Infortelecom

Noticias de kim jong-un

07-07-2018 | Fuente: abc.es
Corea del Norte critica la «lamentable» actitud de Pompeo durante su visita a Pyongyang
El Gobierno norcoreano ha criticado duramente la actitud exhibida por el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, durante su visita a Pyongyang, donde ha intentado «presionar de manera unilateral» al país para que abandone su programa nuclear. El rechazo a la visita de Pompeo, considerada el segundo gran paso de las conversaciones tras la cumbre del 12 de junio en Singapur entre el presidente de EE.UU., Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, ha llegado por partida doble: primero, a través de una fuente anónima del Ministerio de Exteriores recogida por la agencia norcoreana KCNA, y después a través de comentarios atribuidos por la agencia de noticias surcoreana Yonhap al portavoz del Ministerio, Yi Sung Lim. Según la primera fuente, el resultado de las conversaciones ha sido, «muy preocupante» porque ha conducido a una «fase peligrosa que podría sacudir nuestra, hasta ahora firme, voluntad de desnuclearizar la península». «Estados Unidos ha traicionado el espíritu de la cumbre del mes pasado», ha añadido. Después, el portavoz de Exteriores ha tachado las conversaciones directamente de «lamentables». «Pensábamos que iba a ser un encuentro constructivo», ha explicado el portavoz en una declaración recogida por la agencia surcoreana. Pompeo, optimista Pompeo, por contra, había considerado hace unas horas que su visita ha arrojado progresos a la hora de establecer un calendario para que las autoridades norcoreanas den por cancelado su programa nuclear. «Me he pasado un buen rato discutiendo este calendario», ha declarado Pompeo ante la prensa antes de abandonar Corea del Norte, donde llegó ayer para entrevistarse con las autoridades, y continuando el acercamiento originado con la cumbre del pasado 12 de junio en Singapur entre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong Un. «Creo que hemos progresado en cada aspecto de nuestras discusiones», informó el secretario, antes de dirigirse a Japón para explicar a su aliado los resultados de su viaje. De momento, funcionarios de Estados Unidos y Corea del Norte han establecido grupos de trabajo para lidiar con «aspectos esenciales», incluida la validación de los esfuerzos para lograr la desnuclearización. Las conversaciones entre Pompeo con los funcionarios norcoreanos incluyen la repatriación de los restos de estadounidenses que murieron en la guerra de Corea en la década de 1950, además de los problemas desnuclearización.
07-07-2018 | Fuente: abc.es
Corea del Norte acusa a EE.UU. de «gangsterismo» en las negociaciones nucleares
Corea del Norte y EE.UU. están armados con un palo y una zanahoria en sus negociaciones para la desnuclearización del régimen comunista. Ayer, después de que el secretario de Estado, Mike Pompeo, cerrara una visita al país asiático para avanzar en las conversaciones, Pyongyang empuñó el primero. «Las actitudes y las exigencias del lado estadounidense en las conversaciones de alto nivel fueron profundamente lamentables», criticó el Ministerio de Asuntos Exteriores en un comunicado, que lamentó la «unilateralida» y el «gangsterismo» en sus demandas de desnuclearización. También acusó al secretario de Estado y su equipo de tratar de destruir el acuerdo alcanzado entre el líder norcoreano Kim Jong-un y el presidente de EE.UU., Donald Trump, en la cumbre del mes pasado en Singapur. La reacción dejó descolorado a Pompeo, que solo unas horas antes, de camino a Tokio, aseguraba que su delegación había conseguido «hacer progresos en casi todas las cuestiones centrales» y había calificado los encuentros como «productivos». Ello a pesar de que no dio ninguna muestra de haber arrancado compromisos o acciones claros y comprobables de Pyongyang. La intención de Pompeo era volver de Pyongyang con algo más que las buenas intenciones mostradas por Kim en Singapur: información sobre localización de arsenales, calendario para la destrucción de sitios nucleares o un consenso sobre qué acciones implica la desnuclearización. Corea del Norte dejó asomar la zanahoria para asegurar que Kim todavía quiere seguir «construyendo la relación de amistad y confianza» que empezó con Trump. Es la tónica que ha marcado la relación entre ambos países desde la llegada a la Casa Blanca del multimillonario neoyorquino. Trump prometió «furia y fuego» contra Corea del Norte el verano pasado, para después abrir una negociación histórica. Ha insultado a Kim en Twitter y le ha elogiado en persona. Ha cancelado la cumbre de Singapur para reflotarla poco después porque Kim le envío «una carta muy amable». Más allá del espectáculo del gato y el ratón, el fondo de la cuestión no ha cambiado demasiado, como se ha podido ver tras el último viaje de Pompeo. Corea del Norte exige pasos recíprocos de EE.UU. a cada uno de sus avances, y Washington asegura que solo ofrecerá recompensas significativas cuando se demuestre que desmantela de verdad su capacidad nuclear. En otras contraprestaciones -Corea del Norte quiere que EE.UU. relaje sus intercambios comerciales y anuncie de forma oficial el fin de la Guerra de Corea a cambio del desmantelamiento de un centro de pruebas y la repatriación de los restos de soldados estadounidenses fallecidos en aquel conflicto- tampoco hay acuerdo. Mientras tanto, la inteligencia estadounidense cree que Pyongyang sigue trabajando en su programa nuclear y lo oculta a Washington.
03-07-2018 | Fuente: elpais.com
Corea del Norte: de infierno a paraíso para invertir
Las promesas de ayuda económica de EE UU explican la luna de miel con Kim Jong-un
30-06-2018 | Fuente: abc.es
Corea del Norte sigue enriqueciendo uranio en secreto, según la Inteligencia estadounidense
Corea del Norte ha incrementado su producción de uranio enriquecido para armas nucleares en sitios secretos en los últimos meses, contrario a las afirmaciones de Donald Trump de que «ya no es una amenaza nuclear», según un nuevo informe realizado por funcionarios de las agencias de Inteligencia de Estados Unidos. La NBC News ha citado a cinco funcionarios de alto rango del Pentágono, según los cuales Corea del Norte habría aumentado su producción de uranio enriquecido para producir armas nucleares, a pesar de haber mejorado sus relaciones diplomáticas con Estados Unidos y las promesas alcanzadas entre ambos líderes. Esto dificultará que Trump afirme que su cumbre con Kim Jong-un en Singapur este mes fue un éxito. Ninguna de las concesiones que el presidente de los EE.UU. logró con Kim se han puesto en marcha, ni la destrucción de un sitio de prueba de un motor de misiles, ni la repatriación de los restos de soldados estadounidenses muertos en la guerra de Corea. Las agencias de Inteligencia estadounidenses creen que Corea del Norte ha aumentado su producción de los combustibles e intenta esconderlas en plenas negociaciones con Estados Unidos sobre una posible desnuclearización completa de la península coreana. De acuerdo con las fuentes de la cadena, Corea del Norte contaría con más de una instalación de producción de armas nucleares además de la conocida en Yongbyon. «Existen pruebas inequívocas de que están intentando engañar a Estados Unidos», ha alegado uno de los citados por NBC. La CIA no ha querido comentar las informaciones publicadas por la cadena de televisión. El Departamento de Estado, por su parte, tampoco ha querido confirmarlo, al igual que la Casa Blanca.
27-06-2018 | Fuente: abc.es
Imágenes satélite revelan que Corea del Norte todavía mejora su centro de investigación nuclear
Corea del Norte ha realizado obras de mejora en su centro de investigación atómica tras la firma de la declaración de Singapur en la que se compromete a desnuclearizarse si Washington garantiza la supervivencia del régimen, según revelan imágenes por satélite. Fotografías tomadas por satélite el pasado 21 de junio y analizadas por la web especializada «38north» destacan que las abundantes obras de mejora de infraestructura en Yongbyon (unos 80 kilómetros al norte de Pyongyang) han proseguido tras la histórica cita de Singapur. En esta histórica cita del pasado 12 de junio el presidente de EE.UU., Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, firmaron una declaración que inaugura una nueva etapa de relaciones y abre las puertas a la «total desnuclearización» del régimen norcoreano a cambio de que Washington conceda garantías para su supervivencia. Sin embargo el documento no especifica mecanismos ni plazos de ningún tipo para la consecución de los objetivos. Precisamente por eso, los analistas de «38north» consideran que estas obras «no deberían analizarse en relación al compromiso de Corea del Norte para desnuclearizarse». «Se puede considerar que la cúpula del programa nuclear norcoreano seguirá con su actividad habitual hasta que se emitan órdenes específicas desde Pyongyang», añade el análisis de la web. Entre las obras de mejora detectadas hay modificaciones en el sistema de refrigeración del reactor de 5 megavatios de Yongbyon (fuente del plutonio que Pyongyang ha usado para sus pruebas nucleares), aunque por las imágenes resulta«difícil» determinar si la unidad está o no actualmente operativa. También se han levantado nuevos edificios en torno al laboratorio radioquímico, usado para separar el plutonio de las barras de uranio gastadas, o al reactor experimental de agua ligera. Yongbyon, complejo que consta de más de 600 edificios, es el epicentro del programa nuclear norcoreano y su cierre y desmantelamiento serían imprescindibles para que Pyongyang cumpliera con su compromiso desnuclearizador. Se cree que el secretario de Estado, Mike Pompeo, podría visitar Pyongyang la semana que viene para empezar a presentar una serie de plazos y condiciones concretas para que el régimen desmantele su programa atómico, según han dicho fuentes del Pentágono.
25-06-2018 | Fuente: abc.es
Las críticas alimentan el apoyo a Trump entre los votantes republicanos
Por sorprendente que pueda resultar, Donald Trump cuenta hoy con el apoyo casi unánime del votante republicano. A pesar de todos sus dislates, de los desplantes e insultos a los aliados tradicionales de Estados Unidos, de su encuentro amistoso con el dictador norcoreano Kim Jong-un («Hubo gran química entre nosotros», confesaba el sábado por la noche en una entrevista televisiva), de su falta de claridad en la condena a la violencia de grupos neonazis, o quizá por todo eso, la última encuesta Gallup, que trabaja con datos semanales y que se realizó antes del escándalo de la separación familiar de inmigrantes, muestra que el 90% de los republicanos aprueba su gestión. Es el porcentaje más elevado entre los suyos desde su discurso sobre el Estado de la Unión, a finales de enero. En términos generales, esta última encuesta señala que los índices de aprobación del trabajo de Trump alcanzan su máximo hasta la fecha, si excluimos la semana en que desembarcó en la Casa Blanca, donde logró la misma media que ahora obtiene, un 45%. Trump se queda así a tan solo un punto de la aprobación de Barack Obama en el mes de junio de su segundo año de mandato, pero tan lejos como a 24 de la media que los nueve anteriores presidentes consiguieron en los cinco primeros trimestres de su presidencia. Los datos muestran igualmente un incremento en las últimas semanas de aprobación entre votantes independientes, pero se mantiene en un escaso 10% entre los demócratas. Una de las paradojas que se extraen de los datos ofrecidos por Gallup es que, cuanto mayor es la fiscalización mediática de la presidencia de Trump, más dispuestos parecen sus votantes a defenderlo. O dicho de otra manera: el continuado desprecio de Trump hacia medios como la CNN, The New York Times o The Washington Post, que son muy críticos con él, y su elogio permanente de la FOX, que parece haberse erigido en muro de protección presidencial, ha tenido como consecuencia que entre los republicanos surga un recelo al periodismo de hechos contrastados, cansancio por la crítica permanente, y que se acepten como verdades burdas manipulaciones. Trump aparece así como una figura de culto a la que se le perdona cualquier exceso, incluso entre sectores de la poblacíon más proclives históricamente a censurar comportamientos morales reprochables. Por ejemplo, entre los evangélicos que, a pesar de todo, parecen apoyarle de forma incondicional. Es la consecuencia del huracán Trump, que marca la agenda mediática a diario vía Twitter, con sus salidas de tono, medias verdades y mentiras. "Me molesta que no diga la verdad, pero supongo que ya es algo que espero, y que igualmente espero de los medios: que no digan siempre la verdad o que lo hagan de forma sesgada", señalaba a The New York Times una votante republicana de 63 años. Otros testimonios hablan incluso de pérdida de amistades por la visceralidad que despierta "el 45º", denominación numérica y despectiva de quienes no quieren ni oír hablar de él.
23-06-2018 | Fuente: abc.es
EE.UU. suspende «indefinidamente» los ejercicios militares en Corea del Sur
El Pentágono anunció hoy la suspensión «indefinida» de los ejercicios militares en Corea del Sur en cumplimiento de lo acordado entre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, la semana pasada. «Para apoyar la implementación de los resultados de la Cumbre de Singapur, y en coordinación con nuestro aliado, la República de Corea, el secretario (James) Mattis ha suspendido indefinidamente los ejercicios» dijo el Pentágono en un comunicado. Además de la ya conocida suspensión de las maniobras conjuntas de agosto «Guardián de la Libertad», el Pentágono canceló dos programas de entrenamiento con militares coreanos programados para los próximos tres meses. El Pentágono también anunció que «decisiones adicionales dependerán de que Corea del Norte siga con negociaciones productivas de buena fe». Este anuncio llegó tras una reunión del secretario de Defensa de Estados Unidos, James Mattis; el secretario de Estado, Mike Pompeo; el presidente del Estado Mayor Conjunto, el general Joseph Dunford; y el asesor de Seguridad Nacional de Trump, John Bolton. La reunión tenía como objetivo hablar de «la implementación de los resultados de la Cumbre de Singapur». Los ejercicios militares «Guardián de la Libertad» son unas de las maniobras «defensivas» anuales que Washington y Seúl realizan «para mejorar la preparación» de sus fuerzas armadas, «proteger la región y mantener la estabilidad de la península». En 2017, las maniobras se desarrollaron del 21 al 31 de agosto y en ellas participaron 17.500 militares estadounidenses, 3.000 de ellos llegados de fuera de las bases que Washington tiene en Corea del Sur. Además de Estados Unidos y Corea del Sur, en las maniobras participaron Colombia, Dinamarca, Australia, Canadá, Nueva Zelanda, el Reino Unido y Holanda, países todos ellos integrantes de la coalición liderada por Washington y Seúl en la guerra de Corea (1950-1953). Aunque Estados Unidos siempre ha defendido que las maniobras «cumplen» con el armisticio firmado en 1953 y países neutrales ejercen de «observadores», Corea del Norte las considera una «provocación». Los otros dos ejercicios militares cancelados son del Programa Coreano de Intercambio de Marines (KMEP, en inglés), en los que también suelen participar miles de militares de ambos países.
22-06-2018 | Fuente: abc.es
Las dos Coreas reunirán a familias separadas del 20 al 26 de agosto
Las dos Coreas acordaron el viernes celebrar del 20 al 26 de agosto reuniones de familias separadas por la guerra civil que las enfrentó hace más de 65 años, en línea con el acercamiento logrado entre ambos países en los últimos meses. Las reuniones de familiares separados por la Guerra de Corea (1950-1953) involucrarán a 100 familias y tendrán lugar en un hotel del monte Kumgang, en la costa suroriental norcoreana, que ya acogió antes reuniones de este tipo, ha informado la agencia surcoreana Yonhap. Así lo decidieron las delegaciones de la Cruz Roja de ambos países tras reunirse hoy en el mencionado hotel. La delegación surcoreana estuvo encabezada por el director de la Cruz Roja surcoreana, Park Kyung-seo, mientras que al frente del equipo del Norte estuvo el vicepresidente del comité encargado de relaciones intercoreanas en el Norte, Pak Yong-il. El presidente surcoreano, Moon Jae-in, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, preacordaron en su cumbre del pasado 27 de abril celebrar una reunión de familias separadas a mediados de agosto. En esta histórica cita, vista como un importante acicate para la posterior cumbre que Kim celebró con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, los dos mandatarios coreanos se han comprometido a reforzar lazos y a trabajar para la «total desnuclearización de la península». Esta será la primera reunión de familias desde octubre de 2015 y una muestra más del actual acercamiento entre Seúl y Pyongyang y del giro diplomático por el que ha apostado el régimen este año. El Gobierno surcoreano ha demandado con insistencia la necesidad de retomar estos encuentros debido al envejecimiento de los miembros de estas familias separadas hace más de 65 años. El número de surcoreanos registrados para solicitar plaza en estas reuniones era de 132.124 en mayo (el 86 % de los cuales tiene 70 años o más), aunque se cree que solo unos 57.000 siguen vivos. Ninguna de las dos partes ha mencionado por el momento si en la reunión del viernes se ha tratado la reactivación de paquetes de ayuda humanitaria surcoreana para el Norte o el polémico caso de un grupo de camareras norcoreanas que desertó al Sur en 2016 y cuyo retorno reclama Pyongyang. Seúl aseguró en su momento que vinieron por propia voluntad, pero posteriores testimonios han subrayado aspectos contradictorios en su relato
22-06-2018 | Fuente: abc.es
Kim Jong-un entrega a EE.UU. los cuerpos de 200 soldados muertos
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha confirmado este jueves que Corea del Norte ha destruido algunas de sus instalaciones para pruebas nucleares, dando así inicio a la «desnuclearización total» de la península de Corea, tal y como acordó con el líder norcoreano, Kim Jong Un, en su histórico encuentro. En una reunión de Gabinete en la Casa Blanca, Trump ha indicado que Corea del Norte «ha dejado de lanzar misiles, incluidos misiles balísticos» y ha destruido sus instalaciones para pruebas nucleares: «De hecho ya han volado una de las más grandes, de las cuatro que tiene». Aunque el dirigente estadounidense no ha especificado qué centros de pruebas han sido destruidos, la agencia de noticias Yonhap ha indicado que se trataría de al menos cuatro. «Quieren hacerlo y nosotros queremos que lo hagan. Y nos estamos moviendo muy rápido», ha asegurado el magnate neoyorquino en relación a la desnuclearización pactada por las partes de cara a la apertura de un «nuevo futuro» en la región. «Lo importante», ha subrayado, «es que habrá una desnuclearización total que ya ha comenzado». De esta forma, ha confirmado lo anunciado el pasado 24 de mayo por las autoridades norcoreanas, según las cuales se han destruido las instalaciones de Punggye Ri, unos túneles usados para realizar ensayos atómicos. En su cara a cara del pasado 12 de junio en Singapur, Trump y Kim firmaron un «amplio acuerdo» por el cual el régimen comunista «se compromete a trabajar hacia la completa desnuclearización», así como hacia «un régimen de paz duradera y estable en la península de Corea», ya que Norte y Sur siguen técnicamente en guerra. Pyongyang también prometió «recuperar los restos de los prisioneros de guerra y los desaparecidos en combate, incluida la repatriación inmediata de aquellos ya identificados». Trump ha anunciado en las últimas horas que han recibido los primeros cadáveres. «Ya han llegado unos 200», ha precisado. Por otra parte, Trump ha alabado la labor del secretario de Estado, Mike Pompeo, por realizar un trabajo "fantástico" a la hora de mediar con Corea del Norte. Pompeo tiene previsto viajar a Pyongyang de nuevo durante los próximos días para continuar con las negociaciones. Además, el presidente ha aplaudido la labor de su homólogo surcoreano, Moon Jae In, por desempeñar una gran labor en el marco de las conversaciones. «Realmente ha presionado tanto como ha podido (..) Pero sin Estados Unidos no tenía ningún tipo de oportunidad», ha manifestado. Moon se ha reunido en dos ocasiones con Kim desde abril en un intento por lograr la desnuclearización y el establecimiento definitivo de la paz en la península de Corea.
21-06-2018 | Fuente: abc.es
«No hay pruebas de que Corea del Norte esté desmantelando su programa atómico», según Mattis
El secretario de Defensa de Estados Unidos, James Mattis, dijo que no tiene conocimiento de ninguna medida adoptada por Corea del Norte para desmantelar su programa de armas nucleares desde la cumbre de Singapur y no espera ninguna en el futuro inmediato. «No hay señales de que Corea del Norte desmantele el programa de armas nucleares», ha admitido Mattis. El secretario de Defensa de EE.UU. viajará a Seúl la semana próxima para reunirse con su homólogo surcoreano, Song Young-moo, y analizar el actual panorama militar en la península en pleno acercamiento con Corea del Norte. La reunión entre Mattis y Song está prevista para el jueves, confirmó a Efe un portavoz del Ministerio de Defensa Nacional surcoreano. En una rueda de prensa previa, una portavoz de este ministerio, Choi Hyun-soo, explicó que los dos responsables tratarán «distintos medidas a adoptar tras la cumbre entre Corea del Norte y EE.UU. y el giro en las relaciones Corea del Sur-Corea del Norte». También podría abordarse la reciente suspensión temporal de las maniobras que Seúl y Washington celebran cada agosto, un gesto encaminado a facilitar el diálogo con Pyongyang y su eventual desnuclearización tras lo acordado en la cumbre del pasado 12 de junio en Singapur. En esa histórica cita, el presidente de EE.UU, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, firmaron una declaración en la que Washington promete garantizar la supervivencia del régimen y P yongyang se compromete a poner fin a su programa atómico. La suspensión de maniobras, anunciada oficialmente esta semana, busca contentar al régimen norcoreano, que ve en estos ejercicios un ensayo para invadir su territorio. Sin embargo, posponer estos juegos de guerra también despierta cierta preocupación en torno al estado de preparación de las tropas estadounidenses y surcoreanas a partir de ahora y a la propia naturaleza de la alianza defensiva entre Seúl y Washington. De hecho, los aliados tienen previsto también la semana próxima negociar la proporción de costes que cada país aporta por el mantenimiento de los 28.500 soldados estadounidenses presentes en Corea del Sur, algo que el propio Trump ha insinuado que es muy costoso para EEUU. Según el último acuerdo entre los dos países, Seúl ha pagado aproximadamente la mitad del coste total, unos 865 millones de dólares (unos 750 millones de euros), para 2018.