Infortelecom

Noticias de kim jong-un

01-01-1970 | Fuente: abc.es
Corea del Norte solicita a Hispanoamérica que no rompa relaciones
El gobierno de Kim Jong-un ha solicitado a varios paises de América del Sur que hagan oidos sordos a la petición del gobierno de Estados Unidos y que, de este modo, puedan seguir manteniendo relaciones «basadas en los principios de amistad, autosuficiencia y paz» Durante el viaje realizado por el vicepresidente estadounidense Mike Pence a Chile la semana pasada, este pidió abiertamente a naciones como Brasil, México o Perú que dejaran de mantener relaciones con el gobierno de Pyongyang. Ha sido un miembro de la cancillería norcoreana (citado hoy en un artículo de la agencia estatal KCNA) quien ha expresado que «semejante comportamiento coercitivo da muestra de un egoismo y arrogancia extremos por parte de Estados Unidos». Ha advertido también al resto de países de que estos «caeran víctimas del intervencionismo estadounidense» en caso de que accedan a las demandas de la administración del presidente Trump. Sin embargo, el Canciller chileno, Heraldo Múñoz, respondió a la petición de Pence argumentando que no piensa romper la «lejana» relación que mantiene su país con el régimen de Kim Jong-un. El político chileno dijo además que Corea del Norte ya cumple con los requisitos impuestos por la ONU; toda vez que la organización mundial obligó al país asiático el pasado 5 de agosto a pagar una dura penalización por el lanzamiento de misiles balísticos intercontinentales.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Corea del Norte amenaza otra vez con un «ataque» a EE.UU.
La tensión vuelve a la Península de Corea. La renuncia de Pyongyang a lanzar un misil contra la isla de Guam, el territorio estadounidense del Pacífico al que había apuntado después de algunos días de escalada verbal entre Donald Trump y el dictador Kim Jong-un, no fue más que un aplazamiento táctico. En un trazo más de su habitual línea de altibajos, el régimen norcoreano volvió a retomar las amenazas este domigo, la víspera de las maniobras militares conjuntas que llevarán a cabo los ejércitos de Estados Unidos y de Corea del Sur. Pyongyang amenaza con un «ataque sin piedad», transmitido a través de su diario oficial, el Rodong Sinmun. El mensaje del hermético Gobierno comunista denuncia en su editorial que las actividades militares en los que estadounidenses y surcoreanos ensayan sistemas de defensa, frente a la amenaza permanente de Corea del Norte, constituyen «un comportamiento imprudente que conduce la situación a una fase de guerra nuclear», del que culpan al presidente norteamericano, Donald Trump. Para los analistas, los mensajes que escribe este periódico están considerados la voz del régimen norcoreano. Washington y Seúl, cuyos ejércitos protagonizan todos los años por estas fechas maniobras conjuntas, que esta vez tendrán una duración de diez días, hasta el 31 de agosto, aseguran que sus actividades militares son «de naturaleza defensiva». La vuelta a la tensión esta semana se produce días después de que el régimen de Corea del Norte amenazara con enviar uno de sus misiles contra la isla de Guam. Después de la escalada de amenazas que protagonizaron ambos mandatarios, Trump logró doblegar momentáneamente a Kim Jong-un, cuyo régimen terminó aplazando el lanzamiento, que había programado para el 15 de agosto. Durante aquellos días de enfrentamiento, el presidente estadounidense envió este mensaje contundente a su homólogo: «Más le vale a Corea del Norte no amenazar más a Estados Unidos; de lo contrario, se encontrará con fuego y furia como nunca ha visto». Aunque Pyongyang respondió con ironía a las palabras de Trump y mantuvo su amenaza algunos días más, finalmente renunció a un ataque a Guam que habría supuesto «el comienzo de una guerra catastrófica», según advirtió el jefe del Pentágono, James Mattis. El secretario de Defensa, que inicialmente había utilizado un lenguaje agresivo frente a las amenazas norcoreanas, terminó situándose en la misma línea que el secretario de Estado norteamericano, Rex Tillerson. Para algunos analistas, el responsable de la diplomacia estadounidense empleó esos días un lenguaje de «poli bueno», compaginado con el de «poli malo» que empleó Trump. En todo caso, aunque partidario del diálogo con Pyongyang, Tillerson siempre ha condicionado unas posibles conversaciones a una «inequívoca renuncia» del régimen a seguir desarrollando su carrera nuclear.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Kim Jong-un ordena producir más motores de cohetes y cabezas de misiles
El líder norcoreano Kim Jong-un ha encargado durante una visita a un instituto científico militar la producción de más motores de cohetes de combustible sólido y cabezas de misiles, ha revelado hoy la agencia estatal KCNA. Kim dio las instrucciones en el Instituto de materiales químicos de la Academia de ciencia militar, de acuerdo con el medio oficial norcoreano, que no ha revelado cuando se produjo la visita. Este instituto fabrica las cabezas de los misiles balísticos intercontinentales y desarrolla materiales de compuestos de carbón para los motores de los cohetes. Corea del Norte busca enriquecer su arsenal desarrollando cabezas capaces de realizar correctamente la reentrada atmosférica y con sistemas de guiado que le permitan alcanzar un blanco. Desde hace años también busca desarrollar un mayor número de motores que funcionen con combustible sólido, que permite cargar los proyectiles más rápido y mantenerlos durante largas temporadas almacenados -por ejemplo, en silos subterráneos cuya localización es difícil detectar- y listos para disparar. Esta visita de Kim supone la primera «inspección pública» llevada a cabo por el líder norcoreano desde el pasado 14 de agosto, cuando visitó el comando de la Fuerzas Estratégicas del Ejército Popular de Corea, la unidad operativa de misiles del país. El pasado julio Corea del Norte efectuó el lanzamiento de prueba de dos misiles intercontinentales capaces de alcanzar territorio estadounidense, lo que desencadenó una fuerte escalada de tensión con el régimen de Pyongyang. Tillerson se muestra esperanzado Por su parte, el secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, ha destacado el descenso de los ensayos nucleares por parte de Corea del Norte y ha indicado que esto podría significar que el camino para el diálogo se ha abierto entre Washington y Pyongyang. «No se ha producido ningún lanzamiento de misiles ni se ha llevado a cabo ninguna acción provocativa recientemente desde que adoptamos la resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas contra Corea del Norte», ha señalado Tillerson. «Esperamos que esto sea el principio de la señal que hemos estado buscando, la que demuestra que están preparados para disminuir las tensiones y los actos provocativos», ha añadido. La tensión sigue activa estos días ya que Corea del Sur y EE.UU. realizan hasta el 31 de agosto unas grandes maniobras militares que Pyongyang denuncia cada año como un ensayo para atacar su territorio.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Trump, a la defensiva, culpa a los medios de la «división» en EEUU
Acorralado por su ambigua reacción a la violencia racial de hace diez días en Charlottesville (Virginia), el presidente de EEUU, Donald Trump, adoptó este martes una estrategia defensiva y culpó a los medios de comunicación de manipular sus comentarios y de promover la división en el país. El presidente reapareció tras unos días de contención en su escenario favorito: un mitin con sus incondicionales seguidores que abarrotaban por miles el Centro de Convenciones de Phoenix, en Arizona, y que también atrajo a centenares de detractores. Trump habló de todo, pero se detuvo en los hechos ocurridos el 12 de agosto en Charlottesville, que le han generado numerosas críticas de líderes de su propio partido y el rechazo del mundo de los negocios, con numerosas dimisiones en sus consejos asesores de empresarios, que se vio obligado a disolver. En Charlottesville, un neonazi mató a una mujer al arrollar con su vehículo una manifestación antifascista que protestaba por la presencia de ultraderechistas en la ciudad, que a su vez rechazaban la decisión del alcalde de retirar una estatua de la Confederación. «Lo que pasó en Charlottesville golpea al corazón de EEUU», dijo Trump, que acto seguido sacó del bolsillo de su traje unos apuntes en los que tenía recopiladas todas sus declaraciones al respeto y con los que trató de convencer a los suyos de que condenó los hechos desde el principio eludiendo sus comentarios más polémicos. «Les di a los neonazis. Les di con todo. Cité a los supremacistas blancos, a los neonazis. Los cité a todos, veamos. El Ku Klux Klan, tenemos al Ku Klux Klan», recordó Trump, que acusó a los medios de comunicación de ignorar estas condenas y de citar comentarios selectivos para hacerle quedar mal y ahondar en la división del país. Trump, sin embargo, no replicó sus comentarios más polémicos, en los que acusó por igual a «los dos bandos» -antifascistas y neonazis- de la violencia que terminó con el asesinato de la mujer. Además de Charlottesville, Trump habló de muchos otros asuntos, empezando por el muro y la frontera, que este martes visitó por primera vez desde que es presidente. Amenazó con un «cierre de Gobierno» si el Congreso no aprueba los fondos para construir el muro: «Créanme, si cerramos el Gobierno, vamos a construir ese muro». También respecto a México, el presidente vaticinó el fin del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), cuyas renegociaciones apenas empezaron la semana pasada. «Debo ser honesto (..) personalmente no creo que podamos alcanzar un acuerdo, porque se han aprovechado de nosotros de mala manera. Ellos han hecho grandes negocios, los dos países pero especialmente México, no creo que podamos alcanzar un acuerdo», dijo Trump. «Creo -continuó- que probablemente terminaremos con el TLCAN en algún momento». El presidente tuvo algunas de las pocas palabras conciliadoras del mitin para el líder norcoreano, Kim Jong-un: «Respeto el hecho, de que creo, que está empezando a respetarnos. Respeto eso, lo respeto mucho». «Quizás, seguramente no, pero quizás algo positivo pueda salir de esto», añadió Trump, insinuando unos eventuales diálogos con Pyongyang tal y como también hizo horas antes su secretario de Estado, Rex Tillerson. Y aunque en Arizona se esperaba que Trump anunciase un indulto para el polémico exsheriff Joe Arpaio, conocido por sus medidas antiinmigrantes, el presidente dijo que no quería «crear ninguna controversia» esta noche. «Voy a hacer una predicción, creo que él va a estar bien», dijo sin embargo Trump, dejando claro que próximamente indultará al exsheriff, que podría ser condenado a seis meses de cárcel por desacato a los tribunales en un caso de discriminación racial a hispanos. Una vez finalizado el mitin, policías lanzaron gases lacrimógenos contra algunos de los manifestantes que se habían acercado a Phoenix para protestar contra Trump y que a su vez lanzaron botellas y piedras a los uniformados, según la versión oficial.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Corea del Norte dispara tres misiles de corto alcance al Mar de Japón
Violando de nuevo las resoluciones de la ONU que le prohíben este tipo de ensayos, Corea del Norte ha disparado tres misiles de corto alcance este sábado por la mañana (alrededor de la medianoche en España). A tenor del Ejército surcoreano y de las fuerzas de Estados Unidos en el Pacífico, dos de ellos han recorrido unos 250 kilómetros antes de estallar en pleno vuelo y caer en el Mar de Japón. Según informa la agencia estatal de noticias surcoreana Yonhap, el tercero ha estallado inmediatamente tras ser lanzado desde los alrededores de Gitdaeryong, en la provincia de Gangwon. El régimen del joven dictador Kim Jong-un protesta de esta manera contra las maniobras militares conjuntas que, como todos los veranos, llevan a cabo Estados Unidos y Corea del Sur. Unos ejercicios militares que, denominados Ulchi Freedom Guardian (UGF), Pyongyang considera un simulacro de invasión y suelen avivar la tensión en el Paralelo 38. Mientras los expertos analizan las características de estos nuevos misiles, el presidente surcoreano, Moon Jae-in, ha convocado una reunión de urgencia del Consejo de Seguridad Nacional en la Casa Azul, su residencia oficial en Seúl. Este último ensayo de proyectiles balísticos tiene lugar un mes después de que el régimen estalinista norcoreano probara su segundo misil intercontinental, en teoría capaz de llegar a Estados Unidos. Un alarde de fuerza que disparó la tensión con el presidente Trump, quien amenazó con atacar a Corea del Norte si Kim Jong-un se atrevía a disparar sus misiles intercontinentales en dirección a la isla estadounidense de Guam, en el Pacífico. Aunque finalmente no lo hizo, este nuevo ensayo norcoreano desafía otra vez a la Casa Blanca, que creía haber detenido las provocaciones de Kim Jong-un gracias al aumento de la presión internacional. El martes, el secretario de Estado, Rex Tillerson, se congratuló de «ver que el régimen de Pyongyang ha demostrado cierto grado de contención que no habíamos presenciado en el pasado». Con cautela, el presidente Trump también confió en la posibilidad de reabrir el diálogo con Corea del Norte al asegurar que Kim Jong-un «está empezando a respetarnos». Pero este último lanzamiento de misiles vuelve a dinamitar las esperanzas de una cierta distensión y demuestra que Corea del Norte seguirá rebelándose contra la creciente presión internacional, reforzada tras la imposición de nuevas sanciones que pretenden asfixiar la financiación de su programa militar.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Corea del Norte eleva sus amenazas con un misil que sobrevuela Japón
Elevando el tono de sus amenazas, Corea del Norte ha disparado este martes un misil que ha sobrevolado Japón. El proyectil, que podría ser de rango intermedio, surcó los cielos de la isla de Hokkaido, al norte del archipiélago nipón, y obligó al Gobierno japonés a alertar a la población a través de la televisión NHK, pero no fue derribado. Finalmente, cruzó el país sin que se produjeran daños y estalló en tres partes a unos 1.180 kilómetros al este del cabo Erimo de Hokkaido, sobre el Océano Pacífico. Tras dos ensayos balísticos en 1998 y en 2009, en los que el régimen estalinista de Pyongyang aseguró que había puesto en órbita un satélite espacial, es la tercera vez que un misil norcoreano sobrevuela Japón. Una provocación que el primer ministro nipón, Shinzo Abe, ha tildado de «amenaza grave y sin precedentes», según informa el diario «Japan Times». A tenor de la agencia Yonhap, el Ejército surcoreano detectó el lanzamiento del misil desde los alrededores de Sunan, cerca de Pyongyang, a las 5:57 de la mañana (22:57, hora peninsular española). Disparado hacia el este, en dirección al Mar de Japón, voló unos 14 minutos, salió al espacio al alcanzar una altura máxima de 550 kilómetros y luego reentró en la atmósfera sin desintegrarse para pasar sobre Hokkaido a las 6:06 de la mañana (23:06, hora peninsular española). Tras recorrer finalmente más de 2.700 kilómetros, explotó sobre el Océano Pacífico. Este nuevo ensayo balístico tiene lugar solo cuatro días después de que el régimen del joven dictador Kim Jong-un disparara otros tres misiles de corto alcance el sábado. Con estos lanzamientos, Pyongyang protesta contra las maniobras militares conjuntas que, como todos los veranos, están llevando a cabo Estados Unidos y Corea del Sur, al tiempo que vuelve a elevar la tensión en la zona. Además de probar en julio dos misiles intercontinentales, en teoría capaces de golpear algunas partes de EE.UU., Corea del Norte amenazó con lanzar a mediados de este mes varios proyectiles hacia la isla de Guam, donde la Casa Blanca tiene una de sus bases militares más importantes en el Pacífico. Aunque al final no lo hizo por las amenazas del presidente Trump, que respondió con la misma belicosidad de «furia y fuego» que suele utilizar Kim Jong-un, estos nuevos lanzamientos vuelven a demostrar el alcance de sus misiles. Los expertos analizan ahora las características de este último proyectil para determinar si se trata de uno de rango intermedio o de alcance largo que ha explotado tras recorrer parte de su trayectoria. A la espera de saberlo, lo único claro hasta ahora es que dicho proyectil pretendía asustar a Japón, pero no amenazar a la isla de Guam, que está al sur del Océano Pacífico, porque ha sido disparado en dirección al este. «Estamos todavía estudiando este lanzamiento. El Mando de la Defensa Aeroespacial de América del Norte (Norad) ha determinado que el lanzamiento del misil desde Corea del Norte no ha supuesto una amenaza para EE.UU.», aseguró el portavoz del Pentágono, el coronel Rob Manning, en un comunicado. Mientras Abe hablaba por teléfono con Trump para endurecer la presión sobre Kim Jong-un, el presidente surcoreano, Moon Jae-in, convocaba una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad Nacional y ordenaba a su Ejército mostrar su «fuerza arrolladora» ante nuevas provocaciones. Pero estas advertencias no han disuadido a Pyongyang en el pasado y tampoco parece probable que vayan a hacerlo ahora.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Abe y Trump acuerdan presionar más a Pyongyang tras su nuevo lanzamiento de un misil
El primer ministro de Japón, Shinzo Abe, mantuvo hoy una conversación telefónica con el presidente estadounidense, Donald Trump, en la que acordaron ejercer aún más presión sobre Pyongyang tras su nuevo lanzamiento de un misil. Ambos mandatarios analizaron el último ensayo armamentístico del régimen comunista que lidera Kim Jong-un, un proyectil disparado a primera hora de hoy que, por primera vez desde 2009, sobrevoló el archipiélago nipón antes de caer al este de la isla de Hokkaido en aguas del Pacífico. La conversación duró unos 40 minutos y en ella los líderes «coincidieron plenamente» en cuanto a la postura y las medidas a tomar ante las constantes provocaciones norcoreanas, señaló el primer ministro nipón en declaraciones recogidas por la cadena japonesa NHK. El nuevo lanzamiento «constituye una amenaza muy seria y grave y no tiene precedentes», según Abe, quien anunció que pedirá la convocatoria de una reunión urgente del Comité de Seguridad de Naciones unidas «para presionar todavía más a Corea del Norte». Trump transmitió a Abe «su fuerte compromiso de estar al cien por cien con Japón», según el líder nipón, que también señaló su intención de «trabajar con China, Rusia y el resto de la comunidad internacional para intensificar la presión» sobre el régimen norcoreano. Según informó la Casa Blanca en un comunicado, Abe y Trump coincidieron en que Corea del Norte supone «una grave, creciente y directa amenaza para Estados Unidos, Japón y Corea del Sur, así como a países de todo el mundo». «El presidente Trump y el primer ministro Abe se comprometieron a aumentar la presión sobre Corea del Norte y a hacer todo lo posible para convencer a la comunidad internacional de hacer lo mismo», añadió la Casa Blanca en su nota. El misil disparado hoy desde las proximidades de Pyongyang cayó a unos 1.180 kilómetros del cabo de Erimo, en el extremo nororiental del archipiélago nipón, tras recorrer una distancia total superior a los 2.700 kilómetros y alcanzar su punto álgido a unos 550 kilómetros de altura antes de caer al mar, detalló el Ejecutivo nipón. El nuevo ensayo armamentístico norcoreano tuvo lugar después de que el sábado Pyongyang lanzara tres proyectiles balísticos de corto alcance a las aguas del mar de Japón y tras probar el mes pasado dos misiles balísticos intercontinentales (ICBM). El primero de estos lanzamientos, llevado a cabo el 4 de julio, le valió al hermético país asiático nuevas sanciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Kim Jong-un: «El misil sobre Japón es el primer paso de una operación militar en el Pacífico»
El misil de Corea del Norte que sobrevoló este martes Japón es solo «el primer paso» de las operaciones militares que el régimen estalinista de Pyongyang planea sobre el Océano Pacífico. En un comunicado difundido este miércoles por la agencia de noticias norcoreana KCNA, así lo ha asegurado el joven dictador Kim Jong-un, quien ha amenazado con llevar a cabo más ensayos balísticos de este tipo. Además de confirmar el lanzamiento de este último misil, un Hwasong-12 de rango intermedio, Kim Jong-un lo ha justificado como respuesta a las maniobras militares que, como todos los veranos, llevan a cabo Estados Unidos y Corea del Sur, que considera un simulacro de invasión. «Es necesario impulsar el trabajo para modernizar nuestras fuerzas estratégicas llevando a cabo más ensayos de misiles balísticos con el Pacífico como objetivo en el futuro», señaló el caudillo norcoreano, quien presenció el lanzamiento del proyectil cerca de la capital. Elevando su retórica belicista, anunció que el misil sobre Japón es «el primer paso de una operación militar del Ejército Popular de Corea en el Pacífico y un significativo preludio para contener a Guam», dijo refiriéndose a la isla estadounidense donde el Pentágono tiene una de sus principales bases. A mediados de este mes, Pyongyang se quedó con las ganas de disparar, como había anunciado, cuatro misiles en dirección a dicha isla, a 3.000 kilómetros y donde viven unas 160.000 personas. Finalmente no lo hizo por las amenazas del presidente Trump, quien respondió con la misma belicosidad de «furia y fuego» que suele utilizar Kim Jong-un. Pero Corea del Norte ha vuelto a retomar su desafío a la comunidad internacional con este nuevo misil sobre Japón y amenaza con más. A una altura inusualmente baja, el cohete recorrió el martes por la mañana unos 2.700 kilómetros y atravesó la isla de Hokkaido, al norte del archipiélago nipón. Aunque el Gobierno japonés alertó a la población para que se escondiera en refugios y sótanos, el misil surcó los cielos sin causar daños y finalmente estalló en tres partes a 1.180 kilómetros al este de la costa, sobre el Océano Pacífico. Una provocación calificada de «amenaza grave y sin precedentes» por el primer ministro nipón, Shinzo Abe, quien habló por teléfono con Trump para aumentar la presión internacional sobre Corea del Norte. En una reunión de emergencia convocada por EE.UU., Japón y Corea del Sur, los quince miembros del Consejo de Seguridad de la ONU condenaron por unanimidad este nuevo lanzamiento el martes por la noche (madrugada del miércoles en España). Además de criticar las «acciones indignantes» del régimen de Kim Jong-un, denunciaron que suponen «una amenaza no solo para la región, sino para todos los miembros de las Naciones Unidas». Una vez más, el Consejo volvió a exigir a Corea del Norte que no lleve a cabo ensayos balísticos ni nucleares y cumpla con las resoluciones en su contra. Pero no acordó nuevas sanciones porque ya le impuso otras a principios de este mes por probar en julio dos misiles intercontinentales, que en teoría son capaces de golpear a EE.UU. y podrían portar una cabeza nuclear en el futuro. Lejos de rebajar la tensión, Kim Jong-un vuelve a elevar su desafío.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
El líder norcoreano podría tener ya tres hijos
Tras la última ausencia larga de su esposa en actos públicos, el dictador de Corea del Norte, Kim Jong-un, podría haber tenido ya su tercer hijo. Así lo creen los servicios secretos surcoreanos, que ayer informaron a los diputados de este país. Según la agencia de noticias surcoreana Yonhap, el bebé habría nacido en el mes de febrero, pero no se sabe ni su nombre ni su sexo. Debido al paranoico hermetismo del régimen de Pyongyang, lo único seguro es que la pareja tiene una hija, llamada Ju-ae, que nació en el año 2010. Y eso porque lo contó la exestrella de baloncesto norteamericana Dennis Rodman, quien mantiene muy buenas relaciones con Kim Jong-un, tras uno de sus viajes a Corea del Norte. A tenor de la Inteligencia surcoreana, el dictador y su mujer, Ri Sol-ju, habrían tenido otro bebé en 2013 y el último este año. Pero la vida familiar de Kim Jong-un, y hasta su edad, son un secreto de Estado.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Pyongyang confirma el lanzamiento de un misil guiado por Kim Jong-un que sobrevoló Japón
Corea del Norte ha confirmado el lanzamiento, supervisado por el líder del régimen Kim Jong-un, de un misil balístico de medio alcance Hwasong-12 en respuesta a las maniobras que Corea del Sur y Estados Unidos están realizando en la península. El ensayo fue una «advertencia significativa y crucial» para Corea del Sur y Estados Unidos y «se llevó a cabo como demostración de fuerza para contrarrestar los ejercicios militares conjuntos 'Ulchi Freedom Guardian'» que ambos países realizan desde la semana pasada en territorio surcoreano, informó la agencia norcoreana KCNA. Corea del Norte lanzó el martes un misil desde el zona occidental de su territorio que sobrevoló el norte de Japón y recorrió más de 2.700 kilómetros antes de caer en el mar a unos 1.180 kilómetros del cabo de Erimo, en el extremo nororiental del archipiélago nipón. El lanzamiento fue realizado por primera vez desde la capital norcoreana, Pyongyang, «por orden de Kim Jong-un», quien supervisó los preparativos del test y expresó su «gran satisfacción por el exitoso lanzamiento», detalló KCNA. El misil «impactó con precisión las aguas?meta establecidas» y «no tuvo ningún impacto en la seguridad de los países vecinos», se hizo eco el medio oficial norcoreano. «En el ejercicio quedó demostrada la capacidad operativa de las unidades de artillería Hwasong de la Fuerza Estratégica del Ejército Popular de Corea del Norte -asignadas para atacar las bases de EE.UU. en el Pacífico- para una guerra real y la eficiencia de combate del recién equipado misil de medio alcance», dijo el medio. El del martes fue el decimotercer lanzamiento exitoso de un misil balístico por parte de Corea del Norte en lo que va de año y se produjo después de que el pasado sábado lanzara tres proyectiles de corto alcance a las aguas del mar de Japón. Con su último ensayo, en el que por primera vez desde 2009 un misil norcoreano sobrevoló territorio nipón -sin incluir pequeñas islas al sudoeste del archipiélago-, Pyongyang habría querido demostrar su capacidad para alcanzar el entorno de la isla de Guam, al que amenazó con bombardear en su reciente escalada de tensión con Washington.