Infortelecom

Noticias de kim jong-un

24-05-2018 | Fuente: elpais.com
Trump cancela la cumbre con Kim Jong-un en Singapur
En una carta, el presidente estadounidense esgrime que la reciente "hostilidad abierta" de Corea del Norte imposibilita la cita del 12 de junio
24-05-2018 | Fuente: abc.es
Corea del Norte dinamita su silo de pruebas atómicas ante la Prensa extranjera
Con la presencia de un grupo de periodistas extranjeros, Corea del Norte ha demolido este jueves su silo nuclear de Punggye-ri , donde ha llevado a cabo sus seis pruebas atómicas desde 2006. Según informa la agencia Yonhap, el régimen del joven dictador Kim Jong-un ha dinamitado con una serie de explosiones controladas los túneles de este complejo subterráneo y otras instalaciones, como sus barracones, torres de vigilancia y oficinas. La primera voladura, que tuvo lugar a las once de la mañana (cuatro de la madrugada, hora peninsular española), enterró el túnel número 2 del portal norte de Punggye-ri. Después, a las 14:17 (07:17 en España), fueron destruidos otros dos túneles, así como los barracones y otros edificios de este complejo. Finalmente, hubo una última explosión a las 16:17 (09:17 en España), pero la información difundida por Yonhap no aclara si el túnel número 1 ha sido también demolido. Esta clausura del silo nuclear norcoreano era una promesa de Kim Jong-un dentro del deshielo que ha iniciado con el Sur y con Estados Unidos, con cuyo presidente, Donald Trump, tiene previsto reunirse el próximo 12 de junio en Singapur. A pesar del carácter histórico de dicha cumbre, la primera entre dirigentes en activo de ambos países, en los últimos días han surgido dudas sobre su celebración, que Corea del Sur intenta despejar para seguir avanzando en la distensión con el régimen de Pyongyang. Por ese motivo, el Gobierno de Seúl se ha apresurado a congratularse por la voladura del centro de pruebas atómicas de Punggye-ri. «Esperamos que sirva como una oportunidad para que la completa desnuclearización siga adelante», señaló el portavoz del Ministerio de Exteriores, Noh Kyu-duk, según recoge Yonhap. Con el desmantelamiento de Punggye-ri, Corea del Norte presiona a Estados Unidos para seguir con el deshielo y que le levante parte de las sanciones que asfixian su economía. Para demostrar su transparencia, el hermético régimen de Kim Jong-un ha permitido la presencia de un grupo de periodistas de EE.UU., el Reino Unido, China, Rusia y Corea del Sur, estos últimos admitidos en el último momento. Aunque algunos sismólogos chinos creen que el silo nuclear está inservible porque sus túneles se derrumbaron tras la última prueba atómica en septiembre, el portal especializado 38North asegura que podía albergar más ensayos. Para ello, se basaba en imágenes tomadas recientemente por satélite, que habían detectado nuevas excavaciones de túneles listos para ser usados. A tenor de otros expertos, Pyongyang ha desarrollado ya su programa nuclear hasta tal punto que no necesita más pruebas atómicas. Enclavado entre montañas de mil metros de altura en Kilju, en la provincia de Hamgyong del Norte, el silo de Punggye-ri era una de las bases de operaciones más importantes del programa nuclear norcoreano junto al reactor de Yongbyon. Gracias a la roca granítica bajo el Monte Mantap, el complejo ha aguantado seis explosiones nucleares, algunas de las cuales han provocado hasta terremotos que se han sentido incluso en la vecina China. Es el caso de la última prueba, que fue ocho veces más potente que la bomba atómica de Hiroshima y provocó corrimientos de tierra en la montaña. Esta clausura recuerda a la voladura en 2008 de la torre del reactor de Yongbyon, acordada en las negociaciones a seis bandas de Pekín para lograr la renuncia de Corea del Norte a su programa de armas atómicas a cambio de ayuda humanitaria, petróleo y reconocimiento diplomático. Pero ni siquiera aquella demolición, que fue también cubierta por un grupo de periodistas internacionales, sirvió para que el acuerdo saliera adelante por las dificultades de la comunidad internacional para comprobar la verificación de la desnuclearización norcoreana. En medio del tira y afloja entre Washington y Pyongyang para la cumbre de Trump y Kim Jong-un en Singapur el 12 de junio, la sombra de aquella demolición inútil de Yongbyon planea ahora sobre el silo nuclear de Punggye-ri.
24-05-2018 | Fuente: abc.es
Corea del Norte dice que el futuro de la cumbre «depende totalmente» de EE.UU.
Corea del Norte dijo hoy que el futuro de la cumbre con Estados Unidos «depende totalmente» de Washington, después de que ambos países amenazaran con cancelar o retrasar la histórica cita prevista para el 12 de junio en Singapur. «Nosotros no suplicaremos a Estados Unidos por diálogo y tampoco nos molestaremos en persuadirles si no se quieren sentar con nosotros. Si Estados Unidos se reúne con nosotros en una habitación o nos encuentra en un enfrentamiento nuclear depende totalmente de su decisión», señaló hoy la vicecanciller de Exteriores, Choe Son-hui. El comentario, recogido por la agencia estatal norcoreana KCNA, llega en un momento de enorme nerviosismo en el que el encuentro entre el presidente estadounidense, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, parece estar en el aire. La semana pasada Pyongyang amenazó con cancelar la cumbre, la primera de la historia entre los dos países, debido a las presiones de la Casa Blanca para imponerle un modelo de desnuclearización «unilateral», y Trump apuntó el pasado martes su posible retraso. En el artículo publicado hoy, la número 2 de Exteriores asegura que el caso de que EE.UU. «ofenda nuestra buena voluntad y se aferre a actos ilícitos y aberrantes», ella sugerirá al líder supremo «que reconsidere la celebración de la cumbre». En este sentido, Choe mencionó directamente las palabras del vicepresidente estadounidense Mike Pence que en una reciente entrevista televisiva volvió a mencionar el modelo libio para la desnuclearización de Corea del Norte. «El vicepresidente Pence ha hecho comentarios desenfrenados e insolentes de que Corea del Norte podría acabar como Libia. (..) No puedo reprimir mi sorpresa ante comentarios tan ignorantes y estúpidos que brotan de la boca del vicepresidente de los EE.UU.», apunta el texto. Pyongyang suspendió la semana pasada sus contactos con Seúl y cambió el tono cordial usado en los últimos meses con el Sur y EE.UU., y llegó a asegurar la cumbre peligraba por las presiones de la Casa Blanca para imponerle un modelo de desnuclearización «unilateral». En este clima, Trump admitió el pasado 22 de mayo que la fecha de la cumbre con Kim podría retrasarse y que ha puesto «condiciones» a la celebración del histórico encuentro.
24-05-2018 | Fuente: abc.es
Corea del Norte llama idiota al vicepresidente de EE.UU., Mike Pence
Corea del Norte dijo hoy que el futuro de la cumbre con Estados Unidos «depende totalmente» de Washington, después de que ambos países amenazaran con cancelar o retrasar la histórica cita prevista para el 12 de junio en Singapur. «Nosotros no suplicaremos a Estados Unidos por diálogo y tampoco nos molestaremos en persuadirles si no se quieren sentar con nosotros. Si Estados Unidos se reúne con nosotros en una habitación o nos encuentra en un enfrentamiento nuclear depende totalmente de su decisión», señaló hoy la vicecanciller de Exteriores, Choe Son-hui. El comentario, recogido por la agencia estatal norcoreana KCNA, llega en un momento de enorme nerviosismo en el que el encuentro entre el presidente estadounidense, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, parece estar en el aire. La semana pasada Pyongyang amenazó con cancelar la cumbre, la primera de la historia entre los dos países, debido a las presiones de la Casa Blanca para imponerle un modelo de desnuclearización «unilateral», y Trump apuntó el pasado martes su posible retraso. En el artículo publicado hoy, la número 2 de Exteriores asegura que el caso de que EE.UU. «ofenda nuestra buena voluntad y se aferre a actos ilícitos y aberrantes», ella sugerirá al líder supremo «que reconsidere la celebración de la cumbre». En este sentido, Choe mencionó directamente las palabras del vicepresidente estadounidense Mike Pence que en una reciente entrevista televisiva volvió a mencionar el modelo libio para la desnuclearización de Corea del Norte. «El vicepresidente Pence ha hecho comentarios desenfrenados e insolentes de que Corea del Norte podría acabar como Libia. (..) No puedo reprimir mi sorpresa ante comentarios tan ignorantes y estúpidos que brotan de la boca del vicepresidente de los EE.UU.», apunta el texto. Pyongyang suspendió la semana pasada sus contactos con Seúl y cambió el tono cordial usado en los últimos meses con el Sur y EE.UU., y llegó a asegurar la cumbre peligraba por las presiones de la Casa Blanca para imponerle un modelo de desnuclearización «unilateral». En este clima, Trump admitió el pasado 22 de mayo que la fecha de la cumbre con Kim podría retrasarse y que ha puesto «condiciones» a la celebración del histórico encuentro.
23-05-2018 | Fuente: abc.es
Corea del Norte cierra su silo nuclear ante la prensa extranjera
En medio del tira y afloja con Estados Unidos para la cumbre de junio con Trump en Singapur, Corea del Norte se dispone a clausurar su silo nuclear, donde ha llevado a cabo sus seis ensayos atómicos desde 2006. Tal y como había prometido, lo hace ante un grupo de periodistas extranjeros procedentes de Estados Unidos, el Reino Unido, China, Rusia y Corea del Sur. Tras varias idas y venidas, estos últimos fueron autorizados a viajar hoy hasta Corea del Norte, después de que el régimen comunista de Pyongyang no les hubiera otorgado los correspondientes visados como al resto de reporteros. Para unirse al grupo, que había salido el martes desde Pekín, volaron desde Seúl en un avión militar de transporte fletado por su propio Gobierno. Con la presencia de la prensa internacional, el joven dictador Kim Jong-un quiere dar transparencia a la demolición de los túneles de Punggye-ri, donde Corea del Norte ha detonado sus bombas atómicas. Según los sismólogos chinos, dicho complejo subterráneo estaría inservible por el derrumbe de sus galerías tras su última prueba nuclear, que fue en septiembre del año pasado. A tenor del portal 38North, especializado en Corea del Norte, está abandonada la entrada norte del complejo nuclear, situada bajo el Monte Mantap y donde se han efectuado los cinco últimos ensayos atómicos. Pero las últimas fotos captadas vía satélite han detectado nuevas excavaciones de túneles en el portal oeste hasta principios de este mes. Además, la entrada sur cuenta con dos accesos terminados desde hace años que también podrían servir para próximas pruebas. A la vista de dichas imágenes, 38North cree que «no hay base para concluir que el centro de pruebas nucleares de Punggye-ri ya no es viable para futuros ensayos», ya que «quedan dos áreas bajo roca inmaculada y sólida que pueden ser usadas en nuevas pruebas». Si el tiempo lo permite Para que los periodistas extranjeros puedan ver su demolición, las autoridades norcoreanas han levantado una grada en el complejo, tal y como muestran las últimas fotos tomadas por satélite. Si el tiempo lo permite, la voladura controlada del silo nuclear tendrá lugar este jueves, según comunicó a los reporteros un funcionario norcoreano. Si no, la clausura será el viernes, informa la agencia estatal surcoreana Yonhap. Desde la ciudad de Wonsan, en la costa oriental, la comitiva de la Prensa internacional salió ayer en un tren especial en dirección a la base de pruebas nucleares de Punggye-ri, que se ubica en Kiljun, en la provincia de Hamgyong del Norte. Debido al precario estado de las vías ferroviarias, estaba previsto que tardaran unas doce horas en recorrer este trayecto de 416 kilómetros, ya que el convoy circularía a una velocidad de unos 35 kilómetros por hora. Tras llegar a la estación de Jaedok, se desplazarían en coche hasta el silo nuclear, a unos 21 kilómetros. Con su cierre, Corea del Norte presiona a Estados Unidos para seguir con el deshielo y que le levante parte de las sanciones que asfixian su economía. En juego también está la cumbre que Kim Jong-un y el presidente Trump tienen previsto celebrar el 12 de junio en Singapur. A pesar de su carácter histórico, en los últimos días han surgido bastantes dudas sobre su celebración, ya que el régimen de Pyongyang ha amenazado con cancelarla si Washington insiste en una desnuclearización «a la libia» y el propio Trump ha amagado con retrasarla. Finalmente, y tras su reunión en la Casa Blanca con el presidente surcoreano, Moon Jae-in, parece que ambas partes se han comprometido a no dejar pasar esta oportunidad y siguen adelante con su plan de encontrarse en Singapur. Los asesores del presidente Moon, auténtico muñidor de esta distensión con el régimen de Kim Jong-un, dan por hecho que la cumbre tendrá lugar como estaba previsto y achacan todo este tira y afloja a las vicisitudes habituales en cualquier negociación diplomática.
23-05-2018 | Fuente: elpais.com
Kim Jong-un prepara el cierre de su centro nuclear
Seúl mantiene el optimismo y asegura que las reuniones bilaterales con Pyongyang se retomarán después del día 25
22-05-2018 | Fuente: abc.es
Trump dice que su cita con Kim Jong-un podría tener lugar «más tarde» del 12 de junio
La celebrada posibilidad de Trump de hacer historia y compartir una cumbre con el dictador norcoreano, Kim Jong-un, se encuentra más en entredicho que nunca. El presidente estadounidense admitió este martes que la cita de ambos líderes, prevista el 12 de junio en Singapur, «puede que no se celebre». Donald Trump lanzó esta declaración delante de su homólogo de Corea del Sur, Moon Jae-In, seguramente el más interesado en que tenga lugar de todos los actores que interpretan el nuevo episodio de búsqueda de la paz en la península coreana. Recostados ambos sobre los sillones del Despacho Oval, las diferencias de criterio no pudieron ser más acusadas, entre dos presidentes de países aliados. Por una vez un mucho tiempo, Trump cambió el optimismo sobre su encuentro con Kim Jong-un por palabras que dan por hecho un «probable retraso» de la cita, aunque nunca de una suspensión. El principal motivo que alegó inquilino de la Casa Blanca es su disgusto por el cambio de tono del dictador norcoreano en su ofrecimiento de un acuerdo para desnuclearizar los dos países coreanos. Un giro que Trump atribuyó a la última entrevista entre Kim Jong-un con el presidente chino, XI Jinping, quien «no ha influido positivamente esta vez». Aunque a renglón seguido afirmó: «No quiero culpar a nadie». El acercamiento que emprendió Pyongyang hace dos meses, que ha permitido albergar esperanzas de una negociación fructífera, ha tornado en recelo y frialdad las últimas tres semanas. Fue la advertencia del régimen de que no habría acuerdo «sólo con una simple renuncia unilateral» a sus aspiraciones nucleares, la que devolvió todo el escepticismo al propio Trump. Aunque este martes el presidente surcoreano se esforzaba en dar normalidad al proceso y apelaba al «liderazgo» del presidente norteamericano, el hecho es que la celebración de la entrevista, en la fecha y el lugar acordados, está en el aire. No parece justificado el optimismo del Asesor de Seguridad Nacional surcoreano, quien aseguraba que «las posibilidades de que tenga lugar son del 99,9 por c iento».
22-05-2018 | Fuente: elpais.com
Moon Jae-in, un mediador entre dos líderes extremos
El presidente surcoreano se reúne este martes en Washington con Donald Trump para reencaminar la negociación con Kim Jong-un
20-05-2018 | Fuente: abc.es
Esta semana se ha armado un gran revuelo en Estados Unidos cuando el consejero de Seguridad Nacional, John Bolton, ha dicho que ve en Libia un modelo de desarme nuclear que debe ser aplicado en Corea del Norte. Lo que se ha reducido al titular de este artículo, suprimiendo las palabras «de desarme nuclear». Si a ello unimos el que el conocimiento de la política internacional del común de los norteamericanos es limitado y que ese escaso conocimiento afecta también al presidente Trump, el resultado es que a Bolton le ha caído la del pulpo. El propio Trump le ha dicho que «El modelo libio no es un modelo que tengamos presente en absoluto cuando pensamos en Corea del Norte. En Libia diezmamos el país. No hubo un acuerdo para mantener a Gadafi. El modelo libio mencionado fue un asunto muy diferente». Efectivamente lo fue. Porque el sangriento derrocamiento de Gadafi fue en 2011 y de lo que hablaba John Bolton fue de la desnuclearización de Libia en 2003. En aquella época Muamar al Gadafi había visto el derrocamiento de Sadam Husein y con sabio criterio había puesto sus barbas a remojar. Tenía miedo de que Bush le hiciera seguir los mismos pasos así que, de forma preventiva, decidió declarar un desarme nuclear total y abrir la puerta a que los inspectores norteamericanos lo examinaran sin limitaciones. Hasta el punto de que inspectores norteamericanos sacaron del país elementos relevantes del programa nuclear. Fue una de aquellas victorias de Bush que nadie quiere recordar. Ni siquiera como modelo para aplicar a Kim Jong-un a pesar de lo bien que fue con Gadafi. Las palabras de Bolton han provocado la furia del coreano que ha amenazado con cancelar la cumbre con Trump del 12 de junio porque eso es exactamente lo que él quiere evitar: que se le imponga un desarme nuclear total. Y es en ese sentido en el que el modelo libio es inaceptable para él. Pero lo mejor de esta polémica para el dictador coreano es que la reacción de los medios de comunicación norteamericanos en contra de Bolton ha demostrado que son muchos los periodistas y analistas que demuestran con su forma de enjuiciar los hechos que sienten mayor afinidad con el dictador lanza misiles que con el consejero de Seguridad Nacional de la primera democracia del mundo cuyo principal objetivo sigue siendo el de acabar con las amenazas a Estados Unidos y al Occidente libre. Como decía aquel gran «halcón» de la Administración Reagan, Richard Pipes, fallecido el pasado jueves, la distensión no es forma de derrotar a las dictaduras. No lo fue en el caso de la Unión Soviética que fue al fin vencida cuando se la confrontó con la carrera armamentística. No lo es en la actualidad con los intentos de distensión con los islamistas y no lo será tampoco con Corea del Norte. Pero el mundo está lleno de gentes deseosas de creer en las hadas madrinas. Les deseo que les vaya bonito. Pero no cuenten conmigo.
20-05-2018 | Fuente: abc.es
Pyongyang instala plataforma de observadores para clausura de su base nuclear
Corea del Norte está instalando una plataforma para observadores de cara al desmantelamiento público de su centro de pruebas nucleares, que tiene previsto llevar a cabo la próxima semana, según muestran imágenes de satélite. La web especializada 38North reveló hoy que las fotos tomadas de de la base nuclear de Punggye-ri (noreste del país) muestran que se podría estar construyendo «una plataforma de observación que permita a los periodistas ver de manera segura el derrumbe de las puertas norte y oeste del centro». Los expertos, que señalaron esta semana que el desmantelamiento del centro de pruebas nucleares está «muy avanzado», aseguran ahora que los preparativos parece que continúan de cara a la visita de periodistas extranjeros que serán testigos de la clausura definitiva de la base entre el 23 y el 25 de mayo. Corea del Norte anunció que clausuraría Punggye-ri públicamente (invitando a observadores y prensa internacional), para lo que derrumbará los túneles con explosiones, bloqueará las entradas y eliminará todas los puestos de guardia e instalaciones de observación e investigación. El régimen estalinista ha invitado a periodistas de EE.UU., China, Reino Unido, Rusia y Corea del Sur. El anuncio llegó durante la cumbre intercoreana del pasado 27 de abril, cuando Pyongyang se comprometió a trabajar para la "total desnuclearización" de la península, después de haber afirmado que detendría sus test de armas. El desmantelamiento de su base nuclear se producirá además de cara a la histórica reunión que mantendrán en Singapur el 12 de junio el líder norcoreano, Kim Jong-un, y el presidente estadounidense, Donald Trump. Pyongyang ha realizado sus seis pruebas nucleares subterráneas en Punggye-ri, incluida la última y más potente, en septiembre de 2017. Pese al compromiso mostrado por Corea del Norte, muchos analistas dudan de sus promesas ante la existencia de precedentes como el de 2008, cuando Pyongyang derrumbó públicamente parte de su planta de reprocesamiento de uranio para seguir desarrollando después su programa nuclear.