Infortelecom

Noticias de inmigracion

01-01-1970 | Fuente: abc.es
Macron y el «Aquarius»: silencio sepulcral
De vacaciones en el fuerte de Brégançon, entre la Provenza, la Costa Azul y España, su nuevo «palacio de verano», Emmanuel Macron comienza por guardar ruidoso silencio antes las propuestas del gobierno regional de Córcega y el puerto de Sète, entre la Costa Azul y la frontera española, de recibir a los 141 inmigrantes recogidos por el barco humanitario «Aquarius». En su día, el presidente Macron se negó a recibir en ningún puerto francés a los inmigrantes del «Aquarius» acogidos en Valencia por decisión del gobierno español. En su día, Macron apeló a la «derecho marítimo internacional» para justificar su rechazo al «desembarco» en un puerto francés a los inmigrantes acogidos en Valencia. Semanas más tarde, Macron comienza por guardar silencio ante el nuevo caso del mismo «Aquarius», privado de su pabellón gibraltareño, a la espera que algún puerto europeo acepte recibirlo. Gilles Simeoni, presidente del Consejo Ejecutivo de Córcega, «nacionalista moderado», ha vuelto a declarar que su gobierno regional está dispuesto a recibir a los inmigrantes que viajan en el «Aquarius», con destino desconocido. Simeoni recuerda que Macron ya rechazó en su día su primera proposición de acoger a los inmigrantes que terminaron desembarcando en Valencia. Jean-Claude Gayssot, presidente/director del puerto de Sète ha hecho una propuesta semejante, recibiendo el mismo silencio por respuesta. La UE celebró el 24 de junio pasado una cumbre ?monográfica? consagrada al tema de la inmigración, sin llegar a conseguir ningún acuerdo práctico, confirmando el enfrentamiento de gran calado entre los países muy hostiles a la inmigración (Italia, Austria, Hungría, República checa, Eslovaquia, Polonia) y los países que adoptan una línea menos hostil (Alemania, Francia, España). Enfrentado directamente con el gobierno italiano, al que censuró con cierta severidad verbal, Macron ha intentado «refugiarse» en un terreno relativamente ambiguo apelando a una invisible «solidaridad europea», sugiriendo la construcción de centros de «internamiento provisional». Ninguna de las proposiciones del presidente francés ha tenido un eco tangible, más allá de las declaraciones de intenciones. El nuevo caso del «Aquarius» vuelve a poner al presidente de Francia ante una alternativa inflamable, condenándolo a «definirse» y salir del «refugio» verbal de una «solidaridad europea» sencillamente invisible.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Malta agradece a Macron un plan que pone la carga sobre España
España, Francia, Alemania, Portugal y Luxemburgo acordaron ayer hacerse cargo de los 141 inmigrantes rescatados en el Mediterráneo por el Aquarius, después de que Malta aceptara el desembarco tras varios días de espera. Se trata del primer acuerdo de este tipo alcanzado entre varios países europeos, después de que el primer ministro maltés, Joseph Muscat, autorizara el desembarco en sus puertos como «base logística», tras unas negociaciones coordinadas por la Comisión Europea en Bruselas. Fuentes comunitarias informaron a Efe de que la Comisión Europea (CE) ha estado «en contacto» con los Estados miembros desde el lunes «para proporcionar apoyo coordinado y lograr una solución al incidente». El presidente francés, Emmanuel Macro n, atribuyó el acuerdo para desbloquear la situación a una iniciativa franco-maltesa y agradeció a través de su cuenta de Twitter su «gesto humanitario» a las autoridades maltesas, a las que brindó su «total solidaridad». Las autoridades maltesas también agradecieron al jefe del Estado francés su intervención. SOS Méditerranée, una de las ONG que operan el Aquarius, confió ayer en que todos los trámites necesarios para poner rumbo a Malta puedan cerrarse «en las próximas 24 horas». E igualmente, esperó que no se cumpla la amenaza de las autoridades de Gibraltar de retirar los permisos al barco para navegar con pabellón gibraltareño, por haber efectuado operaciones de salvamento cuando solo está registrado como buque de investigación. El acuerdo alcanzado ayer sobre los inmigrantes recogidos por el Aquarius incluye también la acogida de otras 114 personas rescatadas por las autoridades maltesas en los últimos días y que serán distribuidas entre Malta y estos cinco Estados, explicaron las fuentes, que precisaron que el papel del Ejecutivo comunitario ha consistido en «coordinar» el contacto entre los países. «Celebro la decisión de las autoridades maltesas de autorizar el desembarco del Aquarius. Esto ha sido posible gracias al apoyo de Francia, España, Alemania, Portugal y Luxemburgo, que acordaron cada uno hacerse cargo de una parte de los migrantes a bordo», declaró a Efe el comisario europeo de Inmigración, Dimitris Avramópulos. El eurocomisario felicitó a esos Estados miembros de la UE «por su solidaridad y por compartir la responsabilidad», tras «intensos» contactos en los últimos días «facilitados y coordinados» por la Comisión Europea. Avramópulos agregó que la CE se ha comprometido a continuar con ese trabajo de «coordinación» hasta que se puedan «establecer acuerdos más estables». «No podemos confiar en arreglos ?ad hoc?, necesitamos soluciones sostenibles. No es solo responsabilidad de uno o unos pocos Estados miembros, sino de la Unión Europea en su conjunto», resaltó el comisario. De los 141 inmigrantes del Aquarius, España se ha comprometido a acoger a 60 y Luxemburgo a 5, según los datos facilitados de momento por estos gobiernos, mientras que Portugal ha aceptado hacerse cargo de 30 personas, no solo del Aquarius. Oferta solidaria Desde el Gran Ducado, el portavoz de Exteriores, Thomas Barbancey, consideró que la cifra va acorde con el «pequeño país» que es Luxemburgo y recordó que su Gobierno ya se ofreció a recibir a quince demandantes de asilo del Lifeline, el barco de la ONG alemana homónima, que llegaron allí el pasado 15 de julio. «Esto se inscribe en nuestra apuesta por la solidaridad, es el momento de ser solidarios y los somos en nuestra medida», agregó el portavoz, quien dijo que en los próximos días el Ejecutivo ofrecerá posiblemente más detalles sobre el asunto. El barco Aquarius -gestionado por las ONG Médicos Sin Fronteras (MSF) y SOS Mediterranée- rescató el pasado viernes a 141 personas, entre ellas dos mujeres embarazadas y 73 menores, dos de estos de menos de 2 años. «Todos, por su situación de persecución y violencia generalizada, son vulnerables. Algunos han estado detenidos más de tres años en Libia. No hay una urgencia médica severa, pero muchos están desnutridos y deshidratados», afirmó la consejera de Asuntos Humanitarios de MSF, Hassiba Hadj Sahraoui. El Gobierno de España atribuyó el acuerdo a su decisión de haber ofrecido un puerto seguro en junio pasado al Aquarius, cuando transportaba 629 inmigrantes, después de que esta nave recibiera la negativa de Italia y Malta para poder atracar en uno de sus puertos.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
El Aquarius atracará a las 13,30 horas en La Valeta con los 141 inmigrantes rescatados
El 'Aquarius' ha recibido autorización formal por parte de las autoridades de Malta para atracar en el puerto de La Valeta y desembarcar a los 141 inmigrantes rescatados el viernes pasado que viajan a bordo, según han confirmado este miércoles SOS Mediterranée y Médicos Sin Fronteras (MS), las dos ONG que lo operan. «El 'Aquarius' ha recibido autorización formal para entrar en aguas territoriales maltesas y ahora se dirige hacia el puerto de La Valeta», ha informado SOS Mediterranée en su Twitter, expresando su «alivio» por el acuerdo alcanzado por Malta y otros países europeos , entre ellos España, para el reparto de los inmigrantes que viajan a bordo. UPDATE #Aquarius ha ricevuto l?autorizzazione formale a entrare in acque territoriali maltesi e ora si dirige verso il porto di La Valletta. Le 141 persone vulnerabili salvate in mare venerdì in due operazioni di ricerca e soccorso, entrambe coordinate dal JRCC libico..1/3 pic.twitter.com/BSA5DOOxUT? SOS MEDITERRANEE ITA (@SOSMedItalia) 15 de agosto de 2018En la misma línea se ha pronunciado MSF. «Damos la bienvenida a la noticia de que Alemania, Francia, Luxemburgo, Portugal y España también han accedido a compartir la responsabilidad en una respuesta europea coordinada», ha indicado la ONG en un comunicado. MSF ha reiterado que su prioridad desde que se produjeron los rescates el pasado viernes ha sido «garantizar el bienestar» de los inmigrantes y desembarcarlos en un puerto seguro sin demora para poder «seguir ofreciendo urgentemente la asistencia humanitaria necesaria para los que siguen en problemas en el Mediterráneo central». Asimismo, una vez más, la ONG ha reclamado la necesidad de «soluciones sostenibles a largo plazo para abordar la crisis humanitaria en el Mediterráneo Central». «Esta es la responsabilidad de la UE en su conjunto y estamos deseando ver más ejemplos concretos de liderazgo europeo y solidaridad en esta cuestión en el futuro», ha señalado MSF, que ha expresado su preocupación por la situación en esta ruta marítima y «por el futuro de la acción humanitaria en el mar». Según ha informado el Gobierno maltés, está previsto que el 'Aquarius' llegue a puerto a las 13.30 horas de este miércoles. En su desembarco participará el Ejército maltés, así como la Policía de inmigración, Protección Civil y el departamento de asilo. Una vez que se realice un examen médico a los inmigrantes, «serán escoltados al Centro de Recepción Inicial de Marsa, donde se iniciará el proceso de distribución entre Francia, Alemania, Luxemburgo, Portugal y España», ha precisado el Ejecutivo de Joseph Muscat.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
El Aquarius llega a puerto después de cinco días de espera en el mar
El Aquarius ha llegado este miércoles al puerto maltés de La Valeta, donde han desembarcado los 141 inmigrantes que rescató el viernes en el Mediterráneo y que han esperado cinco días hasta poder atracar en costas europeas. Según consta en su bitácora, el Aquarius entró en el puerto de La Valeta poco después de las 14.00 horas locales (12.00 GMT). El Gobierno de Malta autorizó el martes al Aquarius a que atracara en sus costas y especificó que el país servirá «de base logística» para la recepción de estas personas, que serán repartidas después entre Francia, Alemania, Luxemburgo, Portugal y España. De los 141 inmigrantes socorridos en el mar, hay dos mujeres embarazadas y 73 menores de edad, de ellos dos menores de dos años y 67 no acompañados. Estas personas proceden de países como Bangladesh, Camerún, Ghana, Costa de Marfil, Nigeria, Senegal, Egipto, Eritrea, Somalia y Marruecos. MSF publicó hoy un comunicado en el que celebraba que el Gobierno de Malta hubiera autorizado su desembarco, aunque advertía de que la gestión de la inmigración «es responsabilidad de toda la Unión Europea». Además, MSF dijo que confía en seguir viendo «más ejemplos concretos de solidaridad europeos en el futuro» y reiteró su preocupación «por la situación actual en el Mediterráneo y el futuro de la acción humanitaria en el mar». El Aquarius vivió en junio una situación parecida cuando tuvo que dirigirse al puerto español de Valencia (este) con 630 inmigrantes a bordo, después de que los Gobiernos de Italia y Malta se negaran a abrir sus puertos. El ministro del Interior de Italia, Matteo Salvini, mantiene su estrategia de no abrir los puertos del país a barcos de ONG con inmigrantes a bordo y el martes afirmó que la postura de Italia está permitiendo que la Unión Europea tome conciencia de la necesidad de gestionar de forma conjunta el fenómeno de la inmigración.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
El Aquarius llega a La Valeta con los 141 inmigrantes rescatados
El 'Aquarius' ha llegado esta tarde al puerto de La Valeta después de recibir autorización formal por parte de las autoridades de Malta para atracar y desembarcar a los 141 inmigrantes rescatados el viernes pasado y que viajan a bordo, según han confirmado este miércoles SOS Mediterranée y Médicos Sin Fronteras (MS), las dos ONG que lo operan. «El 'Aquarius' ha recibido autorización formal para entrar en aguas territoriales maltesas y ahora se dirige hacia el puerto de La Valeta», ha informado SOS Mediterranée en su Twitter, expresando su «alivio» por el acuerdo alcanzado por Malta y otros países europeos , entre ellos España, para el reparto de los inmigrantes que viajan a bordo. UPDATE #Aquarius ha ricevuto l?autorizzazione formale a entrare in acque territoriali maltesi e ora si dirige verso il porto di La Valletta. Le 141 persone vulnerabili salvate in mare venerdì in due operazioni di ricerca e soccorso, entrambe coordinate dal JRCC libico..1/3 pic.twitter.com/BSA5DOOxUT? SOS MEDITERRANEE ITA (@SOSMedItalia) 15 de agosto de 2018En la misma línea se ha pronunciado MSF. «Damos la bienvenida a la noticia de que Alemania, Francia, Luxemburgo, Portugal y España también han accedido a compartir la responsabilidad en una respuesta europea coordinada», ha indicado la ONG en un comunicado. MSF ha reiterado que su prioridad desde que se produjeron los rescates el pasado viernes ha sido «garantizar el bienestar» de los inmigrantes y desembarcarlos en un puerto seguro sin demora para poder «seguir ofreciendo urgentemente la asistencia humanitaria necesaria para los que siguen en problemas en el Mediterráneo central». Asimismo, una vez más, la ONG ha reclamado la necesidad de «soluciones sostenibles a largo plazo para abordar la crisis humanitaria en el Mediterráneo Central». «Esta es la responsabilidad de la UE en su conjunto y estamos deseando ver más ejemplos concretos de liderazgo europeo y solidaridad en esta cuestión en el futuro», ha señalado MSF, que ha expresado su preocupación por la situación en esta ruta marítima y «por el futuro de la acción humanitaria en el mar». Según ha informado el Gobierno maltés, está previsto que el 'Aquarius' llegue a puerto a las 13.30 horas de este miércoles. En su desembarco participará el Ejército maltés, así como la Policía de inmigración, Protección Civil y el departamento de asilo. Una vez que se realice un examen médico a los inmigrantes, «serán escoltados al Centro de Recepción Inicial de Marsa, donde se iniciará el proceso de distribución entre Francia, Alemania, Luxemburgo, Portugal y España», ha precisado el Ejecutivo de Joseph Muscat.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Italia acoge a 20 del Aquarius pese al portazo inicial de Salvini
Al ministro del Interior, Matteo Salvini, le acompaña diariamente la polémica sobre el drama de la inmigración. Con el nuevo caso suscitado entre Italia y Malta, ha vuelto a mostrarse furioso contra Europa, con una serie de mensajes que han creado más caos y confusión. Hay que partir del reciente acuerdo sobre el barco Aquarius, que tras estar parado cinco días en el Mediterráneo atracó finalmente en Malta el pasado miércoles. El Gobierno de La Valeta anunció que las autoridades italianas habían aceptado participar en la solución acordada junto a España, Francia, Luxemburgo, Portugal y Alemania, para repartirse a los inmigrantes. Italia aceptó acoger a 20 de los 141 inmigrantes a pesar de que Salvini había alardeado públicamente de que Italia no iba a ceder a las presiones de otros países europeos para sumarse al acuerdo. Este hecho fue aprovechado por el exsubsecretario de Asuntos Europeos, Sandro Gozi, del Partido Democrático, para criticar al líder de la Liga: «Después de sus fanfarronadas, mostrándose orgulloso de que a Italia no habría llegado ni un solo inmigrante de la nave Aquarius, el Gobierno terminó por acoger a 20». Ahora la Guardia Costera italiana ha salvado a 170 inmigrantes en aguas de Malta y el ministro del Interior Salvini ataca a ese país porque «no ha prestado socorro a esos 170 inmigrantes, limitándose a acompañarlos hacia aguas italianas, sin que fuera informado el ministerio del Interior italiano». Matteo Salvini ha hecho una denuncia precisa con este mensaje polémico en Facebook: «Es mi deber informaros que una patera con 170 inmigrantes, que estaba en aguas maltesas en dificultad, ha sido ignorado, o mejor dicho: ha sido acompañado hacia aguas italianas por las autoridades maltesas. Esta Europa no es mi Europa. Italia ha acogido ya más que suficiente. Que quede claro esto a Bruselas y a los demás. Punto», concluye el ministro del Interior. En definitiva, lo que Salvini sugiere es que la embarcación italiana con los 170 inmigrantes tenía que haber desembarcado en La Valeta, porque el «salvamento se produjo en aguas maltesas». Amenaza Por ello Salvini vuelve con su desafío a Europa. «Frente a la disponibilidad de nuestro Gobierno para acoger a no más de 20 inmigrantes que estaban a bordo de la nave Aquarius, en estas horas los socios europeos piensan en dejar sola a Italia largándole una patera con 170 personas. Si realmente este es el intento, Roma pondrá en discusión la posibilidad de participar en la redistribución de las personas que estaban a bordo del Aquarius, así como había anunciado Malta». De todas formas, algunas fuentes del Gobierno italiano, recogidas por la prensa, desmienten a Salvini, confirmando que Italia respetará su compromiso de acoger a los 20. En cualquier caso, Matteo Salvini sigue fiel a su línea intransigente y de rechazo a la acogida de inmigrantes: «He pedido a la nave de la Guardia Costera italiana que se comunique con las autoridades maltesas, en cuyas aguas se produjo el salvamento, para que pongan a disposición un puerto para el desembarco. Después de haber acogido vía mar 700.000 inmigrantes en pocos años, pienso que Italia ya ha hecho su deber e incluso el de otros?. La solución de los últimos casos con barcos de organizaciones humanitarias solo han sido parches. Volverán nuevas emergencias hasta que la UE encuentre una solución compartida por todos sus países miembros.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
El fiscal general de EE.UU. emite una orden para acelerar las deportaciones de inmigrantes
El fiscal general de Estados Unidos, Jeff Sessions, ha emitido este jueves una orden buscando acelerar la deportación de inmigrantes ilegales y ha dicho a los jueces de inmigración que solo deberían posponer los casos en los procedimientos de deportación «por buena causa». Sessions, en una orden provisional que fue criticada por algunos abogados, ha señalado que el estándar de «buena causa» limita «la discreción de los jueces de inmigración y les prohíbe continuar por cualquier motivo o no tener ninguna razón». A diferencia del sistema judicial federal, los tribunales de inmigración de Estados Unidos dependen del Departamento de Justicia y el fiscal general puede intervenir. Sessions, un exsenador republicano designado por el presidente estadounidense, Donald Trump, no suele intervenir en comparación con sus predecesores. Sessions ha liderado los esfuerzos de la Administración Trump para tomar fuertes medidas contra la inmigración ilegal, incluida una política de «tolerancia cero» que separó a los padres inmigrantes de sus hijos mientras estaban detenidos en Estados Unidos. Trump retiró la política en junio bajo la presión política. Lo fundamental para mostrar una «buena causa» es si una persona puede tener éxito en los esfuerzos por permanecer en Estados Unidos, ya sea solicitando asilo o recibiendo algún tipo de visado o permiso de trabajo, según ha afirmado este jueves el fiscal general. Stephen Kang, abogado del proyecto de derechos de inmigrantes de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), ha considerado la orden de Sessions como «preocupante» y una de varias que «se ha movido en la dirección de restringir los derechos del debido proceso para las personas que se encuentran en procedimientos de deportación». Kang ha afirmado que Sessions parecía interpretar a los inmigrantes que buscan más tiempo para preparar sus casos como si trataran de «jugar con el sistema y evitar la deportación». Kang ha asegurado que los procedimientos de deportación eran complejos y que la gente necesitaba tiempo tanto para obtener abogados para garantizar que sus derechos al debido proceso estén protegidos como para garantizar que sus casos sean escuchados justamente. El Departamento de Justicia ha estado luchando por reducir la acumulación de casos de deportación. Un análisis de la Oficina de Responsabilidad Gubernamental de 2017 mostró que el número de casos que se prolongan de un año a otro se duplicó entre 2006 y 2015, principalmente porque se completan menos casos por año.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Salvini pide la intervención de la UE o Italia llevará a un barco con 177 inmigrantes a Libia
El ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, instó a la Unión Europea (UE) a intervenir en los casos de inmigración o advirtió que Italia conducirá a los inmigrantes interceptados directamente a Libia. Salvini envió a los medios estas declaraciones en relación con el caso del barco de la Guardia Costera italiana con 177 inmigrantes que espera un puerto desde el jueves tras el rechazo de Malta y de Italia de hacerse cargo. «O Europa decide seriamente que tiene que ayudar a Italia, comenzando por los inmigrantes en la (patrullera) Diciotti o nos veremos obligados a hacer algo que acabará definitivamente con el negocio de los traficantes. Es decir, acompañar a un puerto libio a las personas recuperadas en el mar», anunció. Por su parte, el ministro de Infraestructuras, Danilo Toninelli, afirmó que «la Unión Europea debe dar un paso adelante y abrir sus propios puertos a la solidaridad sino no tiene motivos para existir», en un mensaje en su cuenta en Twitter. El caso del barco de la Guardia Costera Diciotti se hizo cargo el pasado jueves de los inmigrantes que habían sido rescatados por otros dos barcos de la Capitanía de Puerto cuando se encontraban en dificultad en aguas de Malta, según explicó el ministerio del Interior. Salvini afirmó que tendría que ser Malta quien se ocupase de estos inmigrantes. El ministro del Interior maltés, Michael Farrugia, reiteró hoy en Twitter la negativa de su país de hacerse cargo del barco. Farrugia acusó a Italia de haber interceptado a los inmigrantes en aguas maltesas «pero solo para impedirles entrar en aguas italianas» ya que el barco no pidió auxilio. Ante este nuevo pulso entre Malta e Italia, se espera que se pueda volver a adoptar la solución de una reubicación de los inmigrantes en varios países europeos como ya ocurrió con el barco «Aquarius» de las ONG SOS Méditerranée y Médicos sin Fronteras con 141 inmigrantes atracó en Malta tras esperar cinco días. La novedad en este caso es que Italia niega el atraque en sus puertos a un barco de la Guardia Costera de su país que actualmente se encuentra a pocas millas de la isla de Lampedusa. En esta patrullera de la Guardia Costera se encuentran 6 mujeres y 34 menores, mientras que 13 personas tuvieron que ser evacuadas a Lampedusa debido a problemas de salud
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Salvini: «O Europa ayuda o enviamos a los inmigrantes a Libia»
El Gobierno italiano continúa firme en su política de rechazo completo a la inmigración, mientras el ministro del Interior, Matteo Salvini, desafía a Europa con la amenaza de «reenviar a Libia los prófugos que sean salvados en el Mediterráneo». Salvini mantiene el bloqueo de los puertos para los barcos de organizaciones humanitarias y ahora tampoco quiere que se produzca el desembarco de la nave Dieciotto, de la Guardia Costera italiana, con 177 indocumentados a bordo. Este último caso está siendo motivo de una nueva tensión con Malta, al tiempo que le ha producido irritación a Matteo Salvini que la Guardia Costera italiana, cuyos barcos dependen del Ministerio de Transportes, realizara el salvamento sin avisar a su Ministerio del Interior. Para Salvini, la Guardia Costera es «rea» de haber salvado con su nave Ubaldo Dieciotto, el miércoles pasado, a 190 inmigrantes que, procedentes de Libia, viajaban apiñados en una patera que estaba naufragando en alta mar. Trece de ellos fueron transferidos a Lampedusa porque tenían necesidad de ser curados al haber sufrido agresiones en Libia. Obligación de Malta En caliente, Matteo Salvini volvió a criticar a Malta y ordenó a la nave Dieciotto que se pusiera en contacto con las autoridades maltesas para que le ofrecieran un puerto seguro donde desembarcar, porque el salvamento se había hecho en aguas maltesas. El gobierno de La Valeta ofreció una versión completamente distinta, acusando a Italia de falsear la realidad y subrayando que el puerto seguro más próximo de la nave está en la isla de Lampedusa. Hoy, paralizada por quinto día, la nave se encuentra cerca de la isla italiana a la espera de que se encuentre una solución. Salvini ha desafiado a la UE con una clara amenaza: «O Europa decide seriamente ayudar a Italia en concreto, a partir por ejemplo de los 180 inmigrantes que están a bordo de la nave Dieciotto, o nos veremos obligados a hacer algo que eliminará definitivamente el negocio de los traficantes de seres humanos. Es decir, devolveremos a un puerto de Libia las personas recuperadas en el mar».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Estalla la tensión con los venezolanos en un campamento improvisado en la frontera brasileña
La frontera de Brasil y Venezuela vivió una gran tensión este fin de semana, con un ataque xenófobo contra venezolanos en el municipio de Pacaraima, en el estado de Roraima, principal puerta de entrada a Brasil. Amenazados, y en condiciones precarias, más de un millar de venezolanos cruzaron la frontera de vuelta a Venezuela huyendo de persecuciones, informó el Ejército brasileño. «Hubo un ataque masivo contra personas desesperadas que están huyendo de una crisis humanitaria en su país», explicó a ABC César Muñoz, investigador en Brasil de la organización internacional Human Rights Watch (HRW). Según Muñoz, Roraima vive un clima xenófobo con los venezolanos, estimulado por autoridades locales, que estalla por cualquier motivo. «Es una crisis enorme que es culpa, al final, del gobierno de (Nicolás) Maduro, que les está negando a sus ciudadanos lo mínimo», resume Muñoz. Brasileños se manifiestan contra la inmigración venezolana - EFE La violencia se desencadenó cuando, supuestamente, cuatro venezolanos robaron y golpearon a un comerciante brasileño dentro de su casa. La respuesta de un grupo de brasileños fue este ataque contra venezolanos, a los que quemaron objetos personales y las tiendas de campaña en las que dormían. Imágenes y videos difundidos por internet muestran la persecución violenta contra los inmigrantes. Niños y embarazadas «Estamos hablando de familias, de niños, mujeres embarazadas, de gente desplazada, que viene desnutrida, con problemas de salud, en una situación muy complicada», cuenta una joven colombiana que ha viajado a Roraima para ayudar voluntariamente en esta crisis humanitaria. Muchos de los venezolanos que llegan viven en condiciones lamentables en las calles, pidiendo limosna en los semáforos, lo que ha generado una antipatía enorme entre los brasileños de clase media que viven en la frontera, la mayoría formada por empleados públicos y gente que vive de la minería ilegal. La joven, que prefiere el anonimato por motivos de seguridad, describe una situación cada vez más tensa, en la que incluso los que ayudan a los venezolanos están cada vez más frágiles, siendo criminalizados por los locales y las autoridades de Roraima, como la gobernadora, Suely Campos, que a comienzos de este mes apoyó una polémica decisión para prohibir la entrada a los venezolanos, acción que cerró la frontera por menos de 24 horas. Campos y las autoridades locales han insistido en exigirle al Gobierno central el cierre de la frontera. El Gobierno de Michel Temer y su cancillería, enemigos declarados de Maduro, apoyan la llamada «Operación Acogida», una fuerza formada por las Fuerzas Armadas y ONG, que ha sido elogiada por las organizaciones de inmigración, pero que no da abasto para atender el fuerte flujo migratorio, con al menos 500 venezolanos de media al día.