Infortelecom

Noticias de inmigracion

15-09-2020 | Fuente: as.com
Ayuso: "Los contagios se están produciendo por el modo de vida que tiene nuestra inmigración en Madrid"
La presidenta madrileña intervino durante el Debate del Estado de la Región y afirmó que "el virus se ceba con familias que viven más personas juntas y en viviendas más pequeñas".
13-09-2020 | Fuente: abc.es
Los refugiados de Lesbos, la herida abierta de Europa
«Ahora ya no huele a mierda. Solo a quemado», explica a ABC José Fernández, el gallego de la ONG evangelista REMAR, organización que está distribuyendo agua a una cola de miles de personas del campamento, todas ellas en la carretera, en cuyo borde han dormido ya varias noches. Se refiere a las consecuencias de los dos incendios provocados, uno seguro por un grupo de inmigrantes afganos al grito de «Bye Bye Moria» y el otro aún por investigar, que ha destruido el desastroso Centro de Acogida e Identificación de Moria en la isla de Lesbos. Los de REMAR distribuyen desde la mañana del jueves lo que hay: comida del catering del ejército dos veces al día, y más cosas como agua y fruta, enviadas por distintas ONGs así como donaciones de países europeos, junto con sacos de dormir y mantas. Durante años, esta organización aguantó en Moria, aun cuando se fueron todas las demás ONGs protestando contra el acuerdo entre la Unión Europea y Turquía en marzo de 2016. Distribuían tres veces al día, con colas kilométricas de varias horas, la comida del catering del campamento. Lo peor era la violencia, las peleas entre grupos de jóvenes y la falta de seguridad hasta ahora en Moria: se denunciaba al menos una violación por semana y por la noche todas las mujeres que no vivían con su familia en un contenedor preferían ponerse pañales para no arriesgarse a ir, casi sin luz, a uno de los malolientes sanitarios portátiles. Campamento del infierno El nombre de Moria ya no se asocia con el pequeño pueblito a 10 kilómetros de la capital, Mitilini, sino con el «campamento del infierno», el mayor de Europa para inmigrantes ilegales que llegan de las costas turcas, creado por el ejército para menos de 3.000 personas y donde malvivían hasta la noche del miércoles en contenedores tiendas de campaña unas 13.600 personas (aunque llegó a acoger a más de 20.000). Todos llegaron desde las costas turcas, a unas pocas millas de distancia de Lesbos y e otras islas cercanas como Kos, Samos, Leros y Jíos. Ahora el ritmo de llegadas se ha ralentizado, porque las patrullas tanto griegas como turcas, así como las fuerzas de Frontex, vigilan estrechamente la zona y hay también drones. En lo que llevamos de año, han llegado a Lesbos 4.287 personas, mientras que en todo 2019 la cifra fue de 27.148. Desde la llegada de los conservadores al Gobierno griego, liderado por Kiriakos Mitsotakis, la gestión de la inmigración irregular ha mejorado con respecto al anterior Ejecutivo: menos llegadas y proceso de asilo más rápido, así como el deseo de deportar o repatriar a quien no tiene derecho a quedarse. El Gobierno radical de Syriza, que se consideraba solidario y cuya juventud era partidaria de una Europa sin fronteras, tuvo que afrontar sin experiencia y casi sin medios el millón de personas que «pasaron» por Grecia en el 2015. Los números fueron disminuyendo, pero los problemas sobre cómo afrontar a este grupo de personas se multiplicaron y eso que ahora el partido neonazi Amanecer Dorado lleva tiempo callado y sin actividad violenta: ya no tiene diputados en el parlamento. Estos días, Mitsotakis ha recordado que se trata de un problema europeo y que tiene que haber una distribución justa de quienes llegan a su país por mar o por tierra, y aún mas ahora en época de pandemia. Y tras entrevistarse con el Vicepresidente de la Comisión Europea Margaritis Schinas este viernes, tras la visita de este a Lesbos, quedó claro que se prepararán nuevas regulaciones europeas de migración y asilo, incluyendo la distribución equitativa de los migrantes entre todos los estados miembros de la UE. Dos frentes Lesbos y otras islas están ahora divididas: por un lado los inmigrantes, las ONGs y los mas solidarios que quieren ayudar a quienes llegan a sus costas y quieren un campamento de acogida pequeño, bien organizado y controlado, para que luego los inmigrantes sean enviados con rapidez (y no permaneciendo meses, hasta años para efectuar la solicitud inicial de asilo) a otra parte de Grecia. Por el otro está la mayoría de la población local, exacerbada por elementos nacionalistas y populistas, que quieren que el problema desaparezca sin pensar que aunque todos los inmigrantes se vayan mañana llegarán muchos más. Kostas Muzuris, gobernador de la región, y el Alcalde de Mitilini insisten en la necesidad de que la isla se vacíe de inmigrantes. Y entre estos dos bandos, los inmigrantes, por una vez, están de acuerdo con la población local: quieren abandonar lo antes posible y para siempre la isla y no se cansan de decirlo.
11-09-2020 | Fuente: abc.es
Diez países europeos se comprometen a acoger a 400 menores del campo de Moria
Alemania ha conseguido implicar diez socios en la «solución europea» al problema de los refugiados menores de edad que se hacinan en el campo de Moria. El ministro germano de Interior, Horst Seehofer, ha anunciado que diez países de la UE se han comprometido a acoger en total a 400 de estos menores y que la cifra de niños que llegará a Alemania superará el centenar. «Diez países miembros participan en el traslado y Francia y Alemania acogeremos entre 100 y 150 menores cada uno», ha especificado. Holanda ha anunciado por su parte que recibirá a otros 100. Se trata de menores que llegaron a Grecia continental tras el incendio que arrasó el miércoles el campo que acumulaba 1.200 refugiados y su traslado ha sido acordado con el comisario europeo encargado de Emigración, Margaritis Schinas. También ha informado que continúan las conversaciones con otros países europeos, por lo que la lista todavía podría aumentar. Desde el incendio de Moira, políticos de casi todos los partidos alemanes han elevado la presión sobre el ministro de Interior, que ha terminado tomando la iniciativa. «Gracias a Dios no hubo muertos ni heridos, pero sin duda es una emergencia humanitaria especial», ha admitido Seehofer en una conferencia de prensa. «La protección del clima es importante, las consecuencias económicas de la crisis sanitaria también, pero no hay que equivocarse: la inmigración es el problema más importante en la UE. No podemos simplemente hablar de humanidad y declarar buenos propósitos, ¡tenemos que hacerlo!», ha dicho. Además de la colaboración en el reasentamiento de los menores, Seehofer ha recordado que la ayuda en el sitio es ahora el soporte más urgente. «Tenemos que volver a ofrecer alojamiento y suministros a la población allí lo antes posible. Actuamos en estrecha coordinación con el Gobierno griego», ha informado sobre la actividad del Gobierno alemán al respecto. Alemania ha recibido una «lista de requisitos» y las organizaciones no gubernamentales alemanas ya están trabajando para brindar el mayor apoyo posible. «Desde que asumí el cargo, he estado luchando para lograr una ley europea común de asilo», ha recordado Seehofer, «porque no solo la situación en Grecia es problemática, sino también en Chipre, Malta, Italia y España». El vicepresidente de la Comisión de la UE, Margaritis Schinas, ha mantenido una videoconferencia retransmitida por las televisiones alemanas en la que ha afirmado que «se acabó el tiempo en que Europa no tenía una política migratoria común; ahora es el momento de cambiar eso», en referencia a que el 30 de septiembre debería iniciarse un segundo intento para negociar el pacto de asilo y migración de la UE. Casa de tres pisos Según Schinas, este pacto debería estructurarse como una casa de tres pisos. En primer lugar, acuerdos con los países de origen y tránsito para que las personas no huyan y tengan la perspectiva de una vida mejor en sus países de origen. «Y que no tengan que confiar sus vidas a los traficantes», ha subrayado. En segundo lugar, «un sistema sólido de protección de las fronteras exteriores con una nueva guardia de fronteras y costas de la UE que estará mejor equipada en términos de tecnología y personal». Y, por último, un sistema de solidaridad permanente y efectiva dentro de los estados de la UE. La responsabilidad del procedimiento de asilo debe ser asumida de forma conjunta, y no solo por algunos Estados miembros que se encuentran en las fronteras exteriores o, como Alemania, quieren recibir inmigrantes. El pasado mes de marzo, antes de que la pandemia congelase también el proyecto, los partidos políticos alemanes había llegado a un acuerdo para que más de 140 municipios que se habían presentado voluntarios acogiesen a menores procedentes de campos de refugiados griegos sobresaturados, bajo el estatus de protección subsidiaria. Alemania estaría dispuesta a recibir «a una parte razonable y limitada» en el marco de una «coalición humanitaria de voluntarios europeos», decía el texto del acuerdo, con el que la primera potencia europea buscaba además presionar a sus vecinos de la UE para que sigan sus pasos. En ese momento, la decisión contemplaba «apoyar a Grecia» ante el nuevo desafío que suponía la apertura de la frontera por parte del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, y mencionaba la cifra total de entre 1.000 y 1.500 niños. Se trataría de menores de 14 años que no estén acompañados o que necesiten atención médica urgente debido a alguna enfermedad, preferentemente niñas. La presidenta de la CDU, Annegret Kramp-Karrenbauer, se refirió al pacto como una «buena combinación de orden y humanidad», y se aventuró a decir que algunos países europeos, como Francia, ya habían mostrado su disposición a ayudar. Ahora, el incendio ha precipitado la reapertura del expediente, que aviva a su vez los resquemores que despertó la decisión de Angela Merkel de abrir la frontera alemana a los refugiados sirios en 2015.
10-09-2020 | Fuente: abc.es
La Casa Blanca presionó a la Inteligencia de EE.UU. para no investigar las injerencias rusas
Un exalto cargo del Departamento de Seguridad Nacional de EE.UU. aseguró que recibió presiones de la Casa Blanca para manipular información de inteligencia sobre la supuesta injerencia rusa en las elecciones este año con el fin de no ofender al presidente estadounidense, Donald Trump. El exalto cargo es Brian Murphy, que hasta hace poco estaba a cargo de la información de inteligencia en el Departamento de Seguridad Nacional y que esta semana desveló las manipulaciones en una queja, que hizo pública este miércoles el comité de inteligencia de la Cámara de Representantes de EE.UU. En ese escrito, Murphy afirmó que, a mediados de mayo de este año, el secretario interino de Seguridad Nacional, Chad Wolf, le ordenó que dejara de recopilar inteligencia sobre la amenaza que Moscú pudiera suponer para EE.UU. y empezara a escribir reportes sobre las actividades de China e Irán. Según Murphy, Wolf dejó claro que se trataba de órdenes del asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Robert O'Brien. Además, en marzo de este año, Murphy recibió la orden de modificar un informe que resaltaba la amenaza de los supremacistas blancos y se le pidió que minimizara su importancia, además de incluir información sobre «importantes grupos violentos de izquierda». En ese caso, la directiva fue emitida por el director del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de EE.UU. (USCIS, en inglés), Ken Cuccinelli, que ejerce como «número dos» del Departamento de Seguridad Nacional. Tanto Cuccinelli como Wolf argumentaron que los informes debían ser modificados para asegurarse de que iban en línea con los comentarios de Trump, quien ha acusado al movimiento de corte anarquista Antifa de estar detrás de las manifestaciones contra el racismo que han sacudido las principales ciudades del país en los últimos meses. La Casa Blanca y el Departamento de Seguridad Nacional han rechazado las acusaciones de Murphy. Durante toda su Presidencia, Trump se ha negado a creer que Moscú interfirió en las elecciones de 2016, algo que sostienen los servicios de inteligencia de EE.UU. y que Moscú niega. En concreto, en 2016 y 2017, las agencias de inteligencia de EE.UU. aseguraron que el propio presidente ruso, Vladímir Putin, ordenó influir en las elecciones mediante ciberataques porque sentía una «clara» preferencia por Trump, quien resultó elegido frente a la demócrata Hillary Clinton. De cara a las próximas elecciones de noviembre, servicios de Inteligencia de EE.UU. han alertado de que China quiere interferir para que Trump sea derrotado, mientras que Rusia trata de denigrar al candidato demócrata, Joe Biden.
09-09-2020 | Fuente: abc.es
Un incendio destruye en Lesbos el mayor campo de refugiados de Europa
Ocurrió lo que todos los profesionales de la inmigración temían: el campamento de identificación y acogida de inmigrantes de la isla de Lesbos, conocido como Moria por su cercanía a un pueblo con este nombre, ha sufrido un grave incendio que comenzó a medianoche. En el campamento, que fue creado por las fuerzas armadas para acoger a 3.000 personas originalmente, vivían ahora más de 12.000 (nadie conoce el número exacto). En todo caso, se trata del mayor campo de refugiados de Europa. Una mujer lleva sus pertenencias tras el incendio en el campo de refugiados - Reuters Más de la mitad estaba alojada hasta anoche en contenedores, por familias y nacionalidades, y el resto en tiendas de campaña y casitas de uralita en los olivares cercanos. Fuego provocado El fuego comenzó en la parte exterior del campamento y ha alcanzado también a los contenedores del interior. Desde medianoche los inmigrantes comenzaron a huir de las llamas dirigiéndose a la carretera que lleva a la capital, Mitilini, a unos cinco kilómetros de distancia. Se cree que el fuego fue provocado por inmigrantes manifestantes contra la decisión de las autoridads de que las 35 personas que resultaron positivas en las pruebas del Covid-19 fueran aisladas junto con sus familias para evitar el contagio con las demás. Ahora con el incendio estas personas se han mezclado con el resto de la población. Dos inmigrantes, en el campamento de Moria tras el incendio - AFP Del campamento se conoce que los contenedores de las oficinas de administración e identificación no han sido quemadas, pero sí se han registrado daños en las instalaciones de los servicios de asilo y servicios médicos que habían sido instalados gracias a una donación del gobierno holandés. La policía y los bomberos estudian el inicio del incendio, que comenzó en distintos puntos del campamento al mismo momento, tarde por la noche (a las 24.00 horas) y con mucho viento y confirman que al llegar los primeros coches de los bomberos al lugar fueron recibidos por grupos de jóvenes que les impedían el paso, tirándoles piedras y palos. Una hora antes un grupo de jóvenes había incendiado muchos cubos de basura, un tipo de manifestación bastante usual. Estado de emergencia para toda la isla El secretario general de Recepción de Solicitantes de Asilo del Ministerio de Migración, Manos Logothetis, ha considerado que la catástrofe es casi total y siguiendo la orden del viceministro de Protección Civil, Nikos Jardaliá, la isla de Lesbos ha sido declarada en estado de emergencia por razones de salud pública. A lo largo del día se espera que se celebre una rueda de prensa de las autoridades, pero se conoce ya que todos los inmigrantes que se encontraban en el campamento de Moria han sido concentrados por la Policía en una zona cercana mientras se estudia dónde serán trasladados. Los agentes han colocado dos barreras en la carretera para impedir que puedan llegar a Mitilini. Un inmigrante se cubre la cara entre los restos del campamento en la isla de Lesbos - Reuters
02-09-2020 | Fuente: abc.es
Una inmigrante infectada por Covid-19 da a luz en el helicóptero que la trasladaba al hospital en Sicilia
Del drama se pasó a la alegría. Una inmigrante embarazada, infectada por coronavirus, después de cruzar el Mediterráneo soñando con dar un futuro mejor a su hijo, desembarcó en Lampedusa donde poco después comenzaron sus síntomas de parto. En el centro de acogida de la isla se vive en estos días una situación crítica: hay capacidad para 200 personas y, ante la frecuencia de desembarcos, la estructura suele estar desbordada con unos mil inmigrantes. En los test que se realizan a todas las personas del centro, se descubrió que la inmigrante embarazada era positiva al Covid-19. La mujer fue aislada en una estructura especial. En Lampedusa solo hay una clínica de primeros auxilios, asistida por un médico. Habitualmente, por razones sanitarias y de seguridad, a la hora del parto las embarazadas son trasladadas en helicóptero a un hospital de Palermo o de Agrigento. Así ocurrió con la inmigrante contagiada con el coronavirus, circunstancia que hacía más delicado el viaje. Inesperadamente, todo se aceleró. El niño tenía prisa por nacer. Durante el vuelo, cuando estaban sobre la costa siciliana, casi sobre Agrigento, la mujer dio a luz, con la ayuda del equipo sanitario de emergencia que la acompañaba. <blockquote class="twitter-tweet"><p lang="it" dir="ltr">?Anche se noi ci crediamo assolti, <br>siamo lo stesso coinvolti?oggi una migrante incinta,positiva al Coronavirus,che era approdata a Lampedusa,ha partorito a bordo di un elicottero del 118 che la stava portando a Palermo ?Anche se noi ci crediamo assolti,siamo lo stesso coinvolti? <a href="https://t.co/e7Q9FD1lNR">pic.twitter.com/e7Q9FD1lNR</a></p>&mdash; monica buonanno (@penny641) <a href="https://twitter.com/penny641/status/1300848175230615555?ref_src=twsrc%5Etfw">September 1, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> Madre e hijo fueron ingresados en el hospital Cervello de Palermo, el centro de referencia para enfermos de Covid en Sicilia. Ambos serán sometidos a exámenes y recibirán los tratamientos requeridos por el protocolo. Preocupación por los continúos desembarcos En el drama inmigratorio que se vive en Lampedusa, el viaje de la esperanza que emprendió la mujer embarazada, ha tenido un final feliz. Pero la tensión que se vive en la región siciliana es grande en estos días, por los continuos desembarcos. El alcalde de Lampedusa, Totó Martello (PD), de izquierdas, y el presidente de la región, Nello Musumeci, de derechas, han dicho en los últimos días ?basta ya con la invasión de inmigrantes?. Martello y Musumeci son recibidos esta tarde por el primer ministro, Giuseppe Conte, para discutir sobre el drama de la inmigración. Musumeci pide el cierre de los centros de acogida y que los inmigrantes sean transferidos fuera de la región siciliana. A la reunión asisten también los ministros de Interior, Luciana Lamorgese, y el de Economía, Roberto Gualtieri. Suspenso al Gobierno Las cifras del ministerio del Interior indican que, desde comienzos de año, han llegado más de 19.000 inmigrantes a las costas italianas, frente a 5.200 en el mismo periodo del año anterior. Los italianos suspenden al gobierno sobre la gestión de la inmigración. Según una encuesta encargada por Affaritaliani.it, el 57,1% de los entrevistados dice no estar de acuerdo con la actual política del Ejecutivo sobre inmigrantes y solo el 42,9% está a favor. Teniendo en cuenta la delicada situación que se vive en Sicilia, el 54,7% de los entrevistados cree que la ministra del Interior, Luciana Lamorgese, debería dimitir, mientras un 45,3% está a favor de su continuidad. Finalmente, el 65,1% de los encuestados piensa que Italia era más segura cuando el líder de la Liga, Matteo Salvini, estaba al frente del Ministerio del Interior. No lo cree así el 34,9% de los encuestados.
31-08-2020 | Fuente: abc.es
Conte frena «in extremis» una huelga general en Sicilia
La revuelta de Lampedusa por el aumento exponencial de la llegada de inmigrantes a la región de Sicilia, aunque con cifras lejanas de alcanzadas en las fases más agudas del pasado, le quitan el sueño al Gobierno italiano, porque la inmigración, junto a la pandemia y la crisis económica, están creando una situación alarmante. El alcalde de Lampedusa, Totó Martello, había anunciado para este martes una huelga general, por la presencia en la isla de casi 1.500 inmigrantes; de ellos, 400 llegaron en un viejo pesquero en la noche del sábado al domingo. Las cifras del Ministerio del Interior indican que, desde comienzos de año, han llegado más de 19.000 inmigrantes a las costas italianas. El regidor de Lampedusa ha pospuesto la huelga general, tras anunciar que ha sido convocado por el primer ministro, Giuseppe Conte, para este miércoles, junto al presidente de la región de Sicilia, Nello Musumeci, para discutir sobre los problemas de la acogida de inmigrantes. Una primera respuesta dio el gobierno el domingo por la noche, al comenzar a transferir algunos inmigrantes y enviar tres naves para que puedan hacer la cuarentena los refugiados que aún siguen llegando. ?Totó Martello, un alcalde del Partido Democrático, que forma parte de la coalición del gobierno central, ha dicho «basta a la invasión de inmigrantes»; mientras, el presidente de Sicilia Musumeci, que es de derechas, grita también contra el gobierno al afirmar «aquí el Estado no existe». Martello se pregunta incluso con cierto dramatismo: «¿Lampedusa forma parte todavía de Italia o no? Que asuman su responsabilidad, porque así, con esta estrategia de transferir unos pocos centenares de inmigrantes de vez en cuando, es como vaciar el mar con una cuchara. Ya basta». Derecha e izquierda El hecho de que Martello, de izquierdas, y Musumeci, de derechas, estén unidos para decir «ya no podemos aguantar más», refleja claramente hasta qué punto la isla se siente abandonada, en una situación que ellos consideran ingobernable. En el centro de acogida de Lampedusa, con capacidad para 200 personas, suele haber más de mil refugiados; la distancia de seguridad por el coronavirus no existe. Estos días de verano, las personas están apiñadas en el suelo, buscando algo de sombra y amparo frente al siroco. La infraestructura es vigilada por las fuerzas del orden locales y cuarenta soldados enviados hace unos días, para evitar que algunos inmigrantes se escapen durante la noche. En la región de Sicilia se suma la llegada de inmigrantes a la pandemia y la crisis económica Georgia Meloni, líder de Fratelli d?Italia, pide el bloqueo naval. Y Matteo Salvini sopla sobre el fuego de esta crisis. El líder de la Liga escribió en la tarde de ayer en Twitter: «Solo el fin de semana, 1.400 personas desembarcadas. ¡Puertos cerrados y los italianos en primer lugar». Además de esta dura oposición, en el Gobierno Conte hay alarma porque las naves de rescate de las ONG han vuelto al Mediterráneo y podrían aumentar los desembarcos. Las protestas en Lampedusa no quitan espacio a la piedad. Don Carmelo La Magra, único párroco de la isla, ha bendecido con un grupo de habitantes la tumba del último náufrago enterrado en el cementerio de la isla, que ya está lleno de cruces sin nombre. El problema de la inmigración vuelve a convertirse en un arma política ante las elecciones que se celebrarán en seis regiones el próximo 20 de septiembre.
31-08-2020 | Fuente: abc.es
Lampedusa al borde del colapso por la llegada de inmigrantes
La continua llegada de inmigrantes crea una emergencia en Lampedusa, con tensión y polémica política en aumento, otras naves humanitarias piden desembarcar personas rescatadas en el Mediterráneo. Un barco con unos 400 tunecinos fue rescatado en la noche del sábado al domingo a 4 millas de Lampedusa cuando estaba en peligro de naufragar a causa del fuerte viento siroco. La tragedia pudo evitarse gracias a la intervención de las patrulleras de la Guardia Costera y de la Guardia di Finanza, que ayudaron a la nave tunecina hasta su desembarco en el puerto de Lampedusa. Su llegada desencadenó la protesta de un grupo de habitantes. Otros 500 inmigrantes habían llegado también a la isla en unas 30 pequeñas embarcaciones procedentes de Túnez. «Lampedusa está al borde del colapso por la invasión de inmigrantes, ahora iremos a la huelga», dijo con profunda irritación el alcalde de la Isla, Totó Martello, de izquierdas. El regidor ha criticado duramente al Gobierno y anuncia que la isla está lista para una huelga general: «Si un barco tan grande y lleno de inmigrantes llega a Lampedusa - dijo Totó Martello a la RAI- significa que en el Mediterráneo no hay control por parte del Gobierno italiano. Esos 400 migrantes no pueden ser admitidos cuando ya hay 1.160 en el centro de acogida (la capacidad es para 200 personas). Si el Gobierno ha decidido que Lampedusa debe convertirse en un centro de inmigrantes, saldremos a la calle y realizaremos huelga general. El Gobierno está completamente ausente. Hay un grave problema de estabilidad del país», añadió el alcalde de Lampedusa. El Gobierno escuaha las protestas En la tarde del domingo continuaron las protesta en la isla contra los desembarcos. El Gobierno escuchó el grito del regidor de Lampedusa y de sus habitantes, anunciando, a la caída de la tarde del domingo, que 120 inmigrantes serían transferidos de la isla por la noche, después de someterlos a un test de coronavirus. El comunicado del ministerio del Interior precisó que «está siguiendo con extrema atención la grave situación relacionada con el desembarco de unos 400 inmigrantes en la noche del sábado a Lampedusa». Al mismo tiempo, Interior anunció que se enviarán a Lampedusa otros tres barcos, además de los dos ya en funcionamiento, para la vigilancia sanitaria de los inmigrantes irregulares y que hagan la cuarentena en esas embarcaciones. «El primero llegará a Lampedusa el lunes por la noche, los otros dos el miércoles. Aproximadamente 300 migrantes serán evacuados del centro de acogida de Lampedusa entre esta noche y mañana por la mañana», concluye el comunicado. El problema de la inmigración vuelve a ser la gran bandera electoral de Matteo Salvini, en su permanente campaña para los comicios en 6 regiones italianas el próximo 20 y 21 de septiembre. «Lo increíble ?ha declarado el líder de la Liga- es que, en este año de virus, la inmigración ha descendido drásticamente en toda Europa: España, Grecia, Malta? Italia es el único país occidental que ha aumentado los desembarcos y llegadas irregulares. Gobierno cómplice, nos habéis vendido a Europa», ha dicho Salvini. El presidente de la región de Sicilia, Nello Musumeci, ha pedido al primer ministro, Giuseppe Conte, que convoque el Consejo de Ministros, «para dar una solución a la emergencia de los últimos meses que se ha vuelto insoportable en estas horas». En este contexto de fuerte tensión por la inmigración, la agencia de la ONU para los refugiados (ACNUR), pidió al Gobierno italiano que facilite el desembarco inmediato de unos 400 inmigrantes rescatados en el Mediterráneo central por tres barcos, entre ellos el «Louise Michel», financiado por el artista británico de arte urbano Bansky.
26-08-2020 | Fuente: abc.es
El Gobierno Conte impugnará la orden de Sicilia anti inmigrantes
Sigue alta la preocupación en Sicilia por la continua llegada de inmigrantes y la difusión del coronavirus. Algunos alcaldes temen que se cree una situación explosiva. Mientras el gobierno ha decidido impugnar la ordenanza del presidente de Sicilia, Nello Musumeci, que había dado un ultimátum al gobierno para sacar de la isla a los inmigrantes, a Lampedusa ha sido enviado el ejercito. Los soldados vigilan para evitar que los inmigrantes se escapen del centro de acogida. Su capacidad es para 200 personas, pero es frecuente que a veces se vea saturado con más de 1.000. El alcalde de Lampedusa, donde el lunes hubo 58 infectados de coronavirus entre los inmigrantes, ha querido tranquilizar a los habitantes de la isla: «Algunos inmigrantes han salido del centro de acogida, pero todos pueden estar tranquilos. Quienes han mostrado síntomas de Covid han sido controlados y aislados en un edificio especial», dijo el regidor Salvatore Martello. El gobierno de Giuseppe Conte no ha cedido a las pretensiones del presidente siciliano y le ha cerrado la puerta. Musumeci no logrará por ahora su objetivo de cerrar los centros de acogida y que se reubiquen los inmigrantes. El presidente de Sicilia denunció que más de 10.000 inmigrantes desembarcaron entre julio y mediados de agosto, con un incremento de 8.000 personas con respecto a 2019. Esto ha creado un hacinamiento insostenible en algunos centros de acogida, aunque el gobierno en días pasados ya reubicó a más de 3.000. «El Ejecutivo no puede ceder al presidente de Sicilia, porque en ese caso cualquier presidente regional trataría de imponer su propia ordenanza, lo que es anticonstitucional. Además la competencia en inmigración corresponde al gobierno central», han manifestado fuentes del Ejecutivo de Conte. En el consejo de ministros, previsto en esta semana, será impugnada su ordenanza. De todas formas, el presidente siciliano considera que en parte ha logrado ya su objetivo: Su video explicando la necesidad de «cerrar Sicilia a los inmigrantes» ha tenido una extraordinaria repercusión en las redes sociales. Ufano, Musumeci escribió un tuit de agradecimiento «a los miles de ciudadanos que expresaron su apoyo a la ordenanza». Cualquier detalle positivo le sirve ahora al presidente siciliano para apuntarselo como un éxito de su gestión. Así, la decisión del ministerio del Interior para transferir a 62 inmigrantes positivos de Covid del centro de Pozzallo, una gestión coordinada por el alcalde Roberto Ammantuna, se la ha adjudicado el presidente siciliano como un éxito personal con una simple frase: «Sirve alzar la voz». Diversos medios señalan que la línea dura emprendida por Musumeci ha sido inspirada por el exministro del Interior, Matteo Salvini. La polémica se puede incendiar aún más con una denuncia presentada en la fiscalía de Agrigento contra el presidente Musumeci y Matteo Salvini, «por propaganda destructiva de la economía de Sicilia, al dañar al turismo». La iniciativa ha sido de Davide Faraone, el presidente de los senadores de Italia Viva, partido del exprimer ministro Renzi: «Presentar Sicilia al mundo como el campo de refugiados de Europa, afirmando que ?los inmigrantes caminan entre turistas que luego llevan el virus a sus regiones?, así como redactar una ordenanza falsa e inhumana, pone de rodillas a la economía de Sicilia, en un momento de profunda crisis», ha dicho el senador Faraone.
24-08-2020 | Fuente: abc.es
El presidente de Sicilia, a Roma: «Si el Gobierno no cierra los centros de acogida, los cerraremos nosotros»
El caos que vive Sicilia con la inmigración, por la saturación de sus centros de acogida y la difusión del coronavirus, lleva a su presidente Nello Musumeci, del centro derecha, a enfrentarse abiertamente al Gobierno. Musumeci, en una conferencia de prensa en la mañana del lunes, ha empleado palabras muy duras contra el Ejecutivo: «El Gobierno central no está haciendo su deber. Si al llegar la medianoche, mi ordenanza es ignorada, recurriré a la magistratura». El presidente siciliano firmó el domingo una ordenanza para que el gobierno envíe de inmediato fuera de su región a los inmigrantes, porque «Sicilia no puede seguir sufriendo esta invasión» y debe liberarse de sus centros de acogida saturados, unas «estructuras vergonzosas, empezando por Lampedusa». En esta isla había el viernes 1.400 inmigrantes en su centro de acogida, cuando su capacidad es para 200. «Los sicilianos nunca han sido racistas, pero protestan contra un gobierno inmóvil», dijo Musumeci. Las cifras de los desembarcos en Sicilia «son impresionantes», según su presidente: «Solo en julio llegaron 7.067 inmigrantes; hasta mediados de agosto, más de 3.000. El año pasado, en todo el mes de agosto, hubo un total de 1.268 migrantes; en julio, 1.088». La sanidad, competencia regional El ministerio del Interior consideró nula la ordenanza de Nello Musumeci, porque la inmigración es una competencia exclusiva del Gobierno central. El presidente siciliano se ha visto obligado a admitir que no tiene poder y competencias para aplicar su ordenanza, «porque no puedo dar órdenes a la policía». Pero, al mismo tiempo, ha replicado que se trata también de un problema sanitario por la difusión del virus en la isla, y la sanidad sí es de su competencia, buscando por esta vía su intervención directa en el problema. «Los inmigrantes son el grupo más importante de contagiados; representan entre el 30 y el 40% del total de infectados», ha dicho el consejero de Sanidad siciliano, Ruggero Razza. En las últimas 24 horas ha habido 58 nuevos positivos solo en Lampedusa. Sobre el problema de la pandemia, el presidente Musumeci ha sido también muy crítico contra el Gobierno: «Pedimos a la gente que mantenga la distancia de al menos un metro y con una mascarilla, ¿es posible hacerlo con 700 inmigrantes en un local? No me importa si son blancos, negros o rubios, son seres humanos en el territorio de mi región y yo soy la persona que debo actuar en la emergencia del Covid. Tengo el deber de mirar dentro y fuera de los centros de acogida, a menos que sean una zona franca como las embajadas. Estamos lidiando con la emergencia sanitaria, no con los migrantes. No nos importa quién esté allí, sino en qué condiciones se encuentran estas personas. Si la competencia sanitaria pertenece al Estado, entonces el Estado está fuera de la ley». Siguiendo este razonamiento, el presidente siciliano ha puesto en marcha un plan: ha ordenado a los sanitarios dependientes de la región de Sicilia entrar en los «hospots» (lugares de registro de inmigrantes) y en los centros de acogida, para verificar las condiciones sanitarias. Campos de concentración En el capítulo de la gestión de los desembarcos, el presidente ha sido especialmente duro contra el Ejecutivo: «En lugar de responder con acciones concretas sobre la emergencia migratoria, el Gobierno central encuentra la solución: crear campos de concentración, a los que llaman ciudades de tiendas de campaña (?tendopoli?) en un lugar militar abandonado durante años en Vizzini, municipio de 6.000 habitantes en la provincia siciliana de Catania. Nos encontramos con tiendas de campaña que nos recuerdan lugares y escenarios que son para olvidar absolutamente». El presidente siciliano asegura que no dará marcha atrás. Solo contempla dirigirse a la magistratura si el Gobierno impugna su ordenanza, o bien entra a negociar con el Gobierno la reubicación de los inmigrantes en un plazo concreto: «Si el contrario el Gobierno cumpliera con nuestra legítima solicitud, puede pedirnos 2-5-8 días para reubicar a los migrantes y echar el cierre a los "hotspots" y a todos los centros de acogida. Si no lo hace el gobierno, lo haremos nosotros. Así pondremos fin -concluyó Musumeci- a una página indecorosa, porque la gente no aguanta más».