Infortelecom

Noticias de justicia

22-07-2018 | Fuente: elpais.com
El escándalo de corrupción de la justicia peruana alcanza al fiscal general recién elegido
Un nuevo audio entre el nuevo jefe del Ministerio Público y un juez del Supremo implicado en la trama profundiza la crisis
22-07-2018 | Fuente: abc.es
Un legítimo Estado judío
Vuelve la burra al trigo. Israel ha legislado esta semana haciendo constar una obviedad y en el resto del mundo le han caído golpes sin misericordia. ¿Recuerdan ustedes por qué se fundó el Estado de Israel en 1948? Para dar a los judíos del mundo entero un Estado propio. Eso no implicaba, ni entonces ni ahora, que no pudieran ser israelíes los árabes que estaban en esas tierras ni los miembros de otras razas o religiones ?como los drusos, por ejemplo. Hoy hay un 20 por ciento de los ciudadanos de Israel que son árabes y son los únicos árabes que viven en una democracia plena. Se dice ahora que a esos árabes se les han recortado sus derechos porque su idioma ha dejado de ser oficial y a partir de ahora sólo lo será el hebreo. Ciertamente es un recorte, pero recordemos que Israel tenía hasta ahora no dos sino tres idiomas con un estatus oficial: hebreo, árabe e inglés. Esa era una norma colonial: la norma del mandato británico sobre Palestina. Pero hay algunos a los que según cuándo y dónde el colonialismo les parece muy positivo. Y contribuir a acabar con los vestigios del colonialismo, como se ha hecho con esta nueva legislación es «el comienzo oficial del fascismo y el apartheid», como se oyó decir a un miembro árabe de la Knesset el pasado jueves. En la Unión Europea tenemos países como Letonia, en cuya constitución se especifica su deseo inquebrantable de tener su propio Estado «para garantizar la existencia y desarrollo de la nación lituana, su lengua y su cultura por los siglos de los siglos». Nada se dice de la población rusa, que tiene una lengua y cultura diferentes, que no están protegidos por la constitución y que son el 25 por ciento de los lituanos. ¿Escuchan ustedes protestas contra esa constitución? Otrosí: en Europa hay hasta siete países que tienen una religión oficial del Estado y no parece que nadie denuncie la violación de sus derechos humanos por que haya esa confesión estatal. Israel, aún siendo el Estado judío, no tiene una religión oficial. Pero creo que lo más relevante es recordar que esta legislación no se ha promovido por nada. Tiene una motivación remota en la reivindicación de un estado propio hecha por el sionismo, y una causa inmediata en las constantes agresiones que padece el Estado de Israel. Porque los derechos de los que disfrutan los árabes israelíes son tantos, que hasta el Tribunal Supremo israelí ha fallado que los árabes tienen el derecho a crear comunidades residenciales en las que no puedan vivir judíos. Y cuando se intentó crear comunidades residenciales judías en las que no puedan vivir árabes, en un procedimiento diferente en los tribunales, ese derecho fue negado. Todos son iguales ante la ley, pero algunos un poco más iguales que otros. Y es sabido cómo en Jerusalén desde el entorno de la Autoridad Nacional Palestina se ha prescrito la muerte de árabes que han vendido sus tierras a judíos. Y como recuerda Eugene Kontorovich («Get Over it ?Israel is the Jewish State» WSJ 20-07-2018) «esta nueva legislación ni siquiera pretende negar esas injusticias; simplemente espera actuar como contrapeso». Y eso es lo que quieren impedir tantos enemigos de Israel como hay en Occidente.
22-07-2018 | Fuente: abc.es
En busca de una salida negociada para Daniel Ortega
¿Qué se hace con un dictador? Daniel Ortega tuvo en las primeras semanas de la crisis muchas ofertas para una salida airosa del poder, pero con cada asesinato se le fueron cerrando puertas. Ya no es solo un gobernante corrupto que busca disfrutar de su fortuna en un retiro dorado, sino un tirano atrincherado sobre el que pesan potencialmente unos 400 crímenes contra la humanidad . Pudiera parecer patológico, «pero es muy normal en cualquiera que tema un castigo por sus crímenes», le concede Roberto Courtey, director ejecutivo de Etica y Transparencia. El gran reto del Diálogo Nacional será ofrecerle concesiones en materia de justicia para seguir avanzando en el proceso democrático garantizándole su seguridad. Un delicado hilván con el que el movimiento de protesta estaría traicionando la indignación moral que se agrava estos días al enjuiciar a los manifestantes por terrorismo a puerta cerrada y sin derecho a más abogado que el de oficio. El peregrinaje tipo Noriega o Gadaffi no están sus planes. Venezuela o Bolivia, los dos países que se le ha ofrecido, no son lugares en los que la pareja Ortega y Murillo, su esposa y vicepresidenta, quieran pasar su vejez. «Una de las razones por las que se reciben a viejos dictadores es para evitar un derramamiento de sangre, pero también porque llegan con mucha plata y dinamizan la economía local», explica el experto en elecciones y gobernabilidad. Cuba, a pesar de su apoyo moral y material, no parece lo suficiente seguro tras la apertura que inició Obama. «Digamos que mañana se lo pueden vender a los gringos». Su única negociación posible irá por la vía de unas elecciones en las que pueda colocar a uno de sus delfines que garantice su inmunidad y, según cree el excomandante de la revolución Víctor Hugo Tinoco, «una sucesión dinástica» a lo Somoza. Con un sistema electoral en el que la fundación Etica y Transparencia ya detectó en 2008 más votos que votantes, la vía de las elecciones amañadas con un barniz reformista puede ser la preferida del viejo comandante.
22-07-2018 | Fuente: abc.es
Así desmanteló Daniel Ortega las instituciones de Nicaragua hasta convertirse en dictador
Tiene las alas cortas y los colores brillantes. Al guardabarranco lo nombró ave nacional de Nicaragua Anastasio Somoza en 1971, una de las muchas ironías que presenta la grotesca repetición de la historia nicaragüense en este nuevo tumbo revolucionario. A las crías las tiran al barranco para que aprendan a volar «y así me lancé yo, nadie me dio preparación ninguna». No le entrenó la CIA ni le dio armas Cuba. Ni siquiera le adoctrinó ningún partido político. Hasta hace tres meses el comandante Guardabarranco se consideraba «un ciudadano modelo» que nunca se imaginó a sí mismo haciendo las cosas que hace hoy. Le ha tocado amenazar a la directora de un hospital para que atendiera a los heridos, defender las barricadas y encontrar casas de seguridad para su gente en la clandestinidad. Él mismo anida en las lomas y cambia de cama cada noche desde que el martes el gobierno de Daniel Ortega embistió con toda su fuerza paramilitar contra Monimbó, el último reducto rebelde de la emblemática Masaya que le diera la victoria al Frente Sandinista hace exactamente 39 años. Esta cría no lo vio, nació en 1990. Ortega es prácticamente todo lo que ha conocido como presidente en su vida adulta. Formaba parte de la Nicaragua complaciente que había aceptado el desmantelamiento de las instituciones a cambio de un modesto bienestar económico que convirtió al segundo país más pobre de Centroamerica en la tercera economía de mayor crecimiento en el continente, según las previsiones que hizo para este año el Banco Mundial. Le elogiaba el Fondo Monetario Internacional (FMI), aumentaba el turismo, las exportaciones y la inversión extranjera. Iberia planeaba vuelos directos entre Madrid y Managua. Era el país más seguro de Centroamérica, el narcotráfico pasaba de largo respetando pactos secretos, los salvadoreños pedían asilo político en sus fronteras. La figura del comandante de la revolución convertido en dictador era tolerada, «hasta la Iglesia miraba para otro lado», recuerda. De camino a recoger el Premio Cervantes de este año, el escritor Sergio Ramírez, que estaba junto a Ortega cuando triunfó la revolución y fue su vicepresidente en 1985, decía tener «la idea extravagante» de que una generación agota sus posibilidades de cambio, «pero llega un momento en que otra recupera esos ideales y los echa a andar de nuevo». Mostraba un cierto deje de nostalgia, porque a sus 75 años no pensaba que lo fuera a ver. A esta generación «colgada de internet» que sólo veía movilizarse con el fútbol la creía fruto del individualismo «que comenzó a comerse los sesos de la gente en los 90», cuando se derrumbó lo que se llamó el socialismo real «y pensar en los demás se quedó demodé». Sentía una juventud ausente, sin imaginar que sería como ese pájaro tropical que permanece quieto y silencioso antes de lanzarse sobre los insectos. Quién se iba a imaginar que les importaba la ecología. La chispa de la protesta El chispazo de la movilización fue un incendio casi bíblico que hizo arder la reserva de Indio Maíz y la leña seca de la revolución. «Así ocurren los milagros», suspira el escritor. En una semana de desidia gubernamental las llamas cruzaron tres ríos y carbonizaron 5.400 hectáreas del pulmón centroamericano. Costa Rica puso en la frontera 40 bomberos con diez vehículos, pero el gobierno nicaragüense los rechazó. Había planes de infraestructura para esas tierras. Ardía la sangre de los estudiantes y de los campesinos en las calles «porque lo que nos estaban quitando no era la tierra, sino el país». Hasta que un diluvio igual de bíblico puso fin al incendio de la reserva, pero no a la avaricia del gobierno. Las imágenes de la policía golpeando a los jubilados que reclamaron la bajada de sus pensiones puso en armas a esos estudiantes movilizados que, sin saberlo, llevaban dentro la semilla de la revolución. «Los sandinistas nos enseñaron», les da crédito Guardabarranco. Con su lente afilada, el pulitzer de fotografía Javier Bauluz les ha llamado «los nietos del sandinismo». Sus padres fueron los cachorros del Servicio Militar Patriótico que defendieron al país de la contra financiada por Reagan. Sus abuelos estuvieron del lado de Ortega, de 72 años, aunque no lucharon con él porque estaba refugiado en Costa Rica después de robar un banco. Volvió al país con el triunfo de la revolución. Como ahora, ellos pusieron los muertos y él se quedó con el poder. Ellos pueden dar fe de las diferencias entre esas dos revoluciones que se cruzan en la historia y en las redes sociales con portadas en blanco y negro de la época de Somoza, tan marcadamente similares y aun así, tan diferentes. «¡Este es peor que Somoza!», jura en la calle Julián Bander. «Ellos estaban mejor armados que la Guardia Nacional. Tenían rifles Galil, M16, FAL, AK-47.. ¡Hoy la lucha es desigual! Los pobres chavales andan con tirachinas y morteros caseros que llenan de pólvora y disparan a manos. ¡Son unos asesinos!». Cada injusticia ha sido una chispa que ha incendiado la hoguera de los agravios. En los últimos once años de gobierno, Ortega ha desmantelado las precarias instituciones para permitir la victoria con un 35% del voto, la reelección indefinida, el debilitamiento de otros partidos políticos, la captura del Consejo Electoral, el sometimiento de la Asamblea Nacional y del poder judicial. De ahí que el lema de la nueva revolución sea «Justicia y Democracia». La consolidación del poder con las bases se produjo a través de un férreo control estatal que requería militancia al Frente Sandinista para cualquier actividad y priorizaba la lealtad partidista a la titulación. «Por eso los gobiernos populistas tienden a ser tan ineficientes», explica Roberto Courtney, director ejecutivo de la fundación Ética y Transparencia, que trabaja en sistema electoral y gobernabilidad. No compran votos, «los alquilan», aclara. Cuando languideció la financiación venezolana tuvo que aplicar la austeridad para seguir manteniendo ese clientelismo político que aún aspira a robustecer para eternizarse en el poder. Previsiones económicas a pique Muchas cosas han cambiado en estos tres meses. Las previsiones económicas se han ido al garete. Nicaragua ya no es «la nueva Costa Rica» que celebraba en febrero la revista «Travel+Leisure». Ha roto la alianza con los empresarios, ha tiroteado las iglesias, ha formado un ejército paramilitar con el que sembrar el terror y ha secuestrado y torturado a jóvenes desarmados «que por supuesto fueron a esconderse bajo las sotanas de los curas», otorga. Ni todas las lágrimas de Nicaragua han podido apagar el incendio. En ese proceso se ha revelado como un sangriento dictador dispuesto a matar para mantener el poder. «Y una cosa es estar cómodo con un autócrata y otra con un asesino», reflexiona el director de Ética y Transparencia. Ortega ha perdido las alianzas sobre las que cimentó su status quo y la financiación para su populismo. El canto del guardabarranco al amanecer es hoy el de su ocaso.
21-07-2018 | Fuente: elpais.com
El Estado deberá pagar 600.000 euros a la madre de una hija asesinada por su padre
Ángela González, víctima de malos tratos, pide justicia desde hace 15 años. El maltratador mató a la niña en una visita acordada por el juez
21-07-2018 | Fuente: abc.es
Díaz-Canel mantiene a la mayoría de ministros de Raúl Castro, aunque cambia al de Economía
La Asamblea cubana (Parlamento unicameral) aprobó este sábado el nuevo Consejo de Ministros del presidente Miguel Díaz-Canel, quien ratificó a la mayoría del gabinete de su antecesor, Raúl Castro, entre ellos el canciller y los titulares del Ejército e Interior, y nombró nuevo responsable de Economía. Los parlamentarios acordaron mantener como vicepresidentes del Ejecutivo al comandante de la Revolución Ramiro Valdés (86 años), al hasta ahora ministro de Economía Ricardo Cabrisas (81) y a Ulises Rosales, y elevar a ese rango a Inés María Chapman y Roberto Morales, responsables hasta ahora de Recursos Hidráulicos y Salud Pública. Cuando llegó al poder en abril pasado, Díaz-Canel anunció que mantendría el gabinete de Castro -quien sigue al frente del gobernante Partido Comunista, el único legal- hasta la primera de las dos reuniones ordinarias que celebra anualmente el Parlamento de la isla. El nuevo mandatario cubano eligió como titular de Economía y Planificación al hasta ahora viceministro primero de esa cartera, Alejandro Gil. El nuevo Consejo de Ministros El resto de los nuevos ministros designados son Iris Quiñones (Industria Alimentaria), Betsy Díaz (Comercio Interior), José Ángel Portal (Salud Pública), Raúl García (Energía y Minas), Antonio Rodríguez (Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos) y Alpidio Alonso (Cultura). Al frente de la cartera de Justicia quedó el vicepresidente del Tribunal Supremo, Óscar Manuel Silveira y como titular de Comunicaciones, el viceministro primero del sector, Jorge Luis Perdomo. El nuevo Ejecutivo tiene una edad promedio de 60 años y está integrado por 26 hombres y ocho mujeres, una menos que en el anterior gabinete. De los 34 miembros del Consejo de Ministros, Díaz-Canel ratificó a 20 ministros de Castro, entre ellos el canciller Bruno Rodríguez (60 años), el jefe de las Fuerzas Armadas, general de Cuerpo de Ejército Leopoldo Cintra (77 años); y el titular de Interior, vicealmirante Julio César Gandarilla (75 años). También permanecen en el nuevo gabinete los responsables de Construcción, René Mesa; Transporte, Adel Yzquierdo; de Comercio e Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca; y de Turismo, Manuel Marrero, responsable de ese sector clave desde 2004, durante los últimos años de la presidencia del fallecido Fidel Castro. Como secretario del Consejo de Ministros fue ratificado el general de Brigada José Ramón Ricardo, designado en 2009. Miguel Díaz-Canel (58) fue elegido en abril pasado como presidente del Consejo de Estado y de Ministros en sustitución de Raúl Castro (87) en un pleno extraordinario de la Asamblea, donde quedó como vicepresidente de ambos órganos el veterano líder sindical Salvador Valdés Mesa. La nueva Carta Magna que este sábado se debatirá en la plenaria del Parlamento propone instituir la figura del presidente de la república y crear un primer ministro que tendría a su cargo la dirección del Consejo de Ministros.
20-07-2018 | Fuente: abc.es
Ayuno en Nicaragua en desagravio por la violencia represora
La población de Nicaragua respondió hoy a la invitación de los obispos para guardar un día de ayuno y recitar la oración de exorcismo a San Miguel Arcángel, en «desagravio por las profanaciones» de estos últimos meses «contra Dios» por la violencia desatada en el país. Las manifestaciones de protesta ?originalmente por razones económicas? contra el régimen autoritario sandinista se han saldado hasta el momento con 351 muertos, en su mayoría manifestantes abatidos por bala por policías y paramilitares. Los obispos instaron, «especialmente a los policías, militares y demás empleados públicos» que apoyan la violencia contra los nicaragüenses por orden del Gobierno, a reflexionar sobre la «grave y urgente» situación del país y a tomar las decisiones «que su conciencia les dicte y se comprometan a defender la vida, la verdad y la justicia». El llamamiento de la Conferencia Episcopal Nicaragüense (CEN), que preside el arzobispo de Managua, cardenal Leopoldo Brenes, se produce tras un recrudecimiento de la «represión y la violencia por parte de los paramilitares progubernamentales hacia las personas que protestan cívicamente». La crisis sociopolítica que atraviesa Nicaragua, que comenzó el 18 de abril como consecuencia de unas controvertidas y fallidas reformas a la seguridad social por decisión del presidente, Daniel Ortega, es la más sangrienta desde la década de 1980 en la nación centroamericana. «Lamentamos profundamente tanta muerte, dolor y sufrimiento de nuestro pueblo. Heridos, enjuiciados injustamente, amenazados, intimidados y los ultrajes cometidos contra quienes permanecieron en lugares de protestas pacíficas. Denunciamos los secuestros y detenciones arbitrarias, de que está siendo objeto la población civil», señaló la CEN mediante un comunicado. Asimismo, los obispos nicaragüenses denunciaron los ataques que sufren miembros de la mesa del Diálogo Nacional opuestos al Gobierno, defensores de los derechos humanos y medios de comunicación independientes. Por su parte, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) denunció ayer hoy la existencia de una «campaña de estigmatización» contra la Iglesia católica en Nicaragua y respaldó su labor en el diálogo nacional ante las crecientes críticas del Gobierno, que considera «golpistas» a los obispos. «Hemos visto una campaña de estigmatización a los miembros de la Iglesia como actores imparciales en la conducción de la mesa de diálogo nacional», dijo a Efe el secretario ejecutivo de la CIDH, Paulo Abrão. La Conferencia Episcopal de Nicaragua ha jugado un papel fundamental como mediadora en el diálogo nacional que busca poner fin a la violencia y que reúne al Ejecutivo y la opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, que aglutina al sector privado, la sociedad civil, estudiantes y campesinos. El presidente nicaragüense, Daniel Ortega, calificó por su parte de «golpistas» a los obispos del país, y consideró que son cómplices de las fuerzas internas y de los grupos internacionales que, a su juicio, actúan en Nicaragua para derrocarlo. Ortega hizo esas acusaciones ante miles de sandinistas en una plaza de Managua y mientras conmemoraba el 39 aniversario de la revolución sandinista. El 7 de junio, la Conferencia Episcopal propuso a Ortega que adelantara a marzo de 2019 las elecciones fijadas para 2021.
20-07-2018 | Fuente: elpais.com
El Estado deberá pagar 600.000 euros a la madre de una hija asesinada por su padre
Ángela González, víctima de malos tratos, pide justicia desde hace 15 años. El maltratador mató a la niña en una visita acordada por el juez
1
...