Infortelecom

Noticias de italia

24-08-2019 | Fuente: abc.es
Una breve historia del G-7
Por 45º vez consecutiva desde 1973, las potencias industriales del mundo (Alemania, Canadá, EE.UU., Francia, Italia, Japón y Reino Unido) se darán cita este fin de semana en Biarritz para hacer frente a los desafíos mundiales más acuciantes del momento. El G-7 de este año estará marcado por el cambio climático, la guerra comercial y el pacto nuclear con Irán pero, ¿de dónde proviene el concepto? Su origen se remonta a la crisis del petróleo de 1973. El secretario del Tesoro de EE.UU. de entonces, George Shultz, convocó de urgencia a los ministros de Finanzas de las naciones más ricas del mundo ?a la sazón Francia, Reino Unido, Italia y la RFA? para tratar de encontrar una solución que diera salida a la coyuntura. El ingreso de Japón algunos meses más tarde ?a propuesta de EE.UU? conformó lo que acabo conociéndose como el «grupo de los Cinco». Una insólita concatenación de crisis de gobierno en cuatro de los cinco países Estados miembro estuvo cerca, sin embargo, de poner en peligro la continuidad del club a lo largo del año siguiente. Primero fue Francia, con la muerte del presidente Pompidou y la renuncia de su sucesor natural a sustituirle. Más tarde, Alemania, cuyo primer ministro, Willy Brandt, se vio obligado a dimitir a raíz de un escándalo. Por último, otra dimisión, la de Richard Nixon a raíz del caso Watergate, se unió a la ruptura del Gobierno británico. El nuevo presidente, Gerald Ford, retomó sin embargo la idea y pidió a los nuevos mandatarios una reunión el año siguiente para conocerlos. Nuevas incorporaciones fueron ocurriendo a lo largo del tiempo. En 1976, la necesidad de EE.UU., la RFA y Francia de contar con un interlocutor anglófono con más experiencia política que el nuevo «premier» británico, Jim Callaghan, abrió las puertas a la adhesión de Canadá. Un año después, Reino Unido invitó a la Unión Europea a la tercera cumbre, en Londres, en calidad de «miembro no numerario» (al ser una organización supranacional y no un Estado soberano), y ha acudido desde entonces a todas y cada una de las cumbres. Dós décadas después, el ingreso de una Rusia que comenzaba a abrazar el capitalismo pese a las dificultades y el atraso económico tras tres cuartos de siglo , que pasaba así a denominarse como G-8. Contra todo pronóstico, el grupo volvería a su estado original en 2014, cuando Moscú se anexionó Crimea y fue, en consecuencia, expulsada automáticamente por unanimidad.
24-08-2019 | Fuente: abc.es
Cumbre del G-7 en Biarritz: un grupo dividido y con una agenda inabarcable
Como todo presidente de Francia que se precie, Emmanuel Macron ha decidido innovar y dejar su huella en la gestión de los negocios planetarios, modificando el formato tradicional de la cumbre del G-7 (EE.UU., Alemania, Francia, Reino Unido, Canadá, Japón, Italia), lanzando numerosas invitaciones a otros países europeos, africanos, asiáticos, añadiendo a la apretada agenda de las crisis internacionales «nuevos» e insolubles problemas de discusión: pobreza, lucha contra las desigualdades, cambio climático? En su origen último, el «cónclave» de los grandes de Occidente fue una idea de Valery Giscard d?Estaing, que lanzó el proyecto como una «reunión informal» (incluso en bañador, en una piscina versallesca). Aquel primera cumbre se celebró en 1975 y solo participaron cinco grandes (EE.UU., Alemania, Francia, Reino Unido e Italia). Con el tiempo, el G-5 se transformó en G-7 (cuando entraron en el club Japón y Canadá) y G-8 (durante los años en los que participó Rusia, hasta su expulsión, tras la anexión militar de Crimea). La primera «reunión informal» se transformó pronto en una macro organización, de compleja gestión y resultados poco concluyentes. Cuando el G-7 también es víctima de las tensiones internacionales más vivas e inflamables (crisis nuclear con Irán, tasación de los gigantes de la nueva economía numérica, el puesto de la nueva Rusia neo imperial, Siria, inmigración), Macron no ha dudado en ampliar la agenda de trabajo, aumentando el número de los invitados, sin despertar ningún entusiasmo entre los siete grandes. En el horizonte más inmediato y urgente, el G-7 está profundamente dividido en casi todos los terrenos sensibles. Desde Washington, Donald Trump ha lanzado dardos envenenados contra Emmanuel Macron y el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau. El presidente de los EE.UU. calificó de «estúpidas» las decisiones del presidente francés, creando una fiscalidad especial para los GAFA (Google, Apple, Facebook et Amazon), en nombre de la soberanía fiscal de Francia, que otros países europeos podrían compartir. Trump respondió con una amenaza de guerra comercial contra los vinos franceses. Tras la decisión francesa de imponer fiscalmente a las grandes empresas de la nueva economía digital / numérica, Washington y la UE han comenzado un rosario de negociaciones, que pudieran culminar el año que viene. El frente común de Trump y Johnson En Biarritz, Donald Trump y el primer ministro británico, Boris Johnson, quizá hagan frente común, en un terreno no menos inflamable: el Brexit? que el presidente norteamericano presenta como una «oportunidad» para el Reino Unido, decidido a «liberarse» del «yugo» de la UE. No es nada evidente que la presidencia francesa consiga gran cosa en Biarritz ante esos dos grandes temas de crisis internacional. Las negociaciones nucleares con Irán son otro frente de crisis de compleja negociación. Macron desearía ser algo así como un «intermediario» entre Teherán y Washington, cuya gesticulación militar ilumina de manera recurrente la fragilidad e impotencia de Europa, incapaz de movilizarse militarmente para defender sus intereses en el estrecho de Ormuz, llegado el caso. Macron recibió esta misma semana a Vladimir Putin en el Fuerte de Bregançon, residencia veraniega de los presidentes de Francia. Fue un diálogo de sordos. Pero el presidente francés se obstina en defender el puesto de Rusia en Europa y la vuelta de Moscú al G-7. Voluntarismo personal de difícil evaluación: Putin esgrime con cualquier pretexto (en Siria, en Crimea, en Ucrania) su determinación a uso de la fuerza militar, para «defender» e imponer sus criterios «manu militari». Ante tal evidencia, la UE sigue evidentemente desarmada, con unos nebulosos proyectos de «defensa europea», la «guinda» de todos pasteles europeos, desde hace medio siglo. La crisis del Open Arms ha vuelto a recordar, este verano, las divisiones irreconciliables, hasta hoy, entre los aliados europeos, incapaces de negociar una política común, en el terreno tan sensible de la inmigración y la defensa/seguridad de las fronteras de la UE. En ese terreno, las relaciones entre Francia e Italia son sencillamente catastróficas. Toda Europa del Este percibe con inquietud la «gesticulación» macroniana, que tampoco cuenta con el apoyo de Alemania, muy renuente o esquiva hacia la mayoría de los proyectos europeos del presidente francés. Insensible al desaliento, con los sondeos por los suelos (70% de opiniones negativas, desde hace meses), Emmanuel Macron ha decidido «refundar» y «ampliar» los temas de trabajo y discusión tradicionales del G-7. Los jefes de Estado y Gobierno tendrán día y medio cortos para discutir, entre ellos, con reuniones bilaterales, para desbrozar algunos de los temas más candentes de esa actualidad internacional. No es fácil imaginar algún acuerdo sustancial en ningún terreno sensible. La tasación de los GAFA, las relaciones de Rusia con Europa, las intervenciones militares rusas, la tensión nuclear con Irán, el Brexit, la inmigración, continúan siendo objeto de negociaciones bilaterales y multilaterales que el G-7 apenas podrá modificar sustancialmente. Una vez confirmadas sus convergencias (escasas) y divergencias (numerosas), los siete grandes se reunirán durante un día y medio muy corto, con los representantes de países de varios continentes, Europa incluida: España, Australia, Chile, la India, Burkina Faso, Egipto, Senegal, Ruanda y África del Sur. «Crecimiento sostenible», «lucha contra las desigualdades», «biodiversidad», «defensa de los océanos», «cambio climático» serán los temas de «trabajo» entre los jefes de Estado y Gobierno de quince países de muy diverso «tonelaje» e influencia internacional. ¿Qué puede discutirse, en concreto, entre tantos participantes, en dos reuniones de trabajo, en varias lenguas, de cuatro o cinco horas de duración, en el mejor de los casos? Bertrand Badie, profesor emérito en «Sciences Po», la escuela de las élites políticas francesas, resume el voluntarismo gesticulante de Emmanuel Macron de este modo: «En el contexto actual, todo eso puede favorecer, entre los participantes, la práctica de una diplomacia del ?postureo? y la parálisis de toda concertación».
24-08-2019 | Fuente: abc.es
Tensión entre la Policía y los radicales que intentan cortar las carreteras ante la cumbre del G-7
Al otro lado de la frontera, en territorio vascofrancés, la jornada de ayer transcurrió bajo una neblina de calma tensa. A falta de apenas horas para que dé comienzo la cumbre del G-7 de Biarritz se produjeron algunos enfrentamientos entre la Policía y radicales. Ejemplo de ello son los sucesos que tuvieron lugar por la tarde en la zona de Urruña, donde más de un centenar de manifestantes reunidos de forma improvisada trataron de cortar la autopista. Armados con material antidisturbios, los policías identificaron y retuvieron a varios individuos que participaban en la marcha, que tuvo lugar en la carretera de La Corniche. Las primeras informaciones apuntan a que hubo al menos siete detenidos. Durante la manifestación se realizaron cargas y también lanzamientos de bengalas y se generaron importantes problemas de circulación hacia Hendaya. La «contracumbre» abertzale vivirá este sábado su momento álgido cuando a las 11 de la mañana se celebre una manifestación que pretende atravesar el puente que une Hendaya con Irún. Llama la atención que, en la programación de los abertzales, indican la hora de inicio de la manifestación pero no dicen nada de la hora de conclusión. Por el momento, los elementos más peligrosos de los «black block», los anarquistas de países como Alemania, Italia o Grecia, o los «chalecos amarillos» franceses no se han dejado ver ni se han acercado a la «contracumbre» abertzale. En Biarritz, la situación es excepcional: la presencia policial es constante, y muchas zonas están cortadas a todo aquel que no tenga los correspondientes permisos. Incluso algunas playas. Por el momento, sin embargo, no se han producido incidentes. En las próximas horas llegarán a la localidad vascofrancesa los líderes de las principales potencias económicas del mundo. Entre ellos, Donald Trump, que finalmente viajará en el Air Force One hasta Burdeos, desde donde se trasladará en helicóptero hasta Biarritz. Reunión de Sánchez con Boris Johnson Pedro Sánchez participará este domingo en la cena de líderes invitados junto a su esposa por Emmanuel Macron y aprovechará su presencia para reunirse con el nuevo «premier» británico, Boris Johnson, con quien hablará sobre el Brexit, así como con el presidente del Banco Mundial, David Malpass. No figuran más encuentros en su agenda. Fuentes de Moncloa destacaron la invitación «personal» a Sánchez como un «reconocimiento a la participación activa y creciente influencia de España y del presidente en los grandes debates globales». Sin embargo, no es el único invitado. También figuran dignatarios de Australia, Chile, India, Sudáfrica y otros países africanos como Egipto, Senegal, Ruanda y Burkina Faso.Según Moncloa, durante la cena Sánchez podrá intercambiar impresiones con los principales líderes sobre el combate contra las desigualdades, igualdad de género, cambio climático y biodiversidad, transformación digital, cooperación con África y asuntos de política exterior y seguridad. Al margen del ámbito político, la cumbre del G-7 sigue generando problemas en las carreteras. Ya ha entrado en vigor la prohibición para los camiones de circular tanto en Francia como en Guipúzcoa y en Navarra en sentido norte. Además, este mismo viernes ya se dieron importantes retenciones en las carreteras que conducían a la frontera de Irún. Tanto las carreteras principales como la A-1 que va hasta la misma frontera como otras carreteras menos principales, como la N-622 que se desvía de la A-1 para llegar también a la frontera, sufrieron ayer retenciones de varios kilómetros. Eso sí, la Dirección General de Tráfico, la Ertzaintza y la Policía Foral mantuvieron el dispositivo preparado y no descartan, incluso, el cierre de la frontera si los problemas se agudizan.
24-08-2019 | Fuente: as.com
Mejores equipos, jugadores y fichajes de la Serie A 2019/20
Conoce a los seis aspirantes al título de la competición italiana. Estrellas, entrenadores, altas y bajas, los onces y el calendario de una nueva edición de la Serie A.
23-08-2019 | Fuente: elpais.com
Ni una lesión por pisotones en el tendón de Aquiles
De los 615 futbolistas de baja en España, Inglaterra, Italia, Francia, Portugal, Bélgica, Holanda y Argentina, ninguno cayó por este lance
23-08-2019 | Fuente: abc.es
La primera reunión entre el PD y el M5E para formar gobierno en Italia concluye «sin obstáculos insalvables»
Después de dos horas de reunión, el primer encuentro del Movimiento 5 Estrellas y el Partido Democrático para negociar una mayoría parlamentaria concluyó esta tarde. Se comenzó con cierto recelo mutuo, pero finalmente la delegación democrática destacó que la reunión se desarrolló en «un clima positivo, sin que se hayan visto obstáculos insalvables». El M5E partió con una condición no negociable: o se reducen 315 parlamentarios (actualmente las dos cámaras tienen en total 915 escaños), o salta todo y no hay acuerdo posible o no habrá acuerdo posible. Seguramente el PD tendrá que ceder, pero la negociación empieza cuesta arriba. «La reducción de los parlamentarios se debe hacer de inmediato, pero ya veo que los del PD pelean entre ellos», dijo Di Maio. Además de la surrealista crisis de gobierno que vive el país, los italianos han descubierto otra crisis dentro de los dos partidos que tienen más posibilidades de formar una mayoría alternativa, el PD y el M5E. Guerra en el PD En el seno del PD, como ha destacado Luigi Di Maio, hay una especie de guerra que se ha hecho pública hoy entre el exprimer ministro y exsecretario del partido, Matteo Renzi y la actual dirección, encabezada por Nicola Zingaretti. Renzi acusa a su sucesor en la jefatura del gobierno, Paolo Gentiloni, de haber intentado saltar el acuerdo entre el PD y el M5E. En un audio de casi cinco minutos publicado hoy por todos los medios italianos y grabado mientras Renzi habla en su escuela de formación política para jóvenes, el exprimer ministro utiliza palabras durísimas contra Gentiloni porque este habría trasladado al M5E una condición innegociable para formar gobierno: la no reducción de los 315 parlamentarios que exige el partido «grillino». Además, cosa grave, Renzi plantea en ese audio una escisión interna en el Partido Democrático antes de las elecciones: «En el PD, si hay ruptura de la negociación con el M5E, será un caos. No es seguro que el partido llegue unido a las elecciones», afirma Renzi. Es de dominio público que Renzi trabaja con esa hipótesis de formar su propio partido y desligarse del PD. El grave problema e interrogante que plantea el enfrentamiento de Renzi con la actual dirección es cómo este partido, hoy en crisis de liderazgo y dividido, puede dar estabilidad a un gobierno que la necesita para sacar al país de la crisis. El secretario del partido, Nicola Zingaretti, ha respondido a Renzi diciendo que sus «acusaciones son ofensivas». Ofrecimiento de Salvini Las incógnitas son también conisderbale en el Movimiento 5 Estrellas, porque su jefe político, Luigi Di Maio, ha mostrado una gran incapacidad como gobernante. En solo 14 meses de gobierno, el M5E ha pasado de un 34 por ciento que obtuvo en las elecciones del 4 marzo de 2018, a la mitad. Di Maio parte en esta negociación con una cierta debilidad, y con el temor a ser un personaje de segunda fila. Matteo Salvini, consciente del grave error que cometió al declarar la crisis de gobierno, y temiendo pasar a la oposición, ha llegado a ofrecer ahora a Di Maio la jefatura de gobierno para que continúe en el poder la coalición populista M5E-Liga. El M5E, por seguridad, no ha roto definitivamente con la Liga, porque si fracasa su negociación con el PD, podría volver a tratar con Salvini. Ultimátum de Mattarella Se comprende perfectamente que el presidente de la República, Sergio Mattarella, esté irritado con los partidos políticos y les diera ayer un ultimátum. Tienen cinco días, hasta el próximo martes cuando se reanudarán las consultas, para sugerirle el nombre de un posible primer ministro para encargarle la formación de gobierno. Mattarella les había metido prisa y esperaba que ya en la primera ronda de consultas, las que mantuvo el miércoles y jueves, se hubiera vislumbrado algo de claridad sobre la crisis. Pero desde que fue abierta el 8 de agosto por el líder de la Liga, nada se avanzó y los partidos se presentaron al Palacio del Quirinal sin haber hecho las tareas. Sergio Mattarella, que es un presidente honesto y riguroso, les hizo ver que no está dispuesto a que en el Palacio del Quirinal se haga el mismo juego que en los palacios romanos, donde los políticos dicen todo y lo contrario de todo. A los ojos del presidente, la crisis desencadenada por Salvini en agosto ha sido una especie de locura, y así lo dio a entender publicamente tras sus consultas con los partidos. Aunque Matarella es cauto, no pudo disimular su gesto preocupado y serio, advirtiendo con un ultimátum que si no se forma una mayoría parlamentaria con un programa serio que dé ciertas garantías para llegar hasta el 2023, final de la legislatura, sería inútil proseguir con las negociaciones y las consultas. El riesgo para Italia es que si se forma un gobierno débil que termine en breve su andadura parlamentaria, la Liga de Salvini podría arrasar en las siguientes elecciones. Por eso Mattarella les ha dicho que no admitirá ambigüedad: o ve garantías de un gobierno sólido con un programa creíble, o convoca al país a las urnas. Italia, inmóvil La actitud de Mattarella, intentando poner firme a la clase política, recuerda a la de su antecesor, Giorgio Napolitano, cuando en abril de 2013, con sus 87 años, lanzó un durísimo discurso al Congreso y al Senado, en una sesión conjunta, empleando palabras que hoy tienen absoluta vigencia: «No se han dado soluciones satisfactorias a las peticiones de reformas», dijo, destacando «las contraposiciones entre los partidos, lentitud, dudas sobre las decisiones a adoptar, cálculos por conveniencias, obsesión por la táctica y la instrumentalización política». Las mismas palabras podría decirlas hoy Mattarella. Han pasado seis años. En Italia todo sigue igual.
23-08-2019 | Fuente: as.com
Pedro López da la lista para los amistosos ante Italia en Murcia
La Selección Sub-19 femenina se medirá a Italia en dos amistosos (1 y 3 de septiembre) en el Pinatar Arena en Murcia. Pedro López dio la convocatoria con muchos cambios
23-08-2019 | Fuente: elpais.com
Italia se libra de las elecciones y empieza a negociar una nueva mayoría
El presidente italiano, Sergio Mattarella, busca una salida a la crisis política tras la ruptura de la coalición formada por la Liga de Matteo Salvini y el partido de Luigi di Maio
23-08-2019 | Fuente: abc.es
El Ocean Viking, con 356 personas a bordo, alerta de que solo tiene comida para cinco días más
El barco Ocean Viking, con 356 migrantes y refugiados a bordo, solo tiene suministros de comida para los próximos cinco días, han alertado este jueves Médicos Sin Fronteras (MSF) y SOS Mediterranée, las dos ONG responsables del buque. «Solo nos quedan cinco días de raciones estándar de alimentos», ha avisado en Twitter MSF, que ha recordado que los «supervivientes» a bordo llevan 13 días a la espera de un puerto seguro que no termina de llegar. Los médicos han denunciado el «rápido deterioro» de la salud mental de todos ellos. Las ONG del 'Ocean Viking' solicitaron el pasado 13 de agosto a las autoridades marítimas maltesas e italianas que asumieran la operación, tras lo cual Malta ha respondido negativamente argumentando que el rescate se produjo en aguas que no son de su competencia e Italia no ha contestado de manera formal, según MSF. La situación amenaza con derivar en un nuevo pulso político a cuenta del lugar dónde podrían desembarcar los 356 migrantes y los países que se harían cargo de ellos, tal como ya ocurrió en las últimas dos semanas con el barco de la ONG española Proactiva Open Arms, que terminó atracando el martes en Lampedusa tras una orden urgente de la Fiscalía siciliana.
23-08-2019 | Fuente: abc.es
Mattarella reconoce que la crisis política italiana va para largo
Todo está en el aire. El presidente de la República italiana, Sergio Mattarella, había impuesto un paso ligero a los partidos políticos en las consultas que ha mantenido en los dos últimos días con sus respectivos dirigentes. Quería tener resuelta en un plazo breve la crisis de gobierno, abierta oficialmente el pasado martes, cuando el primer ministro, Giuseppe Conte, presentó su dimisión del cargo. Mattarella consideraba como definitiva la jornada de ayer para tener clara la solución de la crisis. No fue así. Los líderes políticos se están encontrando una cuesta demasiado empinada, prácticamente una montaña. Han pedido más tiempo y el presidente Mattarella ha anunciado nuevas consultas para el próximo martes. Se creía en los últimos días que sería relativamente fácil un acuerdo entre los dos partidos mayoritarios, Movimiento 5 Estrellas (M5E) y Partido Democrático (PD), los únicos que podían constituir una mayoría parlamentaria para formar gobierno y cerrar la crisis abierta por el líder de la Liga, Matteo Salvini, evitando elecciones en el mes de octubre. Pero, tras sus consultas con Mattarella, sus líderes han expuesto una serie de condiciones difíciles de aceptar para el posible aliado. Condiciones para la alianza Así, el jefe político del Movimiento 5 Estellas, Luigi Di Maio, ha presentado un elenco de diez puntos, destacando los siguientes: reducción de los parlamentarios (actualmente entre el Congreso y el Senado tienen 915 escaños, y deberían eliminarse 315); aprobar unos presupuestos generales que prevean bloquear el aumento del IVA (hay grave riesgo de tener que aumentarlo al 25%), reducción de impuestos y ayudas a las familias; una ley sobre el conflicto de intereses y una reforma de la RAI; cárcel para los grandes evasores; un plan de inversiones para el Sur, y reforma del sistema bancario. Por su parte, el secretario del Partido Democrático, Nicola Zingaretti, pone tres condiciones fundamentales para que pueda nacer un gobierno con el M5E: abolir los dos decretos de seguridad de Salvini (en el segundo se disponen multas hasta un millón de euros a las naves humanitarias y la incautación del barco); una «discontinuidad política y programática», acordar previamente los presupuestos del Estado, y no recortar los parlamentarios, como exige el M5E. Zingaretti ha dicho que «estos principios no son negociables». Pretendería así hacer una prueba de fuerza para buscar un equilibrio político con el M5E, equilibrio que no existe en el Parlamento italiano, pues en las elecciones de marzo de 2018 el M5E obtuvo casi el 33% de los votos y el PD la mitad.En la actualidad, según los sondeos, el M5E obtendría alrededor del 15%, mientras el PD se sitúa en el 22-23% en intención de voto. La posición intransigente de Zingaretti es muy criticada por el ex primer ministro y exsecretario del PD Matteo Renzi, al que hoy siguen la mayoría de los parlamentarios del Partido Democrático. A última hora de una tensa jornada, Zingaretti mostró cierta apertura para poder llegar a un acuerdo con el PD.
1
...