Infortelecom

Noticias de kim jong-un

06-09-2018 | Fuente: abc.es
La tercera cumbre coreana intentará desatascar el desarme de Kim Jong-un
Tras las cumbres intercoreanas de abril y mayo, la tercera tendrá lugar entre el 18 y el 20 de este mes. Durante esos dos días, el presidente surcoreano, Moon Jae-in, viajará a Pyongyang para reunirse con el dictador del Norte, Kim Jong-un, según informó este jueves la agencia de noticias Yonhap. Con dicho encuentro, Moon intenta desatascar el desarme nuclear que Kim Jong-un le prometió al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en su histórica cumbre de junio en Singapur. A pesar de los gestos de buena voluntad entre ambos, como la clausura del silo de ensayos nucleares norcoreano y la suspensión de las maniobras militares conjuntas de EE.UU. y el Sur, el proceso se encuentra en punto muerto. Alegando falta de progresos, así lo demuestra la drástica decisión de Trump de cancelar el viaje que su secretario de Estado, Mike Pompeo, tenía previsto efectuar a Pyongyang en julio. Una opinión que, por supuesto, no comparte Kim Jong-un. «El presidente Kim reafirmó su firme compromiso con la completa desnuclearización de la Península Coreana, y expresó su voluntad de cooperar estrechamente no solo con el Sur sino también con EE.UU. con tal fin», explicó el miércoles un emisario de Moon Jae-in tras regresar de Pyongyang. Chung Eui-yong, director de la Oficina de Seguridad Nacional surcoreana, se reunió el miércoles con el joven dictador para cerrar la fecha de la nueva cumbre. Durante su encuentro, y según contó Chung en una comparecencia emitida por televisión, Kim Jong-un se quejó de que la comunidad internacional no había apreciado los pasos dados por su país, como destruir su centro de pruebas nucleares de Punggye-ri. Como aseguró que era el único, recordó que ya no podía llevar a cabo más ensayos atómicos, pero la Casa Blanca sospecha que el régimen comunista de Pyongyang sigue adelante con su programa nuclear. A pesar de estos reproches, Kim Jong-un le dijo al enviado surcoreano que «su fe en el presidente Trump no ha cambiado». A tenor de Chung Eui-yong, «el presidente Kim recalcó especialmente que nunca ha hablado negativamente sobre Trump ni sobre su equipo. Y dijo que esperaba acabar con 70 años de relaciones hostiles entre Corea del Norte y EE.UU. para conseguir la desnuclearización» antes de que el inquilino de la Casa Blanca acabe su primer mandato, en enero de 2021. Con esa fecha en el horizonte, el presidente surcoreano viajará a Pyongyang para desbloquear la situación y seguir avanzando no solo hacia la desnuclearización, sino también hacia la firma de un tratado de paz que ponga fin oficialmente a la guerra de Corea. Como dicho conflicto acabó en 1953 solo con un armisticio, ambos países siguen técnicamente en armas, pero la paz debería firmarla Estados Unidos por haber liderado la coalición de la ONU que luchó contra el Norte comunista y sus aliados, China y Rusia. Mientras sigue su deshielo, Kim Jong-un se prepara para celebrar este domingo con un gran desfile el 70 aniversario de la fundación de Corea del Norte.
06-09-2018 | Fuente: abc.es
Los líderes de las dos Coreas se reunirán del 18 al 20 de septiembre en Pyongyang
El líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, y el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, celebrarán su tercera cumbre del 18 al 20 de septiembre en Pionyang, ha anunciado este jueves un enviado especial de Seúl, que se reunió el miércoles con el propio Kim. «Sur y Norte acordaron celebrar una cumbre intercoreana del 18 al 20 de septiembre, durante tres días y dos noches», explicó en rueda de prensa Chung Eui-yong, director de la Oficina de Seguridad Nacional de Seúl, que lideró la delegación sureña que visitó la capital norcoreana en la víspera. Los líderes de las dos Coreas preacordaron celebrar una nueva reunión en Pyongyang en otoño para seguir reforzando lazos y trabajar en la desnuclearización de la península, tal y como quedó estipulado en su primera cumbre del pasado abril. Además de departir sobre la cumbre, el líder norcoreano y la delegación sureña también trataron el complejo proceso de diálogo entre Pionyang y Washington. En ese sentido, durante el encuentro Kim «subrayó su voluntad de desnuclearizar por completo la península coreana y expresó su deseo de cooperar estrechamente no solo con el Sur sino también con los Estados Unidos a ese respecto», explicó Chung en su comparecencia. La propia agencia estatal norcoreana de noticias «KCNA» publicó minutos antes de la rueda de prensa un texto en el que el líder norcoreano reafirmaba de igual manera su deseo de «hacer realidad la desnuclearización de la península coreana». Chung aseguró también que Kim le pidió que entregara «un mensaje» al presidente de EE.UU., Donald Trump, aunque no quiso especificar el contenido del mismo. Después de que Trump y Kim firmaran en junio en Singapur una declaración conjunta para lograr el desarme del régimen (a cambio de que Washington garantice la supervivencia del mismo) la impaciencia ha ido ganando terreno en la Casa Blanca ante la falta de gestos concretos por parte de Pyongyang. El régimen norcoreano, por su parte, parece querer avances en la firma de un acuerdo de paz que ponga fin al estado de guerra que técnicamente aún se mantiene en la península a cambio de ejecutar esos pasos concretos que le viene demandando EEUU.
06-09-2018 | Fuente: abc.es
El gabinete de Trump barajó la posibilidad de apartar al presidente del poder, según un alto funcionario
Un «alto cargo» del Gobierno de Estados Unidos ha publicado de forma anónima un artículo de opinión en «The New York Times» en el que revela una «resistencia» dentro de la Administración para frenar los impulsos del presidente Donald Trump. El diario ha explicado que mantiene el anonimato del autor porque se trata de «un funcionario de alto rango en el gobierno» cuyo empleo «estaría en riesgo por divulgar esta información». Este artículo asegura que el presidente Trump se está enfrentando a «una prueba a su presidencia como la que ningún líder estadounidense moderno ha enfrentado». «No se trata solamente del alcance que puede tener la investigación del fiscal especial. O de que el país esté amargamente dividido respecto del liderazgo de Trump. Ni siquiera de que su partido pueda perder la Cámara de Representantes ante una oposición empeñada en derrocarlo», apunta. «El dilema ?que él no entiende por completo? es que muchos de los funcionarios de alto rango en su propio gobierno trabajan diligentemente desde adentro para frustrar partes de su agenda y sus peores inclinaciones. Yo sé que es así. Yo soy uno de ellos». [Lea el artículo íntegro de «The New York Times»] Este alto cargo explica que esta resistencia que ellos ejercen no es una «resistencia» de izquierdas. Es más, sostiene que desean el éxito de su administración y celebran algunos de los logros conseguidos para el país, al que consideran hoy «más seguro y más próspero» que antes de la llegada de Trump a la Casa Blanca. ¿Entonces dónde está el problema? Según este columnista anónimo, «la raíz del problema es la amoralidad del presidente». «Cualquier persona que trabaje con él sabe que no está anclado a ningún principio básico discernible que guíe su toma de decisiones». Esta es la razón por la que, dice, «muchos funcionarios designados por Trump nos hemos comprometido a hacer lo que esté a nuestro alcance para preservar nuestras instituciones democráticas» y al mismo tiempo «frustrar sus impulsos más erróneos hasta que deje el cargo». El alto cargo afirma que dentro del gabinete de Trump se llegó a debatir la idea de apartar al presidente del poder mediante la activación de la XXV enmienda de la Constitución, reservada para cuando un jefe de Estado es «incapaz» de desempeñar el trabajo. «Pero nadie quería precipitar una crisis constitucional. Así que haremos lo que podamos para orientar el Gobierno en la dirección correcta hasta que -de una u otra forma- se acabe» «Prefiere a los dictadores» Para este columnista, Donald Trump ha conseguido cosas muy valiosas para Estados Unidos, como una desregulación efectiva, una reforma fiscal histórica y un Ejército fortalecido. Sin embargo, trabajan a diario para frenar algunos tics del presidente, al que define como «impetuoso, conflictivo, mezquino e ineficaz». «Las reuniones con él se descarrilan y se salen del tema ?sigue el artículo?, él se involucra en diatribas repetitivas y su impulsividad deriva en decisiones a medias, mal informadas y en ocasiones imprudentes, de las que posteriormente se tiene que retractar». El artículo concluye con una crítica a su política exterior y un elogio al senador John McCain, fallecido recientemente. «Trump exhibe una preferencia por los autócratas y dictadores, como el presidente ruso, Vladimir Putin, y el líder supremo de Corea del Norte, Kim Jong-un, y muestra muy poco aprecio por los lazos que nos unen con naciones aliadas que piensan como nosotros», asegura. «El senador McCain ya no está con nosotros, pero siempre contaremos con su ejemplo (..). Trump puede temer a los hombres honorables, pero nosotros debemos venerarlos». AFP Trump responde al artículo El presidente de Estados Unidos ya ha calificado de «cobarde» el insólito artículo. Durante una reunión en la Casa Blanca con decenas de alguaciles de todo el país, Trump ha señalado que tanto el anónimo funcionario como el diario «están fracasando». Asimismo, la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, exigió al autor del texto que «dimita» y aseguró que el artículo no es más que «otro ejemplo del esfuerzo concertado de los medios de comunicación progresistas para desacreditar al presidente».
04-09-2018 | Fuente: abc.es
Muere Ju Kyu-chang, figura clave del programa de misiles norcoreano
Ju Kyu-chang, figura clave del programa de misiles balísticos norcoreanos a principios de esta década, falleció este lunes a los 89 años, según informó hoy la agencia estatal de noticias KCNA. Ju, calificado en el obituario como un «soldado revolucionario» por su distinguida contribución a las «capacidades defensivas» del país, falleció a causa de una pancitopenia, un problema sanguíneo. Nacido en la provincia de Hamgyong del Sur (este del país) en 1928, se graduó en ingeniería por la Universidad de Kim Chaek, uno de los centros tecnológicos más prestigiosos de Corea del Norte, y dedicó la mayor parte de su vida al desarrollo armamentístico. Nombrado bajo el liderazgo de Kim Jong-il en 2010 director del Departamento de Construcción de Maquinaria del Partido de los Trabajadores y también miembro del Comité Central de la formación única norcoreana, jugó un importante papel en el desarrollo exitoso del cohete espacial Unha-3. El Unha-3, desarrollado a partir del programa de misiles balísticos intercontinentales Taepodong (también conocidos como Paektusan), fue el primer vehículo de transporte espacial que logró poner en órbita un satélite norcoreano cuando fue lanzado con éxito en diciembre de 2012. El éxito del programa Unha resultó clave para el posterior desarrollo de proyectiles balísticos de combustible líquido norcoreanos como Hwasong-14 y Hwasong-15, los misiles intercontinentales más sofisticados de Corea del Norte probados con éxito en 2017. Ju, que fue incluido en la lista de figuras sancionadas del régimen por parte del Departamento del Tesoro de Estados Unidos en 2013, se retiró en 2015 cuando el régimen, ya bajo el liderazgo de Kim Jong-un, renovó el aparato encargado del desarrollo armamentístico norcoreano.
24-08-2018 | Fuente: elpais.com
Una ciudad ecuatoriana entrega un reconocimiento por la paz a Kim Jong-un (y Donald Trump)
La decisión acarrea una ola de críticas al alcalde de Guaranda que se queja de una mala interpretación de su gesto
13-08-2018 | Fuente: elpais.com
Las dos Coreas acuerdan celebrar una nueva cumbre en Pyongyang en septiembre
El presidente surcoreano, Moon Jae-in, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, se comprometieron a trabajar para la "total desnuclearización" de la península coreana
07-08-2018 | Fuente: elpais.com
Las libretas de Kim Jong-Un
Ya sea en una piscifactoría o una fábrica, comprobando la calidad de una construcción o de una mochila escolar, en las fotos oficiales Kim Jong-Un siempre está rodeado de personas que toman notas en libretas
31-07-2018 | Fuente: abc.es
Corea del Norte construye nuevos misiles intercontinentales, según EE. UU.
Las agencias de Inteligencia de EEUU creen que Corea del Norte construye nuevos misiles en la misma planta en la que produjo un misil balístico intercontinental (ICBM) capaz de llegar a las ciudades de la costa este estadounidense, ha informado «The Washington Post». Imágenes obtenidas a través de satélite indican que el Gobierno de Kim Jong-un trabaja en uno o dos misiles ICBM en unas instalaciones de investigación que tiene en Sanumdong, a las afueras de Pyongyang, según las sospechas de la Inteligencia de EEUU. La información en manos del Gobierno de EEUU revela que Corea del Norte sigue adelante con su programa de misiles balísticos, aunque, según el diario, ello no sugiere que Pionyang esté expandiendo su potencial. El pasado 28 de noviembre, el régimen norcoreano lanzó un inédito misil ICBM que bautizó como Hwasong-15 y que voló cerca de 4.500 kilómetros antes de caer en el mar del Japón. El lanzamiento tomó por sorpresa a EE. UU., que no creía a Corea del Norte capaz de producir un misil ICBM con la tecnología necesaria para alcanzar la costa este estadounidense. «Vemos que están trabajando, como antes», ha dicho a The Washington Post este lunes la fuente que filtró esta información clasificada. La información llega semanas después de que el presidente de EE. UU., Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, mantuvieran un histórico encuentro en Singapur y se comprometieran a «construir un régimen de paz duradero y estable en la península coreana». Trump, de hecho, llegó a decir que Corea del Norte «ya no es una amenaza nuclear». Pese a la actividad detectada en Sanumdong, la Inteligencia estadounidense también constató que Corea del Norte está desmantelando su centro de lanzamientos en Sohae, en la costa oeste de la península, según el periódico
31-07-2018 | Fuente: abc.es
Kim Jong-un sigue en secreto con su programa de misiles, según EE.UU.
Forma parte del protocolo y de la experiencia histórica que los presidentes salgan a recoger la cosecha del trabajo hecho por sus subalternos en materia de negociaciones internacionales, pero con Donald Trump en la Casa Blanca las cosas funcionan de otra manera. Con ademanes de empresario imbatible, de jefe sin escrúpulos, decidió que él resolvería lo que otros no pudieron en años de negociaciones. El presidente confía mucho en los cara a cara y, en el caso norcoreano, empezó por el final al reunirse en Singapur con el «presidente» Kim Jong-un, antes conocido como «dictador» o «pequeño hombre cohete». Pero las casas necesitan pilares antes de llegar al techo. Dinamitada la lógica arquitectónica, a pesar de su continuada celebración de la inauguración de un edificio tan endeble, Trump continúa ignorando en el discurso público la realidad de un régimen tan impenetrable como tozudo. Los medios de las ?fake news? son incapaces de reconocer su éxito, lamenta día sí día también el presidente. Pero, según ha revelado la prensa estadounidense, agencias de espionaje de Estados Unidos han detectado signos de que Corea del Norte está construyendo nuevos misiles en una fábrica en la que anteriormente se produjeron los primeros del país capaces de alcanzar los Estados Unidos. Estas fuentes de la inteligencia norteamericana explican que Corea del Norte estaría ensamblando cuando menos un misil, e incluso dos, de los conocidos como ICBM (Misil Balístico Intercontinental, en sus siglas en inglés), que ya probó con éxito en noviembre del año pasado. Para estas cosas Trump es un marxista (por Groucho, claro), y ya declaró en Singapur que si esto no salía bien, ya «encontraría una excusa». Vamos, que si este acuerdo no vale, ya se inventará otro. Pero es que ahí está la clave, en el acuerdo. ¿Qué acordaron Donald Trump y Kim Jong-un? O más bien, ¿cuál es el orden de los factores del acuerdo? Corea del Norte lo tiene claro. «La trampa de Pyongyang» Lo primero, el compromiso para «establecer nuevas relaciones» entre Estados Unidos y Corea del Norte «de acuerdo con el deseo de paz y prosperidad del pueblo de ambos países». Y en ello están, aunque esa relación incluya definir al Secretario de Estado, Mike Pompeo, y sus maneras de negociador como las de un «gánster». Después, los «esfuerzos conjuntos para construir una paz estable y duradera en la península coreana». En este sentido, norcoreanos y surcoreanos volvieron a reunirse este martes en la población fronteriza de Panmunjom, aunque no ha trascendido acuerdo alguno, tan solo la habitual retórica vaga sin compromisos claros de estos casos. El tercero de los puntos, «trabajar hacia la completa desnuclearización de la península coreana», es el que mueve a Estados Unidos. Volvamos al orden de los factores. Para Estados Unidos no hay nada sin la desnuclearización del régimen de Piongyang, aunque ya regalara, sin previa consulta con su contraparte, la suspensión de los ejercicios militares conjuntos con su socio del sur, al que ayer mismo una web norcoreana afeaba que se pusiera del lado americano. «Las sanciones y la conversación no pueden ir de la mano», se leía en la web. El propio Pompeo, en una reciente comparecencia ante el Senado, aseguraba que «hasta que Corea del Norte no elimine sus armas de destrucción masiva (incluidos los misiles balísticos), nuestras sanciones, y las de las Naciones Unidas, seguirán en pie». Algo que, a tenor de lo conocido en las últimas horas, parece no estar siguiendo a rajatabla Piongyang. Incluso aunque hace unos días se publicitara el teórico desmantelamiento de la base de pruebas de Sohae, que servía para testar misiles que, en realidad, Corea del Norte ya ha testado con éxito. Mike Pompeo reconoció además que Corea del Norte sigue fabricando material fisible susceptible de ser utilizado en armas nucleares. Y así, volvemos casi al punto de partida. El orden tiene mucha importancia porque ya se ha advertido en muchas ocasiones que los norcoreanos son maestros en la táctica del amague. En un artículo para la revista «Foreign Policy», Duyeon Kim, analista con sede en Seúl del think tank estadounidense «Center for a New American Security», explicaba que el proceso de paz y la desnuclearización se pueden llevar a cabo de forma simultánea, pero que se corre el riesgo de caer «en la trampa de Pyongyang». Según Kim, «hacer las paces demasiado pronto podría conllevar una Corea del Norte vibrante en lo económico, equipada con armas nucleares y con relaciones normalizadas con los Estados Unidos».
31-07-2018 | Fuente: elpais.com
El espionaje de EE UU descubre que Corea del Norte desarrolla nuevos misiles
En medio de las conversaciones del gobierno de Trump con Pyongyang para su desnuclearización, el régimen de Kim Jong-un trabaja en más cohetes, según informa The Washington Post