Infortelecom

Noticias de justicia

01-01-1970 | Fuente: abc.es
Ecuador concede la nacionalidad a Assange tras pasar casi seis años recluido en la Embajada de Londres
El fundador de Wikileaks, Julian Assange, habría conseguido la nacionalidad ecuatoriana, según se desprende de un documento oficial al que ha tenido acceso el diario 'El Universo' y de una fotografía que ha publicado él mismo en Twitter en la que luce la camiseta de la selección ecuatoriana de fútbol, después de pasar casi seis años recluido en la Embajada de Londres como asilado. El Universo asegura que Assange posee una cédula de ciudadanía y «fuentes confiables», han detallado incluso el número con el que aparece identificado en el Registro Civil de Ecuador. El 'hacker' consiguió este documento el 21 de diciembre de 2017, de acuerdo con los registros citados por el rotativo local, e incluso ya tendría un pasaporte con esta nacionalidad. pic.twitter.com/LB5jzQmJLb? Julian Assange ? (@JulianAssange) 10 de enero de 2018De esta forma, Assange, australiano de nacimiento, perdería la condición de asilado que obtuvo en 2012, puesto que un país no puede conceder asilo a sus propios ciudadanos. Pero no perdería la protección que le ha otorgado Ecuador todos estos años ya que, como nacional suyo, el país puede hacer uso de la protección diplomática. La noticia se conoce apenas un día después de que la ministra de Exteriores de Ecuador, María Fernanda Espinosa, revelara que el nuevo Gobierno de Lenín Moreno busca una mediación internacional para resolver la «insostenible» situación de Assange. El anterior Gobierno, presidido por Rafael Correa, concedió a Assange asilo político en 2012 pero Reino Unido, donde se encontraba en esos momentos, se negó a concederle un salvoconducto para que viajara a Ecuador alegando que debía ejecutar una orden de detención cursada por la Justicia sueca. Estaba acusado en Suecia de varios cargos de abuso sexual, entre ellos una supuesta violación, la acusación más grave. En estos años, la Fiscalía sueca ha archivado todas las causas contra Assange, bien por prescripción, bien por falta de pruebas. Sin embargo, Reino Unido ha aclarado que en cuanto el fundador de Wikileaks ponga un pie en suelo británico será detenido porque las autoridades británicas también le acusan de violar las condiciones de su libertad condicional, lo que ha prolongado su estancia en la Embajada ecuatoriana en Londres. Assange está recluido desde 2012 en la sede diplomática porque alega que, de ser detenido, será extraditado a Estados Unidos, que le persigue por publicar de miles de documentos clasificados sobre las guerras en Irak y Afganistán que fueron filtrados a Wikileaks. Su estancia en la misión ecuatoriana se ha «complicado», según ha reconocido Espinosa, en los últimos tiempos debido a los pronunciamientos políticos de Assange. Los comentarios que hizo a favor de la independencia de Cataluña tensaron las relaciones entre Quito y Madrid y llevaron al nuevo Gobierno de Lenín Moreno a pedirle que guardara silencio.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Reino Unido rechaza el estatus de diplomático para Julian Assange solicitado por Ecuador
El Gobierno británico ha rechazado la petición de Ecuador para otorgar al australiano Julian Assange , fundador de WikiLeaks, un estatus diplomático que le permita abandonar la embajada ecuatoriana en Londres, donde lleva más de cinco años refugiado. Varios medios británicos, en sus ediciones digitales, han desvelado que el ministerio de Exteriores británico ha negado dicha posibilidad y ha recordado a Quito que la única solución al caso es que Assange se entregue a la justicia. The Guardian cita una fuente del Foreign Office que afirma que «el gobierno de Ecuador solicitó recientemente el estatus diplomático para Assange», pero añade que «el Reino Unido no otorgó esa solicitud, ni estamos en conversaciones con Ecuador sobre este asunto». Agrega, según The Guardian, que «Ecuador sabe que la forma de resolver este problema es que Julian Assange abandone la embajada para hacer frente a la justicia». Por su parte, The Times, también en su edición digital, asegura que el fundador de Wikileaks «recibió un pasaporte y documentos de identidad ecuatorianos, alimentando la especulación de que pronto podría ser trasladado de la embajada en Londres». Este diario recoge igualmente la negativa del gobierno británico a la petición de Quito de concederle al australiano un estatus diplomático. Medios ecuatorianos publicaron el pasado martes que Assange ha recibido un documento de identificación ecuatoriano, aunque la Cancillería del país andino no ha confirmado dicha versión. La propia ministra de Exteriores ecuatoriana, María Fernanda Espinosa, dijo ese mismo día, sobre la posibilidad de haberle concedido la nacionalidad a Assange, que esos rumores «no merecen ni los comentarios ni la opinión» de la Cancillería, más aun si se trata de un tema «tremendamente delicado», que se trata de forma bilateral con el Reino Unido. Assange está asilado en la embajada ecuatoriana en Londres desde el 19 de junio de 2012 después de que la Interpol emitiera una orden de detención, a petición de la policía sueca, que le imputaba supuestos delitos sexuales, aunque esta orden fue retirada en mayo de 2017. Sin embargo, el fundador de WikiLeaks sigue asilado por temor a ser arrestado por las autoridades británicas y deportado a Estados Unidos, donde podría ser juzgado por la publicación de documentos militares y diplomáticos de carácter confidencial. El 28 de noviembre de 2010, la web WikiLeaks comenzó a difundir cientos de miles de documentos con información comprometedora sobre la actuación de Washington en los conflictos armados de Afganistán e Irak o las comunicaciones de su servicio diplomático en todo el mundo.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
La extradición de Assange a EE.UU., improbable
El gran temor para Julian Assange era una extradición a EE.UU., donde se lo podría juzgar por los secretos de estado publicados en WikiLeaks y obtenidos por la exsoldado Chelsea Manning. Durante años se ha hablado de una petición secreta de arresto y extradición de las autoridades estadounidenses a sus colegas en Londres, pero esa posibilidad parece cada vez menos cierta. Ello a pesar de que el año pasado el fiscal general, Jeff Sessions, asegurara que el arresto de Assange era una «prioridad» y que se deslizara en la prensa que la Justicia había preparado cargos. La realidad es que nada de ello se ha concretado y que el perdón presidencial otorgado por Obama a Manning apunta también en la dirección contraria. A esto se suma que el perfil político de Assange ha evolucionado. En los últimos tiempos, parece un activista más cercano a los intereses de figuras nacionalistas como Donald Trump y Vladimir Putin. El primero celebró con ganas las filtraciones de material pernicioso para la candidatura demócrata que ejecutó WikiLeaks (al parecer, con la colaboración de «hackers» rusos). Assange, además, mantuvo correspondencia con el hijo mayor de Trump durante la campaña, llegó a pedir que se le otorgara el cargo de embajador en Australia y sigue practicando filtraciones en línea con los intereses de Trump. Por ejemplo, esta semana volcó en la red una versión pirata gratis del libro del periodista Michael Wolff que ofrece un retrato negativo del primer año de Trump en la Casa Blanca, con el posible efecto de debilitar sus ventas. Cuando a Trump se le preguntó el año pasado sobre la conveniencia de arrestar a Assange, respondió que él no formaba parte de esa decisión, que correspondía a la fiscalía.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Y ahora, ¿qué pasa con Julian Assange?
Las informaciones de que Julian Assange, habría obtenido la nacionalidad ecuatoriana, publicadas en medios del país sudamericano, suponen un nuevo capítulo en los ya cerca de seis años de reclusión del fundador de WikiLeaks en su Embajada en Londres. En todo caso, Reino Unido ha rechazado ya otorgar al activista australiano un estatus diplomático que le permita abandonar la legación de Ecuador, país para el que resulta un inquilino incómodo. ¿Qué pasa ahora, por tanto, Julian Assange? Esta es su actual situación y las posibles salidas. ¿Por qué permanece Julian Assange en la Embajada de Ecuador en Londres? El fundador de Wikileaks permanece en la Embajada de Ecuador en Londres por miedo a ser detenido por las autoridades británicas y deportado a Estados Unidos, donde cree que será juzgado por la divulgación de secretos de estado a través de la plataforma web. ¿Qué sucedería si sale a la calle? Sería detenido por las autoridades británicas. Assange estaba perseguido por la justicia sueca por un supuesto abuso sexual a dos chicas en este país donde residía, causa que fue retirada por los fiscales de Suecia al no poder avanzar con la investigación. Aunque aún se enfrenta a ser arrestado por haber incumplido las condiciones de libertad condicional que le impuso la justicia británica en 2010 después de comparecer en un juzgado de Londres tras la orden de arresto que había emitido Interpol contra él. ¿Cambia algo que Ecuador le conceda la nacionalidad de ese país? Solo en caso de recibir inmunidad diplomática directamente del Gobierno ecuatoriano. En ese caso, y si Reino Unido le concediese el estatus diplomático, el fundador de WikiLeaks tendría inmunidad, lo que le permitiría salir de la embajada sin la posibilidad de ser arrestado. ¿Por qué Reino Unido le ha denegado un estatus diplomático? Un portavoz del Ministerio de Exteriores británico dejaba claro que «Ecuador sabe que la forma de resolver este problema es que Assange deje la embajada para enfrentarse a la Justicia». Por tanto, el Gobierno pretende que Assange se entregue y sea juzgado y no piensa en concederle este estatus. «Reino Unido no ha concedido esta petición, ni tampoco estamos en conversaciones con Ecuador sobre este asunto», sostiene el Foreign Office. ¿Podría ser extraditado a Estados Unidos? Los tribunales británicos dictaron en su sentencia que, en principio, debería ser extraditado a Suecia, donde estaba siendo perseguido por la justicia por esos dos casos de supuesto abuso sexual. Pero el gran temor de Julian Assange era que se le extraditara a Estados Unidos, donde se lo podría juzgar por los secretos de estado difundidos a través de WikiLeaks, obtenidos por la exsoldado Chelsea Manning. La posibilidad de una petición secreta de arresto y extradición desde EE.UU. a Londres parece cada vez más lejos. El perdón otorgado por Barack Obama a Manning y la aproximación de Assange a figuras como Donald Trump y Vladimir Putin abonan esa tesis. ¿Qué supone para Ecuador mantener a Assange en su Embajada? Tras más de cinco años y medio recluido dentro de su embajada el Gobierno de Ecuador quiere una salida a este caso porque considera que, humanamente, ?no es sostenible? para una persona estar encerrado permanentemente en un espacio cerrado. Para eso analiza la posibilidad de que un tercer país en la búsqueda de una solución definitiva al caso. A parte de esto, tener a Assange en su embajada le cuesta al Gobierno de Ecuador tener que dar explicaciones cada vez que el australiano aporta su opinión en temas que competen a otros estados, como por ejemplo con el proceso independentista catalán, donde se posicionó a favor de los secesionistas y el gobierno ecuatoriano tuvo que pedirle que no se inmiscuyera en el asunto. ¿Qué posibles salidas tiene su caso? En principio tres posibles salidas. La primera, que se entregue a las autoridades británicas para ser juzgado y posiblemente extraditado a Suecia. La segunda, que Reino Unido le conceda la inmunidad diplomática que pide el Gobierno de Ecuador y que quede en libertad. Y tercera, una posible intermediación por medio de un tercer país, como pide el Ejecutivo ecuatoriano, para desatascar la situación.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Dos muertos en disturbios tras la violación y asesinato de una niña de siete años en Pakistán
Dos personas han muerto en los enfrentamientos que se han producido este miércoles en la ciudad paquistaní de Kasur cuando un grupo de manifestantes ha atacado una comisaría en protesta por la muerte y violación de una niña de siete años y la Policía ha respondido con fuego real. El cuerpo de Zainab Ansari fue encontrado el martes en un contenedor de basura cuatro días después de que su familia denunciara su desaparición. Es el vigésimo caso de una niña que es secuestrada, violada y asesinada en el último año en Kasur. Los padres de Ansari, que no estaban en el país cuando su hija desapareció, han aterrizado este miércoles en el aeropuerto internacional de Islamabad, donde les esperaba la prensa paquistaní. «Quiero Justicia, quiero Justicia», ha repetido la madre. Los vecinos de Kasur, por su parte, se han echado a las calles para expresar su indignación con la Policía, a la que acusan de no investigar en profundidad estos casos. Los manifestantes se han dirigido contra la comisaría de Kasur y han atacado, según el portavoz del Gobierno de Punyab, Malik Muhamad Ahmad Jan. Un grupo de personas se manifiesta tras la violación y muerte de Zainab Ansari - Efe «Han comenzado a lanzar piedras y algunos manifestantes armados han disparado contra la Policía», ha dicho Jan a Reuters. «Para pararlos, la Policía ha realizado disparos al aire», ha relatado. El portavoz gubernamental ha confirmado que dos personas han muerto y otra ha resultado herida. Saleem ur Rehman, residente local, ha contado que «la protesta transcurría de forma pacífica y algunos estudiantes han comenzado a lanzar piedras, a lo que la Policía ha respondido disparando contra la multitud». «La situación de orden público aquí es realmente mala. Ha habido muchos incidentes. Por eso protestamos», ha añadido. «Lo cogeremos pronto» El caso ha adquirido tal dimensión que el ministro principal de Punyab, Shahbaz Sharif, ha reclamado acciones inmediatas. La Policía de Kasur ha negado cualquier negligencia y el agente Zulfiqar Hameed ha asegurado a Reuters que cuatro secuestradores ya han sido detenidos y otro ha muerto durante una persecución policial. Hameed ha confiado además en que el caso de Ansari se esclarecerá pronto. «Tenemos imágenes de las cámaras de seguridad que muestran a un hombre joven llevándosela. Lo cogeremos pronto», ha afirmado. La Policía ha recogido muestras de AND de 95 sospechosos, ha revelado.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Un consejo electoral imparcial, clave para salvar el diálogo entre el régimen de Maduro y la oposición
Representantes del Gobierno de Nicolás Maduro y de la oposición regresan este jueves al diálogo en Santo Domingo para buscar una salida a la grave crisis política y humanitaria que vive Venezuela, unas conversaciones en las que el acuerdo para conseguir un Consejo Nacional Electoral (CNE) que sea imparcial se presenta clave para que puedan avanzar. El documento que llevan a la mesa para su debate los ministros de Exteriores de los países observadores -México, Chile, Paraguay, Bolivia y Nicaragua- incluye la propuesta de que la composición del CNE sea equilibrado: dos rectores principales propuestos por el oficialismo, dos por la oposición y un quinto de común acuerdo, informó a «El Nacional» una fuente de manera extraoficial. La oposición insistirá en sus otras exigencias: el reconocimiento a los partidos Acción Democrática, Primero Justicia y Voluntad Popular, que fueron ilegalizados por la madurista Asamblea Nacional Constituyente (ANC) por no haber participado en las elecciones municipales del pasado diciembre; el respeto a la Asamblea Nacional -en manos de la oposición desde 2015 y despojada de sus poderes por el oficialismo-; la apertura de un canal humanitario para el suministro de alimentos y medicinas ante la escasez en el país; la eliminación de las inhabilitaciones políticas a líderes de la oposición, y la liberación de todos los presos políticos. Por su parte, el régimen de Maduro pide la aceptación de la Constituyente y el levantamiento de las sanciones financieras impuestas por Estados Unidos. En los encuentros en la República Dominicana, que comenzaron formalmente el 1 de diciembre, participan también el presidente del país anfitrión, Danilo Medina, junto al ex jefe del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero. Pesimismo ante la reanudación del diálogo La oposición se mostró este miércoles menos optimista sobre los futuros logros de las conversaciones. El partido opositor Voluntad Popular (VP), de Leopoldo López, una de las organizaciones políticas que participa, considera que la posible negociación parece encaminada a no avanzar. Los diálogos «parecieran indicar que no vamos a poder avanzar en esa supuesta negociación», advirtió el diputado de la bancada naranja Juan Andrés Mejía en rueda de prensa, y responsabilizó de esta situación a los interlocutores de la llamada revolución bolivariana, informa Efe. «Vamos a una negociación con la intención de nuestra parte de que hay que hacer todo lo que esté a nuestro alcance (..) para conseguir una solución al pueblo, pero quienes están en (el palacio presidencial de) Miraflores no quieren reconocer el desastre en el que estamos todos los venezolanos», prosiguió. Más pesimista aún es María Corina Machado, la coordinadora de Vente Venezuela, partido que no respalda las negociaciones con el régimen de Maduro. «El país y el mundo democrático no van a aceptar falsas promesas de ?un CNE medianamente imparcial? y unas elecciones sin todas las garantías indispensables. Eso solo agravaría la crisis política y el hambre de los venezolanos», afirma en una serie de tuits sobre las conversaciones de Santo Domingo. El país y el mundo democrático no van a aceptar falsas promesas de ?un CNE medianamente imparcial? y unas elecciones sin todas las garantías indispensables. Eso solo agravaría la crisis política y el hambre de los venezolanos. #EsoNoEsDialogo https://t.co/gTUTIXUH5n? María Corina Machado (@MariaCorinaYA) January 11, 2018En otro de sus mensajes, advierte de que «el país no puede seguir perdiendo tiempo en simulacros de negociación mientras sufre el colapso de la economía y aumenta el hambre, la represión política y la violencia en las calles». «El país no aceptará un pacto espurio de falsa gobernabilidad que mantenga la persecución, las inhabilitaciones, los presos políticos y exiliados, pero, sobre todo, que no resuelva las causas de la crisis: el socialismo totalitario», añade Machado. En el marco de este diálogo fueron liberados la víspera de Nochebuena 44 políticos presos en Venezuela, una de las solicitudes que ha hecho la parte opositora, aunque todavía se exige la excarcelación de más de 200 antichavistas privados de libertad. El propio Leopoldo López continúa en arresto domiciliario.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Julian Assange solicitó la nacionalidad ecuatoriana el pasado mes de septiembre
La ministra de Relaciones Exteriores de Ecuador, María Fernando Espinosa, confirmó lo que es vox pópuli: que el fundador del portal WikiLeaks, Julian Assange, tiene cédula ecuatoriana y que el Reino Unido denegó la solicitud de otorgarle estatus diplomático. Lo nuevo fue que también se ha naturalizado ecuatoriano. Sobre la naturalización que se le otorgó, el 12 de diciembre de 2017, la canciller informó que el australiano la solicitó el 16 de septiembre pasado, y que se le entregó bajo las consideraciones de la Constitución y la Ley de Movilidad Humana Flanqueada por funcionarios de la Cancillería, Espinosa dijo, este jueves, que lamentaba las filtraciones y «manipulaciones» de los últimos días en torno al caso Assange, porque «no es bueno para el país». Y apuntó que «Ecuador está obligado, conforme a su Constitución, a respetar los derechos humanos de las personas con protección internacional». Más adelante, precisó que Assange puede ingresar a Ecuador sin restricciones. «Nos gustaría que venga, pero cualquier movimiento del asilado fuera de la embajada es algo que se debe acordar con el Reino Unido». Mientras Espinosa buscaba explicar la acción de la Cancillería ecuatoriana, los diplomáticos y analistas coinciden en criticar, duramente, el pretender que Reino Unido lo acepte como diplomático. «No es solo una ingenuidad sino una torpeza de la canciller Espinosa», comentó a ABC el reconocido diplomático y excanciller José Ayala Lasso. Y acerca de las condiciones en las que vive Assaange, que Espinosa dice son «insostenibles», señala: «Si tan mal se siente, y le doy la razón al estar en un recinto de cuatro por tres metros, renuncie y sométase a la justicia británica, que no va a dar un paso atrás, jamás». En idéntico sentido se pronuncia Alan Cathey, analista de temas internacionales. El cree también que la única salida al caso Assange es la decisión de entregarse a la justicia británica. Y califica la petición de credencial diplomática como un grave error diplomático, «que podría constituirse en un peligroso antecedente para que delincuentes puedan ser liberados valiéndose de una artimaña que no tiene asidero en el Derecho Internacional». Respecto de que la Embajada del Ecuador en Londres es territorio ecuatoriano, el excanciller Ayala Lasso comenta que solo el análisis académico puede interpretar en ese sentido. «Es una ficción jurídica que no aplicable a estos casos», sostiene. Se refiere a la extraterritorialidad para facilitar el cumplimiento normal de las actividades de una misión diplomática, y no para darle nacionalidad a una persona que se encuentra allí por motivos políticos (asilo), pero que también está requerida por la justicia.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Trump rectifica y eludirá entrevistarse con el fiscal especial de la trama rusa
Donald Trump ha cambiado de opinión y de estrategia, y ya no está dispuesto a un encuentro personal con el fiscal especial, Robert Mueller. Al tiempo que intenta transmitir públicamente la absoluta seguridad de que él y su equipo no mantuvieron connivencia alguna con el Gobierno ruso en la campaña electoral, el presidente ya sólo recurre a evasivas sobre una entrevista que meses pasados dio por hecho. Su repetida afirmación de que deseaba «al cien por cien» un «cara a cara» con el exdirector del FBI que investiga la llamada trama rusa, ha tornado ahora en máxima prudencia: «Hablaré con mis abogados y veremos qué pasa». La entrada en acción de los letrados ha consumado uno de los logros más difíciles para cualquier miembro de su entorno: silenciar a Trump. Después de que el inquilino de la Casa Blanca se complicara el horizonte judicial con verborrea tuitera sobre su comprometida decisión de expulsar al entonces director de la Oficina Federal, James Comey, y con contradictorias justificaciones no pedidas, el grupo de abogados que intenta contrarrestar las pesquisas del fiscal especial parece haberse hecho con el control. Desde que en diciembre Mueller insinuara al equipo defensor su intención de interrogar al presidente, aunque sin una fecha determinada, los letrados trabajan en evitar un encuentro personal y la materialización de una imagen que perjudicaría notablemente a Trump. La falta de precedentes de un interrogatorio de un fiscal especial al presidente de Estados Unidos, en busca de pruebas sobre un posible delito de obstrucción a la Justicia, no hace sino complicar el diseño de una estrategia eficaz. Todo es incierto para una Casa Blanca a la defensiva, que ha levantado una empalizada para que los trabajos del fiscal especial no paralicen la agenda presidencial. De un tiempo a esta parte, el ocupante del Despacho Oval se limita a negar abiertamente que esté siendo investigado, pese a saber que Mueller le mantiene en su punto de mira. El otro mensaje que martillea es el de preguntarse por qué Hillary Clinton no está incluida en ningún proceso policial o judicial, con continuas apelaciones al polémico dosier que la campaña demócrata encargó a una agencia de espionaje para desacreditar a su rival republicano. .
01-01-1970 | Fuente: abc.es
La Policía busca a un asesino en serie por la violación y asesinato de una niña de siete años en Pakistán
Las autoridades paquistaníes buscan a un asesino en serie como responsable de la violación y asesinato de una niña de siete años en Kasur, en el este del país, en un crimen que ha conmocionado al país tras casi una docena de casos similares en la misma zona. «El violador o asesino es un asesino en serie; en incidentes anteriores las pruebas forenses lo determinan así y el modus operandi también», indicó a los periodistas Malik Muhammad Ahmad Khan, portavoz del gobierno de Punyab, provincia en la que se encuentra la localidad. De acuerdo con la Policía, en el último año se han producido once casos de naturaleza similar en esta ciudad cercana a la frontera con la India. Zainab Ansari - Efe El responsable provincial indicó que hasta ahora las pesquisas no habían arrojado nada, pero que las autoridades han investigado a 96 personas y que tienen una pista para la identificación del sospechoso. «Sobre la base de esta pista hemos llegado muy cerca del sospechoso», dijo, sin dar más detalles. Khan indicó que las autoridades están haciendo todo para llevar al responsable del crimen ante la justicia lo antes posible y que se ha designado un equipo de investigación especial para investigar el caso. La niña, que había quedado bajo el cuidado de un tío mientras sus padres hacían una peregrinación religiosa a Arabia Saudí, desapareció el 4 de enero y su cadáver fue hallado cinco días después, el pasado martes, en un contenedor de basura. La aparición del cuerpo, cuyo examen determinó que había sufrido abusos sexuales, desató una ola de protestas de violentas en la ciudad en las que han muerto dos personas y se han producido actos de vandalismo contra comercios y vehículos. Los manifestantes están indignados ante un crimen que ha puesto a la ciudad en el ojo del huracán. Escándalo de pedofilia en la zona en2015 El oficial de Policía del distrito Muhammed Ali indicó este viernes a Efe que en el último año se han registrado en la zona once casos similares, en los que solo en una ocasión la niña sobrevivió, sin que hasta el momento se hayan producido arrestos. Esta zona ya fue el centro de la polémica en agosto de 2015, cuando quedó al descubierto un escándalo de pedofilia en el que al menos 19 menores fueron grabados en vídeo y fotografiados por una red formada por 17 personas en el pueblo de Ganda Singh Wala, en el área de Kasur. En abril de 2016, un tribunal antiterrorista condenó a cadena perpetúa a dos acusados por ese caso.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Túnez vive una nueva revuelta del descontento en plena depresión económica
Túnez se viste de revolución para celebrar el aniversario de las movilizaciones de 2011 que acabaron con la dictadura de Zine El Abidine Ben Ali. La bautizada como «Revolución del jazmín» está en la memoria de unos tunecinos que en los últimos días han vuelto a echarse a las calles de más de cincuenta localidades, pero esta vez los eslóganes políticos que hace siete años pedían democracia y libertad, se han convertido en gritos contra las medidas de austeridad aprobadas por el gobierno en la nueva Ley de Presupuestos de 2018. Una persona ha muerto en los choques con las fuerzas de seguridad, hay cerca de 800 detenidos, se han quemado decenas de edificios oficiales y las autoridades han desplegado al Ejército en los puntos más conflictivos del centro y oeste de Túnez para tratar de sofocar las protestas. En cada aniversario de la revuelta contra Ben Ali se producen movilizaciones, pero la dimensión que han adquirido este año hacen que analistas como Sergio Altuna, investigador asociado del Real Instituto Elcano, consideren que estamos ante «una continuación de lo que vivimos en 2011, una continuación de parte de aquellos objetivos por los que se produjo la revolución. Volvemos a escuchar gritos pidiendo justicia social y económica porque la paciencia de la gente es finita». La «Revolución del jazmín» acabó con Ben Ali y su ejemplo se extendió a Egipto, Libia, Yemen y Siria en una oleada de revueltas conocida como «Primavera Árabe» que acabó con todos los presidentes menos con Bashar Al Assad, que sigue en su puesto, aunque en una Siria destrozada por la guerra. Cumplir con el FMI Túnez es el único de estos países inmerso en una transición hacia la democracia, pero su noveno gobierno en siete años, formado por una coalición entre dos enemigos históricos como los islamistas (Ennahda) y los nacionalistas (Nida Tunis), se ha visto obligado a adoptar políticas extraordinarias de austeridad para intentar cumplir con las medidas requeridas por el Fondo Monetario Internacional (FMI), que en 2016 acudió al rescate del país con un préstamo de 2.400 millones de euros. La economía tunecina no arranca, el desempleo es endémico entre los más jóvenes y el turismo no se recupera debido a la amenaza de atentados yihadistas. Las medidas impuestas por la Ley de Presupuestos se traducen en el recorte de las subvenciones y la subida de los impuestos, lo que ha acarreado una nueva subida de precios general desde el 1 de enero. «De momento, aunque ha habido elementos criminales que han aprovechado el revuelo para realizar saqueos y actos violentos, la mayoría de manifestaciones son pacíficas. No creo que lleguen a tener las consecuencias de hace siete años, pero en este tipo de países nunca se sabe», confiesa un diplomático extranjero que vivió en primera persona la «Revolución del jazmín» y que se encuentra de nuevo destinado en Túnez. Los tunecinos fueron capaces de derrocar a un dictador y ahora se enfrentan a un gobierno que ha logrado un gran consenso en el parlamento, que no se ve en las calles. Detenciones de activistas y opositores El espíritu del joven vendedor de fruta, Mohamed Bouazizi, cuya inmolación en Sidi Bouzid, en el centro del país, fue el detonante para el inicio del fin de Ben Ali, sigue vivo en grupos de activistas como los que forman la plataforma Fesh nastanneu? («¿A qué esperamos?»), que el 3 de enero, coincidiendo con el 34 aniversario de la que fue conocida como «revuelta del pan» contra el presidente Habib Burguiba, llamó a la gente a salir a las calles para protestar contra la Ley de Presupuestos. «Esta nueva ley hace al rico más rico y al pobre, más pobre. Los precios suben, pero los ingresos son más bajos que antes debido a la inflación», lamentan en las redes sociales los responsables de este grupo que pide la retirada de la nueva ley. Las fuerzas de seguridad detuvieron el viernes a varios de estos activistas y a líderes de la oposición política, entre ellos tres dirigentes de la formación izquierdista, Frente Popular. «La gente está mucho más organizada que en 2011 y, como ahora vemos a ?¿A qué esperamos??, antes tuvimos a ?Yo no perdono?, plataforma crítica con la ley de amnistía para empresarios del antiguo régimen. Estas son plataformas que tienen unos objetivos claros y a ellos hay que sumar a otra mucha gente que lo único que quiere es poder poner cada día un pan sobre la mesa», opina Altuna, que este año ha viajado en varias ocasiones al país norteafricano. El investigador asociado de Elcano considera que «como en toda transición, hay caos y no se cumplen todos los objetivos por lo que se despierta la nostalgia en parte de la población por el antiguo régimen y se echa de menos esa figura paternalista que fue Ben Ali, pero eso también pasó en España». Esa nostalgia del pasado se extiende al resto de países que protagonizaron la «Primavera Árabe», Yemen, Libia y Siria viven asolados por las guerras y Egipto, por la grave situación económica y el auge del terrorismo yihadista que ha encontrado un bastión en el Sinaí. El vacío de poder generado por las revueltas llegó incluso a abrir la puerta a grupos como Daesh, presente en los cinco países que protagonizaron una «primavera árabe» que algunos expertos califican ahora de «invierno islamista». Las otras «primaveras árabes» LIBIA.- Más que revuelta popular, Libia vivió una guerra en toda regla para acabar con las cuatro décadas de gobierno de Muamar Gadafi, una guerra en la que la OTAN intervino a favor de los sublevados. Cuando los milicianos de la ciudad costera de Misrata asesinaron al dictador en Sirte, declararon la «liberación» de Libia. Pero muerto Gadafi estallaron las costuras tribales de un país que hoy cuenta con dos gobiernos, uno en Tripoli y otro en Tobruk y con cientos de milicias que imponen la ley sobre el terreno. Los esfuerzos de Naciones Unidas para formar un gobierno de unidad no han fructificado y Libia es un tablero en el que Egipto, Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos apoyan al gobierno de Tobruk, al que reconoce también la comunidad internacional, y Turquía y Qatar hacen lo propio con Trípoli. En medio del caos, la figura de Saif al Islam, hijo de Gadafi llamado a heredar su puesto, emerge para reivindicarse como pacificador. Desde que fuera detenido en 2011 su paradero es una incógnita y nunca se le ha visto en público. YEMEN.- Hasta 2012 Yemen y Túnez eran un ejemplo para el resto de países que habían pasado por revoluciones. Yemen fue el primer país en echar a su dictador, Alí Abdulá Saleh, por medio de un plebiscito que acabó con Mansour Hadi como presidente. Pero lo que parecía un modelo no tardó en convertirse en guerra tras una alianza entre Saleh y los rebeldes hutíes, que en realidad son zaidíes, una secta dentro del chiismo. Arabia Saudí respondió a esta maniobra y, en marzo de 2015, lanzó una guerra abierta a base de bombardeos contra unos hutíes a los que acusa de ser «agentes de Teherán». El país dio un paso más hacia el abismo tras la muerte del expresidente Alí Abdulá Saleh a manos de sus exaliados hutíes el pasado mes de diciembre. El mandatario rompió su alianza y fue asesinado en una emboscada al sur de Saná cuando trataba de escapar de la capital. La gran guerra por la hegemonía regional que libran iraníes y saudíes ha destrozado Yemen y Saleh, que había sido capaz de superar todo tipo de adversidades en sus más de tres décadas como presidente, incluido el auge de Al Qaida en varias partes del país, no pudo superar esta nueva prueba. SIRIA.- El final del «califato» de Daesh no significa que la guerra esté acabada en Siria, donde Bashar al Assad permanece en el poder gracias al apoyo firme de Irán y Rusia. El país entra en su octavo año de un conflicto en el que más de 320.000 personas han perdido la vida, hay más de 7,5 millones de desplazados y otros 4,5 millones han tenido que buscar refugio fuera del país. El régimen no escuchó las peticiones de reforma que le llegaban de la calle y desde el primer momento acusó a los manifestantes de ser «terroristas». La revuelta se transformó en una larga guerra en la que aún quedan dos grandes frentes abiertos. El primero de ellos es el cinturón rural de Damasco, donde unas 400.000 personas viven cercadas en las ciudades que se mantienen bajo control de la oposición, lugares como Harasta o Saqba contra los que el Ejército ha endurecido los bombardeos en los últimos días. El segundo frente es Idlib, provincia del norte, fronteriza con Turquía, controlada por el brazo sirio de Al Qaida. EGIPTO.- Los egipcios acudirán a las urnas en marzo para elegir presidente. Lo harán dos años después de que el golpe militar del general Abdel Fatah Al Sisi derrocara a Mohamed Mursi, primer presidente de la historia del país elegido democráticamente. Mursi, miembro de los Hermanos Musulmanes, está encarcelado y Hosni Mubarak, el dictador contra el que se levantó el pueblo en la revuelta de 2011, se encuentra libre, en la calle. Los militares mantienen el control de un Egipto que vive bajo la amenaza del grupo yihadista Daesh, presente en el Sinaí, y con una grave situación económica marcada por el alto desempleo y la caída libre de la moneda. Al Sisi culpaba de todos los males a los Hermanos Musulmanes, pero ahora que están muertos o encerrados, al igual que el resto de voces discrepantes con su régimen, el país sigue sin despegar y el descontento aumenta. La represión del régimen actual es superior incluso a la que impuso Hosni Mubarak y se enfrenta a la amenaza de Daesh que, además de los ataques casi diarios contra las fuerzas de seguridad, tienen a turistas y a la minoría copta en su punto de mira.