Infortelecom

Noticias de juventud

22-09-2020 | Fuente: abc.es
Condenado a 18 años el magnate chino Ren Zhiqiang, muy crítico con la gestión del coronavirus
Aun habiéndose enriquecido en una empresa estatal de la construcción y formando parte del Partido Comunista, Ren Zhiqiang era una de las voces más críticas de China. Y decimos «era», en pasado, porque ha sido silenciado para el futuro. Al menos para los próximos 18 años, que es el tiempo que deberá pasar en prisión tras ser condenado este martes por el Tribunal Popular Intermedio Número 2 de Pekín, según informa Reuters. Por supuesto, Ren no ha sido sentenciado por sus críticas al régimen, sino por otro delito muy extendido entre los altos cargos caídos de desgracia: corrupción. Y además en abundancia. A tenor de una declaración del tribunal, malversó 49,7 millones de yuanes (6,2 millones de euros) en fondos públicos entre 2003 y 2017, aceptó sobornos por más de 1,2 millones de yuanes (157.000 euros), se apropió de 61,2 millones de yuanes (7,6 millones de euros) y abusó de su poder causando pérdidas por valor de 116,7 millones de yuanes (14,6 millones de euros) en empresas estatales para obtener un beneficio personal de 19,4 millones de yuanes (2,4 millones de euros). Por todo ello, le ha caído una multa de 4,2 millones de yuanes (528.000 euros) junto a la pena de cárcel, que ha sido todavía más dura de lo que se ya esperaba. Críticas a Xi Y es que Ren, tan polémico por sus declaraciones que le llamaban el «Gran Cañón», se atrevió a criticar la gestión inicial del coronavirus por parte del presidente Xi Jinping. Aunque no mencionó su nombre, dijo que, en una videoconferencia con funcionarios que Xi había celebrado el 23 de febrero, no había visto «allí de pie un emperador mostrando su traje nuevo, sino un bufón que se había despojado de su ropa e insistía en ser un emperador». En un ensayo publicado por el portal de California China Digital Times que viene circulando desde marzo, denunció la ocultación inicial de la epidemia por la falta de una Prensa libre y criticó que «nadie revisó ni asumió sus responsabilidades, pero intentan ocultar la verdad con toda clase de grandes logros». Tan duras palabras provocaron su «desaparición» en marzo, cuando fue confinado en un centro de detención e interrogatorios para cuadros del Partido a las afueras de Pekín, recoge el periódico «South China Morning Post (SCMP)». En abril, la Comisión Central para la Inspección de la Disciplina anunciaba que estaba siendo investigado «por serios violaciones de la ley» y el 23 de julio era expulsado del Partido, allanando el camino a su procesamiento penal. Para la comisión disciplinaria, Ren estaba enfrentado al liderazgo del Partido por «una cuestión de principios» y sus artículos habían traído el «descrédito» para el país. Secretismo y rapidez del proceso En el juicio, celebrado el 11 de septiembre, Ren escogió defenderse a sí mismo, pero el SCMP publicó que los abogados contratados por su familia ni siquiera habían podido verle antes de la vista oral. Bajo un fuerte despliegue de seguridad, el juicio se llevó con el secretismo habitual del régimen chino y se rechazó la solicitud de diplomáticos de EE.UU., la Unión Europa, Japón y Australia que querían presenciarlo. A la severidad de la sentencia se suma la rapidez del proceso, que solo ha durado seis meses cuando otros casos de altos cargos llevan años. Seguramente para no implicar a su familia o sus allegados, el hasta ahora combativo «Gran Cañón Ren» confesó todos los delitos y aceptó la sentencia, que asegura haber tenido en cuenta su petición de clemencia y no recurrirá. Se apaga así una de las voces más críticas de China, que llegó a tener 37 millones de seguidores en su blog de la red social Weibo y a permitirse el lujo de hablar con bastante libertad de controvertidos temas políticos. Nacido en 1951 en la provincia costera de Shandong, su padre fue viceministro de Comercio y su madre funcionaria municipal en Pekín, pero ambos cayeron purgados durante la «Revolución Cultural» (1966-76). Como otros muchos adolescentes de su época, entre ellos el presidente Xi Jinping, él fue «enviado al campo» a la base revolucionaria de Yan´an en 1968 y luego se alistó en el Ejército, donde tuvo a su cargo un pelotón. Licenciado en 1981, ascendió en las empresas estatales con la «política de reforma y apertura» lanzada por Deng Xiaoping, pero en 1985 fue encarcelado 14 meses, al parecer por insultar a un auditor. Liberado sin cargos, siguió su ascenso meteórico en la corporación estatal Huayuan, donde se enriqueció con su brazo inmobiliario durante el «boom» de la construcción en China en los años 90 y 2000. Tanto que, según publicó el periódico oficial «China Daily» en 2010, era el presidente que más ganaba al año de las 258 compañías estatales que presentaban resultados: más de siete millones de yuanes (881.000 euros). Pero su espíritu rebelde le llevó a criticar a la televisión estatal CCTV, a la Liga de las Juventudes Comunistas y, finalmente, al presidente Xi Jinping, quien no admite ni una disensión y ha purgado al Partido desde que tomó el poder en 2012. Para abortar cualquier amenaza interna a su liderazgo, y más en estos tiempos convulsos del coronavirus que han dañado la imagen internacional de China, la sentencia contra un «principito» del régimen y magnate como Ren Zhiqiang ha sido ejemplar.
20-09-2020 | Fuente: elmundo.es
El líder de las juventudes del PSOE vasco se opone a  "blanquear" a EH Bildu pese a la negociación de Sánchez
Víctor Trimiño recuerda que Otegi no condena asesinatos 
20-09-2020 | Fuente: abc.es
La muerte de la juez Ginsburg sacude la reelección de Trump
Las banderas amanecieron ayer a media asta en EE.UU. y las espadas de la política, en todo lo alto. El fallecimiento de Ruth Bader Ginsburg, una de las jueces progresistas del Tribunal Supremo, ha dejado al país entre el luto por una figura venerada y el olor a pólvora de una batalla entre republicanos y demócratas que afectará a la reelección de Donald Trump, a la renovación del Congreso y a la línea ideológica del sistema legal estadounidense. El viernes por la tarde, la campaña electoral por la presidencia tenía una hoja de ruta clara: mandaba Joe Biden sobre Trump, gracias en buena parte a la pandemia de coronavirus; el presidente, por su parte, centrado en su éxito económico hasta el virus y en un mensaje de «ley y orden» tras las protestas del verano. Ese armazón saltó por los aires con la noticia de la muerte de Ginsburg, de 87 años, integrante de la minoría progresista del alto tribunal. Hasta ahora, los jueces nombrados por presidentes republicanos gozaban de ventaja por la mínima (5-4), a pesar de que uno de ellos, John Roberts, se ha alineado con los progresistas en asuntos como inmigración, derechos LGBT y sanidad. Trump ?que tiene la potestad de nominar a un nuevo juez? y los republicanos ?que controlan el Senado, el órgano que lo confirmará en su puesto? tienen una oportunidad histórica para reforzar una mayoría conservadora (6-3) en el tribunal que podría alargarse varias generaciones. El cargo de juez del Supremo es vitalicio y el magistrado de más edad es uno elegido también por los demócratas, Stephen Breyer, de 82 años. El juez conservador de mayor edad es Clarence Thomas, de 72 años. Ideología dominante Con la renovación del Supremo, los republicanos se asegurarían una línea ideológica dominante en el Supremo durante muchos años, que podría afectar a temas como el aborto, el acceso a las armas o la discriminación por orientación sexual. Pero también se juegan su impacto en la reelección de Trump y en su mayoría en el Senado, ambos amenazados en las elecciones del 3 de noviembre. La principal cuestión es cómo afectaría el proceso de reemplazo de Ginsburg en los votantes. La posibilidad de un tribunal más conservador podría movilizar al voto progresista ?para quien Ginsburg ha sido un tótem?, conseguir el voto de mujeres de estados bisagra ?clave en las elecciones? y disparar las donaciones a la campaña de Biden. La posibilidad de un tribunal más conservador podría movilizar al voto progresista ?para quien Ginsburg ha sido un tótem? Trump, sin embargo, también podría jugar sus cartas. Al presidente le conviene que el debate político se aleje de su gestión de la pandemia y de los casi 200.000 muertos que acumula EE.UU. La composición del Supremo, de hecho, fue una de las claves de su ascenso al poder. Trump, un urbanita mujeriego, no es un conservador de misa dominical. Pero es un excelente muñidor de acuerdos: en la campaña de 2016, ofreció a los conservadores lo que más desean, más poder en el tribunal. En los mítines, insistió hasta la saciedad que llenaría el tribunal de jueces conservadores. Y cumplió: ya ha colocado a dos y ahora podría ser el tercero. La experiencia de 2018 demuestra que la elección de un juez conservador también excita a la contra al electorado demócrata. Parte de su avance en las elecciones legislativas de aquel año tuvo que ver con el proceso de confirmación del juez Brett Kavanaugh, que había sido acusado de agredir sexualmente a una joven en su juventud. Pero, sin duda, es un asunto que entusiasma más al votante conservador. En 2016, el 21% de los votantes dijo que su prioridad número uno era la composición del Supremo. El 56% de ellos votó a Trump y solo el 41% a Hillary Clinton. Hipocresía Antes de ir a las urnas en noviembre, habrá batalla en el Senado. El líder republicano en la cámara alta, Mitch McConnell, no tardó en anunciar que se llevará a votación al nominado que elija Trump, que ayer animó a impulsar la renovación «sin retraso». Los demócratas han estallado con acusaciones de hipocresía, después de que McConnell retrasara durante ocho meses en 2016 la votación de un juez elegido por Barack Obama, hasta que Trump ganó las elecciones. Varios senadores republicanos ya se han desdicho de su defensa a ultranza hace cuatro años de no confirmar a jueces en años de elección presidencial. El líder republicano en la cámara alta, Mitch McConnell, no tardó en anunciar que se llevará a votación al nominado que elija Trump, que ayer animó a impulsar la renovación «sin retraso» Los demócratas necesitan cuatro defecciones de republicanos en el Senado para impedir que se vote o se confirme al nominado. Algún republicano moderado ?Lisa Murkowski? ya ha dicho que no votará. Para alguno dispuesto a sumarse, como Susan Collins, hacerlo podría dañarle, porque se juegan su elección en noviembre. La batalla será cruenta. RBG, tótem judicial e icono pop «progre» Una tienda de regalos de la avenida Flatbush, en esas zonas gentrificadas de Brooklyn con jóvenes profesionales blancos, ha estado desde hace años llena de baratijas con el rostro de una juez del Supremo. Tazas, camisetas, imanes para el frigorífico. En ellas, la cara arrugada y cubierta de la montura de sus gafas de Ruth Bader Ginsburg. Pocas figuras han conseguido abarcar tanto respeto institucional e idolatría pop como ella. Jueces, ninguno. Acabó por ser rebautizada como «Notorious RBG», una referencia al rapero Notorious BIG. Ginsburg creció no demasiado lejos de esa tienda, en el Brooklyn de la inmigración judía de clase media tras la Segunda Guerra Mundial. En su barrio también jugaron Bernie Sanders y Woody Allen. Ginsburg creció entre el dolor y la ambición. Su hermana murió de meningitis a los 8 años. Su madre, de cáncer, un día antes de su graduación en el instituto. Fue pionera en la universidad y en el Derecho, azote contra la discriminación de género, la encarnación legal del movimiento para la igualdad de las mujeres. Y un referente desde su desembarco en el Supremo en 1993, la segunda mujer en conseguirlo. Diminuta, de aspecto frágil, su figura no paró de crecer como referente de la igualdad. Donald Trump la calificó tras su fallecimiento de «titán de la ley». En los últimos años, con la bancada progresista en minoría en el Supremo, fue un símbolo de resistencia y un icono progresista, una anciana octogenaria que levantaba pesas en el mismo despacho en el que escribía opiniones jurídicas.
17-09-2020 | Fuente: abc.es
Alemania considera fracasada la política europea de inmigración
En una reunión a puerta cerrada con la directiva de su partido, la Unión Cristianodemócrata (CDU), Merkel expresó anoche con disgusto su frustración. Después de lograr un acuerdo histórico en el interior de la gran coalición, en el que incluso sus socios bávaros de la CSU estuvieron de acuerdo, el Gobierno alemán había acordado la acogida de 1.500 refugiados de las islas griegas. «Pero de nada sirve tomar la iniciativa si después nadie te sigue», reconoció, tras informar que ningún país europeo parece dispuesto a una decisión en este mismo sentido. Su grupo parlamentario, reticente a la medida y consciente de que fue precisamente la acogida de refugiados el elemento que sirvió de disparador a la extrema derecha en 2015, accede al trasvase desde Lesbos solamente si otros países europeos hacen su aportación en el mismo sentido, algo en lo que Merkel tenía puesta una «amplia confianza». «Pero al parecer hay gente que sigue pensando que si entierras la cabeza en la arena no te alcanzará», juzgó con amargura la canciller alemana, que dio por fracasada la política europea de inmigración. «Todos sabíamos que las condiciones en las islas griegas eran insostenibles, y que lo habían sido durante mucho tiempo», reflexionó en voz alta la canciller alemana, que se remontó al Gobierno de Alexis Tsipras. «La situación con el primer ministro Kyriakos Mitsotakis ha mejorado un poco», mencionó también, en referencia a los 12.000 de un total de 25.000 refugiados trasladados de Moria al continente. «Pero 13.000 personas en un campo pensado para 3.000? esas condiciones humanitarias no se pueden soportar», insistió, anclada en principios del cristianismo que ella tiene interiorizados como hija de pastor y que la CDU lleva en las siglas del partido, como el hecho de que si estás en condiciones de ayudar al que lo necesita, tienes el deber de hacerlo, aunque ello te perjudique. «Lesbos y el campo de Moria muestran toda la miseria de la política migratoria europea, que no es una», lamentó. «Cuando Acnur te dice que rara vez han visto un campo de refugiados en el mundo en esas condiciones, estamos hablando de los valores de Europa y de la capacidad de Europa para actuar». Constató la derrota en el intento de forjar una política europea común, aunque dejó una puerta abierta a la esperanza. «Sin embargo -dijo-, creo que Europa vale tanto para nosotros que deberíamos intentarlo». Para la canciller alemana resulta inexplicable que el resto del países europeos, al unísono, asuman posiciones que en Alemania solo defiende la extrema derecha. El único partido político en contra de acoger a las familias con niños a las que el incendio ha dejado sin campamento en Lesbos es el partido antiextranjeros y antieuropeo Alternativa para Alemania (AfD). Algunos medios de comunicación de los Länder orientales también lanzan mensajes en ese sentido, aunque son minoritarios. «Imagínense que llama a su puerta un tipo que pide ser acogido y usted le ofrece su dormitorio para huéspedes. Pero en algún momento deja de ser suficiente para él y se apodera de la sala de estar e incluso de su propia habitación. ¿Cómo debe uno reaccionar a eso?», ha dicho esta semana en un programa de radio el popular locutor André Hardt, cuyo programa se emite en horario de mañana en Radio Leipzing, Radio Dresde y Radio Chemnitz. Pero se trata de una línea de pensamiento minoritaria en Alemania. En el otro extremo, el vicepresidente del Partido Socialdemócrata (SPD) y hasta hace poco líder de las revolucionarias juventudes del partido, Kevin Kühnert, ha dado a Seehofr un plazo de 48 horas para presentar propuestas viables de rescate de todos los refugiados de Moria, emplazándolo a dimitir en caso contrario. Los Verdes, por su parte, critican la solución parche a la que en su día llegó la UE con Turquía, que supuso pagar dinero al Gobierno de Erdogan a cambio de que mantuviese contenida en su territorio la afluencia de refugiados, y piden un programa alemán de acogida más amplia. «La admisión a través de la UE es una necesidad absoluta, y esto es válido para los 13.000 refugiados», ha dicho la portavoz verde Luise Amtsberg, que considera que «Alemania es el lugar apropiado para proteger a todos ellos». Más Europa «Créanme. Sin una efectiva política europea de asilo, no lograremos una solución eficaz ni duradera», insistió ayer el ministro de Interior, Horst Seehofer, ante el pleno del Parlamento alemán «Necesitamos una mejora sustancial del trabajo conjunto con el resto de los socios europeos en este campo -dijo-, la solidaridad no significa solamente que cuando es necesaria financiación llega de la UE, la solidaridad es un principio que circula en los dos sentidos».
16-09-2020 | Fuente: abc.es
Una joven asesinada en Nápoles por su hermano, al oponerse a una relación homosexual
Una tragedia en Caivano, municipio de 37.000 habitantes a 25 kilómetros de Nápoles, revela la cruda realidad de algunos barrios convertidos en símbolo del poder de los clanes de la camorra, la mafia de la región de Campania, barrios en los que la droga, la delincuencia y la ausencia de las instituciones crean una situación explosiva. Maria Paola Gaglione, 18 años, murió tratando de escapar en una moto perseguida por su hermano Michele Antonio (30), que quería castigarla por su relación con su pareja transgénero, Ciro Migliore. Ciro (22), que nació mujer pero dice sentirse hombre desde los 15 años, y María Paola se habían conocido y enamorado hace tres años en el Parco Verde, un barrio pobre símbolo del deterioro, con unos 6.000 habitantes, en el municipio de Caivano. Paola y Cirio tuvieron que sufrir, desde el inicio de su relación, la oposición de la familia de ella. Su amor, nunca aceptado por los Gaglione, terminó trágicamente, en la noche del viernes al sábado. Maria Paola, en la fuga con Ciro en su scooter, cayó golpeándose la cabeza contra una columna de hormigón para el riego de campos agrícolas cercanos. Según la investigación policial, el incidente fue provocado por Michele Antonio Gaglione, hermano de la víctima, al final de una persecución de unos 16 minutos, gritando a Ciro «te debo matar». Michele Gaglione, quien se encuentra en la cárcel acusado de homicidio involuntario, ha confesado: «Quería darle una lección, no matarla; había sido infectada por aquella» (en referencia al trans Ciro). Según la familia Gaglione, «Michele intentó convencer a Maria Paola para que retornara a casa, pero no la embistió, fue un accidente». La madre de Ciro replicó con dureza, acusando a Michele Gaglione de «haber cometido deliberadamente un asesinato, porque no podía soportar que su hermana estuviera saliendo con un hombre trans». Además, mostró su amor de madre al manifestar: «Los hijos se aceptan tal como son». Ciro, que resultó herido y recibió una paliza tras el incidente, expresó su dolor en las redes sociales: «Mi amor, hoy son exactamente tres años de nuestra relación, tres años de tomarnos y dejarnos continuamente. Tuve mi vida como tú tuviste la tuya, pero nunca dejamos de amarnos. La vida me quitó mi mayor amor». Numerosas han sido las reacciones políticas de condena por parte de la derecha y la izquierda, así como todas las asociaciones LGBT, que piden una buena ley contra la homotransfobia y la misoginia. Funeral En Caivano se oficiaron ayer los funerales por Maria Paola. Su féretro blanco fue cubierto de flores, lágrimas y lamentos. La familia no permitió que asistiera Ciro, que le mandó diseños y frases de amor: «Allá donde te encuentres, mi corazón estará contigo. Te amaré más allá de las nubes». El novio trans escribió un cartel con su firma que los amigos colocaron ante la iglesia: «Corríamos solamente hacia nuestra libertad»; firmado: «De tu grande amor Cirio». El párroco de Parco Verde, Maurizio Patriciello, quien en lágrimas se tuvo que parar a mitad de la homilía con la voz ahogada en su garganta, había gritado: «No hay lugar para el odio en la iglesia». Ante el ataúd blanco de Maria Paola, en su homilía el párroco imploró: «Señor, recuérdanos que antes de la orientación sexual, el color de piel, la cuenta bancaria, viene la persona humana, creada a tu imagen y semejanza. Perdónanos, María Paola, por no haber logrado proteger tu vida frágil y maravillosa». La denuncia del párroco Maurizio Patriciello, sacerdote símbolo de esos barrios pobres y deteriorados a dos pasos de Nápoles, envió en marzo una carta al «Avvenire», periódico de los obispos, en la que denunciaba el drama que se vive en su parroquia en Parco Verde, convertido prácticamente en un gueto con la ausencia del Estado: «Se dice que el Parco Verde di Caivano es ahora sin duda la plaza de tráfico de droga más grande de Italia, quizás de Europa. Aquí vienen a hacer sus compras desde varias zonas. Un montón de dinero sucio, libre de impuestos, fácil. Sobredosis y juventud quemada también. Como es habitual, profesionales con coches de lujo, camisas, corbatas y ordenadores», contó al «Avvenire» Maurizio Patriciello, el párroco de Parco Verde desde hace 30 años. En este barrio se ha escrito en estos días otra historia brutal de violencia, que ha sobrecogido al país. Ha servido para poner el foco sobre el drama que se vive barrios periféricos dejados de la mano de Dios.
15-09-2020 | Fuente: as.com
Quartararo tras su fiasco: "No se puede comprar la experiencia"
El galo no cree que la presión del liderato tuviera la culpa sino su juventud: "Incluso Marc y Valentino todavía siguen aprendiendo y yo solo estoy en mi segundo año".
13-09-2020 | Fuente: abc.es
Los refugiados de Lesbos, la herida abierta de Europa
«Ahora ya no huele a mierda. Solo a quemado», explica a ABC José Fernández, el gallego de la ONG evangelista REMAR, organización que está distribuyendo agua a una cola de miles de personas del campamento, todas ellas en la carretera, en cuyo borde han dormido ya varias noches. Se refiere a las consecuencias de los dos incendios provocados, uno seguro por un grupo de inmigrantes afganos al grito de «Bye Bye Moria» y el otro aún por investigar, que ha destruido el desastroso Centro de Acogida e Identificación de Moria en la isla de Lesbos. Los de REMAR distribuyen desde la mañana del jueves lo que hay: comida del catering del ejército dos veces al día, y más cosas como agua y fruta, enviadas por distintas ONGs así como donaciones de países europeos, junto con sacos de dormir y mantas. Durante años, esta organización aguantó en Moria, aun cuando se fueron todas las demás ONGs protestando contra el acuerdo entre la Unión Europea y Turquía en marzo de 2016. Distribuían tres veces al día, con colas kilométricas de varias horas, la comida del catering del campamento. Lo peor era la violencia, las peleas entre grupos de jóvenes y la falta de seguridad hasta ahora en Moria: se denunciaba al menos una violación por semana y por la noche todas las mujeres que no vivían con su familia en un contenedor preferían ponerse pañales para no arriesgarse a ir, casi sin luz, a uno de los malolientes sanitarios portátiles. Campamento del infierno El nombre de Moria ya no se asocia con el pequeño pueblito a 10 kilómetros de la capital, Mitilini, sino con el «campamento del infierno», el mayor de Europa para inmigrantes ilegales que llegan de las costas turcas, creado por el ejército para menos de 3.000 personas y donde malvivían hasta la noche del miércoles en contenedores tiendas de campaña unas 13.600 personas (aunque llegó a acoger a más de 20.000). Todos llegaron desde las costas turcas, a unas pocas millas de distancia de Lesbos y e otras islas cercanas como Kos, Samos, Leros y Jíos. Ahora el ritmo de llegadas se ha ralentizado, porque las patrullas tanto griegas como turcas, así como las fuerzas de Frontex, vigilan estrechamente la zona y hay también drones. En lo que llevamos de año, han llegado a Lesbos 4.287 personas, mientras que en todo 2019 la cifra fue de 27.148. Desde la llegada de los conservadores al Gobierno griego, liderado por Kiriakos Mitsotakis, la gestión de la inmigración irregular ha mejorado con respecto al anterior Ejecutivo: menos llegadas y proceso de asilo más rápido, así como el deseo de deportar o repatriar a quien no tiene derecho a quedarse. El Gobierno radical de Syriza, que se consideraba solidario y cuya juventud era partidaria de una Europa sin fronteras, tuvo que afrontar sin experiencia y casi sin medios el millón de personas que «pasaron» por Grecia en el 2015. Los números fueron disminuyendo, pero los problemas sobre cómo afrontar a este grupo de personas se multiplicaron y eso que ahora el partido neonazi Amanecer Dorado lleva tiempo callado y sin actividad violenta: ya no tiene diputados en el parlamento. Estos días, Mitsotakis ha recordado que se trata de un problema europeo y que tiene que haber una distribución justa de quienes llegan a su país por mar o por tierra, y aún mas ahora en época de pandemia. Y tras entrevistarse con el Vicepresidente de la Comisión Europea Margaritis Schinas este viernes, tras la visita de este a Lesbos, quedó claro que se prepararán nuevas regulaciones europeas de migración y asilo, incluyendo la distribución equitativa de los migrantes entre todos los estados miembros de la UE. Dos frentes Lesbos y otras islas están ahora divididas: por un lado los inmigrantes, las ONGs y los mas solidarios que quieren ayudar a quienes llegan a sus costas y quieren un campamento de acogida pequeño, bien organizado y controlado, para que luego los inmigrantes sean enviados con rapidez (y no permaneciendo meses, hasta años para efectuar la solicitud inicial de asilo) a otra parte de Grecia. Por el otro está la mayoría de la población local, exacerbada por elementos nacionalistas y populistas, que quieren que el problema desaparezca sin pensar que aunque todos los inmigrantes se vayan mañana llegarán muchos más. Kostas Muzuris, gobernador de la región, y el Alcalde de Mitilini insisten en la necesidad de que la isla se vacíe de inmigrantes. Y entre estos dos bandos, los inmigrantes, por una vez, están de acuerdo con la población local: quieren abandonar lo antes posible y para siempre la isla y no se cansan de decirlo.
12-09-2020 | Fuente: abc.es
La ONU pide el inicio de la desescalada en el conflicto de Afganistán para «salvar la vida de los civiles»
El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, llamó este sábado durante el inicio de las conversaciones de paz intraafganas a «desescalar» el conflicto en Afganistán y proteger a los civiles, al tiempo que abogó por la inclusión de la mujeres en el proceso. «Al comenzar las negociaciones, urjo a redoblar los esfuerzos para proteger a los civiles y desescalar el conflicto con el objetivo de salvar vidas y crear un ambiente favorable para las conversaciones», indicó el secretario de Naciones Unidas durante una intervención virtual en la ceremonia de Doha. Abogó por que sean los afganos los que decidan el «contenido y naturaleza» de las negociaciones, al tiempo que destacó la importancia de que ambas partes garanticen la participación de las mujeres en diferentes papeles. «Un proceso de paz inclusivo en el que las mujeres, la juventud y las víctimas del conflicto está representados de forma significativa ofrece la mejor esperanza para una solución sostenible», afirmó Guterres. Esperanzado por los dos altos el fuego declarados este año en Afganistán, espera que los millones de refugiados afganos desperdigados por el mundo, muchos de ellos en los vecinos Irán y Pakistán, puedan retornar a su país gracias a este proceso de paz. «El comienzo de las negociaciones de paz intraafganas en Doha entre la República Islámica de Afganistán y los talibanes suponen una gran oportunidad para lograr las aspiraciones de larga data para la paz de la gente» del país, concluyó. «Este camino largo y duro» En la ceremonia, a la que asisten físicamente el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, así como varios líderes afganos e insurgentes, ha contado con la intervención telemática de varios ministros y jefes de Estado de varios países, y líderes de organismos internacionales. «Debemos apoyar a Afganistán en este camino largo y duro», dijo en uno de estos discursos el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, afirmando que la organización apoya estas conversaciones «para que tengan éxito». Destacó que en los pasados 20 años se han logrado muchos avances en Afganistán, que «ya no es un paraíso seguro para los terroristas», y destacó que las conversaciones deben preservar esos logros. Respecto al papel de la OTAN en el país, Stoltenberg dijo que está «ajustando su presencia en Afganistán para apoyar el proceso de paz», sin ofrecer más detalles. «Después de décadas de conflicto, estas conversaciones son la mejor oportunidad para la paz», afirmó.
12-09-2020 | Fuente: as.com
Espanyol, misión retorno
Vicente Moreno lidera a un Espanyol obligado a subir a Primera. El Albacete de Lucas Alcaraz, entre juventud y bajas, acecha la sorpresa.
10-09-2020 | Fuente: as.com
La nueva juventud de Benzema
Encara su 33 cumpleaños mimando su físico. Usa un traje ?mágico? y se recupera con ventosaterapia. Además tiene un chef personal y su dieta incluye microalgas..
1
...