Infortelecom

Noticias de informatica

10-11-2017 | Fuente: as.com
Oath retira su patrocinio al Education First antes de 2018
La empresa informática ha comunicado que no patrocinará al equipo estadounidense la próxima temporada pese al acuerdo que habían alcanzado.
27-10-2017 | Fuente: as.com
Clara Rodríguez: las 'mates' al servicio del Estudiantes
La pívot (1,83 y 21 años) compagina la Liga Dia con sus estudios de matemáticas e informática. Hoy, las colegiales se miden al IDK Gipuzkoa.
26-10-2017 | Fuente: abc.es
Libertad con cargos para diez de los «once de Estambul»
Un tribunal turco ha dejado en libertad con cargos a diez de los once activistas de derechos humanos, entre ellos los dirigentes de Amnistía Internacional (AI) en el país, que están siendo juzgados desde hoy por colaboración con grupos terroristas, en un proceso que varias ONG califican de político. La medida significa la puesta en libertad inmediata de diez activistas detenidos en julio, entre ellos el alemán Peter Steudtner y el sueco Ali Gharavi, acusados junto a ocho activistas turcos. Dos de estos ya se hallaban en libertad provisional, mientras que los otros ocho han pasado más de tres meses en detención preventiva. Sin embargo, continuará entre rejas el presidente de AI en Turquía, Taner Kiliç, detenido en junio bajo la acusación de formar parte de la red de simpatizantes del predicador islamista Fethullah Gülen, al que Ankara imputa la responsabilidad del fallido golpe de Estado del 15 de julio de 2016. Kiliç tiene pendiente otro juicio que se celebrará mañana en Esmirna, por los que continúa en detención preventiva. Durante el juicio, todos los acusados se declararon inocentes de los cargos de colaboración con organizaciones terroristas, que les pueden acarrear hasta 15 años de cárcel. «Nosotros esperamos que todos los defensores de los derechos humanos sean puestos en libertad hoy», había indicado a Efe Andrew Gardner, representante de AI en Turquía, antes del juicio. «Las acusaciones son absurdas. En el escrito de acusación no hay prueba alguna. Esperamos que, después de tres meses en prisión preventiva, al menos se les ponga en libertad provisional para que puedan volver con sus familias», agregó. Steudtner, Gharavi y la directora de AI en Turquía, Idil Eser, fueron detenidos el pasado 5 de julio pasados en la isla de Büyükada, cerca de Estambul, donde participaron en un taller sobre seguridad informática y derechos humanos. Todo el grupo está acusado de mantener vínculos tanto con la cofradía gülenista como con la guerrilla izquierdista Partido de Trabajadores de Kurdistán (PKK) y con el DHKP-C, un grupo armado ultramarxista, tres organizaciones enfrentadas entre sí. La Fiscalía afirma que durante el taller, los acusados hablaron de «cómo almacenar información en un teléfono móvil de forma segura si lo confisca la Policía, cómo impedir que la Policía u otras personas accedan a esa información y cómo encriptarla». El escrito de acusación asevera, además, que algunos de los participantes hablaron sobre qué se puede aprender de las revueltas antigubernamentales de 2013 y cómo organizar protestas sociales. La Fiscalía concluye que los acusados querían «transformar la situación política actual suscitando nuevas revueltas similares a las 2013 a través de organizaciones que actuasen como ONGs pero estuvieran dirigidas por organizaciones terroristas». «Está totalmente claro que esto es un caso político, un caso impulsado por las declaraciones del Gobierno y las campañas contra las organizaciones de derechos humanos. No hay nada legal, no hay nada fundamentado en la ley que permite mantener a estas personas encarceladas", denunció Gardner. «Todas las acusaciones se basan en mi trabajo para Amnistía Internacional. No tengo nada que reprocharme. Solo hice mi trabajo como defensora de los derechos humanos», se defendió Idil Eser. También Steudtner y Gharavi se describieron como activistas pacíficos y exigieron su liberación. «Imagino que algunos de los acusados serán liberados. Pero como sabemos, desafortunadamente es nuestro presidente (Recep Tayyip Erdogan) quien da hoy día instrucciones a los tribunales» , había adelantando en conversación con Efe Garo Paylan, diputado del partido izquierdista HDP, que acudió como observador al juicio. «En Turquía no funciona el Estado de derecho. El presidente está tomando a los extranjeros como rehenes. Desafortunadamente, estos dos defensores de los derechos humanos son los rehenes de nuestro presidente», insistió Paylan, antes de iniciarse la sesión. Andrew Gardner recordó que «bajo el estado de emergencia (vigente en Turquía desde el fallido golpe), el acceso a los detenidos está muy restringido. Sus familiares los pueden ver una hora por semana, al igual que los abogados. Y ahora llevan en prisión ya más de tres meses. Queremos que los liberen ya». «La Judicatura no puede tomar una decisión, están esperando a que el presidente dé alguna señal, para ver si los pueden liberar o no», opinó Paylan.
08-10-2017 | Fuente: abc.es
Tres estados de Brasil celebran un referéndum informal de independencia
Un movimiento separatista brasileño celebró este sábado un plebiscito informal para proponer la independencia de tres estados del sur del país, Rio Grande del Sur, Santa Catarina y Paraná. Los organizadores del movimiento «El Sur es mi País» se centraron principalmente en Rio Grande del Sur, donde en el 80% de los 497 municipios, en 2.500 urnas, los participantes eligieron entre el «sí» o el «no» a la formación de un nuevo país sudamericano, que tendría frontera con Argentina, Paraguay y Uruguay. Después de responder la pregunta de si «Quiere que Paraná, Santa Catarina y Rio Grande del Sur formen un país independiente», los participantes fueron invitados a firmar un proyecto de ley que será presentado oficialmente al Legislativo, para el que se necesita 1% de los electores de cada uno de esos tres estados. «Sería la forma de salir del país sin romper tantos paradigmas», dijo un votante de la consulta informalLa coordinadora del movimiento, Anidria Rocha, informó al portal G1, del grupo Globo, que la expectativa era de 2 millones de votos, impulsados por la crisis política y económica que atraviesa Brasil. «El movimiento tomó una proporción enorme por la crisis política, social y económica por la que pasa el país», explicó la organizadora, que confirma que en otras votaciones de años anteriores llegaron a los 600.000 votos. «Sería la forma de salir del país sin romper tantos paradigmas», declaró el analista de informática Diego Ennes de Lima, de 33 años, que votó este fin de semana y que siempre quiso vivir fuera de Brasil. El movimiento, que se solidariza con los independentistas de Cataluña, con otros grupos similares en Brasil y el mundo, consideran que tienen una cultura y una fuerza económica propia. Argumentan también que el sistema federativo brasileño es injusto en la redistribución de impuestos y facilita la corrupción. El PIB de los tres estados corresponde al 16,2% de la economía nacional. Cultura propia Los independentistas brasileños también se identifican con una cultura común, «predominantemente europea, pero orgullosamente mestiza, con africanos, indígenas americanos y asiáticos», según afirma el movimiento en varios documentos. El plebiscito no es oficial, pero los resultados deben ser divulgados entre este domingo y lunes.
05-10-2017 | Fuente: abc.es
Los servicios de inteligencia alemanes «confiesan» sus errores en una sesión parlamentaria
En Alemania hay ahora mismo 1.800 yihadistas radicalizados que los servicios de inteligencia consideran potenciales terroristas. El número de salafistas, musulmanes que siguen a predicadores que llaman a la violencia contra el infiel, asciende a 10.300. Y Alemania, por sí sola, es incapaz de defenderse de esta y otras amenazas, como la informática, sin la cooperación de otras agencias de países amigos. Estas son algunas de las conclusiones de la comparecencia de tres horas de duración en la que los servicios de inteligencia alemanes se han desnudado públicamente, sometiéndose a una sesión de control parlamentaria difundida en abierto en internet y con dos segundos de retardo como toda medida de opacidad. Los jefes del Servicio Federal de Inteligencia (BND), la Oficina Federal para la Protección de la Constitución (BfV) y el Servicio de Contrainteligencia Militar (MAD) no han respondido a las exhaustivas preguntas del Consejo de Control del Parlamento alemán (PKGr) en una comisión hermética como hasta ahora, sino de forma pública, inaugurando una nueva forma de control que resulta como consecuencia de posibles negligencias o infracciones que han empañado su imagen en los últimos años y que han minado la confianza ciudadana. Entre los escándalos más destacados figuran la controvertida actuación del BND en el contexto del espionaje de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) estadounidense en territorio alemán y la de la BfV frente a las actividades terroristas del grupo neonazi Clandestinidad Nacionalsocialista (NSU, una célula de terrorismo xenófoba cuyos crímenes, más de diez asesinatos por todo el territorio federal, se sospecha que fueron encubiertos desde los servicios secretos. En lugar de conocer detalles del trabajo de los espías, los asistentes fueron testigos de una sesión de quejas por falta de mediosEse presunto respaldo recibido por la NSU de funcionarios de la BfV, el órgano a cargo de vigilar las actividades extremistas en Alemania, no pudo ser comprobado. Los documentos internos que podían haber servido para despejar esa sospecha fueron oportunamente destruidos por elementos internos y varios mandos hubieron de dimitir por ello. Después de eso, el Bundestag tomó la decisión de aumentar sus competencias de control mediante una reforma del PKGr llevada a cabo en 2016 y que creó la figura del Controlador Plenipotenciario, responsable de examinar las actuaciones y circunstancias de los servicios de inteligencia. La reforma posibilita también este tipo de comparecencias en abierto en las que, sin embargo, en lugar de conocer de primera mano detalles sabrosos del trabajo de los espías, los asistentes han sido más bien testigos de una sesión de quejas por falta de medios. «Las principales amenazas de seguridad que afectan a Alemania solo pueden ser identificadas, analizadas y contrarrestadas gracias a la cooperación de otras agencias extranjeras», ha reconocido Bruno Kahl ante el Controlador Plenipotenciario, Arne Schlatmann, que ocupa ese cargo desde principios de 2017. «La única forma de garantizar la seguridad es una gran inversión que nos sitúe a la vanguardia de la tecnología disponible y que puede hacer la diferencia en un momento crítico», ha dicho, la misma queja expresada por Hans Georg Maassen, que ha justificado situaciones comprometedoras con la escasez de medios. «Necesitamos una caja de herramientas completa, que nos permita resolver los problemas reales a los que hoy nos enfrentamos», ha dicho Maassen, dando a entender que los medios con los que cuentan son obsoletos. «Tanto en el islamismo, como en los extremismos de izquierda y de derecha, al igual que en el terreno del ciberespionaje, estamos viviendo un boom tecnológico y un boom de delitos que están directamente relacionados, ha explicado. Comparecencia inédita El diputado verde Hans Christian Ströbele, que antes de ingresar a la sesión destacaba el «cambio de era» que suponía esta comparecencia, ha reconocido sin embargo que la sesión resultaba algo más aburrida de lo que cabía esperar. «No sé cómo imagina usted que es nuestro trabajo, pero seguramente a partir de ahora se ha desmitificado», le ha dicho Gramm, reiterando las quejas sobre escasez de medios. Ströbele, que en los últimos años ha visitado en Moscú personalmente a Edward Snowden para obtener información de primera mano a la que solo accedían los servicios secretos rusos para luego trasladarla a la comisión parlamentaria alemana, insiste en que este nivel de transparencia aumenta la seguridad de los alemanes. A sus 78 años y a punto de retirarse de la política, reconoce que nunca creyó llegar a ver una comparecencia como esta. De acuerdo a la nueva normativa, el controlador puede visitar todas las instalaciones de los servicios secretos en cualquier momento y exigir que se le muestre cualquier acta de su interés. Según Schlatmann, sus primeros contactos con la comunidad de la inteligencia nacional han sido positivos, aunque admite que carece todavía del personal necesario para un control totalmente efectivo. El Consejo de Control del Parlamento alemán (PKGr) contará en el futuro con veinte funcionarios más. De momento, de esos veinte puestos, sólo doce están ocupados, precisamente porque el perfil de esos cargos exige dominio de aspectos técnicos que no cualquiera posee. El presidente del Consejo de Control sigue siendo por ahora Clemens Binninger, a pesar de que ya no es diputado. Al contrario de lo que ocurre en otras comisiones parlamentarias, la persona que dirige el PKGr puede ser recomendada y elegida por los grupos parlamentarios y Binninger da por sentado que su sustituto será elegido a principios de 2018.
30-09-2017 | Fuente: elpais.com
La juez bloquea el programa informático para el voto telemático y el recuento
La suspensión se prolonga hasta el día 3 "ante la eventualidad de que las aplicaciones informáticas tuvieran entre sus objetivos el recuento o escrutinio"
28-09-2017 | Fuente: abc.es
Imposible que Putin no aproveche el conflicto catalán para desestabilizar a la Unión Europea
Puede que no se consiga nunca probar de forma fehaciente la injerencia de Rusia en el Brexit, la elección de Donald Trump o el apoyo de Moscú a la ultraderecha en Holanda, Francia y Alemania, pero hay muchos indicios de ello. También parece imposible que el presidente Vladímir Putin vaya a desaprovechar la actual sublevación en Cataluña como medio de desestabilizar a la Unión Europea. Se trata de una oportunidad de oro para un dirigente megalómano y deseoso de mostrar a sus ciudadanos y al mundo que Occidente está en declive. Putin anhela que Europa muerda el polvo por acribillarle a sanciones y reprobar su política en Ucrania, Siria y en su propio país. La semana pasada, el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos notificó a 21 de sus 50 estados que hackers vinculados al Kremlin habían tratado de atacar sus sistemas informáticos electorales y las páginas web organizativas durante la campaña de las presidenciales de 2016. Buscaban, al parecer, puntos débiles para acceder al censo e incluso intentar manipular el escrutinio. Ya anteriormente, el FBI, la CIA y la NSA, denunciaron el pirateo de los correos del Partido Demócrata y de su entonces candidata, Hillary Clinton, para entregar los de contenido más comprometedor a la organización Wikileaks, que a su vez los difundió. Como consecuencia de todo ello, en Estados Unidos se investiga ahora la presunta injerencia de Rusia en aquellos comicios, incluyendo la posibilidad de que el equipo de campaña de Trump hubiera mantenido un contacto permanente con Moscú para coordinar acciones conjuntas. En Francia, el equipo de campaña de Emmanuel Macron denunció haber sido objeto de un «pirateo masivo» que condujo a la «difusión en las redes sociales de informaciones internas de diversa naturaleza». Wikileaks señaló al hacker en cuestión, un tal Gueorgui Roshka, empleado de una empresa rusa llamada «Évrika» (Eureka), que recibió del FSB (antiguo KGB) licencia para «proteger secretos de Estado». Hubo sospechas de que la inteligencia militar rusa pudo estar también detrás del sabotaje informático. En junio, la compañía de seguridad informática FireEye aseguró que el Gobierno ruso estuvo «implicado» en los ciberataques durante la campaña electoral en Estados Unidos y en Francia a través de un grupo de hackers rusos denominado APT28, el mismo, según esta empresa, que la emprendió con Montenegro por adherirse a la OTAN. Holanda también denunció los intentos rusos de influir en los resultados de sus elecciones, en marzo pasado. Según sus servicios de inteligencia, Moscú incidió sobre todo en la difusión de noticias manipuladas o directamente falsas (fake news) para condicionar la intención de voto. Para inundar la red de mentiras capaces de conmover y movilizar voluntades no muy escrupulosas en conocer la naturaleza real de los hechos, se utilizan todo tipo de plataformas en Internet, desde redes sociales hasta publicaciones digitales supuestamente serias y fiables. Un ejemplo claro fueron las informaciones difundidas por medios rusos en plena campaña electoral francesa sobre la supuesta infidelidad homosexual de Emmanuel Macron. Alemania ha tenido que estar en alerta durante toda la campaña electoral de las legislativas del pasado día 24 por temor a ciberataques y a noticias manipuladas procedentes de Rusia. La canciller Angela Merkel no ha ocultado en ningún momento su preocupación y lo ha expresado abiertamente. El Brexit también supuso una balón de oxígeno para Putin, a quien admira Nigel Farage, el principal instigador de la campaña a favor de abandonar la UE. Al carecer de suficiente fuerza militar y económica para doblegar a Occidente, Rusia emplea la llamada «guerra híbrida», consistente en echar mano de cualquier recurso capaz de debilitar al adversario. Los ejemplos más claros del lanzamiento de esa «guerra híbrida» fueron la anexión de Crimea y la sublevación separatista en el este de Ucrania, alentada, orquestada y patrocinada por Moscú, según estima la OTAN. En esa pugna participan activamente los medios de comunicación oficiales rusos con un caudal de propaganda sin precedentes, muy superior al de la época soviética, mintiendo, tergiversando y manipulando con gran inmediatez y velocidad gracias a la enorme difusión que ofrecen las plataformas digitales. Ahora en primera línea está el canal de televisión ruso en español RT, pero también muchos «analistas» que anticipan un «cuartelazo franquista» en Cataluña y miles de acólitos del separatismo que fustigan sin descanso al Gobierno español a través de Facebook y Twitter. Todo para denigrar la democracia española y la del resto de los países de la Unión Europea. Claro, a nivel oficial se proclama el apoyo a Madrid y el respeto a las leyes españolas. Así lo han manifestado el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, y la del Ministerio de Exteriores ruso, María Zajárova.
22-09-2017 | Fuente: abc.es
Alemania en alerta ante posibles ciberataques rusos a las elecciones
«Tenemos motivos razonables para pensar que la amenaza sigue activa, por lo que no ha llegado la hora de retirar la alerta contra ciberataques a las elecciones generales», confirmó este jueves el portavoz del Ministerio de Interior alemán, Johannes Dimroth, advirtiendo que solo podrá informar de un balance de ataques cibernéticos tras la votación. El fantasma de los hackers rusos tratando de influir en los comicios alemanes ha planeado sobre toda la campaña y ha puesto en marcha nuevas formas de protección contra un enemigo hasta ahora desconocido. La alerta se disparó en mayo de 2015. En una acción a gran escala, atribuida por la inteligencia alemana a un grupo de piratas informáticos conocido como «Sofacy» o «APT 28», tras el que se cree que está el Kremlin, fueron robados más de 16 GB de datos del Bundestag. El sistema informático del parlamento se suspendió varios días y las pesquisas, sumadas a la investigación de otros ciberataques a las fundaciones Konrad Adenauer y Friedrich Ebert, ligadas a los grandes partidos conservador y socialdemócrata, apuntaron a un claro intento de interferencia electoral. La Oficina Federal para la Protección de la Constitución (BfV) advirtió entonces de que «partidos o políticos alemanes podían ser objetivo de la influencia rusa» y destacó la posibilidad de que se filtrasen «correos electrónicos confidenciales o datos sensibles» en las horas previas a la votación, algo similar a lo que ocurrió en Francia. Pero en las últimas semanas, la amenaza ha cobrado un perfil muy diferente. Diagnóstico de los hackers Un estudiante de Informática de 30 años de Darmstadt, Martin Tschirsich, acudió a principios de mes a los medios con los resultados de una investigación personal. Se había preguntado qué ocurre con los votos recontados manualmente y bajo observación de interventores de mesa en los más de 70.000 colegios electorales una vez incluidos en el sistema informático de recuento y transmisión de datos a la Oficina Electoral Central. Descubrió que, mientras los resultados finales no pueden ser modificados, sí había fallos de seguridad informática en el programa PC-Wahl que permitían introducir resultados falsos tempranos. Tschirsich había contactado con la mayor organización europea de hackers, Chaos Computer Club (CCC), a la que recurrió para el análisis de software. «Hemos encontrado gran cantidad de huecos», fue el diagnóstico, «desde contraseñas poco seguras a criptografía demasiado básica y algoritmos de seguridad de novatos». En la noche del jueves, CCC publicó la donación a las autoridades alemanas de una actualización de software destinada a cerrar huecos en el programa de transmisión de resultados. La empresa que ejecuta el software, vote iT, respondió que trabaja para solucionar los problemas del programa, que permite la transmisión de resultados provisionales y su transmisión desde los distritos de estados federados a la junta central y cuyo uso no está previsto para resultados definitivos. El portavoz de CCC, Linus Neuman, ha precisado que «hemos donado un código abierto, como ejemplo de cómo evitar la importación de actualizaciones de datos manipuladas», pero no hay confirmación de si se ha aceptado la ayuda. «El Gobierno ha hecho lo posible por mantener al mínimo la vulnerabilidad, tenemos la esperanza de que no se produzca un ataque con consecuencias reseñables», tranquiliza Dimroth.
10-09-2017 | Fuente: abc.es
Dreamers: «La decisión de Trump es una concesión a los racistas»
María Siaca se encuentra atrapada en una paradoja triste. Quienes fueron sus compañeros en la academia de la Policía de Nueva York podrían tener dentro de poco la orden de detenerla para su deportación. Esta joven de origen mexicano es una de los cerca de 800.000 jóvenes inmigrantes sin documentos que fueron regularizados durante la presidencia de Barack Obama a través del programa de Acción Deferida para Llegada de Niños (DACA, en sus siglas en inglés) y cuyo estatus migratorio ha sido puesto en cuestión recientemente por Donald Trump. Se les conoce como «dreamers» -soñadores-, y la mayoría son mexicanos y de países centroamericanos como El Salvador, Honduras o Guatemala. Vinieron en la infancia, siguiendo los pasos de otros familiares, que emigraron al vecino del Norte en busca de un futuro mejor. Muchos apenas recuerdan los barrios y los pueblos en los que pasaron sus primeros años. Es habitual que se encuentren más cómodos en inglés que en español. Gracias a DACA, María pudo regularizar su situación y buscar una vida digna, fuera de trabajos de segunda en negro y sin la amenaza de que cualquier traspiés legal o con la policía acabe en una deportación. Fue aceptada en la universidad para estudiar Criminología en CUNY, un centro público de Nueva York, y uno de los requisitos del programa de estudios es el paso por la academia de policía.«Fue una experiencia increíble», recuerda a ABC por teléfono desde Washington, donde con otros jóvenes activistas ha participado en una huelga de hambre para presionar a los legisladores sobre el futuro de DACA. Trump ha dado a los congresistas un plazo de seis meses para elaborar una solución para estos «dreamers». La que él defendió durante la campaña es su deportación masiva, como la del resto de cerca de once millones de inmigrantes indocumentados. «Me sentí muy agitada», reconoce María sobre el momento en el que se confirmaron los planes de Trump. «Pensar en empezar desde cero, buscar un plan B, que todos los logros y las oportunidades se terminen? Regresar a nuestro país también supone un conflicto, hay mucho rechazo a la vuelta, hasta nuestro español es diferente», cuenta. Moneda de cambio Isaac Montiel es otro «dreamer» activista en la defensa de DACA. Trabajaba limpiando un gimnasio y no se atrevía a presentarse a posibles ascensos por miedo a que miraran sus papeles. Se apuntó al proceso de regularización y acabó como supervisor en su trabajo, que después abandonó para ingresar en la universidad, donde estudia informática. Critica que el presidente de EE.UU. le utilice a él y al resto de «dreamers» como «moneda de cambio» dentro de una maniobra de «cálculo político» para contentar a sus bases en medio de fracasos legislativos. «No somos un número. Somos seres humanos afectados por esta decisión, con vidas y familias que dependen de ella». Isaac Montiel llegó a EE.UU. con 13 años Isaac cruzó la frontera a los 13 años, después de cuatro años sin ver a su madre, que había abandonado México tras ser incapaz de hacer frente a la hipoteca de su casa y perder todo. Lo hizo con «coyotes», los traficantes de personas en la frontera. Recuerda caminar horas por el desierto y después días de viaje en coche hasta encontrar a su madre. «Fue muy difícil. Lo único que me daba fuerza era volver a ver a mi mamá». Cada historia de llegada a EE.UU. da para una película. Algunas, como la de María, de suspense. Ella pasó a los siete años, por el aeropuerto, con los papeles de otra niña. No supo mentir a la policía de aduanas cuando le preguntaron el motivo del viaje. La respuesta obligada era que venía de turismo. «Pero se me olvidó y dije que venía a ver a mi mamá. Por alguna razón, me dejaron pasar», recuerda. Pura hipocresía Otro «dreamer», Sheridan Lagunas, ni siquiera recuerda su experiencia. Solo tenía un año cuando llegó a EE.UU. Prefiere hablar con este periódico en inglés, donde se siente más cómodo. A los 18 años, tras graduarse en el instituto, no sabía bien qué pasaría con su futuro. «Llegué a tener resentimiento hacia mi madre, a odiarla por haberme puesto en esta situación», explica. Sin documentos, las opciones de trabajo son limitadas y el acceso a la universidad era una quimera. Era el verano de 2012, cuando Obama presentó DACA -que simplemente difiere en el tiempo la deportación de los indocumentados y les da una residencia temporal- como decreto presidencial, tras ser incapaz de que el Congreso aprobara un regularización más ambiciosa de estos jóvenes. «Estuve todo el verano esperando que apareciera la web para solicitar el ingreso en DACA. Me pegaba los días apretando el botón de refrescar la página», recuerda. Sheridan Lagunas se expresa mejor en inglés que en españolAhora su futuro en el único país que conoce como propio -«es frustrante, esta ha sido mi casa durante más de veinte años»- es incierto. Considera que la decisión de Trump «es pura hipocresía. No tiene que ver con la economía o con políticas públicas. Es simplemente una concesión a los racistas que le votaron, a la América que piensa que el país es solo para un tipo de personas». Los tres comparten una preocupación honda. Pero, como otros muchos «dreamers», están dispuestos a pelear por su futuro. «Justicia es lo que queremos y lo que vamos a tener», sentencia María.
06-09-2017 | Fuente: elpais.com
Cámaras acorazadas para un mundo a prueba de hackers
Grifo-Box combina las exigencias de la seguridad informática con las garantías de la física para proteger datos de empresas y particulares
1
...