Infortelecom

Noticias de manifestaciones

20-02-2019 | Fuente: abc.es
Marchas masivas y silenciosas en Francia contra el antisemitismo
La unión sagrada de los representantes de las tres religiones del libro, todas las instituciones del Estado y todos los partidos políticos, con la excepcional de la extrema derecha, llevaron a cabo silenciosas manifestaciones de protesta y rechazo del antisemitismo, el mismo día que ochenta tumbas judías fueron profanadas con cruces gamadas nazis, en Quatzenheim (Bajo Rin), en Alsacia, culminando una inquietante escalada de odio racial. La marea negra de las manifestaciones de la franquicia de los chalecos amarillos, de la extrema izquierda a la extrema derecha populista, desde mediados de noviembre, ha agravado y ha dado un tufo de odio callejero a las estadísticas oficiales: los actos antisemitas crecieron un 74 % durante los doce meses. La violencia cruda, física y verbal, en cementerios y manifestaciones callejeras, con profanaciones de figuras emblemáticas de la mitología nacional, provocó una ola de estupor e inquietud. Ante tal marea negra de odio antisemita, Olivier Faure, líder del PS, tomó la iniciativa de convocar una manifestación nacional, en la parisina plaza de la República, con el fin de reafirmar el gran pacto nacional contra el antisemitismo. El presidente de la República, Emmanuel Macron, sus dos predecesores en el Elíseo, Nicolas Sarkozy y François Hollande, el gobierno, en pleno, los presidentes de la Asamblea Nacional y el Senado, todos los partidos políticos nacionales, anunciaron su participación unánime en la manifestación parisina, en la noche de ayer. Diez horas antes de la manifestación, Francia descubrió una penúltima provocación: ochenta tumbas profanadas, con cruces gamadas, en el cementerio de un pequeño pueblo alsaciano, Quatzenheim. Provocación firmada por una oscura organización «autonomista» de ultra derecha racista, «orgullosa de su acción» firmada con símbolos nazis. Emmanuel Macron cambió inmediatamente toda su agenda presidencial para presentarse en Quatzenheim, con un mensaje de unión nacional y firmeza: «Francia, en pie, contra el odio antisemita. Nuestras leyes, perseguirán y castigarán a los culpables de estos crímenes odiosos. Francia, unida, es un bloque sólido, en pie». Las más altas jerarquías de las tres religiones del Libro, cristiana, judía y musulmana, coincidieron en insistir en su solidaridad, moral, espiritual, política, social. Como una piña La jerarquía católica promovió una protesta común a todas las confesiones religiosas presentes en Francia: católicos, judíos, protestantes, ortodoxos, musulmanes, budistas, unidos en un rechazo silencioso y firme contra la barbarie antisemita: «Debemos estar al frente de un aldabonazo moral, a favor de la vida en común, contra todas las manifestaciones de odio». Ante el Memorial de la Soah, en memoria de los judíos deportados a los campos de concentración nazis, Emmanuel Macron volvió a reunirse con los representantes del judaísmo francés, a última hora de la tarde de ayer, acompañado de los presidentes de la Asamblea Nacional y el Senado. Tras ese acto, el presidente de la República celebró una cena de solidaridad organizada por el Consejo Representativo de las Instituciones Judías de Francia (CRIJF), a la misma hora que los máximos representantes del gobierno y todos los partidos políticos se reunían en la parisina Plaza de la República, en un acto de solidaridad contra el odio antisemita. Solo la Agrupación Nacional (AN, extrema derecha) de Marine Le Pen estuvo ausente en todas las manifestaciones nacionales. Ni ella ni su partido fueron invitadas a participar en ninguna manifestación. La presidenta de AN, por sus parte, calificó de «oportunismo político» las manifestaciones que se sucedieron en París y varias capitales de provincias. En la parisina Plaza de la República, numerosos ministros y representantes de todos los partidos políticos fueron recibidos por una multitud silenciosa que paseaba pancartas que decían: «Basta». «No al antisemitismo». «Contra el racismo». Anónimos, entre la multitud, Nicolas Sarkozy y François Hollande encarnaban la continuidad del Estado, más allá de cualquier diferencia política. Sarkozy hizo una breve declaración: «Me parece normal estar aquí, como ex presidente y como simple ciudadano. Debemos exigir firmeza, simplemente. Ahora, y rápido». Ante los millares de hombres y mujeres reunidos, en comunión cívica, en la Plaza de la República, los políticos y sindicalistas decidieron dejar la palabra a los representantes de la sociedad civil, asociaciones humanitarias, y artistas. Al final de la manifestación, el rapero, escritor y realizador Abd Al Malik, francés de familia africana, comenzó a entonar las primeras estrofas del himno nacional, La Marsellesa, secundado a coro por las decenas de millares de manifestantes.
19-02-2019 | Fuente: abc.es
Agentes del Sebin detienen a opositores venezolanos en territorio de Colombia
La llegada masiva de venezolanos a la frontera con Colombia no solo ha arrastrado al ciudadano común desesperado que huye de la escasez de alimentos, medicinas y de los altos niveles de violencia. También a un número importante de líderes políticos y militares que son perseguidos por el régimen de Nicolás Maduro. La ciudad colombiana de Cúcuta, en el límite con Venezuela, se ha convertido en el bastión de la oposición en el exilio, pero también está siendo utilizado como centro espionaje de las fuerzas de inteligencia de Maduro para neutralizar a los opositores. El número crece a medida que pasan los días y la tensión se incrementa. Durante la era de Maduro, alrededor de 13.000 personas han estado en una cárcel por protestar o por motivos políticos, según cifras de la organización de Derechos Humanos Foro Penal Venezolano. A principios del mes de febrero cinco francotiradores de las Fuerza Armada Nacional Bolivariana de Venezuela (FANB) desertaron y cruzaron la frontera hacia Colombia. Los cinco exmilitares llamaron a sus compañeros a tomar el mismo camino. «Soy el teniente de tropa Manuel Sifontes, plaza de la Compañía 9109, compañía de francotiradores en Matecal, Estado Apure. Estamos acá porque me traje cuatro sargentos, un sargento mayor, un sargento primero y dos sargentos, ya que la situación en los cuarteles es crítica, primero con la alimentación y segundo que el terror se apoderó de los cuarteles», dijo Sifontes a la prensa local. «Nos tienen sumisos, el terror se apoderó de los cuarteles», enfatizó. Los cinco francotiradores declararon que reconocían a Juan Guaidó como presidente, tras haber ofrecido una amnistía a los militares. Los uniformados son parte de la compañía de francotiradores de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana. Los cinco desertores se reunieron con algujnos líderes políticos de la oposición venezolana en Cúcuta. Un documento del Comando General de la FANB publicado a principios de este año en Twitter por el exministro chavista en el exilio, mayor general Herbert García Plaza, denunciaba la presunta deserción de 4.309 militares, lo que dejó entrever el descontento en las filas militares. La decepción de los militares hacia una FANB politizada y con un alto mando ajeno al contenido de la CRBV y las necesidades de los venezolanos, se reflejan en resoluciones como esta, donde son separados más de 4.000 sgtos solo en la GNB a finales de 2018. Estas solo Maduro. pic.twitter.com/RS1h9cOCaT? Hebert García Plaza (@HJGarciaPlaza) January 8, 2019Este lunes en Cúcuta la noticia cayó por sorpresa entre los opositores. La Dirección Nacional de Contrainteligencia Militar (Dgcim) detuvo en la localidad fronteriza de Ureña, en el estado venezolano de Táchira, a los cinco militares venezolanos que en días pasados habían desertado. Los apresados son el primer teniente, Iván Jesús Marín Martínez; el comandante de la 2509 compañía de francotiradores, teniente Daniel Herrera Policarpio; el sargento mayor Germán José Fernández Andrades; el comandante del pelotón 2509 de francotiradores, sargento mayor Kenny Jiménez Rodríguez; el sargento primero Jesús Murcia y el sargento mayor Franyer Argenis Meléndez Amaro. «Es muy fácil capturar a alguien» Un militar venezolano al otro lado de la frontera en el estado Táchira cuenta a ABC que es muy fácil entrar en Colombia, ya sea por trochas (pasos ilegales clandestinos) o por los puentes fronterizos ultilizando la Tarjeta de Movilidad Fronteriza (TMF), documento que permite a los ciudadanos venezolanos ingresar de forma temporal a los municipios de Colombia habilitados en zona de frontera. «Nosotros entramos igual que todo el mundo a Colombia con la tarjeta de Movilidad Fronteriza. Nadie nos dice si somos o no militares. Es muy fácil para la Dgcim o Sebin hacer inteligencia y si queremos percar a alguien (capturar un objetivo político), lo metemos por las trochas que igualmente las controlamos nosotros», asegura. La oposición venezolana sabe que es vigilada en territorio colombiano y más en estos momentos. La ciudad está llena de prensa extranjera, activistas internacionales de derechos humanos y visitantes de todas partes con interés en la crisis venezolana. Gabriela Arellano, José Manuel Olivares, Germán Ferrer, Ismael García, Omar Lares y Lester Toledo son objetivos de los organismos de inteligencia y podrían estar en peligro de correr la misma suerte que los soldados arrestados. «No cabe duda de que a estos militares francotiradores los capturaron en territorio colombiano. Seguro los engañaron haciéndose pasar por algún tipo de organización para ayudarlos», señala Omar Lares, exalcalde del Ejido, en el estado venezolano de Mérida en Venezuela, al que le tocó huir tras las manifestaciones antigubernamentales de 2017. Aseguran que el espionaje es ejecutado por agentes del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin), la policía secreta de Maduro, y los agentes «utilizan como escondite cualquier oficina diplomática de Venezuela en territorio colombiano».
19-02-2019 | Fuente: elpais.com
La profanación de un cementerio judío al este de Francia, en imágenes
Cerca de 96 tumbas de un cementerio judío en la localidad francesa de Quatzenheim han sido pintadas con esvásticas nazis azules y amarillas, unas horas antes de las manifestaciones previstas en todo el país para denunciar un repunte del antisemitismo. Francia alberga la comunidad judía más grande de Europa
19-02-2019 | Fuente: abc.es
Crecen de modo espectacular los ataques antisemitas en Francia
Los actos antisemitas han crecido en Francia un 74 % durante los últimos doce meses, despertando la más viva inquietud nacional, que culmina este martes con manifestaciones de rechazo y cohesión cívica. Con la excepción del partido de Marine Le Pen, Agrupación Nacional (AN, extrema derecha), el Gobierno y todos los partidos políticos de Francia participarán en una manifestación bastante unitaria, este martes, en París, en la Plaza de la República. Horas más tarde, Emmanuel Macron celebrará una cena con representantes de la comunidad judía, a quienes avanzará algunas ideas destinadas a intentar combatir el cáncer social del antisemitismo. Durante los últimos doce meses se cometieron en Francia 541 actos antisemitas, un incremento del 74 %. Un acto antisemita por semana: profanación de tumbas, agresiones físicas o verbales, pintadas en lugares altamente simbólicos, entre otras manifestaciones de odio. La nueva ola del antisemitismo francés sufrió un acelerón importante el otoño pasado, cuando fueron profanados varios cementerios, en Alsacia. Comenzaron entonces las manifestaciones de solidaridad que culminan este martes. Entre finales de noviembre y primeros de diciembre pasado, los grupúsculos de ultraderecha racista y violenta hicieron su irrupción muy llamativa en las manifestaciones de la franquicia de los chalecos amarillos, donde cohabitan la extrema izquierda y la extrema derecha populistas. A primeros de diciembre, una jornada de protesta de chalecos amarillos de ultraderecha culminó ante la Basílica del Sagrado Corazón, de Montmartre, con una manifestación antisemita, con muchos cantos, himnos y gestos profundamente obscenos contra el presidente Macron y su esposa, que fueron «decapitados» simbólicamente en algunas alcaldías. Días más tarde, varios bustos y retratos públicos de Simone Veil (la ministra liberal - conservadora que despenalizó el aborto, durante el septenio presidencial de Valery Giscard d?Estaing) fueron profanados con cruces gamadas, para «recordar» su confinamiento en el campo de concentración nazi de Auschwitz, donde fue gaseada parte de su familia. La semana pasada, el ensayista Alain Finkielkraut fue víctima de insultos anti semitas durante una manifestación de chalecos amarillos, que también trataron de «zorra» y «colaboracionista» a una de las primeras portavoces oficiosas de la franquicia amarilla. Las manifestaciones de hoy contra el anti semitismo intentan ser una respuesta cívica contra un cáncer moral y cívico que Emmanuel Macron espera combatir con una nueva legislación «más estricta».
19-02-2019 | Fuente: abc.es
El cambio en Nicaragua dependerá de un «momento Guaidó» en 2021
Un «momento Guaidó» ?entendido como el aprovechamiento de un claro recurso institucional para hacer palanca, con apoyo internacional, contra un régimen autoritario? se presentará en Nicaragua con las elecciones presidenciales de 2021, no antes. Eso parece entender la Organización de los Estados Americanos (OEA), que en su diálogo con el Gobierno de Daniel Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, ha decidido enfocarse en preparar las próximas elecciones como eje de toda estrategia. Las Fuerzas Armadas de Nicaragua pudieron sustraerse de la represión de 2018 ?encargada por los Ortega a la Policía y al hampa del sandinismo, conscientes de que el Ejército no habría aceptado el papel represor, como sí ha ocurrido en Venezuela?, pero a los militares les ha faltado el instrumento institucional que venciera resistencias internas para parar la deriva autoritaria nicaragüense. Dado que aceptaron como legítimo el ilícito resultado electoral de 2016, cuando Ortega limitó las condiciones en que la oposición podía presentarse, las Fuerzas Armadas se resisten a recortar el mandato que entonces fue otorgado al presidente. Ahora les queda la posibilidad bien de forzar a la familia presidencial a que acepte unas elecciones completamente libres en 2021 o bien, en cualquier caso, de desconocer la victoria orteguista que entonces pueda proclamarse utilizando nuevamente el fraude. Si la oposición venezolana se tomó 2018 como un año de espera hasta que llegara el 10 de enero de 2019 para poder aplicar la única palanca institucional que le quedaba (el fin del mandato de Maduro, el cual activó la asunción de las funciones presidenciales por parte del presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó), en Nicaragua habrá que esperar dos años hasta el fin del actual mandato de Ortega. En el comunicado emitido por la OEA tras los contactos mantenidos en Managua la semana pasada se pone ya toda la atención en la preparación de las elecciones de 2021. También la Conferencia Episcopal nicaragüense ha indicado cierta disposición a reabrir el diálogo, con la vista puesta en lograr garantías para esos comicios. Control de la Policía, pero no de las FF.AA. En la crisis de Nicaragua, en la que el Gobierno se h mostrado especialmente sanguinario (325 muertos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos; las ONG locales hablan de más de 500), sorprende el paso al margen dado por las Fuerzas Armadas. La oposición ha criticado su silencio durante los meses de 2018 en los que las masivas manifestaciones fueron reprimidas con brutalidad por la Policía y por los grupos paramilitares sandinistas, con frecuencia coordinados (la propias autoridades reconocen haber utilizado «policías voluntarios»). La cuestión es que Ortega no ha conseguido controlar completamente las Fuerzas Armadas. A diferencia de Venezuela, donde los mandos militares, comprados con ascensos y prebendas (negocios ilícitos en numerosos casos) y controlados por la creciente contrainteligencia cubana, aceptaron transformarse en Fuerza Armada Nacional Bolivariana, en Nicaragua los distintos escalafones se han mantenido más respetuosos con la Constitución. Aunque como fuerza es heredera de los cuadros del Ejército sandinista, la cúpula militar nicaragüense es más plural, lo que explica que cuando estalló la crisis hace un año emitiera varios comunicados expresando su compromiso a no reprimir a los manifestantes que salían a las calles. El jefe del Ejército, el general Julio César Avilés, es próximo a Ortega, quien le prorrogó en su cargo hasta 2020 cuando en realidad en 2015 debía abandonar el puesto, pero el sandinismo está teniendo problemas en su política de nombramientos (hay descontento interno por el estancamiento de los ascensos). En cambio, la penetración sandinista en la Policía Nacional ha tenido mayor éxito, con la asunción en ocasiones de los propios símbolos del sandinismo y la elevación a comisionado general el año pasado de Francisco Díaz, consuegro de Ortega y sancionado por Estados Unidos debido a sus acciones represivas y corruptas. Dos años por delante Como sucede hoy en Venezuela, en Nicaragua la clave en 2021 estará en el empujón final que deban dar las Fuerzas Armadas. Ortega tiene dos años para aumentar su control sobre los militares, pero si en doce años no ha logrado un dominio absoluto parece difícil que vaya a conseguirlo en el tiempo que queda. Si bien los militares nicaragüenses también cuentan con intereses económicos favorecidos por el Gobierno, a través de las inversiones del Instituto de Previsión Social Militar, lo cierto es que los beneficios que obtienen no están tan ligados a la arbitrariedad gubernamental como a la buena marcha de la economía. Durante mucho tiempo Ortega pareció ser garantía de la estabilidad en el desempeño empresarial, pero hoy sucede lo contrario, tras haber cerrado 2018 con la mayor caída económica después de Venezuela. Por otra parte, un presunto cambio en Venezuela a resultas del «efecto Guaidó» y la presión internacional pondría el «cambio de régimen» en Nicaragua en el siguiente lugar de la lista como objetivo al menos regional.
18-02-2019 | Fuente: abc.es
Leopoldo López cumple cinco años preso en la dictadura de Maduro
El 12 de febrero de 2014 miles de venezolanos desafiaron al régimen de Nicolás Maduro y se echaron a la calle para clamar contra las violaciones de derechos, la escasez de productos básicos y la violencia, unos males que no harían sino agravarse en los años siguientes. En las protestas de aquellos días se registraron 43 muertes y el Gobierno señaló sin contemplaciones a un culpable: Leopoldo López, el prometedor político, entonces de 42 años, que había fundado el partido Voluntad Popular y que se estaba erigiendo en la principal alternativa opositora a Maduro. El régimen ordenó su captura. Seis días después, el 18 de febrero, el propio López se entregó a la Policía entre seguidores que le aclamaban. Más tarde, tras un proceso en el que su defensa no pudo presentar pruebas ni testigos, sería condenado a 13 años, nueve meses y siete días de prisión, por instigar las manifestaciones. El líder opositor cumple desde entonces su condena, ahora en arresto domiciliario. Cinco años después de aquellas protestas, Venezuela vive con la esperanza de desalojar del poder a Nicolás Maduro bajo el liderazgo de Juan Guaidó, el joven presidente de la Asamblea Nacional, que ha asumido transitoriamente las funciones del Ejecutivo para llevar al país a unas elecciones libres. Guaidó, miembro del mismo partido que López, Voluntad Popular, ha convocado este sábado una gran caravana para exigir la entrada de la ayuda humanitaria que aguarda al otro lado de las fronteras. La esposa de Leopoldo López, Lilian Tintori, que vive junto a su marido en Caracas estos días trascendentales, y el padre del líder opositor, Leopoldo López Gil, exiliado en España, hablan para ABC de la situación y lo que está por venir en Venezuela.
18-02-2019 | Fuente: abc.es
Haití anuncia medidas para bajar la tensión política
El primer ministro de Haití, Jean Henry Céant, anunció ayer una serie de medidas para tratar de paliar la crisis económica y luchar contra la corrupción en un intento por bajar la tensión política de los últimos días. Esta tensión se ha traducido en once días de violentas protestas para reclamar la dimisión del presidente haitiano, Jovenel Moise. Las protestas han dejado al menos nueve muertos. Los manifestantes han exigido justicia por las supuestas irregularidades con los fondos de Petrocaribe, el programa mediante el cual Venezuela suministra petróleo a Haití a precios subsidiados y que vincula a una empresa encabezada por el actual mandatario. Entre las medidas anunciadas por Céant figuran la reducción de los precios de los alimentos, la discusión de un aumento del salario mínimo y la reducción de los gastos de la administración pública, aunque advirtió de que «sólo van a ser útiles si discutimos juntos». En su discurso, y tras reconocer que la corrupción es uno de los mayores problemas que enfrenta el país, el primer ministro prometió que se determinará el destino de los fondos de Petrocaribe y se ampliará la investigación sobre este caso. «Necesitamos dar ejemplo con las personas que robaron el dinero de Petrocaribe», subrayó. Una auditoría presentada a comienzos de febrero por el Tribunal de Cuentas reveló irregularidades entre 2008 y 2016 en este programa y señaló a quince exministros y actuales funcionarios como involucrados en el asunto, así como a una empresa que dirigía Moise antes de llegar a la presidencia. Crisis humanitaria Jean Henry Céant también anunció iniciativas para luchar contra el contrabando en la frontera con la República Dominicana, país con el que Haití comparte la isla caribeña La Española, y que se eliminarán los monopolios para proteger la producción nacional. Asimismo, reconoció que durante las protestas la población ha sufrido, ya que no ha podido abastecerse de comida o combustibles ni transitar por las carreteras, que han estado bloqueadas, una situación que podría conducir a una crisis humanitaria, dijo. Lamentó que muchas personas hayan perdido sus negocios, muchos de los cuales fueron saqueados. Las manifestaciones se iniciaron el 7 de febrero, fecha del segundo aniversario de la llegada al poder de Moise, en medio de una severa crisis económica, que se agravó este año por una fuerte depreciación del gourde, la moneda oficial, y por los fallos en el suministro de electricidad derivados de la escasez de combustibles.
17-02-2019 | Fuente: abc.es
Marine Le Pen lanza una opa para quedarse con los chalecos amarillos
Marine Le Pen, presidenta de Agrupación Nacional (AN, extrema derecha), ha lanzado una opa para intentar «apropiarse» del grueso de la franquicia de los chalecos amarillos: «Mi partido es el que mejor representa a los auténticos amarillos». Lanzando la campaña de las elecciones europeas del próximo mes de mayo, en Saint-Paul-du-Bois (Maine-et-Loire), Marine Le Pen se presentó la tarde del domingo como la «mejor» defensora de la franquicia amarilla, en estos términos: «Los auténticos chalecos amarillos no tienen nada que ver con la gentuza de extrema izquierda que se infiltra en las manifestaciones para propagar el odio y la violencia. Los auténticos chalecos amarillos no tienen nada que ver con esa gentuza, de vagos y maleantes. Mi partido es el mejor defensor de los auténticos chalecos amarillos, que son los trabajadores pobres, las admirables madres solteras y los jubilados que tienen pensiones de miseria». En Francia, el 30 por ciento de los obreros votan a la extrema derecha de la familia Le Pen desde hace veinte años. Marine Le Pen espera captar a una gran parte del voto amarillo más conservador o ultra conservador, que ha dado numerosas muestras de anti semitismo, con muchas manifestaciones de elogio a personalidades de extrema derecha étnica, como el «humorista» Dieudonné, perseguido judicialmente en varias ocasiones por delitos racistas. Varios grupúsculos amarillos de distinta sensibilidad política han intentado formar listas, para estar presentes en las elecciones europeas del mes de mayo. A la extrema izquierda populista, Jean-Luc Mélenchon intenta captar el voto amarillo de extrema izquierda. Marine Le Pen va más lejos: lanza una opa a las familias mayoritaria de la franquicia amarilla. opa: «Oferta pública de adquisición». Le Pen presenta a su partido como el más «auténtico» y ?mejor? defensor del activismo amarillo, contra los partidos tradicionales, contra las instituciones, contra el «liberalismo salvaje», contra la Europa «apátrida».
15-02-2019 | Fuente: abc.es
El líder de los chalecos amarillos afirma que hay «paramilitares listos para un golpe de Estado»
«Tenemos paramilitares listos para intervenir porque también ellos quieren hacer caer al Gobierno. Hoy todo está en calma, pero estamos al borde de la guerra civil». Estas palabras las pronunció anoche, sin darse cuenta que un micrófono estaba abierto, uno de los representantes de los chalecos amarillos, Christophe Chalençon, con el que se entrevistó en París la semana pasada el líder del movimiento 5 Estrellas, Luigi Di Maio. El video golpista de uno de los líderes más extremistas de los chalecos amarillos fue emitido en la noche del jueves por el programa «Piazza pulita» del canal italiano de televisión La7. Las palabras del extremista Chalençon se consideran sumamente inquietantes, porque no dejan lugar a dudas sobre sus intenciones golpistas. En diciembre pasado, este portavoz de los chalecos amarillos había evocado en un video un golpe de los militares para lograr la dimisión del presidente francés, Emmanuel Macron. Tras destacar que él se arriesga mucho porque le pueden «disparar un tiro en la cabeza, pero no me importa», declara a la entrevistadora del canal italiano La7, sin darse cuenta que la cámara de la reportera mira hacia abajo, pero sigue grabando sus palabras: «Si me pegan un tiro en la cabeza, el pueblo haría que Macron acabe en la guillotina». Después añade: «Se deben encontrar soluciones políticas muy muy rápidamente, porque detrás hay personas listas para intervenir por todas partes. Personas que se retiraron del ejército y que están contra el poder. Macron tiene miedo», afirma Chalençon en el taller-fragua de un amigo suyo en un municipio en el corazón de la Provenza. Honda impresión por peligrosidad Estás fortísimas palabras, pronunciadas a veces con énfasis y de forma repetida, como por ejemplo la palabra «paramilitares», han causado honda impresión en Italia, porque hablan de la peligrosidad de los chalecos amarillos, «mimados» por los dos líderes más destacados del Movimiento 5 Estrellas (M5E), Luigi Di Maio, vicepresidente del Gobierno y titular de los ministerios de Trabajo y Desarrollo Económico, y Alessandro Di Battista, miembro del ala más izquierdista del M5E. Ambos estuvieron en París entrevistándose con algunos líderes de los chalecos amarillos, entre ellos Christophe Chalençon, para establecer lazos antes de las elecciones europeas del 26 de marzo, con el claro objetivo de formar alianzas en el parlamento europeo. Chalençon en la entrevista con la periodista de La7 llega a afirmar que coincide y se identifica con Alessandro Di Battista -lo llama «amigo»-, hasta el punto de entenderse muy fácilmente, «simplemente con la mirada». Chalençon destacó que vendrá a Roma para entrevistarse con los líderes del M5E y que hay ya «una alianza con el Movimiento 5 Estrellas». Por si no hubieran sido suficientes la violencia y devastación que acompañaron en las manifestaciones de los chalecos amarillos, esta declaraciones golpistas de Chalençon han obligado a Di Maio a desmarcarse. El vicepresidente del gobierno ha declarado: «Sí al diálogo con los chalecos amarillos, pero no con quien habla de guerra civil». Intervención de Mattarella Esa entrevista en París de los líderes del M5E con los representantes de los chalecos amarillos, y las posteriores declaraciones, suscitaron la irritación del presidente francés. Macron llamó a consultas al embajador de Francia en Roma, Christian Masset, acusando a los populistas italianos de «injerencias sin precedentes». Se creó así un grave conflicto diplomático. Para evitar una mayor crisis con Francia, el segundo socio comercial de Italia detrás de Alemania, intervino directamente el presidente de la República, Sergio Mattarella, ganándose la confianza de Macron. La buena relación establecida entre ambos presidentes ha permitido que hoy haya regresado a Roma el embajador francés, después del escándalo suscitado por las «injerencias» de los populistas italianos. Algunos medios italianos han destacado que Macron le ha dicho a Mattarella que prefiere tenerlo a él como interlocutor. De hecho, lo ha invitado a París para una próxima visita al Palacio del Eliseo.
13-02-2019 | Fuente: abc.es
El régimen de Maduro amenaza con desplegar milicianos francotiradores en la frontera de Venezuela
El régimen de Nicolás Maduro ha reforzado la frontera de Venezuela con Colombia con presos comunes a manera de escudos humanos, milicianos francotiradores y barreras militares para impedir el paso de la ayuda humanitaria pese a la promesa del presidente interino, Juan Guaidó, de que el cargamento entrará el 23 de febrero. El también presidente del Parlamento anunció este 12 de febrero en la multitudinaria manifestación de Caracas que el próximo día 23, al cumplirse un mes de la juramentación de su cargo, se abrirá la frontera. «Luego de estar organizándonos, de comunicarnos, de haberle dado la orden a la Fuerza Armada Nacional para que permita el ingreso de la ayuda humanitaria; iremos en caravana a buscarla si es necesario», aseguró. En el puente binacional de Tienditas, de 280 metros de longitud y situado entre la ciudad colombiana de Cúcuta y la venezolana Ureña, la ministra ilegítima de prisiones, Iris Varela, instaló a un grupo de reos de las prisiones del Táchira para que sirvan de escudo humano para obstaculizar la ayuda. Bajo un toldo que los protegía del sol, los presos comunes chavistas, todos fornidos vestidos de amarillo con la cabeza rapada, pudieron expresar su opinión con micrófono en mano, según mostró la página de «Caraota Digital», durante las marchas opositoras del día internacional de la juventud. Uno de los prisioneros expresó: «Hoy, la mayoría de los privados de libertad somos hombres humanizados. Estamos dispuestos a defender la patria y la revolución. No le tenemos miedo a nada ni a nadie. Por nuestras venas corre sangre de valientes», grabó Caraota digital. «Nosotros no estamos jugando, nosotros decidimos ser libres. En estos momentos estamos privados de libertad. Mañana estaremos en la calle para defender al presidente Nicolás Maduro», dijo otro de los presos comunes. Mientras, Iris Valera aplaudía. En los tratados internacionales, que ha suscrito Venezuela, se prohíbe el uso de escudos humanos en los conflictos. A pocos metros del puente binacional, el chavista Freddy Bernal, exalcalde, expolicía y designado por Maduro como «protector del Táchira», amenazaba con la presencia de «miles de milicianos francotiradores expertos». «Tenemos ahora miles de milicianos francotiradores expertos en fusiles Dragunov que tienen muy buen alcance. Miles de expertos en lanza cohetes que neutraliza cualquier avión de combate hasta 6 mil metros de altura. Tenemos otras tácticas de guerra», afirmó Bernal. Bernal tiene el temor de que la ayuda internacional se convierta en un caballo de Troya. «Venezuela tiene el apresto operacional para defenderse. Nosotros no vamos a caer en provocaciones. Queremos que nos dejen en paz y que nos dejen dirimir los conflictos entre los venezolanos», aseguró. Cinco detenidos en las últimas protestas Haciendo un balance de los presos políticos y detenidos por las protestas, el Foro Penal reportó la detención de cinco personas durante las movilizaciones de calle por exigir la apertura de la ayuda humanitaria. En su cuenta oficial de Twitter, la organización de defensa de Derechos Humanos detalló que «cinco arrestos en total en el contexto de las manifestaciones hoy. Tres en Lara (dos liberados sin presentación, uno pendiente por presentar) y dos en Zulia, ambos pendientes por presentar. Todos eran los encargados de los camiones del sonido», aseveró. Al 4 de febrero son 966 presos políticos los que registra el Foro Penal desde que en el año 2013 bajo la gestión de Nicolás Maduro. Y solamente, desde la semana del 21 al 25 de enero de 2019 hubo 988 arrestos, de los cuales 137 eran adolescentes. Hay 10 menores de edad todavía tras las rejas.
1
...