Infortelecom

Noticias de jens stoltenberg

05-12-2019 | Fuente: abc.es
La OTAN incluye por primera vez «la influencia de China» como un desafío
La OTAN ya mira hacia China. La organización político-militar que surgió hace setenta años para plantar cara a la URSS en el inicio de la Guerra Fría acordó ayer por primera vez «reconocer la creciente influencia de China y sus políticas internacionales que representan oportunidades y desafíos que necesitamos abordar juntos como una Alianza». De este modo, y guiándose por aquellas voces que demandan más adaptabilidad de la OTAN a las futuras amenazas, los aliados ya tienen sobre la mesa un primer documento («la Declaración de Londres») donde China es objeto de análisis. Para la Alianza, el crecimiento chino en tecnología militar es evidente, constatándose su ascenso como segunda potencia militar global. Por ejemplo, el presupuesto de defensa de este año se prevé que crezca un 7,5% respecto a 2018. El breve documento, de nueve puntos, inserta el asunto chino dentro de las medidas que tienen que llevar a cabo los aliados en el futuro para «mantener nuestra ventaja tecnológica, al tiempo que preservamos nuestros valores y normas». Además, la OTAN hace expresa mención a uno de los caballos de batalla de la Administración Trump en los últimos tiempos: la tecnología 5G de China. Por ejemplo, el gigante tecnológico Huawei, que no puede comercializar su tecnología 5G en EE.UU., ha sido objeto de sus ataques. «La OTAN y sus aliados, dentro de sus respectivas autoridades, se comprometen a garantizar la seguridad de nuestras comunicaciones, incluida la 5G, reconociendo la necesidad de confiar en sistemas seguros y resistentes», se lee en un documento que sienta las bases para una postura común de los 30 países aliados ?una vez se adhiera Macedonia del Norte como el trigésimo? en el futuro. En su rueda de prensa, el secretario general de la OTAN, el noruego Jens Stoltenberg, aludió a este asunto e introdujo que «China debe involucrarse en los futuros tratados de control de armamento». Se trata de un intento de la OTAN por frenar el imparable gasto armamentístico de China, al que hay que sumar su reciente sintonía con Moscú en materia comercial y energética. El Artículo 5 y Erdogan La «Declaración de Londres» también subraya, en su punto primero, la razón de ser de la OTAN: «Nuestro solemne compromiso, como se consagra en el Artículo 5 del Tratado de Washington, de que un ataque contra un Aliado será considerado un ataque contra todos nosotros». De este modo, se salva una Cumbre en la que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, amenazaba con boicotear este artículo 5, en caso de que los países del Este fueran atacados por Rusia y no se reconociese la amenaza kurda para Ankara. Este amago de Erdogan quedó en nada. Tampoco se tuvo la oportunidad de escuchar en rueda de prensa al líder turco, pues su cita con los medios fue finalmente cancelada. Más allá del novedoso tema chino, la reunión del Consejo del Atlántico Norte se desarrolló ?para sorpresa? en un aparente clima de cordialidad pese al «combate» previo escenificado por Donald Trump y Emmanuel Macron a cuenta de las declaraciones del presidente francés sobre la «muerte cerebral» de la OTAN. No hubo ni aspavientos ni reproches personales entre líderes dentro de la Sala, algo que sí sucedió en Bruselas en julio de 2018, cuando Trump reprochó a varios jefes de Gobierno o de Estado su escasa inversión en defensa, informaron a ABC fuentes de la OTAN presentes en la reunión. Sin embargo, la «paz otaniana» cesó en el hotel Grove de Watford (a las afueras de Londres) cuando se tuvo conocimiento de un vídeo ?realizado en servicio de «pool» la noche anterior en la recepción del Palacio de Buckingham? por el cual el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau; el primer ministro británico, Boris Johnson; el presidente francés, Emmanuel Macron, y la Princesa Ana aparentemente se burlaban de Trump y sus largas ruedas de prensa. Obviamente, el documento gráfico rápidamente se hizo viral y llegó a oídos del mandatario estadounidense, que, en un encuentro con Angela Merkel, se refirió a las «dos caras de Trudeau»: «Es un tipo agradable pero con dos caras. La verdad es que le llamé por el hecho de que no está pagando el 2% [del PIB en gasto de defensa] e imagino que no está muy contento por eso». Trudeau reconoció que en ese corrillo en el Palacio de Buckingham hablaban del mandatario estadounidense. Sea por causa de la polémica sobre el vídeo, porque el día anterior ya ofreció una rueda de prensa junto a Macron de 40 minutos o por tactismo mediático, el presidente Trump decidió cancelar su esperada comparecencia ante los medios que ya tenía anunciada. «Cuando las reuniones estén hoy terminadas, voy a volver a Washington. No haremos la rueda de prensa al terminar la OTAN porque ya hemos hecho tantas en los últimos dos días. ¡Buen viaje a todos!», escribió el líder estadounidense en su cuenta de Twitter. Tras coger un helicóptero se dirigió a la base desde la cual despegó su Air Force One. Macron: Rusia y el Sahel Macron sí ofreció una rueda de prensa, que aprovechó para pedir una reflexión sobre el futuro de la OTAN, organización que, a su juicio, debería encarar un «diálogo sólido y exigente con Rusia», algo que queda ratificado en el documento. «Rusia es una amenaza en ciertas cuestiones, eso es una realidad. Es una amenaza para la vecindad, la crisis ucraniana lo demuestra. También es un vecino en el plano geográfico y un socio en algunos temas», puntualizó. El presidente galo aprovechó para anunciar una cumbre el 16 de diciembre en Pau con los cinco dirigentes de Mauritania, Malí, Burkina Faso, Níger y Chad y abordar así el futuro de la misión de 4.500 franceses en el Sahel.
04-12-2019 | Fuente: abc.es
La OTAN incluye a China y la 5G por primera vez en su visión estratégica
Los 29 líderes de la OTAN han acordado en la Cumbre de Londres un documento común de 9 puntos por el cual se reafirma «nuestro solemne compromiso, como se consagra en el Artículo 5 del Tratado de Washington, de que un ataque contra un Aliado será considerado un ataque contra todos nosotros». Además, el documento alude por primera vez a China, país cuya «creciente influencia y políticas internacionales presentan oportunidades y desafíos que debemos abordar juntos como una Alianza». También, expresa la tecnología de comunicaciones 5G como una de las cuestiones en la que los 29 países aliados deben tratar para asegurar las comunicaciones. «La OTAN y sus aliados, dentro de sus respectivas autoridades, se comprometen a garantizar la seguridad de nuestras comunicaciones, incluida la 5G, reconociendo la necesidad de confiar en sistemas seguros y resistentes. Hemos declarado que el espacio es un dominio operativo para la OTAN, reconociendo su importancia para mantenernos seguros y abordar los desafíos de seguridad, al tiempo que respetamos el derecho internacional», se estipula en el documento. El secretario general de la OTAN, el noruego Jens Stoltenberg, aseguró también que «China debe involucrarse en los futuros tratados de control de armamento». De este modo, EE.UU. pone negro sobre blanco en la «Declaración de Londres» la cuestión de la red 5G, con la que tiene disputas con China. Los aliados también se comprometen a seguir invirtiendo, en la línea del 2% del PIB y 20% del presupuesto en equipamiento. «El presupuesto de los países al margen de EE.UU. ha crecido por quinto año consecutivo. Acerca de 130 mil millones de dólares más han sido invertidos en defensa», se recalca. Pero se advierte: «Nosotros debemos y haremos más». El documento también deja abierta la puerta a considerar otro tipo de amenazas al margen de la clásica rusa para los países de Europa del Este: «Nosotros, como Alianza, nos enfrentamos a amenazas y desafíos distintos que emanan de todas las direcciones estratégicas. Las acciones agresivas de Rusia constituyen una amenaza para la seguridad euroatlántica; el terrorismo en todas sus formas y manifestaciones sigue siendo una amenaza persistente para todos nosotros. Los actores estatales y no estatales desafían el orden internacional basado en reglas. La inestabilidad más allá de nuestras fronteras también está contribuyendo a la inmigración irregular. Nos enfrentamos a amenazas cibernéticas e híbridas». Se deja claro que la OTAN es una Alianza defensiva y que adapta sus capacidades militares, estrategia y planes en línea con una visión de 360º (norte-sur, este-oeste): «Nos mantenemos firmes en nuestro compromiso con la lucha contra el terrorismo y estamos tomando medidas más enérgicas para derrotarlo».
04-12-2019 | Fuente: abc.es
Erdogan, el «tercer hombre» que amenaza con chafar la Cumbre de la OTAN
Si hay un «tercer hombre» en la Cumbre de la OTAN que se celebra este miércoles en los alrededores de Londres ese no es otro que el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, que llegó al Hotel Grove (Watford) con rostro serio. Precisamente, tras la polvareda de ayer entre Donald Trump y Emmanuel Macron, todas las miradas están puestas ahora en el presidente turco que amenaza con bloquear los planes de la OTAN de defender un país de Europa del Este, frente a la amenaza rusa, en caso de que no se reconozca el derecho de Turquía de defenderse de los kurdos, cuyas fuerzas son consideradas por Ankara como terroristas. Este asunto ha centrado la primera comparecencia, a su llegada, del secretario general de la OTAN, el noruego Jens Stoltenberg, quien se mostró confiado en superar esas discrepancias: «Tengo confianza en que encontraremos una solución sobre el asunto relacionado con la actualización de los planes revisados de defensa». En el fondo subyace el alineamiento de los últimos años de Ankara con Moscú, a raíz de la compra del sistema de defensa antimisiles S-400, el posterior veto de EE.UU. a la exportación de un centenar de cazas F-35 y la operación militar de Turquía en el norte de Siria contra las milicias kurdas. «Tenemos planes para defender juntos a todos los aliados, incluyendo a los bálticos y a Polonia. Y no solo tenemos planes sino también fuerzas», subrayó Stoltenberg, que recordó que "por primera vez en nuestra historia tenemos tropas listas para el combate". El debate que trae Erdogan este miércoles a la reunión del Consejo del Atlántico Norte no es sencillo. Pues sería poner en entredicho el vital Artículo 5 del Tratado del Atlántico Norte por el cual todos los aliados responderían a un ataque contra uno de ellos. Stoltenberg ha defendido una respuesta para equilibrar ambos intereses y, lejos de la opinión de Macron -que declaró en una entrevista en el «The Economist» que la OTAN sufría «una muerte cerebral»-, expresó que la Alianza Atlántica se encuentra «ágil, activa y en adaptación». Johnson: "La paz no está garantizada" Durante su discurso de apertura, el primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, instó a los demás líderes de la OTAN a no creer que "la paz está garantizada". "La historia nos muestra que la paz no está garantizada y ahora cuando celebramos el aniversario debemos asegurarnos de que nuestros actos acompañan a nuestras palabras", dijo Johnson en las declaraciones iniciales del Consejo del Atlántico Norte, en el Hotel Grove. "No debemos ser tímidos en discutir nuevas realidades, particularmente aquellas respuestas de la OTAN ante amenazas emergentes como la guerra híbrida y las tecnologías disruptivas, incluyendo el espacio y el ciber", dijo.
04-12-2019 | Fuente: abc.es
Trump y Macron llevan al límite su disputa sobre el futuro de la OTAN
Fue en 1966 cuando el entonces presidente francés, Charles de Gaulle, decidió retirar a Francia del mando militar integrado de la OTAN al proclamar aquella histórica frase «otanóloga»: «Modificar la forma de nuestra Alianza sin alterar el fondo». Nada cambiaba «de facto», pues París seguía fiel al Artículo 5 del Tratado del Atlántico Norte de defensa colectiva, pero ciertamente se evidenciaba un distanciamiento con Washington que, como lluvia fina, amenaza con calar de nuevo en la Cumbre de Londres, que arrancó ayer con la recepción de la Reina Isabel II en el Palacio de Buckingham y continúa hoy con la reunión de líderes en el hotel Grove (Watford, al noroeste de Londres). Como si el péndulo histórico fuera la razón del eje trasatlántico Washington/París, ayer sus dos presidentes, Donald Trump y Emmanuel Macron, escenificaron como pocas veces su voluntad de entendimiento, pero también de discusión, para que la OTAN, ya con Francia en la estructura militar (año 2009) y con 70 años a sus espaldas, siga siendo útil a ambas sensibilidades geopolíticas. La jornada comenzó con un Trump en estado puro. Tras un encuentro inicial con el secretario general de la OTAN, el noruego Jens Stoltenberg, el presidente estadounidense evidenció su enfado con el colega francés: «Simplemente no puedes hacer declaraciones como esas sobre la OTAN [..] Nadie necesita más la OTAN que Francia». Reuters Hay que recordar que en una entrevista con la revista «The Economist», el presidente galo aseguró la semana pasada que «actualmente estamos experimentando la muerte cerebral de la OTAN». Macron también defendió que el presidente Trump «no comparte nuestra idea del proyecto europeo» y que Estados Unidos muestra signos de «darnos la espalda», especialmente al retirar inesperadamente sus tropas fuera del norte de Siria. Trump prosiguió con la arremetida en una comparecencia conjunta con Stoltenberg y calificó de «insultante», «desagradable», «muy peligroso» e «irrespetuoso» ese razonamiento de Macron al tiempo que veía a Francia «rompiendo con la OTAN». Los cimientos de la organización político-militar temblaron por momentos en Londres. Sin embargo, era el más puro estilo Trump: tensar pero no romper la cuerda. Con la hora del té, todo se calmó. Al menos en apariencia. Ambos líderes aparecieron en Winfield House, residencia del embajador de EE.UU., donde escenificaron sus diferencias pero también su capacidad de entendimiento. De nuevo el péndulo. «Tenemos una pequeña disputa que confiamos en poder resolver. Hemos hecho muchas cosas juntos como socios. Nuestros países han sido socios en muchas cosas, incluidas algunas que tienen que ver con el radicalismo islámico.. siempre ha salido bien», dijo Trump. Por su parte, en la rueda de prensa conjunta, Macron no tuvo reparos en subrayar de nuevo aquello que les distancia: la estrategia de retirada estadounidense en Siria, el diálogo estratégico con Rusia o situar la amenaza yihadista como asunto fundamental para unos 29 aliados divididos en torno al eje Este-Sur. «El enemigo común hoy son los grupos terroristas. Y siento decir que no tenemos la misma definición de terrorismo en la mesa», explicó Macron en referencia al presidente turco, Tayyip Erdogan, que lanzó su ofensiva contra las fuerzas kurdas del norte de Siria (catalogadas de terroristas por Ankara) con la aquiescencia de la Administración Trump. «¿Quieres unos cuantos buenos combatienes del Estado Islámico. Te puedo dar algunos», dijo Trump. Encontrando en Macron un lacónico «Seamos serios». Macron también aspira a que la OTAN gire estratégicamente hacia el Sahel donde Francia lleva el peso de las operaciones militares contra el yihadismo desde 2013. España comparte esta visión. La defensa europea Precisamente el líder turco es el tercer gran factor de inestabilidad de esta Cumbre de Londres tras la operación militar en el norte de Siria -por la cual terroristas del Estado Islámico escaparon de cárceles kurdas- y por la reciente compra del sistema de defensa antimisiles de fabricación rusa S-400, que ya ha sido probado por el Ejército turco. Lo primero irrita a Macron; lo segundo, a Trump, que vetó tras esa adquisición rusa la venta del caza F-35 a Turquía y que aspira a venderle el sistema de defensa antimisiles Patriot, «made in USA». Con esta geopolítica industrial entramos en otra gran disputa que separa a Washington y París: el proyecto de defensa europeo y los fondos de la PESCO (Cooperación Permanente Estructurada), por la cual la UE destinará más recursos a la industria de defensa europea, donde Francia -con alianzas europeas o solitariamente- tiene empresas punteras en todos los sectores: Dassault o Airbus (aviación), Naval Grop (astilleros), GIAT/Nexter (vehículos), MBDA (misiles) o Thales o Safran (tecnológicas). EE.UU. también desea participar en esos proyectos, o al menos ofertar sus sistemas de defensa en igualdad de condiciones (como el caza F-35 de Lockheed Martin). Aquí subyace el otro gran conflicto de EE.UU. con Europa: la guerra comercial. Por último, está la cuestión del 2% del PIB en inversión en Defensa. Un mantra para EE.UU. desde que en la Cumbre de Cardiff (2014), con Barack Obama como presidente, se marcase ese objetivo de inversión a alcanzar en 2024. Por ahora, solo nueve países cumplen el objetivo. Ayer, Trump apuntó de nuevo hacia Berlín, blanco de su crítica en la Cumbre del pasado año. «Hay un grupo de países que no paga una justa tarifa contribución a la OTAN». Avisados quedan.
03-12-2019 | Fuente: abc.es
Trump, sobre Macron: «No puedes hacer declaraciones como esa sobre la OTAN»
El presidente de EE.UU., Donald Trump, ha criticado las declaraciones del presidente francés, Emmanuel Macron, sobre la «muerte cerebral de la OTAN» a su llegada a Londres, donde hoy y mañana se celebra la Cumbre de la Alianza Atlántica, organización político-militar que nació hace 70 años en el contexto de la Guerra Fría. «Simplemente no puedes hacer declaraciones como esas sobre la OTAN [..] Nadie necesita más la OTAN que Francia», afirmó el presidente estadounidense tras un primer encuentro con el secretario general de la Alianza, el noruego Jens Stoltenberg. Trump ve a Francia «rompiendo con la OTAN». Hay que recordar que en una entrevista con la revista «The Economist», el presidente francés aseguró que «actualmente estamos experimentando la muerte cerebral de la OTAN». También dijo que el presidente Trump «no comparte nuestra idea del proyecto europeo» y que Estados Unidos muestra signos de «darnos la espalda», especialmente al retirar inesperadamente sus tropas fuera del norte de Siria. A apenas nueve horas de que dé comienzo la recepción oficial de la Reina Isabel II en el Palacio de Buckingham y de que mañana se celebre el Consejo del Atlántico Norte, el presidente Trump ha defendido que «la OTAN se está volviendo mucho más flexible». El 2% en gasto de defensa No obstante, se mostró muy crítico con el papel de algunos aliados en cuanto al gasto de defensa, así apuntó a Alemania, «que no paga una justa contribución a la OTAN». El gasto alemán se sitúa, según el último informe de la Alianza, en el 1,38% del Producto Interior Bruto (PIB), lejos del compromiso fijado en la Cumbre de Cardiff de alcanzar el 2%. Los países que sí cumplen ya el compromiso de gastar el 2% son: Estos países que superan el 2% del PIB en inversión en Defensa son: EE.UU. (3,42% ), Bulgaria (3,25%), Grecia (2,28%), Reino Unido (2,14%), Estonia (2,14%), Rumanía (2,04%), Lituania (2,03%), Letonia (2,01%) y Polonia (2%). España, por su parte, se sitúa en penúltimo lugar con el 0,92% del PIB en gasto de defensa, solo superando a Luxemburgo (0,56%). Francia tiene un gasto estimado del 1,84%, mientras que Italia es del 1,22%. En una alocución a los medios, el presidente Trump ha querido subrayar que «EE.UU. es el que menos se beneficia de la OTAN; estamos ayudando a Europa». Sobre Turquía y Rusia Como ya sucediese en la Cumbre de Bruselas de 2018, la cita de Londres se prevé tensa por el asunto del gasto en Defensa del 2%. Asimismo, Turquía amenaza con bloquear cualquier plan de la OTAN. El papel del presidente turco, Tayyip Erdogan, también puede ser controvertido pues tendrá que defender la compra del sistema de defensa antimisiles ruso S-400, que la semana pasada probó su Ejército. Preguntado sobre Turquía, el presidente estadounidense no dudó en calificar a Erdogan como un «buen miembro de la OTAN»: «Me gusta Turquía y me llevo bien con su presidente», reafirmó. Preguntado sobre la relación entre la OTAN y Rusia, el presidente Trump defendió que la Alianza Atlántica «puede tener una buena relación con Rusia». Macedonia del Norte, el 30º país de la OTAN Más allá de estos temas de controversia, los 28 líderes de la OTAN prevén anunciar un paquete de medidas como aumentos en las cifras de gastos de defensa, enfoques actualizados para las nuevas tecnologías emergentes y disruptivas de defensa, guerra cibernética e híbrida; progresos en la denominada «Iniciativa de Preparación» (el compromiso de disponer de 30 unidades de combate en tierra, mar y aire con 30 días de antelación); reconocer el espacio como un dominio de operaciones en el que la OTAN debe defenderse; y evaluar las acciones de China. Además, Macedonia del Norte se convertirá en el trigésimo país de la OTAN, organización que precisamente celebró su primera Cumbre en la capital del Reino Unido. La adhesión de este país balcánico es posible tras haber resuelto la disputa con el nombre del país con Grecia, que bloqueaba su pertenencia a la OTAN por esta cuestión.
03-12-2019 | Fuente: abc.es
Trump, Macron y Erdogan afrontan con diferencias los retos de la OTAN en su 70 aniversario
Los líderes de la OTAN llegan a la reunión que marcará el 70 aniversario de la Alianza el 3 y 4 de diciembre en Londres después de haber protagonizado sonados desencuentros, pero con la voluntad de abordar retos como las amenazas de Rusia o el terrorismo, además de la pujanza de China. «Es obvio que es más fácil ser secretario general de la OTAN cuando todos los aliados están de acuerdo», reconoció el pasado viernes el secretario general de la organización, Jens Stoltenberg. El político noruego dejó claro que su trabajo consiste en que, «pese a las diferencias», la Alianza pueda seguir proporcionando «una defensa y disuasión creíbles». La unidad se ve salpicada de desencuentros en diversos ámbitos, como las diferencias marcadas por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en materia comercial o clima y más recientemente, las disputas abiertas entre aliados como Francia y Turquía. Entre los aliados no gustó que Ankara iniciara unilateralmente una intervención militar en el noreste de Siria contra milicias kurdas y así se lo hicieron saber en octubre durante una reunión ministerial en Bruselas, en la que Francia expresó las críticas más duras. Se sumaron así a críticas anteriores a Turquía por haber comprado el sistema antimisiles ruso S-400, incompatible con el de los aliados. Emmanuel Macron también ha logrado que el debate sobre la gestión de la organización llegue a la cumbre con comentarios a la prensa como que la Alianza se encontraba en «muerte cerebral», y con la petición de abrir una reflexión. Ese toque de atención ha llevado igualmente a Alemania a proponer la creación de un grupo de expertos que evalúe la situación y proponga medidas para reavivar la unidad de la Alianza. En cambio, Stoltenberg ya ha dejado claro que es importante que la OTAN atienda a todas las amenazas, no solo la terrorista sino también la rusa, ya que pese a reconocer que ningún aliado ha sido atacado por Moscú sí que lo han sido vecinos como Ucrania o Georgia. Gasto en defensa La OTAN ha revelado antes de la reunión de líderes que el gasto acumulado en Defensa de los aliados para finales de 2024 será de 400.000 millones de dólares (363.720 millones de euros), y que esa inversión acumulada desde 2016 por parte de los europeos y Canadá será de 130.000 millones de dólares (118.209 millones de euros), por encima de los 100.000 que se preveían. Se espera que Trump continúe su presión sobre los demás aliados para que incrementen sus aportaciones y cumplan con el compromiso de invertir el 2 % de su PIB en Defensa para 2024. España es el segundo país de la OTAN que menos PIB invierte en Defensa, según el último informe de la Alianza Atlántica revela que nuestro país acabará el año con el segundo menor gasto en relación a su Producto Interior Bruto (un 0,92%). «Los aliados tienen que tener en cuenta la significativa modernización del Ejército chino, su mayor presencia desde el Ártico hasta los Balcanes y en el ciberespacio», según Stoltenberg, quien hizo también hincapié en sus grandes inversiones en infraestructura. El cualquier caso, fuentes del Gobierno francés insistieron con ocasión de la cumbre en que «China no es un enemigo sino un gran actor a nivel internacional», también en el plano militar, que presenta desafíos pero que crea también oportunidades.
01-12-2019 | Fuente: abc.es
Ultimátum de Trump a los socios de la OTAN para subir el gasto en defensa
El hombre que declaró que la OTAN ha quedado «obsoleta» es ahora quien se ha marcado el objetivo de salvarla, eso sí, previo pago de sus aliados. En todas las ocasiones en que Donald Trump menciona la Alianza Atlántica recuerda que sólo ocho de sus 29 integrantes cumplen con el compromiso de invertir el 2% del Producto Interior Bruto en defensa. España es objeto frecuente de sus críticas por estar en la cola. Sólo Bélgica y Luxemburgo invierten menos. El presidente estadounidense acude el martes a Londres a una cumbre que coincide con los 70 años de la fundación de la Alianza, y está decidido a no volver a Washington sin haberle arrancado antes a sus socios europeos el compromiso firme de invertir mucho más en en su propia defensa. El viernes, la Casa Blanca reveló una agenda de encuentros bilaterales y mesas redondas de Trump en la que sí estaban Francia, Alemania, Grecia, Rumanía y Bulgaria, pero no España. «Cabe recordar que hay países que no llegan al 2% de gasto en defensa pero están haciendo grandes avances. Alemania es un ejemplo, no llega al 2% pero se ha comprometido a aumentar significativamente sus inversiones, y eso es positivo. En sus reuniones, el presidente instará a sus socios a seguir ese camino, porque es el único posible», dijo un alto funcionario estadounidense preguntado por ABC sobre si Trump pedirá un mayor esfuerzo militar a España. De especial relevancia será la reunión bilateral con el presidente francés Emmanuel Macron, dado que este dijo este mes en una entrevista que cree que la OTAN se halla en una situación de «parálisis mental», algo de lo que culpa a Trump. «Ya no hay coordinación estratégica entre EE.UU. y sus socios de la OTAN», lamentó Macron en la revista «The Economist». Tanto la canciller alemana, Angela Merkel, como la Casa Blanca condenaron las declaraciones del líder francés. Lo cierto es que los líderes de la Alianza han decidido bailar al son de la música de Trump. Quien desde 2014 es secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, le ha tomado la medida al presidente, y no escatima halagos, en ocasiones contra viento y marea y tras escuchar críticas inusualmente duras. El 14 de noviembre, Stoltenberg visitó la Casa Blanca y le dio personalmente a Trump la enhorabuena por el logro de disparar el gasto en defensa en Europa. «Estamos viendo grandes avances. Antes los aliados recortaban el gasto en defensa, hoy lo están incrementando», dijo el secretario general entonces. Los datos respaldan las declaraciones de Stoltenberg. El aumento de gasto previsto de los socios europeos y Canadá en el periodo de 2016 a 2020 pasa de 100.000 millones a 130.000 millones. El aumento de inversión directa e indirecta en defensa de los socios exceptuando a EE.UU. crecerá en 400.000 millones en el periodo que abarca hasta 2020. Aparte del gasto general en defensa, hay tres presupuestos distintos diseñados específicamente para el funcionamiento de la OTAN en el año en curso: 260 millones para gastos administrativos, 770 millones para gastos de infraestructuras y 1.560 millones para gastos generales de defensa y operaciones bélicas. El caso español La OTAN tiene 20.000 soldados desplegados en misiones activas en Afganistán, Kosovo y el Mediterráneo, y ejerce labores de entrenamiento y apoyo militar en Irak y a la Unión Africana. De esos 2.500 millones en total que cuesta mantener la OTAN, independientemente del gasto en defensa de los socios, EE.UU. en solitario paga el 22% de la factura, mucho más que cualquier otro socio. En la reunión que Stoltenberg y Trump tuvieron hace dos semanas, el presidente estadounidense anunció que reducirá esos pagos al 16%, dejando en manos de los socios europeos y Canadá que cubran el déficit presupuestario. Alemania y Francia ya han anunciado que incrementarán sus donaciones. El de España es un caso particularmente doloso para Trump. A pesar de ser uno de los grandes socios europeos, su inversión directa e indirecta en defensa no supera el 0,93%, frente al 1,82% de Francia, el 1,15% de Italia y el 1,23% de Alemania. Por debajo sólo están Bélgica (0,92%) y Luxemburgo (0,54%).
28-11-2019 | Fuente: abc.es
Macron quiere restaurar una OTAN en crisis con participación aliada en el Sahel
Emmanuel Macron se «felicita» de haber «despertado« a los aliados europeos y trasatlánticos afirmando que la OTAN se encuentra en estado de «muerte cerebral». El presidente francés recibió a Jens Stoltenberg, secretario general de la OTAN, en el Elíseo, a media tarde del jueves, con el fin de «preparar» la próxima e inflamable cumbre de la Organización, la semana que viene, en Londres. El presidente francés comenzó esa reunión de trabajo reafirmando su opinión personal sobre la crisis estratégica, global, que, a su modo de ver, atraviesan la OTAN y las relaciones trasatlánticas, agregando, con una brizna de orgullo personal: «Me felicito de haber despertado a los miembros de la Alianza, camino de una desconexión flagrante e inaceptable. Asumo totalmente mi decisión de despejar todas las ambigüedades». Tras asumir su análisis de la «muerte cerebral» de la OTAN, Macron lanzó una nueva ofensiva ante el secretario general de la Organización, con tres «iniciativas» y «desafíos»: «Primero. La OTAN debe revisar sus fundamentos, su estrategia continental e internacional, sus objetivos y sus medios de acción. Segundo. Los aliados deben iniciar con urgencia una discusión colectiva sobre la lucha común contra el terrorismo, en Sahel y Oriente Medio, evaluando las decisiones militares que pudieran y deben tomarse colectivamente. Tercero. Los aliados deben respetar la solidaridad militar ante todas las acciones que nos afectan a todos, cosa que no ha ocurrido». Soberanía estratégica Macron no solo desea «redefinir» y «reformar» la OTAN. Desea confirmar la soberanía estratégica de Europa, económica, comercial, diplomática y militar. A su modo de ver, Donald Trump ha acelerado un histórico proceso de «desconexión» entre los EE.UU. y los aliados europeos. A juicio del presidente francés, el mandatario norteamericano solo ha planteado, hasta ahora, el problema esencial, sin duda, del fardo financiero de la seguridad europea, evitando abordar la cuestión estratégica de la soberanía militar. «Europa no puede defenderse sola. No puede sustituirse a la Alianza. Ambos problemas son las dos caras de la misma medalla», subrayó Macron. Ante la nueva ofensiva personal del presidente francés, el secretario general de la OTAN observó una discreta prudencia, aprobando las «exigencias» francesas de más participación aliada en el frente anti terrorista de Sahel, declarando: «La OTAN puede aportar su apoyo militar si Francia lo solicita oficialmente. Estoy seguro que los aliados darán una respuesta positiva, si Francia pidiese el apoyo de la OTAN en su lucha contra el terrorismo, de gran importancia estratégica en Sahel, efectivamente».
08-11-2019 | Fuente: abc.es
Alemania y EE.UU. critican las afirmaciones de Macron sobre que la OTAN está en «muerte cerebral»
El presidente francés, Emmanuel Macron, usó ayer «palabras drásticas» cuando dijo que «la OTAN se encuentra en estado de muerte cerebral». Así lo ha manifestado la canciller alemana Angela Merkel, quien además aseguró que esa no era su opinión. «Ha elegido palabras drásticas, esa no es la visión que tengo yo de la cooperación en la OTAN», respondió Merkel durante una comparecencia conjunta en Berlín con el secretario general de la alianza atlántica, Jens Stoltenberg, en la que ambos mostraron un grado de entendimiento sensiblemente superior al que las administraciones estadounidense y alemana han vivido en los últimos años. «Ese tono no me parece necesario, aunque tengamos problemas», continuó, «la OTAN es indispensable», subrayando que «la OTAN ha avanzado y tiene ahora una labor mucho más política que hace años». «Para Alemania, sigue siendo totalmente claro que la OTAN es necesaria para nuestros intereses y para nuestra seguridad, la relación trasatlántica es irrenunciable y en la OTAN se trabaja bien en temas», siguió Merkel, reiterando ante Stoltenberg compromiso alemán de alcanzar el objetivo del 1,5% de gasto militar hasta 2024 y pronunciándose a favor de lograr el 2% en 2032. Stoltenberg, por su parte, advirtió a Macron indirectamente acerca de dividir a la UE con tal debate. Macron había dicho en su entrevista en el «Economist» en Washington que EE.UU. está dando señales de querer «darnos la espalda», como lo demostró la repentina decisión del presidente Donald Trump de retirar a las tropas del noreste de Siria el mes pasado sin consultar a sus aliados. La medida tomó por sorpresa a las principales potencias europeas de la OTAN (Gran Bretaña, Francia y Alemania) y allanó el camino para que Turquía lanzara una operación militar transfronteriza dirigida a las fuerzas kurdas sirias. El cuestionamiento de Macron sobre la efectividad de la OTAN fue recibido con críticas de Alemania y Estados Unidos, el miembro más grande de la alianza. El secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, enfatizó la importancia de la OTAN en una visita al este de Alemania para conmemorar los 30 años desde la caída del Muro de Berlín. «Creo que la OTAN sigue siendo una asociación importante, crítica, quizás históricamente una de las más estratégicas y críticas en toda la historia registrada», dijo Pompeo a periodistas en Leipzig.
17-10-2019 | Fuente: abc.es
Trump, en una carta a Erdogan: «¡No seas tonto!»
El presidente estadounidense, Donald Trump, se desmarcó este miércoles de la ofensiva del Ejército turco contra las milicias kurdas en el noreste de Siria, al afirmar que no es su problema que Turquía haya entrado en el país árabe, lo que se contradice con los esfuerzos de Estados Unidos para lograr un alto el fuego. EXCLUSIVE: I have obtained a copy of ?@realDonaldTrump??s letter to #Erdogan. ?@POTUS? warns him to not ?be a tough guy! Don?t be a fool!? Says he could destroy Turkey?s economy if #Syria is not resolved in a humane way. Details tonight at 8pm #TrishRegan #FoxBusiness pic.twitter.com/9BoSGlbRyt? Trish Regan (@trish_regan) 16 de octubre de 2019Su participación en el conflicto ha sido en el marco de la coalición internacional contra el EI, que EE.UU. lidera y que ha colaborado sobre el terreno con las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), una alianza armada encabezada por las milicias kurdas. Turquía lanzó una ofensiva contra esas milicias, que considera terroristas, el pasado 9 de octubre, días después de que EE.UU. anunciara el repliegue de sus soldados del territorio sirio. Ese mismo día, Trump envió una carta al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, en la que le pedía negociar con él un «buen trato» sobre Siria. «La historia le verá de forma favorable si hace esto bien y de forma humana. Le verá por siempre como el demonio si no pasan cosas buenas. No sea un tipo duro. ¡No sea tonto!», escribió Trump en la misiva, que salió a la luz este miércoles. El Gobierno turco confirmó hoy que Erdogan se reunirá este jueves con Pence y Pompeo, pese a que anteriormente había dicho que no hablaría con ellos porque no son sus homólogos. Pence despegó rumbo a Ankara a última hora de la tarde en Washington, mientras que Pompeo emprendió viaje hacia allí en otro avión porque, según anunció el Departamento de Estado, después planea visitar Israel y Bélgica. Pompeo se reunirá el viernes en Jerusalén con el primer ministro en funciones israelí, Benjamín Netanyahu, para hablar sobre Siria e Irán; y después viajará a Bruselas para verse el mismo día con el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg. Mientras, la Cámara de Representante estadounidense, de mayoría demócrata, aprobó este miércoles una resolución contra la decisión del presidente de replegar las tropas del norte de Siria. Con este movimiento, la Cámara Baja pretende obligar a Trump a que firme o vete esta resolución, aunque aún está por ver si el Senado, controlado por los conservadores, adoptará la condena. Después de esa votación, Trump recibió en la Casa Blanca a dirigentes del Congreso de ambos partidos, pero tres líderes demócratas abandonaron abruptamente la reunión debido a los supuestos insultos de Trump a la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi. «Ella mantuvo la calma completamente, pero él (Trump) la llamó política de tercera clase. Dijo que hay comunistas implicados (en Siria) y que 'a vosotros, chicos, os podría gustar eso», afirmó el líder de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer. «Esto no fue un diálogo, fue un especie de diatriba, una diatriba desagradable», añadió Schumer en una rueda de prensa tras la cita. Por su parte, Pelosi atribuyó el comportamiento de Trump a que estaba «perturbado» por el voto de los congresistas: «Lo que vimos por parte del presidente fue un colapso, lamentablemente», se quejó. En varios tuits, Trump acusó también a Pelosi de haber sufrido un «colapso total» y aseguró que «necesita ayuda rápidamente» porque parece tener «algún problema 'en el piso de arriba». «¡Recen por ella, es una persona muy enferma!», tuiteó Trump. Durante la cita, Schumer dijo que preguntó a Trump por sus planes para contener al grupo terrorista Estado Islámico (EI), a lo que el mandatario respondió que Turquía y Siria vigilarán a los prisioneros yihadistas, sin ofrecer ninguna prueba sobre ello.
1
...