Infortelecom

Noticias de kim jong-un

06-06-2018 | Fuente: abc.es
Hotel Capella, el resort de lujo de Singapur donde se quedará Trump antes de ver a Kim Jong-un
La Administración Federal de Aviación de Estados Unidos (FAA, por sus siglas en inglés) ha informado este miércoles de que Singapur restringirá su espacio aéreo durante la cumbre entre el líder norcoreano, Kim Jong Un, y el presidente estadounidense, Donald Trump, prevista para el próximo 12 de junio. El espacio aéreo en cuestión se verá temporalmente restringido durante los días 11, 12 y 13 de junio, según un comunicado publicado también por la Organización de Aviación Civil Internacional. Todos los aviones que se dirijan al Aeropuerto Internacional de Singapur tendrán que reducir la velocidad y enfrentarse a una serie de restricciones a la hora de hacer uso de las pistas de aterrizaje «por motivos de seguridad nacional», indica el texto. La Casa Blanca ha desvelado este martes que el encuentro entre los dos líderes tendrá lugar en el Hotel Capella. El anuncio ha llegado un día después de que la Administración Trump detallara que la reunión se celebrará a las 9.00 (hora local), horas después de que el Gobierno de Singapur declarara el área que rodea el hotel Shangri-La como «área de evento especial» entre el 10 y el 14 de junio, de cara a la cumbre. Trump dijo la semana pasada que esperaba un «resultado muy positivo» con Corea del Norte, pero desalentó las expectativas de éxito final en Singapur, diciendo que podría llevar varias reuniones llegar a un acuerdo.
05-06-2018 | Fuente: abc.es
Kim Jong-un exige una suite de lujo en Singapur, que cuesta 6.000 dólares la noche
Se acerca la fecha y parece que se mantiene el histórico encuentro entre el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, y el presidente de EE.UU., Donald Trump. Así lo confirmó el presidente estadounidense la semana pasada, y ayer la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, informó que la cumbre daría comienzo a las 9 de la mañana del día 12 de junio (21.00 horas del 11 de junio, según el horario de la costa este). Según las últimas noticias, el dictador norcoreano habría exigido que se le facilitara una suite de lujo, cuyo coste por noche sería de 6.000 dólares. Este tema habría salido durante la visita, el pasado fin de semana, de un alto funcionario de Corea del Norte a la Casa Blanca El vicejefe de personal de la Casa Blanca, Joe Hagin, y el jefe de personal de facto de Kim, Kim Chang Son, intentaron concretar los detalles logísticos para el encuentro en Singapur. Durante la reunión trascendió el deseo de Kim por alojarse en el hotel de cinco estrellas Fullerton. Construido en 1928 es el más exclusivo de la ciudad y está ubicado junto al río. Según su página web, el hotel estaría completo entre el 9 y el 12 de junio, por lo que no se admiten reservas. El alosamiento se ha negado a confirmar al diario británico «The Independent», si existiá una reserva a nombre del líder norcoreano, remitiéndose a su política de privacidad. Al polémico capricho de Kim Jong-un se suma la incóginica sobre quién abonará la factura, pues según «The Washington Post» no será Corea del Norte. Al menos esa es la exigencia transmitida en la reunión logística durante el pasado fin de semana. Ante esta aseveración se abre una interrogante: ¿Será EE.UU. quién pague la cuantiosa factura? Suite presdiencial del hotel Fullerton, en SingapurSegún el medio estadounidense, EE.UU. estaría dispuesto a abonarla pero esto podría contravenir las sanciones del Departamento del Tesoro, que considera ilegal un pago de estas características. Para llevarlo a cabo, la Oficina de Control de Activos Extranjeros tendría que suspender temporalmente la aplicación de las sanciones a través de una exención. La Casa Blanca no se ha pronunciado todavía sobre este punto. Mientras se dilucida si Washington abona o no la lujosa estancia del líder de Corea del Norte (uno de los países más pobres del mundo que se sitúa en el puesto 186 de un total de 196 en el ranking de PIB per cápita), han surgido algunos voluntari0s para pagar sus gastos. Entre ellos se encuentra la ciudad-estado de Singapur. El ministro de Defensa, Ng Eng Hen, habría dicho a los periodistas que la nación estaba lista para sufragar algunos de los gastos para asegurar que la reunión fuera un éxito. «Es un coste que estamos dispuestos a asumir para jugar un papel pequeño en esta reunión histórica». Otro dispuesto a aflojar la cartera es la Campaña Internacional para Abolir las Armas Nucleares (ICAN), el grupo, con sede en Ginebra, que impulsa la plena implementación del Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares y que ganó el Premio Nobel de la Paz 2017 por su trabajo.«Nuestro movimiento está comprometido con la abolición de las armas nucleares y reconocemos que esta cumbre histórica es una oportunidad única en una generación para trabajar por la paz y el desarme nuclear», dijo Akira Kawasaki, del grupo directivo de ICAN, en un comunicado. «El Premio Nobel de la Paz incluyó un premio en efectivo y estamos dispuestos a ofrecer fondos del galardón para cubrir los gastos de la cumbre, a fin de apoyar la paz en la Península de Corea y un mundo libre de armas nucleares». Posibles escenarios de la cumbre Entre los posibles lugares mencionados como el sitio de la cumbre incluyen el Shangri-la Hotel, que recibió al primer ministro de la India y jefes de defensa de todo el mundo este fin de semana, el hotel Capella en la isla turística de Sentosa y el Marina Bay Sands. La última es una propiedad de tres torres y 2.561 habitaciones, que se inauguró en 2011, y es propiedad de Las Vegas Sands Corporation, cuyo multimillonario presidente, Sheldon Adelson, fue uno de los principales patrocinadores financieros de la candidatura presidencial de Trump en 2016. Corea del Sur también pagó Si EE.UU. pago los gastos de Kim Jong-un, o lo hace otro organismo, no será la primera vez. Existe un precedente cercano en el tiempo: durante los Juegos Olímpicos de 2018 en PyeongChang, Corea del Sur gastó 2,6 millones de dólares en los gastos de viaje y el alojamiento del escuadrón de vítores de Corea del Norte, una compañía artística y otros miembros de la delegación. Mientras tanto, en los mismos juegos, el Comité Olímpico Internacional pagó a 22 atletas de Corea del Norte para viajar al evento.
05-06-2018 | Fuente: abc.es
Enredo por la habitación de 6.000 dólares la noche que Kim Jong-un ha exigido en Singapur
Se acerca la fecha y parece que se mantiene el histórico encuentro entre el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, y el presidente de EE.UU., Donald Trump. Así lo confirmó el presidente estadounidense la semana pasada, y ayer la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, informó que la cumbre daría comienzo a las 9 de la mañana del día 12 de junio (21.00 horas del 11 de junio, según el horario de la costa este). Según las últimas noticias, el dictador norcoreano habría exigido que se le facilitara una suite de lujo, cuyo coste por noche sería de 6.000 dólares. Este tema habría salido durante la visita, el pasado fin de semana, de un alto funcionario de Corea del Norte a la Casa Blanca El vicejefe de personal de la Casa Blanca, Joe Hagin, y el jefe de personal de facto de Kim, Kim Chang Son, intentaron concretar los detalles logísticos para el encuentro en Singapur. Durante la reunión trascendió el deseo de Kim por alojarse en el hotel de cinco estrellas Fullerton. Construido en 1928 es el más exclusivo de la ciudad y está ubicado junto al río. Según su página web, el hotel ha bloquedado la reserva de habitaciones entre el 9 y el 12 de junio. Sin embargo, el establecimiento se ha negado a confirmar al diario británico «The Independent», si existiá una reserva a nombre del líder norcoreano, remitiéndose a su política de privacidad. Al polémico capricho de Kim Jong-un se suma la incóginica sobre quién abonará la factura, pues según «The Washington Post» no será Corea del Norte. Al menos esa es la exigencia transmitida en la reunión logística durante el pasado fin de semana. Ante esta aseveración se abre una interrogante: ¿Será EE.UU. quién pague la cuantiosa factura? Suite presdiencial del hotel Fullerton, en SingapurSegún el medio estadounidense, EE.UU. estaría dispuesto a abonarla pero esto podría contravenir las sanciones del Departamento del Tesoro, que considera ilegal un pago de estas características. Para llevarlo a cabo, la Oficina de Control de Activos Extranjeros tendría que suspender temporalmente la aplicación de las sanciones a través de una exención. La Casa Blanca no se ha pronunciado todavía sobre este punto. Mientras se dilucida si Washington abona o no la lujosa estancia del líder de Corea del Norte (uno de los países más pobres del mundo que se sitúa en el puesto 186 de un total de 196 en el ranking de PIB per cápita), han surgido algunos voluntari0s para pagar sus gastos. Entre ellos se encuentra la ciudad-estado de Singapur. El ministro de Defensa, Ng Eng Hen, habría dicho a los periodistas que la nación estaba lista para sufragar algunos de los gastos para asegurar que la reunión fuera un éxito. «Es un coste que estamos dispuestos a asumir para jugar un papel pequeño en esta reunión histórica». Otro dispuesto a aflojar la cartera es la Campaña Internacional para Abolir las Armas Nucleares (ICAN), el grupo, con sede en Ginebra, que impulsa la plena implementación del Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares y que ganó el Premio Nobel de la Paz 2017 por su trabajo.«Nuestro movimiento está comprometido con la abolición de las armas nucleares y reconocemos que esta cumbre histórica es una oportunidad única en una generación para trabajar por la paz y el desarme nuclear», dijo Akira Kawasaki, del grupo directivo de ICAN, en un comunicado. «El Premio Nobel de la Paz incluyó un premio en efectivo y estamos dispuestos a ofrecer fondos del galardón para cubrir los gastos de la cumbre, a fin de apoyar la paz en la Península de Corea y un mundo libre de armas nucleares». Posibles escenarios de la cumbre Entre los posibles lugares mencionados como el sitio de la cumbre incluyen el Shangri-la Hotel, que recibió al primer ministro de la India y jefes de defensa de todo el mundo este fin de semana, el hotel Capella en la isla turística de Sentosa y el Marina Bay Sands. La última es una propiedad de tres torres y 2.561 habitaciones, que se inauguró en 2011, y es propiedad de Las Vegas Sands Corporation, cuyo multimillonario presidente, Sheldon Adelson, fue uno de los principales patrocinadores financieros de la candidatura presidencial de Trump en 2016. Corea del Sur también pagó Si EE.UU. pago los gastos de Kim Jong-un, o lo hace otro organismo, no será la primera vez. Existe un precedente cercano en el tiempo: durante los Juegos Olímpicos de 2018 en PyeongChang, Corea del Sur gastó 2,6 millones de dólares en los gastos de viaje y el alojamiento del escuadrón de vítores de Corea del Norte, una compañía artística y otros miembros de la delegación. Mientras tanto, en los mismos juegos, el Comité Olímpico Internacional pagó a 22 atletas de Corea del Norte para viajar al evento.
04-06-2018 | Fuente: abc.es
Kim Jong-un renueva la cúpula militar antes de la cumbre con Trump
Siguen los movimientos estratégicos en Corea del Norte a una semana de la histórica cumbre que celebrarán en Singapur su dictador, Kim Jong-un, y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump. En un aparente intento por acudir a dicho encuentro con un esperanzador mensaje de cambio, Kim Jong-un ha renovado la cúpula de su Ejército para apartar a la «Vieja Guardia» y dar entrada a generales con un perfil más moderado y próximo a su generación. Según informa la agencia surcoreana de noticias Yonhap, el ministro de Defensa, el general Pak Yong-sik, ha sido sustituido por su número dos, No Kwang-chol. Mientras Pak tiene entre 67 y 68 años, su sucesor es tres décadas más joven, lo que deja bien claro el salto generacional entre ambos. Además, el jefe del Estado Mayor del Ejército Popular de Corea, Ri Myong-su, ha sido relevado por su mano derecha, Ri Yong-gil. Aunque este tiene más de 60 años, es dos décadas más joven que su predecesor, quien fue uno de los más estrechos colaboradores del «Querido Líder» Kim Jong-il, padre del actual dictador. En su calidad de «apparatchik» octogenario, Ri Myong-su era una de las más veteranas figuras de la «Vieja Guardia» del régimen, ya que su biografía oficial asegura que luchó en la Guerra de Corea siendo un adolescente y, ya de mayor, dirigió el temido Ministerio de Seguridad Pública. Dichos cambios, todavía no confirmados oficialmente, se suman al que tuvo lugar el mes pasado. Tal y como anunciaron entonces los medios estatales norcoreanos, el director del Buró de Política General del Ejército, Kim Jong-gak, de 76 años, fue reemplazado por el general Kim Su-gil, diez años más joven. «El Norte parece haber traído nuevas figuras en medio de los cambios en las relaciones intercoreanas y la situación en la Península, ya que los antiguos oficiales carecían de flexibilidad de pensamiento», explicó a Yonhap una fuente no identificada de la Inteligencia surcoreana. A su juicio, el nuevo ministro de Defensa, No Kwang-chol, está considerado como un «moderado». Sin haber cumplido aún los 40 años, su perfil encaja más con el joven dictador Kim Jong-un, quien estaría relevando a la cúpula militar que le dejó su padre para rodearse de generales de su generación. Dentro del hermetismo habitual que caracteriza al régimen comunista de Pyongyang, las razones parecen bastante claras. Mientras los antiguos generales destacaron en su día como estrategas de la Guerra Fría, los nuevos se han caracterizado por su gestión comercial, ya que el Ejército controla los negocios estatales en Corea del Norte, como las exportaciones de minerales y marisco a China. Con esta renovación generacional, Kim Jong-un quiere presentarse en la cumbre con Trump haciendo gala de otro gesto de buena voluntad y un claro discurso a favor del cambio en Corea del Norte. Prevista para el próximo martes, día 12, en Singapur, será una cita histórica al reunir por primera vez a los dirigentes en activo del régimen de Pyongyang y la Casa Blanca, enemigos desde la Guerra Fría. Tras licenciar a la «Vieja Guardia», Kim Jong-un encontrará menos reparos en el Ejército para negociar su desnuclearización y firmar la paz con los «imperialistas americanos».
03-06-2018 | Fuente: abc.es
Kim Jong-un pedirá a Trump el fin de las sanciones y comercio
Después de muchas idas y venidas, el día 12 habrá cumbre histórica en Singapur entre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el dictador de Corea del Norte, Kim Jong-un. A menos que cambie de idea una vez más, como ya hizo cuando canceló el encuentro la semana pasada, así lo anunció Trump el viernes tras reunirse en la Casa Blanca con el jefe del espionaje norcoreano, Kim Yong-chol. En el Despacho Oval, este le entregó a Trump un sobre tamaño A3 con una carta del joven tirano. Formato grande para un mensaje importante: las demandas de Kim Jong-un de cara a la cita de Singapur. Aunque el presidente estadounidense no informó a los periodistas sobre su contenido, el ministro de Exteriores norcoreano, Ri Yong-ho, avanzó ayer sus peticiones en un comunicado. Tras recordar los gestos de buena voluntad llevados a cabo por el régimen comunista de Pyongyang, como la suspensión de sus ensayos de misiles y la destrucción de su silo de pruebas nucleares, Ri Yong-ho enumera «lo que Corea del Norte quiere de EE.UU. en un periodo por acordar». Su primera demanda consiste en «acabar con las maniobras militares conjuntas con Corea del Sur y con las sanciones», que parecen estar mermando el relativo crecimiento económico experimentado por este hermético país durante los últimos años. En segundo lugar, Pyongyang reclama firmar «un tratado de mutuo reconocimiento o de no agresión y la eventual retirada de las tropas y bases de EE.UU. de Corea del Sur». Tanto Washington como Seúl ya han dejado claro que Trump y Kim Jong-un no discutirán sobre los 28.500 soldados estadounidenses acantonados en el Sur, pero Pyongyang aspira a firmar un tratado de paz que dé garantías de seguridad al régimen. Como la guerra de Corea, que duró de 1950 a 1953, acabó solo con un armisticio, ambos países siguen técnicamente en armas y el Norte teme que EE.UU. intente un cambio de régimen, como ya ha hecho en el pasado con países como Irak y Libia. De hecho, esa es la principal finalidad de su programa nuclear: blindarse en el poder para seguir manteniendo un anacrónico sistema estalinista similar al que había en la extinta Unión Soviética o en la China de Mao. Tal y como consta en el libro ?Sin salida. Corea del Norte, armas nucleares y seguridad internacional?, de Jonathan D. Pollack, las aspiraciones nucleares se remontan a los años 60. En aquella época, el fundador del país y abuelo del actual dictador, Kim Il-sung, ya vio la necesidad de dotarse de armas atómicas para mantenerse en el poder y no ser utilizado como moneda de cambio en el juego de alianzas y rivalidades que se traían EE.UU., la URSS y China en la Guerra Fría. Aunque Kim Il-sung siempre lo negó, dicho libro recoge que «un plan estatal de seis años adoptado en noviembre de 1970 ya establecía nuevas políticas para desarrollar la industria nuclear con tecnología y materias primas locales», así como ?seguir pidiendo apoyo a la Unión Soviética y a la Europa del Este para formar técnicos en la transferencia tecnológica a gran escala?. Buena prueba de ello es que el primer reactor experimental del complejo nuclear de Yongbyon, donde Corea del Norte ha producido las seis bombas atómicas que ha detonado desde 2006, es de fabricación rusa y data de 1965. «Completa desnuclearización» Este será el principal tema de discusión en la cumbre, ya que Trump exigirá a Kim Jong-un una desnuclearización «completa y verificable». Aunque el dictador norcoreano se ha comprometido la «completa desnuclearización? de la Península Coreana, ya ha avanzado que no renunciará a su arsenal nuclear. A cambio de mantenerlo, íntegro o al menos en parte, sí estaría dispuesto a volver al Tratado de No Proliferación, que abandonó en 2003, con la promesa de no desarrollar más bombas atómicas. De esta manera, y como recuerda el ministro Ri Yong-ho, Corea del Norte quiere evitar ser el próximo ?modelo Libia?, como le ha propuesto el consejero de Seguridad Nacional, John Bolton, con bastante poca vista. Teniendo en cuenta cómo acabó Gadafi años después de renunciar a sus armas de destrucción masiva, linchado hasta la muerte en una revolución, lo último que querría Kim Jong-un es seguir una desnuclearización «a la libia». Por último, Corea del Norte demanda a EE.UU. «comercio e inversión, cooperación económica, amistad y respeto mutuo». Una ayuda económica que Trump ya ha sugerido y que podría seguir contribuyendo al ?capitalismo de a pie? que, a través del contrabando procedente de China, se abre paso en los mercados privados que han proliferado en Corea del Norte.
01-06-2018 | Fuente: abc.es
Trump confirma la cumbre con Kim Jong-un en Singapur el 12 de junio
Las conversaciones previas a la posible entrevista entre Donald Trump y Kim Jong-un se han convertido en un pulso con discrepancias cada vez más precisas. Pero hoy parecían coronarse con éxito tras la visita a la Casa Blanca de la «mano derecha» del dictador norcoreano. Después de una hora de entrevista, el presidente Trump anunció a la prensa que su encuentro con Kim tendrá lugar -como estaba previsto en un principio- el próximo 12 de junio en Singapur. Aunque la información filtrada ha sido escasa, los protagonistas de tres días de charla cara a cara, con el secretario de Estado, Mike Pompeo, y el hombre de confianza de Kim, el general Kim Yong-chol, a la cabeza, confirmaron que Corea del Norte está muy interesado en que se celebre la cumbre. También se desprende de las reuniones que el régimen pretende eludir, por encima de todo, cualquier imagen de debilidad si finalmente termina entregando su arsenal nuclear, según fuentes cercanas al proceso. El portavoz del régimen habría transmitido que la «oferta» norteamericana de seguridad y ayuda económica a cambio de la buscada desnuclearización choca con «el orgullo y el poder» en los que basa Kim Jong-un su férreo control de Corea del Norte. La piedra de toque La confirmación por parte de Trump de que la cita tendrá lugar este mes en Singapur es, sin duda, un gran progreso; pero todo lo demás está rodeado de dudas. El guiño que utilizó el dictador para emprender el acercamiento a la comunidad internacional y a Estados Unidos, su voluntad de contribuir a desnuclearizar completamente la península de Corea, continúa siendo el asunto esencial para un eventual proceso de paz. Aunque hasta ahora Trump ha insistido en argumentos económicos y de protección del régimen para que Pyongyang acepte un avance, el tiempo aún carga de razón a los escépticos, que siempre han puesto en duda que Kim vaya a transigir con la renuncia a su arsenal nuclear. Es la piedra de toque que ha impregnado todas las conversaciones con Corea del Norte las últimas décadas, y siempre con un decepcionante final. En estos tres días de conversaciones con la delegación norcoreana, Pompeo se ha mostrado inflexible en la exigencia de que el régimen lleve a cabo «un proceso de desnuclearización completo, verificable e irreversible». Optimismo y cautela Hoy fue un día largo para la gestión de los preparativos de una posible salida al conflicto, que tiene visos de acaparar el fin de semana del presidente. El domingo, mientras el lugarteniente de Kim esté volando hacia Pyongyang, Trump mantendrá diversas reuniones con su equipo de expertos y asesores en el retiro de Camp David. A última hora de hoy llegó al mítico refugio de los presidentes de Estados Unidos después de haber mantenido un encuentro con Kim Jong-chol en la Casa Blanca. Es la primera vez que un alto cargo norcoreano pisa el Despacho Oval después de 18 años. La reunión tuvo lugar con la carta del dictador norcoreano como referencia, en la que además de reiterar su voluntad de mantener la entrevista con su homólogo norteamericano, renuncia a comprometer más concesiones. Aunque dentro de un tono cordial, recuperado tras la última quiebra de confianza, según distintas fuentes. Pese a todos los inconvenientes, Trump mantenía hoy su optimismo sobre los resultados reales que arrojará su cita con Kim en Singapur. En su mentalidad pragmática, está convencido de que, tarde o temprano, Kim Jong-un aceptará «la mejor opción para el futuro de su país», después de que las sanciones de la comunidad internacional pusieran la economía norcoreana contra las cuerdas. Es el principal motivo por el que el dictador buscó una salida, según reconoce la gran mayoría de expertos. En cuanto al otro eje de rotación que podría avalar un futuro acuerdo con el régimen, la Casa Blanca está determinada a garantizar a Kim una protección completa para el momento entregue su arsenal nuclear. Su gran temor es la que se ha dado en llamar la «solución a la libia», de la que fue víctima Muammar El Gadafi años después de que se comprometiera con la comunidad internacional. La sola apelación a esa posibilidad por el vicepresidente Pence provocó una furibunda reacción por parte de Pyongyang que dio al traste con el inicio del proceso de conversaciones, ahora retomado.
01-06-2018 | Fuente: elpais.com
Trump anuncia que celebrará la reunión con Kim Jong-un el 12 de junio en Singapur
El emisario de Corea del Norte entrega al presidente una carta de Kim Jong-un
01-06-2018 | Fuente: elpais.com
Contra reloj para salvar la cumbre de Singapur entre Trump y Kim Jong-un
"Nos estamos moviendo en la buena dirección", ha asegurado el enviado estadounidense Sung Kim en Seúl
01-06-2018 | Fuente: abc.es
Kim Jong-un reitera su compromiso con la desnuclearización de la península de Corea
El líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, ha reiterado este viernes su compromiso con la desnuclearización de la península de Corea durante su encuentro con el ministro de Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov. Según las informaciones facilitadas por la agencia estatal norcoreana de noticias, KCNA, Kim ha mostrado durante la reunión su deseo de que se ponga en marcha un «proceso por fases» para solucionar la situación, tal y como ha recogido la agencia surcoreana Yonhap. Así, ha recalcado que «la voluntad de Corea del Norte a favor de la desnuclearización de la península sigue sin cambios, coherente e inamovible» y ha abogado por un diálogo «efectivo y constructivo». Las informaciones han surgido horas después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, expresara su confianza en que «en algún momento» conseguirá alcanzar un acuerdo con Kim para la «total desnuclearización» del país. Kim y Lavrov han acordado además celebrar una cumbre bilateral este año, así como incrementar los intercambios y la cooperación entre Corea del Norte y Rusia, según la agencia británica de noticias Reuters. Por su parte, el ministro de Exteriores ruso ha expresado el «apoyo total» de Moscú a «la postura y determinación de Corea del Norte respecto a su cumbre con Estados Unidos y a la desnuclearización de la península», mostrando su deseo de que «tenga éxito». Las informaciones han surgido horas después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, expresara su confianza en que «en algún momento» conseguirá alcanzar un acuerdo con Kim para la «total desnuclearización» del país. «Me gustaría conseguirlo en una reunión», ha declarado en una breve entrevista concedida a Reuters a bordo del Air Force One en un viaje a Texas para recaudar fondos. «Pero algunas veces no es así cómo funcionan las cosas», ha subrayado, indicando que podrían hacer falta dos o incluso tres reuniones. «Lo conseguiremos en algún momento», ha sostenido, afirmando que Kim «también quiere verlo» hecho, ya sea con «buenas maneras» o por «el camino difícil». «Y seré muy feliz cuando ese día llegue, cuando podamos retirar las sanciones y tener buenas relaciones con toda la península coreana», ha aseverado. Trump ha explicado que su objetivo es la «total desnuclearización» del país, lo cual implica tanto el programa atómico en sí mismo como el de misiles balísticos. «Me gustaría que fuera en tan rápido como fuera posible», ha dicho reconociendo sin embargo que técnicamente desmontar la maquinaría norcoreana podría llevar tiempo. El presidente estadounidense ha mantenido viva así la posibilidad de encontrarse con Kim el 12 de junio en Singapur, a pesar de que la semana pasada canceló el cara a cara por el reciente intercambio de reproches entre los gobiernos estadounidense y norcoreano. Las administraciones han continuado los contactos para hacer realidad dicha cita. El secretario de Estado, Mike Pompeo, se ha reunido entre el miércoles y el jueves en Nueva York con el emisario de Kim, Kim Yong Chol, para explorar las posibilidades de éxito. «Estamos en la buena dirección», ha dicho Pompeo en la rueda de prensa que ha ofrecido al término de sus reuniones con el representante norcoreano. No obstante, ha ratificado que «el camino no será directo». «Esperamos, sinceramente, que Kim Jong Un comparta esta positiva visión sobre el futuro», ha declarado. El propio Trump ha avanzado a Reuters que espera la visita de Kim Yong Chol para el viernes con una carta del líder norcoreano dirigida al mandatario norteamericano.
01-06-2018 | Fuente: elpais.com
Lavrov se reúne con Kim Jong-un en Pyongyang y le invita a viajar a Rusia
El líder de Corea del Norte elogia que Vladímir Putin "contrarreste la hegemonía de Estados Unidos" y dice que se compromete con la desnuclearización de la península coreana
...
6
...