Infortelecom

Noticias de jovenes

16-10-2018 | Fuente: as.com
Lonzo Ball, Hart, Ingram y Kuzma serán 'lakers' hasta 2020
Los Lakers han ejercido la opción de equipo para asegurar la continuidad de estas cuatro jóvenes promesas durante la temporada 2018-19.
15-10-2018 | Fuente: elpais.com
Nuevo rol de Pau Gasol en unos Spurs más jóvenes
El pívot español asume la incerteza de un equipo debilitado sin Leonard, Parker, Ginóbili y Green
15-10-2018 | Fuente: as.com
Juzgados en Marruecos 4 jóvenes por ondear la bandera española
El Tribunal de Primera Instancia de la ciudad de Agadir juzga a cuatro hinchas por haber desplegado la bandera española en un partido del campeonato local.
14-10-2018 | Fuente: as.com
El Bernabéu se va a divertir: el jugadón de Vinicius a lo Ronaldo que culminó Rodrygo
Los dos jóvenes madridistas hicieron este maravilloso tanto en el empate de su Selección ante Chile. La carrera de Vinicius para enmarcar.
14-10-2018 | Fuente: abc.es
Los demócratas buscan quien les salve de Donald Trump
Tiene 42 años. Es de Texas y de ascendencia irlandesa, pero habla perfectamente español. Y es, en este momento, la gran esperanza de las bases demócratas para medirse con Donald Trump en 2020. La prueba de la confianza que el partido tiene en él es que en el tercer cuatrimestre Roberto «Beto» O?Rourke rompió todos los récords de recaudación en una candidatura para hacerse con un escaño en el Senado: 38 millones de dólares (32 millones de euros), procedentes, sobre todo, de pequeños donantes que de media han contribuido a su campaña con 47 dólares por persona. Que alguien relativamente desconocido, bregado solo en política texana y experto en inmigración sea el posible salvador de un partido que ha ocupado la Casa Blanca durante 52 de los pasados 100 años demuestra hasta qué punto la debacle de Hillary Clinton en 2016 traumatizó a los demócratas, faltos de ideas y caras nuevas. A pesar de los escándalos que asedian a Donald Trump ?la trama rusa, las dimisiones en su gabinete, las restricciones sobre la inmigración? el actual presidente tiene un sólido apoyo del 86% entre los republicanos, algo que hace muy posible su reelección. Todo tipo de tribunas y perfiles comparan estos días a O?Rourke con Bobby Kennedy o Ronald Reagan, pero lo cierto es que su camino a la Casa Blanca, que pasa por ganar en las elecciones al Senado del mes que viene, no está asegurado. «Podría superar los escollos e imponerse sobre su contrincante, Ted Cruz, en un Estado republicano como Texas», asegura James Henson, director del Centro Político de la universidad de Texas. «Sin duda sería un candidato preferido en la campaña de 2020. Su victoria, sin embargo, no está asegurada». La presidencia de Trump ha cambiado de forma radical el panorama político de EE.UU., y la prueba es la confirmación del juez Brett Kavanaugh para el Tribunal Supremo. Durante su vista oral ante el Senado no se habló de su trayectoria y dilatado historial de decisiones como juez, sino de una supuesta agresión sexual ocurrida en sus años de instituto, de la que el FBI no ha hallado pruebas. Parecía, sin embargo, que los demócratas quisieran que incluso la composición de la más alta instancia judicial del país fuera una enmienda a la totalidad de Trump y lo que representa. El tenso interrogatorio a Kavanaugh por parte de una senadora demócrata ha catapultado a esta también a las quinielas para medirse con Trump en 2020. Se llama Kamala Harris y es la antítesis del actual presidente: una mujer de ascendencia negra e india, con una larga trayectoria como fiscal. «Se le acusa de agresión sexual», le dijo Harris al juez antes de votar en su contra. «Es un momento realmente triste para este país». Harris ha participado esta semana en un mitin en Ohio, un Estado decisivo para ganar elecciones. Otros favoritos, como el senador Cory Booker, se han dejado ver en Iowa, el segundo que celebra primarias. Joe Biden sigue planteándose si finalmente se lanza a la carrera de la que le descabalgó Clinton en 2016. Y el exalcalde de Nueva York Michael Bloomberg se ha registrado, de nuevo, como demócrata, tras haber donado a candidatos del partido 20 millones de dólares para las legislativas del 6 de noviembre. La precampaña de 2020, que se juega en esas mismas elecciones de dentro de un mes, será un referendo sobre Trump, y este así lo defiende. En la pasada semana el presidente ha recorrido 15.000 kilómetros para participar en mítines desde Florida hasta Minnesota, luciendo sus logros económicos y el pleno empleo. «La única razón por la que alguien votaría a los demócratas es porque se ha cansado de que ganemos en todos los ámbitos», dijo el jueves en Orlando. Hornada de jóvenes Quienes aspiran a medirse con él no ahondan, sin embargo, en ideas o propuestas políticas, sino en cómo ellos mismos pueden ser un anti-Trump. «Si atendemos a cómo han sido las primarias demócratas en 2018, se extraen varias lecciones. La primera: el ala izquierdista está ganando. Segunda, la gente de color está ganando. Y tercero, los jóvenes están ganando», dice Chris Cillizza, uno de los principales analistas políticos de la cadena televisiva CNN. Según esas predicciones, alguien como Biden, un hombre blanco de 75 años y en política desde 1973 tiene poco que hacer contra una nueva hornada de jóvenes que espera que una amalgama de minorías y colectivos feministas les aúpen para poder medirse con Trump. Poco pesa en este momento que haya sido vicepresidente con Barack Obama, del mismo modo que poca importancia tiene la trayectoria como alcalde neoyorquino de Bloomberg, de 76 años. El inesperado y sorprendente ascenso de Trump también ha atraído a Washington a figuras, como él, más grandes que la vida misma. Es el caso del mediático abogado Michael Avenatti, quien representa a la actriz porno Stormy Daniels en el caso del pago de 130.000 dólares por parte del presidente para ocultar una aventura. «Desde luego, los demócratas no van a querer alguien tan peligroso y radical como Donald Trump, pero sí preferirán a alguien carismático que pueda defenderse en un escenario y que tenga éxito con el manejo de los medios. Ya hemos visto lo que Trump ha hecho con la política tradicional», dice a este diario Avenatti, quien a expresado su voluntad de presentarse a las primarias demócratas, algo en lo que le ha apoyado el mismísimo Steve Bannon, que muchos consideran artífice de la victoria de Trump. Sin embargo, según han admitido varios colaboradores del presidente, la única posible candidata que en este momento le provoca temor es alguien que, como él, cimentó su fama en la televisión: Oprah Winfrey, que hasta 2011 presentó el magazine televisivo más exitoso del país. En un aplaudido discurso en la ceremonia de los Globos de Oro en enero, dijo: «Durante mucho tiempo, a las mujeres no se nos ha escuchado o creído cuando les hemos dicho la verdad a los hombres con poder. Su tiempo se les acaba». Para muchos, demócratas y republicanos, esa fue la prueba de que Winfrey puede dar el paso y presentarse a las primarias. Según David Bosie, asesor de campaña de reelección de Trump, «Oprah es la única que me haría prestar atención de verdad en este momento al campo demócrata».
14-10-2018 | Fuente: as.com
Gareth Southgate: llega a España hecho un lío y se teme lo peor
El técnico oculta si jugará con defensa de cuatro hombres y si tirará de los jóvenes que se ha traído y que serán claves en dos o tres años.
13-10-2018 | Fuente: abc.es
Baviera marca el fin de una era en Alemania
La depresión se palpa en esta vísperas de las elecciones y del esperado desastre en el partido en la CSU, la Unión Socialcristiana bávara, que siempre se ha identificado con Baviera. En un kiosco electoral montado en el barrio de la Max Vorstadt unos jóvenes de la CSU reparten manzanas con un último llamamiento, casi desesperado, a votar a la CSU recordando lo bien que se vive en Baviera, lo inmensamente próspera que de hecho es y las grandes cosas hechas por este partido símbolo y quintaesencia de lo bávaro. Eso ya es el reconocimiento de la derrota. Nunca lo habría hecho el legendario líder del CSU, Franz Josef Strauss, el león político que lo reafirmó en sus abrumadoras mayorías absolutas. Y lo hizo durante diez años hasta su muerte en el cargo, allá en 1988, cerca de la Walhalla en el Danubio, literalmente con las botas puestas, de un infarto poco después de matar un jabalí. Strauss sabía que nadie vota a nadie por gratitud como ahora pretende su sucesor Markus Söder. Los tiempos han cambiado mucho. Strauss era Luis XIV en aquella Baviera de las mayorías absolutas del 58%, 60% y 62% de los votos. Ahora el presidente Söder comparte una bicefalía en la práctica con el ministro federal del Interior, Horst Seehofer. Se detestan y ambos han intentado por separado y muchas veces enfrentados evitar que en Baviera se percibiera la deriva hacia la izquierda que había comenzado Angela Merkel en Berlín ya cuando llegó a la cancillería. La CSU se presenta como un partido militantemente católico, fiel a la doctrina social de la Iglesia pero cultural y políticamente netamente de derechas. A su derecha no había nada. Un intento extremista hace treinta años llevó a los «Republicanos» fugazmente cerca del 3%. Ahora es otra cosa, ahora hay un partido que se llama Alternativa para Alemania (AfD) que ha surgido a la derecha de la CDU de Merkel y la CSU no ha podido impedirlo. Tampoco en Baviera. En las elecciones federales irrumpieron en el Bundestag con 94 escaños. En Baviera se espera que sean la tercera fuerza, tras los Verdes que se benefician del hundimiento de la socialdemocracia del SPD en toda Alemania. AfD ha llegado para quedarse. Y aunque la estrategia de la CDU de Merkel sigue en rechazar todo contacto con AfD y tacharlo de extremista y nazi, en su partido ya hay voces que plantean que tarde o temprano, la derecha solo podrá gobernar en coalición. Ante la imposibilidad de coaligar con AfD, la CSU que seguirá siendo el más votado podría quedar en la oposición. Con el AfD. La CSU tuvo siempre un papel destacado en impedir un partido a la derecha de los democristianos. Aun desde los tiempos del combativo Strauss, cuya retórica hoy le situaría directemente en el AfD. Hasta que llegó Merkel y sobre todo, hasta que la canciller tomó aquella decisión el 4 de septiembre de 2015 que habría de suponer un terremoto social y cultural en Alemania y que cambiaría la historia alemana y la europea. Aquel día y bajo la impresión de la situación creada por decenas de miles de refugiados que llegaban por los Balcanes a Hungría, Merkel anunciaba que las fronteras alemanas quedaban abiertas para todos los refugiados que lo quisieran. Aun se escribirán muchos libros sobre aquella decisión y el conjunto de factores que llevaron a Merkel a una acción humanitaria que se aplaudió mucho sin haberse calculado sus consecuencias. Cuando las fronteras bávaras y sus pueblos y ciudades se vieron inundadas por inmigrantes la cultura del «welcome refugees» dio paso a una conmoción cultural cuyas consecuencias se expanden ya por todo el continente. Y en Baviera han sido definitivas para este cambio de era. La CSU aun sacó en las pasadas elecciones un 47,7%, suficiente para la mayoría absoluta. Ya está claro que ha sido la última vez. ¿Qué esperan Ustedes para el domingo? La que reparte las manzanas y parece mandar contesta con un escueto «lo que dice la prensa que hay que esperar». Lo que dice la prensa es que puede esperarse que el domingo la CSU caiga hasta al 33%. Es decir, que llegue ese fin de epoca. «La CSU es Baviera y Baviera es la CSU» se decía hasta hace pocos años y a nadie sorprendía demasiado esa afirmación tan peculiar en una democracia europea. Y no es para menos. Mucho más que a PNV o CiU con sus respectivas regiones españolas aunque siempre haya sido la CSU un partido alemán y leal a la constitución». Desde el 21 de diciembre de 1946 hasta hoy, solo hubo tres años entre 1954 y 1957 un jefe de gobierno socialdemócrata, que dirigió un gobierno cuatripartito. Baviera ha tenido más continuidad política que ningún régimen democrático o no en Europa. Lo único seguro antes de conocer los resultados de este domingo esa era se ha acabado. Como hace exactamente cien años se hundía en 1918 en los tumultos revolucionarios la monarquía de los Wittelsbach.
12-10-2018 | Fuente: as.com
Guardiola quiere arrebatarle al Barça a De Jong y De Ligt
El club blaugrana pretende a ambos jóvenes talentos del Ajax, pero cada día hay más pesimismo de que no podrán competir con el poder económico citizen.
1
...