Infortelecom

Noticias de justicia

02-03-2021 | Fuente: as.com
Lopetegui: "Los árbitros son más profesionales que nunca"
El técnico del Sevilla evita las polémicas arbitrales y muestra su "total confianza en la justicia deportiva", además de confirmar que cuenta con toda la plantilla
02-03-2021 | Fuente: abc.es
Alberto Fernández se querellará contra Macri por el préstamo del FMI
Con elecciones legislativas en octubre, el fin de la tregua o pacto de no agresión a Mauricio Macri, quedó sepultado. Alberto Fernández despejó, definitivamente, la duda sobre si él es distinto o una versión masculina de Cristina Fernández de Kirchner. Demostró que.. lo último. El presidente anunció una «querella criminal» contra su antecesor por endeudar el país con el préstamo concedido por el FMI durante su Gobierno, arremetió contra el Poder Judicial, la bestia negra de Cristina Fernández, descalificó a los medios de comunicación críticos y, con la boca pequeña, asumió «errores» por el escándalo de las «vacunaciones vip». La respuesta en la calle no se hizo esperar: estruendo de cacerolas. En el discurso de inauguración del período de sesiones legislativas, Fernández, desenterró el hacha de guerra contra la oposición pese a que insistió, una y otra vez, en la necesidad de una Argentina unida. «He instruido a las autoridades pertinentes para que formalmente inicien una querella criminal tendiente a determinar quienes han sido los autores y partícipes de la mayor administración fraudulenta y de la mayor malversación de caudales que nuestra memoria registra», descerrajó. Dicho de otro modo y en otro párrafo, se trata de, «poner fin a las aventuras de hipotecar el país, es necesario que endeudarse no sea gratis y que los responsables rindan cuentas de sus actos y dejen de circular impunes dando clases de economía en el país y en el mundo». Además de Macri, los destinatarios de esa «querella criminal», serían aquellos que participaron de la concesión de una línea de crédito, de 57.000 millones de dólares en el 2018 (utilizados 44.000), cuando Argentina estaba al borde de la bancarrota. La arremetida judicial apunta directamente al Gobierno anterior pero, según dijo, también afectará, de rebote, las filas del mismísimo Fondo Monetario Internacional. Esto es, a Christine Lagarde, actual titular del Banco Central Europeo y por entonces Directora Gerente del FMI Las palabras y el tono de Alberto Fernández sorprendieron en un auditorio mermado, según las imágenes de televisión, por la ausencia de legisladores con más miedo al Covid-19 que a la fatiga, en vivo y en directo, de un discurso que, de milagro, no llegó a las dos horas. Las acusaciones y reformas del presidente no dejaron indiferente a las empresas de servicios públicos y a la Judicatura, verdadera diana de este Gobierno. Los primeros, al recordarles el congelamiento de las tarifas de servicios públicos y los últimos, con diferentes iniciativas que, de concretarse, pondrían fin al de por sí renqueante estado de derecho en Argentina. Entre las propuestas, puso sobre la mesa la creación de un «Tribunal intermedio» al Supremo y nuevos mecanismos de elección del Consejo de la Magistratura, equivalente al Consejo General del Poder Judicial. En esa línea de rematar el andamiaje judicial que se resiste a ser colonizado por los poderes Ejecutivo y Legislativo, Fernández advirtió que dará luz verde a los juicios por jurado para «delitos federales» y evitar que sean «los jueces» los «que hagan de la ley lo que les plazca». Evitar conocer la cárcel La embestida contra la Justicia, última resistencia al poder omnímodo del kircherismo se explica por los últimos fallos que ratifican condenas contra el corazón de los Gobiernos de la viuda de Néstor Kirchner. Aviso para navegantes o para la «capitana» en la sombra del Gobierno, la vicepresidente siente que se aleja su objetivo, evidente, de sacudirse los juicios por corrupta que la persiguen (a sus hijos también). Su meta verdadera, observan sus leales, es evitar conocer la cárcel, espacio del que logra escabullirse gracias a sus fueros. «El poder judicial, lamentablemente, está en crisis», insistió Alberto Fernández como si hubiera descubierto la pólvora. «Vivimos tiempos de judicialización de la política y politización de la justicia», se explayó el hombre que fue jefe de Gabinete del matrimonio que más poder concentró en la historia y formó parte de aquella estrategia «perokirchnerista» de desmembrar el único pilar que, en última instancia, puede defender la democracia. En una crisis sin precedente por el escenario histórico de Argentina y la pandemia, la posibilidad de cerrar una nueva negociación con el FMI (renovar la deuda) se alejó como nunca. A un paso de lograrlo desde que asumiera la Presidencia Alberto Fernández, hace poco más de un año, la idea de pactar con un organismo al que h apuesto en la picota, denostan sus militantes y tiene una pésima imagen entre los argentinos, paraceió quedar, para soponcio del ministro de Economía, Martín Guzmán, descartada.
02-03-2021 | Fuente: abc.es
La condena de Sarkozy provoca un torrente de polémicas
La condena de Nicolas Sarkozy a tres años de cárcel ha precipitado un torrente de polémicas, judiciales, políticas, periodísticas, confirmando que el expresidente provoca división, entusiasmo y rechazo inflamables. Gran beneficiaria política de la condena del expresidente, Marine Le Pen, presidenta de Agrupación Nacional (AN, extrema derecha), comenta la sentencia de este modo: «No me gusta que sea la justicia quién decida o no decida quién será mi rival en la próxima elección presidencial. Si Nicolas Sarkozy desea ser candidato, debiera poder hacerlo». A la derecha tradicional, entre «Los Republicanos» (el partido de Sarkozy), el estupor y rechazo se confunden con el apoyo muy firme al expresidente. Valérie Pécresse, candidata a la candidatura conservadora a la elección presidencial, ha declarado: «Confirmo con.. Ver Más
02-03-2021 | Fuente: abc.es
Sarkozy llevará brazalete electrónico mientras recurre su ingreso en prisión
La trigésima cámara correccional del Tribunal de París condenó el lunes a Nicolas Sarkozy, expresidente de la República, a un año de prisión firme y dos años con remisión de pena, tras ser declarado culpable de delitos de corrupción y tráfico de influencias. Se trata de un bombazo político: un ex jefe de Estado, abogado en ejercicio, miembro de varios consejos de administración de grandísimas empresas, conferenciante internacional, confidente político de Emmanuel Macron, presidente en ejercicio, condenado a una severa pena de cárcel, es un acontecimiento sin antecedentes en la historia política contemporánea. En el modelo judicial francés, las cámaras / tribunales correccionales son los responsables de juzgar ?por lo penal delitos de gravedad media?. En este caso, la trigésima cámara correccional del Tribunal de París ha sentado un precedente excepcional, condenando con severidad a un ex jefe de Estado que aspiraba a ser el hombre de la derecha tradicional en la próxima elección presidencial, dentro de catorce meses. Corrupción de alto nivel A juicio del Tribunal de París, Sarkozy, su abogado defensor y un alto magistrado cometieron varios delitos íntimamente ligados: violación del secreto de una instrucción penal, intercambio de ilegales favores profesionales, corrupción activa y pasiva al más alto nivel del poder político y judicial del Estado. El expresidente deseaba conocer información judicial sensible, sobre otros escándalos de corrupción. Y pudo ofrecer una promoción ?laboral? a un magistrado dispuesto a violar el secreto profesional. El abogado defensor de Sarkozy ofició de ?intermediario?, violando elementales normas procesales y profesionales. Sarkozy no irá a la cárcel inmediatamente. La presidenta del Tribunal, Christine Mée, ha aceptado que el expresidente acepte llevar un brazalete electrónico, que permita su localización permanente. Ese brazalete carcelario permitirá la libertad bajo control policial, evitando la prisión inmediata. ?Benevolencia? que tiene mucho de humillación atroz. Sarkozy, por su parte, presentará un recurso eventualmente suspensivo, esperando un nuevo proceso y una nueva sentencia. El Tribunal de París dictó a primera hora de la tarde del lunes su triple sentencia con severidad ?ejemplarizante?, al más alto nivel político, jurídico y penal. Al más alto nivel político de Francia, se condenan tráficos de influencias y corrupción relativamente ?menores? pero altamente simbólicas: el jefe del Estado, Nicolas Sarkozy, pidió y consiguió, personalmente, y a través de su abogado, en 2014, que un alto magistrado violase el secreto de la instrucción de un proceso en curso, prometiendo y ofreciendo una suerte de ?ascensión profesional?. Al más alto nivel judicial, Gilbert Azibert, el magistrado corrompido por ofrecer información y servicios al presidente de la República, ha sido condenado a cuatro años de cárcel: uno, en firme; tres, con remisión de pena. Thierry Herzog, el abogado de Sarkozy, ha sido condenado a las misma pena: un año de prisión firme; tres de cárcel con remisión de pena. Rosario de escándalos La condena castiga severamente las carreras del magistrado y el abogado, pero ?solo? es un nuevo capítulo de un esperpento político que todavía tiene por juzgar varios escándalos igualmente temibles para el expresidente. Nicolas Sarkozy deberá presentarse ante la justicia dentro de dos semanas, inculpado en un otro escándalo por estos presuntos delitos: corrupción pasiva, financiación ilegal de campañas electorales. Trece años después, la justicia francesa comenzará a jugar la financiación presuntamente ilegal de la campaña presidencial del 2007. Nadie piensa que Sarkozy pudo ?enriquecerse? o ?distraer? fondos destinados a la financiación de su victoriosa campaña electoral de hace trece años. Por el contrario, varios jueces estiman que el expresidente y su guardia pretoriana hicieron ?mangas y capirotes? para financiar una campaña de manera presuntamente ilegal. Tras el proceso de la campaña presidencial del 2007, Nicolas Sarkozy todavía tendrá que responder a la acusación del presunto delito de ?asociación de malhechores?, por haberse beneficiado de fondos públicos libios, ofreciendo generosamente por el difunto coronel Gadafi. Se trata de uno de los presuntos escándalos más rocambolescos de la historia política reciente. Claude Guéant, antiguo secretario general del Elíseo y ministro del Interior, es acusado de recibir, llevar y traer maletas de billetes de curso legal con fines ?electorales?. Hace apenas dos meses, el 15 de enero pasado, varios jueces especializados en delincuencia financiera decidieron abrir una investigación especial, sospechando que Nicolas Sarkozy pudo cometer varios delitos de ?tráfico de influencias? y ?blanqueo de dinero de origen crapuloso?, trabajando como ?asesor? de varias empresas rusas, años después de abandonar la presidencia de la República. Antes de la condena del lunes y los juicios por venir, Sarkozy ya fue juzgado y declarado no culpable en otros procesos que dieron mucho que hablar, durante varios años: favores y dinero negro nunca recibido de la mujer más rica de Francia, sondeos electorales presuntamente pagados por el Elíseo, gastos de campañas electorales Desde antes de ser presidente, durante su presidencia y durante los años que siguieron al abandono oficial de la política, Nicolas Sarkozy ha sido un personaje odiado con violencia por sus enemigos (izquierda y ?centristas fofos?) y admirado y venerado por sus fieles, partidarios de una derecha ?fuerte y orgullosa de su conservadurismo?. Durante unas semanas, los dirigentes más tradicionalistas de su partido, Los Republicanos (derecha tradicional) esperaban su absolución judicial, para presentarlo como ?hombre providencial? que podría ganar a Emmanuel Macron y Marine Le Pen la gran batalla de la próxima elección presidencial, dentro de catorce meses. Sarkozy presentará un recurso a su sentencia. Y podrá esperar un nuevo juicio, una nueva sentencia, atado al brazalete electrónico que le evitará un año de cárcel firme. Pero el calendario electoral corre el riesgo de acelerarse: todo es posible en una larga e imprevisible carrera electoral de catorce largos meses. Ni Sarkozy ni su esposa, Carla Bruni, se dejarán abatir por una condena a tres años de cárcel. Pero necesitarán mucha suerte para poder escapar al pozo sin fondo conocido del laberinto judicial, siempre abierto e inquietante.
02-03-2021 | Fuente: as.com
Presidentes del fútbol español que han tenido problemas con la justicia
Bartomeu, ha sido el último en unirse a la lista de presidentes del fútbol español que han tenido problemas con la justicia.
01-03-2021 | Fuente: abc.es
El calvario judicial que afronta Sarkozy por una decena de escándalos
Nicolas Sarkozy, 65 años. Treinta y siete años de carrera política. Cinco años de presidente de la República. Treinta años de escándalos políticos, diez años de escándalos sentimentales y separaciones amorosas. Este lunes, la trigésima cámara correccional del Tribunal de París le condenó a un año de prisión firme y dos con remisión de pena, culpable de delitos de corrupción y tráfico de influencias, un bombazo para la vida política francesa. Hace seis años la justicia comenzó a instruir el caso que comienza a juzgarse este lunes. Se sospechaba que Sarkozy y uno de sus abogados, Thierry Herzog, habían obtenido informaciones confidenciales de un antiguo magistrado, instructor de otros escándalos en los que estaba implicado el expresidente. Varios jueces estimaron que Sarkozy y su abogado habían corrompido o intentado corromper a ese juez, prometiéndole un ascenso atractivo en Mónaco/Montecarlo. Comenzó a instruirse entonces el escándalo de las escuchas telefónicas. Los teléfonos privados del expresidente habían sido pinchados por la policía judicial para descubrir los tráficos de Sarkozy y su abogado. Tuvieron una eficacia policial explosiva. Sarkozy pudo ser inculpado por los presuntos delitos de corrupción activa y tráfico de influencias. Su abogado fue inculpado los mismos delitos y la presunta violación del secreto profesional. No hubo enriquecimiento de ningún tipo. Pero, seis años más tarde, el escándalo de las escuchas telefónicas tiene una importancia sustancial por varias razones: pudiera descubrir cómo Sarkozy «disimulaba» su personalidad con varios «pseudónimos» y utilizaba su poder en el Elíseo para corromper a jueces con el fin de conseguir tratos de favor en otros escándalos anteriores. Escándalos que han seguido su proceloso curso, con muy distinto rumbo. Donaciones millonarias de Gadafi En su origen último, el caso de las escuchas que comienza hoy era una «prolongación» del escándalo Liliane Bettencourt, la mujer más rica de Francia, en su día sospechosa de haber entregado a Sarkozy cantidades considerables de dinero negro para financiar alguna de sus campañas políticas. El escándalo Bettencourt hizo correr mucha tinta, negra. En vano. Fue enterrado «apresuradamente» con una sentencia favorable a Sarkozy, a falta de pruebas de los sobres de dinero que el candidato a presidente habría recibido en mano hacia 2006 para financiar su victoriosa campaña de 2007. Presidente entre 2007 y 2012, Sarkozy siguió arrastrando con mucho ruido un rosario de cacerolas y escándalos sucesivos, que comenzaban en los años 90 del siglo pasado y se prolongaron hasta la campaña fallida de 2012, matriz de escándalos mayores. Durante años se acusó a Sarkozy de haberse beneficiado de «donaciones» millonarias de Muamar el Gadafi, el autócrata libio. Fue durante un largo quinquenio el más grave y temible de los escándalos, apoyado por las declaraciones de un hombre de negocios libio que declaró ante la justicia que él había transmitido, en persona, maletas de billetes con dinero libio destinado a financiar la campaña presidencial de Sarkozy. Hace apenas dos semanas, el mismo hombre de negocios desmintió sus propias acusaciones, «liberando» al expresidente de la más grave de las acusaciones, en un escándalo que aún tiene otros frentes. Varios jueces siguen instruyendo el caso de la financiación parcialmente «ilegal» de la campaña fallida de 2012. Se sospecha que Sarkozy pudo gastar ilegalmente mucho más de lo autorizado por la Ley y que sus hombres de confianza crearon empresas para ocultar ese tipo de desemobolsos. Sarkozy se dice víctima de un acoso judicial. No se le reprocha enriquecimiento indebido ni abuso de bienes sociales. Se le acusa de ocultar la financiación parcialmente ilegal de su última campaña. Otro escándalo presidencial? Se sospecha que Sarkozy, en el Elíseo, autorizó la financiación y realización de sondeos políticos de «confusa» utilización, beneficiando a dos de sus consejeros políticos. El caso estalló en 2018 y afecta al funcionamiento del Elíseo entre 2007 y 2012. Venta de helicópteros Hay otros escándalos, de cierta importancia, que solo le afectan de manera indirecta. Sarkozy «heredó» de los años de Mitterrand (1981-1995) el caso de Bernard Tapie, un avispado hombre de negocios que fue ministro de Mitterrand y presidente del equipo de fútbol de Marsella, antes de caer en la tela de araña de un gigantesco escándalo bancario. Se sospecha que, muchos años más tarde, Sarkozy y su ministra de Economía, Christine Lagarde, pudieron «facilitar» un acuerdo financiero muy beneficioso para Tapie. Como ministro de los presupuestos del Estado, en 1995, Nicolas Sarkozy participó en alguna medida en las negociaciones que culminaron con la venta de helicópteros a Pakistán y Arabia Saudí. Mucho más tarde se descubrió que algunos intermediarios pudieron cobrar sustanciales comisiones.. La justicia lleva años investigando en qué medida Sarkozy pudo conocer o no ese tipo de oscuras negociaciones. Se trata de un rosario de escándalos políticos, financieros, cuya instrucción lleva años ramificándose, dejando un rastro de confusa podredumbre, de difícil confirmación judicial. El proceso de las escuchas que comienza hoy abre una brecha imprevisible. Quizá no sea un escándalo mayor, pero ilumina un posible e inquietante comportamiento. El proceso y su posible sentencia, en semanas o meses, no pondrá fin al rosario de escándalos en curso. Sarkozy, por otra parte, podrá recurrir y apelar. Esos treinta años de escándalos políticos también tuvieron una dimensión glamur. En ese tiempo Sarkozy se divorció en dos ocasiones. Abandonó a su primera esposa por Cecilia Ciganez Albeniz, descendiente de Isaac Albéniz y prima de Ruiz Gallardón, que le abandonó a para fugarse con un experto en comunicación política. Antes de redescubrir el amor con Carla Bruni, tuvo una tórrida aventura con una conocida periodista política siempre en ejercicio. Esa instalación del expresidente en el corazón de una tupida telaraña judicial dejó huérfana a la derecha francesa. Paradójicamente, sigue teniendo muy buena prensa y se cotiza razonablemente bien en los sondeos, con un 35/37% de opiniones positivas. Se dice que Emmanuel Macron le consulta regularmente. Y parte del electorado conservador vería con buenos ojos su improbable regreso a la política activa.
01-03-2021 | Fuente: as.com
Dalma, tras los nuevos audios en la causa Maradona: "¿Cuánto falta para que Luque vaya preso?"
Después de que se filtren nuevos mensajes entre los médicos de Diego, la hija mayor del astro argentino pidió que la Justicia actúe.
01-03-2021 | Fuente: abc.es
Bukele arrasa en las elecciones El Salvador consiguiendo la mayoría absoluta de la Asamblea
Los augurios se cumplieron: el presidente Nayib Bukele acaba de hacer historia, si continúan los porcentajes con el 30% escrutado de las 8.451 actas, ganando con la más holgada victoria en unas elecciones desde que se instauró la democracia en 1994. Hasta un 65% del voto fue a parar al partido Nuevas Ideas del presidente, que parece vislumbrar un cambio con tendencias autoritarias en el país centroamericano al conseguir más de los 56 escaños que otorga la mayoría absoluta, por lo que no tendría que recurrir a su aliado GANA como coalición al concentrar todo el poder. «Nuevas Ideas y GANA tendrán más de 60 diputados en la nueva Asamblea Legislativa. Gracias al pueblo salvadoreño», escribió Bukele en su cuenta de Twitter. Los partidos de la oposición como Arena y el FMLN, perpetuados en el poder durante 30 años, pasarían a tener una representación anecdótica fuera de todo pacto. A los salvadoreños parece no quitarles el sueño la senda hacia una posible dictadura, con solo un 28% de la población que apoye la democracia en un país con el 51% de sus habitantes sumidos en la pobreza y el expresidente Mauricio Funes huido de la justicia en Nicaragua. Sin duda, la desesperanza de los salvadoreños sumidos en la decepción de los anteriores gobiernos, han apostado por un cambio que se manifiesta a golpe de Tweet y de efecto en una pretendida telecracia. Según estimaciones del Tribunal Supremo Electoral, el recuento de votos en las Elecciones de El Salvador va lento ya que debido a la regulación del proceso se comienza por los votos nulos, impugnados y papeletas no utilizadas para proceder al recuento. 5,7 millones de salvadoreños estaba llamado al voto para elegir 226 alcaldes, 20 diputados al Parlamento centroamericano, de carácter regional, y 84 diputados de la Asamblea Legislativa. Pese a la pandemia la participación se ha remontado hasta el 51% del electorado, superando el 45,7% que ejerció el voto en las elecciones legislativas y municipales de 2018. El ausentismo suele ser imperante en el país centroamericano que ha celebrado las primeras votaciones que han contado con apoyo tecnológico. En el colegio electoral de San Jacinto, a las afueras de San Salvador, se produjeron altercados por el cierre del mismo mientras las aglomeraciones en el exterior exigían su apertura con una votación ralentizada por las medidas anti COVID-19 que acabó solucionando el director del Instituto de Reconstrucción del Tejido Social. Gobierno en coalición Desde primera hora de la mañana, Nayib Bukele, el actual presidente de El Salvador compartía múltiples mensajes en su perfil de Twitter para, primero denunciar un posible fraude ante el retraso en la apertura de una cuarta parte de los colegios electorales, por la tardanza en la repartición de credenciales a los apoderados de su partido Nuevas Ideas y GANA con el que podría gobernar en coalición, que conforma una escisión interesada de Arena, considerado de derechas, y con el que se presentó a sus primeras elecciones. El presidente decidió iniciar su imparable carrera política después de que fuera expulsado de FMLN, de izquierda pragmática, proveniente de la guerrilla que luchó durante doce años en una guerra civil finalizada en 1992. La popularidad del mandatario, que no se presenta como diputado estas elecciones, ha subido como la espuma gracias a un aparataje propagandístico que ha aglutinado el 71% del gasto electoral. El mandatario, acusado de ciertos tintes autoritarios, se alza con el poder de la Asamblea Legislativa lo que le permitirá elegir magistrados de la Corte Suprema y el Tribunal Supremo Electoral, el Fiscal General y el Procurador para la Defensa de los Derechos Humanos. Un sorpasso se producirá en el Congreso que contaba con una amplia mayoría entre Arena y el FMLN como oposición al Gobierno lo que le impedía la aprobación de leyes al presidente. Así el propio Bukele tomó el la Cámara rodeado de militares y policías en febrero del 2020 como presión para la ratificación de una ley contra las pandillas que suponía un embolso de 109 millones de dólares para las arcas del Estado. Ni siquiera el día de las elecciones Nayib ha dado un respiro a la polémica ya que informaciones de última hora constatan que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) de El Salvador ha iniciado un proceso sancionador contra el presidente erradicando la difusión de sus mensajes. Así el Colegiado Electoral ha presentado medidas cautelares por saltarse las restricciones que obligan a guardar silencio, hasta tres días antes de las elecciones, en la jornada de elecciones, como consecuencia de la promoción de una conferencia de prensa. Una norma que suele ser poco secundada, como demuestran los múltiples candidatos que comparecen bajo los focos a la salida de la emisión de su voto soslayando la obligación. La rueda de prensa por la que ha sido amonestado Bukele se produjo a media tarde durante las votaciones y en la que pedía el voto, sin nombrarlos, por sus diputados y alcaldes dirigiéndose a la acción como ?operación remate? en un intento por acabar con las oportunidades de sus adversarios políticos. La Asociación de la Prensa en El Salvador ha atestiguado 26 agresiones y 33 vulneraciones durante las elecciones contra los medios, sobre todo bloqueos al acceso a la información, restricciones al ejercicio periodístico, declaraciones estigmatizadas, abusos digitales amenazas verbales y a la vida entre las que se encuentran una privación a la libertad y una intimidación con especial incidencia en las mujeres periodistas.
01-03-2021 | Fuente: abc.es
Protestas en Argentina por el escándalo de los vacunados VIP
La tormenta por el escándalo de los vacunados VIP no amaina. Mientras la gente se echa a las calles, en Buenos Aires y en otras provincias de Argentina, el Gobierno anuncia que llegan nuevas made in China, da detalles de una nueva red de distribución de las dosis y difunde, como notición, que una anciana de 90 años, Elsa Nélida Alonso, se convirtió en la primera argentina en llegar al millón de vacunados. Todos los intentos, a la desesperada, le sirven de poco a Alberto Fernández. El presidente, que había calificado el escándalo de «payasada de la oposición», se ha convertido en diana de la ira popular, protagonista de una cascada de querellas en la Justicia contra el Gobierno y hoy se enfrenta al desafío, inevitable, de tener que dar la cara en la sesión inaugural del periodo de sesiones legislativas. Frente a la Casa Rosada (sede del Ejecutivo) un grupo de manifestantes depositó bolsas de cadáveres con nombres de familiares muertos por Covid19. Otros, los rotularon con el de los Fernández, incluida «Cristina», la vicepresidenta y de políticos oficialistas. La mayoría de los que protestaban, -según las imágenes- enarbolaba banderas de argentina y pancartas donde acusaba al Gobierno de criminal por haberse «choreado» (birlado) vacunas para la población de riesgo con prioridad, para entregárselas a su círculo de empresarios afín, familiares y, como diría Fernando Simón, allegados. A esta escena del sábado le sucedieron otras similares en el interior del país después de que se hiciera público, hace una semana, que al menos un centenar de personas (se desconoce la cifra exacta) se saltó el turno de vacunación y recibieron el antídoto en el mismo Ministerio y «vacunatorios vip». El escándalo le costó el puesto y una reputación de décadas, al ministro de Salud, Ginés González García. Al principio y una vez explosionada la bomba de las vacunas VIP, en los medios de comunicación, -con Clarín en primera fila de investigación-, el Gobierno, en un intento de frenar la que se avecinaba, difundió 70 nombres de «colados», entre los que figuraban sindicalistas de peso, como el líder camionero y multimillonario, Hugo Moyano, también el periodista, exmontonero y todavía presidente del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), Horacio Verbitsky, el expresidente Eduardo Duhalde y su familia, el Procurador del Tesoro y exconvicto por corrupción del Gobierno de la viuda de Néstor Kirchner, Carlos Zannini, el actual senador y ex ministro de Asuntos Exteriores, Jorge Taiana, el ex embajador en el Vaticano Eduardo Valdés y el empresario español Florencia Aldrey y su familia. Capitulo aparte se dispensó al fotógrafo presidencial, Esteban Collazo, de 34 años o al secretario privado del Presidente, Nicolás Ritacco, de 27. Caída de popularidad A medida que se van conociendo nuevos nombres de los vacunados VIP aumenta la indignación contra un Gobierno que asiste, desesperado, a la caída en picado de su popularidad, apenas seis meses antes de que se celebren las elecciones legislativas de medio término. Cada día que pasa el oficialismo tiene más complicado hacerse con una victoria contundente en la renovación parcial del Congreso y el Senado. Lo mismo sucede en otras provincias, pero, especialmente en la de Buenos Aires, donde los locales de La Cámpora, organización política fundada por Máximo Kirchner, también asumieron la misión de «vacunatorio VIP». Axel Kicillof, actual gobernador, echó más leña al fuego de forma involuntaria. El ministro de Economía, cuando se produjo la intervención y posterior expropiación de YPF a Repsol, defendió la vacunación de unos jóvenes que trabajan en un call center porque «la disposición era clara para todos» e incluía a «quienes desde el principio de la pandemia hicieron el seguimiento de los casos y respondieron las llamadas de teléfono».
01-03-2021 | Fuente: abc.es
Una estatua dorada de Trump hecha en México, la otra estrella de la Conferencia conservadora
Junto con la del Donald Trump de carne y hueso, la imagen más perseguida estos días en la Conferencia conservadora de Orlando (CPAC) es una estatua del expresidente de color oro con la que los asistentes no han dejado de hacerse fotos. La curiosa escultura es obra de Tommy Zegan, un artista y seguidor de Trump que, según medios estadounidenses, consideraba que las figuras que se habían hecho de él hasta ahora no le hacían justicia. Su creación consiste en una recreación del expresidente con un estilo que recuerda a los cómics. Calza chancletas y viste chaqueta, corbata y un pantalón corto con las barras y estrellas de la bandera de EE.UU. En su mano izquierda sostiene una varita mágica y, de hecho, la composición se titula «Trump y su varita mágica». Asistentes a la Conferencia conservadora en Orlando (Florida) se fotografían con la estatua dorada de Donald Trump - AFP Sin embargo, críticos del antiguo inquilino de la Casa Blanca se han mofado de ella en internet tildándola de un nuevo «becerro de oro», por la idolatría que le profesan sus seguidores. Zegan ha replicado: «No es un ídolo, es una estatua». Está realizada con un molde de fibra de vidrio y recubierta luego de pintura dorada. Fue montada en México y coloreada en Tampa (Florida). Se ha puesto a la venta en el propio evento conservador a un precio de 100.000 dólares. Donald Trump reapareció este domingo tras su salida de la Casa Blanca en la Conferencia Conservadora de Acción Política (CPAC, por sus siglas en inglés), un foro por el que han pasado en los últimos días, entre otros, su hijo Donald Trump Jr., el exsecretario de Estado Mike Pompeo o el senador Ted Cruz. Por primera vez desde que este foro empezó a celebrarse en 1974, se ha trasladado fuera del área de Washington DC. El lugar elegido, Florida, se ha convertido en un feudo del ?trumpismo?. Mientras en otros estados en los que había ganado en 2016 perdió en las últimas elecciones, allí ganó Trump en las últimas elecciones con un margen incluso mayor.