Infortelecom

Noticias de liberia

23-11-2017 | Fuente: abc.es
Quedan demasiados «Mugabes» en África
El expresidente Robert Mugabe dijo una vez que solo la muerte le apartaría de la presidencia. Se equivocaba. Él ya forma parte de la historia de Zimbabue, pero en África todavía hay más de una decena de dictadores, ávidos de poder, que llevan décadas arrasando sus países, llevando a su gente a sangrientas guerras civiles, ahogándoles económicamente, vulnerando sus derechos humanos. Países, que tiene muy muy poca esperanza de cambio debido a la inexistencia de límites de mandatos, a la corrupción y a la falta de transparencia en los comicios ?democráticos?. Esto no se cumple en todos los países africanos. En 2016, 17 de los 54 países del continente africano celebraron elecciones presidenciales y de éstas el 60% se llevaron a cabo pacíficamente y con total transparencia. La victoria de Akufo-Addoen en Ghana es un ejemplo de éxito de la democracia en este continente. Sin embargo, este año, las elecciones presidenciales en Angola, Liberia y Kenia se han visto manchadas por la sombra del fraude electoral, la justicia ha llegado a anular comicios por irregularidades. Son tiempos difíciles para la democracia. En pleno siglo XXI, todavía son demasiados los regímenes autoritarios en el continente africano. Un caso que merece especial mención es el de Paul Kagame, presidente de Ruanda desde marzo de 2000, después de que Bizimungu fuera destituido. Se le conoce por su papel durante la campaña que le puso fin al genocidio del país en 1994 y por su intervención en la Segunda Guerra del Congo. El odio tribal estalló entre abril y junio de 1994, cobrándose la vida de 800.000 personas y obligando a dos millones de ruandeses a huir del país. Las irregularidades en los comicios y acoso a la oposición, le preceden. En 2003, Kagame arrasó en las primeras elecciones democráticas disputadas desde que su gobierno tomara el poder (1994). Siete años después fue reelegido en condiciones similares. El 2015, se celebró un referéndum para que éste pudiera permanecer en el poder hasta 2024 y ganó el sí con un 98% de los votos. Mismo resultado que le valió la reelección a Kagame en 2017. Por su parte, Teodoro Obiang Nguema Mbasogo, 74, lleva la friolera de 37 años al frente de Guinea Ecuatorial (antigua colonia española). Se alistó en el Ejército español y, en 1963 se desplazó a la Academia Militar de Zaragoza, donde se graduó como segundo teniente en 1965. Accedió al poder el 3 de agosto de 1979 tras derrocar y ejecutar a su tío Francisco Macías (con fama de sanguinario y admirador de Hitler) en un golpe militar que se denominó «Golpe de la Libertad». Poco antes de las elecciones legislativas de 1993, 10 de los 14 partidos fueron ilegalizados lo que se tradujo en una abstención entorno al 80% y una nueva victoria de Obiang. Diez años después, el presidente fue votado por el 93,7% del electorado con una participación del 93%, lo que despertó sospechas de fraude electoral por parte de la oposición y grupos de los derechos humanos. Según organizaciones internacionales de Derechos Humanos como Amnistía Internacional y Human Rights Watch, el gobierno de Obiang es uno de los más represores del mundo por sus reiteradas violaciones los derechos humanos y la represión contra opositores políticos, que le han valido la solicitud de detención por genocidio en numerosas ocasiones. Otro de los veteranos de la política africana es Omar H.A. Al-Bashir, presidente de Sudán (norte) desde el 30 de junio de 1989. El líder, que proviene de un entorno rural y de clase trabajadora, luchó contra la rebelión en el sur del país. En junio de 1989, organizó un golpe de estado contra el gobierno de la Coalición electo de Sadiq Al-Mahdi. Ha sido acusado de genocidio, crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra por la Corte Penal Internacional. Sin embargo, nunca se le procesó ya que la Justicia local, la Liga Árabe, Rusia y China se mostraron contrarias al procesamiento del presidente sudanés. Al-Bashir respondió a su intento de procesamiento internacional con la expulsión de 13 ONG?s, cuya consecuencia fue la desatención de más de 1 millón de refugiados. A día de hoy, sigue sin saldar cuentas con la justicia por estos crímenes que se le atribuyen. Su política de islamización del Sudán y la aplicación de la Ley Islámica han alimentado la guerra con Sudan del sur, quien se independizó en 2011. Una de las naciones más empobrecidas del continente africano desde los años 90 es el Chad. Las sequías y una serie de gobiernos corruptos han debilitado la economía del país que se ha vuelta dependiente de ayuda externa. Al frente de su gobierno se encuentra Idriss Deby, quién fuera general en la Guerra Civil del Chad. En 1990, sus tropas se enfrentaron con a las del ex presidente Hissène Habré, hasta que el 2 de diciembre ocuparon la capital del país, haciéndose del gobierno. La instalación de Déby en el poder mejoró las relaciones con el antiguo enemigo del norte (liberó 2.500 presos de Libia) y con su líder Muammar Gaddafi. Se considera que llevó la democracia al país. Al asumir el cargo, prometió instaurar un gobierno democrático, y los partidos políticos fueron reconocidos en 1991. También estableció una comisión para investigar los abusos contra los derechos humanos durante el régimen de Habré, que finalmente acusó al exlíder de 40,000 asesinatos políticos. Superó tres intentos de golpes de estado entre 1991 y 1992. Tras una serie de reformas políticas que condujeron a la elección libre de 1996 en la Déby salió reelegido como presidente por un período de cinco años, algo que repetiría en 2001. Según Amnistía internacional, hay un creciente abuso de leyes represivas contra sus críticos y opositores. A este grupo de longevos presidentes de dudosa reputación, se unen Paul Biya, que con 83 años lleva 34 años ejerciendo como máximo mandatario de Camerún; el presidente de la república del Congo, Denis Sassou-Nguesso, de 73 años (38 años no consecutivos en el poder); el líder guerrillero y ex ministro de Defensa, Yoweri Museveni, que derrocó a un régimen militar en enero de 1986 en Uganda y fue presidente durante 10 años antes de ser elegido en las primeras elecciones presidenciales directas del país (1996). De esta lista cabe destacar también el caso del Rey Mswati III de Swazilandia, la última monarquía absoluta que queda en África (el país tiene un Parlamento electo y Mswati elige un primer ministro de entre los miembros elegidos). Fue proclamado rey con tan solo 18 años y lleva 30 en el poder. La renuncia de Robert Jacob se suma a la de otros dictadores que en los últimos meses han dejado el poder como José Eduardo Dos Santos, presidente de Angola en los últimos 38 años o Yahya Jammeh que, tras cinco mandatos y 22 años en la presidencia de Gambia, fue apartado del poder y exiliado gracias a un ejercicio de delicada diplomacia y amenaza militar, sin violencia, que recuerda a la reciente dimisión del expresidente de Zimababue. Son dos casos inéditos en la historia reciente de África.
07-11-2017 | Fuente: abc.es
El Tribunal Supremo retrasa indefinidamente la segunda vuelta de las presidenciales en Liberia
El Tribunal Supremo de Liberia ha anunciado que retrasa indefinidamente la segunda vuelta de las elecciones presidenciales hasta que se resuelva la demanda de fraude electoral interpuesta por el candidato Charles Brumskine, del Partido de la Libertad. El martes 7 de noviembre se debía celebrar la segunda vuelta de las elecciones generales. Con esta fecha ya descartada, el Tribunal Supremo debía pronunciarse esta mañana para establecer una nueva fecha para celebrar los nuevos comicios o, por el contrario, retrasarlos hasta que la comisión electoral termine su investigación sobre las irregularidades en las elecciones del pasado 10 de octubre. Finalmente, se optó por la segunda opción. La Comisión Nacional Electoral tiene hasta el 22 de noviembre para presentar las conclusiones de su investigación. El exfutbolista George Weah de la Coalición para el Cambio Democrático (CDC) y el vicepresidente del gobierno, Joseph Boakai, del Partido de la Unidad (UP) son los candidatos a sustituir a la premio Nobel de la Paz, Ellen Johnson Sirleaf. Weah, que parte como favorito, obtuvo un 38.4% de los votos y Boakai, el 28,8%. Por su parte, Brumskine fue tercero con el con el 9,7%. Brumskine también denunció a la actual presidenta, Ellen Johnson Sirleaf, de «interferir» en el proceso y de apoyar a Weah en lugar de a su vicepresidente, algo que ella negó con rotundidad. Sirleaf, de 79 años, dejará su cargo en enero de 2018 tras dos términos ?de seis años cada uno- en el poder, el máximo permitido en este país. Se trata de la primera transición democrática en Liberia en siete décadas, por lo que la expectación es máxima. Además, la comunidad internacional ha contribuido tanto económicamente como a nivel de efectivos a través de la ONU (quién estuvo 13 años en el país) para mantener la paz en dicho país. El Tribunal Supremo es respetado en Liberia, pero muchos temen que una demora excesiva en el proceso electoral pueda desestabilizar la democracia, marcada por dos guerras civiles consecutivas (1989 a 2003). Sirleaf, en los «Papeles del Paraíso» La presidenta Ellen Johnson Sirleaf, en el cargo desde 2006, fue anteriormente directora la una compañía de Bermudas llamada Songhai Financial Holdings Ltd., una filial de Databank Brokerage Ltd. Se trata de un proveedor de servicios financieros con sede en Ghana. De hecho, el actual ministro de finanzas de dicho país, Ken Nana Yaw Ofori-Atta fue cofundador de Databank y codirector, Sirleaf de Songhai Financial Holdings. Sirleaf figura como directora desde abril de 2001 hasta septiembre de 2012, según los archivos de Appleby. Sin embargo, la presidenta de Liberia habría renunciado a este cargo antes de iniciar su campaña electoral, renuncia que no se efectuó hasta el 2012 debido a «un descuido administrativo».
29-10-2017 | Fuente: elpais.com
Yo sobreviví al ébola
Liberia fue el país más afectado por la epidemia que asoló África occidental entre 2013 y 2015. Esta es la historia de tres de las víctimas y testigos de este brote mortífero
20-10-2017 | Fuente: elpais.com
Jospeh Duo o las cicatrices de los niños soldado de Liberia
Al menos 40.000 menores fueron forzados a combatir en la guerra civil que asoló el país hasta hace 14 años. Muchos de ellos viven ahora en los márgenes de la sociedad
17-10-2017 | Fuente: abc.es
Ellen Johnson Sirleaf: grandes avances democráticos para Liberia, pocos para feminizar la política
Tras ascender al poder después de la larga guerra civil de Liberia en 2005 y ganar un segundo mandato en 2011, Ellen Johnson Sirleaf ha sido aclamada como un ícono feminista internacional. Sin embargo, a tenor por las políticas durante sus mandatos y las últimas elecciones de octubre, esta aseveración no parece del todo acertada. Sirleaf no ha alzado la voz a favor del fortalecimiento de los roles de las mujeres en la política, a pesar de haber declarado su compromiso a hacer campaña activamente por las candidatas en estas últimas elecciones. El sistema político de Liberia sigue siendo, a día de hoy, patriarcal y Sirleaf ha hecho poco o nada para que esto cambie. Durante su primer mandato designó a varias mujeres para altos cargos en finanzas y comercio. Sin embargo, solo cuatro de sus actuales 21 funcionarios del gabinete son mujeres, y ninguno de ellos ocupa ministerios estratégicos como defensa, finanzas, la educación o las obras públicas. En sus dos términos, la Nobel de la Paz no ha aumentado la representación de las mujeres en la política, no ha logrado una igualdad de género en la educación, y no fue capaz de prohibir la mutilación genital (MGF). En los últimos comicios Sirleaf apoyó públicamente a la única candidata a presidente, MacDella Cooper, y a aquellas que se postularon para los escaños parlamentarios, sin embargo, su partido es uno de los que tiene menos representación femenina. Lo que está claro es que su sucesor será un hombre: George Weah o Joseph Boakai; y el Parlamento seguirá dominado por hombres. Las mujeres representan solo el 16% de los candidatos que optan a escaños parlamentarios, solo un 2% mayor que en las elecciones de 2011. Ha habido algunos esfuerzos legislativos para involucrar a más mujeres en el liderazgo político de Liberia, pero no siempre han tenido el apoyo de la presidenta. Una enmienda de la ley electoral de 2014 alentó a los partidos políticos a aumentar su representación de mujeres en puestos de liderazgo, sin embargo, no prosperó. Su administración sí trabajó para garantizar la igualdad de género en el ámbito de la educación y Sirleaf, que es licenciada por la Universidad de Harvard, apoyó varios planes para garantizar que las niñas reciban educación. También luchó para proteger a mujeres y niñas de la violencia de género, implementando la ley contra la violación más completa del continente africano. Sin embargo, muchos de estos desafíos resultaron ser demasiado complejos para ser abordados en dos mandatos. No son pocos los logros de Sirleaf en el ámbito de la política. Fue Viceministra de Finanzas (1973-74) y Ministra de Finanzas (1979-80) durante el gobierno de William Tolbert. En 2005, se proclamó vencedora de las elecciones presidenciales y el 16 de enero de 2006 asumió el cargo, convirtiéndose en la primera presidenta mujer del continente africano. A pesar de que anunció que no se presentaría a un segundo mandato, cambió de opinión por no haber podido cumplir sus promesas durante los primeros seis años como jefa del gobierno. Así, en 2011 fue reelegida. En junio de 2016, fue elegida Presidenta de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental, convirtiéndola en la primera mujer en ocupar dicho puesto. Ese mismo año, Sirleaf fue galardonada junto con Leymah Gbowee (Liberia) y Tawakkol Karman (Yemen) con el Premio Nobel de la Paz por su lucha sin violencia por la seguridad de las mujeres y el derecho de la mujer a participar plenamente en la consolidación de la paz. Este no es el único galardón que ha recibido la actual presidenta de Liberia. En 2013, el presidente de la India, Pranab Mukherjee, le entregó el Premio Indira Gandhi. La prestigiosa revista Forbes le situó en 2016 como la la 83ª mujer más poderosa del mundo. Quizá no sea un icono feminista, es posible que haya fracasado en el empoderamiento de las mujeres en política, sin embargo, hay que destacar su importante papel para mantener la paz en su país. Una historia marcada por dos guerras civiles La historia y la tradición juegan su papel importante en las elecciones celebradas el pasado martes. Liberia ha pasado por dos brutales guerras civiles y por una plaga devastadora del virus del ébola, que dejó más de 4.800 muertos (2014-2016). El país lleva más de una década intentado reconstruir las diezmadas infraestructuras tras la larga guerra que terminó en 2003. Durante las primeras elecciones, UP hizo muchas promesas para recuperar dichas infraestructuras y mejorar la vida de los liberianos. Entre sus promesas: electrificar Monrovia en seis meses, traer agua potable, aumentar el empleo, fomentar la conectividad vial en todos los condados, aumentar el desarrollo de infraestructuras y luchar contra la corrupción. Sin embargo, la mayoría de éstas cayeron en saco roto. Sirleaf prometió no presentarse a un segundo mandato, sin embargo, cambio de idea, precisamente, para enmendar sus errores. Y en 2011 volvió a ganar las elecciones. Reducir el paro creando 20.000 empleos al año, proveer de electricidad 24 horas y prestar apoyos a agricultores fueron las promesas de su nuevo mandato. Sin embargo, la situación económica ha empeorado en los últimos años. La tasa de desempleo es de alrededor del 85% desde 2006, a pesar de que el país ha ingresado más de 16 millones de dólares gracias a inversiones internacionales y ayudas. La gran mayoría de los liberianos viven con menos de $1,25 al día.
16-10-2017 | Fuente: abc.es
Weah y Boakai se enfrentarán en la segunda vuelta de las presidenciales de Liberia
Las elecciones presidenciales en Liberia se preparan para una segunda vuelta, ya que ninguno de los candidatos obtuvo el 50% de los votos. El sucesor de la Nobel de la Paz, Ellen Johnson Sirleaf, será George Weah, leyenda del fútbol africano o el actual vicepresidente del país, Joseph Boakai. Se trata de la primera transferencia democrática de poder de Liberia en décadas. Casi una semana después de las elecciones, Comisión Nacional Electoral de Liberia (NEC) anunció anoche los resultados de 5,151 de los 5.390 colegios electorales. Con un 95,6% de los votos contabilizados, Weah, de 51 años, lidera la votación con un 39% (un total de 572.374 votos) seguido de Boakai con un 29,1% (427.544). El tercer candidato más votado, Charles Walker Brumskine, ha quedado fuera de la lucha por suceder a la primera presidenta de un país africano con el 9,8% de los votos (144.353). Un total de 20 candidatos se presentaron a las presidenciales del pasado 10 de octubre, entre ellos, una única mujer, la modelo Macdella Cooper. Sin embargo, ahora solo dos de ellos optarán a la presidencia de Liberia: el senador y Balón de oro George Weah (CDC) y Boakai (UP), exministro de Agricultura (1983-85) y vicepresidente desde 2006. Está previsto que el 25 de octubre se anuncien los resultados definitivos así como la fecha para que se celebre la segunda vuelta, que podría ser el 7 de noviembre.
16-10-2017 | Fuente: elpais.com
El exfutbolista Weah y el vicepresidente Boakai lucharán por la presidencia de Liberia
El único Balón de Oro africano obtiene el 39% de los votos en la primera vuelta de las elecciones
15-10-2017 | Fuente: elpais.com
El exfutbolista Weah pasa a la segunda vuelta de las elecciones en Liberia
El exfutbolista gana la primera vuelta de las elecciones presidenciales con un 39% de votos. El otro candidato es el vicepresidente, Joseph Bokai, que obtiene un 29,1%
13-10-2017 | Fuente: elpais.com
El exfutbolista Weah y el vicepresidente encabezan el escrutinio en Liberia
El Balón de Oro y el 'número dos' saliente son los favoritos en las presidenciales con la mitad de los votos escrutados
13-10-2017 | Fuente: abc.es
El exfutbolista George Weah toma ventaja en las elecciones de Liberia
El sueño de la leyenda del fútbol, George Weah, de convertirse en presidente de su país, Liberia, está un poco más cerca de hacerse en una realidad. Todavía es pronto para cantar victoria, sin embargo, los primeros recuentos indican que tiene una ligera ventaja frente a su máximo rival, el vicepresidente Joseph Boakai. Según de la Comisión Nacional de Elecciones (NEC), Weah estaría por delante en 11 de los 15 condados del país. Por su parte, Boakai lidera en un condado y es el segundo en la mayoría de los demás. Sin embargo, estos datos deben cogerse con cautela debido a que todavía faltan por contar más de la mitad de los votos. La comisión electoral tiene hasta el 25 de octubre para emitir los resultados definitivos y anunciar una segunda vuelta si fuera necesario, es decir, si ninguno de los candidatos llega al 50% de los votos. De ser así, ésta podría celebrarse el próximo 7 de noviembre. El vencedor de estas elecciones históricas sucederá a Ellen Johnson Sirleaf, la primera presidenta electa de África y galardonada con el Premio Nobel de la Paz. Sirleaf, de 78 años, dejará el cargo en enero de 2018 tras dos mandatos de 6 años, el máximo permitido en este país. La presidenta se mostró satisfecha de cómo se había desarrollado la jornada electoral. Sin embargo, uno de los candidatos más fuertes Charles Brumskine, líder del Partido de la Libertad (Liberty Party), denunció irregularidades y amenazó anoche con emprender acciones legales si la NEC no actuaba. Por su parte los observadores internacionales no identificaron ningún problema relevante en la votación del martes, que sí tuvo pequeños incidentes propios de la desorganización. Cerca de 2.2 millones de liberianos se registraron para escoger, entre veinte candidatos, al nuevo presidente del país y a los 73 diputados de la Cámara de Representantes (de entre 986) . La votación se llevó a cabo, por primera vez, sin la ayuda de la ONU, que se retiró del país africano hace dos años. La comunidad internacional contribuyó decisivamente a la paz y el mantenimiento de ésta en Liberia. Se trata, por tanto, de unas elecciones históricas no sólo para los liberianos, sino también para la comunidad internacional, particularmente para la región del sur de África. Weah y la exmujer de Charles Taylor Estas elecciones, cuya participación fue excepcionalmente alta, son una prueba crucial para la estabilidad de Liberia, la república moderna más antigua de África que fue fundada por esclavos estadounidenses liberados en 1847. A pesar de este dato, su última transferencia de poder democrática fue en 1943. Sirleaf asumió el poder en 2006, después de que su predecesor, Charles Taylor, fuera forzado a abandonar el cargo por los rebeldes en 2003, poniendo fin a la Segunda Guerra civil del país (1999-2003). Fue entonces cuando Weah decidió decidió ingresar en política. En 2005 se presentó como candidato a presidente del país con la Coalición para el Cambio Democrático (CDC) pero perdió en la segunda vuelta ante la Premio Nobel de la Paz (2011) y licenciada en Harvard, Ellen Johnson Sirleaf. Seis años después, se postuló como vicepresidente de su partido pero Winston Tubman tomó dicho cargo. En 2014, el exfutbolista ganó un asiento en el senado. La falta de formación siempre ha sido un hándicap para esta leyenda del fútbol africano. Sin embargo, esta vez está convencido de sus posibilidades. Y para ello ha elegido a la ex esposa de Taylor, Jewel Howard Taylor, como su compañera de candidatura, una decisión que despertó mucha controversia especialmente en el país vecino. Sin embargo, el primer futbolista africano nombrado Mejor Jugador del Año de la FIFA(1996) afirma no tener ninguna relación personal con Charles Taylor y defendió en una entrevista la capacidad de su compañera en el Senado para ayudarle a dirigir el país. «No tengo una conexión personal con Charles Taylor, pero sus familiares no son mis enemigos. Tengo familia en Sierra Leona, y me encanta la gente de éste país. Lo que pasó durante la guerra, pasó. Creo que todos los que participaron en la guerra civil estaban equivocados, pero al final del día, tenemos que fomentar la paz. Soy un hijo de África, y no creo que haya un país en particular que sea mejor que el otro. Todos lamentamos lo que sucedió», declaró la exestrella de fútbol al medio local DW. Actualmente Taylor está cumpliendo una condena de prisión de 50 años en el Reino Unido por crímenes de guerra relacionados con el conflicto de Sierra Leona. Una felicitación que llega demasiado temprano Sin conocerse todavía los resultados definitivos, el entrenador de Arsenal FC, Arsene Wenger, felicitó ayer, por error, a su exjugador George Weah al pensar que éste ya había ganado las elecciones presidenciales de su país. «Quisiera felicitar a uno de mis ex jugadores, que se convirtió en presidente de Liberia. No es frecuente que tengas un exjugador que se convierta en presidente de un país. Bien hecho, Georgie?, declaró ante los periodistas. De hecho, la prensa local le da como vencedor desde ayer por la noche, de ahí la confusión de Wenger.
1
...