Infortelecom

Noticias de inundaciones

04-07-2018 | Fuente: abc.es
La pesadilla está lejos de acabar para los doce niños atrapados en una cueva de Tailandia junto a su entrenador de fútbol, quien los había llevado de excursión y se perdió con ellos el pasado 23 de junio. Tras nueve días desaparecidos, los trece fueron hallados con vida el lunes. Pero no podrán salir de la cueva en varios meses porque las lluvias torrenciales del monzón la han inundado. Para su desgracia, la otra opción que les queda es mucho más terrorífica: bucear a través de oscuras y sinuosas grutas enfangadas por donde ya les cuesta orientarse a los equipos de rescate que los han encontrado. Debido al alto riesgo que entraña dicha evacuación, lo más sensato es suministrar con buzos comida y medicinas a los niños, que están bien y aguantan sobre una roca a un kilómetro de profundidad y a dos y medio de la entrada a la cueva. Para drenar el agua que les rodea, los equipos de emergencia están bombeando miles de litros cada hora. Los monzones, gran peligro El problema es que se esperan fuertes lluvias para esta semana, lo que podría precipitar el rescate antes de que el agua vuelva a inundar la caverna y ponga en peligro a los menores. «Como la predicción meteorológica es que llueva, la evacuación debe acelerarse. Se usarán equipos de buceo. Si el nivel del agua sube, la tarea será más difícil todavía. Debemos sacar a los chicos antes», explicó el ministro del Interior, Anupong Paojinda, según informa el periódico «Bangkok Post». Sin eludir el riesgo que correrán los niños, que apenas saben nadar, advirtió de que «bucear no es fácil. Aquellos que nunca lo han hecho lo encontrarán difícil, ya que hay pasajes estrechos en la cueva. Deben ser capaces de usar un equipo de buceo. Si lo pierden, puede ser mortalmente peligroso». Dejando caer que esta posibilidad es inminente, el Ejército tailandés ha pedido máscaras submarinas completas para niños, ya que las utilizadas por sus hombres rana son grandes para ellos. Pero expertos como Anmar Mirza, coordinador de la Comisión de Rescates en Cuevas de EE.UU., alertan del grave riesgo que corren no solo los menores, sino también los rescatadores que los guíen bajo el agua a través de unas claustrofóbicas grutas con visibilidad prácticamente nula. «Bucear en una cueva requiere habilidades muy técnicas y es extremadamente peligroso, especialmente para quien no está entrenado. Lo mejor es que se queden en la caverna con suministros hasta que se les pueda sacar de otra forma», aconsejó, según informa la agencia France Presse. Para ello, el millar de personas desplegadas en torno a la cueva están buscando alguna otra entrada que les permita acceder a los niños sin tener que bucear. Los chavales, que tienen entre 11 y 16 años, ya han sido alimentados y medicados para recuperar fuerzas porque estaban hambrientos. Así lo reconocen en el vídeo grabado por los buzos británicos que los hallaron. Su entrenador de fútbol, de 25 años, podría ser acusado por meterlos en la cueva, ya que había señales de peligro de inundaciones debido a las lluvias del monzón, que dura de junio hasta octubre. Desoyendo las advertencias, entraron en la gigantesca cueva de Tham Luang, popular entre los turistas que visitan la provincia de Chiang Rai, al norte de Tailandia. Tras hallarlos con vida, los padres de los niños esperan otro milagro: sacarlos de las tinieblas de esa maldita cueva inundada. Aprender a bucear es la solución más factible Un grupo de diez soldados liderados por un médico militar acompaña a los doce niños y su monitor atrapados en una cueva parcialmente inundada en el norte de Tailandia, informaron hoy fuentes oficiales. Ruetaiwan Patisen, la portavoz de los equipos de rescate, señaló a Efe que los niños se encuentran bien, a pesar de haber estado diez días sin comer, y que los soldados permanecerán con ellos hasta que sean rescatados de la gruta, situada en la provincia de Chiang Rai. En cuanto recuperen las fuerzas, los niños empezarán a aprender a bucear con bombonas de oxígeno para salir de la cueva en la que se internaron el 23 de junio. «No hay prisa», subrayó Ruetaiwan, al asegurar que los niños y su monitor saldrán cuando estén listos y sea seguro para ellos bucear a lo largo de estrechas grutas inundadas hasta la salida, situada a unos tres kilómetros. De momento, los escolares, de entre 11 y 16 años y su entrenador de fútbol, de 26, están siendo alimentados con suplementos energéticos y vitaminas y las autoridades creen que las tareas de salvamento pueden durar desde una semana a algunos meses. Según Ruetaiwan, los equipos tardan entre 3 y 4 horas en recorrer los tres kilómetros entre la entrada y el lugar donde se encuentra el grupo a través de pasajes inundados y pasadizos que están por encima del agua. Algunos empezaban a perder las esperanzas cuando el pasado lunes por la noche una avanzadilla de dos expertos buzos británicos llegó a la gruta de los niños y su entrenador, quienes preguntaron por el día de la semana y pidieron comida.
03-07-2018 | Fuente: elpais.com
Hallados con vida los 12 niños atrapados hace nueve días en una cueva de Tailandia
El rescate podrá durar meses, hasta que retrocedan las inundaciones o bien hasta que los adolescentes aprendan a bucear
03-07-2018 | Fuente: abc.es
Los 12 niños atrapados en una cueva podrían pasar meses en su interior si no aprenden a bucear
El Ejército de Tailandia ha indicado que los doce miembros de un equipo de fútbol amateur, todos ellos menores de edad, y su entrenador, que se encuentran atrapados en una cueva en el norte del país, podrían pasar meses dentro de la gruta si no aprender a bucear para salir. Los equipos de rescate, que se encuentran trazando un plan para sacar al grupo de la cueva, han entregado alimentos, agua y material sanitario a los miembros del equipo, que llevan ya diez días atrapados, según ha informado la cadena de noticias BBC. Los trece desaparecidos, que podrían pasar hasta cuatro meses en el interior de la cueva, fueron hallados con vida después de que los buzos lograran reducir la entrada de agua en la cueva. Todos ellos se encuentran a unos 4 kilómetros de la entrada de la gruta. El gobernador de la región de Chiang Rai, Narongsak Osathananakorn, había indicado con anterioridad que por el momento no podían ser rescatados. Los buzos británicos John Volanthen y Rick Stanton, que colaboraban con los equipos tailandeses, han sido los primeros en llegar al lugar en el que se encontraban los menores, que estaban subidos a una roca de grandes dimensiones. Los miembros del equipo, doce niños de entre 11 y 16 años, y su entrenador, un joven de 25, quedaron atrapados en la cueva -situada en el bosque de Tham Luang Khunnam Nang Non, ubicado en el distrito de Mae Sai- debido a las inundaciones registradas en la zona a causa de las lluvias torrenciales. Los equipos médicos han atendido al grupo, según ha explicado Narongsak, que ha indicado que los menores únicamente presentan pequeñas heridas. «Solemos clasificar su condición médica como roja, amarilla o verde. Ayer, de forma no oficial, los clasificamos a casi todos como verdes», ha manifestado Narongsak. Generalmente, los visitantes sólo pueden aventurarse unos 700 metros en el interior de la cueva. Las autoridades estiman que el grupo habría avanzado más allá de lo permitido.
03-07-2018 | Fuente: abc.es
Los 12 niños atrapados en una cueva de Tailandia podrían pasar meses en su interior si no aprenden a bucear
El Ejército de Tailandia ha indicado que los doce miembros de un equipo de fútbol amateur, todos ellos menores de edad, y su entrenador, que se encuentran atrapados en una cueva en el norte del país, podrían pasar meses dentro de la gruta si no aprender a bucear para salir. Los equipos de rescate, que se encuentran trazando un plan para sacar al grupo de niños de la cueva, han entregado alimentos, agua y material sanitario a los miembros del equipo, que llevan ya diez días atrapados, según ha informado la cadena de noticias BBC. Los trece desaparecidos, que podrían pasar hasta cuatro meses en el interior de la cueva, fueron hallados con vida después de que los buzos lograran reducir la entrada de agua en la cueva. Todos ellos se encuentran a unos 4 kilómetros de la entrada de la gruta. El gobernador de la región de Chiang Rai, Narongsak Osathananakorn, había indicado con anterioridad que por el momento no podían ser rescatados. Los buzos británicos John Volanthen y Rick Stanton, que colaboraban con los equipos tailandeses, han sido los primeros en llegar al lugar en el que se encontraban los menores, que estaban subidos a una roca de grandes dimensiones. Los miembros del equipo, doce niños de entre 11 y 16 años, y su entrenador, un joven de 25, quedaron atrapados en la cueva -situada en el bosque de Tham Luang Khunnam Nang Non, ubicado en el distrito de Mae Sai- debido a las inundaciones registradas en la zona a causa de las lluvias torrenciales. Los equipos médicos han atendido al grupo, según ha explicado Narongsak, que ha indicado que los menores únicamente presentan pequeñas heridas. «Solemos clasificar su condición médica como roja, amarilla o verde. Ayer, de forma no oficial, los clasificamos a casi todos como verdes», ha manifestado Narongsak. Generalmente, los visitantes sólo pueden aventurarse unos 700 metros en el interior de la cueva. Las autoridades estiman que el grupo habría avanzado más allá de lo permitido.
30-05-2018 | Fuente: abc.es
La tormenta Alberto causa cuatro muertos en Cuba
Sin haberse recuperado del todo del devastador huracán Irma, Cuba enfrenta un nuevo desastre causado por la tormenta subtropical Alberto, cuyas lluvias han anegado la zona central de la isla provocando cuatro muertos y daños aún no calculados en las infraestructuras, la vivienda y los cultivos. Las provincias de Cienfuegos, Sancti Spíritus y Villa Clara, en el centro de la isla, se han llevado la peor parte de las inundaciones causadas por la tormenta durante tres días de cuantiosas lluvias que han provocado cortes de comunicaciones y la evacuación de miles de personas. Las escenas de las últimas jornadas han recordado el rastro de destrucción dejado en septiembre pasado por Irma, un ciclón de fuerza mayor que arrasó el litoral norte de la isla y dejó daños materiales por más de 13.000 millones de dólares, además de diez muertos y a miles de cubanos sin hogar. En Villa Clara han sido desplazadas a lugares seguros entre albergues, centros de evacuación y casas de allegados más de 24.000 personas; en Cienfuegos han sido evacuados 9.000 vecinos; en Sancti Spíritus son 15.000 y en Matanzas, unas 6.000, según medios estatales. La crecida de los ríos y el rebalse de las presas dejó hasta a 78 comunidades aisladas por inundaciones, rotura de viales e incluso provocó el colapso de parte de un puente sobre el río Zaza, en Sancti Spíritus. Aunque todavía no se conocen las cifras definitivas, por el momento se ha informado de daños en 544 viviendas de las zonas afectadas, de las que 84 se encuentran en estado de derrumbe total. Casi 44.000 viviendas se encuentran sin electricidad y se han registrado interrupciones en la telefonía fija. El agua ha afectado a unas 7.000 hectáreas de cultivos en las provincias centrales, donde se concentra buena parte de la producción hortofrutícola de la isla; las plantaciones de maíz, yuca, frijol, arroz y boniato se encuentran entre las más dañadas. Hay asimismo 600 hectáreas de tabaco dañadas y «exceso de humedad» en unos 400.000 cujes (varillas de secado) de tabaco, uno de los principales productos de exportación de la isla, que para esta campaña sembró 18.700 hectáreas de la planta. Además, las inéditas precipitaciones asociadas a la tormenta ocurrieron con buena parte de las presas del país casi al límite de su capacidad debido a las lluvias de todo el mes de mayo, lo que ha obligado a desembalsar agua para evitar males mayores. De los 242 embalses del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INRH) hay 110 «aliviando» y el promedio de llenado es del 87,4 %, aunque los de las zonas central y occidental están muy por encima de ese porcentaje. Tras casi 48 horas con las comunicaciones suspendidas con el resto del país, el tránsito por la Autopista Nacional a su paso por las provincias centrales quedó restablecido «al bajar el nivel de las aguas y tras una exhaustiva revisión técnica», informó el jefe de Tránsito de Villa Clara, Heriberto López, citado por el diario estatal Granma. Una de las consecuencias más graves de la tormenta tuvo lugar en la refinería de Cienfuegos, la mayor del país, donde ayer lunes se inundaron las instalaciones encargadas de inyectar el crudo a la planta y colapsó parte del sistema de tratamiento de aguas residuales de los hidrocarburos. La rotura de las piscinas de aguas residuales provocó un derrame de unos 12.000 metros cúbicos de aguas oleosas en la bahía de Cienfuegos, cuyo impacto ecológico es evaluado por el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente. El ministro de Energía y Minas, Alfredo López, informó hoy de que las piscinas ya no están vertiendo a la bahía.
01-02-2018 | Fuente: abc.es
Celestino Martínez, el agente migratorio que combate la Mara Salvatrucha y que Trump convierte en héroe
En la tribuna superior del Congreso, casi al lado de la Primera Dama, Celestino Martínez escuchaba este martes el discurso de Donald Trump sobre el estado de la Unión. Con un nombre que delata inequívocas raíces hispanas, se trata de un agente especial de Inmigración y Aduanas al que el presidente de Estados Unidos y su esposa Melania incluyeron entre su docena de invitados al evento como reconocimiento a su «extraordinario trabajo combatiendo las bandas criminales multinacionales en Nueva York». En un discurso en el que Trump proclamó que «nunca ha habido un mejor momento para empezar a vivir el sueño americano», pero en el que también abogó por reforzar la lucha contra la inmigración ilegal, construir un muro en la frontera con México, limitar la concesión de residencia a familiares y el fin de la lotería de visados, la invitación a un hispano dedicado a perseguir con denuedo a las pandillas violentas de latinos es todo un símbolo de su programa político. Conocido como «CJ» o «DJ», este agente especial de supervisión de la Oficina de Investigaciones de Seguridad Nacional, ha destacado por liderar una amplia iniciativa para luchar contra la Mara Salvatrucha, una banda ultraviolenta creada por inmigrantes centroamericanos en Los Ángeles en los años 80 y que también se conoce como MS-13. En la lista de invitados estaban también, precisamente, los padres de Nisa Mickens y Kayla Cuevas, dos amigas adolescentes asesinadas a machetazos y golpes por integrantes de esta pandilla en septiembre de 2016. Ellos se llevaron una de las ovaciones más prolongadas durante la sesión en el Congreso. «Muchos de estos miembros de pandillas aprovecharon lagunas flagrantes en nuestras leyes para entrar en el país como menores extranjeros no acompañados», advirtió Trump en su intervención. La madre de la joven Kayla, Evelyn Rodríguez, había declarado antes del evento a «The New York Times» que no acudía «por intereses políticos de nadie». «Solo quiero que se haga lo correcto ?aseguró?. Todos deben poner sus agendas políticas a un lado y pensar en lo que está pasando en nuestro país». Los padres de Nisa Mickens y Kayla Cuevas, durante el discurso de Trump en el Congreso - Reuters El MS-13 está desde hace tiempo en el punto de mira de Trump dentro de su ofensiva contra la delincuencia que llega de fuera de las fronteras de Estados Unidos. En julio del pasado año, en un acto en la localidad neoyorquina de Brentwood, aseguró que erradicaría a los «animales» que forman parte de la banda. «Los encontraremos, los arrestaremos, los encarcelaremos y los deportaremos», prometió. El nombramiento de Martínez al frente del operativo contra esta mara se debió a su experiencia previa en la investigación y desmantelamiento de los grupos del MS-13 en el área metropolitana de Nueva York. Antes de incorporarse al Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), donde lleva quince años, sirvió durante 22 en la Fuerza Aérea estadounidense. La Oficina de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI) puso en marcha en mayo del pasado año, bajo el paraguas de la llamada «Operación Matador», un cuerpo especial para atajar la ola de violencia extrema en diferentes comunidades de Estados Unidos y, en concreto, en Long Island, en el estado de Nueva York. Según el ICE, ese cuerpo ha permitido la detención de 426 pandilleros y socios, y Martínez ha demostrado un «liderazgo ejemplar» en la gestión de representantes de múltiples agencias de ámbito federal, estatal y local y en la formación de trabajo en equipo. «Esta noche está aquí un líder en el esfuerzo por defender nuestro país, el agente especial de Investigaciones de Seguridad Nacional Celestino Martínez», anunció el propio Trump en su discurso. El presidente indicó que, tras servir en la Fuerza Aérea, como agente migratorio lleva quince años combatiendo la violencia de las bandas y sacando a los delincuentes de las calles estadounidenses. «Un duro trabajo», destacó. «Ordenaron su asesinato» El inquilino de la Casa Blanca subrayó que «los cabecillas del MS-13 ordenaron el asesinato de CJ» y que «querían que sucediera pronto», a pesar de lo cual «no cedió ante las amenazas o al temor». «Tengo que decirles que lo que han hecho las patrullas fronterizas y el ICE es enviar a miles y miles y miles de personas horribles del MS-13 fuera de este país o a nuestras cárceles», agregó. Dirigiéndose a Martínez, al que calificó de «tipo valiente», anunció: «Te vamos a mandar refuerzos, y te los vamos a mandar rápido. Es lo que necesitas». El vicedirector del Servicio de Inmigración y Aduanas, Thomas Homan, ha señalado que el ICE se siente «honrado» con el reconocimiento al «increíble coraje y dedicación» de Celestino Martínez para «proteger a los ciudadanos de Estados Unidos». «Su ejemplar servicio como agente de la HSI ha salvado vidas, arriesgando la suya continuamente durante años», añadió. Otros invitados por Trump a su discurso Además de Martínez y de los padres de las dos jóvenes asesinadas, Trump y su esposa invitaron a otras personas que servían como ejemplo de las políticas presidenciales: -El soldador de Ohio Corey Adams y su esposa, que han conseguido comprar una casa e invertirán el dinero extra logrado con el recorte de impuestos a la educación de sus dos hijas. -Matthew Bradford, un militar que se ha reincorporador a los marines tras quedar ciego y sufrir la amputación de sus dos piernas en Irak. -Jon Bridgers, fundador de una organización que ayudó en las labores de rescate y recuperación tras las inundaciones de Luisiana de 2016 y el huracán Harvey en Texas en 2017. -David Dahlberg, un técnico de prevención de incendios en el sur de California que salvó a 62 niño y trabajadores de un incendio en julio de 2017. -El agente de policía Ryan Holets y su esposa, que adoptaron un niño de padres con adicción a los opiáceos. -Ashlee Leppert, de la Guardia Costera, que rescató a docenas de personas en la temporada de huracanes. -Preston Sharp, un niño que ha organizado la colocación de 40.000 banderas y claveles en tumbas de soldados. -Los hermanos Steve Staub y Sand Keplinger, que han aumentado de 23 a 37 empleados la plantilla de su empresa gracias a los recortes fiscales. -Fed y Cindy Warmbier, padres de Otto Warmbier, el estudiante muerto tras ser detenido en Corea del Norte y devuelto en estado grave. -Ji Seong-ho, un desertor norcoreano que preside ahora una organización de derechos humanos.
26-01-2018 | Fuente: elpais.com
Inundaciones en París por la crecida del Sena
El nivel del río Sena ha subido dejando bajo el agua a una parte de sus muelles y poniendo en apuros a los museos que se movilizan para proteger sus obras ante el riesgo de inundaciones
25-01-2018 | Fuente: elpais.com
Inundaciones en París por la crecida del Sena
El nivel del río Sena ha subido dejando bajo el agua a una parte de sus muelles y poniendo en apuros a los museos que se movilizan para proteger sus obras ante el riesgo de inundaciones
12-01-2018 | Fuente: elpais.com
Inundaciones en Bizkaia y Gipuzkoa por una tromba de agua
Los Bomberos rescatan a varias personas de coches atrapados en las basas de agua en la carretera entre Gernika y Muxika, la zona más afectada
23-12-2017 | Fuente: elpais.com
Una tormenta tropical causa más de 180 muertos en Filipinas
Las lluvias han provocado inundaciones y desmoronamientos de tierras que han arrasado la isla de Mindanao