Infortelecom

Noticias de kim jong-un

01-01-1970 | Fuente: abc.es
Donald Trump dice que no descarta una «opción militar» para Venezuela
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, amagó este viernes por primera vez con utilizar a las fuerzas armadas como «opción» en Venezuela, contra cuyo Gobierno había liderado una ofensiva diplomática desde que llegó en enero a la Casa Blanca. «Tenemos muchas opciones para Venezuela, incluida una posible opción militar si es necesario», dijo Trump, flanqueado por su secretario de Estado, Rex Tillerson; su embajadora ante la ONU, Nikki Haley; y su asesor de seguridad nacional, H. R. McMaster. «Tenemos tropas por todo el mundo, en lugares muy, muy alejados. Venezuela no está muy lejos y la gente está sufriendo y están muriendo», agregó el presidente, al afirmar que el país caribeño está sumido en un «lío muy peligroso». Este amago llega apenas días después de que Trump calificase por primera vez al presidente venezolano, Nicolás Maduro, como un «dictador», un movimiento que han seguido otros países como Perú y Colombia. Aunque Trump llegó a la Casa Blanca con promesas de no intervencionismo, Venezuela ha estado en su punto de mira desde el primer día y ha sido uno de los principales asuntos encima de la mesa en sus conversaciones con mandatarios latinoamericanos. Asesorado por el senador de origen cubano Marco Rubio, Trump ha instado al Gobierno de Maduro en reiteradas ocasiones a liberar a los políticos presos y convocar elecciones presidenciales, entre otras demandas. Trump, de hecho, llegó a recibir en el despacho oval a Lilian Tintori, esposa del opositor Leopoldo López, ahora bajo arresto domiciliario, para el que pidió la libertad. Esa ofensiva vino de la mano de los esfuerzos en la Organización de Estados Americanos (OEA), con el denominado «grupo de los 14» países que promovieron en el organismo liderado por Luis Almagro aislar a Maduro y forzar cambios en Venezuela. Sin embargo, las presiones de Washington a Caracas aumentaron a medida que se acercaba las elecciones a la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) del 30 de julio, un organismo que Estados Unidos considera «ilegítimo» y que no reconoce. Pasados los comicios, que el chavismo consideró un éxito en su afán de modificar la Constitución, el Gobierno de Trump impuso tandas de sanciones contra varios funcionarios venezolanos, entre ellos el propio Maduro y Adán Chávez, hermano del fallecido presidente Hugo Chávez. Con las sanciones a Maduro, Estados Unidos le puso en el mismo saco que al presidente sirio, Bachar al Asad; el líder norcoreano, Kim Jong-un; y Robert Mugabe, de Zimbabue, un «club muy exclusivo», como lo definió McMaster. Las sanciones implican la congelación de los activos que puedan tener en Estados Unidos y a Maduro le prohíben la entrada al país. También después de la Constituyente, Tillerson reconoció que Estados Unidos está «evaluando todas las opciones políticas» para «crear un cambio de condiciones» en Venezuela. «O bien Maduro decide que no tiene futuro y quiera marcharse por voluntad propia o logramos que el Gobierno revierta sus procesos y regrese a su Constitución», dijo. El último peldaño hasta la fecha en esta escalada lo subió este viernes Trump, asegurando en medio de sus vacaciones en Nueva jersey en uno de sus campos de golf que una intervención militar es algo que no descarta. Poco después del amago de Trump, el Pentágono aseguró que no ha recibido instrucción alguna referente a Venezuela. Las declaraciones de Trump llegan a los dos días de que Maduro afirmase que su país «está listo» para comenzar una «nueva era» de relaciones con el Gobierno de los Estados Unidos basadas en «el respeto» y el «no intervencionismo». Maduro considera las acciones de Estados Unidos como actos de «intervencionismo imperialista».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Corea del Norte plasma su nuevo misil en unos sellos conmemorativos
El pasado mes de julio, Corea del Norte probó dos misiles balísticos intercontinentales Hwasong-14, los cuales los expertos tenían la certeza que tienen la suficiente potencia para alcanzar el continente americano. El lanzamiento provocó represalias y acciones militares por parte del presidente Donald Trump, además de imponer sanaciones sobre Corea del Norte por el desarrollo de armas. Las medidas implicaban limitaciones severas en lo referente al comercio internacional. Sin embargo, un enorgullecido Kim Jon-un decidió que en honor a la gran efectividad de los misiles, debía plasmarlos como sellos conmemorativos, ha indicado «The Independent». La colección ha sido compartida por el editor de «The Diplomat», Ankit Panda, donde se puede observar distintas imágenes y perspectivas de los Hwasong-14, además de un jubileante Kim Jong-un por el lanzamiento de los mismos, en una de las estampas. Get your Hwasong-14 ICBM first flight-test commemorative stamps! Newly released by #NorthKorea. (via KCNA) pic.twitter.com/xvyrXYWDf0? Ankit Panda (@nktpnd) 8 de agosto de 2017«¡Consiga sus sellos conmemorativos de la primera prueba de vuelo Hwasong-14 ICBM! Recientemente publicado por #NorthKorea. (A través de KCNA)», indicó Panda en su cuenta de Twitter. En un comunicado, la agencia de noticias estatal de Corea del Norte (KCNA) señaló que «todos estos sellos representan el éxito de la prueba de lanzamiento de ICBM Hwasong-14, un avance en la etapa final de redondeo de la fuerza nuclear nacional. Es una gran victoria ganada por Corea del Norte en el enfrentamiento antiimperialista y anti-estadounidense», ha indicado «The Independent».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
«Kim Jong-un no quiere negociar. Sabe que su supervivencia está en mantener la tensión»
Casi una semana después de que comenzará el cruce de amenazas entre el presidente de Corea del Norte, Kim Jong-un, y el de EE.UU., Donald Trump, la escalada de tensión entre ambos países se ha situado en cotas que los situán al borde del conflicto militar. La ligereza con que el mandatario estadounidense utiliza su cuenta personal de Twitter, le ha dado alas a su homólogo norcoreano para subir la apuesta, llegando a amenazar con lanzar cuatro misiles contra las aguas de la isla de Guam, territorio estadounidense. Un plan que el régimen anunció presentaría a mediados de este mes, y para el que Washington ya ha previsto una contundente respuesta. ¿Es posible detener el conflicto? ¿Hay todavía espacio para la diplomacia? El general Miguel Ángel Ballesteros, director del Instituto Español de Estudios Estratégicos (IEEE), reflexiona para ABC, durante una conversaación telefónica, sobre por qué se ha llegado a este punto del conflicto, entre EE.UU. y Corea del Norte, y dónde residiría la solución. En primer lugar, ¿cuál es la capacidad nuclear real de Corea del Norte? Algunas fuentes la sitúan en 10 ojivas, y EE.UU., entre 30 y 60. La Agencia de Inteligencia de Defensa de EE.UU. calcula 60 cabezas nucleares. Muy probablemente de pequeña potencia: entre un máximo de 30 kilotones, y para hacerse una idea puedo decirle que la de Hiroshima y Nagasaki era de 20 kilotones. Además lo que Pyongyang está desarrollando últimante son dos aspectos: la miniaturización de la cabeza nuclear para que sea capaz de caber en la ojiva de un misil (el régimen de Pyongyang no tiene bombardeos para lanzar la bomba desde un avión, como se hizo en Hiroshima y Nagasaki). También está desarrollando ahora misiles de largo alcance, intercontinentales, que llegarían, por ejemplo, a la isla de Guam, situada a 3.500 kilómetros. En comparación con el arsenal militar de EE.UU. (6.8000 cabezas nucleares), este parece un conflicto entre David y Goliat.. Corea del Norte lleva desde 2006 realizando ensayos nucleares. Desde entonces ha efectuado cinco. De los tres primeros sacó un rendimiento: para que no siguieran haciendo ensayos nucleares, la comunidad internacional ?concretamente EE.UU., Corea del Sur y Japón? cedió y aceptó parte de sus exigencias, entre ellas, ayudas económicas. No le fue tan mal en esa lucha de David contra Goliat.. Y al final, lo que pretende por encima de todo el régimen de Kim Jong-un, que es hereditario ?estamos ya en la tercera generación?, por encima de todo es la supervivencia. Y eso es algo muy difícil si tenemos en cuenta que a un lado y a otro del paralelo 38 [el que dividide a las dos Coreas] la diferencia de nivel de vida es abismal, como no la hay en ninguna otra parte del mundo. En el Sur la renta per capita es de 30.000 dólares. La del Norte no se sabe, pero desde luego es muy pequeña. Es un pueblo que sin la ayuda de China pasaría hambre. Desde el primer ensayo, en 2006, la tensión entre EE.UU. y Corea del Sur se ha mantenido sin llegar a cotas tan peligrosas como la actual, que coincide con la baja popularidad de Trump en su país.. ¿Qué factores han influido para esta escalada de tensión, que raya ya en el conflicto bélico? El problema que tiene Trump es que tiene un instrumento en su mano, que es Twitter, que hace que lance mensajes sin mucha meditación. Obama era un presidente de EE.UU. al uso, que hablaba después de haber consultado y evaluado por parte de sus asesores y toda la Administración qué estrategia se iba a seguir y qué se iba a decir. En el caso de Trump, parece que eso no funciona así. Funciona de una forma muy impulsiva. Eso ha llevado a una dialéctica que está provocando una escalada. No por culpa del presidente Trump, sino porque la forma de hacer comunicados del presidente de EE.UU. coincide enfrente con una Administración, la de Corea del Norte, que es una irresponsable total. Pyongyang sabe precisamente que en el mantenimiento de la tensión es donde está la supervivencia del régimen de Kim Jong-un. Usted otorga un papel fundamental a China para acabar con esta crisis.. China quiere que nadie le dispute el liderazgo regional. Ella es el principal apoyo y aliado de Corea del Norte, y aunque no está de acuerdo con que Pyongyang se comporte como lo está haciendo, en que disponga de armas nucleares, de misiles que pueda colocar esas cabezas nucleares en cualquier parte, tampoco quiere que EE.UU. sea el líder de toda la península de Corea. En esa disyuntiva es en la que se está moviendo ahora China. Por eso el pasado sábado firmó la resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que imponía sanciones al régimen de Corea del Norte. Para un país que tiene un tercio de la población que pasa privaciones, son sanciones muy fuertes. Y China le ha dicho a Corea del Norte que tiene que cumplir con las resoluciones de la ONU, esto es, cumplir la resolución que le prohíbe hacer ensayos nucleares y la que le prohíbe ensayos de misiles balísticos intercontinentales. Algo que está incumpliendo. EE.UU. no se ha saltado nada. En este conflicto no hay una responsabilidad simétrica. Washington está buscando disuadir al régimen de Kim Jong-un. La pregunta es si la dialéctica, el Twitter, es capaz de controlar y desescalar el conflicto y resolver el problema, o por el contrario, ese sistema tiene el riesgo de continuar con la escalada dialéctica, y al final estas escaladas conducen a los hechos. ¿Dónde cree usted que está la solución? Creo que China y EE.UU. tienen que sentarse a hablar. Esto es una conversación en una mesa, en la que los protagonistas son Corea del Norte, Corea del Sur, Japón, China, EE.UU., Rusia y Naciones Unidas. El paso previo para un acuerdo, es una negociación entre China y EE.UU. Rusia ve un alto riesgo de enfrentamiento militar y le ha pedido a EE.UU. que dé el primer paso para rebajar la tensión.. EE.UU. está siendo coherente en sus acciones. Le está diciendo a Corea del Norte que tiene un escudo capaz de derribar los cuatro misiles que está dispuesto a mandar, y que haría el ridículo. Y es algo que ha estado probando estos días. Cada vez que Corea del Norte hacía un ensayo de un misil, la respuesta de EE.UU. ha sido hacer un ensayo del sistema antimisiles Thaad. Un sistema que tiene lanzadores en Alaska, en la isla de Guam y también en Corea del Sur, donde hay seis. Washington le está mandado un mensaje a Pyongyang diciéndole que su escudo antimisiles funciona y que va a hacer el ridículo, y además se va a exponer a una respuesta contudente. Las acciones de EE.UU., en mi opinión, son impecables. Otra cosa es si la dialéctica, las frases en Twitter o en las redes sociales ayudan a encontrar la paz por vía diplomática o la complican. Hay que ser consciente de quién está enfrente, Kim Jong-un, que no lucha por su pueblo sino por su propio régimen, y eso es muy peligroso, porque puede llegar a cometer cualquier disparate. De todas maneras, también es cierto que Corea del Norte no quiere negociar, lo que quiere es mantener la tensión porque es el sistema que ha encontrado para que el régimen sobreviva. Si llega a un acuerdo será temporal, como todos los anteriores que ha acabado rompiendo para volver a la tensión, que le permite seguir al frente de un pueblo que cree estar al borde de una invasión. ¿Qué se le puede dar a Corea del Norte para llegar a un acuerdo? Lo que ellos quieren es mantener la tensión, para mantener el régimen. Esa es la forma que tienen de que el pueblo norcoreano forme una piña en torno a su líder. ¿Hasta cuándo se va a mantener esta dinámica? Esto ha venido ocurriendo desde 2006. ¿Quién puede resolver esto? China. Creo que sería bueno que Trump y el presidente chino, Xi Jinping, mantuvieran una buena relación. Sería fundamental para la estabilidad en Asia. Entre los países afectados por esta crisis está Japón, que ha asegurado que destruirá los misiles que sobrevuelen su territorio, algo que los expertos cuestionan sea capaz de hacer.. Japón no tiene en este momento, por sí mismo, un escudo capaz de parar misiles intercontinentales. Lo que esta pidiendo el ministro de Defensa, Itsunori Onodera, al primer ministro, Shinzo Abe, es rearmarse para poder hacer frente a cualquier amenaza de Corea del Norte. Pero la historia de Japón es la de un país que inició un ataque contra EE.UU., salió muy mal, y desde entonces tiene internamente una contestación enorme al rearme. Eso es un problema en Japón, que se enfrenta a un gran riesgo por parte de Corea del Norte. ¿Qué papel juega Europa en esta crisis? Lamentablemente Europa no tiene una única voz. La que se ha oído estos días es la de la canciller alemana, Angela Merkel, reclamando una solución diplomática, indicando que no puede haber una solución militar. Y creo que tiene toda la razón. Pero ella habla como representante de Alemania. Una vez más, Europa está geográficamente lejos del conflicto, pero debería de tener un cierto protagonismo, y lamentablemente no es así. Europa debe de hacer un esfuerzo por tener una única voz en política exterior y de seguridad si quiere ser relevante en el mundo. De otra manera, Europa se verá abocada a lo que otros decidan por ella.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
EE.UU. se dispone a castigar el comercio de China por no presionar a Corea del Norte
Donald Trump sabe, como el mundo, que una solución para el problema de la creciente tensión con Corea del Norte requiere de la participación de China. Pero todavía ha sido incapaz de conseguir que el gigante asiático dé pasos decisivos contra el régimen de Kim Jong-un. Ayer por la mañana, el presidente de EE.UU. y su homólogo chino, Xi Jinping, mantuvieron una conversación telefónica para tratar la escalada de provocaciones y amenazas entre Pyongyang y Washington. En la llamada, Xi pidió a Trump que rebajara el tono para calmar las aguas y recomendó que EE.UU, y Corea del Norte eviten dar pasos que sigan aumentando la tensión, según informó el canal estatal de televisión CGTN. El líder chino defendió que el diálogo, las negociaciones y el acuerdo político son la forma de acabar con la escalada dialéctica y militar y comunicó «la voluntad de Pekín de mantener la comunicación con EE.UU para resolver de forma adecuada el problema nuclear en la Península de Corea», aseguró CGTN. Trump, sin embargo, no parece dispuesto a rebajar la tensión. Al contrario, su plan es redoblar la presión contra China para que actúe de forma más decidida. Para ello, dejará de lado las palabras y atacará a China por una de sus principales fortalezas: el comercio con EE.UU. Según ha publicado «Politico», Trump anunciará mañana el comienzo de una investigación sobre supuestas violaciones de propiedad intelectual estadounidense por parte de China. La investigación la llevará a cabo Robert Lighthizer, máximo responsable de Comercio en EE.UU., y estará basada en la sección 301 de la Ley de Comercio de 1974. El inicio de una investigación no supone que se apliquen sanciones de forma automática contra China, pero sí podría culminar con un aumento de tarifas a los productos chinos. El plan cuenta con el apoyo de legisladores de los dos grandes partidos. La naturaleza de la decisión contra intereses chinos y el momento en el que se produce dejan dos cosas claras: Trump está convencido de que China se aprovecha comercialmente de EE.UU. y, para colmo, no hace lo suficiente para contener las ansias militares de Corea del Norte. No siempre fue así. El pasado abril, la visita de Xi a la residencia de Trump de Mar-a-Lago fue vendida por el presidente de EE.UU. como un encuentro prometedor para las relaciones entre ambos países. «Creo que muchos de los grandes problemas desaparecerán», dijo Trump, que se felicitó por «el formidable progreso» en sus negociaciones. Pocos meses después, ese optimismo ha desaparecido. «Nuestros estúpidos líderes del pasado les permitieron ganar miles de millones de dólares cada año en comercio y sin embargo no hacen NADA por nosotros con Corea del Norte, solo hablan. No permitiremos que esto continúe, ¡China podría resolver este problema fácilmente!», protestó el mes pasado desde Twitter. Este jueves, volvió a insistir en la misma idea: «Si China nos ayuda, mi opinión sobre las relaciones comerciales es muy diferente». China, mientras tanto, trata de mantener un difícil equilibro entre mantener su alianza con Pyongyang y no tensar más la cuerda con EE.UU. Pekín apoyó la última resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas del pasado fin de semana, que impone nuevas sanciones a Corea del Norte por sus ensayos balísticos. Sin embargo, considera que no se puede exigir a Pyongyang que detenga su escalada militar si EE.UU. y Corea del Norte no ponen fin a sus ejercicios militares conjuntos en la Península de Corea. La propuesta de China es que se retomen las conversaciones a seis partes -Corea del Norte, Corea del Sur, EE.UU. China, Rusia y Japón- que fracasaron en 2009. La beligerancia de Pyongyang hace que volver a esa mesa de negociación resulte imposible. China ha asegurado que tiene «los mismos intereses» que EE.UU. en revertir la escalada nuclear en la Península de Corea. Sin embargo, se resiste a dar pasos que supongan la desestabilización o la caída de la dictadura norcoreana. China sigue siendo el máximo aliado comercial de Pyongyang y una quiebra del régimen de Kim le dejaría aislado en la región frente a una Corea unificada y un Japón aliados con EE.UU., además de una previsible emigración masiva de norcoreanos a su territorio. En el plano militar, Pekín ha defendido que no irá al rescate de Corea del Norte si Kim decide atacar primero, como ha insinuado con un plan de lanzamiento de misiles sobre la isla estadounidense de Guam; pero también ha advertido que defenderá a Pyongyang si las hostilidades las inicia Washington. Desde Corea del Norte, el régimen comunista ha hecho oídos sordos a los llamamientos de Xi a rebajar las tensiones. Ayer, el periódico estatal «Rodong Sinnun» anunciaba que 3,5 millones de norcoreanos habían expresado su voluntad de enrolarse o volver al ejército para hacer frente a la amenaza estadounidense. En su retiro veraniego en su campo de golf en Bedminster (New Jersey), Trump aseguraba antes de hablar con Xi que «nadie quiere más una solución pacífica que el presidente Trump», para advertir de inmediato que «también podríamos tener una mala solución». Volvió a amenazar a Kim que si se le ocurre atacar Guam o cualquier otro lugar «se arrepentirá de verdad, y se arrepentirá pronto». ¿Contempla una guerra con Corea del Norte? «Creo que sabes la respuesta», respondió Trump a un reportero.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Miguel Ángel Ballesteros: «Kim Jong-un no quiere negociar. Sabe que su supervivencia está en mantener la tensión»
Casi una semana después de que comenzará el cruce de amenazas entre el presidente de Corea del Norte, Kim Jong-un, y el de EE.UU., Donald Trump, la escalada de tensión entre ambos países se ha situado en cotas que los situán al borde del conflicto militar. La ligereza con que el mandatario estadounidense utiliza su cuenta personal de Twitter, le ha dado alas a su homólogo norcoreano para subir la apuesta, llegando a amenazar con lanzar cuatro misiles contra las aguas de la isla de Guam, territorio estadounidense. Un plan que el régimen anunció presentaría a mediados de este mes, y para el que Washington ya ha previsto una contundente respuesta. ¿Es posible detener el conflicto? ¿Hay todavía espacio para la diplomacia? El general Miguel Ángel Ballesteros, director del Instituto Español de Estudios Estratégicos (IEEE), reflexiona para ABC, durante una conversaación telefónica, sobre por qué se ha llegado a este punto del conflicto, entre EE.UU. y Corea del Norte, y dónde residiría la solución. En primer lugar, ¿cuál es la capacidad nuclear real de Corea del Norte? Algunas fuentes la sitúan en 10 ojivas, y EE.UU., entre 30 y 60. La Agencia de Inteligencia de Defensa de EE.UU. calcula 60 cabezas nucleares. Muy probablemente de pequeña potencia: entre un máximo de 30 kilotones, y para hacerse una idea puedo decirle que la de Hiroshima y Nagasaki era de 20 kilotones. Además lo que Pyongyang está desarrollando últimante son dos aspectos: la miniaturización de la cabeza nuclear para que sea capaz de caber en la ojiva de un misil (el régimen de Pyongyang no tiene bombardeos para lanzar la bomba desde un avión, como se hizo en Hiroshima y Nagasaki). También está desarrollando ahora misiles de largo alcance, intercontinentales, que llegarían, por ejemplo, a la isla de Guam, situada a 3.500 kilómetros. En comparación con el arsenal militar de EE.UU. (6.8000 cabezas nucleares), este parece un conflicto entre David y Goliat.. Corea del Norte lleva desde 2006 realizando ensayos nucleares. Desde entonces ha efectuado cinco. De los tres primeros sacó un rendimiento: para que no siguieran haciendo ensayos nucleares, la comunidad internacional ?concretamente EE.UU., Corea del Sur y Japón? cedió y aceptó parte de sus exigencias, entre ellas, ayudas económicas. No le fue tan mal en esa lucha de David contra Goliat.. Y al final, lo que pretende por encima de todo el régimen de Kim Jong-un, que es hereditario ?estamos ya en la tercera generación?, por encima de todo es la supervivencia. Y eso es algo muy difícil si tenemos en cuenta que a un lado y a otro del paralelo 38 [el que dividide a las dos Coreas] la diferencia de nivel de vida es abismal, como no la hay en ninguna otra parte del mundo. En el Sur la renta per capita es de 30.000 dólares. La del Norte no se sabe, pero desde luego es muy pequeña. Es un pueblo que sin la ayuda de China pasaría hambre. Desde el primer ensayo, en 2006, la tensión entre EE.UU. y Corea del Sur se ha mantenido sin llegar a cotas tan peligrosas como la actual, que coincide con la baja popularidad de Trump en su país.. ¿Qué factores han influido para esta escalada de tensión, que raya ya en el conflicto bélico? El problema que tiene Trump es que tiene un instrumento en su mano, que es Twitter, que hace que lance mensajes sin mucha meditación. Obama era un presidente de EE.UU. al uso, que hablaba después de haber consultado y evaluado por parte de sus asesores y toda la Administración qué estrategia se iba a seguir y qué se iba a decir. En el caso de Trump, parece que eso no funciona así. Funciona de una forma muy impulsiva. Eso ha llevado a una dialéctica que está provocando una escalada. No por culpa del presidente Trump, sino porque la forma de hacer comunicados del presidente de EE.UU. coincide enfrente con una Administración, la de Corea del Norte, que es una irresponsable total. Pyongyang sabe precisamente que en el mantenimiento de la tensión es donde está la supervivencia del régimen de Kim Jong-un. Usted otorga un papel fundamental a China para acabar con esta crisis.. China quiere que nadie le dispute el liderazgo regional. Ella es el principal apoyo y aliado de Corea del Norte, y aunque no está de acuerdo con que Pyongyang se comporte como lo está haciendo, en que disponga de armas nucleares, de misiles que pueda colocar esas cabezas nucleares en cualquier parte, tampoco quiere que EE.UU. sea el líder de toda la península de Corea. En esa disyuntiva es en la que se está moviendo ahora China. Por eso el pasado sábado firmó la resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que imponía sanciones al régimen de Corea del Norte. Para un país que tiene un tercio de la población que pasa privaciones, son sanciones muy fuertes. Y China le ha dicho a Corea del Norte que tiene que cumplir con las resoluciones de la ONU, esto es, cumplir la resolución que le prohíbe hacer ensayos nucleares y la que le prohíbe ensayos de misiles balísticos intercontinentales. Algo que está incumpliendo. EE.UU. no se ha saltado nada. En este conflicto no hay una responsabilidad simétrica. Washington está buscando disuadir al régimen de Kim Jong-un. La pregunta es si la dialéctica, el Twitter, es capaz de controlar y desescalar el conflicto y resolver el problema, o por el contrario, ese sistema tiene el riesgo de continuar con la escalada dialéctica, y al final estas escaladas conducen a los hechos. ¿Dónde cree usted que está la solución? Creo que China y EE.UU. tienen que sentarse a hablar. Esto es una conversación en una mesa, en la que los protagonistas son Corea del Norte, Corea del Sur, Japón, China, EE.UU., Rusia y Naciones Unidas. El paso previo para un acuerdo, es una negociación entre China y EE.UU. Rusia ve un alto riesgo de enfrentamiento militar y le ha pedido a EE.UU. que dé el primer paso para rebajar la tensión.. EE.UU. está siendo coherente en sus acciones. Le está diciendo a Corea del Norte que tiene un escudo capaz de derribar los cuatro misiles que está dispuesto a mandar, y que haría el ridículo. Y es algo que ha estado probando estos días. Cada vez que Corea del Norte hacía un ensayo de un misil, la respuesta de EE.UU. ha sido hacer un ensayo del sistema antimisiles Thaad. Un sistema que tiene lanzadores en Alaska, en la isla de Guam y también en Corea del Sur, donde hay seis. Washington le está mandado un mensaje a Pyongyang diciéndole que su escudo antimisiles funciona y que va a hacer el ridículo, y además se va a exponer a una respuesta contudente. Las acciones de EE.UU., en mi opinión, son impecables. Otra cosa es si la dialéctica, las frases en Twitter o en las redes sociales ayudan a encontrar la paz por vía diplomática o la complican. Hay que ser consciente de quién está enfrente, Kim Jong-un, que no lucha por su pueblo sino por su propio régimen, y eso es muy peligroso, porque puede llegar a cometer cualquier disparate. De todas maneras, también es cierto que Corea del Norte no quiere negociar, lo que quiere es mantener la tensión porque es el sistema que ha encontrado para que el régimen sobreviva. Si llega a un acuerdo será temporal, como todos los anteriores que ha acabado rompiendo para volver a la tensión, que le permite seguir al frente de un pueblo que cree estar al borde de una invasión. ¿Qué se le puede dar a Corea del Norte para llegar a un acuerdo? Lo que ellos quieren es mantener la tensión, para mantener el régimen. Esa es la forma que tienen de que el pueblo norcoreano forme una piña en torno a su líder. ¿Hasta cuándo se va a mantener esta dinámica? Esto ha venido ocurriendo desde 2006. ¿Quién puede resolver esto? China. Creo que sería bueno que Trump y el presidente chino, Xi Jinping, mantuvieran una buena relación. Sería fundamental para la estabilidad en Asia. Entre los países afectados por esta crisis está Japón, que ha asegurado que destruirá los misiles que sobrevuelen su territorio, algo que los expertos cuestionan sea capaz de hacer.. Japón no tiene en este momento, por sí mismo, un escudo capaz de parar misiles intercontinentales. Lo que esta pidiendo el ministro de Defensa, Itsunori Onodera, al primer ministro, Shinzo Abe, es rearmarse para poder hacer frente a cualquier amenaza de Corea del Norte. Pero la historia de Japón es la de un país que inició un ataque contra EE.UU., salió muy mal, y desde entonces tiene internamente una contestación enorme al rearme. Eso es un problema en Japón, que se enfrenta a un gran riesgo por parte de Corea del Norte. ¿Qué papel juega Europa en esta crisis? Lamentablemente Europa no tiene una única voz. La que se ha oído estos días es la de la canciller alemana, Angela Merkel, reclamando una solución diplomática, indicando que no puede haber una solución militar. Y creo que tiene toda la razón. Pero ella habla como representante de Alemania. Una vez más, Europa está geográficamente lejos del conflicto, pero debería de tener un cierto protagonismo, y lamentablemente no es así. Europa debe de hacer un esfuerzo por tener una única voz en política exterior y de seguridad si quiere ser relevante en el mundo. De otra manera, Europa se verá abocada a lo que otros decidan por ella.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
China prohíbe la importación de carbón, hierro, plomo y pescado norcoreano
El Ministerio de Comercio de China anunció hoy la prohibición total, a partir de mañana, 15 de agosto, de la importación desde Corea del Norte de carbón, hierro, plomo y pescado, en aplicación de las sanciones aprobadas por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas el 5 de agosto. La prohibición estipula algunas excepciones, como las importaciones tramitadas antes de la fecha, que podrán entrar en territorio chino hasta el 5 de septiembre, o aquellas procedentes de terceros países y que hagan escala en el puerto norcoreano de Rason, siempre que cuenten con el beneplácito del Consejo de Seguridad. China, miembro permanente y con derecho a veto en ese consejo, votó a favor de la Resolución 2371, que contempla sanciones económicas contra Corea del Norte, lo cual fue duramente criticado por el régimen de Kim Jong-un, que aseguró en un comunicado que Pekín «pagaría caro por ello». Por su parte, el Gobierno de EE.UU. ha manifestado en repetidas ocasiones sus dudas sobre el cumplimiento por parte china de las sanciones comerciales dictadas por la ONU, ante lo que Pekín aseguró que apoyaba totalmente estas medidas, aunque resaltando la necesidad de que no afectaran en exceso a la economía norcoreana. «Deben evitar negativos efectos contra actividades económicas y cooperación que no estén prohibidas», como la ayuda humanitaria o el intercambio de alimentos, subrayó la semana pasada el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino Geng Shuang. El presidente chino, Xi Jinping, pidió el sábado a su homólogo estadounidense, Donald Trump, «contención» para evitar más tensiones en la península de Corea, después de varios días de cruce de amenazas entre Washington y Pyongyang.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
China corta sus importaciones para presionar a Corea del Norte
Siguiendo la presión internacional para frenar la escalada militar de Corea del Norte, China dejará desde hoy de comprarle a este país hierro, plomo y marisco. Según anunció ayer el Ministerio de Comercio chino, estas nuevas restricciones se suman a la prohibición de importar carbón procedente de Corea del Norte, vigente desde febrero hasta el próximo año. Con esta nueva medida, las autoridades de Pekín se suman a las sanciones aprobadas por la ONU el pasado día 6 contra el régimen del joven dictador Kim Jong-un por sus dos ensayos de misiles intercontinentales, capaces en teoría de llegar a Estados Unidos. Tan osado desafío ha vuelto a disparar la tensión militar con la Casa Blanca, donde el presidente Trump ha lanzado una advertencia sin precedentes contra Pyongyang. Ante la amenaza norcoreana de disparar cuatro misiles al Pacífico en dirección a la isla de Guam, enclave militar de EE.UU., la comunidad internacional se ha unido para presionar económicamente a Kim Jong-un. Como el objetivo es cortar su financiación, la participación de China resulta fundamental al ser el único valedor que le queda a Pyongyang y su principal socio comercial. Debido al veto de Pekín sobre el carbón norcoreano, que aporta la mayor fuente de ingresos del régimen, las importaciones han caído en la primera mitad del año un 13 por ciento, hasta los 800 millones de dólares (678 millones de euros). Poca efectividad Pero todavía está por ver la efectividad de las nuevas sanciones, ya que las anteriores no consiguieron detener el programa nuclear de Kim Jong-un. Más bien al contrario, el régimen estalinista de Pyongyang ha acelerado durante los últimos dos años sus pruebas atómicas y de misiles. Mientras tanto, la economía nacional ha mejorado sensiblemente gracias al comercio de todo tipo de artículos que, a pesar de las sanciones, entran desde China, sobre todo a través de la frontera de Dandong, en la provincia de Liaoning. Para acabar con esta impunidad, EE.UU. y Japón han abogado por incrementar la presión no solo sobre Corea del Norte, sino también sobre los particulares y las empresas chinas que siguen haciendo negocios con el régimen de Kim Jong-un. Pero el experto japonés Katsuhisha Furukawa, quien formó parte de un comité de la ONU para imponer sanciones a Corea del Norte, advertía recientemente en una conversación con ABC en Tokio que «el régimen de Pyongyang es muy habilidoso sorteando las sanciones y sabe manejarse en el mercado ilegal».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Kim Jong-un recibe un informe de su Ejército sobre sus planes para atacar la zona de Guam
El líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, ha recibido un informe de su Ejército sobre sus planes para atacar la zona de Guam y ha asegurado que observará durante un tiempo las acciones de Estados Unidos antes de tomar una decisión, según ha informado este martes la agencia estatal norcoreana de noticias KCNA. «Estados Unidos, que fue el primero en traer numerosos equipos nucleares estratégicos cerca de nosotros, primero debe tomar la decisión correcta y demostrar con sus acciones si desea aliviar las tensiones en la península coreana e impedir un peligroso enfrentamiento militar», ha asegurado Kim Jong-un. Según KCNA, el dirigente norcoreano ha ordenado a su Ejército que estuviera siempre preparado por si tomaba la decisión de actuar. El régimen de Kim Jong Un amenazó con lanzar misiles contra la isla de Guam, a lo que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró que responderá en caso de ataque con «un fuego y una furia nunca vistos hasta ahora en el mundo». Los departamentos de Seguridad Interior y Defensa Civil publicaron este viernes un documento de dos páginas en el que recomienda a la población qué hacer ante potenciales amenazas, lo cual comienza por preparar un kit de emergencia, elaborar un plan y realizar una lista con potenciales refugios cerca de los lugares donde se suele pasar más tiempo ?casa, trabajo, escuela?.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Kim Jong-un suspende a última hora la amenaza de atacar Guam
Al final, las amenazas de Corea del Norte se han vuelto a quedar una vez más en una fanfarronada. Aunque su joven dictador, Kim Jong-un, fue informado el lunes por la noche por su Estado Mayor del plan para lanzar cuatro misiles al Océano Pacífico en dirección a la isla estadounidense de Guam, como había prometido, no dio la orden de disparar. Según informó ayer la agencia estatal de noticias KCNA, Kim Jong-un decidió esperar «un poco más» para «observar el comportamiento estúpido de los yanquis» antes de tomar una decisión. «Si los yanquis persisten en sus acciones extremadamente peligrosas e imprudentes, probando la contención de la República Democrática Popular de Corea, tomaremos una importante decisión como la ya anunciada», advirtió el joven tirano en su primera aparición pública en dos semanas. Como en crisis anteriores, el régimen estalinista de Pyongyang vuelve a rebajar la tensión en el último minuto tras una escalada militar que, en esta ocasión, ha sido ferozmente respondida por Estados Unidos. Tras las últimas sanciones de la ONU por sus dos ensayos de misiles intercontinentales, capaces en teoría de llegar a suelo norteamericano, Corea del Norte había anunciado su intención de disparar a mediados de este mes otros cuatro proyectiles hacia la isla de Guam, donde la Casa Blanca tiene una de sus principales bases militares en el Pacífico. Lejos de amilanarse, el presidente Trump amenazó con responder con «furia y fuego» si Kim Jong-un se atrevía a poner en peligro su territorio. Finalmente, y tras una escalada verbal sin precedentes, Corea del Norte vuelve a recular «in extremis» cuando muchos ya se temían un enfrentamiento nuclear. El lunes, el secretario de Defensa estadounidense, Jim Mattis, ya había dejado claro que «si nos disparan, podría desembocar en una guerra muy rápidamente». La «tregua» de Kim Jong-un ha sido acogida con alivio tanto en la isla de Guam como en el resto de Asia, pero lo cierto es que su amenaza nunca fue tomada en serio. Aunque los medios han recogido con grandes titulares la belicosidad de los últimos días, tanto los expertos como los diplomáticos tenían claro que no se iba a producir un choque armado. «Una guerra es impensable», comentaba recientemente a ABC un alto funcionario japonés en Tokio. Además de hacer frente a las amenazas de Kim Jong-un, la nueva estrategia de la Casa Blanca consiste en aumentar la presión de las sanciones internacionales.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Así vive una familia española en Guam, la isla amenazada por Kim Jong-un
En Guam, la isla estadounidense que el régimen de Corea del Norte ha amenazado con bombardear en respuesta a las últimas sanciones de la ONU, se encuentra Maru Díaz. Esta madre de una familia misionera es una de las habitantes españolas de este territorio militarmente estratégico dada su posición en el Pacífico Occidental. «No mires el fogonazo o la bola de fuego, podría dejarte ciego», se informaba a la población en la isla sobre la posibilidad de que una explosión sorprenda a la población a descubierto. Y ante las amenazas de Kim Jong-un, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró que responderá en caso de ataque con «un fuego y una furia nunca vistos hasta ahora en el mundo». «Llegamos en el 2006 cuando el Papa Benedicto XVI nos envió como misioneros católicos. Llevamos ya once años anunciando a Jesucristo en el Pacífico. Vinimos con tres hijos, -la primera que nació en Guam lo hizo con Síndrome de Down- y ahora tenemos diez», contaba Maru Díaz en «La Tarde de COPE». Escúchalo en COPE Escucha la entrevista completa a Maru Díaz en «La Tarde» http://www.cope.es/audios/tarde/maru-diaz-madre-una-familia-espanola-isla-guam-tarde_407169 Guam fue colonia española hasta 1898 y es uno de los «territorios no incorporados» de Estados Unidos. Eso la convierte en el blanco perfecto para el gobierno de Pyongyang. «No sé si estamos locos por esta misión tan peculiar, pero la verdad es que nos sentimos muy tranquilos», asegura, antes de añadir: «Estamos muy contentos por vivir en nuestro paraíso. Nuestra vida no está en nuestras manos, así que estamos confiados». Díaz ha relatado en COPE que «la gente es muy relajada, están todos muy tranquilos, viven con su playa, sus paseitos, compran comida y hacen sus barbacoas». Por suparte, su hija mayor, Lucía, asegura que su familia «se toma muy en serio las amenazas». «Antes ha habido más y no ha pasado nada», confiesa, aunque reconoce después que en el colegio hay aulas en las que se llevan a cabo protocolos de seguridad. «Enseñan, por ejemplo, que en caso de bombardeo tienen que ir al baño y tapar las ventanas con plástico».