Infortelecom

Noticias de justicia

18-12-2020 | Fuente: abc.es
Conmoción tras el suicidio en Francia de una chica trans expulsada de clase por llevar falda
El suicidio de una estudiante transgénero de 17 años en Lille (norte de Francia) dos semanas después de haber sido expulsada de su instituto por llevar una falda a clase ha conmocionado a los alumnos, que ponen en duda al equipo pedagógico del centro. Sus compañeros le dedicaron un homenaje este viernes, dos días después de que la joven, que había iniciado un proceso de transformación sexual, se quitara la vida, y algunos de ellos hicieron una sentada ante el establecimiento a lo largo de la mañana. Bajo la etiqueta #JusticiaparaFouad, un grupo de estudiantes del centro ha apuntado en redes sociales que van a iniciar un combate «por la tolerancia y la pedagogía sobre la discriminación a personas transgénero». «El problema viene de la generación anterior a la nuestra. Tenemos que enseñarles a respetar a las personas trans», dijo una amiga de la joven en el diario local Lille Actu, que informa de que la víctima ya había tratado de quitarse la vida antes, el pasado domingo. Críticas a su vestimenta La alumna fue expulsada de clases el pasado 2 de diciembre por la jefa de estudios del centro, que criticó su vestimenta, una broma que ella misma grabó y transmitió a sus compañeros, muchos de los cuales han difundido el vídeo tras su muerte. El director y la jefa de estudios le dijeron que su vestimenta, falda vaquera y medias, «no era adecuada» y que podía resultar «impactante» para algunos. «Comprendo tus ganas de ser tú misma y esto se hace precisamente para acompañarte mejor, pero no lo entiendes. Hay distintas sensibilidades según las edades, simplemente», le dijo la responsable, a lo que la alumna respondió: «Entonces es a ellos a los que hay que educar». «Estoy de acuerdo contigo», le respondió la profesora. Solidaridad Al día siguiente de la expulsión, numerosas alumnas y alumnos fueron vestidas con faldas al centro en señal de apoyo y solidaridad, lo que llevó al instituto a readmitirla y la joven volvió, vestida como quiso. El centro escolar, que estaba al tanto de su cambio de sexo, niega su responsabilidad en la muerte y alega que la joven, que residía en una vivienda de acogida, tenía «otras dificultades» personales. La dirección regional de educación, que comunicó este jueves el suicidio de «un estudiante en proceso de cambio de su identidad sexual», asegura que «estaba siendo acompañado» por el equipo del instituto, mostrando así su apoyo a los profesores. Por su parte, el presidente la organización LGTB Le MAG Jeunes, Omar Didi, señaló en France Info que «tener el valor de afirmar su identidad de género en su centro escolar y ser expulsado es extremadamente violento» y puso en duda la sensibilidad del claustro. La justicia ha abierto una investigación sobre las circunstancias de la muerte para aclarar los hechos.
18-12-2020 | Fuente: abc.es
Mintió y por su testimonio encarcelaron 37 años a un hombre inocente, finalmente confesó por qué lo hizo
Su madre tiene 94 años y vive en Mississippi, lejos de Detroit, donde vive actualmente. Pero durante 37 muchos le recordaban a la mujer algo que ella no quería escuchar y mucho menos creer: que su hijo, Walter Forbes de 63 años era un asesino según lo había determinado la Justicia de Michigan en 1983, momento en que ingresó a la prisión por primera vez hasta noviembre último. Permaneció en reclusión casi cuatro décadas por un crimen que no había cometido. El testimonio de una mujer fue clave y angular para que terminara tras las rejas. Cuando creía que moriría en la cárcel, apartado de sus seres más cercanos la vida de Forbes volvió a dar un giro inesperado. En 2017 la misma mujer cuya declaración fue fundamental para sentenciarlo se acercó a la corte para contar la verdad: durante el juicio que se desarrolló por la muerte de Dennis Hall, en el cual Annice Kennebrew dijo haber visto a Forbes en la escena del crimen. Todo comenzó cuando el condenado, quien por entonces tenía 26 años, fue a un bar en Michigan y se desató una pelea. La lucha fue brutal, a tal punto que al día siguiente Hall sacó un arma y disparó contra Forbes. Semanas más tarde, el 12 de julio, un incendio acabaría con la vida del agresor. Había sido intencional y los investigadores colocaron al joven de 26 años que estudiaba tiempo completo en el Jackson Community College como el principal sospechoso. Tenía motivos para vengarse, argumentaron. Fue detenido en su casa. En mayo de 1983 fue sentenciado a pasar el resto de su vida en prisión pese a los desesperados intentos por probar su inocencia. Concluyente había sido el testimonio de Kennebrew quien dijo que había visto al acusado en el edificio de Maple Street. Ahora, tiempo después y con heridas en su alma que nunca sanarán, Forbes recuperó la libertad. La testigo estrella admitió haber inventado por completo su historia. Además, surgieron pruebas de que el incendio pudo haber sido parte de un plan de fraude de seguros orquestado por el propietario del edificio donde ocurrió el incendio, David Jones. Kennebrew había asegurado ver a tres hombres -entre los que se encontraba Forbes- iniciando el fuego del edificio centenario. Los otros dos implicados por la mujer fueron puestos en libertad por falta de indicios que lo ataran al homicidio. El condenado, de acuerdo con los fiscales, tenía motivos de sobra para vengarse. En 2017, finalmente, la testigo contó la verdad: jamás había visto al acusado en el lugar del siniestro. Contó que «había implicado falsamente al señor Forbes porque había sido intimidada para hacerlo por dos hombres locales que la conocían en el vecindario y que habían amenazado con dañarla a ella y a su familia» si no lo hacía, de acuerdo al documento al que accedió el diario Detroit Free Press. «Sentí que todas las posibilidades en las que estuve trabajando durante todos esos años se estaban haciendo realidad. No pensé que tomaría tanto tiempo, pero la paciencia valió la pena. Aunque tomó una eternidad, todavía estoy agradecido de que ella hizo lo correcto, que finalmente dijo la verdad», dijo Forbes. La Justicia pudo haber contado con indicios que indicaban que Forbes podía ser inocente en 1990. Fue cuando Jones fue condenado por el incendio intencional de otro edificio de su propiedad para cobrar el monto del seguro. ¿Había ocasionado lo mismo ocho años antes? Por aquel fuego que terminó condenando a Forbes, el propietario cobró la póliza y recibió más de 50 mil dólares, muy por encima del valor de mercado. Había comprado la propiedad más de ocho años antes del incendio, pero solo la aseguró dos meses antes de provocado el siniestro. Ahora, Forbes intenta salir adelante a partir de la fuerza interna que le dieron los 13 mil días y noches en la oscuridad de la cárcel. Se lo toma con calma y algo de humor. Sobre todo porque el mundo al que salió es muy diferente a aquel que lo vio por última vez en libertad en 1983. «Podría pasar media hora resolviendo en un smartphone lo que le toma a otra persona 20 segundos. Pierdo llamadas. Todavía no sé cómo operarlo». Ahora solo espera reencontrarse con su madre que vive en Mississippi. Todavía no lo hizo por una simple razón: teme que el brote de COVID-19 pueda arruinar el reencuentro. Esperó 37 años, puede aguardar unas semanas más hasta estar a salvo.
17-12-2020 | Fuente: as.com
Garitano: "Se agradece siempre que alguien te apoye"
El técnico sale al paso del respaldo de Elizegi. Solo se centra en ganar al Huesca, por encima de su puesto o de la Copa: "El fútbol no tiene mucha justicia, se vive de los resultados", señala.
16-12-2020 | Fuente: abc.es
Dos venezolanos del círculo íntimo de Chávez y que están en Madrid, acusados de lavado de dinero en EE.UU.
El Departamento de Justicia de EE.UU. ha presentado este miércoles cargos por lavado de dinero contra dos venezolanos que formaron parte del círculo íntimo de Hugo Chávez y que están en Madrid. Se trata de Claudia Patricia Díaz Guillén, de 47 años, y su marido, Adrián José Velásquez Figueroa, de 41 años. Díaz fue la enfermera del que fuera presidente de Venezuela desde 2011 hasta su muerte por cáncer en 2013. También desempeñó el cargo de directora de la Oficina Nacional del Tesoro de Venezuela, desde donde se cree que el régimen chavista desviaba ganancias multimillonarias de las exportaciones del petróleo. Velásquez, por su parte, fue jefe de Seguridad de Chávez. Díaz fue arrestada en España en abril de 2018 por su aparición en la investigación de los papeles de Panamá. El régimen de Nicolás Maduro pidió su extradición, pero la Audiencia Nacional lo descartó en febrero de 2019 por la posibilidad de que sus derechos fundamentales fueran vulnerados si era enviada a su país. Tras la imputación por parte de la fiscalía del distrito Sur de Florida, Díaz y Velásqueza podrían ser ahora extraditados a EE.UU. Los fiscales estadounidenses conectan a Díaz y Velásquez con un caso previo de soborno centrado en Raúl Gorrín Belisario, de 52 años, el multimillonario venezolano dueño de la cadena Globovisión, y que fue imputado en agosto de 2018 por una trama multimillonaria de sobornos y lavado de dinero. En ella también esta involucrado Alejandro Andrade Ceden o, de 56 años, que dirigió el Tesoro de Venezuela antes que Díaz. Gorrín es fugitivo de la justicia estadounidense, escondido en Venezuela, y Andrade fue sentenciado en EE.UU. en noviembre de 2018 a diez años de cárcel por su participación en esta trama de lavado de dinero. Como parte de su acuerdo de reconocimiento de culpabilidad, Andrade admitió haber recibido más de mil millones de dólares de Gorrín y otros participantes en la trama a cambio de que usara su cargo en el Tesoro para permitirles realizar operaciones beneficiosas de cambio de divisas a favor del Gobierno de Venezuela. El nuevo escrito de acusación añade ahora que Gorrín «pagó millones de dólares en sobornos a dos responsables del Tesoro de Venezuela, Andrade y Díaz, y a Velásquez para beneficio de Díaz, para asegurar los derechos para llevar a cabo transacciones de cambio de divisas para el Gobierno de Venezuela con tipos favorables». Según los fiscales, Gorrín mandó dinero a Andrade y Díaz, incluyendo fondos para «jets privados, yates, casas, caballos de carreras, relojes de alta gama y una línea de moda».
16-12-2020 | Fuente: as.com
El Liverpool impone su ley
Los de Klopp son líderes en solitario. Salah adelantó a los red pero Son consiguió la igualada. Firmino, en el minuto 90, hizo justicia y dejó a los de Mourinho con la miel en los labios.
16-12-2020 | Fuente: as.com
La condena para los acusados por el atentado contra Charlie Hebdo
El Tribunal de Justicia Especial de París ha establecido penas que van desde la cadena perpetua a los cuatro años de prisión.
16-12-2020 | Fuente: abc.es
El Parlamento Europeo aprueba el Presupuesto de la UE entre 2021 y 2027
El Pleno del Parlamento Europeo dio este miércoles luz verde al presupuesto comunitario para el periodo entre 2021 y 2027, dotado con 1,074 billones de euros, que se desbloqueó la semana pasada después de que Hungría y Polonia recibieran garantías sobre cómo se vincularán los fondos al Estado de derecho. Los negociadores del Consejo y del Parlamento habían llegado a un acuerdo sobre estas cuentas el pasado noviembre, pero el paquete presupuestario ha estado un mes vetado por el rechazo de Budapest y Varsovia a que el desembolso del dinero se vinculara al Estado de derecho, tal y como habían acordado los Veintisiete con la Eurocámara, un bloqueo que no se resolvió hasta el pasado jueves. Finalmente, estos dos países pactaron la semana pasada con la presidencia alemana del Consejo una declaración con algunas garantías sobre la aplicación de este mecanismo, que en cualquier caso no modifican el contenido de la regulación: permitirá por primera vez congelar las ayudas europeas cuando un país viole el Estado de Derecho. Esta declaración interpretativa desbloquea tanto el presupuesto europeo de 1,074 billones de euros como el fondo pospandemia de 750.000 millones de euros, si bien este segundo no requiere la aprobación del Parlamento Europeo. Los diputados aprobaron este miércoles el presupuesto con 548 votos a favor, 81 en contra y 66 abstenciones, en una regulación que incluye también una hoja de ruta para la introducción de nuevos recursos propios para alimentar el presupuesto de la UE. Un nuevo paso La aprobación parlamentaria del llamado marco financiero plurianual junto a la decisión de recursos propios allana el camino para que los países inicien la ratificación en sus parlamentos nacionales de la legislación que permitirá a la Comisión Europea emitir deuda para financiar el fondo de reconstrucción. De esos 750.000 millones a España le corresponden en torno a 140.000 millones, aunque Bruselas calcula que este dinero no llegará a los países hasta al menos junio de 2021 porque, una vez ratificado el fondo, tendrá que emitir la deuda para financiarlo y aprobar los planes de recuperación nacionales. Tras dos meses de largas negociaciones entre la presidencia alemana del Consejo y los negociadores del Parlamento Europeo, el acuerdo final contempla varios incrementos frente a las cifras que habían consensuado los Estados miembros en su histórica cumbre del mes de julio. En concreto, se trata de aumentos de 16.000 millones de euros para programas como el Erasmus + (2.200 millones más), el de ciencia e investigación Horizonte (4.000 millones), los de gestión de fronteras (1.500 millones) o el programa de salud Health4EU (600 millones), entre otros. El incremento, reclamado por el Parlamento para engrosar programas que consideran clave, se queda por debajo de los 39.000 millones que pedían en su última propuesta, pero es superior a los cerca de 10.000 millones que había ofrecido el Consejo (los países) inicialmente. El grueso del aumento, unos 11.000 millones, saldrá de las multas que impone Bruselas por infracciones a la competencia y el resto de reasignación de fondos durante el periodo y de aprovechar márgenes en ciertas partidas, con lo que el techo de gasto presupuestario se mantiene en 1,074 billones de euros como pedía el Consejo, que era muy reticente a retocar este tope. Mecanismo del Estado de derecho En un voto en paralelo, los eurodiputados validaron también la regulación que vinculará el desembolso de fondos al cumplimiento de los valores del Estado de derecho, que permitirá por primera vez que se congelen las ayudas a un país si se producen violaciones del Estado de derecho que afecten al presupuesto comunitario, si así lo propone la Comisión y es aprobado por una mayoría cualificada de los Veintisiete. Las aclaraciones para levantar el veto de Budapest y Varsovia señalan que este mecanismo solo se usará para penalizar violaciones del Estado de derecho que conciernan al presupuesto y si no hay otros mecanismos más efectivos, y que si un país pide la anulación de esta regulación ante el Tribunal de Justicia de la UE, la Comisión Europea no podrá proponer medidas contra los potenciales infractores hasta que haya una sentencia judicial. Este punto generó inquietud en algunos socios, en particular Países Bajos, pero los servicios jurídicos del Consejo confirmaron que el texto se ajusta a los tratados europeos, con lo que los líderes dieron su visto bueno unánime. Mantienen su preocupación los eurodiputados, que tienen previsto aprobar mañana una resolución para pedir a la Comisión Europea que sea «completamente independiente» a la hora de vigilar el cumplimiento de estos valores y no retrase su entrada en vigor. La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha prometido que la Comisión «siempre actuará de forma independiente, con el máximo respeto a la ley y con la máxima objetividad».
16-12-2020 | Fuente: abc.es
Trump no cede, pese a que las máximas instancias certifican su derrota
«No cederemos. No nos romperemos. Nunca nos daremos por vencidos. Nunca abandonaremos. Nunca nos rendiremos». Mientras el Colegio Electoral certificaba de forma oficial la victoria de Joe Biden en la tarde del lunes, este era el mensaje de texto que la campaña de Donald Trump enviaba a los teléfonos de sus millones de seguidores. «El presidente Trump cuenta con que darás un paso adelante, amigo», continuaba el mensaje antes de pedir donaciones monetarias a la campaña. Desde el 7 de noviembre, cuando los resultados del recuento mostraban que Biden era el ganador de la elección presidencial, Trump ha enviado centenares de esos mensajes a sus bases. En muchos de ellos, repite las alegaciones de «fraude masivo» que ha defendido tras su derrota, pese a que no han presentado pruebas consistentes de ello y de que nadie, más allá de sus seguidores más leales, le ha dado la razón: ni las autoridades republicanas de estados decisivos, ni los órganos decisivos de su propia Administración -como el Departamento de Seguridad Nacional o el Departamento de Justicia-, ni, sobre todo, los tribunales. Los varapalos del Supremo en la última semana a su intento de dar la vuelta a los resultados de las elecciones fueron definitivos. La persistencia de esos mensajes a sus seguidores, sin embargo, explican algo: el rechazo a la voluntad popular expresada en las urnas es la base de su relevancia mediática y política, en la actualidad y en el futuro. Pese a la ausencia de pruebas, pese a que el proceso constitucional avance, pese a que hasta sus aliados republicanos reconozcan lo obvio y pese a que Biden sea investido como presidente el próximo 20 de enero, Trump hará del supuesto fraude su forma de vida, su permanencia en el candelero. Hasta la fecha en la que Biden jure su cargo, mantendrá viva la llama de las acusaciones y de la posibilidad de un giro inesperado del guion que, como en la película en la que los buenos se acaban por imponer contra todo pronóstico, le mantenga en la Casa Blanca. Ayer mismo compartía con sus 88 millones de seguidores en Twitter las declaraciones de un diputado republicano fiel, Mo Brooks, de Alabama. «Puedo formar parte del grupo parlamentario que se rinde o puede luchar por este país», dijo en una entrevista en Fox News, en la que defendió que se opondría a los votos del Colegio Electoral de los estados decisivos en los que Trump perdió por poco (casualmente, son aquellos donde se ha producido el supuesto fraude electoral). Los aliados a Trump en esos estados -como Georgia, Pensilvania o Míchigan- celebraron votaciones paralelas con electores republicanos. No tienen ninguna validez legal, pero sirven para alimentar la ensoñación de una vuelta a los resultados. En el plan de Brooks, necesitaría que el próximo 6 de enero, cuando se reúne el Congreso de EE.UU. para certificar los votos del Colegio Electoral, un senador se una a su rebelión y no los reconozca. Es impensable que, aunque lo hagan, obtengan apoyos suficientes. Un mes después Otra leal al presidente, Amanda Chase -candidata a gobernadora de Virginia y que se califica como «Trump con tacones»- exigió al presidente que «declare la ley marcial» para no permitir el cambio de Gobierno. De forma paralela a estas bravuconadas, la realidad se impone. También entre los senadores republicanos, que han preferido tardar en verla para no enfadar a Trump, con la vista puesta en las elecciones de Georgia (el 5 de enero se disputan los dos puestos de senador de este estado y, con ellos, la mayoría exigua de los republicanos en la Cámara Alta necesitan que Trump les ayude en la campaña). Ayer, Mitch McConnell , líder republicano en el Senado, felicitó a Biden como ganador y le calificó, por fin, como presidente electo, un tratamiento que tradicionalmente se da al ganador de las elecciones desde que el recuento lo hace evidente (es decir, hace más de un mes). Muchos otros senadores republicanos siguieron el mismo camino. «Es hora de pasar página y empezar una nueva Administración», reconoció Shelley Moore Capito, usando la misma expresión que Biden el lunes por la noche para expresar la necesidad de ser realistas y aceptar los resultados. Sobre la posibilidad de disputar los votos del Colegio Electoral el 6 de enero, John Cornyn aseguró que sería «un gran error». Nadie espera que Trump siga ese camino, ni siquiera el de los legisladores republicanos que solo aceptan la victoria de Biden a regañadientes. Su guerra contra los resultados electorales -un asunto de la máxima importancia que ha sacudido los cimientos democráticos de EE.UU.- le ha permitido tomar la temperatura de su control del partido. Y el termómetro marca que él sigue siendo el rey. El 82% de los votantes republicanos no considera a Biden ganador legítimo de las elecciones, y la mitad cree que no debe conceder la derrota incluso con el voto del Colegio Electoral, según una encuesta de CBS. La semana pasada, 17 fiscales generales y 126 diputados de la Cámara de Representantes mostraron su apoyo a una demanda frente al Supremo -el Alto Tribunal la denegó de un plumazo- para dar la vuelta a los resultados en cuatro estados. Con mensajes como el que arranca esta crónica, Trump ha recaudado fondos a mayor ritmo que en el final de la campaña. Con esos mimbres, Trump tejerá su futuro político. En el horizonte, una candidatura a las presidenciales de 2024, que podría anunciar el mismo 20 de enero, para contraprogramar la investidura de Biden. Que acabe por presentarse es otra cuestión. Pondría en aprietos al partido y cortaría la visibilidad y financiación a candidatos de futuro, como su vicepresidente, Mike Pence; su secretario de Estado, Mike Pompeo; o su ex embajadora ante la ONU, Nikki Haley. Pero, de momento, le permitiría seguir en el centro del debate. Necesita atención pública porque es adicto a ella, pero también para revivir sus negocios, en franco declive tras su paso por la presidencia. La vida del expresidente es anodina. Sobre todo en aquellos que, como Trump, solo han durado un mandato. Lo saben Jimmy Carter o George H.W. Bush. Trump no se retirará a jugar al golf y a diseñar su biblioteca presidencial. Es imprevisible, excepto en una cosa: no dejará nunca de querer ser el centro de todas las miradas.
16-12-2020 | Fuente: abc.es
Trump no cede pese a que las máximas instancias certifican su derrota
«No cederemos. No nos romperemos. Nunca nos daremos por vencidos. Nunca abandonaremos. Nunca nos rendiremos». Mientras el Colegio Electoral certificaba de forma oficial la victoria de Joe Biden en la tarde del lunes, este era el mensaje de texto que la campaña de Donald Trump enviaba a los teléfonos de sus millones de seguidores. «El presidente Trump cuenta con que darás un paso adelante, amigo», continuaba el mensaje antes de pedir donaciones monetarias a la campaña. Desde el 7 de noviembre, cuando los resultados del recuento mostraban que Biden era el ganador de la elección presidencial, Trump ha enviado centenares de esos mensajes a sus bases. En muchos de ellos, repite las alegaciones de «fraude masivo» que ha defendido tras su derrota, pese a que no han presentado pruebas consistentes de ello y de que nadie, más allá de sus seguidores más leales, le ha dado la razón: ni las autoridades republicanas de estados decisivos, ni los órganos decisivos de su propia Administración ?como el Departamento de Seguridad Nacional o el Departamento de Justicia?, ni, sobre todo, los tribunales. Los varapalos del Supremo en la última semana a su intento de dar la vuelta a los resultados de las elecciones fueron definitivos. La persistencia de esos mensajes a sus seguidores, sin embargo, explican algo: el rechazo a la voluntad popular expresada en las urnas es la base de su relevancia mediática y política, en la actualidad y en el futuro. Pese a la ausencia de pruebas, pese a que el proceso constitucional avance, pese a que hasta sus aliados republicanos reconozcan lo obvio y pese a que Biden sea investido como presidente el próximo 20 de enero, Trump hará del supuesto fraude su forma de vida, su permanencia en el candelero. Hasta la fecha en la que Biden jure su cargo, mantendrá viva la llama de las acusaciones y de la posibilidad de un giro inesperado del guion que, como en la película en la que los buenos se acaban por imponer contra todo pronóstico, le mantenga en la Casa Blanca. Ayer mismo compartía con sus 88 millones de seguidores en Twitter las declaraciones de un diputado republicano fiel, Mo Brooks, de Alabama. «Puedo formar parte del grupo parlamentario que se rinde o puede luchar por este país», dijo en una entrevista en Fox News, en la que defendió que se opondría a los votos del Colegio Electoral de los estados decisivos en los que Trump perdió por poco (casualmente, son aquellos donde se ha producido el supuesto fraude electoral). Los aliados a Trump en esos estados ?como Georgia, Pensilvania o Míchigan? celebraron votaciones paralelas con electores republicanos. No tienen ninguna validez legal, pero sirven para alimentar la ensoñación de una vuelta a los resultados. En el plan de Brooks, necesitaría que el próximo 6 de enero, cuando se reúne el Congreso de EE.UU. para certificar los votos del Colegio Electoral, un senador se una a su rebelión y no los reconozca. Es impensable que, aunque lo hagan, obtengan apoyos suficientes. Un mes después Otra leal al presidente, Amanda Chase ?candidata a gobernadora de Virginia y que se califica como «Trump con tacones»? exigió al presidente que «declare la ley marcial» para no permitir el cambio de Gobierno. De forma paralela a estas bravuconadas, la realidad se impone. También entre los senadores republicanos, que han preferido tardar en verla para no enfadar a Trump, con la vista puesta en las elecciones de Georgia (el 5 de enero se disputan los dos puestos de senador de este estado y, con ellos, la mayoría exigua de los republicanos en la Cámara Alta necesitan que Trump les ayude en la campaña). Ayer, Mitch McConnell , líder republicano en el Senado, felicitó a Biden como ganador y le calificó, por fin, como presidente electo, un tratamiento que tradicionalmente se da al ganador de las elecciones desde que el recuento lo hace evidente (es decir, hace más de un mes). Muchos otros senadores republicanos siguieron el mismo camino. «Es hora de pasar página y empezar una nueva Administración», reconoció Shelley Moore Capito, usando la misma expresión que Biden el lunes por la noche para expresar la necesidad de ser realistas y aceptar los resultados. Sobre la posibilidad de disputar los votos del Colegio Electoral el 6 de enero, John Cornyn aseguró que sería «un gran error». Nadie espera que Trump siga ese camino, ni siquiera el de los legisladores republicanos que solo aceptan la victoria de Biden a regañadientes. Su guerra contra los resultados electorales ?un asunto de la máxima importancia que ha sacudido los cimientos democráticos de EE.UU.? le ha permitido tomar la temperatura de su control del partido. Y el termómetro marca que él sigue siendo el rey. El 82% de los votantes republicanos no considera a Biden ganador legítimo de las elecciones, y la mitad cree que no debe conceder la derrota incluso con el voto del Colegio Electoral, según una encuesta de CBS. La semana pasada, 17 fiscales generales y 126 diputados de la Cámara de Representantes mostraron su apoyo a una demanda frente al Supremo ?el Alto Tribunal la denegó de un plumazo? para dar la vuelta a los resultados en cuatro estados. Con mensajes como el que arranca esta crónica, Trump ha recaudado fondos a mayor ritmo que en el final de la campaña. Con esos mimbres, Trump tejerá su futuro político. En el horizonte, una candidatura a las presidenciales de 2024, que podría anunciar el mismo 20 de enero, para contraprogramar la investidura de Biden. Que acabe por presentarse es otra cuestión. Pondría en aprietos al partido y cortaría la visibilidad y financiación a candidatos de futuro, como su vicepresidente, Mike Pence; su secretario de Estado, Mike Pompeo; o su ex embajadora ante la ONU, Nikki Haley. Pero, de momento, le permitiría seguir en el centro del debate. Necesita atención pública porque es adicto a ella, pero también para revivir sus negocios, en franco declive tras su paso por la presidencia. La vida del expresidente es anodina. Sobre todo en aquellos que, como Trump, solo han durado un mandato. Lo saben Jimmy Carter o George H.W. Bush. Trump no se retirará a jugar al golf y a diseñar su biblioteca presidencial. Es imprevisible, excepto en una cosa: no dejará nunca de querer ser el centro de todas las miradas.
15-12-2020 | Fuente: elmundo.es
Tercera negativa de la Justicia europea a Oriol Junqueras en menos de un año
El Tribunal General de la UE considera que el presidente Sassoli se limitó a "transmitir a la institución información sobre una situación jurídica preexistente"