Infortelecom

Noticias de jens stoltenberg

11-03-2019 | Fuente: abc.es
Europa prefiere invertir en reforzar su propia defensa
Como es habitual, en las instituciones europeas no suelen reaccionar ante informaciones de prensa que reflejan rumores o incluso declaraciones. A la Unión Europea y aún más a la OTAN les cuesta mucho seguir las polémicas que no han empezado. Por eso es bastante poco probable que este lunes haya una contestación airada por parte de los aliados europeos ante la idea reflejada por la prensa norteamericana de que Trump podría exigir un pago a los países aliados por la presencia de tropas norteamericanas en su territorio. Hay múltiples argumentos para pensar que esta idea no puede ir muy lejos. El primero de ellos es que -como han comentado fuentes diplomáticas- todas y cada una de las instalaciones norteamericanas en suelo europeo existen porque a Estados Unidos le interesa y están basadas en tratados firmados por Washington, muchas veces a costa de grandes esfuerzos políticos por parte de los gobiernos de algunos países, como ha sido en alguna época en España. Otros, es verdad, han sido más abiertos a esta presencia militar norteamericana, que suele ser el caso de los países más abiertamente pro norteamericanos, como por ejemplo Polonia, que incluso estaría dispuesta a pagar por la construcción de más bases norteamericanas para disuadir a Moscú, a pesar de las peligrosas consecuencias geoestratégicas que tendría. La idea, al parecer, es alentar a los países europeos a gastar más en defensa, como ha venido diciendo Trump desde su llegada a la Casa Blanca, con un lenguaje de una contundenciasdesconocida en toda la historia de la Alianza, que va a cumplir sus primeros setenta años. Vale recordar que en todo este tiempo, la OTAN solamente ha activado una vez el artículo 5 que es el que determina que sí se ha producido un ataque a un aliado, toda la Alianza se considera atacada. Y fue en apoyo a Estados Unidos, después del 11-S. El debate real Sin embargo, no hay que ahondar mucho en lo que ha pasado estos últimos años desde que Trump está en la Casa Blanca y desde que el Reino Unido ha decidido abandonar la UE, para darse cuenta de que el efecto de esta política ha sido claramente el de convencer a los principales gobiernos europeos de que deben acometer sin más retraso la consolidación de estructuras funcionales de una defensa europea. Este fin de semana, se ha celebrado en Varsovia una reunión de la mesa del Partido Popular Europeo, el más importante del Parlamento de Estrasburgo, en la que también ha participado el secretario general de la OTANl Jens Stoltenberg y la ministra de Defensa de Alemania, Ursula Von Der Leyen. En esta reunión, el portavoz del PPE, Esteban González Pons, insistió precisamente en que «necesitamos avanzar hacia un ejército europeo para garantizar que no habrá nunca más una guerra en Europa» puesto que «poner en común las capacidades militares de los países de la UE, como hemos hecho en muchos otros ámbitos, puede contribuir a mantener valores esenciales de nuestro proyecto europeo». Es decir, los europeos probablemente están resignados a gastar más, pero no para pagar a los Unidos, sino para reforzarse.
15-02-2019 | Fuente: abc.es
La OTAN busca salvar el tratado de prohibición de armas nucleares dándole seis meses más a Rusia
El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, se reunirá la semana que viene en Munich con el ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguei Lavrov, para intentar convencerle de que el Kremlin no abandone el tratado de prohibición de armas nucleares de alcance intermedio que Estados Unidos también ha denunciado. La OTAN ha dado sería meses más de plazo a Moscú para que desista de sus planes de fabricar esté tipo de armas, pero después de una reunión de dos días de los ministros de defensa aliados, Stoltemberg anunció que en caso negativo, la OTAN apostará por una respuesta que no necesariamente incluye otros misiles nucleares equivalentes a los que Rusia está fabricando. «Es demasiado pronto para prejuzgar las conclusiones, hay diferentes opciones, un amplio abanico de posibilidades para que la OTAN responda», confirmó Stoltenberg. Por primera vez desde la desaparición de la Unión Soviética y el fin de la guerra fría, los ministros analizaron en el cuartel general de la alianza una nueva amenaza nuclear para Europa por parte de Moscú en un contexto cada vez más enrarecido por lo que respecta a las relaciones de la administración norteamericana y los socios europeos. Estados Unidos ha denunciado el tratado de prohibición de misiles de alcance intermedio porque cree que Rusia lo estaba incumpliendo con la construcción del nuevo cohete SSC-8, puedo lo ha hecho sin referirse a los intereses estratégicos de los europeos, que son en todo caso los objetivos potenciales de esta nueva arma. Washington también discrepa con los europeos sobre la gestión de las relaciones con Iran, que es la otra fuente potencial de amenazas nucleares para el territorio europeo. Por otro lado, los miembros de la OTAN han aplazado hasta la primavera la decisión de que tipo de cooperación pueden establecer con la fuerza de seguridad de Kosovo, que las autoridades de Prístina dejan decidido transformarlas en un Ejército regular. Algunos países, España entre ellos, no reconocen todavía la independencia de esta antigua provincia serbia y tienen dificultades para aceptar que se construya un ejército de nueva planta. Eslovaquia, Rumanía y Grecia, que no han reconocido tampoco la independencia de Kosovo, desconfían de los planes de las autoridades kosovares. Otros, como Estados Unidos, Alemania o Francia, prefieren participar en el proceso para poder controlarlo de alguna manera.
06-02-2019 | Fuente: abc.es
Macedonia firma el protocolo de adhesión a la OTAN
Será el el 30º socio de la OTAN cuando finalice el proceso de ratificación. La Antigua República Yugoslava de Macedonia (ARYM) acaba de firmar el protocolo para su acceso a la Alianza Atlántica en una ceremonia en el cuartel general de la organización en Bruselas. «Es un día histórico, ha sido un camino largo», indicó el ministro de Exteriores del Gobierno de Skopje, Nikola Dimitrov. El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha corroborado por su parte que la firma es un evento «histórico» y ha subrayado que el ingreso en la OTAN de Macedonia del Norte, una vez ratificado por los Parlamentos de los países aliados, dará más estabilidad en el sureste de Europa. Este paso «reforzará la Alianza», ha dicho, y «contribuirá a nuestra seguridad compartida», con mayor implicación de tropas macedonias en operaciones aliadas. El último escollo en el proceso de adhesión ha sido el nombre oficial del país. El Gobierno de Skopje había anunciado que adoptará Macedonia del Norte como nombre definitivo una vez que Grecia haya ratificado este protocolo, que será votado en el Parlamento heleno este viernes. De esa manera, se espera que Atenas levante definitivamente el veto impuesto a la adhesión del país vecino a la OTAN a causa de la larga disputa sobre el nombre. El secretario general aliado se ha mostrado «impresionado por el valor y la voluntad política» de ambos estados, que han conseguido «hacer historia» y «superar dificultades» al resolver un asunto que era «un gran problema para el país, para la región». El entendimiento entre los dos países, que ha permitido salvar el obstáculo, ha sido ampliamente celebrado por los socios y puesto reiteradamente como ejemplo de operatividad y conveniencia de los foros internacionales, hasta el punto de que el presidente del grupo parlamentario socialdemócrata del Parlamento Europeo, el alemán Udo Bullmann, ha propuesto como candidatos al Premio Nobel de la Paz al primer ministro griego, Alexis Tsipras, y a su colega macedonio, Zoran Zaev, por haber «conseguido lo que muchos no lograron en casi treinta años: pudieron poner fin a la enconada disputa por el nombre entre Skopie y Atenas, y con esto han hecho historia». Además de la adhesión, que en los tiempos críticos que atraviesa la Alianza es vista como un signo de salud y futuro, los socios de la OTAN han valorado especialmente que los gobiernos de Macedonia y Grecia «no se hayan dejado doblegar por la presión que surge de los viejos nacionalismos, sino que actuaron en el mejor interés a largo plazo de sus respectivos países y de Europa». Satisfacción en la UE Tsipras y Zaev acordaron el año pasado poner fin a las divergencias a pesar de las grandes protestas de ciertos sectores políticos en sus respectivos países. Después de que el Parlamento en Skopje aprobara el resultado de las negociaciones, el Parlamento griego también lo ratificó por escasa mayoría. Gracias a este acuerdo, el Gobierno griego también termina el bloqueo que durante años impidió que su vecina Macedonia se acercara a la Unión Europea. En un comunicado conjunto, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, la jefa de la diplomacia comunitaria, Federica Mogherini, y el comisario europeo de Política de Vecindad, Johannes Hahn, subrayaron el «coraje político, liderazgo y responsabilidad» necesarios para resolver «una de las disputas más arraigadas en la región». «Ambos países han aprovechado esta oportunidad única que es un ejemplo de reconciliación para Europa y dará un impulso a la perspectiva europea de la región», dice el texto.
13-11-2018 | Fuente: abc.es
Merkel defiende la idea de crear un «ejército europeo» minutos después de los ataques de Trump a Macron
La idea del «ejército europeo» no le termina de convencer al presidente estadounidense, Donald Trump, quien ha vuelto a criticar duramente vía Twitter a su homólogo francés Emmanuel Macron, que junto a la canciller alemana, Angela Merkel, ha impulsado de forma notable desde el pasado año la integración europea en materia de Defensa. «Emmanuel Macron ha sugerido la creación de su propio ejército para proteger Europa contra Estados Unidos, China y Rusia. Pero con Alemania en la Primera y la Segunda Guerra Mundial, ¿Cómo le fue a Francia? Comenzaron a aprender alemán en París hasta la llegada de Estados Unidos», ironizó Trump, haciendo referencia a la ocupación nazi en la Segunda Guerra Mundial, antes de terminar su tuit con un directo: «Paga a la OTAN o no». En varios mensajes, el presidente estadounidense ha cargado contra el presidente de Francia y su plan de «la Europa de la Defensa», burlándose además de la mala imagen del mandatario: «Hagamos a Francia grande de nuevo», ha proclamado. Precisamente unos minutos después de los incendiarios tuits del presidente de EE.UU., Merkel se ha sumado públicamente a las palabras de Macron sobre la Defensa europea en su alocución de este martes ante el Parlamento Europeo en Estrasburgo: «Tenemos grandes logros con la PESCO (Cooperación Permanente Estructurada en Defensa). Eso es bueno, pero, y lo digo muy conscientemente por la experiencia de los últimos años, tenemos que seguir trabajando también en la visión de que algún día tengamos un auténtico ejército europeo», ha afirmado, añadiendo que «un ejército europeo demostraría al mundo que entre los países de Europa no va a haber una guerra». Eso sí, la canciller ha matizado que la creación de «un ejército europeo real» debería llegar «algún día» -no a corto plazo- como complemento de la Alianza Atlántica: «No es un ejército que vaya a ir en contra de la OTAN, nadie quiere perjudicar una alianza que ha demostrado tanto su valía. No es una contradicción». «Pagar las facturas» Desde su llegada a la Casa Blanca, Trump ha insistido en pedir a los tradicionales socios europeos de EE.UU., especialmente a Alemania, que «pagaran las facturas» (una coletilla que ha repetido varias veces) de la Alianza Atlántica por la «histórica injusticia» de «proteger al mundo a cambio de casi nada». Al llegar al aeropuerto de Orly, en la región parisina, Trump tuiteó un mensaje que marcó las primeras horas del homenaje a los cien años del fin de la Primera Guerra Mundial. «El presidente francés Macron acaba de proponer que Europa construya su propio ejército para protegerse a sí misma de Estados Unidos, China y Rusia. Muy insultante, pero ¡quizás Europa debería primero pagar su parte de la OTAN, que Estados Unidos subvenciona en gran parte!», expresó. Macron no quiso responder ni entonces ni este martes por sus provocaciones tuiteras: «Prefiero siempre las conversaciones directas que la diplomacia del Twitter», sostuvo. Otro alto mando que habló sobre la propuesta de Macron sobre la «Europa de la Defensa» fue el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, el pasado lunes, quien por un lado alabó los esfuerzos de la Unión Europea en materia de defensa: «Porque es positivo que los aliados europeos tengan más capacidad, trabajen juntos de manera más estrecha»; pero al mismo tiempo alertó sobre la posibilidad de que la UE empiece a desarrollar «duplicidades» con la Alianza Atlántica.
04-11-2018 | Fuente: abc.es
EE.UU. se refuerza ante ciberataques a las elecciones
Por primera vez en su historia, EE.UU. cuenta con un plan, coordinado por el Pentágono y las agencias de inteligencia, de defensa cibernética frente a injerencias en las elecciones del martes. Por un lado, la división de defensa en internet del Ejército norteamericano ha comenzado a avisar a «hackers» y «trolls» que publican desinformación de que han sido localizados a través de su conexión y dirección IP. Por otro, según reveló el viernes el Centro de Integridad Pública, tiene preparado un ciberataque contra intereses rusos en caso de que se repita una operación como la de las presidenciales de 2016. La inquietud que ha provocado en el Pentágono y la CIA la investigación del fiscal Robert Mueller sobre las operaciones cibernéticas de Rusia en 2016 ha llevado a la Casa Blanca a reforzarse en el frente digital. La prueba es que el Consejero de Seguridad Nacional, John Bolton, reveló esta semana que Donald Trump ha aprobado una directiva clasificada con la que le otorga al Pentágono autonomía a la hora de defender elecciones a través de internet: «El objetivo es dotarnos de estructuras disuasorias que dejen claro a nuestros adversarios que cualquier ciberataque se pagará muy caro». Mientras, el Pentágono ha trasladado en semanas recientes un mensaje claro a sus homólogos en los países de la Unión Europea, incluida España: o se protegen también frente a injerencias o pueden encontrarse en las elecciones europeas de mayo con una sorpresa similar a la victoria del Brexit. Washington ha llegado a proponer a los países aliados europeos la posibilidad de defenderles en internet invocando el artículo 5 del tratado de la OTAN, que garantiza la defensa mutua. «Necesitamos entrenamiento» El ofrecimiento a la UE lo hizo en persona el ministro de Defensa norteamericano, James Mattis, a varios homólogos europeos durante una visita a Bruselas a principios de octubre. Les reveló que Rusia no ha desistido de sus campañas de desinformación y que su atención se centra en este momento en las elecciones parciales del martes y las del Parlamento Europeo con apoyo a grupos populistas. «Necesitamos entrenamiento conjunto en mar, aire, tierra y ciberespacio», dijo hace dos semanas el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, en una visita de reconocimiento al Mar del Norte. Un mensaje similar trasladó personalmente el jefe del Estado Mayor de EE.UU., general Joe Dunford, al jefe del Estado Mayor de la Defensa español, general Fernando Alejandre, durante una visita a Madrid en octubre. «Rusia ha invertido una gran cantidad de dinero en modernizar su ejército», dijo Dunford durante aquella visita. «Debemos mantener nuestra capacidad de operar con libertad por mar, aire y tierra, como hemos hecho en el pasado, pero ahora debemos ser también capaces de movernos en el ciberespacio». El Pentágono ha desarrollado en meses recientes un complejo sistema que acaba con el anonimato en la Red. Es capaz de detectar por dirección IP a usuarios que propagan mentiras y desinformación y les alerta con un mensaje de que han sido descubiertos. Es un primer paso en un terreno inexplorado, que vendrá seguido de sanciones económicas. En 2009, la Casa Blanca creó un Cibercomando para defender las redes militares. A medida que se ha extendido el uso de las redes sociales y han crecido las amenazas de Rusia y China, esta unidad militar ha desarrollado capacidades ofensivas. Cuenta, además, con la herramienta más potente de escucha activa en Internet: la Agencia de Seguridad Nacional, con la que comparte sede y comandante. En un discurso en septiembre, el jefe del Cibercomando, general Paul Nakasone, describió la situación actual en Internet como una nueva Guerra Fría: «Estamos bajo el nivel de conflicto directo, pero nuestros adversarios han acometido campañas estratégicas para robar nuestra propiedad intelectual, suplantar identidades y manipular elecciones». En meses pasados, ese comando ha enviado grupos de expertos a países europeos como Alemania y Francia para ofrecer refuerzos ante amenazas a redes de servicios como electricidad, banca o gestiones administrativas. También ha brindado ayuda ante campañas de noticias falsas. Los portavoces del comando han declinado revelar si entre los países visitados se encuentra España. Resulta llamativo que sea Trump quien ha elevado ahora al Cibercomando de rango, dado que el fiscal Mueller investiga si su campaña se benefició en 2016 de injerencias procedentes de Rusia. En septiembre, el Pentágono reveló su primera estrategia para defensa en Internet desde 2015, adaptada a nuevos desafíos. En ella se afirma que EE.UU. «trabajará con sus aliados para reforzar las capacidades, ampliar operaciones y compartir información sobre ciberdefensa». El año pasado, el Gobierno español modificó su estrategia de defensa nacional para incluir la amenaza de «acciones híbridas», que pueden incluir «ciberataques, operaciones de manipulación de la información, o elementos de presión económica, que se han manifestado especialmente en procesos electorales». En años recientes, varios países han pedido a la OTAN que se dote de directrices para defensa mutua en el ciberespacio. Las repúblicas bálticas han sido las más insistentes, porque en 2007 Rusia dejó a Estonia sin Internet durante dos semanas, atacando la infraestructura digital del Gobierno, los medios de comunicación y la banca. Entonces, los países miembros, incluido EE.UU., carecían de directrices para defensa en un caso semejante. Hoy, ante la generalización del uso de Internet para cualquier gestión, un ataque de ese tipo podría sumir a cualquier país de la OTAN en el caos.
31-10-2018 | Fuente: abc.es
La OTAN advierte de que defenderá a Suecia y Noruega frente a Rusia
En 2015 la serie televisiva «Okkupert» («Occupied» a nivel internacional) retrataba la invasión de Noruega por fuerzas rusas. Todo ello, a instancias de la UE y tras la decisión del país nórdico de frenar su producción de crudo y gas por el cambio climático. Teniendo como poco probable ese tipo de acción, sí hay otro interrogante que se cierne sobre la región ártica: ¿puede generar el deshielo una escalada militar para controlar recursos naturales o rutas comerciales? En el Ártico hay ocho principales actores, los países rib ereños: cinco de la OTAN (Noruega, EE.UU., Canadá, Islandia y Dinamarca con Groenlandia), dos socios cercanos a esta organización militar (Suecia y Finlandia) y Rusia. De ellos, Rusia es el que se ha tomado más en serio su presencia militar: la flota rusa de rompehielos es de 61 buques, con otros 10 en construcción; Noruega tiene 11. Además, el Ejército ruso tiene una veintena de bases militares en su territorio, sorprendiendo en 2016 con la construcción de un gran complejo militar de 14.000 metros cuadrados en la isla Tierra de Alexandra. «Para ser realistas Noruega no puede ejercer la disuasión por su cuenta. Por ello nuestra pertenencia a la OTAN es la piedra angular de nuestro sistema de seguridad», clamó ayer el ministro de Defensa noruego, Frank Bakke-Jense, poco antes de asistir a una demostración de «Trident Juncture 18», las mayores maniobras de la Alianza Atlántica desde el fin de la Guerra Fría (25 de octubre-7 de noviembre). Nada menos que 50.000 efectivos, 10.000 vehículos militares, 250 aviones y 65 buques de 31 países (Suecia y Finlandia incluidas) se han desplegado para entrenar y coordinar un caso de defensa colectiva en el que los países acuden al rescate de un estado miembro que ha sido invadido. El despliegue incluye 1.800 españoles. Ayer, en el día abierto a la prensa, la OTAN no escatimó en recursos en una pequeña playa de Byneset, cercana a la ciudad de Trondheim, bastión militar en época de vikingos. Trece buques, algún submarino desapercibido, cinco lanchas de desembarco, helicópteros Tigre, Blackhawk, Osprey o NH-90, cazas de todo tipo (incluidos dos F-18 españoles), un carro de combate Leopardo y blindados junto a 3.000 soldados con bandera de OTAN aparecieron frente a la idílica localidad para rescatarla de una «invasión». Un «show» de una hora. El secretario general de la OTAN, el también noruego Jens Stoltenberg, quiso remarcar que «el ejercicio no era contra nadie sino que tiene como único objetivo demostrar que la OTAN está preparada para proteger a cada uno de sus aliados». No obstante, el anuncio ruso de que llevará a cabo en próximas fechas un ensayo de misiles desde fragatas en aguas internacionales próximas a Noruega enrareció la rueda de prensa. «No estamos en una Guerra Fría», remarcó Stoltenberg quien tendió también la mano para las cuestiones del Ártico: «Solemos decir ?Polo Norte, tensiones bajas?. Debemos evitar tensiones. Necesitamos trabajar junto a Rusia en el Consejo Ártico». Tras los otros frentes donde se libra la nueva guerra fría entre la OTAN y Rusia (Báltico, Siria, el teatro ucraniano, mar Negro, submarinos en el Mediterráneo, Siria o ciberespacio) la región ártica podría sumarse a la lista. El deshielo podría marcar el rumbo de la lucha de intereses en el Ártico.
26-10-2018 | Fuente: abc.es
Empiezan las mayores maniobras de la OTAN desde la Guerra Fría
En medio de amenazas de EE.UU. de abandonar tratados de limitación de armas nucleares, motivadas por las presuntos incumplimientos de Moscú de esos acuerdos, la OTAN comenzó ayer en Noruega las maniobras militares «Trident Juncture», que esta vez serán las mayores realizadas por Occidente desde los tiempos de la Guerra Fría. No se ha declarado que estos ejercicios tengan a Rusia como enemigo potencial, pero la proximidad de sus fronteras y las tensiones crecientes desde la anexión de Crimea, hace cuatro años y medio, no dejan otra interpretación. Según el secretario general de la Alianza, el noruego Jens Stoltenberg, estos ejercicios «son los mayores de la OTAN desde el final de la Guerra Fría (..) y constituyen un mensaje claro de que la Alianza está dispuesta a defender a todos los aliados ante cualquier adversario o amenaza». Para las repúblicas bálticas, Polonia y la mayor parte de los países escandinavos esa amenaza es inequívocamente Rusia. Para estas maniobras, que se prolongarán hasta el 7 de noviembre, se han movilizado 50.000 efectivos procedentes de 31 países y participan 65 navíos, 250 aeronaves y 10.000 vehículos de todo tipo, tanques entre ellos. El ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú, dijo el miércoles que «la actividad militar de la OTAN cerca de las fronteras de Rusia ha alcanzado un nivel sin precedentes desde los tiempos de la Guerra Fría». Hace poco, el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, calificó de «provocación» este tipo de despliegues « las puertas» de su país. La Embajada rusa en Oslo ha tachado las maniobras de «gesto antirrruso». Pero el Kremlin no se ha quedado atrás. A principios de septiembre, tropas rusas, chinas y mongolas llevaron a cabo las mayores maniobras de la historia y fue en el Extremo Oriente de Rusia, las «Vostok-2018». Según Shoigú, fueron «las más importantes desde 1981», cuando. no obstante, no se movilizaron los 300.000 soldados de ahora. El año pasado, los soldados rusos estuvieron a tiro de piedra de la Unión Europea en los ejercicios llamados «Zapad-2017», que tuvieron Bielorrusia y el enclave de Kaliningrado como escenario. En Noruega, habrá observadores militares rusos. Estos ejercicios se desarrollarán en los mares de Noruega y Bárents, más allá del Círculo Polar Ártico, y en un amplio territorio dentro de la península escandinava. Las operaciones aéreas se extenderán a las vecinas Islandia, Suecia y Finlandia. Estos ejercicios comienzan el mismo día en que el presidente Vladímir Putin sufre un duro varapalo del Parlamento Europeo, que ha concedido el Premio Sájarov a la Libertad de Conciencia a Oleg Sentsov, director de cine ucraniano nacido en Crimea. El galardonado se opuso a la anexión de Crimea y fue acusado de terrorismo y condenado a 20 años de cárcel que cumple actualmente en un penal situado en el Ártico.
13-07-2018 | Fuente: abc.es
Trump deja a la OTAN sumida en la confusión tras una cumbre caótica
Donald Trump en estado puro. Este «genio estable» como se define a sí mismo sin el menor rubor, convirtió la cumbre anual de la Alianza Atlántica en un torbellino, saltó por encima de todas las convenciones acumuladas desde hace casi setenta años en esta organización y se fue dejando a los demás dirigentes con una impresión de incredulidad ante sus exigencias imperativas de que gasten más dinero en defensa, que dijo que habían sido inequívocamente asumidas. Los europeos están ahora aguantando la respiración ante la reunión que Trump tiene previsto mantener el próximo lunes con el presidente ruso, Vladímir Putin, de quien dijo que «no es mi enemigo, tampoco es mi amigo, pero lo puede ser» y con el que cree que tiene que hablar poco de Crimea, porque ese es a su juicio «un problema creado por Barack Obama». El norteamericano empezó el día forzando la convocatoria de una reunión de urgencia del Consejo Atlántico, por su insistencia en reclamar a los aliados europeos que gasten más dinero en defensa, algo que todos creían que se había discutido y acordado la víspera. En realidad, ayer se trataba de una sesión ampliada, con la participación de los presidentes de Ucrania y Georgia, dos países que no forman parte de la OTAN pero que colaboran en muchas de sus operaciones y a los que se premia con este tipo de gestos. Trump aprovechó su turno de palabra para ignorar el contenido de la reunión y volver a su mensaje de reproches a los aliados europeos. En su vehemencia había llegado a amenazar con que Estados Unidos «seguirá su camino» al margen de la OTAN si los demás países no cumplen con sus demandas de aumentar el gasto militar. Según fuentes diplomáticas, Trump hizo su exposición con un tono «extremadamente duro y vehemente», señalando expresamente a Alemania y a la canciller Merkel por su nombre. También mencionó a España entre los países que a su juicio no gastan lo suficiente. Calmar los ánimos A la vista de la situación creada, la reunión con Ucrania y Georgia tuvo que ser suspendida y en un gesto inédito el secretario general de la organización, Jens Stoltenberg, volvió a convocar una reunión urgente del Consejo Atlántico para intentar calmar los ánimos del norteamericano puertas adentro, sólo entre dirigentes de la Alianza. Después, Stoltenberg diría que este episodio había sido «una discusión franca, tras la cual creo que la OTAN es más fuerte» pero ni él ni ninguno de los líderes pudo confirmar lo que había proclamado Trump en su rueda de prensa sobre un supuesto compromiso formal de que los aliados aumentarían «más y más rápidamente» sus gastos de defensa, más allá de alcanzar el 2% del PIB en 2024, que es lo formalmente acordado. Uno de los jefes de Gobierno europeos diría después que las invectivas de Trump «se han hecho sin tener en cuenta cosas como la complejidad de los equilibrios parlamentarios que tienen que salvar muchos gobiernos» para aprobar esos planes. Y un ministro de Defensa europeo llegó a explicar que en muchos casos «las fuerzas armadas no tienen la capacidad de absorber en tan poco tiempo ese aumento de presupuestos» que exige Trump a toda costa. Al norteamericano parece gustarle la improvisación impulsiva y después de haber puesto a todo el mundo al pie de los caballos convocó por sorpresa una rueda de prensa-espectáculo para decir todo lo contrario, que «la OTAN es ahora una máquina bien afinada» y que adora Alemania, puesto que él mismo es de origen alemán. «Hemos logrado mucho con respecto a la OTAN. Durante años, muchos presidentes norteamericanos han venido a estas reuniones y hablado de los tremendos gastos para Estados Unidos, y hoy se ha conseguido un progreso tremendo. Todos han acordado elevar sustancialmente sus compromisos. Los van a elevar a niveles que nunca antes habían pensado». Vender armas de EE.UU. Lejos de lo que había sido su discurso solo unas horas antes, Trump decía sentirse «muy feliz porque tenemos una OTAN muy poderosa, muy fuerte, mucho más fuerte de lo que era hace dos días». Cuando le preguntaron por el hecho de que hay gobiernos que tienen dificultades presupuestarias, el presidente norteamericano improvisó su teoría de que «es verdad que algunos países son muy ricos y otros no lo son tanto», y que por ello Washington está dispuesto a ayudarlos a comprar equipamiento militar, naturalmente norteamericano, porque «Estados Unidos fabrica, de lejos, el mejor equipamiento militar en el mundo, los mejores aviones, los mejores misiles, las mejores pistolas, lo mejor de todo». A Trump -que entre medias introdujo sus negociaciones con el dictador norcoreano como otro de sus éxitos indiscutibles- le preguntaron sobre sus planes para la reunión con Putin y dió otra vez la impresión de que está muy predispuesto a llevarse bien con el autócrata ruso. La clave más evidente de ello es que no fue capaz de enunciar claramente el principio de respeto a la legalidad internacional en el caso de la anexión rusa de Crimea. Se limitó a decir que es una situación «que no me gusta» pero la ventiló echándole la culpa a su predecesor, Barack Obama, de haberla tolerado. Y, en todo caso, dejó claro que no estaba entre sus prioridades resolverlo, teniendo en cuenta que Putin «ha hecho puentes y ha gastado mucho dinero en inversiones» en ese territorio. Personas que han asistido a las reuniones de la OTAN confirmarían después que también en esto, había habido un discurso dentro y Trump había dado una versión diferente fuera. Formalmente, la OTAN sostiene la integridad territorial de Ucrania. Puede que también intente engañar a Putin.
12-07-2018 | Fuente: abc.es
Así son las relaciones entre EE. UU. y los miembros de la OTAN
La relación de Estados Unidos con la Alianza Atlántica pende de un hilo y eso que el países norteamericano ha sido el eje central de la OTAN desde su creación en 1949. Donald Trump llegaba a Bruselas después de varios días amenazando a los miembros de la Alianza con la financiación del 2%. Una regla que se adoptó en la Cumbre de Praga de 2002 en la que cada miembro de la OTAN aportaría el 2% de su PIB en defensa. El azote de Trump a los 29 países miembros tiene en el centro de la diana a Alemania, a quien acusó de ser «cautiva» de Rusia. Además, ha llamado «delincuentes» a los demás aliados: «Son delincuentes en lo que a mí respecta porque Estados Unidos ha tenido que pagar por ellos». En un clima de tensión así son las relaciones entre Estados Unidos y los principales miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte: Alemania El presidente norteamericano tiene en el punto de mira a Merkel, y así lo ha hecho saber el primer día de la cumbre en Bruselas. «Alemania, en lo que a mí respecta, es cautiva de Rusia porque está recibiendo gran parte de su energía de Rusia» ha dicho Trump al secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, mientras era consciente de que las cámaras le grababan. La razón de esta reprimenda es un oleoducto de 800 millas de largo planeado bajo el mar Báltico, llamado Nord Stream II. Francia Macron y Trump escenifican una «relación cambiante». Delante de las cámaras se muestran como buenos socios: «Tenemos una relación magnífica. Estamos hablando de comercio, de la OTAN, estamos hablando de muchas cosas. Espero que al final todo salga bien». Por su parte, Macron ha dicho estar «muy contento» de encontrarse con Trump, con quien destacó «intercambios regulares», pero también ha mostrado su apoyo a su socia Merkel negando que Alemania sea «cautiva» de Putin. España Esta es la primera cumbre de la OTAN para Pedro Sánchez, y el primer encuentro con el mandatario norteamericano. Donald Trump ha acusado a España de no cumplir con la financiación de la Alianza. Por su parte, Sánchez ha contestado a Trump argumentando que España cumple sus compromisos con la OTAN en las tres vertientes: dinero, equipos militares y contribución armamentística. Unos días antes de la cumbre el presidente español argumentó que la seguridad global no solo se mide por un porcentaje de gasto, sino que «hay también otros parámetros». Reino Unido A lo largo de la historia, Estados Unidos y Reino Unido han sido los dos grandes aliados y punto de unión entre una parte del mundo y la otra. La relación entre Donald Trump y Theresa May es correcta, aunque según los expertos, la histórica relación especial bilateral en «su punto más bajo» desde la crisis de Suez en 1956. Ambos se reúnen este jueves en Londres, donde May tratará de lograr que Trump condene el supuesto papel de Rusia en la intoxicación de varios británicos con el neurotóxico de procedencia rusa Novichok, para mostrar así «un frente común» contra el presidente Vladímir Putin Expresar un compromiso inequívoco con la seguridad occidental es otro punto en común entre Londres y Washington, pero un muy difícil acuerdo comercial bilateral posterior al Brexit , debido a que el jefe de la Casa Blanca «desaprueba» el plan de su anfitriona de promover una salida suave de la UE. Italia El papel del país andino en las relaciones internacionales siempre ha sido importante. También en temas de seguridad mantiene un papel de liderazgo en Afganistán y Kosovo, proporciona vigilancia aérea para Montenegro, desplegó tropas en Letonia y lidera la Fuerza de Punta de Lanza de la OTAN. A pesar de ello, Italia es uno de los países que no cumple con el 2% de financiación a la Alianza. Pero la relación entre Trump y Matteo Salvini, muy polémicos ambos, es buena. El minsitro del interior italiano ha sido el único líder en manifestar su alegría por que Donald Trump sea el presidente de la nación más influyente del mundo. Canadá La relación entre los dos países norteamericanos no entra dentro de los parámetros de amistad. Las diferencias entre ambos mandatarios se mostraron durante la pasada cumbre del G-7 en Quebec, con los insultos de Trump a Trudeau llamándole «deshonesto y débil», además de las amenazas comerciales que Estados Unidos ha hecho públicas contra los productos canadienses. Turquía Después del a victoria electoral de Recep Tayyip Erdogan, Donald Trump le telefoneaba para felicitarle. A pesar de las posibles diferencias que podría haber entre ellos, la relación entre ambos podría denominarse como «correcta y distante». Ambos mandatarios han confirmado su compromiso con el desarrollo de la cooperación bilateral en materia de defensa. Las relaciones entre ambos países, miembros de la OTAN, han sido tirantes en los últimos meses, especialmente debido al apoyo de Washington a la milicia kurda Unidades de Protección Popular (YPG) en Siria. Grecia Solo ocho miembros cumplen con la regla de financiación del 2% y entro ellos está Grecia. A pesar de la difícil situación económica en la que estuvo, y aún está, Grecia ha mantenido su gasto en seguridad, motivado sobre todo por la presión que ejerce Turquía en el sur. Ambos países perpetúan un conflicto, que explotó en 1919 con la guerra greco-turca. Las constantes tensiones entre los dos países, con intromisiones casi diarias en espacio enemigo, así como la cuestión de Chipre, provoca que parte de la población griega tenga interiorizada un posible (pero remoto) enfrentamiento con Turquía. Polonia El gran aliado en la Europa del este para Estados Unidos es Polonia. El despliegue militar de la OTAN en territorio polaco, y la intención de Varsovia de crear una base militar permanente de Estados Unidos, acercan considerablemente las posturas entre Donald Trump y Mateusz Morawiecki con un enemigo común: Vladimir Putin.
11-07-2018 | Fuente: abc.es
¿Por qué acusa Trump a Alemania de ser «cautiva» de Rusia?
Donald Trump tiene entre ceja y ceja a Alemania, y así lo ha demostrado este miércoles en el primer día de cumbre en Bruselas. «Alemania, en lo que a mí respecta, es cautiva de Rusia porque está recibiendo gran parte de su energía de Rusia» ha dicho Trump al secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, mientras era consciente de que las cámaras le grababan. «Tenemos que hablar sobre los miles y miles de millones de dólares que se le están pagando al país del que se supone que debemos protegerlo» ha declarado. Cuando todos esperaban hoy que el presidente de los Estados Unidos, comenzara la cumbre de la OTAN atacando a los aliados que no cumplen con la regla de la financiación del 2%, el mandatario norteamericano ha vuelto a sorprender con sus declaraciones. La razón de esta reprimenda es un oleoducto de 800 millas de largo planeado bajo el mar Báltico. El gobierno alemán ha proseguido con su proyecto Nord Stream II durante años, a pesar de las críticas de los Estados Unidos y algunas naciones de la Europa del Este. El conflicto del gas Durante las próximas décadas, se espera que los recursos propios de gas de Europa, que representaron más de un tercio de sus suministros en 2016, desaparezcan gradualmente. (Gran Bretaña, Noruega y los Países Bajos son los mayores productores de Europa occidental y septentrional, que dependen principalmente de los campos de gas natural en el Mar del Norte). Como los suministros propios de Europa se están agotando, Estados Unidos esperaba obtener acceso a un mercado rentable con una demanda creciente. Naciones como Polonia y Ucrania también temen que Rusia pueda estar diversificando sus rutas de gas en Europa para poder explotar su red por razones políticas. En junio de 2014, en medio de las consecuencias de la anexión rusa de Crimea meses antes, Rusia cortó el suministro de gas de Ucrania durante semanas en lo que Kiev dijo que era un intento de chantajear a Ucrania. UE. La presión sobre Rusia ayudó a resolver finalmente el conflicto, ya que a los poderosos Estados miembros de Europa occidental les preocupaba que la interrupción de la oferta pudiera tener repercusiones en todo el continente. Nord Stream 2 Desde que comenzara el conflicto en Ucrania tanto la Unión Europea como Estados Unidos han comenzado un sistema de sanciones para castigar a la economía rusa por sus nuevas aspiraciones geopolíticas de Moscú. Sin embargo, el sector del gas ruso se mantiene fuera de las sanciones de Europa. El Nord Stream II es el segundo gaseoducto ruso en el mar Báltico, el primer gaseoducto, de la empresa energética rusa Gazprom, lleva gas natural desde Vyborg (oeste ruso) hasta Greifswald (norte alemán). La canciller alemana, Angela Merkel, no ha mostrado ninguna disposición para detener el controvertido proyecto del oleoducto, pero a veces ha indicado al menos cierto escepticismo, reconociendo que el proyecto no era totalmente económico, sin negar su dimensión política. Algo que contrastaba fuertemente con su predecesor, Gerhard Schroeder, socialdemócrata, que durante mucho tiempo defendió la conexión del gas. En ese momento, el gobierno alemán dijo que perseguía el oleoducto entre Rusia y Alemania para reducir los costos de energía y establecer una ruta de suministro confiable. Se espera que el Nord Stream II esté operativo a finales de 2019 o principios de 2020. Sin embargo, las degradadas relaciones entre Rusia y la Unión Europea y, hasta cierto punto Estados Unidos, son un factor que podrían complicar a Alemania el abrir la llave de paso de ese gaseoducto. Pero hasta ahora, el único impacto que Nord Stram II ha tenido, ha sido el de abrir una brecha entre Alemania y otras naciones occidentales. En respuesta a las acusaciones de Trump de que Alemania es cautiva de Rusia, Merkel, que creció en el este de Alemania, ha advertido al presidente que podría estar en una mejor posición para juzgar la dependencia de su país. «Me he criado en una parte de Alemania controlada por la Unión Soviética, y estoy muy feliz hoy de que estamos unidos en la libertad», ha dicho Merkel.
1
...