Infortelecom

Noticias de jeff sessions

09-11-2018 | Fuente: abc.es
Uno de los records batidos por Donald Trump es el número de miembros de su gabinete que ha cesado en menos de dos años. Otro, la cantidad de puestos vacantes en niveles altos de la administración federal, ya que el servicio público se ha convertido en un trabajo de alto riesgo. Tras la celebración de las elecciones a mitad de camino, le ha llegado el turno al fiscal general, Jeff Sessions, un despido esperado. Fue el primer político en ejercicio que apoyó la candidatura presidencial de Donald Trump, cuando era un senador por Alabama de dudosas credenciales, hasta el punto de que algunos comentarios racistas le habían impedido ser nombrado en su día juez federal. El presidente le recompensó con la cartera de Justicia, pero enseguida Sessions perdió su favor. Pocos meses después de asumir el cargo, el nuevo fiscal general se recusó en la investigación sobre la posible interferencia rusa en la campaña de Trump, porque había mantenido contactos con diplomáticos de ese país. El presidente enfureció ante esta aplicación correcta de la ley y consideró que era un gesto de deslealtad extrema. En Washington se especula sobre quienes serán los siguientes en caer. Los generales James Mattis, secretario de Defensa, y John Kelly, jefe de gabinete, pueden ser los siguientes, una previsión preocupante porque no quedan muchos adultos con independencia y criterio en la habitación. Este furor de Trump por despedir le lleva cada vez más a rodearse de personas de lealtad ciega y absoluta, no necesariamente capacitadas para ejercer responsabilidades de gobierno. La nueva mayoría demócrata en la Cámara de Representantes se volcará en controlar e investigar una Casa Blanca que considera corrupta, con lo que la sensación de fortaleza asediada aumentará de aquí a las elecciones presidenciales de 2020. Por otra parte, en cualquier momento el fiscal especial Robert Mueller puede presentar sus conclusiones sobre la trama rusa e involucrar al presidente. El sustituto provisional de Sessions, Matthew Whitaker, es un hombre con una misión, controlar los daños que puede ocasionar Mueller, su problema es cómo hacerlo sin ser acusado de obstruir la justicia.
09-11-2018 | Fuente: abc.es
Los demócratas investigarán a Trump desde el Capitolio
Los demócratas investigarán a Donald Trump y su Gobierno cuando tomen posesión de sus escaños en el Capitolio en enero, según revelaron ayer los líderes del partido. De momento, descartan iniciar el «impeachment» o recusación del presidente, a la espera de que el fiscal especial Robert Mueller culmine la investigación sobre las injerencias de Rusia en la campaña de 2016, sobre la que Trump tiene ya un control total después de haber relevado el miércoles al que era su fiscal general, Jeff Sessions. A pesar de que Trump amenazó con abrir una guerra si los demócratas emplean su nueva mayoría en la Cámara de Representantes para investigarle, estos reiteraron ayer que someterán a escrutinio sus medidas más polémicas, sobre todo en inmigración, sanidad y educación. Además, con su mayoría en las elecciones del martes, la oposición puede exigirle al presidente que entregue sus declaraciones de la renta y la contabilidad de sus empresas. El diputado demócrata Richard Neal, que aspira a presidir la poderosa comisión de Medios y Arbitrios, responsable de política fiscal, dijo ayer que prevé recurrir a una ley de 1924 que permite a la Cámara pedir las declaraciones de la renta de cualquier ciudadano. Todos los presidentes desde Jimmy Carter las han hecho públicas , menos Trump. Los demócratas quieren analizarlas por si los negocios del presidente con Gobiernos extranjeros ?en especial Rusia? suponen un conflicto de intereses. Una nueva hornada de jóvenes demócratas, como la neoyorquina Alexandria Ocasio-Cortez, insiste en iniciar el ?impeachment? inmediatamente. Les anima a ello el senador Bernie Sanders, que en 2016 le disputó las primarias a Hillary Clinton por la izquierda. «El presidente debe permitir que la investigación del fiscal Mueller siga sin trabas. Si él o el departamento de Justicia la obstaculizan, podemos recusarle por obstrucción de la justicia», dijo ayer Sanders. La investigación sobre sus lazos con Rusia es en realidad el punto más vulnerable de Trump. Su decisión, el martes, de despedir a Sessions la interpretan demócratas y republicanos como un golpe sobre la mesa, el intento de ponerle coto al fiscal Mueller colocándole por encima a Matthew Whitaker, un nuevo fiscal general [ministro de Justicia] en funciones fiel al presidente y crítico con las pesquisas. Sessions se recusó de la investigación al ser nombrado fiscal general, porque previamente había mantenido contactos con el embajador de Rusia en Washington, Sergei Kisliak. Su sustituto, Whitaker, dijo ayer que no piensa inhibirse. El fiscal Mueller ya ha presentado cargos contra 33 personas, entre ellas estrechos colaboradores de Trump como su jefe de campaña Paul Manafort, y ultima sus conclusiones tras 18 meses de trabajo. Sólo si Mueller acusa directamente a Trump de haberse beneficiado intencionalmente de la ayuda rusa en 2016, el ?impeachment? podría prosperar. Mientras tanto, la principal aspirante a presidir la Cámara, la demócrata de California Nancy Pelosi, no contempla esa posibilidad. En 2006, cuando ocupó por primera vez el puesto, parte de su bancada pedía recusar a George W. Bush por la guerra de Irak. Pelosi se resistió y optó por hacer investigaciones separadas al Gobierno. En dos años los demócratas ganaron la Casa Banca y en cuatro, el Senado. Oportunidad en el Supremo Para los republicanos, el mayor logro de la presidencia de Donald Trump es haber conseguido nombrar en solo dos años a dos jueces conservadores para el Tribunal Supremo. Hoy esa parte de la bancada es mayoría, dada la incapacidad temporal del miembro más liberal la corte. El miércoles Ruth Bader Ginsburgh sufrió, a sus 85 años, una caída en su casa y está ingresada con tres costillas rotas. Es práctica habitual de los jueces del Supremo retirarse cuando su edad o salud les impiden hacer su trabajo. Otros cuatro magistrados se han jubilado en años recientes. La renuncia de Anthony Kennedy en junio le permitió a Trump sustituirlo por Brett Kavanaugh, cuyo proceso de confirmación se vio dificultado por acusaciones de agresión sexual. Stephen Breyer, otro magistrado liberal, ha cumplido ya los 80 años. Si Trump consigue sustituirlos a los dos, habrá logrado la corte suprema más conservadora de la historia de EE.UU.
08-11-2018 | Fuente: elpais.com
Trump fuerza la renuncia del fiscal general tras una batalla por la trama rusa
Jeff Sessions presenta su dimisión a petición del presidente un día después de las elecciones legislativas
08-11-2018 | Fuente: elpais.com
Jeff Sessions: el extremista al que Trump amó y odió
El ultraconservador fiscal general despedido por el presidente fue su gran aliado hasta que tuvo que inhibirse de la investigación de la trama rusa
07-11-2018 | Fuente: elpais.com
Trump liquida al fiscal general tras una batalla por la trama rusa
Jeff Sessions presenta su dimisión a petición del presidente un día después de la selecciones legislativas
07-11-2018 | Fuente: abc.es
Trump destituye a Jeff Sessions como fiscal general de EE.UU.
Una vez pasado el trámite de las elecciones parciales del martes, Donald Trump ha comenzado a hacer cambios en su gobierno. El presidente ha destituido este miércoles a su fiscal general [ministro de justicia] Jeff Sessions. Trump ha sido extremadamente crítico con él en meses pasados por haber permitido la apertura de una investigación independiente sobre sus lazos con Rusia en la campaña presidencial de 2016. Según ha revelado la Casa Blanca, Sessions ha dejado el puesto a petición de Trump, minutos después de que el presidente compareciera ante los medios para valorar los resultados de las elecciones del martes, en las que los demócratas recuperaron el control de la Cámara de Representantes. Preguntado en la rueda de prensa sobre si pensaba hacer cambios en el Gobierno, Trump ha dicho que «nadie se queda mucho tiempo», dando a entender que se acerba una crisis de Gobierno. La salida de Sessions se une la de la embajadora en la ONU, Nikki Haley, que dimitió el mes pasado y cuyo puesto está vacante. La principal desavenencia entre Trump y Sessions la provocó que este último se recusara de la investigación sobre las injerencias rusas en la campaña de 2016, permitiendo que el vicefiscal general Rod Rosenstein abriera una causa separada que puso en manos del ex director del FBI Robert Mueller. Este ha presentado cargos contra 33 personas, varias de ellas estrechos colaboradores de Trump. Sessions interpretó que sus reuniones con el embajador ruso en Washington, Sergey Kisliak, eran constitutivas de un conflicto de intereses y por eso se inhibió. Trump ha presionado repetidamente al fiscal general para que dimitiera, sin éxito. Le ha calificado de «débil», y según el periodista Bob Woodward en su último libro, «retrasado mental». Trump negó este último insulto. Se postula para sustituir a Sessions el senador por Carolina del Sur Lindsey Graham, uno de los más firmes defensores del presidente en el Capitolio. Sessions tiene una dilatada trayectoria en el Partido Republicano. Fue durante una década senador por Alabama, el primer destacado miembros de ese partido que apoyó a Trump. Sirvió de puente entre un presidente iconoclasta con la cúpula de un partido reacio a aceptarlo como uno de los suyos. En los momentos más bajos de la campaña de Trump, como la revelación de una grabación incendiaria con comentarios denigrantes sobre las mujeres, Sessions se mantuvo a su lado. Trump ha anunciado a través de Twitter el nombre de la persona que ocupará a partir de ahora el cargo de forma provisional. «Estamos encantados de anunciar que Matthew Whitaker, jefe de gabinete del fiscal general Jeff Sessions en el Departamento de Justicia, se convertirá en el fiscal general en funciones de Estados Unidos», informó. We are pleased to announce that Matthew G. Whitaker, Chief of Staff to Attorney General Jeff Sessions at the Department of Justice, will become our new Acting Attorney General of the United States. He will serve our Country well..? Donald J. Trump (@realDonaldTrump) November 7, 2018A continuación añadió: «¡Agradecemos al fiscal general Jeff Sessions su servicio, y le deseamos lo mejor! Un sustituto permanente se nombrará en una fecha posterior».
03-11-2018 | Fuente: abc.es
Una mujer que acusó a Kavanaugh de haberla violado reconoce que mintió
Una mujer que acusó al magistrado del Tribunal Supremo de EE.UU. Brett Kavanaugh de haberla violado ha reconocido que mintió para evitar la confirmación del juez, ya que estaba «furiosa», según informó hoy el Comité Judicial del Senado. La mujer, Judy Munro-Leighton, reivindicó la autoría de una carta firmada con seudónimo que recibió en septiembre la senadora demócrata Kamala Harris, miembro del Comité, acusando a Kavanaugh y a otro hombre de haberla violado «varias veces cada uno» en un vehículo. La carta estaba redactada bajo el pseudónimo «Jane Doe» y Kavanaugh negó en ese momento las acusaciones que contenía, que por poco específicas no recibieron demasiada atención de los senadores. A principios de octubre, Munro-Leighton se puso en contacto con el Comité con un correo electrónico en el que reivindicó la autoría de la carta a Harris, mantuvo lo que en ella estaba escrito y aseguró que «tenía mucho miedo» de que sus datos salieran a la luz. La identidad de Munro-Leighton, de hecho, no trascendió a la opinión pública entonces. Tras varios intentos a lo largo de octubre para corroborar su denuncia, los investigadores del Comité pudieron contactar con la mujer este jueves, cuando reconoció que ella no era en realidad «Jane Doe» y que, de hecho, no conocía a Kavanaugh personalmente. La mujer dijo que «solo quería llamar la atención» y que era una «táctica» para evitar la confirmación de juez nominado por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump. La carta de «Jane Doe» y la irrupción de Munro-Leighton coincidieron con el momento en el que el Senado valoraba la confirmación de Kavanaugh y en el que varias mujeres hicieron público que, supuestamente, el juez las había agredido sexualmente décadas atrás. Una de ellas, Christine Blasey Ford, llegó, de hecho, a comparecer ante el Comité para explicar su historia. Hoy, el presidente del Comité Judicial, el republicano Charles Grassley, puso en conocimiento del fiscal general de EE.UU., Jeff Sessions, y del director del FBI, Christopher Wray, el caso de Munro-Leighton para que actúen a su «consideración» ante los actos «potencialmente ilegales» de la mujer. «Estos actos no son solo injustos, son potencialmente ilegales. Es ilegal hacer declaraciones falsas, ficticias o fraudulentas a investigadores del Congreso. Es ilegal obstruir investigaciones del Congreso», dijo Grassley. Kavanaugh fue finalmente confirmado por el Senado de EE.UU. el 6 de octubre y ese mismo día asumió la posición de juez del Supremo.
03-11-2018 | Fuente: abc.es
¿Por qué son tan importantes estas elecciones legislativas en EE.UU.?
El próximo 6 de noviembre 230 millones de estadounidenses acudirán a las urnas para elegir a sus representantes en el Congreso, conformado por dos cámaras: la Alta (Senado), en las que deberán elegir a 35 senadores;y la Baja (Cámara de Representantes), donde se elegirán a 435 mienbros. A esto se suma la elección de 150 cargos ejecutivos estatales, entre ellos 36 gobernadores, decenas de alcaldes y consejos locales. Las «midterm» (elecciones de medio mandato) históricamente han servido para revalidar o castigar las políticas del gobierno. Desde el siglo XIX, en 35 de los 38 comicios legislativos, esto es en el 95% de las ocasiones, el partido en el gobierno perdió poder. Estas elecciones no tienen por qué ser una excepción a lo que es ya casi una norma. «Estos son los "midterm" más importantes que recuerdo en muchos años», aseguraba esta semana el director del think tank Real Instituto Elcano, Charles Powell, durante el debate «Por qué importan y qué se puede esperar de las Midterm Elections», que contó con la participación de los investigadores del think tank, Carlota García Encina y Paul Isbell; y los periodistas, excorresponsales en EE.UU., Carlos Franganillo (TVE) y Pedro Rodríguez (ABC). El presidente Donald Trump llega a estos comicios con una campaña muy agresiva inundada de acontecimientos internos y externos: la caravana de inmigrantes centroamericanos, la ruptura del pacto nuclear con Rusia, la polémica elección del juez Kavanaugh para el Tribunal Supremo, la oleada de paquetes bombas enviados contra políticos y personalidades demócratas por un fanático seguidor republicano, y el ataque contra una sinagoga en Pittsburgh, con los que ha hecho política a golpe de tuit. Escenarios posibles Con una popularidad situada entre el 40% y el 43% (la de Obama era del 45% cuando perdió las dos cámaras del Congreso), Trump podría ver revalidada su gestión, lo que facilitaria su camino a las elecciones de 2020, o podría ver frenada su controvertida agenda. Estos son los tres escenarios posibles: 1- Continuista: los republicanos retienen el control de ambas cámaras. De suceder esto, sería algo revolucionario porque no es normal. Supondría un éxito sin precedentes. 2-Revolución azul -u ola azul-: en este caso los demócratas recuperarían ambas cámaras, el Senado y la Cámara de los Representantes. «Algo improbable», según Powell. 3-Probable: los demócratas recuperan el control de la cámara baja pero no el Senado, que sigue en manos de los republicanos. «Esto, que dejaría un congreso dividido, es la práctica habitual en EE.UU.», subrayó Powell. Aspectos más relevantes de la campaña En un momento en que es difícil distinguir qué es verdad y qué no lo es en el juego político, las «midterm» se enfrentan a varios problemas, como la falta interés del electorado a la hora de acudir a las urnas -principalmente entre los más jóvenes-, unos votantes que se enfrentan a la decisión de quitarle o no a la Casa Blanca el control actual sobre las dos cámaras. A esto se suma la falta de liderazgo que sufre el Partido Demócrata, tras la marcha de Barack Obama y la derrota de Hillary Clinton (aunque superó en más tres millones a Trump en el voto popular). Para Pedro Rodríguez, lo más preocupante de estas elecciones «es que la política de EE.U. se ha convertido en un ajuste de cuentas. Algo que están dispuestos a aceptar los votantes». Mientras que para Carlota García Encina se da la circunstancia de que Trump, a pesar de llegar a estos comicios con un índice alto de impopularidad, cuenta con el respaldo de una buena situación económica, con el menor índice de desempleo de las últimas décadas, un 3,7%, según las cifras de octubre. Confirmación del trumpismo Otro de los aspectos importantes de estas elecciones es que servirán para medir también «la salud del Partido Republicano», que sufre una brecha interna entre los republicanos tradicionales y los trumpistas, esa veta abierta y consolidada por el presidente estadounidense. Riesgos para los republicanos Sin embargo, la inestabilidad en el seno del Partido Republiano no se traslada al electorado republicano, «muy movilizado», donde Trump sigue manteniendo su popularidad, que no ha variado mucho en los dos últimos años, y que se sitúa entre el 87 y el 90%, según apuntó el periodista Carlos Franganillo. Una popularidad que si se traduce en las urnas, manteniendo las dos cámaras, evitaría una serie de riesgos a los que se enfrenta el gobierno republicano en estas «midterm» si pierde reprsentación en el Congreso. Entre estos riesgos se encuentran que frenen las políticas de Trump, cuestionar los dos jueces conservadores elegidos durante su mandato para el Tribunal Supremo; la reforma fiscal, uno de sus logros más importantes para muchos; así como revertir el giro que ha dado al país. Récord de candidaturas Un dato que sobresale en estas elecciones legislativas, frente a comicios anteriores, es el récord de candidaturas presentadas por mujeres (23 para el Senado, y 237 para la Cámara de Representantes). De esas 260 candidaturas, el 75% se presentan por el Partido Demócrata. Según los analistas esta eclosión es consecuencia de fenómenos como el #MeToo y la polémica elección del juez Kavanaugh, nombrado para el Supremo a pesar de las acusaciones de abusos sexuales vertidas por varias mujeres. Voto femenino Pero no se trata solo candidaturas. También se ha incrementado la movilización del voto femenino. Paul Isbell se refiere a este «fenómeno de género» como un factor a tener en cuenta en estos comicios. En opinión de Isbell, este fenómeno «impulsaría a los demócratas». El voto femenino decantaría los resultados hacia los demócratas con el 58% de los votos, frente al 33% de los republicanos. What would the House map look like if only women voted? https://t.co/adx8J5mGmC pic.twitter.com/KMZedMUTpt? FiveThirtyEight (@FiveThirtyEight) 31 de octubre de 2018En relación con esto, la web FiveThirtyEight, de la cadena ABC News, extrapolaba la previsión de resultados dependiento del tipo de votante. En el caso de que votaran solo las mujeres, ganaría el Partido Demócrata por un amplio margen; 275 distritos, frente a 160 que obtendrían los republicanos;si solo votaran los hombres sería al revés, ganando los republicanos en 249 distritos, frente a 186 de los demócratas;si lo hiciera solo la población blanca con un nivel de educación universitario ganarían los demócratas (233) a los republicanos (202); y estos arrasarían entre la población blanca con nivel de educación más bajo (268), mientras los demócratas obtendrían 167 distritos. Pero la diferencia mayor se produce en el caso de que votaran solo los ciudadanos no blancos. Aquí los demócratas ganarían en 388 distritos, frente a 47 los republicanos. Voto hispano En un país donde hay 29 millones de hispanos con derecho a voto, captar su papeleta se ha convertido en «la búsqueda del Santo Grial», en palabras de Pedro Rodríguez. A diferencia de lo que sucede con el electorado afroamericano, que vota en bloque, el hispano se dispersa y no acude a las urnas. Tras convertir Trump el problema de la inmigración en eje central de su campaña, será interesante ver de qué manera le afecta con el voto joven que se incorpora a estas elecciones, alrededor de cuatro millones de personas. «Es un electorado muy buscado, pero muy confuso», asegura Rodríguez, que considera que captar a este colectivo se ha convertido «en un fracaso bipartidista» en EE.UU. Restricción del voto Es uno de los grandes problemas a los que se enfrenta parte de la población estadounidense, y que puede favorecer a uno de los dos partidos, en particular al republicano. «Gracias a la aprobación a lo largo de la última década de varias leyes parece cada vez más complicado registrarse para votar e incluso ejercer el propio acto. Hay que tener en cuenta, además, que existen 10.000 jurisdicciones electorales en EEUU y que son los estados los que controlan todo el tema electoral y no el gobierno federal, lo que dificulta aún más la posibilidad de establecer una estrategia o unos estándares comunes», explica García Encina. «Este otoño, los votantes en al menos ocho estados de EEUU se enfrentan a leyes electorales más estrictas que en 2016. Y en 23 estados deben hacer frente a mayores barreras que en 2010. El principal impedimento suelen ser las duras normas sobre los documentos de identificación válidos para votar (en Texas se puede votar con la licencia de armas pero no con el carnet de estudiante), además de los recortes en la duración de las votaciones anticipadas ?este año en Iowa solo tienen 29 días para votar mientras que anteriormente tenían 40? o las crecientes dificultades del voto a distancia», explica en su blog de Elcano. Fraude Otra de las sombras que se cierne sobre estas «midterm» es el miedo al fraude, una consecuencia de «las debilidades del sistema electoral y el uso de máquinas obsoletas», apunta García Encina. «Fue declarado ?infraestructura crítica? por el Departamento de Seguridad Nacional (Homeland Security) en enero de 2017». Un temor alimentando por la injerencia rusa duranta la campaña presidencial de 2016. «Entre el 20 y el 30% no sabe si ir a votar por si su voto no es seguro». A esto se suma el miedo a la manipulación tanto del voto, como del votante y la desinformación. Consecuencias: ¿«Impeachment»? Sobre las posibles consecuencias en caso de que ganen los demócratas la Cámara de Representantes, la palabra «impeachment» (juicio político) sobrevoló el debate. El «impeachment» se puede lograr con mayoría simple en la Cámara de los Representantes, pero se requiere 2/3 del Senado, lo que lo convierte en algo «altamente improbable», para Charles Powell, que cree que si los demócratas ganan la Cámara de representantes, la primera decisión de Trump podría ser la «expulsión de Jeff Sessions», fiscal general al que hace responsable de su comprometida situación actual tras apartarse de la investigación sobre la trama rusa. «Esto no dejaría a los demócratas otra opción que empezar el "impeachment", polarizando todavía más la política estadounidense y dominando la vida política hasta la precampaña electoral de 2020. Algo que le interesaría a Trump». En opinión de Pedro Rodríguez, la Constitución de EE.UU. establece tres casos para que se dé el jucio político contra el presidente: corrupción, traición y abuso de poder, pero «no sirve para revertir el resultado de unas elecciones». Si bien los demócratas consideran que Trump debería «rencir cuentas« por algunas de sus decisiones, pero según el columnista de ABC, seria contraproducente para los demócratas «porque revolvería a Trump y a sus seguidores», aunque tampoco ve imposible que suceda. Al contrario que García Encina, que lo ve «muy improbable, porque tampoco les interesaría a los demócratas. Y si saliera, porque logran mayoría en el Senado, significaría que «Mike Pence se convierta en presidente, y Pence es un republicano ultraconservador, y no sé cómo verían esto los estadounidenses». Sin embargo, la investigadora si ve posible un «impeachment» conta Kavanaugh, «porque los jueces también pueden sufrir un proceso de "impeachment"». Lo que abriría otro tipo de crisis. «Lo que sí creo que pueden hacer los democrátas es iniciar todo tipo de investigaciones» Franganillo por su parte ve también poco probable que se produzca un «impeachment» sobre el presidente. «Habrá que ver qué sucede con la investigación del fiscal especial Mueller». «Si hay elementos de ciero peso podrían ponerlo en marcha para dominar el debate político aunque no prospere. Pero sería un error y contraproducente de cara al 2020, ya que los republicanos verián en peligro el legado de Trump». Pero, concede, «la política estadounidense está enloquecida, ya lo hemos visto con el caso del juez Kavanaugh, y todo es posible».
01-11-2018 | Fuente: abc.es
El autor del tiroteo en la sinagoga de Pittsburgh se declara no culpable de todos los cargos
Robert Bowers, el autor del tiroteo efectuado el pasado sábado en una sinagoga de Pittsburgh que se saldó con once muertos y seis heridos, se ha declarado no culpable de los 44 cargos que se le imputan durante la vista judicial celebrada este jueves. Bowers, de 46 años, irrumpió en la sinagoga Árbol de la Vida y abrió fuego de forma indiscriminada, en el mayor ataque cometido contra la comunidad judía de Estados Unidos en la historia reciente. Finalmente, la Policía consiguió reducirle y detenerle. La Fiscalía le acusó en un principio de 29 cargos por usar un arma de fuego para cometer un homicidio y por delitos de odio, pero el miércoles amplió la acusación a 44 cargos incluyendo otros por las lesiones causadas a los cuatro policías que intentaron frenarle. El asesino podría ser condenado a la pena de muerte. «Sí», ha contestado Bowers cuando el juez le ha preguntado si entendía los cargos. Su abogado, Michael J. Novara, ha presentado una declaración de no culpabilidad en nombre de su cliente. «Hoy empieza el proceso para hacer Justicia a las víctimas de estos terribles actos», ha dicho el fiscal del caso, Scott Brady, en su turno de palabra. Por su parte, el fiscal general de Estados Unidos, Jeff Sessions, ha emitido un comunicado en el que defiende «el derecho de todo estadounidense a acudir a su lugar de culto con seguridad». «Estos presuntos delitos son un acto repugnante contra los valores de nuestra nación, por eso (este caso) no solo es importante para las víctimas y sus seres queridos, sino para Pittsburgh y todo el país», ha enfatizado.
28-10-2018 | Fuente: abc.es
Trump viajará a Pittsburgh con motivo del tiroteo que ha dejado 11 muertos en una sinagoga
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha asegurado este sábado que viajará a Pittsburgh, en el estado de Pennsylvania, con motivo del tiroteo que ha tenido lugar en una sinagoga en el que han perdido la vida al menos 11 personas. Trump no ha especificado cuándo viajará al lugar de los hechos. El presidente ha confirmado que hay 11 muertos con motivo del tiroteo y que al menos cuatro agentes de Policía han resultado heridos pero que sobrevivirán. El FBI ha confirmado que el atentado ha sido perpetrado por un hombre armado, identificado oficialmente como Robert Bowers. «Hoy, la pesadilla ha llegado a nuestro hogar. 11 víctimas mortales, ningún niño entre ellas, seis heridos, entre ellos cuatro agentes», ha declarado el director de seguridad pública de la ciudad, Wendell Hissrich. Delitos de odio Bowers, de raza blanca, 46 años y un historial de declaraciones y amenazas antisemitas en las redes sociales, se personó en torno a las 09.54 en la sinagoga El árbol de la vida, en el centro de la ciudad, y abrió fuego indiscriminado con un fusil de asalto AR-15 contra la congregación al grito de «todos los judíos deben morir». Las autoridades federales creen que Bowers, que se entregó a la Policía tras resultar herido, actuó en solitario. La Fiscalía General de Estados Unidos ha dicho que presentará cargos de «delito de odio» y buscará la pena de muerte para el autor de la matanza perpetrada. «Estos presuntos crímenes son reprobables y absolutamente repugnantes de acuerdo con los valores de nuestra nación. Por ello, el Departamento de Justicia presentará cargos de delito de odio, así como otros, contra el acusado, incluyendo cargos que podrían llevar a la pena de muerte», ha declarado el fiscal general de EE.UU., Jeff Sessions, en un comunicado.
1
...