Infortelecom

Noticias de matteo renzi

16-02-2018 | Fuente: abc.es
El centro derecha ganará las elecciones en Italia, según todos los sondeos
No será posible formar gobierno en Italia, o será extremadamente difícil, salvo que se consiga una gran coalición, tras las elecciones del próximo 4 de marzo. Es el resultado más incierto en unos comicios italianos en las última décadas. Los sondeos publicados hoy dan ganador a la coalición de centro-derecha, pero no llegaría al 40 por 100 de los votos, porcentaje necesario para alcanzar la mayoría parlamentaria. Esta es la última jornada en la que se pueden difundir encuestas con la intención de voto y todos los periódicos coinciden en las previsiones: La derecha ganará las elecciones con un porcentaje que rondará el 36 %. Cabe destacar que el resultado final está hoy en manos de los indecisos: El sondeo Demos para «Repubblica» subraya que el 45 % no ha decidido aún el voto, mientras Ipsos para el «Corriere della Sera» rebaja ese porcentaje al 34 %. En cualquier caso, se trata demasiado elevado que impide, según «Repubblica», formular hipótesis precisas. Si hoy fueran las elecciones, el partido más votado sería el Movimiento 5 Estrellas (M5E), con el 27,8 %, según la encuesta Demos de «Repubblica». Es llamativo que el reciente escándalo por un fraude económico en el que se ha visto envuelto este Movimiento del cómico Grillo apenas le ha penalizado. En la estimación de voto que publica el «Corriere della Sera», el M5E obtiene el 28,6 %. En definitiva este movimiento populista permanece estable y se destaca del resto de los partidos, sobre todo en el sur de Italia. El PD de Renzi pierde consenso La segunda fuerza política es el Partido Democrático (PD), de Matteo Renzi, que en las últimas encuestas sigue perdiendo consenso. Según el sondeo Ipsos obtendría el 22,6 % de votos. Parecido porcentaje le dan otros sondeos. Muy lejos quedan otros partidos de izquierda, como Libres e Iguales (en torno al 6 %), integrado por antiguos miembros del PD, acérrimos enemigos de Matteo Renzi. En realidad, desde hace muchas semanas se mantiene casi inalterado el mismo consenso para los partidos. La campaña electoral y su correspondiente propaganda, con gran agresividad por parte de todos los protagonistas, no ha logrado cambiar sustancialmente el resultado de las encuestas. De todas formas, se percibe claramente que el viento sopla a favor de la derecha: Forza Italia, de Silvio Berlusconi, se sitúa en todos los sondeos en torno al 16 %, el dato más alto desde las europeas del 2014, gracias a la intensa campaña que está realizando el exprimer ministro. Su principal aliado, la Liga Norte de Matteo Salvini, supera ligeramente el 13 %. El tercer aliado, «Hermanos de Italia», que lidera la posfacista Giorgia Meloni, no llega al 5 %. Con la suma de otro grupo centrista, «Nosotros con Italia», el centro-derecha es la fuerza predominante y se aproxima al 36 %. Silvio Berlusconi se presenta ya como ganador y cree que llegará al 40 %, obteniendo la mayoría parlamentaria, una empresa muy difícil. Berlusconi debe afrontar también una batalla por el liderazgo en el centro-derecha, que le disputa Matteo Salvini, un duelo que será resuelto solamente si la diferencia entre ambos partidos en el resultado electoral es claramente a favor del magnate, quien no puede aspirar a convertirse en primer ministro porque está incapacitado hasta el 2019, tras su condena del Tribunal Supremo por fraude fiscal. El centro-izquierda se presenta muy dividido, conforme a la tradición de la izquierda en Italia. En conjunto apenas superan el 30 %. Al traducir los porcentajes de las encuestas en posibles escaños en la Cámara, compuesta por 630 parlamentarios, ninguna fuerza obtendría la mayoría: el centro derecha lograría 283 diputados, el M5E 152 y el centro-izquierda 158, según el sondeo del "Corriere della Sera". Paolo Gentiloni, el mejor valorado En cuanto a los líderes, el más estimado es el actual primer ministro Paolo Gentiloni (47 % de consenso), del PD. Los italianos aprecian su competencia y moderación, lejos del personalismo que mostró su antecesor en el cargo, Matteo Renzi. Los otros protagonistas le siguen a distancia: Emma Bonino, exministra de Asuntos Exteriores y excomisaria europea (36 %); Di Maio, del M5E (36 %); Matteo Salvini (30 %), como Matteo Renzi. Les sigue Silvio Berlusconi, con el 28 %. En definitiva, se mantendrá la batalla por el último voto hasta el día 4 de marzo. Hoy por hoy no se vislumbra un posible gobierno en Italia, salvo que se forme una amplia coalición. Así lo destaca el «Corriere della Sera», cuyo analista, Nando Pagnoncelli, subraya que «no se perfila ninguna mayoría, con la excepción de una hipótesis hoy remota: Una gran coalición que comprenda al menos el centro-izquierda, Forza Italia, Nosotros con Italia y Libres e Iguales». En consecuencia, se teme la ingobernabilidad. Si no hubiera acuerdo para una gran coalición, se baraja como hipótesis la continuidad del primer ministro Paolo Gentiloni durante unos meses, hasta la convocatoria de nuevas elecciones.
07-02-2018 | Fuente: abc.es
El «Mein Kampf» de Hitler se sitúa entre los libros más vendidos por Amazon en Italia
Italia está jugando de forma peligrosa con el fuego del racismo. Después del ataque racista de Macerata el pasado sábado, cuando el ultraderechista Luca Traini, de 28 años, hirió a seis personas de color, el problema del racismo ha centrado la campaña electoral, desplazando a otro tema, el de los impuestos, sobre el que se estaban haciendo las más disparatadas promesas. La cuestión de la inmigración se plantea en términos muy dramáticos a causa de dos acontecimientos. Por un lado, la «caza al negro» desencadenada por el ultra Traini, seguidor de la xenófoba Liga Norte. Por otro, el asesinato en Macerata de una joven toxicodependiente, cuyo cuerpo fue descuartizado, siendo detenido como presunto responsable un nigeriano. Se han aprovechado los dos casos para la instrumentalización política haciendo surgir los peores instintos. Sin duda, el más populista a la hora de soplar sobre el malestar social y rechazo de los inmigrantes es Matteo Salvini, líder de la Liga Norte que habla de «invasión» y grita «fuera inmigrantes», al mismo tiempo que, imitando a Donald Trump, ataca a los musulmanes y a los extranjeros. Silvio Berlusconi, líder de Forza Italia, quien para congraciarse con Europa pretendía jugar la baza de la moderación frente al populismo, no se ha distanciado de Matteo Salvini. Muy al contrario: Berlusconi declaró que, si gana las elecciones, expulsará a 600.000 inmigrantes porque son «una bomba social, lista para explotar». Muchos observadores consideran que se trata de una propuesta lanzada con urgencia y superficialidad. «Sería interesante saber qué país acogería 600.000 inmigrantes. Nadie lo sabe y, naturalmente, no tiene la más mínima idea el propio Berlusconi. Bastaría esto para indicar la inconsciente superficialidad con que la clase política italiana está habituada a tratar el tema de la inmigración», escribe el profesor de Historia Ernesto Galli della Loggia en el «Corriere». El temor es que el ataque racista de Macerata no sea un hecho aislado. «Italia es un país sano», ha dicho el ministro de Desarrollo Económico, Carlo Calenda, pero los síntomas racistas aparecen cada vez con más frecuencia como reflejan los medios de comunicación. Este martes mismo apareció una gran pancarta sostenida por varios jóvenes en Ponte Milvio, una de las zonas más frecuentadas por la movida de Roma, para ensalzar al racista responsable de la redada xenófoba a golpe de pistola en Macerata: «Honor a Luca Traini», se leía en la pancarta. En el registro que se hizo en la casa del ultra, la Policía encontró el «Mein kampf» («Mi lucha») de Hitler. No es casual que tras el ataque del ultra este libro del dictador nazi, escrito en 1925, se haya situado en el séptimo puesto entre los libros más vendidos por Amazon en Italia. El problema de la inmigración ha unido al centro-derecha, que estaba desunido en cuestiones fundamentales, sobre todo en relación con Europa y el euro. De forma particular, el caso racista de Macerata les ayuda y permite que el viento sople a su favor. Por primera vez los últimos sondeos indican que es muy probable la victoria del centro-derecha en las elecciones del 4 de marzo: Roza el 40% la coalición formada por Forza Italia de Silvio Berlusconi, Liga Norte de Salvini, y Hermanos de Italia de Giorgia Meloni. Las encuestas dan por hecho que el centro derecha obtendría mayoría en el Senado y casi también en la Cámara de Diputados. Si ninguna fuerza política o coalición obtiene la mayoría parlamentaria, Silvio Berlusconi ha manifestado que se deberían convocar las elecciones. Con ello se ha mostrado de acuerdo el exprimer ministro Matteo Renzi. De todas formas, queda aún mucha campaña y son muchos los indecisos, por lo que el resultado final es incierto. Advertencia de Europa La instrumentalización de la inmigración, con el riesgo de favorezca a los extremismos, preocupa a Europa, como refleja esta dura advertencia del vicepresidente de la Comisión europea, Frans Timmermans. En Macerata se ha producido «un ataque voluntario a nuestros valores fundamentales, un intento de destruir el tejido que nos une como europeos», afirma Timmermans. Curiosamente, la condena del centro-izquierda contra el racismo de Macerata ha sido un tanto débil. El Partido Democrático (PD) de Matteo Renzi ha preferido mantener un perfil bajo para no exaltar los ánimos. El PD ha atacado a Salvini, pero no ha querido elevar el tono de la polémica por temor a ser acusado de ser el partido que «hizo entrar a los inmigrantes en Italia».
05-12-2017 | Fuente: elpais.com
Un juez antimafia, nuevo rostro de la izquierda italiana
Piero Grasso, histórico magistrado siciliano y presidente del Senado, liderará el nuevo partido surgido de una escisión del PD de Matteo Renzi
04-12-2017 | Fuente: elpais.com
Un juez antimafia, nuevo rostro de la izquierda italiana
Piero Grasso, histórico magistrado siciliano y presidente del Senado, liderará el nuevo partido surgido de una escisión del PD de Matteo Renzi
27-11-2017 | Fuente: abc.es
Alarma en Italia sobre la invasión de las «fake news»
Una guerra sobre falsas noticias se ha desatado en Italia, con una ofensiva rusa para influenciar la campaña electoral, una ofensiva en la que están unidos los populistas del Movimiento 5 Estrellas y la Liga Norte. La denuncia, con amplia documentación en el New York Times y BuzzFeed, la realiza el Partido Democrático (PD), de centro izquierda, mayoritario en el gobierno, que presentará en las próximas horas un proyecto de ley con multas de 5 millones de euros contra quien lance Fake news. El caso ha partido con gran virulencia tras la difusión de una foto falsa en la que aparecían la presidenta del Congreso de los diputados, Laura Boldrini, y la ministra Maria Elena Boschi, en el funeral del capo mafioso Totó Riina. En realidad, el funeral ni siquiera tuvo lugar, por expresa prohibición de la Iglesia. Una segunda falsa información fue un video del 2016, presentado como actual, con el exprimer ministro Matteo Renzi y el líder ruso Putin, quien con tono mordaz echa la culpa al gobierno italiano de la eliminación de la selección nacional de futbol para el Mundial de Rusia 2018. Ambas desinformaciones fueron seguidas en muy poco tiempo por millones de italianos, y muchos cayeron en la trampa de considerarlas verdaderas. Investigación del New York Times Sobre la galaxia de las páginas web que lanzan falsas noticias en Italia ha realizado una amplia investigación el New York Times, con la colaboración de un brillante informático, investigador de Ghost Data, quien ha descubierto que la red del Movimiento 5 Estrellas y la Liga Norte, dos partidos populistas italianos, alcanza a millones de lectores con desinformaciones. En el informe del NYT se demuestra que la página oficial del movimiento «Noi con Salvini» («Nosotros con Salvini», líder de la Liga Norte) comparte la misma identificación Google con diversas páginas web de desinformación como IoStoConPutin.info, MondoLibero.org, pero sobre todo con una de las muchas páginas no oficiales de propaganda del Movimiento 5 Estrellas. El código único de Google permite unir todas las web en la misma cuenta publicitaria. El movimiento 5 Estrellas niega la acusación de crear desinformación y señala que esas web son realizadas por sus seguidores y que esto no quiere decir que se deban relacionar con el Movimiento. Pero según el Partido Democrático y su líder, Matteo Renzi, no hay duda de que detrás de fake news en Italia están Liga Norte y M5E de Grillo. Precisamente Renzi es mostrado en las fotos que aparecen en esas páginas de Internet como un payaso o con una nariz de Pinocho, y Berlusconi vestido de mujer. Ley contra la desinformación Sobre el multiplicarse de noticias falsas en Italia ya dieron la alarma los servicios de inteligencia de Estados unidos y ahora relanzan la emergencia los medios norteamericanos. El PD y Renzi están convencidos de que tienen las pruebas y de que seguramente detrás de la desinformación que une a la Liga Norte y el M5E hay una dirección única que quizás procede del extranjero, probablemente pagada por los rusos para desestabilizar a Occidente. Para hacer limpieza, frenar las falsas noticias y perseguir a quienes difaman o atentan a las instituciones democráticas, el Partido Democrático presentará en las próximas horas un proyecto de ley con multas de que pueden llegar a los 5 millones de euros. Se muestran contrarios a este proyecto de ley la Liga Norte y el M5E, afirmando que «los problemas son otros».
23-11-2017 | Fuente: abc.es
Berlusconi acude a Estrasburgo para poder gobernar de nuevo
Silvio Berlusconi se juega en el Tribunal Europeo de Derechos humanos, con sede en Estrasburgo, su inmediato futuro político. Italia sigue con gran expectación una sentencia sobre el exprimer ministro, porque a sus 81 años espera ser protagonista destacado en las próximas elecciones, pero todo depende del Tribunal de Estrasburgo. En una aula a rebosar, con 550 personas acreditadas, de ellas medio centenar de periodistas, tuvo lugar la primera y única audiencia sobre el recurso presentado por Berlusconi en Estrasburgo, en septiembre 2013, contra su inhabilitación como senador y la prohibición de presentarse a las elecciones durante seis años. El exprimer ministro fue expulsado del parlamento al aplicársele la llamada ley Severino (entró en vigor en enero 2013 y adquiere el nombre de la ministra Paola Severino en el gobierno tecnócrata de Mario Monti), una normativa aprobada para reprimir y prevenir la corrupción en la que durante décadas han caído también numerosos parlamentarios. Esa ley estipulaba, entre otras cosas, la salida del parlamento de los condenados a más de dos años de cárcel. En el caso del exprimer ministro, Silvio Berlusconi, su expulsión estuvo motivada porque fue condenado a cuatro años de cárcel en el 2012 por un Tribunal de Milán, sentencia confirmada al año siguiente en un tribunal de apelación, por fraude fiscal en la compraventa de derechos de películas en el llamado caso Mediaset. La defensa del cavaliere El gran argumento en la defensa del líder de Forza Italia es que con su inhabilitación política se ha vulnerado el artículo 7 de la Convención Europea de Derechos humanos, que sostiene que ?no hay pena sin ley?, y que, por tanto, las leyes no pueden ser retroactivas. En consecuencia, Silvio Berlusconi, según sus abogados, habría sido privado injustamente de sus derechos por el delito de fraude fiscal cometido anteriormente a la entrada en vigor de la ley Severino, en enero 2013. Ayer, Edward Fitzgerald, el abogado del magnate, reiteró ante el Tribunal europeo para los derechos del hombre que la ley Severino se le aplicó a Berlusconi por parte de sus adversarios por razones políticas: «Los hechos por los que fue condenado ocurrieron en los años 1995-1998, antes de que la ley fuera adoptada. Berlusconi fue privado de su escaño con un voto en un Senado compuesto mayoritariamente por sus adversarios políticos: No era justicia, sino un anfiteatro romano en el que la mayoría de los senadores con el pulgar hacia arriba o abajo deciden si uno se salva o se condena», dijo el abogado de Berlusconi. Por su parte, la representante del gobierno italiano, la jueza María Giuliana Civinini ha afirmado que con la aplicación de la ley Severino que ha hecho inelegible a Silvio Berlusconi, no se violaron sus derechos, añadiendo que los artículos 6 y 7 de la Convención europea para los derechos humanos, invocados por los abogados del magnate, ?no se aplican a las leyes electorales?. «Haré campaña electoral» La sentencia puede llegar dentro de varias meses, según práctica habitual para este tipo de casos en el Tribunal de Estrasburgo. La sentencia podría conocerse dentro de seis meses, en mayo, o incluso en nueve meses. Pero el líder de Forza Italia se muestra confiado en una decisión del Tribunal que le sea favorable, e incluso que llegue a tiempo para concurrir a las elecciones, que podrían celebrarse el 4 de marzo. ?En estas horas estoy sereno y, sobre todo, con esperanza. Espero que en tiempo razonable el Tribunal acoja mi recurso. De todas forma, mi papel en la próxima campaña electoral está ya claro: Independientemente de que pueda o no ser candidato, haré campaña para conducir al centro derecha al gobierno del país?, ha declarado Silvio Berlusconi al diario ?La Repubblica?. El proyecto de Berlusconi está claro: Desea presentarse como candidato a primer ministro y no como simple líder de Forza Italia. En cualquier caso, su nombre aparecerá en la papeleta y propaganda electoral, pero quedaría descartado como elegible a jefe de gobierno. Nueva imagen De todas formas, hoy la mayoría de los italianos y de la clase política desearía que la sentencia se produjera antes de las elecciones generales, para dar claridad al resultado y evitar una sombra sobre el mismo. Por ejemplo, una sentencia favorable a Berlusconi que se conociera después de los comicios podría conducir a muchos a señalar que el voto ha estado "contaminado? por una decisión política con el reenvío de la sentencia. La realidad es que Berlusconi, en plenitud de sus derechos en la campaña electoral, puede conquistar más votos, ?robándoselos? sobre todo al Movimiento 5 Estrellas del cómico Grillo. Curiosamente, hoy se da una gran paradoja en torno a la sentencia y su protagonista Berlusconi. Cuando fue expulsado del parlamento, muchos se alegraron al considerar que eso representaba la muerte política del exCavaliere. Pero Silvio Berlusconi ha resucitado y hoy se desea su vuelta a la política, incluso por parte de quienes tiempo atrás lo denostaron. El exprimer ministro, Matteo Renzi, líder del Partido Democrático (PD), centro izquierda, ha manifestado: ?Berlusconi ahora no se puede presentar. Pero me alegraría de que pudiera hacerlo, porque desearía que los ciudadanos pudieran, en el mismo colegio electoral, escoger directamente entre él y yo?, afirmó el líder del PD. Frenar a los populistas Precisamente Matteo Renzi se entrevistó este martes en el Eliseo con el presidente francés, Emmanuel Macron, quien transmitió un claro mensaje al exprimer ministro italiano: ?Tememos las fuerzas antisistema, también las de Italia, como el Movimiento 5 Estrellas y la Liga Norte?. La advertencia de Macron es que se debe evitar en las urnas la llegada al poder de los populistas. Sobre el cambio en la imagen y percepción que muchos italianos tienen hoy de Berlusconi, puede dar idea una sorprendente declaración del escritor y fundador de Repubblica, Eugenio Scalfari, uno de los eternos adversarios del exCavaliere: ?Sería mejor para Italia Silvio Berlusconi que el Movimiento 5 Estrellas de Grillo?. Centro derecha, favorito A pocos meses de las elecciones, hoy el partido de Grillo figura en cabeza con un 27,3 % de votos si hoy se celebraran los comicios, según sondeos de YouTrend-Agi; seguido por el Partido Democrático de Renzi, con 24,9. Forza Italia de Silvio Berlusconi es el tercer partido, con 14,8 %. Pero se sabe que el exCavaliere es un gran ?vendedor? en campaña electoral y siempre reconquista varios puntos. En teoría, el centro derecha aparece en neta ventaja electoral. Decisivas serán las alianzas y Silvio Berlusconi está llamado a jugar un papel clave.
09-11-2017 | Fuente: abc.es
Brutal cabezazo del hermano de un capo mafioso a un reportero de la RAI
Un hecho gravísimo, que confirma que en Italia hay zonas sin presencia del Estado, ha indignado al país. En Ostia, municipio marítimo con 250.000 habitantes situado a 30 kilómetros de Roma, el décimo de los 19 distritos que tiene la capital italiana, fue agredido brutalmente un periodista de la RAI, Daniele Piervincenzi, cuando micrófono en la mano preguntaba al hermano de un capo mafioso por sus relaciones con la extrema derecha. El reportero recibió de forma imprevista un impresionante cabezazo que le fracturó el tabique nasal. Después lo persiguió dándole cachiporrazos. El agresor fue Roberto Spada, propietario del bar «Music», hermano menor del capo mafioso Carmine «Romoletto», jefe de un clan que fue encarcelado con una condena a diez años por extorsión mafiosa. En Ostia se celebraron elecciones locales el pasado domingo, después de que el municipio hubiera estado gestionado por un comisario durante dos años, al ser disuelta por mafia la junta municipal. El periodista de la RAI que sufrió la grave agresión se había limitado a preguntar a Roberto Spada por qué su familia había apoyado en estas elecciones al partido fascista CasaPound, que obtuvo un resultado récord: 9,08 %. Se da así el caso sorprendente de que en el litoral romano la extrema derecha de CasaPound se convierte en el partido bisagra entre los populistas del Movimiento 5 Estrellas y el derechista Hermanos de Italia. «Ostia, como en Corleone (Sicilia), territorio dominado por clanes» La agresión se produjo hace un par de días, pero hasta el momento la justicia, ante la sorpresa de muchos, no se ha adoptado ninguna medida cautelar contra Roberto Spada, que podrá seguir moviéndose por Ostia con libertad y con su estilo de matón mafioso. Pero el caso ha suscitado alarma en la sociedad y en la clase política. El periodista ha recibido una llamada telefónica del ministro del Interior, Marco Minniti, quien considera que se trata de «una cuestión muy grave, por el hecho en sí mismo y porque ha sido agredido un periodista en campaña electoral». El exprimer ministro, Matteo Renzi, lo ha definido un acto «con un terrible valor simbólico». En efecto, demuestra, como hoy escribe el diario «La Repubblica», que hay «un trozo de Roma sin Estado», donde algunos mafiosos, como el clan de los Spada, controlan el mercado de la droga e imponen su ley, porque «aquí todos tienen un precio y todo tiene un precio». Por denunciar estos hechos, una periodista de «La Repubblica», Federica Angelini, está amenazada de muerte y se ve obligada a tener escolta desde hace años, y sus hijos han sido igualmente amenazados de muerte por el citado Roberto Spada. Ante esta situación de grave deterioro social a las puertas de Roma, el escritor Roberto Saviano, autor de «Gomorra», denuncia hoy que «Ostia es hoy como Corleone (Sicilia) o como Scampia (Nápoles), territorio dominado por los clanes. Y el Estado italiano tiene responsabilidades enormes por esto».
06-11-2017 | Fuente: abc.es
El centroderecha gana en Sicilia, la izquierda se hunde
El candidato del centroderecha, Nello Musumeci, se impone en las elecciones regionales en Sicilia, por delante del candidato del Movimiento Cinco Estrellas (M5S), Giancarlo Cancelleri, y se certifica el fracaso de la izquierda, según los primeros datos parciales oficiales. Las elecciones de este domingo para elegir al nuevo presidente de la región de Sicilia se han convertido en una importante prueba general para pensar en las consecuencias de las posibles alianzas ante las generales previstas para la próxima primavera. El recuento de los votos comenzó a las 8.00 locales (7.00 GMT) y Musumeci conseguía el 40,50 % de los votos, cuando comenzaban a llegar los datos parciales oficiales de los primeros colegios electorales escrutados. Musumeci era el candidato apoyado por una amplia coalición de centroderecha de la que formaban parte Forza Italia (FI) y los ultraderechista Liga Norte y Fratelli d'Italia (FdI). Estas tres formaciones sellaron en Sicilia el llamado «pacto del arancino (plato típico siciliano)» que ahora visto el éxito obtenido en Sicilia esperan repetir a nivel general y al que se sumaría además el fuerte apoyo que la Liga Norte tiene en el norte del país. Los tres líderes Silvio Berlusconi (FI), Matteo Salvino (Liga Norte) y Giorgia Meloni (FdI) se dejaron ver en un restaurante siciliano para escenificar su unión ante las generales, aunque sin disipar la duda de quien será el candidato a primer ministro. Rosario Crocetta, en 2012 A pesar de que Sicilia ha sido siempre un bastión de la derecha y sobre todo del partido de Silvio Berlusconi, el Partido Demócrata (PD) había ganado las elecciones de 2012 con su candidato Rosario Crocetta. Las elecciones en Sicilia demuestran también que el enemigo tanto para la izquierda como para la derecha es el M5S y que sin coaliciones serán difícil superarlo en los comicios generales. Su candidato en Sicilia, Cancelleri conseguía un 34,80 % según estos primeros datos parciales y el M5S se convertía de esta manera en el partido más votado en esta región. Mientras que Forza Italia conseguiría el 22,70% de los votos. En las elecciones de ayer se certificó el fracasó de la izquierda que tras las últimas escisiones se presentó dividida. Según los datos parciales, el candidato apoyado por el PD de Matteo Renzi, Fabrizio Micari, obtendría el 19,20% de los votos, mientras que Claudio Fava, presentado por el Movimiento Demócrata y Progresista (MDP) de los disidentes del PD junto con Izquierda Italiana se quedaría en el 4,5%. El PD ya reconoció anoche su derrota y acusó a los disidentes de no querer apoyar a Micari con solo la intención de ir contra el secretario general del partido y exmandatario, Matteo Renzi. La afluencia en Sicilia siempre caracterizada por ser baja se quedó en el 46,76% de los sicilianos con derecho a voto, poco inferior al 47,41% que participó en las pasadas elecciones de 2012.
06-11-2017 | Fuente: abc.es
El centroderecha gana en Sicilia
El centro derecha es el virtual ganador de las elecciones regionales de Sicilia, confirmando una tendencia general en todo el país, según indican todas las encuestas. Le ha seguido de cerca el Movimiento 5 Estrellas, mientras el Partido Democrático ha sufrido una sonora derrota que complicará el liderazgo de su secretario general, Matteo Renzi, en el centro izquierda. Se ha dado gran relieve a estos comicios, porque han sido el último test antes de las elecciones generales que serán en la primavera próxima. En cierta forma, la campaña electoral en Sicilia ha constituido un laboratorio y los resultados pueden condicionar futuras alianzas políticas. Aunque las urnas se cerraron anoche a las diez, increíblemente solo esta mañana comenzó el escrutinio oficial y, a primeras horas de la tarde, solo se tenían los resultados de unas 2000 mesas electorales de un total de 5.300. Con casi la mitad de los votos escrutados, se da por ganador, con un 38,7 %, al candidato del centro derecha, Nello Musumeci (62 años), un exmilitante del postfascista Movimiento Social Italiano. No es una sorpresa su resultado, porque en esta región ha ganado tradicionalmente la derecha, salvo en las pasadas elecciones del 2012 en las que se presentó dividido y fue derrotado por el centro izquierda. El Movimiento de Grillo, reforzado El gran rival de Musumeci ha sido un militante del Movimiento 5 Estrellas (M5E) del cómico Beppe Grillo, Giancarlo Cancelleri (42 años), que ya fue candidato en los comicios anteriores y ahora se ha quedado en poco más del 35 %, a menos de 4 puntos porcentuales del ganador. El Movimiento de Grillo es el primer partido político de Sicilia, lo que constituye un éxito, pero en cierta forma el M5E sufre una derrota. Todos sus líderes, incluido Grillo, han recorrido pueblo a pueblo toda la isla, confiando en ganar estas elecciones, lo que podía haber catapultado al Movimiento 5 Estrellas, después de conquistar las alcaldía de Roma y Turín, a una mayor proyección nacional y hubiera constituido un triunfo de resonancia internacional. El M5E, como partido antisistema, no ha logrado movilizar al electorado. Menos de un 47 % de los cuatro millones y medio de sicilianos con derecho a voto acudió a las urnas, un porcentaje incluso inferior a las elecciones anteriores. En realidad, el abstencionismo ha sido el ?partido? ganador. En cualquier caso, el Movimiento de Grillo sale reforzado, pero prácticamente cierra la posibilidad de jugar el papel de posible vencedor en las elecciones generales de la primavera próxima, porque la nueva ley electoral favorecerá las coaliciones y penalizará a los candidatos del M5E porque sus dirigentes rechazan formar alianzas con otros partidos. Berlusconi, gran triunfador El verdadero triunfador de estas elecciones es el excavaliere Silvio Berlusconi, quien volvió a lanzarse al ruedo político logrando unir al centro derecha para obtener un óptimo resultado con la bandera del antipopulismo. Contra la aventura del populismo del M5E, Silvio Berlusconi, a sus 81 años, se ha propuesto como el ?usato sicuro?, es decir, más vale malo conocido que bueno por conocer. Ha prometido un plan Marshal para la isla y ha vuelto a sus viejos eslóganes, como la reducción de las tasas o el puente sobre el estrecho para unir la isla al continente, al tiempo que ha lanzado un duro ataque contra el Movimiento de Grillo, asegurando que son incompetentes, un peligro para el país y que subirán los impuestos. A su vez, el cómico Grillo ha gritado en sus mítines contra todos los partidos tradicionales: ?Tenéis que rebelaros, porque desde hace cien años os toman el pelo. Tendríais que ser los más ricos de Italia, pero sois los más pobres; tenéis todo: el arte, volcanes, playas, pero es como si no tuvierais nada?, gritó el cómico en las plazas de Sicilia. Dura derrota del PD de Renzi El tercero en discordia, a nivel nacional, el exprimer ministro, Matteo Renzi, líder del Partido Democrático (PD), ha permanecido lejos de la isla, porque temía una fuerte derrota, ya que, además, el centro izquierda desunido. Su candidato, Fabrizio Micari (54 años) rector de la universidad de Palermo, ha obtenido un 18,8 %, sumando las distintas fuerzas políticas que lo apoyaban Ha sido, pues, una derrota anunciada del Partido Democrático de Renzi. El PD se sitúa, con el 14,5 %, como tercer partido en Sicilia, por detrás de Forza Italia de Silvio Berlusconi, que alcanza el 16,1 %. Sin duda, este duro revés de Matteo Renzi tendrá repercusiones en su liderazgo del centro izquierda. Renzi ha reconocido que se ha tratado de una ?derrota neta? y ha mostrado su disponibilidad a unas elecciones primarias para designar un candidato de la coalición del centro izquierda en los próximos comicios nacionales de primavera. Situación inmóvil desde hace muchos años Muchos son los problemas a los que deberá enfrentarse el nuevo presidente de la región siciliana. En verdad, la situación de la isla es inmóvil desde hace muchos años. Sicilia es como uno de los agujeros negros de Italia en el que desaparecen miles de millones, donde abunda el clientelismo la corrupción, el derroche a todos los niveles y, por supuesto, como telón de fondo aparece el problema de la mafia. La Región es la más grande Sociedad de Sicilia, pero produce asistencia, no desarrollo económico. Decenas de miles de personas son pagadas para no hacer prácticamente nada, salvo el asegurar un voto a la hora de las elecciones. Sus políticos no son un ejemplo. En las elecciones de ayer se eligieron también a los miembros de la Asamblea Regional, que es el órgano legislativo de Sicilia previsto en su estatuto especial de 1946 (cinco son las regiones italianas con estatuto especial: Sicilia, Cerdeña, Valle de Aosta, Friuli-Venezia Giulia y Trentino-Alto Adige). La de Sicilia es la única asamblea regional que tiene el título de parlamento y sus miembros son denominados diputados. Sobre su capacidad de transformismo basta un dato: Catorce de esos diputados, con mejor salario que Donald Trump o Angela Merkel, que apoyaban al presidente saliente, el excomunista Rosario Crocetta, del centro izquierda, han apoyado en estas elecciones al candidato de la derecha Musumeci. Viendo la situación política en Sicilia, es un fiel reflejo de la política italiana de hace 25 años, a inicios de la década de los noventa, cuando el país aparecía inmóvil, y en el horizonte el protagonista era, ayer como hoy, el mismo personaje, aunque parezca increíble: Silvio Berlusconi.
30-10-2017 | Fuente: abc.es
Italia reaviva la brecha entre el norte y el sur
Los referéndums de Lombardía y Véneto, celebrados el pasado domingo, certificaron que existen dos Italias. Y todo hace indicar que el clima de división entre centro y periferia, Estado y regiones, aumentará tras las consultas. En su corta historia de unidad ?la proclamación del Reino de Italia se hizo en marzo 1861?, el país ha estado marcado en muchos aspectos por una fractura entre el norte y el sur. Desde hace decenios en Italia se habla de la «cuestión meridional», en contraposición a la «cuestión septentrional». Pero incluso la identidad italiana se presenta llena de matices y particularismos. De ahí que Carlo Azeglio Ciampi, un gran presidente de la República entre 1999 y 2006, en una fase de agudos conflictos territoriales, se esforzara por que la gente amara el himno nacional «Fratelli d?Italia» (Hermanos de Italia) y repitiera una frase para resaltar el pluralismo: «Italia es un País de países, y de ciudades, unido por sus diferencias». Así lo indican las encuestas. Los ciudadanos se sienten milaneses, napolitanos, vénetos, sicilianos, toscanos, sardos, romanos? e italianos. Y viceversa. Según una reciente encuesta de Demos, solo el 15% de los ciudadanos vénetos desearía separarse de Italia, si bien su región tiene una historia de casi diez siglos de independencia ?la República de Venecia fue un influyente Estado desde el siglo IX hasta 1797?. En Lombardía es bastante menor ese deseo de escisión de Italia: en torno al 7,5%. Esto se ha reflejado claramente en la diferencia en porcentaje de votantes que acudieron a las urnas del referéndum, de casi un 20%. En Véneto votó más del 57% y en Lombardía un 38%, con un resultado de abrumadora mayoría a favor de mayor autonomía en ambas regiones. Adiós al «Roma ladrona» Las pulsiones en el norte no se inclinan por el separatismo, sino por la autonomía. Sin embargo, los referéndums de Véneto y Lombardía ?promovidos Luca Zaia y Roberto Maroni, respectivamente, dos presidentes que son destacados dirigentes de la Liga Norte? han puesto en evidencia un problema político, porque se abre con fuerza la cuestión septentrional y del federalismo fiscal. Lo ha reconocido el gobierno y el exprimer ministro, Matteo Renzi, quien fracasó estrepitosamente al someter a referéndum una Constitución que, entre otras cosas, quitaba las competencias a las regiones y convertía al Estado en más centralista: «No se debe minimizar el resultado del referéndum; es necesario reducir la presión fiscal», dijo Renzi. Lejos quedan ya los tiempos en que Umberto Bossi gritaba «Roma ladrona», es decir, la acusación de que la capital robaba al rico norte para dárselo al sur. El eslogan ya lo han olvidado, porque Bossi y muchos políticos del norte también han robado. En Véneto, cinco de los presidentes anteriores al actual, Luca Zaia, acabaron implicados en escándalos de corrupción. Ahora el propio Umberto Bossi afirma abiertamente que «todo es cuestión de dinero, es lo único que cuenta; con las competencias no haces nada si no tienes el dinero», afirma. Desde el independentismo de la Padania que pregonaba el fundador de la Liga Norte, la petición se para hoy en la autonomía, entendida como autogestión de los impuestos. Concretamente, las regiones ricas del norte pretenden quedarse con la diferencia entre lo que pagan sus ciudadanos al Estado y lo que este devuelve a esas regiones a través de las administraciones locales (en el caso de Lombardía, 54.000 millones; y 15.000 millones en Véneto). El problema es que las regiones del sur siguen sin resolver sus problemas de escuela, sanidad o de transportes. Es más, siguen aumentado las diferencias económicas, agravadas por la crisis, entre norte y sur, lo que se refleja en el empleo, que crece en el centro-norte y se reduce en el sur. Según Alesandro Campi, profesor de Ciencias Políticas, «el auténtico riesgo de este voto, del que se ha dicho que no estaba dirigido a amenazar la unidad nacional, es que en realidad determine una creciente división del norte del resto del país» y que se desencadene «un peligroso efecto de emulación en todas las regiones que dan al Estado, mediante los impuestos de sus ciudadanos, más dinero del que reciben». Ese proceso acabaría por «disgregar el tejido civil e institucional del país», sostiene. La misma opinión expresa el profesor de Ciencias Políticas, Roberto D?Alimonte, editorialista de «Il Sole 24 Ore»: «La verdadera solución a la relación entre Estado y regiones hay que encontrarla en una reforma constitucional de la que nadie en este momento tiene ganas de hablar».
1
...