrorismo en Buenos Aires. El secretario de Estado, con Argentina, Brasil y Paraguay, países que comparten la Triple Frontera (refugio financiero y de reposo de Hezbolá) creó el grupo de coordinación antiterrorista. «Entramos en una nueva era de cooperación entre Estados Unidos y los países Latinoamericanos», celebró. Nadie le llevó la contraria.
19-07-2019 | Fuente: abc.es
Las incógnitas que siguen rodeando el caso AMIA y la muerte de Alberto Nisman
«Nisman es la víctima número 86». El 18 de julio de 1994, un coche bomba explotaba en la sede de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), en Buenos Aires, causando 85 muertos y alrededor de 300 heridos. El fiscal Alberto Nisman fue el encargado de investigar el atentado hasta su asesinato en enero de 2015, pasando a ser, para el expresidente de la AMIA, Agustín Zbar, la víctima 86 de un ataque que sigue rodeado de incógnitas 25 años después. Coincidiendo con este oscuro aniversario, el presidente de Argentina, Mauricio Macri, ordenó «el congelamiento de activos de la organización Hizbolá», lo que conllevaría el bloqueo de los fondos de cualquier persona o grupo sospechoso de lavar dinero con fines terroristas. La justicia argentina acusó al partido-milicia chií libanés de ser el brazo ejecutor de un plan organizado por el gobierno de Irán, que supuestamente trazó la ruta de un coche bomba para que estallara en las sedes de la AMIA y la DAIA, las dos instituciones israelís más importantes del país. Un juicio nulo En septiembre de 2001 comenzó el primer juicio por el atentado, en el que fueron acusadas 22 personas por complicidad con el ataque terrorista. Sin embargo, el juicio no se centró en el papel de Irán o Hizbolá como «cerebros» del atentado, sino en la llamada «conexión interna o local», lo que generó controversia. El proceso fue declarado nulo: todos los acusados fueron absueltos y se ordenó investigar por encubrimiento a los funcionarios y dirigentes que quedaron expuestos durante el juicio, entre ellos el juez de la causa Juan José Galeano. Galeano fue destituido de sus funciones como juez federal en 2005 y procesado por falso testimonio y por pagar sobornos ?hasta 400.000 dólares? en la causa del atentado terrorista. La muerte de Nisman Tras participar como fiscal durante el juicio iniciado en 2001, Alberto Nisman fue designado en 2004 al frente de la causa AMIA por el presidente en aquel momento, Néstor Kirchner, quien creó una unidad especial de investigación. Nisman derivó sus investigaciones hacia el gobierno iraní y Hizbolá; sin embargo, esta línea languideció debido a la falta de colaboración de Irán, que se negó a extraditar a los acusados, entre ellos el expresidente Rafsanyaní y el exagregado cultural de la embajada de Irán en Buenos Aires, Mohsen Rabbani. En 2008, el fiscal pidió la detención del expresidente argentino Carlos Saúl Menem y del exjuez Juan José Galeano por presunto encubrimiento y falseamiento de pruebas para desviar la investigación de la causa AMIA y culpar a las autoridades locales. Pero el enrevesado caso volvió a dar un giro unos años después. La por entonces presidenta de la Nación Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, firmó en 2013 un «memorándum de entendimiento» con Irán con el fin de esclarecer lo ocurrido. El memorándum nunca entró en vigor y fue declarado inconstitucional por la justicia en 2014. Meses después, Nisman denunciaba a Cristina Fernández por «decidir, negociar y organizar la impunidad de los prófugos iraníes en la causa AMIA con el propósito de fabricar la inocencia de Irán». El fiscal incluyó en la denuncia al canciller Héctor Timerman, al diputado Andrés Larroque y al político Luis D'Elía. Nisman fue hallado muerto de un disparo en la cabeza en su cuarto de baño el 18 de enero del 2015, un día antes de que acudiera al Congreso a defender su acusación, por traición a la patria, contra Cristina Fernández. Su muerte, catalogada en un principio como suicidio, fue declarada asesinato años después. Sin arrestados ni condenados «Lamentablemente sabemos muy poco, pero sí sabemos que Alberto Nisman fue asesinado, y fue asesinado por ser el fiscal de la causa AMIA. Es inadmisible que nuevamente en un crimen tan atroz lo único que tengamos sean sospechas, dudas, hipótesis nunca comprobadas y, sobre todo, tanta confusión», ha señalado recientemente Ariel Eichbaum, presidente de la AMIA. Al igual que la muerte de Nisman, el considerado como el mayor ataque contra objetivos judíos desde la Segunda Guerra Mundial y el peor atentado en la historia de Argentina sigue sin contar con sospechosos sólidos arrestados o juzgados. En la actualidad, Cristina Fernández se enfrenta a un juicio por presunto encubrimiento de los iraníes acusados del atentado a la AMIA. Mientras tanto, Macri declaró el 18 de julio «día de duelo nacional» y dispuso nuevas reparaciones económicas para las familias de las víctimas. Además, el presidente se comprometió a «reiterar» en la Asamblea General de Naciones Unidas «el pedido a la República Islámica de Irán para que coopere en la investigación de los hechos y el juzgamiento de sus responsables con las autoridades judiciales argentinas».
19-07-2019 | Fuente: abc.es
Macri ordena la congelación de activos de la organización Hizbolá
Los muertos se contaron por decenas. En total, incluido el presunto terrorista suicida, la cifra ascendió a 86. Los heridos fueron centenares y los afectados, la población argentina entera y el resto del mundo. La colectividad judía, la más numerosa fuera de Israel y de Estados Unidos, comprendió ese día, el 18 de julio de 1994, a las 9.53 en Buenos Aires, que había vuelto a convertirse en objetivo de una masacre histórica, la mayor desde el fin de la segunda Guerra Mundial. La justicia argentina señaló a Hizbolá como el brazo ejecutor de un plan donde el cerebro del Gobierno iraní trazó la ruta de una furgoneta bomba para que estallara en el emblemático edificio de las sedes de la AMIA y la DAIA, las dos instituciones israelís, política y económica respectivamente, más importantes. En este aniversario negro, al cumplirse 25 años de una tragedia que no termina de esclarecerse, el presidente de Argentina, Mauricio Macri, ordenó, «el congelamiento de activos de la organización Hizbolá, entidades específicas del ala militar que integran la misma y líderes de la organización». Dicho de otro modo, quedarán bloqueados los fondos de cualquiera persona o grupo sospechoso de lavar dinero con fines terroristas. El Gobierno argentino, informó la medida a través de la Unidad de Información Financiera (UIF). Lo hizo 24 horas después de crear el Registro Público de Personas y Entidades Vinculadas a Actos de Terrorismo y su Financiamiento (RePET), mediante un decreto y en vísperas de la llegada de Mike Pompeo. El secretario de Estado de Donald Trump perseguía esta medida desde principios de la actual Administración y la colectividad judía y el Gobierno de Israel, desde hace 25 años. Pompeo rendirá su particular homenaje a las víctimas antes de participar en la Reunión Ministerial de Antiterrorismo en el Hemisferio Occidental. Día de luto nacional Macri declaró «día de duelo nacional» y dispuso nuevas reparaciones económicas para las familias de las víctimas. El presidente se comprometió a «reiterar» en la Asamblea General de Naciones Unidas de septiembre, a «el pedido a la República Islámica de Irán para que coopere en a investigación de los hechos y el juzgamiento de sus responsables con las autoridades judiciales argentinas». El atentado a la AMIA se produjo dos años después del bombazo a la Embajada de Israel que dejó un saldo de 29 muertos. En ambos casos, el dedo acusador de la justicia argentina apuntó a Hizbolá. Alberto Nisman, el fiscal especial de la Unidad AMIA, fue hallado muerto de un balazo en la cabeza en su cuarto de baño el 18 de enero del 2015, un día antes de que acudiera al Congreso a defender su acusación, por traición a la patria, contra Cristina Fernández, viuda de Néstor Kirchner. Nisman apuntó contra la por entonces Jefa del Estado de sellar un pacto de impunidad con Irán para proteger a los autores del atentado a la AMIA, a cambio de beneficios comerciales. Como consecuencia de aquella denuncia y tras un periplo judicial que a veces se hizo eterno, la expresidenta de Argentina y candidata a vicepresidenta en las elecciones del próximo mes de octubre, afronta un juicio más de la docena larga que la tienen en lista de espera.
18-07-2019 | Fuente: abc.es
Los ecos del horror del mayor atentado perpetrado en Argentina resuenan 25 años después
En el número 633 de la calle Pasteur de Buenos Aires aún resuenan los ecos del horror. Año tras año, cada 18 de julio, la herida que allí se abrió ese día de 1994 sangra más si cabe al honrar la memoria de las 85 víctimas mortales del mayor atentado perpetrado en Argentina, por el que nadie cumple condena. «Vuelven a aparecer las imágenes, las vivencias de aquella mañana. No es una letanía que se repite año tras año. Es una herida que tiene 25 años y no cicatriza», afirma Daniel Pomerantz, uno de los más de 300 heridos que dejó la explosión del edificio de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA). Ese lunes de invierno parecía ser uno más. El día anterior se había jugado la final del mundial de fútbol de Estados Unidos, en la que Brasil se alzó con su cuarta copa del mundo, y todo apuntaba a que en ese tedioso inicio de semana no se hablaría de otra cosa. Pero nada más lejos de la realidad. A las 9.53 hora local una bomba marcó para siempre la historia argentina en el mismo año en que la mutua, dedicada a promover el bienestar social de la comunidad judía en el país austral -la más numerosa de Sudamérica- cumplía su primer siglo de vida. «Todos los sentidos quedaron afectados. Una nube muy densa de humo, la imposibilidad de ver lo que teníamos muy cerca, un olor muy penetrante, ese ruido, la sensación de inestabilidad..», relata con precisión Pomerantz sobre lo ocurrido en el lugar donde en ese momento, con 30 años, se desempeñaba en labores de administración. Había llegado temprano al edificio, y el empeño de un compañero por verle y charlar sobre un asunto de trabajo le llevó a salir de su oficina poco antes del atentado. «No quería verlo porque quería tomar ese primer café que nos saca la modorra y el frío. Le dije que no, me insistió, tanto insistió que le dije que sí. Preferí ir a verlo y no que fuera él a mi oficina», afirma Pomerantz, que con el paso de los años llegó a ser director ejecutivo de la AMIA, puesto que sigue ocupando. De pie en la puerta del despacho de su colega, y haciendo el constante amago de marcharse mientras su compañero le retenía con más preguntas, el estruendo del ataque les dejó en shock y ya nada volvió a ser igual. En medio de la confusión, Daniel pudo salir, llegar a un patio trasero y comprobar que nada quedaba en pie del edificio. La insistencia de aquel hombre -que también pudo sobrevivir- fue crucial para salvar su vida, ya que su despacho, en el que hubiera estado si no hubiera sido por él, quedó completamente destruido. No corrieron la misma suerte decenas de sus compañeros de la mutua judía, como tampoco las víctimas de otras confesiones que fueron tocadas por la tragedia, como Guillermo Benigno Galarraga, propietario de la imprenta ubicada frente a la AMIA. La onda expansiva de la bomba se cobró la vida de Willy, como le llamaban sus allegados, y la de uno de sus operarios, mientras que su mejor amigo y socio, Humberto Chiesa, y una secretaria lograron sobrevivir. «A mi tío lo encontraron al día siguiente y a Humberto lo pudieron rescatar rápidamente», narra a Efe Agustina Galarraga, sobrina de Guillermo. «Lo reconocieron por los zapatos» Ese 18 de julio los escolares estaban en casa por ser vacaciones de invierno. Agustina, que solo tenía 11 años, y su familia se enteraron por televisión de la voladura de la mutua, mientras se preparaban para ir al cumpleaños de una tía. «No se sabía qué pasaba con Willy, si se había salvado, si no. Hasta que al final llegó la noticia. No sé quién fue a reconocer el cuerpo, pero lo reconocieron por los zapatos«, evoca con emoción. Un cuarto de siglo después y ya adulta, Agustina es artífice de una muestra instalada en la actual sede de la AMIA, que fue construida en el mismo lugar donde estaba el detonado edificio. En «Týpos», esta artista plástica expone el nombre de cada uno de los 85 fallecidos, de forma individual, en tarjetas que imprimió usando caracteres tipográficos metálicos de la imprenta de su tío, que sobrevivieron al atentado y que hace poco le entregó el propio Humberto. Piezas que estaban guardadas en un depósito de la calle Pasteur pero a varios metros de la imprenta. «No era un material que utilizaran tan seguido porque en 1994 ya tenían otro tipo de maquinarias. Y los tipos de plomo no se utilizaban tanto, salvo ocasiones especiales para tarjetas elegantes o para casamientos», recuerda Agustina, que busca ser una «voz de expresión» del terrible suceso y perseguir el «reclamo de justicia». Para montar la exposición, la también docente consiguió una vieja maquina -de las conocidas como Minerva-, y, pedaleando, con delicadeza, imprimió las 85 tarjetas -que enmarcó una a una- y otras 8.500, a 100 por víctima, para colocarlas en montones de forma simbólica. Atribuido a Irán El atentado, atribuido por la Justicia argentina al entonces Gobierno de Irán y a la organización islámica libanesa Hizbulá, fue el segundo contra la comunidad judía en Buenos Aires, después de que 29 personas murieran en 1992 por la colocación de otra bomba ante la Embajada de Israel. El país persa nunca ha colaborado para extraditar a los sospechosos y nadie ha cumplido condena por ninguno de los dos ataques, cuya investigación ha estado desde el origen plagada de irregularidades y acusaciones de encubrimiento contra altas autoridades, como los expresidentes argentinos Carlos Menem (1989-1999) y Cristina Fernández (2007-2015). Este jueves, como cada 18 de julio, un acto recordará, a la misma hora y lugar del atentado, a todos los que vieron truncadas sus vidas aquel día de hace un cuarto de siglo. No faltará Daniel Pomerantz, quien tras reponerse de las heridas físicas que le dejó la explosión -y aunque nunca dejarán de escocer las psíquicas- se convirtió en testigo vivo de la masacre y en abanderado de la «memoria». «No hay que bajar los brazos y hay que seguir insistiendo». Ese es su lema. Y el de todo un país que sigue clamando justicia. Día de duelo nacional En la víspera del tentado, el Gobierno decretó que el 18 de julio sea considerado día de duelo nacional y estableció un plazo de 180 días para que las víctimas que no se hayan acogido al otorgamiento de indemnizaciones previstas, puedan hacerlo "sin mayores dilaciones". Hizbolá será una organización terrorista en Argentina El Gobierno argentino publicó este miércoles un decreto para crear un registro público de personas y entidades vinculadas a actos de terrorismo y su financiamiento, complementario al archivo de las Naciones Unidas por el cual se guía el país sudamericano y en el que busca incluir a Hizbulá. La decisión se ha conocido en la víspera del 25 aniversario del ataque a la mutua judía AMIA, que sigue impune y la Justicia atribuye a Gobierno de Irán de entonces y al grupo chiita libanés Hizbulá, al igual que el cometido contra la embajada de Israel en 1992, que dejó 29 fallecidos. Si bien el decreto, firmado por el presidente Mauricio Macri y parte de su gabinete, no menciona a Hizbulá -no considerada como grupo terrorista por la ONU-, miembros del Ejecutivo han declarado en los últimos días la intención de que esa organización islamista integre el registro, algo también solicitado durante años por la comunidad judía. «Por primera vez aceptamos que una organización que atentó en la Argentina (..) va a quedar de alguna manera condenada por sus acciones terroristas, condenada en un sentido simbólico. Porque la condena solo la puede hacer la Justicia», dijo este lunes la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, en declaraciones al canal TN.
14-07-2019 | Fuente: abc.es
Mauricio Macri intuye que puede respirar más tranquilo. En marcha la cuenta atrás para las primarias de agosto, que servirán en bandeja las elecciones de octubre, las encuestas comenzaron a sonreírle. Estrechar la diferencia de nueve a tres puntos, en tres meses, es motivo sobrado de alegría. La tendencia del voto parece cambiar y con ella mejoran los pronósticos, mas favorables a un Gobierno que aún siente el aliento en la nuca -y la ventaja numérica en los sondeos- de Cristina Fernández de Kirchner y Alberto Fernández. . Esa extraña pareja donde ella va de número dos pero ordena y manda como la primera mientras él asume unas listas impuestas, advierte que el voto, como sucedió en el 2015, cambia de dirección (en su contra aunque vayan ganando) cuando se acerca la hora de la verdad: las elecciones. Conscientes del panorama, a la viuda de Néstor Kirchner y a su ex jefe de Gabinete, también les toca cambiar. Dicho de otro modo, «Cristina» decidió dejar de estar medio muda como en sus anteriores campañas. La expresidente habla -y sacude- en un momento en el que sus «cachorros» de La Cámpora, con su hijo Máximo a la cabeza, provocan el espanto de los que no son como ellos. La monja Marta Peloni, azote de corruptos y de hijos del poder en «manada» (allí el caso fue el de María Soledad en los años 90) les puso de los nervios al identificarlos como, «el brazo del narcotráfico en la política de Cristina Kirchner». Luego llegaron los matices sobre la organización a la que tanto debe, entre otros, Axel Kicillof pero lo dicho dicho queda. El ex ministro de Economía y artífice de la intervención y posterior expropiación de YPF a Repsol aspira a arrebatarle a María Eugenia Vidal, la gobernación de la provincia de Buenos Aires (tamaño de Italia). El desafío de todos está sobre la mesa, lo mismo que la fábrica de videos de «relatos» y «contra relatos» ininterrumpida. En esa batalla de campaña, los «K» se hacen un lío entre el supuesto kirchnerismo bueno de Néstor y el otro (el de su viuda) que más vale no recordar. El problema es que su candidata sigue siendo la misma y Fernández (Alberto) no puede borrar de youtube todo lo que dijo (malo) de ella aunque su nombre le acompañe en la papeleta.
12-07-2019 | Fuente: abc.es
Bolsonaro se plantea nombrar a su hijo embajador de Brasil en Estados Unidos
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, ha afirmado que evalúa designar a su hijo Eduardo como embajador de Estados Unidos, país con el que ha estrechado vínculos desde su llegada al poder el pasado 1 de enero. El mandatario ha expilcado que la decisión final está ahora en manos del segundo de sus cinco hijos, de 35 años y quien en las elecciones del pasado octubre fue el diputado más votado en la historia del país. «Yo me quedé pensando: ¿Imagina si en Brasil tuviésemos al hijo del presidente Mauricio Macri como embajador de Argentina? Obviamente que el trato sería diferente al de un embajador normal», ha dicho Bolsonaro en declaraciones a la prensa. El ultraderechista, de 64 años, elogió las aptitudes de su hijo y subrayó que, además de hablar inglés y español, tiene una buena relación con los hijos del presidente de Estados Unidos, Donald Trump. «A mi entender, podría ser una persona adecuada y está capacitado perfectamente para realizar el servicio en Washington», ha agregado. En caso de que se concretara el nombramiento, Eduardo Bolsonaro, quien comparte la línea ideológica de su padre y también ha sido protagonista de polémicas declaraciones, podría verse obligado a dejar su escaño en la Cámara de los Diputados de Brasilia. El legislador ha actuado como una especie de ministro de Exteriores informal y el pasado mes de marzo acompañó al presidente brasileño en su primera visita oficial a Estados Unidos, donde participó en el encuentro que Bolsonaro mantuvo con Trump en el salón oval de la Casa Blanca. El canciller de Brasil, Ernesto Araújo, quedó fuera de esa reunión, pero, según la versión oficial del Gobierno, Eduardo participó en el encuentro porque habría sido invitado por el propio presidente estadounidense. En la Cámara, el diputado está al frente de la Comisión de Relaciones Exteriores. En una rueda de prensa, Eduardo Bolsonaro ha dicho que «aceptará cualquier misión» que le designe su padre, pero ha afirmado que todavía no recibió ninguna invitación formal para asumir la embajada en Estados Unidos. Brasil no cuenta con representante en la capital estadounidense desde hace algunos meses, cuando el diplomático Sergio Amaral fue trasladado de Washington a una oficina de la cancillería brasileña en Sao Paulo.
03-07-2019 | Fuente: abc.es
Un «error operativo» de empresa eléctrica causó apagón en Argentina y Uruguay
Un «error operativo» de la empresa de transporte de energía eléctrica de alta tensión Transener fue el principal causante del apagón total que afectó a Argentina, Uruguay y parte de Paraguay el pasado 16 de junio, informó el secretario de Energía argentino, Gustavo Lopetegui, en una audiencia en el Senado. «Tendrían que haberla reprogramado (la Desconexión Automática de Generación, DAG) y no lo hicieron. Este error operativo ha sido reconocido por la empresa Transener en sus informes», señaló el funcionario del Gobierno de Mauricio Macri ante la presencia de diversos senadores oficialistas y opositores. En la primera comparecencia oficial para dar cuenta de los informes preliminares por lo sucedido, Lopetegui remarcó que si bien lo ocurrido con la DAG fue el «evento desencadenante» del apagón total, este no se hubiera producido sin la «conjunción» de diversas circunstancias, que fue relatando de forma pormenorizada.
02-07-2019 | Fuente: abc.es
El acuerdo UE-Mercosur tiene aún por delante un camino difícil
El acuerdo de libre comercio anunciado entre la Unión Europea y Mercosur (Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay) entrará ahora en un periodo de varios meses de redactado definitivo y luego deberá ser aprobado por cada uno de los países participantes de este mercado conjunto de 780 millones de personas (520 de la UE y 260 de Mercosur). El proceso puede alargarse hasta comienzos de 2021 y lo que hay por delante no es sencillo. Con ser histórica la voluntad común alcanzada, tras casi veinte años de negociaciones intermitentes, las apuestas de los actuales gobiernos en favor del libre comercio pueden fácilmente ser rechazadas por nuevos gobernantes o por parlamentos cada vez más dominados por el populismo y otras fuerzas antisistema o antiglobalización. No hace mucho, la UE y Estados Unidos estuvieron muy cerca de acordar un ambicioso acuerdo de libre comercio llamado Asociación Trasatlántica para el Comercio y la Inversión (TTIP), y más cerca estuvo aún de acordarse un pacto similar entre muchos de los países a las dos orillas del Pacífico, el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP). La llegada de Donald Trump a la Casa Blanca sacó a EE.UU. fuera de esas convergencias y ambos proyectos quedaron muertos o han tenido que reformularse. Escollos en Europa y América En Europa no puede descartarse que se produzca alguna movilización importante de agricultores en contra del acuerdo con Mercosur (casi la mitad de cuyas exportaciones a la UE de 42.600 millones de euros en 2018 correspondieron a agricultura y ganadería). Emmanuel Macron ha tardado en sumarse al acuerdo y su posición en absoluto es fuerte ante protestas que pueda haber de grupos como los «chalecos amarillos». También Polonia, por citar otro país reacio inicialmente al acuerdo, ha demostrado tener una calle pronta a mostrar disconformidad con decisiones tomadas en Bruselas. En América, el principal escollo lo constituye la debilidad del Gobierno de Mauricio Macri, quien no tiene asegurada su reelección en las presidenciales que en otoño se celebrarán en Argentina. La oposición peronista ya ha anunciado su rechazo del acuerdo UE-Mercosur. Aunque Macri ganara, podría perder peso en el Congreso, quedando en el aire qué podría ocurrir con el pacto sellado con la UE. Un bloqueo por parte de Argentina muy posiblemente llevaría a la ruptura de la unidad de Mercosur. El Gobierno de Jair Bolsonaro ha planteado desde el principio el deseo de que los países de ese club tengan libertad de llegar a acuerdos de libre comercio bilaterales de modo individual, sin tener que actuar en bloque como se ha exigido hasta ahora. Así que Brasil, y probablemente Uruguay y Paraguay, optarían por forzar la vigencia del acuerdo con la UE para ellos. De todos modos, las cláusulas en favor del medio ambiente y ciertas políticas públicas hacen presagiar choques entre los europeos y Bolsonaro, quien no se sustrae del todo a los tics proteccionistas brasileños. Mercosur sin rumbo El pacto con la UE, por otra parte, supone acentuar el cambio de orientación de Mercosur. El Mercado Común del Sur nació con fines proteccionistas, como un medio de fomentar el desarrollo de industrias nacionales, especialmente en Brasil y Argentina, mediante la imposición de altos aranceles a la importación procedente de países más desarrollados. Creado en 1991, Mercosur fue de alguna manera la continuación, aplicada a un territorio transnacional, de la política de «industrialización por sustitución de importaciones» que había imperado en los países latinoamericanos las décadas previas. A lo largo de su historia Mercosur ha demostrado no saber muy bien a dónde ir. Por un lado, abarca la única área geográfica de Latinoamérica con verdaderas condiciones para una auténtica integración regional (sur de Brasil, norte de Argentina, más Paraguay y Uruguay), sin embargo ha avanzado poco hacia una convergencia como la de la UE, que en ocasiones sus propios dirigentes han presentado como modelo. Un ejemplo de esto último es la decisión anunciada en abril de renunciar a que el Parlasur, el parlamento de Mercosur, implemente la elección directa de sus miembros, dejando a la institución en el papel mojado que es. Por otro lado, el buen sentido de la integración económica de los cuatro países quedó supeditado a la agenda ideológica del Bolivarianismo y sus socios, de forma que se dio entrada en Mercosur a Venezuela y se comprometió la de Bolivia. Eso dejó la convergencia económica a un lado para poner el acento en las luchas políticas continentales. Hoy Mercosur parece querer mira más a la otra asociación económica de Latinoamérica, la Alianza del Pacífico (México, Colombia, Perú y Chile), que apenas ha desarrollado instituciones comunes y cuya integración se basa principalmente en la eliminación de barreras comerciales. La aproximación de ambos modelos es visto como posible vía para una confluencia final de los dos clubes, aunque la proverbial invertebración de la región impide ver eso como algo que necesariamente vaya a ocurrir.
28-06-2019 | Fuente: elpais.com
La oposición a Mauricio Macri advierte al FMI de que si es gobierno renegociará el acuerdo
Alberto Fernández y Roberto Lavagna reciben en Buenos Aires a autoridades regionales del Fondo
1
...