Infortelecom

Noticias de mario draghi

06-09-2018 | Fuente: abc.es
Manfred Weber se postula como sucesor de Jucker a la Comisión Europea
El líder del Partido Popular Europeo, el alemán Manfred Weber, abrió ayer formalmente la carrera para la designación del próximo presidente de la Comisión Europea, tras las elecciones de la primavera próxima, al proclamarse formalmente como candidato del principal grupo del Parlamento Europeo. Bávaro de 46 años, Weber deberá ganar primero la designación formal por parte del PPE en un congreso que se celebrará en Helsinki este otoño. Es el primer candidato conservador que aspira a dirigir la Comisión Europea sin haber tenido experiencia ejecutiva previa, aunque a cambio puede hacer notar que tiene el apoyo de la canciller alemana Angela Merkel. La candidatura de Weber reforzaría también el nuevo proceso de elección del presidente de la Comisión que no todos los dirigentes de los países miembros ven con buenos ojos. Los tratados señalan claramente que el máximo responsable del ejecutivo comunitario es designado por el Consejo Europeo, es decir por los presidentes y jefes de Gobierno, y después debe obtener la ratificación del Parlamento Europeo. Históricamente, los responsables nacionales escogían a uno de ellos y el Parlamento lo aprobaba mal que bien. En la última legislatura en 2014, una feliz confabulación entre el entonces presidente socialista del Parlamento Europeo, Martin Schulz, y el ex primer ministro conservador de Luxemburgo Jean-Claude Juncker, forzaron a los líderes a aceptar el mecanismo de candidatos de modo que los grupos políticos los presentasen a los votantes en las elecciones al Parlamento Europeo para dotar al cargo de una mayor legitimidad democrática. Se trata de un sistema equivalente al que se utiliza en España para la candidatura a la presidencia del Gobierno con el primer puesto de la lista por Madrid de cada partido. En el Consejo Europeo los líderes aprobaron una declaración en la que confirmaban el mecanismo de los «candidatos especiales» («spitzenkandidat» en alemán) pero subrayando que no aceptaba que la designación posterior del presidente de la Comisión fuera «automática». El incierto resultado electoral puede llevar, en efecto, a que sean necesarias otras combinaciones, pero los grupos políticos en el Parlamento Europeo han dicho claramente que no aceptarían tampoco que los líderes rechacen al candidato del partido que haya ganado las elecciones y que tenga más eurodiputados. El presidente que más problemas había planteado a la figura del «spitzenkandidat» ha sido el francés Emmanuel Macron, que mantiene su ambivalencia y todavía no ha dicho a qué familia política se apuntará. Él quería aprovechar el hueco que dejan los eurodiputados británicos para haber instaurado una «lista europea» votada en todos los países y en la que los partidos pondrían a su candidato a la presidencia de la Comisión. Eso no ha sido posible por razones legales y el anuncio de la candidatura de Weber se interpreta como una indicación de que Macron habría renunciado a este puesto, a cambio de obtener entonces el puesto de presidente del Banco Central Europeo (BCE) al final del mandato del italiano Mario Draghi. Se esperaba que este puesto fuera ocupado por un alemán, pero es evidente que con un alemán en la Comisión, Berlin ha de renunciar al BCE. Hasta ahora se ha hablado de al menos otros dos dirigentes europeos que podrían disputar la candidatura de Weber en el seno del PPE: el negociador europeo para el Brexit, el francés Michel Barnier, y el ex primer ministro finlandés Alex Stubb. Barnier ya lo intentó frente a Juncker hace cinco años pero ahota no se ha pronunciado. En todo caso, algunos eurodiputados españoles no han dejado de apreciar el grado de entusiasmo con el que los eurodiputados franceses del PPE han recibido el anuncio de la candidatura de Weber, cuando en todo caso se supone que habrían preferido a Barnier.
26-07-2018 | Fuente: abc.es
La UE acoge con alivio el pacto de no agresión entre Trump y Juncker
Cocinado en la sombra por los dos hombres de confianza del presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y del norteamericano Donald Trump, el sorprendente acuerdo de no agresión desvelado ayer ha sido recibido en Europa con cierto alivio pero también con inquietud porque lo único que se sabe del pacto es que no hay nada claro. Mientras Francia ha reaccionado con recelo evidente al ver que Juncker ha aceptado incluir, aunque sea parcialmente, el sector agrícola, Alemania sin embargo celebra un resultado que entiende que deja a salvo por ahora al sector automovilístico. No todos los países podrían ver las cosas con el mismo cristal, pero en general la sensación inicial en Bruselas ha sido la de alivio por el cambio de rumbo del problema. De ser considerada como el enemigo de Estados Unidos, en unos días Europa pasa a ser el socio preferente en una situación en la que además parece haber un cierto distanciamiento -al menos aparente- entre Trump y el autócrata ruso Vladimir Putin. Después de haber anunciado el acuerdo, un periodista belga que acompaña a la delegación comunitaria le preguntó a Juncker si creía que sería razonable fiarse de un personaje tan voluble como Trump, a lo que el presidente de la Comisión respondió con una de sus frases lapidarias: «¿y usted cree que sería sensato que yo le dijera que no me fio de él?». Una buena señal La expresión más representativa de la acogida de la noticia en las instituciones económicas europeas la hizo el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, que calificó el resultado de la reunión de Washington como «una buena señal» que «demuestra que hay una gran disposición para debatir asuntos comerciales en un marco multilateral una vez más», pero teniendo en cuenta que «para nosotros sería difícil ir más allá porque realmente no conocemos la esencia» del acuerdo. «La razón ha prevalecido», dijo el presidente de la patronal europea «Business Europe» Pierre Gattaz, mientras que para las cámaras de comercio alemanas «las soluciones propuestas se mueven en la dirección correcta, pero sigue habiendo una importante dosis de escepticismo». Eso es lo único cierto, que ni el BCE ni nadie sabe todavía cuales son los detalles concretos de un acuerdo que era tan improbable antes del comienzo de la reunión que no se había previsto ni siquiera una rueda de prensa. Fuentes de la delegación europea reconocían que habían llegado a Washington sin tener la menor idea de cual podría ser el resultado de sus gestiones, preparados tanto para esto como para una reacción furibunda de Trump y un resultado desastroso. Si acaso, los únicos que habían preparado el encuentro han sido Martin Selmayr, el secretario general de la Comisión y auténtico brazo derecho de Juncker para todo tipo de asuntos, y Larry Kudlow, el principal consejero económico de Trump que el martes se habían reunido en Bruselas con toda discreción. En realidad, la base del pacto es dejar las cosas como están, es decir, que las dos partes se abstendrán de tomar ninguna medida suplementaria que entorpezca las relaciones comerciales, teniendo en cuenta que las tarifas que decretó Trump y que provocaron un primer paquete de contramedidas europeas de represalia seguirán en vigor. Por un lado se ha logrado paralizar de momento los planes de Trump de subir los impuestos a las importaciones de coches y de piezas para las fábricas del sector y como una especie de «compensación» difusa, la UE se compromete a aumentar sus compras de soja norteamericana, que es una medida muy simbólica para la Administración norteamericana porque es un guiño al poderoso grupo de presión de los agricultores y para Trump además un pellizco contra China, que había incluido a este producto en la lista de los que han visto aumentar sus tarifas aduaneras, precisamente como represalia a los ataques estadounidenses. Alto el fuego El problema es que la soja norteamericana puede que no cumpla los rígidos requisitos medioambientales europeos y específicamente de una potencia agrícola como Francia, donde están prohibidos los cultivos transgénicos. En una declaración divulgada ayer, el ministro de Economía francés Bruno Le Maire alabó la vuelta al diálogo con Washington porque «había que evitar una guerra comercial de la que no habría más que perdedores», pero al mismo tiempo insistió en que la agricultura debe permanecer al margen porque hay instrumentos de regulación en Europa, al margen de las barreras arancelarias, que «no son negociables». O tal vez es el síntoma de que alguien ha conseguido convencer a Trump de que el rumbo que había tomado, atacando a unos y otros y desequilibrando sectores enteros de la economía mundial, no conducía a nada bueno para nadie. De hecho, los sectores que él pensaba estar defendiendo, como el del automóvil, están siendo los más dañados. Pero eso solo lo sabe Trump. Y tal vez Juncker.
20-06-2018 | Fuente: elpais.com
Mario Draghi reclama más alzas salariales para completar la recuperación
El presidente del Banco central Europeo cree que mejores sueldos impulsarían la inflación de la eurozona y ayudarían a completar la plena recuperación económica
01-06-2018 | Fuente: abc.es
El Movimiento 5 estrellas celebrará mañana la fiesta nacional italiana con manifestaciones para denunciar a quienes intentan embridar sus sueños de poder. El dilema que se plantea en este gran país es el de la mayoría versus las reglas del juego que hacen posible la democracia en un contexto de integración y soberanía compartida. La moneda común ha sido rediseñada y reforzada durante los últimos siete años, pero aún no está preparada para afrontar una crisis de proporciones similares a la experimentada. La lluvia populista en Italia puede ser el principio de un nuevo tsunami y los mejores economistas de la UE están de acuerdo en que la actual combinación de política monetaria y política fiscal no sería suficiente para pararlo. En la campaña electoral ningún partido prometió la salida del euro, pero la coalición entre la Liga y los 5 estrellas comparten la idea de ir mucho más allá de una revisión de la llamada política de austeridad. Los proyectos de estas formaciones harían saltar por los aires los principios y las normas básicas en las que se asienta la moneda. El instrumento más potente que tiene la Unión para gestionar shocks, el Banco Central Europeo, no tendría capacidad real si se forma una ola gigante que se extendería rápidamente por el Sur. Esta vez no surtirían efecto las palabras de un italiano tan solvente como Mario Draghi, «haré lo que sea necesario», su fórmula mágica en julio de 2012. El presidente Mattarella es el dique de contención de la marea, mientras el admirable pactismo italiano no acaba de emerger. La Liga aprovecha para crecer desde el victimismo y el rechazo a la casta bruselense. Un dato esencial para entender el cuestionamiento del euro en el Norte de Italia es que, desde su creación, el país ha perdido quince puntos de renta y quince de competitividad. La cumbre de jefes de Estado y de gobierno de junio, prevista para acelerar la puesta en pie de una triple unión bancaria, económica y fiscal, debería llegar a tiempo de atajar los primeros síntomas de una nueva crisis de la moneda.
08-03-2018 | Fuente: elpais.com
Mario Draghi escenifica el inicio del fin de los estímulos monetarios del BCE
Mantiene tipos y el programa de compra de activos, pero elimina la referencia a elevar este último si las condiciones empeoran
20-11-2017 | Fuente: elpais.com
Mario Draghi pide prioridad para las subidas de sueldo
El BCE está a punto de empezar la retirada de algunas de las medidas extraordinarias de política monetaria
26-10-2017 | Fuente: elpais.com
Mario Draghi asegura que sigue ?muy de cerca? la crisis catalana porque ?es significativa?
El BCE considera "prematuro" decir si la incertidumbre política puede afectar a la estabilidad del sistema financiero español y de la eurozona
26-10-2017 | Fuente: elpais.com
El BCE alarga nueve meses la compra de bonos pero recorta el volumen
Mario Draghi inicia la retirada paulatina de los estímulos: la adquisición de deuda se reducirá en 2018 de 60.000 a 30.000 millones al mes
26-10-2017 | Fuente: elpais.com
Mario Draghi inicia este jueves la retirada de los estímulos monetarios
El Eurobanco ampliará el plazo del programa de compras, pero reducirá volumen
15-10-2017 | Fuente: elpais.com
El organismo que preside Mario Draghi deberá buscar un equilibrio entre varios elementos
1
...