Infortelecom

Noticias de malestar social

08-06-2018 | Fuente: abc.es
El FMI insufla un balón de óxigeno de largo aliento a Argentina
El Gobierno de Mauricio Macri superó todas las expectativas y logró una linea de crédito del FMI de 50.000 millones de dólares (unos 42.000 millones de euros), en tres años. De este modo, Argentina despeja cualquier posible fantasma de cesación de pagos y dispone de liquidez suficiente para frenar nuevas «corridas» cambiarias. El ministro de Economía, Nicolás Dujovne, y el titular del Banco Central, Federico Sturzenegger, hicieron el anuncio. El 20 de junio es la fecha estimada de acceso a la primera partida de los fondos. Se trataría de un 30 por ciento del monto total (unos 15 mil millones de dólares). «El resto ?anunció Dujovne? estará disponible según las necesidades». Argentina respiró hondo al conocer los detalles de un rescate preventivo del FMI que supone, a efectos reales, un cambio de política económica. Una de las novedades de este acuerdo, concretado en tiempo récord, es que los fondos no irán directos al Banco Central sino a las arcas del Tesoro. Esto es, que será el Ejecutivo el que dispondrá cómo, cuándo y cómo utilizará ese parachoques frente a escenarios de turbulencias como los registrados el pasado mes de mayo. Esta inyección o sobre dosis de financiamiento del FMI no significa que Argentina tenga que «gastar» todo. El recurso es con carácter preventivo y el acceso se hará en función de las necesidades. Entre éstas, recuperar el equilibrio fiscal, bajar la inflación y empezar a barrer las Lebac, Letras del Banco Central que se renuevan mensualmente a tasas incluso superiores al 40 por ciento. El Fondo permite cierta flexibilidad en el acuerdo en función de las necesidades sociales. Terror a los ajustes El terror a un ajuste brutal a cambio de financiamiento por parte del FMI se quedó reducido a exigencias razonables como la obligada reducción del deficit y, en palabras de Sturzenegger, el fin «de la maquinita», un invento argentino para referirse a la emisión monetaria descontrolada. El plan de infraestructuras y desarrollo de obras públicas, una de las grandes apuestas de Macri, se verá afectado con los recortes así como las provincias. Los gobernadores podrían generar tensiones o roces con el Gobierno pero será el próximo año cuando se pongan las cartas sobre la mesa de las elecciones presidenciales. La idea de poner «palos en la rueda» al acuerdo y tratar de que pase el filtro del Congreso donde la coalición de Gobierno no tiene mayoría parece no tener futuro. El Ejecutivo de Macri tiene como fecha límite el 2021 para transformar el déficit en superavit, de forma paulatina. Un gran acuerdo, según Macri El rescate del FMI equivale al 10 por ciento del PIB argentino y supone un espaldarazo de la comunidad internacional, convencida de que Argentina tiene que salir adelante. Macri escenificará este acuerdo con la directora gerente del FMI, en la cumbre del G-7 de Canadá este fin de semana. El presidente, que evitó emitir un mensaje a la Nación, posiblemente para restarle gravedad al asunto pese al acierto, dijo en un encuentro con la prensa acreditada en Casa Rosada: «Va a ser un gran acuerdo para los argentinos, para ayudar a la gente. Va a generar más oportunidades de desarrollo, ayudará a fortalecer el desarrollo y la creación de empleo». Christine Lagarde, en un comunicado matizó: «Si las condiciones sociales empeoran, la economía se desacelera o el desempleo sube más rápido de lo previsto actualmente, existen disposiones para incrementar más la asignación presupuestaria dedicada a las prioridades sociales». La observación de Lagarde tiene en cuenta el contexto y malestar social que genera la mención de las siglas que dirige y los efectos que podría tener apretar más el cinturón en una sociedad que tiene un índice de pobreza en torno al 28 por ciento. Éste punto es la asignatura pendiente que difícilmente podrá aprobar Macri cuando termine su mandato y la vara con la que pidió que midieran su gestión.
07-02-2018 | Fuente: abc.es
El «Mein Kampf» de Hitler se sitúa entre los libros más vendidos por Amazon en Italia
Italia está jugando de forma peligrosa con el fuego del racismo. Después del ataque racista de Macerata el pasado sábado, cuando el ultraderechista Luca Traini, de 28 años, hirió a seis personas de color, el problema del racismo ha centrado la campaña electoral, desplazando a otro tema, el de los impuestos, sobre el que se estaban haciendo las más disparatadas promesas. La cuestión de la inmigración se plantea en términos muy dramáticos a causa de dos acontecimientos. Por un lado, la «caza al negro» desencadenada por el ultra Traini, seguidor de la xenófoba Liga Norte. Por otro, el asesinato en Macerata de una joven toxicodependiente, cuyo cuerpo fue descuartizado, siendo detenido como presunto responsable un nigeriano. Se han aprovechado los dos casos para la instrumentalización política haciendo surgir los peores instintos. Sin duda, el más populista a la hora de soplar sobre el malestar social y rechazo de los inmigrantes es Matteo Salvini, líder de la Liga Norte que habla de «invasión» y grita «fuera inmigrantes», al mismo tiempo que, imitando a Donald Trump, ataca a los musulmanes y a los extranjeros. Silvio Berlusconi, líder de Forza Italia, quien para congraciarse con Europa pretendía jugar la baza de la moderación frente al populismo, no se ha distanciado de Matteo Salvini. Muy al contrario: Berlusconi declaró que, si gana las elecciones, expulsará a 600.000 inmigrantes porque son «una bomba social, lista para explotar». Muchos observadores consideran que se trata de una propuesta lanzada con urgencia y superficialidad. «Sería interesante saber qué país acogería 600.000 inmigrantes. Nadie lo sabe y, naturalmente, no tiene la más mínima idea el propio Berlusconi. Bastaría esto para indicar la inconsciente superficialidad con que la clase política italiana está habituada a tratar el tema de la inmigración», escribe el profesor de Historia Ernesto Galli della Loggia en el «Corriere». El temor es que el ataque racista de Macerata no sea un hecho aislado. «Italia es un país sano», ha dicho el ministro de Desarrollo Económico, Carlo Calenda, pero los síntomas racistas aparecen cada vez con más frecuencia como reflejan los medios de comunicación. Este martes mismo apareció una gran pancarta sostenida por varios jóvenes en Ponte Milvio, una de las zonas más frecuentadas por la movida de Roma, para ensalzar al racista responsable de la redada xenófoba a golpe de pistola en Macerata: «Honor a Luca Traini», se leía en la pancarta. En el registro que se hizo en la casa del ultra, la Policía encontró el «Mein kampf» («Mi lucha») de Hitler. No es casual que tras el ataque del ultra este libro del dictador nazi, escrito en 1925, se haya situado en el séptimo puesto entre los libros más vendidos por Amazon en Italia. El problema de la inmigración ha unido al centro-derecha, que estaba desunido en cuestiones fundamentales, sobre todo en relación con Europa y el euro. De forma particular, el caso racista de Macerata les ayuda y permite que el viento sople a su favor. Por primera vez los últimos sondeos indican que es muy probable la victoria del centro-derecha en las elecciones del 4 de marzo: Roza el 40% la coalición formada por Forza Italia de Silvio Berlusconi, Liga Norte de Salvini, y Hermanos de Italia de Giorgia Meloni. Las encuestas dan por hecho que el centro derecha obtendría mayoría en el Senado y casi también en la Cámara de Diputados. Si ninguna fuerza política o coalición obtiene la mayoría parlamentaria, Silvio Berlusconi ha manifestado que se deberían convocar las elecciones. Con ello se ha mostrado de acuerdo el exprimer ministro Matteo Renzi. De todas formas, queda aún mucha campaña y son muchos los indecisos, por lo que el resultado final es incierto. Advertencia de Europa La instrumentalización de la inmigración, con el riesgo de favorezca a los extremismos, preocupa a Europa, como refleja esta dura advertencia del vicepresidente de la Comisión europea, Frans Timmermans. En Macerata se ha producido «un ataque voluntario a nuestros valores fundamentales, un intento de destruir el tejido que nos une como europeos», afirma Timmermans. Curiosamente, la condena del centro-izquierda contra el racismo de Macerata ha sido un tanto débil. El Partido Democrático (PD) de Matteo Renzi ha preferido mantener un perfil bajo para no exaltar los ánimos. El PD ha atacado a Salvini, pero no ha querido elevar el tono de la polémica por temor a ser acusado de ser el partido que «hizo entrar a los inmigrantes en Italia».
25-10-2017 | Fuente: abc.es
El Gobierno kurdo, tras el referéndum: «Los choques con Bagdad no llevarán a la victoria»
El Gobierno del Kurdistán iraquí ha ofrecido este miércoles «congelar» los resultados del referéndum de independencia de Irak, celebrado hace un mes, con el fin de resolver el conflicto que mantiene con el Ejecutivo iraquí. En un comunicado publicado de madrugada, el Gobierno regional propuso también decretar un alto el fuego y detener las operaciones militares en esta región del norte de Irak. El objetivo es iniciar un «diálogo abierto» entre las autoridades kurdas y el Gobierno iraquí "en base en la Constitución". Con estas medidas, según el Gobierno kurdo, se pretende «actuar con responsabilidad para prevenir más violencia y enfrentamientos entre las fuerzas iraquíes y los peshmergas», como se conoce a los integrantes del Ejército kurdo. Los enfrentamientos, que empezaron el pasado 16 de octubre, «han causado daños a ambos lados y pueden conducir a un continuo baño de sangre, infligiendo dolor y malestar social entre los diferentes componentes de la sociedad iraquí». «Los choques no llevarán a la victoria» Las operaciones militares fueron lanzadas por Bagdad como represalia a la celebración, el pasado 25 de septiembre, del referéndum de independencia, rechazado por el Gobierno iraquí, que ha pedido su anulación para iniciar un diálogo con las autoridades kurdas. Ayer, las fuerzas kurdas «peshmergas» y el Ejército iraquí se dispararon varios obuses de mortero ayer cerca de la frontera con Siria en el marco del aumento de tensión tras la campaña militar lanzada por Bagdad para recuperar el control de las regiones disputadas que estaban en manos de los kurdos En opinión del Gobierno kurdo, los enfrentamientos «no llevarán a ningún lado a la victoria y conducirán el país al desorden y al caos», se añade en el comunicado. La propuesta kurda llega horas antes de que el primer ministro iraquí, Haidar al Abadi, inicie hoy un viaje a Turquía e Irán, países vecinos con importantes minorías kurdasy que han opuesto tajantemente el referéndum independentista en el Kurdistán iraquí. El referéndum tuvo una participación del 72 % y cerca de un 92 % de los votos favorables a la secesión, según datos del Gobierno kurdo, que había afirmado que no declararía la independencia antes de negociar los términos con las autoridades de Bagdad.
03-06-2017 | Fuente: abc.es
«Tuve las pelotas de ir a elecciones», replica May en televisión
Theresa May se ha negado a conceder debates electorales, algo que Corbyn calificó anoche como «una vergüenza», pero acepta acudir a formatos en directo con preguntas del público. Este viernes, en la BBC 1, se vivió el último gran hito televisivo de esta campaña. May, de 60 años, y Corbyn, de 67, se sometieron sucesivamente, durante 45 minutos cada uno, al duro repaso que les aplicaron un centenar de ciudadanos en el programa «Question Time». Como maestro de ceremonias, el eterno David Dimbleby, de 78 abriles, el hombre de que desde 1979 ha presentado todas las veladas de las elecciones generales. Fiel a sus carrascalianas corbatas floreadas, demostró que no ha perdido reflejos. Véase esta colleja dialéctica que propinó a May: «Usted hizo campaña por el Remain y entonces decía que estar en Europa nos hace más prósperos. Ahora en cambio dice que el Brexit, salir de Europa, nos hace más prósperos. ¿Cuál de esas dos personas es usted? ». May eludió la estocada como pudo: «Lo que yo digo es que demos una oportunidad al futuro». La cita televisiva era muy importante, toda vez que las poco fiables encuestas británicas están marcando un deterioro de May, que sigue por delante, pero arrancó con 22 puntos de ventaja y hoy solo domina de tres, según «The Times», o de cinco, a decir de la encuesta que ayer publicó el «Evening Stantard», el gratuito de Londres que dirige George Osborne, ex mano derecha de Cameron, quien utiliza el periódico para pellizcar a May, en represalia por haberlo echado. En el cara a cara con el público de comienzos de semana, May había estado muy mal, tensa, como enojada. Por el contrario, Corbyn lo había bordado, con un relax casi zen y una inesperada simpatía. Esta vez ha sucedido al revés. El público abrasó a ambos con preguntas y comentarios duros, pero la primera ministra respondió mejor que el líder laborista, que pagó sus convicciones pacifistas ante un público que se reveló guerrero. «¿Pulsará el botón rojo si es necesario?», le preguntó el presentador. «El uso más efectivo de las armas nucleares es no usarlas», respondió Corbyn. «Está usted haciéndome un regate. ¿Qué pasa en la vida real?», replicó Dimbleby. Los espectadores siguieron presionando con el tema. «No seré el responsable de la muerte de millones de personas». «¿Y si nos atacan Irán o Corea del Norte?». Y Corbyn, a piñón fijo: habría que negociar, buscar un acuerdo, «aunque el desarme sería difícil?». «¡Sería imposible!», voceó un espectador. El líder laborista funciona bien cuanto explota el malestar social que ha dejado la crisis para vender todo tipo de mejoras sociales, probablemente imposibles de costear. Pero sufre cuando los dardos incómodos ?o realistas- le traban su discurso de «justicia social», en el que está a gusto. Por ejemplo: «Usted apoyó al IRA y a Hamas». Lo negó, pero al segundo elogió la bondad de los procesos de paz. A pesar de una rotunda pregunta de un ciudadano no acabó de condenar expresamente al IRA, a los que no llama terroristas, sino «los republicanos». May también recibió lo suyo. Le afearon sobre todo sus contradicciones. La primera pregunta, de una chica muy joven, fue a saco: «¿Cómo podemos confiar en usted si como ministra del Interior y primera ministra ha cambiado de opinión en todo?». Fajándose bien, May le pidió ejemplos. «Las elecciones, que no iba a convocar, el cambio de idea en asistencia social». La premier sorprendió con una expresión que no está en su libro de estilo: «Tuve las pelotas de ir a unas elecciones», y explicó que lo hizo, para «frenar a los que quieren burlar la voluntad del pueblo sobre el Brexit». Un señor mayor de porte bien, que se reconoció votante tory, expresó su enfado por dar ayuda internacional a Corea del Norte. Cuándo se le preguntó a May cuánto dinero era, no lo sabía. Otro lance difícil llegó cuando una chica contó, casi llorando, que se pasó año y medio esperando una cita de salud mental. Corbyn defendió sus subidas de impuestos, con las que espera recaudar 48.000 millones de libras más. «El 95% de la población no se verá afectado», quiso tranquilizar. Subirá dos puntos el impuesto de sociedades. Un joven con pinta de hípster le hizo una observación: «¿Y qué pasa si a esas empresas no le gustan sus subidas y se van a otra parte ?». Una pregunta que resumió los límites del populismo de izquierdas.
05-02-2017 | Fuente: elpais.com
Hoy la vigencia del propio consenso democrático está en riesgo por el extendido malestar social
06-09-2016 | Fuente: abc.es
El líder de la oposición venezolana está dispuesto a hablar con Zapatero para acelerar la salida a la crisis
De nuevo el expresidente del gobierno José Luis Rodríguez Zapatero visita Caracas. Y Jesús «Chúo» Torrealba, secretario de la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), está dispuesto a conversar con Zapatero para «acelerar la solución política y electoral» ante la gravedad de la crisis de Venezuela. «Si está acá (Zapatero) es por invitación del gobierno de Maduro, no nuestra. Nosotros tenemos la decisión política como fuerza mayoritaria, como fuerza que está llamada a moderar el futuro político de este país, de conversar con todo aquel que sea necesario conversar para adelantar, para acelerar la salida política y electoral. Eso está fuera de toda duda», dijo el jefe de la MUD. Zapatero también estuvo en el país la semana pasada, pero un día antes de la gran marcha del 1-S de la Toma de Caracas regresó a Madrid y no pudo ver con sus propios ojos la multitudinaria protesta de más de un millón de personas que reclama la fecha del referéndum para revocar a Maduro. La actuación de Rodríguez Zapatero ha despertado recelos en algunos sectores de la oposición Torrealba dio la rueda de prensa acompañado del presidente de la Asamblea Nacional, Henry Ramos Allup, y de los diputados Delsa Solórzano, Freddy Guevara y Manuel Texeira. «La única respuesta seria ante una situación como esta no es el aventurerismo. La única respuesta seria es adelantar, acelerar la conclusión de la salida electoral». Para la dirigencia opositora es «demasiado importante acelerar la solución política y electoral a esta crisis, y queremos llamar la atención sobre la gravedad de lo que está pasando. En el contexto de una debacle económica y de un profundo malestar social ocurren cosas como la del viernes en la noche (la cacerolada de Villa Rosa, en la isla de Margarita), con ese bochornoso incidente que implicó al señor que ocupa la primera magistratura del país», agregó. Desde noviembre Zapatero está mediando en el conflicto venezolano a petición de Maduro desde noviembre del año pasado, pero su misteriosa actuación ha despertado recelo y desconfianza en algunos sectores de la oposición. Sin embargo, Torrealba insiste en que «todo lo que signifique conversar para acelerar el cambio político, para acelerar la consulta electoral, y para que esta crisis tenga una solución pacífica y democrática, hay que hacerlo», insistió.
13-03-2016 | Fuente: abc.es
Miles de brasileños se concentran para exigir la destitución de Rousseff
Miles de personas se concentraron desde las primeras horas de este domingo en decenas de ciudades de Brasil para participar en una jornada nacional de protesta, en las que será exigida la renuncia o destitución de la presidenta, Dilma Rousseff. Las primeras movilizaciones se han registrado en algunas ciudades del norte y noreste, las regiones más pobres del país, en las que miles de manifestantes han pedido el «fin» del Gobierno de Rousseff y han expresado su apoyo a las investigaciones sobre las corruptelas en la estatal Petrobras, que salpican a medio centenar de políticos. En Belén, capital del amazónico estado de Pará, uno de los grupos ha desfilado por céntricas avenidas con una suerte de «carroza-cárcel» en la que estaba encerrados muñecos que representaban a Rousseff y a su antecesor y padrino político, Luiz Inácio Lula da Silva , quien está investigado por supuesta corrupción. Las protestas han sido convocadas por grupos de la sociedad civil vinculados a los partidos de oposición, que también han manifestado su respaldo a las movilizaciones. Según el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), las manifestaciones de este domingo serán el «mayor acto contra el Gobierno de los últimos tiempos» y pueden ser «definitivas» para impulsar el juicio político que la oposición promueve contra Rousseff en el Congreso. Desde primera hora de la mañana también han comenzado a concentrarse miles de personas en Río de Janeiro y Brasilia, aunque la mayor de las protestas se prevé que será por la tarde en Sao Paulo, donde se espera que cientos de miles de manifestantes ocupen la céntrica avenida Paulista. Rousseff enfrenta una severa crisis política y económica, en un escenario de crecientes inflación y desempleo que han agudizado el malestar social y derrumbado su popularidad, que recientes encuestas han situado en torno al 10%. El descontento ha repercutido en el terreno político, al punto de que este sábado el influyente Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), que lidera el vicepresidente Michel Temer, dio un primer paso hacia una posible ruptura con el Gobierno. El PMDB, considerado como el principal partido del país, decidió en una convención nacional que sus afiliados no podrán ocupar nuevos cargos en el Gobierno por un plazo de 30 días, en el que decidirá si permanece en el Ejecutivo o pasa a engrosar las filas opositoras. Rousseff, quien tiene previsto pasar el día en su residencia oficial en Brasilia, reiteró este sábado que el Gobierno garantiza el derecho a las manifestaciones, siempre y cuando sean pacíficas. «Sólo pido que no haya violencia, pero todas las personas tienen derecho a ir a la calle» para manifestarse a favor o en contra del Gobierno, ha declarado.
13-03-2016 | Fuente: abc.es
Merkel se enfrenta al voto protesta
Es ya la tercera formación política en intención de voto a escala federal y hoy amenaza con convertirse incluso en la segunda en alguno de los tres Bundesländer alemanes en los que se celebran elecciones regionales. La populista Alternativa para Alemania (AfD) ha conseguido ya poner un pie en el Parlamento Europeo con siete eurodiputados, y tiene presencia en las asambleas legislativas regionales de Sajonia, Turingia y Brandenburgo, pero desde esos últimos comicios a los que se presentó, la política alemana se ha visto obligada a digerir la llegada de más de un millón de refugiados. La crisis ha removido miedos ancestrales y malestar social, despertando a un monstruo que dormía silenciosamente desde la II Guerra Mundial. Que en el centro de ciudades alemanas, como ha ocurrido esta semana en Leipzig, se escuchen gritos desacomplejados de «¡Heil Hitler!» y se ondeen banderas del Reich, ilegales desde 1945, es un síntoma de ese despertar que obtendrá hoy su rendimiento político en las urnas. Las encuestas adelantan para AfD un resultado del 12,5% en Baden-Württemberg, un 9% en Renania-Palatinado y un 19% en Sajonia-Anhalt. Y en cualquier caso, consiga lo que consiga, su presencia y su agitación están sirviendo ya para condicionar las posturas de los demás partidos políticos, y no solo en materia de refugiados. A Merkel tienden a ahorcarla reiteradamente en forma de pelele exhibido en las manifestaciones o en las consignas de las pancartas «Se puede considerar a este partido de extrema derecha por muchos de los discursos políticos que mantiene, pero fundamentalmente es un partido anti sistema», define Hajo Funke, politólogo de la Universidad Libre de Berlín. AfD se ceba en el creciente distanciamiento del electorado alemán respecto a los grandes partidos nacionales, descalifica a los medios de comunicación denominándolos «prensa mentirosa», a Merkel tienden a ahorcarla reiteradamente en forma de pelele exhibido en las manifestaciones o en las consignas de las pancartas, e incluso en los últimos días de esta campaña electoral han llegado a insultar e increpar al presidente Joachim Gauck. El incidente tuvo lugar el viernes por la tarde en Bautzen, donde un grupo de unas 30 personas persiguió a Gauck durante su visita el centro histórico de la ciudad gritándole «¡Vete de aquí!», «¡Desparece!» o «¡Volksverräter!» (traidor al pueblo), terminología utilizada por los nazis para denominar a los desertores o los colaboradores con las tropas occidentales. Claro que eso no es nada para las lindezas que dedican a los refugiados y, por extensión, a los extranjeros en Alemania. Disparos contra refugiados Su presidenta, Frauke Petry, causó un gran revuelo hace un mes cuando llegó a justificar el uso de disparos contra los refugiados desarmados para garantizar el cierre de fronteras. No le gusta que comparen a AfD con el Frente Nacional de Le Pen en Francia porque considera ese partido «en el espectro de la izquierda». Y no le gusta responder a preguntas sobre la financiación de AfD. Durante esta campaña se ha repartido gratuitamente en los tres Bundesländer que votan una publicación pidiendo el voto para esta formación política, además de consignas contra los refugiados e insultos a los medios de comunicación que, según ha estimado el diario «Bild», ha costado varios cientos de miles de euros poner en la calle. La directiva ha informado que ha sido posible gracias a las aportaciones voluntarias y la iniciativa privada de doce seguidores anónimos del partido, pero varios medios apuntan a la relación que mantienen con las empresas privadas de seguridad subcontratadas para albergues de refugiados, un negocio en auge y muy lucrativo. Algunos líderes de la ultraderecha xenófoba de AfD apoyan la independencia de Cataluña Ligado al movimiento xenófobo Pegida (Patriotas Alemanes contra la Islamización de Occidente), AfD recaba el voto de clase media venida a menos, voto nostálgico de la RDA en el este, y una ensalada de grupos de extrema derecha que van desde los viejos votantes del neonazi NPD, hasta la ultraderechista «Tercera Vía», pasando por elementos folclóricos como los moteros de «Hells Angels» que seguramente irritan la bilis de sus fundadores. Porque AfD comenzó siendo un partido formado por profesores universitarios y medianos empresarios contrarios a los rescates europeos. Después ha ido añadiendo a su programa electoral asuntos a cual más peregrino: desde la restauración del servicio militar obligatorio, pasando por la prohibición de construir minaretes y hasta el apoyo a la independencia de Cataluña. Este último punto fue defendido por Hans-Olaf Henkel, antiguo presidente de la patronal alemana y responsable de IBM para Europa, Oriente Medio y África, que a sus 76 años ha resucitado a la política de la mano de AfD. «Las superestructuras impiden a los ciudadanos de a pie vivir de acuerdo a sus propios principios y si los catalanes quieren ser independientes deben ser escuchados», ha dicho. Castigo al SPD «Detrás de posiciones de Merkel difíciles de entender, como el acuerdo con Turquía para que contenga refugiados a cambio de fondos europeos, está seguramente la presencia amenazante de AfD, lo que supondría tener a este partido en el día a día de las instituciones alemanas», explica Funke. El Partido Socialdemócrata, que también recibirá un severo castigo hoy en las urnas, según las encuestas, ha sugerido a la Fiscalía General que investigue si en su discurso político hay consignas anticonstitucionales. Y la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel ha seguido la estrategia de ignorar a AfD para no darle más relevancia política, aunque algunos de sus miembros, como el ministro de Finanzas Wolfgang Schäuble, a duras penas se han contenido. Tenemos que desenmascarar a estos demagogos y advertirle a la gente del peligro que representan. Nos van a traer sólo desgracias», ha lamentado, reconociendo que lo que Alemania e incluso Europa se juegan en el ascenso de este partido, va más allá que la crisis de los refugiados.
12-03-2016 | Fuente: elpais.com
Un 'Donald Trump brasileño' capitaliza el malestar social
Jair Bolsonaro, un polémico diputado de extrema derecha, aumenta su popularidad en medio de la tensión política de Brasil
01-03-2016 | Fuente: abc.es
«Maduro está provocando un desenlace violento»
Jesús «Chúo» Torrealba, secretario ejecutivo de la Mesa de la Unidad Democrática, vuelve al ruedo pero no para buscar votos sino para ir casa por casa con el objetivo de concienciar a la sociedad sobre la necesidad urgente de revocar el mandato de Nicolás Maduro de forma pacífica. En su entrevista con ABC, asegura querer repetir en esta tarea el éxito alcanzado por la oposición en las legislativas del pasado 6 de diciembre. -¿Se calienta la calle con la campaña para revocar a Maduro? -La campaña que emprendemos es para consultar a la gente sobre la necesidad urgente de revocar el mandato de Nicolás Maduro antes de su final en 2019. En ese sentido, la calle se calienta con un contacto directo con la gente, pero lo haremos recorriendo casa por casa como en las elecciones legislativas que tanto éxito nos dio. -¿Cuál es la estrategia? -Diseñar una hoja de ruta, un camino que nos garantice legalidad y legitimidad del cambio de gobierno con la participación de la población. Nos planteamos un tránsito político, pacífico, electoral, democrático, constitucional. Pasar del autoritarismo y totalitarismo a la democracia en paz. Vamos a crear un comando nacional y otros regionales. -¿Cuáles son las vías constitucionales más útiles para recortar el mandato presidencial? -Estamos estudiando cuatro vías: referéndum revocatorio, enmienda, reforma constitucional y asamblea constituyente. Pronto vamos a anunciar la más viable. -¿Es muy complicado el referéndum revocatorio? -Todavía no hay una ley y la tenemos que legislar. A Maduro se le cumple en abril la mitad de su mandato. Por ahora solo tenemos normas de la autoridad electoral que exige un 1% de las firmas auditadas y certificadas de unos 192.000 electores solicitantes con sus huellas dactilares para proponerlo, y luego para convocarlo el 20% del padrón electoral, de acuerdo con la experiencia pasada de Hugo Chávez. -¿Cuánto tiempo lleva el proceso para revocar el mandato de Maduro? -El tránsito más breve puede llevarnos año y medio. Producir un cambio institucional no es fácil y sencillo como soplaruna vela o beberse una botella. -¿Y la renuncia? -Es una salida constitucional sujeta a la voluntad del mandatario. Maduro no quiere renunciar y no podemos concentrarnos en esa opción sin probar otras más seguras aunque engorrosas. No se trata solo de vencer a Maduro, sino de garantizarnos la gobernabilidad tan rápido como sea necesario sin precipitarnos ni retrasarnos. -¿Hay una ruptura entre el Ejecutivo y el Legislativo después de que el Supremo falló a favor del decreto de emergencia económica de Maduro? -La decisión del Tribunal Supremo de Justicia el pasado 12 de febrero es la última de una larga escalada de provocaciones. El Ejecutivo acaba de decretar una dieta eléctrica a los centros comerciales y los hoteles. Esa es una provocación directa a la calidad de vida de los ciudadanos. Igual ocurre con el hampa que impera en las calles, la falta de alimentos y medicinas. -¿Qué hay detrás de los ataques a la oposición parlamentaria y el agravamiento de la crisis económica? -Están provocando al país pretendiendo que esta crisis termine en una especie de desenlace y de ruptura violenta como la intentona golpista de 1992 o un estallido como el «caracazo» de 1989. El gobierno cree que porque salió bien parado de la intentona golpista del 11 de abril de 2002 y el paro petrolero se pueden repetir esos escenarios. Pero se equivocaron porque las condiciones actuales son distintas. -¿Maduro ha perdido apoyo del chavismo? -Sí, a medida que se desarrolla y crece la crisis también crece el rechazo interno a Maduro. Hay muchos sectores que no le quieren, como Marea Socialista y los exministros chavistas. Por eso Maduro intenta pisar el acelerador de la crisis para impulsar un desenlace y no una solución a la crisis. -¿Y qué piensa hacer la Mesa de la Unidad Democrática (MUD)? -Perseverar en la construcción de la alternativa democrática electoral, porque está probada la vocación democrática del pueblo venezolano. El 6-D demostró que quería un cambio en paz y ante la magnitud de la crisis acelerar el recorte del mandato de Maduro. -¿Se ha convertido la MUD en un bombero apagafuegos de Maduro, al frenar un estallido social como se hizo con las elecciones del 6D según había afirmado Capriles? -Nosotros no hemos estado apagando nada. Maduro no se merece ni una gota de sangre más derramada de un venezolano. -¿Pero la gente está rabiosa, hay mucha ira en la calle a punto de estallar? -No se trata de apagar el descontento y evitar un estallido. Tenemos el pulso de lo que pasa en las colas de los mercados, en los barrios más pobres del país. Debo decir con absoluta certeza que el pueblo está profundamente molesto y disgustado contra este gobierno pero los ciudadanos saben que el gobierno busca una salida violenta a esta crisis. Eso lo aprendimos en el «caracazo». Estamos dándole cauce democrático al malestar social. -¿Tendremos en diciembre unas megaelecciones? -Lo más probable que ocurra son las elecciones regionales y que la MUD gane 17 o 19 de las 23 gobernaciones. Pero antes es posible que se celebre el referéndum revocatorio del mandato o una enmienda constitucional, todo eso pude ocurrir.