Infortelecom

Noticias de inmigracion

01-01-1970 | Fuente: abc.es
África exige disculpas a Washington por el «racismo» del presidente
La cascada de reacciones críticas a la soez referencia de Trump a los países que envían inmigrantes a Estados Unidos no se detiene. Tras la reacción individual de algunos de ellos, como El Salvador, Haití y Botsuana, que exigieron aclaraciones desde el primer momento, los países africanos han decidido pasar a la acción de forma conjunta. Embajadores de los 55 países que integran la Unión Africana aprobaron una declaración de condena en la que exigen una disculpa del presidente estadounidense y tildan sus afirmaciones de «racistas, escandalosas y xenófobas». La tormenta política estalló cuando el pasado viernes un periódico reveló que Trump, durante un duro discurso ante una veintena de congresistas republicanos y demócratas, despreció verbalmente a los países pobres que envían inmigrantes a Estados Unidos cuando se produce algún tipo de catástrofe natural. Durante su intervención en la Casa Blanca, después de preguntarse por qué su país tenía que acoger a tantos haitianos, lanzó está pregunta: «¿Por qué tenemos que seguir acogiendo a toda esa gente de países que son un pozo de mierda?». Y a continuación, se mostró partidario de que el país «reciba a noruegos» en lugar de hacerlo con personas de baja cualificación. Desde entonces, además de una indignación generalizada en la comunidad internacional, la lluvia de críticas a Trump ha sido casi unánime por parte de los legisladores de ambos partidos. A excepción de dos congresistas republicanos que afirmaron no recordar si el presidente se había expresado exactamente en esos términos. Después del desmentido de Trump, que reconocía un «duro lenguaje» pero negaba haber pronunciado esas palabras, el senador demócrata John Durbin, primero, y el conservador Lindsey Graham, después, aseguraron que sí había pronunciado la expresión, que el propio Graham afeó al presidente minutos después de pronunciarlas. Horas después, Naciones Unidas, que ya había criticado también como institución las palabras del ocupante del Despacho Oval, albergó el encuentro de embajadores africanos, que, además de solidarizarse «con el pueblo haitiano», mostraron su «preocupación por la creciente y continua tendencia del Gobierno estadounidense de denigrar a su continente y a las personas de color». Solución para los «dreamers» Las agresivas afirmaciones de Donald Trump tienen lugar en un momento en que el Congreso busca una solución legal definitiva que proteja de la deportación a los «dreamers», los jóvenes inmigrantes que entraron en el país como menores. A esa necesidad se ha sumado un nuevo desafío para los legisladores, después de que la Administración Trump decidiera cancelar los programas de acogida de refugiados de Haití y de El Salvador, una decisión que podría afectar a otros países próximamente. La decisión de Inmigración de poner fin a los llamados TPS se basa en que los motivos por los que Estados Unidos recibió a miles de personas, afectados por los terremotos ocurridos en ambos países, ya no se mantienen, al haberse solucionado la falta de recursos en su naciones de origen. Se calcula que son casi 50.000 haitianos y más de 250.000 salvadoreños los que están obligados a buscar un nuevo estatus legal en un año y medio, para eludir su salida del país. Ciudadanos de algunos países africanos que viven hoy en Estados Unidos podrían verse afectados próximamente por una medida similar. Se trata de uno de los puntos del debate en el que Trump exige un endurecimiento de las condiciones de acogida a extranjeros, que incluye la construcción del muro con México, así como el fin de la lotería de visados y de la llamada cadena de inmigración (entre generaciones). Condiciones que ha puesto como precio para salvar a los «dreamers».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Donald Trump: «No soy racista»
El presidente de EE.UU., Donald Trump, ha negado que sea racista al ser preguntado en Florida por periodistas tras la polémica originada por sus declaraciones en las que llamó «países de mierda» a naciones como Haití y de África. «Yo no soy un racista. Soy la persona menos racista que has entrevistado. Qué te puedo decir», respondió Trump brevemente al ser cuestionado este domingo cuando llegaba a cenar en uno de sus clubes de golf de la Florida. El presidente estadounidense desmintió el viernes una información de The Washington Post según la cual dijo en una reunión sobre inmigración que Haití, El Salvador y los países africanos son «países de mierda». Un legislador demócrata presente en la reunión confirmó al diario Los Angeles Times las declaraciones de Trump. Sin embargo, Trump escribió después en su cuenta de Twitter que «el lenguaje que usé en la reunión de DACA (programa para los inmigrantes llegados en la infancia a EE.UU.) fue duro, pero este no es el lenguaje que usé». Pese a su desmentido, el presidente estadounidense recibió duras críticas de los países aludidos, entre otros. El Gobierno haitiano se mostró «indignado y conmocionado» por unas declaraciones que, «de ser ciertas (..), reflejarían una visión simplista y racista totalmente equivocada de la comunidad haitiana y su contribución a los Estados Unidos». El Gobierno de El Salvador anunció que había enviado una nota de protesta a Estados Unidos y exigió «respeto» para los ciudadanos salvadoreños. La Unión Africana (UA), que congrega a 55 Estados, y varios Gobiernos de ese continente, tachó de «racistas» los comentarios atribuidos a Trump. Una portavoz de la UA indicó que, incluso aunque el mandatario los haya negado, no dejan de ser «preocupantes» porque «hay un patrón de declaraciones y actos previos». Además, los embajadores ante la ONU de 54 países africanos exigieron a Trump una disculpa por los comentarios «racistas» que expresó el jueves. Condenaron también los «escandalosos, racistas y xenófobos» comentarios del gobernante, y aseguraron sentirse «preocupados por la continúa y creciente tendencia dentro del Gobierno estadounidense hacia África y hacia los afrodescendientes denigrando al continente y a las personas de color».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Macron quiere a Londres en la Defensa Europea aunque abandone la UE
Emmanuel Macron espera que, aunque abandone la UE, el Reino Unido participe activamente en el relanzamiento de la Defensa Europea, en estrecha cooperación con Francia, Alemania, Italia y España, para responder al doble desafío de las amenazas terroristas y el alejamiento estratégico de EE.UU. El presidente francés ha elaborado un ambicioso proyecto multilateral, con estos pilares: «cooperación estructural permanente», «creación de un fondo europeo de la defensa para financiar proyectos comunes», «iniciativa europea de defensa», «creación de una fuerza de intervención común, con un presupuesto y una doctrina común de intervención en el exterior». A juicio del presidente francés, es urgente relanzar la Defensa Europea porque la lucha contra el terrorismo se anuncia larga y compleja al tiempo que Trump confirma su distanciamiento de la seguridad de Europa. «Ante tales evidencias -estima Macron-, Europa debe tomar conciencia de su fragilidad y de la necesidad de actuar colectivamente para asegurar nuestra soberanía común». Macron y Theresa May, primera ministra británica, ya discutieron sobre Defensa durante su primer encuentro, en el Elíseo, el verano pasado. El presidente francés comenzó a dar forma a sus proyectos en su discurso de la Sorbona, en septiembre pasado, y continuará matizando sus proposiciones en la cumbre franco-británica del jueves que viene, durante la conferencia excepcional que pronunciará en la Royal Military Academy de Sandhurst. En su día, Theresa May y Macron acordaron que el Brexit «no debía perturbar» la cooperación militar entre las dos grandes potencias atómicas de Europa -Francia y el Reino Unido-, matriz de todos los proyectos de la seguridad y defensa europea. En tanto Macron ha seguido negociando con Angela Merkel, Mariano Rajoy y Matteo Renzi y Paolo Gentiloni los posibles «contornos» de la futura seguridad y defensa común. A juicio del presidente francés, los intereses superiores del Reino Unido y los aliados europeos exigen seguir avanzando. Inmigración y Brexit son dos problemas mayores para el futuro de Europa. Pero el alejamiento de Washington y las amenazas de nuevo cuño, presentes en todas las fronteras de Europa, exigen una respuesta común. Potencia militar Los aliados europeos ya cooperan en varios escenarios exteriores (África subsahariana, Mediterráneo, Oriente Medio). Pero, a largo plazo, la seguridad común solo será sólida y creíble contando con el Reino Unido, potencia atómica, con uno de los presupuestos militares más importantes de Occidente. En el terreno estrictamente bilateral, la cooperación militar franco-británica se rige por la declaración de Saint-Malo (1998) y el Tratado de Lancaster House firmados por Nicolas Sarkozy y David Cameron el 2 de noviembre de 2010. Macron espera de Theresa May «avanzar» y lanzar «nuevas iniciativas», en esa estela, convencido de que Londres debe ser uno de los pilares la defensa europea pase lo que pase con el Brexit. Macron estima que el Brexit no debe romper una alianza histórica, capital en la historia de la seguridad de Europa durante el siglo XX. París y Berlín estudian un proyecto de avión de combate europeo. Las negociaciones seguirán avanzando cuando el nuevo Gobierno alemán entre en funciones. París y Madrid ya cooperan en Malí y otros frentes. Esa cooperación debe ampliarse. París y Roma comparten con Madrid intereses comunes en el Mediterráneo. Hasta ahora firmes aliados, París y Londres discuten los contornos de un pilar europeo de seguridad que suscita reservas de fondo en Washington.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Macron: «Cogedme, que freno la inmigración»
Emmanuel Macron matizará en Calais, la ciudad símbolo de la crisis de la inmigración, nacional y europea, su proyecto de Ley que debiera «refundar» la política nacional de asilo e inmigración, cuando llegue a ser realidad, tras un laberíntico proceso de «concertación» que lleva meses de retraso. Macron anunció el 12 de julio del año pasado un «inminente» proyecto de Ley, destinado a «garantizar el derecho de asilo controlando mejor los flujos migratorios». Tras un trimestre de «concertación previa», el presidente de la República confirmó a finales de septiembre su ambición de «refundar completamente» las políticas de asilo e inmigración. A mediados del mes de diciembre pasado, Gérard Collomb, ministro del Interior, anunció unas primeras «directrices», prólogo a un proyecto de Ley que debiera discutirse las próximas semanas y meses en la Asamblea Nacional y el Senado. Viaje a Calais Antes que diputados y senados entren a debatir los posibles proyectos concretos del presidente, Emmanuel Macron ha decidido viajar personalmente a Calais, en el Norte de Francia, una ciudad «símbolo» de todas las crisis nacionales y europeas en materia de inmigración y derecho de asilo. Especialista emérito en materia de comunicación política, Macron se entrevistará en Calais, este martes, con representantes de la inmigración, las asociaciones humanitarias, autoridades locales y portavoces de las fuerzas de seguridad. Todas las partes recibirán la «buena nueva» directamente del presidente, con el fin de intentar que un proyecto inflamable termine convirtiéndose en un campo de minas. Los grandes principios del proyecto de la futura Ley que debiera «refundar» la política nacional en los terrenos de la inmigración y el derecho de asilo son bien conocidos: «Mejor controlar los flujos migratorios», «mejorar las condiciones de la acogida de inmigrantes legales», «alejamiento de inmigrantes ilegales», «refundación de la política de inmigración», «favorecer la inmigración de talentos y competencias». Se trata de principios generales, a falta de un catálogo más o menos completo y «coercitivo» de medidas concretas, que suscitan reservas y críticas antes siquiera se ser realidad. Integración Cuando Macron evoca la necesidad de «controlar mejor los flujos migratorios», la izquierda denuncia un proyecto de «política represiva», mientras que la derecha y la extrema derecha denuncian su «laxismo». Cuando Macron propone «mejorar» la integración, la izquierda denuncia un «proyecto teórico», mientras que la derecha critica la «debilidad» gubernamental. En Calais, Macron debiera confirmar las pistas básicas de su proyecto, intentando salir al paso de las críticas de fondo de unos y otros, insistiendo en la matriz original de su «nueva política»: «Debemos comportarnos con humanidad y firmeza». En términos prácticos, ese lenguaje «humanista» pudiera traducirse de este modo: «Intentar reducir al mínimo la inmigración ilegal, intentar mejorar las condiciones de integración de la inmigración legal, recortándola, en la medida de lo posible».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
La Liga Norte alardea de racismo en la campaña electoral italiana
Se temía que la campaña electoral italiana sería de muy bajo nivel. Y las peores previsiones se están cumpliendo. La campaña parece haberse convertido en una competición a ver qué candidato dice la barbaridad más grande o la promesa más increíble. El último escándalo lo ha provocado el candidato a la presidencia de Lombardía, Attilio Fontana, de la ultraderechista Liga Norte, exalcalde de Varese (Lombardía), quien considera que «la raza blanca» corre peligro de extinción si no se frena drásticamente el número de inmigrantes: «No podemos aceptar a todos los inmigrantes que llegan; debemos decidir si nuestra etnia, nuestra raza blanca debe seguir existiendo o debe ser anulada». Ante la tormenta que ha suscitado, Fontana, presentado por la Liga Norte como un «moderado», señaló que fue «un lapsus», pero luego volvió a la carga al insistir en que «también la Constitución italiana habla de razas». Fontana saca así de contexto el artículo 3 de la carta magna en la que se lee: «Todos los ciudadanos son iguales ante la ley sin distinción de sexo, raza, lengua, religión y opiniones políticas». A la hora de crear miedo de la inmigración, Attilio Fontana está en buena compañía. El líder de la Liga Norte, Matteo Salvini, insistió recientemente en la defensa de la «raza» en un mitin en Bolonia, resaltando que Italia «está siendo atacada»: «Nuestra cultura, sociedad, tradiciones y forma de vida están en peligro. El color de la piel no tiene nada que ver con eso, pero el riesgo es muy real. Siglos de historia corren el peligro de desaparecer si la islamización gana terreno», clamó. Populista ante la inmigración también se mostró el líder de Forza Italia, Silvio Berlusconi, quien asegura que medio millón de inmigrantes están listos para delinquir en Italia. Otro populista, Luigi Di Maio, candidato del Movimiento 5 Estrellas, se apresuró a destacar que, antes que a los inmigrantes, se debe proteger el bienestar y la salud de los italianos. La paradoja es que la grotesca alarma sobre el peligro que correría la raza blanca lanzada por Attilio Fontana, se produce cuando se reduce el número de llegadas de inmigrante. Mientras que en el 2016 desembarcaron en Italia 181.436 inmigrantes, y murieron 5.022 en el Canal de Sicilia, en el último año llegaron 119.247, un 34 por ciento menos. En el terreno de las promesas, Di Maio y Salvini, campeones del populismo, se han mostrado en perfecta sintonía sobre la vacunación de migrantes, cuya obligación, ahora aprobada por ley, insisten en que debe abolirse. Asimismo, Di Maio promete no hacer caso a Bruselas y aumentar el gasto público superando el límite del 3% de déficit que impone la Unión Europea. Se oyen tantas barbaridades que el presidente de los obispos italianos, el cardenal Gualtiero Bassetti, ha debido lanzar una llamada a la responsabilidad: «Basta ya de eslóganes electorales deprimentes y de prometer milagros», pidió.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
El jefe de Gabinete de la Casa Blanca asegura que México jamás pagará el muro
El jefe de Gabinete de la Casa Blanca, John Kelly, ha asegurado este miércoles que México jamás pagará el muro fronterizo con Estados Unidos y ha tachado de «mal informadas» algunas de las promesas realizadas por el presidente, Donald Trump, durante la campaña electoral. Las declaraciones de Kelly se anteponen a los comentarios del magnate, que ha asegurado en reiteradas ocasiones que México pagará el muro y no los contribuyentes estadounidenses. En este sentido, la Casa Blanca ha enviado señales contradictorias sobre la política antiinmigración de la Administración Trump, que anunció en septiembre la derogación de la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés), ideada por la Administración del expresidente Barack Obama para proteger de la deportación a cerca de 800.000 'dreamers'. Senadores republicanos y demócratas han alertado recientemente de que Trump no está siendo claro sobre cómo quiere reemplazar el DACA. El martes, la Casa Blanca aseveró que el acuerdo migratorio presentado por los senadores sobre los 'dreamers', inmigrantes que llegaron de forma irregular a Estados Unidos siendo niños, no se ajusta a las prioridades del presidente. Kelly ha destacado la importancia de que la derogación del DACA no haya entrado en vigor inmediatamente después de que se anunciara. «Trabajé para lograr una ampliación del DACA. Lo ordené. Lo gestioné. Y todo el mundo me ha dado las gracias por ello», ha afirmado. Asimismo, el jefe de Gabinete de la Casa Blanca ha matizado que "se dijeron algunas cosas sobre la campaña que resultaron estar desinformadas". "Una cosa es hacer campaña y otra es gobernar. Es muy difícil", ha añadido. «Un muro entero de mar a mar no va a tener lugar. (..) En vez de eso, lo que la Administración sugiere es establecer una barrera física en muchas zonas», ha explicado Kelly, que ha hecho especial hincapié en el concepto de las «barreras físicas». Kelly ha señalado que, en vez de un muro concreto, es necesario "una barrera de unas 700 millas (1.100 kilómetros)". En el marco de una entrevista con la cadena de televisión Fox, el jefe de Gabinete aseverado que la Administración busca introducir la financiación de la construcción del muro en las renegociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN, también conocido como NAFTA). "De alguna forma, es posible que logremos obtener el dinero de México, pero no directamente desde su Gobierno", ha insistido.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Las dos fórmulas europeas para «atacar» a los partidos populistas: ¿enfrentarlos o adoptar sus agendas?
Enfrentar al populismo dio sus frutos en 2017, según concluye un informe de la ONG Human Rights Watch (HRW), en el que hace balance de la situación en materia de derechos humanos en el mundo. Decenas de movimientos populistas han ganado popularidad en los últimos años al calor de la crisis económica y la pérdida de calidad de vida de millones de personas. La victoria de Donald Trump en Estados Unidos y del Brexit en Reino Unido alertaron del efecto mundial del retroceso en materia de defensa de los DD.HH. que podría suponer la llegada al poder de agendas xenófobas con los inmigrantes y las minorías y la exaltación del lenguaje de «nosotros y ellos». Con las elecciones en Francia la pasada primavera, la Unión Europea se enfrentaba a un escenario decisivo para su continuidad tras la decisión de Reino Unido de dejar la Unión. Antes, Holanda y Austria celebraron sus comicios con la amenaza de un auge similar de la extrema derecha. No ganaron, pero estuvieron cerca. De esos meses se extraen dos modelos para derrotar a estas formaciones: mientras que en Holanda y Austria la derecha tradicional asimiló varios puntos del programa y de las políticas xenófobas de los populistas, señala HRW, en Francia el ahora presidente Emmanuel Macron confrontó con determinación las proclamas de Marine Le Pen, especialmente las que promovían la salida de la UE ondeando la bandera europea. Macron, que se declaró feminista, humanista y presidente jupiteriano, ahora se enfrenta a las críticas de la oposición por su dureza contra la inmigración y la imagen distinta que ahora muestra con respecto a la que ofrecía en campaña. En El Elíseo no ha sentado nada bien la portada de la revista L?Obs en la que el presidente aparece tras un alambre de espinos y con el titular: «Bienvenido al país de los derechos humanos» y la paridad de sexos en cargos en su gobierno no se traduce en igualdad de responsabilidades. «Europa tiene la responsabilidad de controlar sus fronteras, nadie lo disputa», pero debe «trata de limitar la afluencia de migrantes invirtiendo económicamente en sus países o actuando contra las represiones de las que huyen», afirma el director ejecutivo de HRW Kenneth Roth, e hijo de un judío alemán que huyó de la Alemania nazi. Los gobiernos populistas autoritarios también han encontrado resistencia en Centroeuropa. En Polonia, los intentos del Gobierno de Ley y Justicia de socavar el Estado de derecho y la independencia judicial -denuncia HRW- se encontraron con una fuerte oposición del Consejo de Europa y la Unión Europea, que prevé duras sanciones económicas contra el «gigante del Este». En Hungría, la amenaza de acciones legales de la UE y la condena internacional complicó los planes del gobierno para cerrar la Universidad Central Europea, financiada por el filántropo y multimillonario estadounidense Georges Soros, un bastión de pensamiento independiente que se opone a la «democracia no liberal» defendida por el primer ministro Viktor Orbán. España y el 1 de octubre HRW critica al Gobierno de España por las dificultades y obstáculos que presentan los solicitantes de asilo, así como por «excesivo uso de la fuerza» de la policía en las cargas durante la celebración del referéndum ilegal del 1 de octubre en Cataluña. La elección del presidente Donald Trump en los Estados Unidos y sus políticas anti inmigrantes y de discriminación racial se encontraron con una resistencia generalizada contra tales políticas por parte de organizaciones de la sociedad civil, periodistas, abogados, jueces e incluso miembros electos del propio partido republicano. «Trump ha dirigido sus políticas contra los refugiados y los inmigrantes, llamándolos delincuentes y amenazas para la seguridad nacional; envalentonó a los racistas con su nacionalismo blanco y defendió constantemente ideas y políticas anti musulmanas. Su administración ha implementado políticas que retrasarán el acceso de las mujeres a la atención de la salud reproductiva», reza el informe. Las purgas gay en Chechenia Human Rights Watch destaca en su informe anual los desafíos a los que se enfrenta el mundo por movimientos que se aprovechan de la desigualdad y la crisis económica para imponer su agenda contra las minorías y los derechos humanos. Bajo la presidencia de Trump, el gobierno de los EE.UU. ha reintroducido la ley de mordaza global expandida que reduce enormemente los fondos para la atención médica esencial para mujeres y niñas en el extranjero. El machismo de Trump, en cambio, ha tenido una dura contrapartida: el movimiento «Me Too» y la La Marcha de las Mujeres, convocada inicialmente como una respuesta estadounidense a la elección de Trump, que se transformó en un fenómeno global, con millones de personas apoyando su causa. En este escenario y tras años de luchas por parte de los activistas por los derechos de las mujeres, tres países de Medio Oriente y África del Norte -Jordania, Líbano y Túnez- derogaron disposiciones en sus códigos penales que permitían a los violadores eludir la pena de cárcel casándose con sus víctimas. Pionera en el mundo árabe, las autoridades tunecinas se han inspirado en legislaciones europeas como la española de 2004. Una de cada dos mujeres tunecinas habría sufrido violencia física, psicológica o sexual en un espacio público entre 2011 y 2015, según estima una encuesta de 2016 del Centro de Estudios, Investigación, Documentación e Información sobre la Mujer. Hasta la aprobación de la reciente ley, que entrará en vigor dentro de seis meses, la violencia familiar -una de las señaladas por la ley- seguía siendo tabú para la legislación tunecina pese a que hasta un 47% de las tunecinas la ha sufrido al menos una vez en su vida, según un estudio de 2010 de la Oficina Nacional de la Familia. En Venezuela más de un centenar de personas murieron en las protestas por el desplome de la economía y contra el enésimo giro autoritario del presidente Nicolás Maduro, que convocó unas elecciones para llegar a una Asamblea Constituyente para contrarrestar la mayoría opositora en el Parlamento venezolano. HRW destaca el cambio de postura de varios países de la región que abandonaron su pasividad en la denuncia al régimen venezolano para declarar sin tapujos su condena al Gobierno de Maduro. La lucha y la condena internacional tuvo más frutos en Rusia donde la detención, la tortura, el cumplimiento desaparición y asesinato de hombres homosexuales por las fuerzas de su presidente checheno Ramzan Kadirov se encontró con tal indignación generalizada que Vladimir Putin se vio obligado a darle un toque de atención a su brutal aliado, poniendo fin a la purga en esta república del sur de Rusia.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Reino Unido pagará 50 millones de euros a Francia para que siga controlando la zona fronteriza de Calais
Reino Unido ha llegado a un acuerdo para pagar a Francia 44,5 millones de libras, unos 50 millones de euros, por continuar vigilando el paso fronterizo de Calais. Según varios medios británicos, la primera ministra Theresa May cede así a las presiones del presidente francés Emmanuel Macron, que había amenazado con abandonar después del Brexit el acuerdo Le Touquet, que permite a los guardias fronterizos británicos patrullar en suelo francés. Esto habría supuesto que miles de inmigrantes ilegales pudieran acceder a Gran Bretaña a través del Túnel del Canal de la Mancha en lugar de ser detenidos por las autoridades galas. Lo ha anunciado un portavoz del Gobierno británico, que indicó que la aportación económica pretende «mejorar la seguridad de la frontera del Reino Unido». «Igual que se invierte en las fronteras en otras partes del país, lo correcto es vigilar constantemente qué más se puede hacer en los controles británicos en Francia y Bélgica, para asegurarnos de que sean lo más seguros posibles», señaló. Algo que, además, según el Ejecutivo, ahorrará cientos de millones que se habrían utilizado para el sistema de procesamiento de inmigrantes ilegales y solicitantes de asilo una vez que estuviesen ya en Gran Bretaña. Además de esta nueva partida, que se suma a la realizada en los últimos años de más de 100 millones de euros para mejorar varios puntos fronterizos, Reino Unido se compromete a acoger a más niños que viajan sin compañía de adultos y que pretenden acceder al país. Visita de Macron a Reino Unido Este acuerdo se anuncia el mismo día que Macron visita Reino Unido y se reúne con May en la trigésimo quinta cumbre entre ambos países. Un encuentro en el que no se hablará del Brexit (al menos no consta en la agenda oficial), pero sí de las relaciones bilaterales, inmigración o seguridad. Este miércoles la propia «premier» difundía un comunicado defendiendo la estrecha relación entre ambos países, que «siempre ha ido mucho más allá de la defensa y la seguridad». Después de almorzar juntos, ambos mandatarios se trasladarán a la academia militar de Sandhurst, al sur de Inglaterra, donde tendrán una reunión de trabajo. Más tarde se reunirán con varios de sus ministros y los jefes de las agencias de inteligencia tanto británica como francesa antes de ofrecer una rueda de prensa conjunta y asistir a una recepción en el Victoria and Albert Museum. Durante este encuentro también se espera que la propia May anuncie el envío de tres helicópteros de carga a la zona de Malí para apoyar a las tropas francesas que se encuentran en la región.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Desalojan el despacho de Theo Francken por alerta de ántrax
El despacho del secretario de Estado belga de Asilo e Inmigración, el nacionalista flamenco Theo Francken, conocido en España por ofrecerle asilo político a Carles Puigdemont, fue desalojado este jueves por alerta de ántrax por precaución después de que el político recibiera un sobre con polvo y una bala, informó el portavoz de su gabinete. Los servicios de seguridad lanzaron una alerta por ántrax tras el desalojo hacia las 13.30 hora local (12.30 GMT) de la oficina, situada en el número 2 de la calle Labermont de Bruselas, indicaron la radiotelevisión pública RTBF y el diario «Le Soir». Los servicios de emergencia establecieron un perímetro de seguridad, desalojaron también la oficina del primer ministro, Charles Michel, y de su gabinete, y cortaron la circulación en la zona. Efectivos de protección civil desplazados al lugar de los hechos intentan verificar el contenido exacto del sobre sospechoso enviado a Francken, político del partido flamenco NV-A que en las últimas semanas se había visto envuelto en una polémica tras ordenar la devolución de unos ciudadanos sudaneses que aseguraron haber sido torturados al retornar a su país.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Trump se enfrenta a su jefe de Gabinete y tuitea que México sí pagará el muro
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha contradicho este jueves a su jefe de Gabinete, John Kelly, y ha asegurado que el Gobierno de México pagará «directa o indirectamente» el muro que pretende construir en la frontera entre ambos países «El muro lo pagará, directa o indirectamente o mediante un reembolso a largo plazo, México, que tiene un absurdo superávit comercial de 71.000 millones de dólares con Estados Unidos», ha afirmado el presidente estadounidense, en un mensaje publicado en su cuenta personal de la red social Twitter. Trump ha asegurado que el pago de 20.000 millones de dólares por el muro es «una miseria» en comparación con lo que consigue México gracias al acuerdo comercial NAFTA. «El muro es el muro, nunca ha cambiado ni ha evolucionado desde el primer día que lo concebí», ha señalado el mandatario en otro mensaje. El jefe de Gabinete de la Casa Blanca, John Kelly, había asegurado este miércoles que México jamás pagará el muro fronterizo con Estados Unidos y ha tachado de «mal informadas» algunas de las promesas realizadas por el presidente, Donald Trump, durante la campaña electoral. Las declaraciones de Kelly se anteponían a los comentarios del magnate, que ha asegurado en reiteradas ocasiones que México pagará el muro y no los contribuyentes estadounidenses. «Dreamers» En este sentido, la Casa Blanca ha enviado señales contradictorias sobre la política antiinmigración de la Administración Trump, que anunció en septiembre la derogación de la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés), ideada por la Administración del expresidente Barack Obama para proteger de la deportación a cerca de 800.000 'dreamers'. Senadores republicanos y demócratas han alertado recientemente de que Trump no está siendo claro sobre cómo quiere reemplazar el DACA. El martes, la Casa Blanca aseveró que el acuerdo migratorio presentado por los senadores sobre los 'dreamers', inmigrantes que llegaron de forma irregular a Estados Unidos siendo niños, no se ajusta a las prioridades del presidente. Kelly ha destacado la importancia de que la derogación del DACA no haya entrado en vigor inmediatamente después de que se anunciara. «Trabajé para lograr una ampliación del DACA. Lo ordené. Lo gestioné. Y todo el mundo me ha dado las gracias por ello», ha afirmado. Asimismo, el jefe de Gabinete de la Casa Blanca ha matizado que "se dijeron algunas cosas sobre la campaña que resultaron estar desinformadas". "Una cosa es hacer campaña y otra es gobernar. Es muy difícil", ha añadido. «Un muro entero de mar a mar no va a tener lugar. (..) En vez de eso, lo que la Administración sugiere es establecer una barrera física en muchas zonas», ha explicado Kelly, que ha hecho especial hincapié en el concepto de las «barreras físicas». Kelly ha señalado que, en vez de un muro concreto, es necesario "una barrera de unas 700 millas (1.100 kilómetros)". En el marco de una entrevista con la cadena de televisión Fox, el jefe de Gabinete aseverado que la Administración busca introducir la financiación de la construcción del muro en las renegociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN, también conocido como NAFTA). "De alguna forma, es posible que logremos obtener el dinero de México, pero no directamente desde su Gobierno", ha insistido.