Infortelecom

Noticias de inundaciones

02-06-2017 | Fuente: abc.es
Republicanos de Florida se rebelan contra Trump y exigen actuar ante el cambio climático
Si hay un lugar en Estados Unidos donde la amenaza del cambio climático es patente, ese es Florida. El estado de sol, que cuenta con más de 20 millones de habitantes y que el pasado año atrajo a cerca de 113 millones de turistas, sufre ya de forma directa los efectos de la subida del nivel del mar, especialmente en el sur. Frecuentes inundaciones causadas por las tormentas y las mareas altas causan importantes daños en las abarrotadas zonas costeras en el área de Miami. Pero lo peor está por llegar. Los científicos prevén que este fenómeno se agrave y las predicciones para las próximas décadas son estremecedoras. Por eso, políticos tanto demócratas como republicanos del sur de Florida trabajan para prevenir el impacto del cambio climático y paliar sus consecuencias. La retirada de Estados Unidos del Acuerdo del Clima de París, anunciado por Trump este jueves, es un jarro de agua fría para quienes bregan al pie de la orilla con el ascenso de los oceános. Las autoridades locales del sur de Florida vienen trabajando desde hace años en numerosas medidas para adaptarse a la subida del nivel del mar y mitigar su impacto, que van desde la construcción de barreras físicas para evitar inundaciones hasta la elevación de las vías de transporte, pasando por la instalación de bombas y tuberías para achicar agua, la plantación de árboles, mejorar las redes de alcantarillado o la reducción de la emisión de gases con efecto invernadero, entre otras. Las inundaciones en Miami son ya frecuentes- M. Trillo La preocupación por el impacto del cambio climático en el sur de Florida cunde entre políticos de distintas tendencias, no solo demócratas, sino también republicanos. El pasado día 24, solo dos días antes de que Donald Trump se negara a un compromiso con el cambio climático con el resto de líderes del G-7 reunidos en Taormina (Sicilia), el representante republicano por Florida Carlos Curbelo registró, junto con el demócrata de Massachusetts Seth Moulton, un proyecto de ley para la protección frente a las inundaciones costeras en la que solicita destinar a este fin 3.000 millones de dólares anuales entre 2018 y 2024. Con ese dinero se adaptarían las infraestructuras y se actuaría en dunas y vegetación, entre otras medidas. Al día siguiente, en un grupo de trabajo bipartidista creado en la Cámara de Representantes para buscar soluciones a los desafíos climáticos, Curbelo advirtió de la «seria amenaza» que supone la subida del nivel del mar para las comunidades del litoral. En su caso, citó datos del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de EE.UU., según el cual la superficie marina se elevaría 25 centímetros de aquí a 2045. «Se calcula que un incremento de 30 centímetros en el nivel del mar amenaza 6.400 millones de dólares en inmuebles sometidos a impuestos en el país», planteó. Según otra proyección, la que maneja la entidad contra el cambio climático que agrupa a cuatro condados del sureste de Florida, se espera que en 2030 el nivel del mar suba entre 15 y 25 centímetros con respecto al registrado en 1992, entre 35 y 66 cm en 2060 y entre 79 y metro y medio en 2100. En un territorio sin apenas elevaciones, las consecuencias pueden ser devastadoras, tanto para las populosas zonas urbanizadas como para la rica biodiversidad de los Everglades. «Un daño irreparable» Curbelo no es el único republicano que defiende tomar medidas contra el cambio climático. Otro es el miembro de la Cámara de Representantes Ted Deutch, procedente de Boca Raton, situado en el condado de Palm Beach, precisamente en el que el presidente de Estados Unidos tiene su ultralujoso club social Mar-a-Lago. Una retirada del Acuerdo de París podría causar «daño irreparable a nuestra Tierra, obstaculizar gravemente nuestra economía y cambiar radicalmente nuestro modo de vida», ha advertido Deutch en un comunicado. El alcalde de Miami, Tomás Regalado, ha dado también la voz de alerta. El pasado marzo, en el discurso sobre el Estado de la Ciudad, avisó de que el cambio climático es «el mayor desafío que jamás afrontará» la soleada urbe y propuso al municipio destinar 100 millones de dólares para protegerla de la subida del nivel del mar. «Debemos actuar ya, porque este tema no puede demorarse más y, si no, nuestro hijos y nietos no tendrán la Ciudad Mágica que nosotros hemos disfrutado», aseguró en unas declaraciones recogidas por el «Miami Herald» el regidor, también del ámbito republicano. Adaptar infraestructuras, prioritario ante la subida del nivel del mar en Miami Beach- M. Trillo Con todo, también hay en Florida firmes opositores al Acuerdo del Clima de París, empezando por el gobernador del estado, el republicano Rick Scott, del que se llegó a especular durante la última campaña electoral como posible candidato a vicepresidente de Donald Trump. Una información del Centro para el Reporterismo de Investigación de Florida reveló en 2015 que Scott había prohibido emplear la expresión «cambio climático» en el departamento estatal de Protección Medioambiental. Así mismo, el senador Marco Rubio, que compitió con Trump en las primarias por la candidatura republicana a la Casa Blanca, también es un escéptico ante las políticas sobre cambio climático y en la campaña aseguró: «No voy a destruir la economía de Estados Unidos para pasar una ley que no cambiará nuestro clima». Entre los demócratas, hay mayor unanimidad contra la decisión de Trump. «Nuestro medio ambiente y nuestro futuro están seriamente amenazados», ha asegurado Andrew Gillum, alcalde de la capital de Florida, Tallahassee, y candidato a gobernador. «Florida -subraya Gillum en un mensaje publicado en Facebook- es el epicentro del cambio climático y estas decisiones nos impactarán más fuerte que al resto de Estados Unidos».
02-06-2017 | Fuente: abc.es
Florida se rebela contra Trump y exige actuar ante el cambio climático
Si hay un lugar en Estados Unidos donde la amenaza del cambio climático es patente, ese es Florida. El estado de sol, que cuenta con más de 20 millones de habitantes y que el pasado año atrajo a cerca de 113 millones de turistas, sufre ya de forma directa los efectos de la subida del nivel del mar, especialmente en el sur. Frecuentes inundaciones causadas por las tormentas y las mareas altas causan importantes daños en las abarrotadas zonas costeras en el área de Miami. Pero lo peor está por llegar. Los científicos prevén que este fenómeno se agrave y las predicciones para las próximas décadas son estremecedoras. Por eso, políticos tanto demócratas como republicanos del sur de Florida trabajan para prevenir el impacto del cambio climático y paliar sus consecuencias. La retirada de Estados Unidos del Acuerdo del Clima de París, anunciado por Trump este jueves, es un jarro de agua fría para quienes bregan al pie de la orilla con el ascenso de los oceános. Las autoridades locales del sur de Florida vienen trabajando desde hace años en numerosas medidas para adaptarse a la subida del nivel del mar y mitigar su impacto, que van desde la construcción de barreras físicas para evitar inundaciones hasta la elevación de las vías de transporte, pasando por la instalación de bombas y tuberías para achicar agua, la plantación de árboles, mejorar las redes de alcantarillado o la reducción de la emisión de gases con efecto invernadero, entre otras. Las inundaciones en Miami son ya frecuentes- M. Trillo La preocupación por el impacto del cambio climático en el sur de Florida cunde entre políticos de distintas tendencias, no solo demócratas, sino también republicanos. El pasado día 24, solo dos días antes de que Donald Trump se negara a un compromiso con el cambio climático con el resto de líderes del G-7 reunidos en Taormina (Sicilia), el representante republicano por Florida Carlos Curbelo registró, junto con el demócrata de Massachusetts Seth Moulton, un proyecto de ley para la protección frente a las inundaciones costeras en la que solicita destinar a este fin 3.000 millones de dólares anuales entre 2018 y 2024. Con ese dinero se adaptarían las infraestructuras y se actuaría en dunas y vegetación, entre otras medidas. Al día siguiente, en un grupo de trabajo bipartidista creado en la Cámara de Representantes para buscar soluciones a los desafíos climáticos, Curbelo advirtió de la «seria amenaza» que supone la subida del nivel del mar para las comunidades del litoral. En su caso, citó datos del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de EE.UU., según el cual la superficie marina se elevaría 25 centímetros de aquí a 2045. «Se calcula que un incremento de 30 centímetros en el nivel del mar amenaza 6.400 millones de dólares en inmuebles sometidos a impuestos en el país», planteó. Según otra proyección, la que maneja la entidad contra el cambio climático que agrupa a cuatro condados del sureste de Florida, se espera que en 2030 el nivel del mar suba entre 15 y 25 centímetros con respecto al registrado en 1992, entre 35 y 66 cm en 2060 y entre 79 y metro y medio en 2100. En un territorio sin apenas elevaciones, las consecuencias pueden ser devastadoras, tanto para las populosas zonas urbanizadas como para la rica biodiversidad de los Everglades. «Un daño irreparable» El alcalde de Miami, Tomás Regalado, ha dado también la voz de alerta ante los efectos del cambio climático. El pasado marzo, en el discurso sobre el Estado de la Ciudad, avisó de que el cambio climático es «el mayor desafío que jamás afrontará» la soleada urbe y propuso al municipio destinar 100 millones de dólares para protegerla de la subida del nivel del mar. «Debemos actuar ya, porque este tema no puede demorarse más y, si no, nuestro hijos y nietos no tendrán la Ciudad Mágica que nosotros hemos disfrutado», aseguró en unas declaraciones recogidas por el «Miami Herald» el regidor, también del ámbito republicano. Adaptar infraestructuras, prioritario ante la subida del nivel del mar en Miami Beach- M. Trillo Con todo, también hay republicanos en Florida firmes opositores al Acuerdo del Clima de París, empezando por el gobernador del estado, el republicano Rick Scott, del que se llegó a especular durante la última campaña electoral como posible candidato a vicepresidente de Donald Trump. Una información del Centro para el Reporterismo de Investigación de Florida reveló en 2015 que Scott había prohibido emplear la expresión «cambio climático» en el departamento estatal de Protección Medioambiental. Así mismo, el senador Marco Rubio, que compitió con Trump en las primarias por la candidatura republicana a la Casa Blanca, también es un escéptico ante las políticas sobre cambio climático y en la campaña aseguró: «No voy a destruir la economía de Estados Unidos para pasar una ley que no cambiará nuestro clima». Entre los demócratas, hay mayor unanimidad contra la decisión de Trump. «Nuestro medio ambiente y nuestro futuro están seriamente amenazados», ha asegurado Andrew Gillum, alcalde de la capital de Florida, Tallahassee, y candidato a gobernador. «Florida -subraya Gillum en un mensaje publicado en Facebook- es el epicentro del cambio climático y estas decisiones nos impactarán más fuerte que al resto de Estados Unidos». El miembro de la Cámara de Representantes Ted Deutch, asegura que una retirada del Acuerdo de París podría causar «daño irreparable a nuestra Tierra, obstaculizar gravemente nuestra economía y cambiar radicalmente nuestro modo de vida». Este representante demócrata procede de Boca Raton, situado en el condado de Palm Beach, precisamente en el que el presidente de Estados Unidos tiene su ultralujoso club social Mar-a-Lago.
30-05-2017 | Fuente: elpais.com
Sri Lanka bajo el agua
Al menos 177 personas han muerto y 109 se encuentran desparecidas por las inundaciones y deslaves causados por las lluvias torrenciales más fuertes de los últimos 15 años en Sri Lanka
28-05-2017 | Fuente: abc.es
Al menos 146 personas han muerto y 112 se encuentran desparecidas por las inundaciones y deslaves causados por las lluvias torrenciales más fuertes de los últimos 15 años en Sri Lanka, según el último balance del Centro de Gestión de Desastres del país, recogido por el diario nacional «Daily Mirror». El número de desplazados se ha disparado aproximadamente a los 445.000, unas 115.000 familias, y otras 52 personas han resultado heridas durante estas inundaciones, que han llevado al Gobierno a solicitar urgentemente la ayuda internacional. Ciudadanos de Sri Lanka caminan por las calles inundadas de Kaduwela- AFP En su último comunicado, el centro ha pedido la evacuación urgente de todas las localidades próximas al desbordado río Kelani y otros ocho distritos del oeste y el sur del país: Kollonnawa, Kaduwela, Wellampitiya, Kelaniya, Biyagama, Sedawatte, Dompe, Hanwella, Padukka y Avissawella. La situación no tiene visos de mejorar en las próximas horas. El Centro Nacional de Meteorología ha avisado, en su último pronóstico, que las lluvias monzónicas y los fuertes vientos seguirán sacudiendo el suroeste del país, que registrará «precipitaciones muy fuertes», con intensidad de hasta 150 mm, en algunos puntos. Países como India ya han comenzado a proporcionar ayuda naval mientras 2.000 soldados de Sri Lanka -- dos brigadas y 12 batallones -- se han sumado a las tareas de rescate.
18-05-2017 | Fuente: abc.es
Putin y el alcalde de Moscú traman la mayor expropiación de viviendas de la historia
Tras la apariencia de un atractivo y ambicioso plan de «renovación» arquitectónica de la capital rusa, el presidente Vladímir Putin y el alcalde de Moscú, Serguéi Sobianin, se proponen llevar a cabo la mayor expropiación de viviendas de la historia de Rusia. Pretenden desalojar de sus casas para su demolición a más de un millón y medio de propietarios ?más de un 10% de la población de la ciudad? y realojarlos en otras viviendas cuyas condiciones, ubicación y calidad se desconocen por el momento. La medida amenaza con provocar un cataclismo social que podría llegar a desestabilizar el régimen de Putin, quien previsiblemente optará para un nuevo mandato en las elecciones presidenciales de marzo de 2018. El domingo ya hubo una protesta en el centro de Moscú que reunió a más de 20.000 personas. La orden de acometer un proyecto de tan mastodóntica amplitud fue dada por Putin en febrero a propuesta de Sobianin. Se trata, según explicaron, de acabar con las antiestéticas viviendas prefabricadas de cinco plantas construidas en la época del dirigente soviético, Nikita Jrushiov ?1953-1964?, las llamadas «jrushovki». El estado de gran parte de ellas deja mucho que desear, ya que se construyeron con paneles de muy baja calidad durante los años 50 y 60 del siglo pasado en pleno boom demográfico posbélico. Fueron diseñadas para durar solamente 25 años y llevan ya en pie más de medio siglo. Son feas, los pisos diminutos, carecen de ascensor y son muy frías en invierno. Además de «jrushovki» las llaman «neveras», «cajas de cerillas» y «piatietazhki» ?de cinco pisos?. Sus instalaciones eléctricas y las tuberías están ya para el arrastre. Sin embargo, el dirigente opositor, Grigori Yavlinski, que encabeza la formación liberal Yábloko, no cree que Putin y Sobianin estén realmente preocupados por los sufrimientos de quienes viven en las «jrushovki». A su juicio, a las autoridades rusas «les mueve algo mucho más prosaico (..) conseguir dinero para el presupuesto, prestar apoyo a las constructoras -ahogadas por las deudas y la reducción de beneficios- y, sobre todo, evitar que reviente la burbuja inmobiliaria». Los expertos subrayan el hecho de que en el centro de Moscú y en los barrios bien comunicados y con zonas verdes, que son los más deseados por los compradores de inmuebles, no quedan ya casi espacios edificables, pero sí hay muchas viviendas destartaladas de cinco, diez e incluso veinte pisos. Su demolición permitiría levantar en el mismo lugar edificios altos que multiplicarían por cinco el número de metros cuadrados existentes actualmente y que, dada su localización, los inversores no dudarían en adquirirlos de inmediato. Se evitaría así que caigan los precios de las viviendas, el Ayuntamiento moscovita recuperaría la inversión destinada a las demoliciones, aumentaría sus ingresos y las constructoras inmobiliarias, detrás de las que está la mano de algunos funcionarios, ganarían dinero para devolver sus créditos y mantenerse a flote. Por último, los bancos podrían permitirse volver a fiar. Un esquema casi perfecto si no fuera porque debajo de todo el entramado está el ciudadano de a pie. «Si algo nos queda todavía después de las fraudulentas privatizaciones de los años 90, la subida de los precios y el ninguneo que padecemos de parte del poder es nuestra casa. Si no las quitan, ya sería lo último», asegura Svetlana, una mujer de unos cincuenta años que vive en una «jrushovka» en la calle Orshánskaya del barrio de Kúntsevo, en la parte oeste de Moscú. El edificio figura en la lista, publicada en una web oficial creada al efecto, de los más de 4.500 que serán derribados en la primera fase. Desde el 15 de mayo y hasta el 15 de junio, todos los inquilinos de los pisos afectados podrán votar si están o no de acuerdo con la demolición. Según las normas establecidas por el Ayuntamiento, la decisión final necesita los dos tercios de los votos afirmativos, pero el que no vote, y ahí está la trampa, deberá saber que su opinión se contabilizará como positiva, es decir, a favor del plan de «renovación». «Claro, el que calla otorga», alerta el ex diputado ruso, Guennadi Gudkov. Svetlana se queja también de que «vamos a votar a ciegas porque la ley -aprobada ya en primera lectura el 20 de abril- para llevar a cabo el plan no se aprobará hasta más allá de julio y no sabemos con qué nos vamos a encontrar después de haber tomado la decisión». La diputada Galina Jovánskaya admite que «el texto de la ley necesita ser modificado a fondo». La oposición etraparlamentaria está aprovechando lo que consideran un «fallo» del Kremlin, el haber planteado una iniciativa tan polémica a menos de una año de los comicios presidenciales. Tanto el bloguero Alexéi Navalni, como Yavlinski, Gudkov. el ex primer ministro, Mijaíl Kasiánov, o el periodista y escritor, Dmitri Bikov, recuerdan a los moscovitas los abusos que hubo con las expropiaciones para construir las infraestructuras de la Olimpiada de Invierno de Sochi, en 2014, cuando los afectados no recibieron las indemnizaciones estipuladas. O cómo las compensaciones por pérdida de la vivienda a los damnificados de inundaciones, incendios, otras catástrofes o guerras como la de Chechenia nunca llegaron a sus destinatarios. El resultado es que la gente está empezando a tomar conciencia de la necesidad de organizarse para no ser «engañados» y el poder ha tenido que recular. De hecho, el proyecto de ley que dará cobertura legal a las expropiaciones sufre modificaciones casi a diario. El economista ruso, Ígor Nikoláyev, cree que el Kremlin y el Ayuntamiento de Moscú «se han precipitado y ahora les va a costar rectificar». En otros países del antiguo bloque comunista, especialmente en la Alemania del Este, según el arquitecto ruso, Yuri Ejin, "las «jrushovkas no se derribaron. fueron renovadas, modernizadas y mejoradas» con obras que, a juicio de Yavlinski, «fueron mucho más rápidas y baratas».
11-05-2017 | Fuente: abc.es
Al menos 24 personas mueren a derrumbarse un muro durante una boda en la India
Al menos 24 personas que participaban en una boda murieron y alrededor de una treintena resultó herida por el derrumbe de un muro y un cobertizo anexo durante una tormenta en el noroeste de la India, informó hoy a Efe una fuente policial. El accidente se produjo anoche en el distrito de Bharatpur, en el estado de Rajastán, cuando «el viento y la lluvia» durante una tormenta derribaron «un muro y el cobertizo de hojalata anexo» en el lugar donde se celebraba una boda, afirmó el superintendente adjunto de la Policía local, Bharat Lal Meena. Según la fuente policial, entre los 24 fallecidos hay tres niños y un niña. El número de heridos, de «alrededor de 30», está todavía sin confirmar debido a que «algunos llevaron ellos mismos a sus allegados a hospitales privados», por lo que la Policía está aún recopilando información de los centros médicos, anotó Meena. Dos de los heridos se encuentran «en estado crítico» y han sido trasladados a un hospital en Jaipur, la capital regional. La jefa de Gobierno de Rajastán, Vasundhara Raje, mostró su «tristeza» por el accidente a través de un mensaje en su cuenta oficial de Twitter.«Rezo a Dios para dar fortaleza a las familias para que puedan soportar esta pérdida irreparable», declaró Raje. Los derrumbes son frecuentes en la India, a menudo debido al precario estado de las infraestructuras y la falta de mantenimiento, factores alimentados por la corrupción y prácticas ilegales que dominan el sector de la construcción. El pasado agosto, más de una veintena de personas murieron en el derrumbe de un puente en el estado occidental de Maharashtra en medio de graves inundaciones en la zona.
12-04-2017 | Fuente: elpais.com
El agua cubre el 30% de las tierras más fértiles de Buenos Aires
Las inundaciones afectan a miles de campos de soja, la leche y carne en la región más productiva de Argentina
06-04-2017 | Fuente: elpais.com
Mocoa, tras la avalancha
La localidad colombiana trata de reponerse tras la tragedia del pasado 1 de abril en la que más de 270 personas fallecieron a causa de las inundaciones y avalanchas de lodo
05-04-2017 | Fuente: elpais.com
Mocoa, tras la avalancha
La localidad colombiana trata de reponerse tras la tragedia del pasado 1 de abril en la que más de 270 personas fallecieron a causa de las inundaciones y avalanchas de lodo
04-04-2017 | Fuente: elpais.com
Perú lucha contra las epidemias y encara la reconstrucción tras el fin de las inundaciones
El dengue es la enfermedad que más preocupa tras las fuertes lluvias que han asolado el país