Infortelecom

Noticias de inundaciones

16-07-2018 | Fuente: elpais.com
Al rescate de los mosaicos de Venecia
Un complejo proyecto busca impermeabilizar la basílica de San Marcos para conservar sus preciados mármoles bizantinos deteriorados por las inundaciones y los turistas
11-07-2018 | Fuente: abc.es
Al menos 179 muertos por las inundaciones de Japón
Japón sigue tratando de contener este miércoles los devastadores efectos de las lluvias torrenciales registradas desde el pasado jueves, que han dejado al menos 179 muertos, mientras que el primer ministro nipón, Shinzo Abe, ha visitado las zonas afectadas. El desastre natural es ya el más mortífero causado por un fenómeno meteorológico en el país asiático en 36 años, y su balance de fallecidos aumenta por horas, conforme avanzan las tareas de búsqueda y rescate de las decenas de personas que continúan desaparecidas. Estos trabajos se ven dificultados por la amplitud de las inundaciones provocadas por las lluvias y por los daños en infraestructuras como puentes y carreteras, así como por el riesgo persistente de que se produzcan nuevos aludes de fango y rocas o derrumbamientos de tierra, y de que se registren más tormentas. La última cifra de fallecidos asciende a 179, ha dicho este miércoles en rueda de prensa el ministro portavoz del Ejecutivo, Yoshihide Suga, mientras que los medios nacionales sitúan el número de desaparecidos entre los 39 y el medio centenar, a partir de los datos ofrecidos por las diferentes regiones afectadas. El primer ministro nipón, Shinzo Abe, se ha desplazado a Okayama (sudoeste), una de las zonas más castigadas por el desastre, a bordo de un helicóptero de las Fuerzas de Autodefensa (Ejército) para observar sobre el terreno las tareas de rescate y de asistencia a las decenas de miles de afectados por la catástrofe. El líder conservador nipón viajará a continuación a Hiroshima (oeste) y Ehime (sudoeste), después de cancelar su gira prevista para esta semana por Europa y Oriente Medio. Abe ha visitado varios centros de evacuados en la localidad de Kurashiki (Okayama), donde ha hablado con personas que habían perdido sus hogares y les ha prometido que el Gobierno «hará todos los esfuerzos posibles» para que puedan reconstruir sus vidas, según la agencia nipona Kyodo. Solo en Kurashiki hay más de 2.300 refugiados en centros temporales como colegios, templos u otros edificios públicos, donde reciben alimentos y otros servicios básicos de manos de las autoridades locales y de voluntarios, pese a obstáculos como los cortes constantes de agua y de electricidad y a las alteraciones del transporte. «Tenemos experiencia a la hora de lidiar con tifones y lluvias torrenciales, pero nunca habíamos experimentado una catástrofe a esta escala, por lo que nos enfrentamos a ciertas dificultades y confusión», ha explicado a Efe el responsable de desastres naturales del ayuntamiento de Kurashiki. Unas 7.200 personas siguen hoy evacuadas en refugios temporales en 15 prefecturas del país, mientras que 244.000 viviendas continúan sin suministro de agua corriente, informó la cadena estatal NHK. Al mismo tiempo, unos 75.000 miembros del Ejército, la policía y los bomberos prosiguen con las tareas de búsqueda y rescate de desaparecidos, para las que se han desplegado 83 helicópteros y decenas de embarcaciones. En el municipio de Fukuyama (Hiroshima), las autoridades locales han ordenado evacuar medio centenar de viviendas ante el riesgo de desborde de dos embalses, mientras que se han desplegado camiones de bombeo para extraer el agua de otras localidades que quedaron totalmente inundadas. El fenómeno meteorológico también ha perjudicado a las grandes empresas niponas que cuentan con plantas de producción en las zonas más afectadas, y que se han visto obligadas a detener su producción. Entre ellas están los fabricantes de vehículos Mitsubishi Motors y Mazda Motor o el conglomerado tecnológico Panasonic, que decidieron mantener hoy cerradas sus plantas en el sudoeste del país debido a las inundaciones registradas en dichas instalaciones o en los domicilios de muchos de sus trabajadores.
10-07-2018 | Fuente: abc.es
Los buzos esperan rescatar entre martes y miércoles a los últimos cinco atrapados en la cueva de Tailandia
El milagro que, hace solo una semana, parecía imposible va a hacerse realidad. Superando los más funestos presagios, este lunes fueron rescatados otros cuatro niños atrapados en la ya famosa cueva de Tham Luang, en el norte de Tailandia. Tras sumarse a los cuatro rescatados el domingo, ya solo quedan cinco en dicha caverna, que los equipos de salvamento tratan de sacar este martes a la superficie. «La operación ha ido más rápida y mejor que antes», se congratuló el gobernador provincial de Chiang Rai, Narongsak Osottanakorn, al anunciar el éxito de la misión, que duró desde las once de la mañana hasta las ocho de la tarde (de cinco de la madrugada a tres de la tarde, hora peninsular española). Tardando dos horas menos que el día anterior, el mismo equipo de 13 buzos extranjeros y cinco tailandeses que había sacado a los cuatro primeros niños repitió la proeza. Gracias al conocimiento de la cueva que han adquirido durante los últimos días, su destreza está resultando decisiva para recorrer los cinco kilómetros de grutas, algunas estrechísimas e inundadas, que separan al grupo atrapado a 600 metros de profundidad de la luz al final de las tinieblas. A la pericia del equipo de salvamento se unió este lunes la suerte. A pesar de las previsiones de lluvias torrenciales por el monzón, que podrían volver a inundar la caverna y complicar aún más el dificilísimo rescate, no cayó ni una sola gota en todo el día. «Lo único que le pido al cielo es que me siga dando un poco más de tregua», rogó el gobernador entre los aplausos y gritos de ánimo de algunos periodistas tailandeses. Pero, demostrando una vez más que no siempre llueve a gusto de todos, después de la medianoche empezó a descargar una fuerte tormenta que amenaza con perpetuarse esta semana. A pesar de este contratiempo, las autoridades han mejorado el drenado de la cueva para bombear el agua que sigue anegando algunos tramos. Parece que así se ha logrado reducir el número de inmersiones al que deben someterse los niños para atravesar las grutas y pasar de una cavidad a otra, en ocasiones a través de huecos que apenas tienen un metro de ancho. Sin apenas visibilidad por el fango y con fuertes corrientes, se trata de la parte más peligrosa de esta claustrofóbica odisea para unos niños que solo tienen entre 11 y 16 años y han aprendido a bucear en un par de días. En cuarentena Haciendo un alarde de madurez y serenidad, ocho de ellos ya han salido de esta cueva de pesadilla y se recuperan en el hospital de la capital provincial, a 60 kilómetros de Mae Sai. Con los síntomas propios de haberse pasado demasiado tiempo bajo tierra, están en cuarentena y todavía no han podido reunirse con sus familias. Desmintiendo algunas informaciones que aseguran que el Gobierno no había dicho a los padres qué niños estaba sacando para no generar tensiones por el orden del rescate, el gobernador indicó a ABC que «sí estamos avisando a los familiares de los evacuados». Debido al hermetismo de las autoridades, también hay bastante confusión sobre quiénes están siendo rescatados primero: los que estaban en mejores condiciones o peores. Al no revelarse los nombres de los evacuados, no se sabe si el monitor de los chicos, de 25 años, sigue todavía en la cueva. Como es el responsable del grupo, se supone que debería ser el último en salir. Pero parece que es el que se encuentra más débil porque, hasta que fueron encontrados al cabo de diez días, le dio a los niños lo poco que tenían de comer. Cien buzos El pasado 23 de junio, y tras un entrenamiento de su equipo de fútbol, llamado «Jabalíes», el entrenador y los doce muchachos se adentraron en la cueva, un popular destino turístico de la zona. Haciendo caso omiso a los carteles que advertían del peligro de inundaciones durante el monzón, que dura de junio a octubre, allí pretendían celebrar el cumpleaños de uno de ellos. Pero una fuerte tormenta les impidió la salida y, al inundar la lluvia varias grutas, tuvieron que ir retrocediendo hasta cobijarse en una cavidad a cinco kilómetros de la entrada. Tras haber sacado ya a más de la mitad, un dispositivo de un centenar de buzos internacionales y tailandeses intenta hoy el último milagro.
09-07-2018 | Fuente: elpais.com
Las inundaciones en Japón, en imágenes
El número de muertos por las lluvias torrenciales en Japón ha ascendido a al menos 110 y otras 79 personas continúan desaparecidas después de que las inundaciones forzaran a varios millones de personas a abandonar sus hogares, la cifra más alta desde 1983, cuando las lluvias acabaron con la vida de 117 personas
09-07-2018 | Fuente: elpais.com
Asciende a 112 la cifra de muertos en las peores inundaciones en Japón desde 2004
Los equipos de rescate buscan a 78 desaparecidos, la mayoría en la prefectura de Hiroshima, al suroeste del país
09-07-2018 | Fuente: abc.es
Tailandia se prepara para el segundo día del rescate en la cueva
Las autoridades tailandesas se preparan hoy para el segundo día de la misión de rescate para las nueve personas que continúan atrapadas desde hace más de dos semanas en una cueva del norte del país tras el «éxito» de la operación del domingo, en las que sacaron con vida a cuatro menores. Narongsak Ossottanakorn, portavoz oficial de los operativos, apuntó anoche en rueda de prensa que los equipos de rescate reanudarían las tareas entre las 07.00 y las 17.00 hora local (24.00 y 10.00 GMT) del lunes, pero evitó concretar el momento exacto. El personal de rescate necesita reponer las bombonas de aire comprimido utilizadas durante los más de 4 kilómetros de ruta al exterior y revaluar las condiciones en las inundaciones parciales de la cavidad, ubicada en la norteña provincia de Chiang Rai. Cuatro de las trece personas atrapadas fueron rescatadas el domingo y trasladadas al hospital provincial de Chiang Rai donde se evalúa su estado de salud. El primer rescatado salió a las 17.40 hora local (10.40 GMT) y el segundo diez minutos después, mientras los otros dos se retrasaron más de dos horas. El ministro tailandés de Interior, Anupong Paochinda, dijo hoy a los medios locales que todos están sanos y salvos, aunque el diario «The Nation» informa citando fuentes sanitarias de que al menos uno de ellos estaría en observación al haber empeorado su salud. Esta primera operación de evacuación fructificó tres horas antes de lo previsto por las autoridades, que no dieron más datos de lo acaecido en los túneles subterráneos. Los otros nueve atrapados continúan en la cavidad a unos 4 kilómetros de profundidad donde fueron hallados el pasado día 2 tras una misión de búsqueda y rescate que comenzó hace ya 16 jornadas. La llegada el sábado de un temporal de lluvias a la región y que permanecerá durante gran parte de la semana marcó el inicio de la operación de rescate. Las precipitaciones son una de las principales preocupaciones de las autoridades, debido a que el agua filtrada por el monte puede volver a inundar las galerías y anular el drenaje efectuado desde que fueron hallados con vida los 12 escolares -de entre 11 y 16 años- y su tutor -de 26-. Los trece se internaron en las galerías el sábado 23 de junio tras un entrenamiento de fútbol cuando una súbita tormenta comenzó a inundar la cavidad y les cortó la salida. El hallazgo del grupo se produjo tras nueve días de intensa búsqueda en la que participaron más de 1.300 personas.
08-07-2018 | Fuente: elpais.com
Las inundaciones en Japón, en imágenes
Al menos 38 personas han muerto y 50 se encuentran desaparecidas en Japón por las lluvias torrenciales, que azotan la parte central y suroccidental del país
08-07-2018 | Fuente: elpais.com
Al menos 66 muertos y medio centenar de desaparecidos por inundaciones en Japón
Casi cinco millones de ciudadanos han recibido la orden de evacuar sus hogares
07-07-2018 | Fuente: abc.es
Buceo, túneles o bombas de agua, opciones para salvar a los niños de Tailandia
Entre grutas inundadas, a 600 metros bajo tierra y más de cinco kilómetros de la entrada, ¿cómo demonios sacar a los 12 niños atrapados junto a su entrenador de fútbol en una cueva de Tailandia? Desde que fueron encontrados el lunes, diez días después de perderse en la caverna de Tham Luang, esa es la pregunta que se hace todo el mundo, pendiente de un drama que tiene en vilo al planeta. A contrarreloj por la previsión de fuertes lluvias para estos días, que pueden volver a inundar las partes ya drenadas de la cueva, el equipo de rescate se devana los sesos para sacar a los muchachos lo antes posible. Estas son las opciones que barajan las autoridades tailandesas: Bucear Es la alternativa en la que más insiste el Gobierno, pero también la más arriesgada. Sin saber nadar apenas, los menores tendrían que hacer un recorrido de cinco horas a través de grutas estrechas y oscuras, buceando en algunas de ellas porque hay un tramo de 300 metros y otro de 170 que están anegados. Para colmo, algunos de estos pasadizos inundados son tan angostos que solo tienen un metro de ancho. El más peligroso es un hueco de 72 centímetros de ancho por 38 de alto en el que los buzos deben quitarse su bombona de aire para pasar de un lado a otro. Una operación que requiere mucha destreza y experiencia y en la que los niños podrían entrar en pánico, poniendo en riesgo sus vidas y las de los buzos que los ayuden. «Hay técnicos en el equipo de rescate que piensan que no podemos sacarlos buceando porque se pueden quedar atascados en las grutas y sin aire» , explica a ABC uno de los ingenieros del dispositivo de salvamento, que prefiere no decir su nombre. Para que eso no ocurra, se están colocando bombonas de aire en el trayecto. Eso es precisamente lo que estaba haciendo Saman Gunan, el buzo retirado de la Marina que falleció en la madrugada del viernes cuando se quedó sin oxígeno en una de estas inmersiones. Si un profesional ha perdido la vida, da miedo pensar en la odisea que sufrirán los niños. «Para ayudarlos, habrá dos buzos por cada chaval», explica el técnico de rescate Doytibet Duchanee, quien reconoce que el fallecimiento del submarinista «ha sido un golpe para nuestra moral». A pesar de los riesgos, el rescate podría empezar este domingo, según ha avanzado el sábado a ABC uno de los buzos extranjeros que participan en el dispositivo. «Ha bajado bastante el nivel del agua y los niños no tendrán que bucear mucho. Hemos de hacerlo ahora, antes de que vuelvan las lluvias en los próximos días», justificaba el experto, convencido de que los iban a sacar sin problemas. Túnel natural Desde la cima de la montaña, se han explorado un centenar de hendiduras que penetran en su interior. Entre ellas, destacan 18 que podrían descender hasta cerca de la gruta donde se han refugiado los niños. Una de estas cavidades tiene 400 metros de profundidad, pero no se sabe si podría conectarse con la caverna donde está el grupo. «Habría que abrir un túnel en la roca para llegar hasta los muchachos, pero llevará tiempo y no es seguro que se pueda acceder a ellos», analiza el ingeniero. Así se rescató a los 33 mineros que en 2010 se pasaron 70 días atrapados en un pozo de Chile, que fueron elevados a la superficie con una cápsula diseñada para estas tareas. Con el fin de localizar dichas cavidades, están colaborando los buscadores de nidos de golondrina de la zona, diestros en adentrarse entre las rocas de las montañas. Túnel de lona El ingeniero e inventor Elon Musk, fundador de la puntera compañía de coches eléctricos Tesla, ha propuesto inflar dentro de la cueva un túnel de nailon irrompible que se adaptaría a sus recovecos y por el que los niños podrían pasar sin tener que bucear. En teoría, se supone que, al inflarse como un castillo de aire, esta lona especial empujaría el agua estancada en las grutas más estrechas y hondas hacia cavidades más amplias y ya secas, despejando así el paso al grupo atrapado. Con esa misma idea, este sábado llegó al campamento de la cueva el arquitecto tailandés Pairojana Toongtong, presidente de la empresa Baazar Ratchadaphisek. «Los funcionarios del Gobierno nos han llamado para hacer una prueba», contaba su secretaria, quien explicaba el funcionamiento de este sistema. «Con un diámetro de entre 40 y 70 centímetros, podemos unir tramos de cien metros para desplegar un túnel dentro de la caverna. Fabricado con un material especialmente resistente, no se rajaría con las rocas y es fácil de transportar porque, como es muy fino y flexible, cien metros se pueden doblar hasta quedar en 30 centímetros de largo por cinco de grosor», desgranaba tan innovador método. Bombear agua La forma más segura de sacar a los niños es drenar el agua con bombas, como se ha hecho hasta ahora, para que no tengan que bucear y puedan salir como entraron, por su propio pie. Pero es también el modo más lento y las nuevas lluvias pueden volver a inundar la caverna, echando al traste el trabajo de los últimos días. A un ritmo de 4.000 metros cúbicos por hora, se ha reducido considerablemente el nivel del agua, pero algunos tramos muy peligrosos siguen inundados y hay que sumergirse para atravesarlos. Para aumentar el bombeo del agua, ha acudido el mayor experto en la materia, el ingeniero holandés Jeroen van Heck, quien ha ayudado en drenajes tras grandes inundaciones en Europa. A su juicio, con las bombas que ya funcionan se podría drenar en poco tiempo el agua que anega algunas cavidades, pero no se sabe si será suficiente por la inminente amenaza de más lluvias. La noche del sábado cayó una tormenta sobre Mae Sai, la ciudad del norte de Tailandia donde se enclava la cueva de Tham Luang, y las precipitaciones seguirán toda la semana. Sin tiempo que perder, los niños podrían empezar a ser evacuados hoy de forma escalonada y buceando.
07-07-2018 | Fuente: elpais.com
51 muertos y medio centenar de desaparecidos por inundaciones en Japón
Casi 5 millones de ciudadanos han recibido la orden de evacuar sus hogares
1
...